3500 len­guas en peli­gro de extin­ción: Cada dos sema­nas des­apa­re­ce un idio­ma del planeta

La Red Inter­na­cio­nal de Cuen­ta­cuen­tos (www​.cuen​ta​cuen​tos​.eu), en una cam­pa­ña por la pre­ser­va­ción de las cul­tu­ras ora­les, aler­ta de que de las 6700 len­guas vivas que exis­ten actual­men­te en el mun­do, la mitad de ellas habrán des­apa­re­ci­do a fina­les del pre­sen­te siglo.
Con ellas se extin­gui­rá una par­te fun­da­men­tal del patri­mo­nio cul­tu­ral y de iden­ti­dad de la humanidad.

Cada len­gua que mue­re equi­va­le a lo que en bio­lo­gía sería la muer­te de una espe­cie. De la len­gua habla­da, de su uso coti­diano y su tras­mi­sión de gene­ra­ción en gene­ra­ción, depen­den tan­to los modos de enten­der y orga­ni­zar el mapa men­tal del mun­do, como los ritua­les, las artes escé­ni­cas, la arte­sa­nía de las cul­tu­ras, etc,es decir, el alma de la cul­tu­ra e iden­ti­dad de un pueblo.

Los bió­lo­gos y natu­ra­lis­tas se alar­man, con razón, cada vez que des­apa­re­ce una espe­cie, por­que con ella des­apa­ce­ren tam­bién todas las posi­bi­li­da­des de rege­ne­ra­ción celu­lar, ela­bo­ra­ción de antí­do­tos y medi­ci­nas, ali­men­tos úni­cos, cade­nas de ADN impo­si­bles de clo­nar y que tar­da­ron millo­nes de años en per­fec­cio­nar­se, y eli­mi­na­ción de la biodiversidad.

Enri­que Páez, des­de la Red Inter­na­cio­nal de Cuen­ta­cuen­tos, advier­te que cada vez que una len­gua mue­re, con ella mue­re toda una tra­di­ción de pen­sa­mien­to, los ras­tros de una cul­tu­ra que fue lo sufi­cien­te­men­te fuer­te como para gene­rar las estruc­tu­ras lin­güís­ti­cas y el léxi­co nece­sa­rio para cons­truir un uni­ver­so men­tal, un sis­te­ma de comu­ni­ca­ción crea­do, com­par­ti­do y con­sen­sua­do por la comu­ni­dad de hablan­tes, una visión úni­ca e irre­pe­ti­ble del mun­do, unas reglas de comu­ni­ca­ción y con­vi­ven­cia que nun­ca más podrán ser explo­ra­das ni compartidas.
Es como si de un úni­co cere­bro mun­dial, com­pues­to por tan­tas neu­ro­nas como hablan­tes, estu­vie­ra sien­do tre­pa­na­do y se le ampu­taran la mitad de sus neuronas.

¿Por qué des­apa­re­ce una len­gua? La razón pri­me­ra, trá­gi­ca y obvia, es la muer­te de todos sus hablan­tes. Pue­de ser resul­ta­do de gue­rras y geno­ci­dios, o debi­do a epi­de­mias impa­ra­bles, como las que se exten­die­ron en Amé­ri­ca en las pobla­cio­nes indí­ge­nas a raíz de la lle­ga­da de los espa­ño­les, o debi­do a catás­tro­fes natu­ra­les que aca­ban con todo el con­jun­to de hablantes.
La muer­te de una len­gua, en esos casos, va uni­da a la muer­te de toda una raza, a la des­apa­ri­ción físi­ca de todos sus hablantes.
Cada dos sema­nas des­apa­re­ce un idio­ma, debi­do a la muer­te de su últi­mo hablan­te. La len­gua de Manx en la isla de Man, se extin­guió en 1974 cuan­do con 97 años murió Ned Mad­drell. La len­gua Eyak, de Alas­ka, des­apa­re­ció en 2008 cuan­do murió Marie Smith Jones con 89 años. El idio­ma zoque, del pue­blo de Aya­pán, en el esta­do suro­rien­tal de Tabas­co, Méxi­co, solo tie­ne dos hablan­tes vivos: son dos ancia­nos que están pelea­dos entre sí, y que han deja­do de hablar­se hace pocos años.

Exis­ten casos en que la des­apa­ri­ción de len­guas está pro­vo­ca­da por cam­bios en el medio ambien­te, debi­do a la des­truc­ción del sus­tra­to de una comu­ni­dad de hablan­tes, con los pro­ce­sos con­si­guien­tes de emi­gra­ción, dise­mi­na­ción y renuncia.
Las inva­sio­nes cul­tu­ra­les son fac­to­res que pue­den afec­tar a la acti­tud de los hablan­tes hacia su pro­pia len­gua. Suce­de cuan­do una comu­ni­dad entra en con­tac­to con otra de len­gua dife­ren­te, de eco­no­mía más fuer­te y de cul­tu­ra más agre­si­va y exclu­yen­te.
Si al fac­tor eco­nó­mi­co se aña­de el polí­ti­co, hay una sen­ten­cia de muer­te sobre la len­gua ame­na­za­da. Boli­via, por ejem­plo, tie­ne el doble de diver­si­dad lin­güís­ti­ca que toda Euro­pa, ya que cuen­ta con 37 len­guas y ocho fami­lias lingüísticas.

La Red Inter­na­cio­nal de Cuen­ta­cuen­tos reco­mien­da a los gobier­nos poner en prác­ti­ca el «Regis­tro de bue­nas prác­ti­cas en la pre­ser­va­ción de las len­guas» en peli­gro de extin­ción, edi­ta­do por la Unes­co a par­tir del «Atlas de las len­guas en peli­gro en el mun­do».
Las que corren más peli­gro, como es natu­ral, son las que están más des­pro­te­gi­das, con menor núme­ro de hablan­tes, des­pres­ti­gia­das por las cul­tu­ras domi­nan­tes, y que se hablan en entor­nos don­de la eco­no­mía y el apo­yo guber­na­men­tal es más débil.
Esto ocu­rre por des­gra­cia con varios miles de len­guas de Amé­ri­ca cen­tral, Suda­mé­ri­ca, Áfri­ca, Asia y Europa.

Fuen­te, Chi­le Noticias.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *