Sio­nis­tas loca­les por Jesús Valen­cia

El Gobierno de Madrid aca­ba de reci­bir a Ehud Barak, minis­tro de Defen­sa israe­lí; entre cum­pli­dos y comi­lo­nas, han fir­ma­do un acuer­do de coope­ra­ción mili­tar. Las madres pales­ti­nas segui­rán llo­ran­do la muer­te de sus hijos gra­cias a la com­pli­ci­dad espa­ño­la

Va a cum­plir­se un año de la matan­za que pro­vo­có en Gaza el ejér­ci­to israe­lí. Trá­gi­co expo­nen­te del impe­ria­lis­mo sio­nis­ta que va dejan­do tras sí el amar­go regue­ro de pue­blos des­trui­dos, pales­ti­nos expa­tria­dos, muros cons­trui­dos, oli­vos arran­ca­dos, alma­ce­nes de ali­men­tos bom­bar­dea­dos, férreos con­tro­les de carre­te­ra don­de se desan­gran has­ta la muer­te angus­tia­das par­tu­rien­tas, civi­les ase­si­na­dos, niños aplas­ta­dos por los tan­ques…

Nin­guno de estos crí­me­nes goza­ría de tan escan­da­lo­sa impu­ni­dad si no fue­ra por la nece­sa­ria cola­bo­ra­ción de los sio­nis­tas loca­les. Enca­be­cen esta lis­ta los fal­sa­rios gobier­nos euro­peos, los que sanean la eco­no­mía israe­lí y pri­van de recur­sos al legí­ti­mo Gobierno de Hamas; per­mi­ten que Tel Aviv se lim­pie el tra­se­ro con las reso­lu­cio­nes de la ONU y aban­do­na­ron la sala de Gine­bra cuan­do la Con­fe­ren­cia con­tra el Racis­mo cele­bra­da en abril osó citar a Israel. El Gobierno de Madrid aca­ba de reci­bir a Ehud Barak, minis­tro de Defen­sa israe­lí; entre cum­pli­dos y comi­lo­nas, han fir­ma­do un acuer­do de coope­ra­ción mili­tar. Las madres pales­ti­nas segui­rán llo­ran­do la muer­te de sus hijos gra­cias a la com­pli­ci­dad espa­ño­la. La lis­ta de los sio­nis­tas loca­les es lar­ga y varia­da. Cons­te en ella Josean Que­re­je­ta, pre­si­den­te del Bas­ko­nia; a pesar de las reco­men­da­cio­nes en con­tra­rio, fichó a Lior Eli­yahu, uno de los depor­tis­tas de eli­te que aplau­dió al Ejér­ci­to hebreo cuan­do se diri­gía a des­truir Gaza. Engro­sen el lis­ta­do quie­nes con­tra­tan a Noa, la que atri­bu­ye a los pales­ti­nos la res­pon­sa­bi­li­dad de sus cala­mi­da­des; la pasean por Eus­kal Herria con la tor­va espe­ran­za de que la voz dul­ce de la can­tan­te sio­nis­ta engor­de sus fal­tri­que­ras. El gru­po musi­cal donos­tia­rra La Ore­ja de Van Gogh reali­zó en noviem­bre una gira por las entra­ñas del sio­nis­mo. Los dine­ri­llos espa­ño­les de la Casa Sefa­rad-Israel han cubier­to los gas­tos del via­je; inver­sio­nes para mejo­ra de ima­gen que se suman a los dos millo­nes de dóla­res con los que Israel está inten­tan­do maqui­llar sus crí­me­nes en Gaza. La gira musi­cal obvia­ba el terri­to­rio pales­tino pero los músi­cos se equi­vo­ca­ron. El Mar Muer­to y Lod, luga­res don­de el gru­po actuó, per­te­ne­cen ‑según el dere­cho inter­na­cio­nal- a Pales­ti­na.

El 29 de octu­bre de este año, el Mac­ca­bi de Tel Aviv vol­vió a jugar en Gas­teiz. Lore­na López de Laca­lle, dipu­tada de Cul­tu­ra y Depor­tes, había ase­gu­ra­do a los inter­na­cio­na­lis­tas que en el pabe­llón se garan­ti­za­ría la liber­tad de expre­sión. Frá­gil y volan­de­ra pro­me­sa. La Poli­cía de Ares (¡viva el inter­na­cio­na­lis­mo del PSOE!) y los guar­dia­nes de Que­re­je­ta (ejem­plar de vas­co soli­da­rio) riva­li­za­ron en rude­za. Che­queos, requi­se de pan­car­tas, pega­ti­nas, ban­de­ro­las, iden­ti­fi­ca­cio­nes, ame­na­zas, insul­tos, gol­pes, mora­to­nes… para aho­gar la rabia que en estas tie­rras pro­vo­ca el racis­mo sio­nis­ta. Pese a tan­ta «liber­tad de expre­sión», la can­cha reco­gió la soli­da­ri­dad con Pales­ti­na. Fue­ron unos segun­dos bre­ves que supie­ron a horas. Fren­te a la dele­ga­ción israe­lí, y por enci­ma de tan­to impe­di­men­to, ondeó fugaz­men­te en la can­cha la ban­de­ra pales­ti­na. Tes­ti­mo­nio feha­cien­te de que la soli­da­ri­dad entre pue­blos, pese a tan­to sio­nis­ta local, sigue viva.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *