Un cam­bio de Edu­ca­ción pue­de bene­fi­ciar a la hija de Celaá con una pla­za fija en la UPV

¡

¡UGT cali­fi­ca de «man­go­neo» para­li­zar la esta­bi­li­dad de 300 pro­fe­so­res para favo­re­cer a 30 inte­ri­nos!.

Bil­bo. «Chan­ta­je», «man­go­neo», «toma­du­ra de pelo», «el asun­to es un poco extra­ño». La sec­ción sin­di­cal de UGT en la UPV empleó ayer estas pala­bras para defi­nir el cam­bio de pos­tu­ra de Edu­ca­ción que el vier­nes impi­dió la fir­ma del acuer­do para hacer fijos a cer­ca de 300 pro­fe­so­res esta­bles tras el acuer­do alcan­za­do por la mayo­ría sin­di­cal y la Uni­ver­si­dad el pasa­do 10 de julio. El vier­nes debía ser un día de trá­mi­te en el que las par­tes sólo tenían que estam­par su fir­ma en el docu­men­to. Sin embar­go, todos aca­ba­ron levan­tán­do­se de la mesa tras la deci­sión de Edu­ca­ción de no sus­cri­bir el tex­to si no se incluía a un colec­ti­vo de pro­fe­so­res que el cita­do acuer­do exclu­ye expre­sa­men­te, según UGT. Tal y como ha podi­do con­fir­mar DEIA, den­tro de este gru­po de unas 30 per­so­nas cuya situa­ción se vería mejo­ra­da por la deci­sión de Edu­ca­ción se encuen­tra la hija de la pro­pia con­se­je­ra Isa­bel Celaá.

Fuen­tes aca­dé­mi­cas des­ta­can la nota­ble tra­yec­to­ria docen­te de esta pro­fe­so­ra per­te­ne­cien­te a la cate­go­ría LIUS ‑acró­ni­mo con el que se desig­na al per­so­nal labo­ral uni­ver­si­ta­rio inte­ri­no de sustitución‑, una figu­ra que la UPV empleó duran­te varios cur­sos para cubrir vacan­tes y sus­ti­tu­cio­nes. Según UGT, exis­ten ade­más varios infor­mes jurí­di­cos de la Uni­ver­si­dad con­tra­rios a con­ce­der el esta­tus de fijo a este colec­ti­vo, moti­vo por el cual se exclu­yó a esta cate­go­ría del acuer­do de julio. Fuen­tes con­sul­ta­das en dicha cen­tral no entien­den cómo Edu­ca­ción pue­de igno­rar estos pre­ce­den­tes lega­les y con­di­cio­nar el futu­ro de los casi 300 docen­tes que sí cum­plen las con­di­cio­nes.

UGT cri­ti­có ayer el «boi­cot» del Gobierno vas­co al acuer­do sin­di­cal median­te una cir­cu­lar que envió al pro­fe­so­ra­do. En ella denun­cia que tras el últi­mo de los rece­sos en la reu­nión man­te­ni­da el vier­nes el Gobierno vas­co dijo que no iba a fir­mar el docu­men­to. Tam­bién hace lo pro­pia con la Uni­ver­si­dad, a la que acu­sa de per­ma­ne­cer calla­da. Según este sin­di­ca­to, la deci­sión pro­vo­có «el des­con­cier­to abso­lu­to» entre los pre­sen­tes, ya que Edu­ca­ción no ofre­ció nin­gu­na expli­ca­ción adi­cio­nal. Según mani­fes­tó ayer un repre­sen­tan­te de UGT a DEIA, la razón de este giro ines­pe­ra­do se debe al «inte­rés del Gobierno vas­co por algún colec­ti­vo de pro­fe­so­res con­cre­to, que expre­sa­men­te no reco­ge el acuer­do».

«un chan­ta­je»

El Eje­cu­ti­vo les pro­pu­so como úni­ca solu­ción redac­tar otro acuer­do que reco­ja a este colec­ti­vo y fir­mar ambos simul­tá­nea­men­te; «vamos, un chan­ta­je», denun­cia­ron a este dia­rio las mis­mas fuen­tes. Pese a ala­bar la pos­tu­ra y la ges­tión «exqui­si­ta» que ha man­te­ni­do la Uni­ver­si­dad en todo el pro­ce­so, des­de UGT cri­ti­ca­ron la pasi­vi­dad del vice­rrec­tor de Pro­fe­so­ra­do, Juan­jo Unzi­lla, ante la exi­gen­cia del Depar­ta­men­to de Edu­ca­ción. «La Uni­ver­si­dad tra­ga ante esta situa­ción y se da por con­clui­da la reu­nión», cen­su­ra­ron.

Por todo ello, des­de el sin­di­ca­to denun­cian «el man­go­neo que el Gobierno vas­co se trae con este tema y el poco res­pe­to a la vida labo­ral de estos 300 tra­ba­ja­do­res» e ins­tan al Rec­to­ra­do a «tomar la ini­cia­ti­va y hacer valer su auto­no­mía uni­ver­si­ta­ria». En su opi­nión, y a la luz de los últi­mos movi­mien­tos, con­si­de­ran que el acuer­do del 10 de julio «peli­gra», por lo que plan­tea­rán al res­to de sin­di­ca­tos la con­vo­ca­to­ria de movi­li­za­cio­nes para su defen­sa «si fue­ra nece­sa­rio».

Aun­que coin­ci­die­ron en el fon­do, tan­to CC.OO. como STEE-EILAS y LAB opta­ron ayer por la cau­te­la. ELA se des­mar­có del acuer­do el pro­pio vier­nes, al igual que hizo en julio, aun­que pos­te­rior­men­te se adhi­rió al acuer­do de la mayo­ría. A tra­vés de un comu­ni­ca­do con­jun­to, las cen­tra­les sin­di­ca­les denun­cia­ron que «las dife­ren­cias entre las admi­nis­tra­cio­nes frus­tran el cie­rre de un acuer­do sobre el pro­fe­so­ra­do» y ase­gu­ran que no acep­ta­rán que la inten­ción de Edu­ca­ción de mejo­rar la situa­ción de los LIUS sus­ti­tu­tos con­di­cio­ne el refren­do del acuer­do que hay sobre la mesa. LAB, STEE-EILAS y CC.OO. afir­ma­ron: «Nos preo­cu­pa la fal­ta de cri­te­rios comu­nes a la hora de abor­dar la nego­cia­ción por par­te de la Uni­ver­si­dad y del Depar­ta­men­to de Edu­ca­ción. Siem­pre hemos inten­ta­do que el Acuer­do de ade­cua­ción auto­má­ti­ca bene­fi­cie al mayor núme­ro del pro­fe­so­ra­do sien­do el úni­co lími­te que dicho acuer­do sea refren­da­do por todas las par­tes y ten­ga garan­tías jurí­di­cas sufi­cien­tes».

Los sin­di­ca­tos exi­gie­ron que «cual­quier pro­pues­ta de acuer­do nove­do­sa sea pues­ta enci­ma de la mesa esta mis­ma sema­na al obje­to de poder cerrar un acuer­do a tres ban­das a la mayor bre­ve­dad. No vamos a acep­tar que las difi­cul­ta­des plan­tea­das a últi­ma hora pue­dan cues­tio­nar lo avan­za­do has­ta el 10 de julio para casi 300 pro­fe­so­ras y pro­fe­so­res».

Las razo­nes de Edu­ca­ción

El Rec­to­ra­do de la UPV, con­sul­ta­do por este perió­di­co, guar­dó silen­cio al enten­der que se tra­ta de una cues­tión de régi­men interno. Por su par­te, Edu­ca­ción no acla­ró los moti­vos de su cam­bio de pos­tu­ra ni si entre las per­so­nas que se bene­fi­cia­rán del nue­vo acuer­do se encuen­tra la hija de la con­se­je­ra de Edu­ca­ción, la socia­lis­ta Isa­bel Celaá.

El Depar­ta­men­to se limi­tó a con­tes­tar a DEIA: «La plan­ti­lla de la uni­ver­si­dad es muy amplia. ¿El úni­co nom­bre que vais a citar es éste? (en refe­ren­cia a la hija de la con­se­je­ra). En este pro­ce­so la Uni­ver­si­dad la úni­ca pro­ta­go­nis­ta. Noso­tros lo que hemos hecho es poten­ciar ese pro­ce­so de nego­cia­ción, en con­cre­to con los infor­mes jurí­di­cos que se esti­man per­ti­nen­tes». Y acla­ra­ron que la acti­tud del Depar­ta­men­to «ha sido, es y será faci­li­tar la nego­cia­ción inter­na y res­pe­tar a la ins­ti­tu­ción», al tiem­po que ase­gu­ra­ron que «noso­tros no mira­mos quié­nes son las per­so­nas inte­gran­tes de las plan­ti­llas y menos aún cuan­do son de otras ins­ti­tu­cio­nes. No hay nada más», con­clu­ye­ron.

Deia

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *