La sen­ten­cia euro­pea con­tra Bata­su­na es revo­lu­cio­na­ria

014

Los miem­bros del TEDH pri­sio­ne­ros de su pro­pias con­tra­dic­cio­nes, de una ideo­lo­gía que no tie­ne sopor­te alguno en la razón míni­ma, aten­tos más a la opor­tu­ni­dad polí­ti­ca que al Dere­cho, han sen­ten­cia­do con­tra el recur­so pre­sen­ta­do por Bata­su­na don­de se ale­ga­ba la vul­ne­ra­ción de dere­chos fun­da­men­ta­les y de dere­chos huma­nos reco­no­ci­dos en el Dere­cho inter­na­cio­nal.

Sor­pren­de­rá que se til­de de revo­lu­cio­na­ria la sen­ten­cia, cuan­do la mis­ma lo que hace es vul­ne­rar los mis­mos dere­chos y prin­ci­pios jurí­di­cos en los que se asien­ta el Dere­cho que pre­ten­de a esta altu­ra de los tiem­pos ser civi­li­za­do y regu­la­dor de la con­vi­ven­cia. Pero al mar­gen los tec­ni­cis­mos jurí­di­cos – de los que habla­re­mos más ade­lan­te- la base sobre la que asien­ta la con­de­na a Bata­su­na es en sí mis­ma revo­lu­cio­na­ria, pues no duda­ría­mos en apli­car­la en el Esta­do de Dere­cho impues­to en una socie­dad socia­lis­ta.

Tam­bién hay que remar­car que la base en la que se asien­ta jus­ti­fi­ca la exis­ten­cia de un Esta­do Fas­cis­ta, y de un Esta­do demo­fas­cis­ta como el exis­ten­te en los tiem­pos actua­les en todas los paí­ses que se recla­man per­te­ne­cien­tes a una “socie­dad demo­crá­ti­ca” (aquí no se sal­va ni dios, des­de los EEUU a Fran­cia, Rei­no Uni­do, Ale­ma­nia, la his­trió­ni­ca Ita­lia, o la esper­pén­ti­ca Espa­ña). De paí­ses como Marrue­cos, Kuwait, Colom­bia, El Sal­va­dor, India, etc., ni los tene­mos en cuen­ta, son aún pre­his­tó­ri­cos en mate­ria jurí­di­ca.

La fór­mu­la “nece­si­dad social impe­rio­sa” en la fun­da­men­ta su deci­sión es a todas luces un dis­la­te jurí­di­co, pues usan­do la mis­ma expre­sión se pue­de jus­ti­fi­car el nazis­mo, la suble­va­ción mili­tar fas­cis­ta de 1936, y por supues­to las accio­nes cri­mi­na­les del Pre­si­den­te de Colom­bia o el gol­pe de Esta­do de Miche­le­ti y sus com­pin­ches en El Sal­va­dor. Bas­ta que una men­te sim­ple sepa uti­li­zar tal expre­sión para jus­ti­fi­car las mayo­res abe­rra­cio­nes y crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad, pues siem­pre que­da­ría la cole­ti­lla de que era “una nece­si­dad social impe­rio­sa”, sien­do uno mis­mo –el tirano un suje­to indi­vi­dual: el dic­ta­dor, o un suje­to colec­ti­vo: un par­ti­do, o una Cons­ti­tu­ción demo­fas­cis­ta- quien deter­mi­na los lími­tes de la “nece­si­dad” (la inelu­di­bi­li­dad), la “impe­rio­si­dad” (obli­ga­da) y la “social” (noso­tros, los ami­gos, nun­ca los enemi­gos).

Por este moti­vo, por­que ya el TEDH lo usa para con­fir­mar la exis­ten­cia de una Cons­ti­tu­ción de 1978, una Ley de Par­ti­dos Polí­ti­cos como la de 2002, y unos pode­res polí­ti­cos y juris­dic­cio­na­les entre­ga­dos a la ideo­lo­gía del nue­vo fas­cis­mo (bien arti­cu­la­da por Jakobs en el dere­cho penal del enemi­go) , por lo que si las cla­ses subor­di­na­das y popu­la­res, las cla­ses sojuz­ga­das en el pla­ne­ta –visión exten­sa- o en una país –visión estric­ta- fue­ran capa­ces de tomar el poder polí­ti­co podrían modi­fi­car abso­lu­ta­men­te el Dere­cho usan­do la mis­ma fór­mu­la, pues no habría dios que pudie­ra negar –como nadie lo nie­ga aho­ra- que una “nece­si­dad social impe­rio­sa” nos obli­ga a arro­jar a los infier­nos (bas­ta­rá sólo con ente­rrar­los en el mar como desea­ba Rafael Alber­ti) a todos cuan­tos usur­pan medios eco­nó­mi­cos, cul­tu­ra­les y mili­ta­res en su pro­pio y exclu­si­vo bene­fi­cio de cla­se.

Hay quien no quie­re ver que el Esta­do es de cla­se, y que la cla­se domi­nan­te deten­ta todos los pode­res bajo la apa­rien­cia de unas elec­cio­nes demo­crá­ti­cas que le con­fie­ren legi­ti­mi­dad des­de el momen­to en que todos los suje­tos par­ti­cu­la­res y colec­ti­vos acep­tan los resul­ta­dos dados en las urnas de un modo acrí­ti­co. El Esta­do es de cla­se, y para la cla­se, y deja fue­ra del mis­mo a quie­nes se resis­tan a su poder, a su exclu­si­vo domi­nio. De este modo serán til­da­dos, o acu­sa­dos de suje­tos vio­len­tos –depen­de­rá de la épo­ca y del tiem­po y de la cul­tu­ra- todos los que opon­gan una fuer­za sufi­cien­te como para poner en jaque ese domi­nio que has­ta la fecha osten­ten. Bas­ta­rá con que exis­ta una pecu­lia­ri­dad –la exis­ten­cia de una orga­ni­za­ción arma­da como curre actual­men­te, la exis­ten­cia de un sin­di­ca­to que no se plie­gue a los man­da­tos de la patro­nal como el caso de la Corrien­te Sin­di­cal de Izquier­das en Astu­rias- para cri­mi­na­li­zar todo cuan­to coin­ci­da con sus plan­tea­mien­tos ideo­ló­gi­cos. El Dere­cho Penal requie­re que exis­tan suje­tos físi­cos que reali­cen una con­duc­ta tipi­fi­ca­da pre­via­men­te, por lo que toda situa­ción en la que los suje­tos sean abs­trac­tos, o don­de las con­duc­tas no estén tipi­fi­ca­das con ante­la­ción a la con­duc­ta que se pre­ten­de pena­li­zar, o la cri­mi­na­li­za­ción colec­ti­va ima­gi­nan­do que por­que uno ha come­ti­do una infrac­ción todo el colec­ti­vo la ha come­ti­do, está fue­ra del Dere­cho. No delin­quen los colec­ti­vos, sino sola­men­te los suje­tos físi­cos, por más que quie­ran incluir a las per­so­nas jurí­di­cas –los par­ti­dos, sin­di­ca­tos o aso­cia­cio­nes- no deja de ser una per­ver­sión de los pro­pios fun­da­men­tos del Dere­cho Penal.

Se inven­ta por par­te del boque de cla­ses domi­nan­te el Dere­cho, sus fun­da­men­tos, sus prin­ci­pios, los tipos, y has­ta los suje­tos, todo con un mis­mo fin: cri­mi­na­li­zar todo lo que se opon­ga de mane­ra sufi­cien­te –peli­gro­sa para el sis­te­ma dominante‑, nada que­da­rá a sal­vo, y quie­nes pien­sen que están a sal­vo – “a mí no me toca­rá nun­ca ser per­se­gui­do”- sólo sue­ñan con un paraí­so de bue­nas per­so­nas lleno de bue­nas per­so­nas, don­de no cabe la mal­dad, y don­de la sin­ce­ri­dad en las rela­cio­nes socia­les son el eje sobre el que se desa­rro­llan. Des­co­no­ce este habi­tan­te de la Arca­dia demo­crá­ti­ca, don­de rei­na­rá la feli­ci­dad, la sen­ci­llez, y la paz idí­li­ca, que la socie­dad de cla­ses no per­mi­te seme­jan­tes sue­ños, mucho menos reali­da­des estram­bó­ti­cas don­de los pode­ro­sos aban­do­nen ama­ble­men­te sus pri­vi­le­gios.

LA SENTENCIA DEL TEDH

Toma como refe­ren­cia el Dere­cho interno espa­ñol, la Cons­ti­tu­ción de 1978 (por tan­to la juris­pru­den­cia cons­ti­tu­cio­nal y del Tri­bu­nal Supre­mo) y la Ley de par­ti­dos de 2002. Pre­ten­de argu­men­tar des­de los prin­ci­pios jurí­di­cos reco­no­ci­dos en el ámbi­to del Dere­cho euro­peo e inter­na­cio­nal, para doble­gar­se al fin a los cutres argu­men­tos jurí­di­cos de los repre­sen­tan­tes del Esta­do Espa­ñol.

Los Dere­chos y liber­ta­des reco­no­ci­dos en la legis­la­ción son sen­ci­lla­men­te con­ver­ti­dos en papel moja­do:

Liber­tad de expre­sión, de aso­cia­ción, de pen­sa­mien­to, de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, y vul­ne­ra­ción de los prin­ci­pios de lega­li­dad, de pro­por­cio­na­li­dad, de segu­ri­dad jurí­di­ca, de irre­tro­ac­ti­vi­dad de la nor­ma san­cio­na­do­ra, de non bis in ídem, del dere­cho a un pro­ce­so jus­to y de la pre­sun­ción de ino­cen­cia. Con esta sar­ta de dis­la­tes jurí­di­cos y de vul­ne­ra­cio­nes el TEDH se per­mi­te el lujo de retor­cer el tex­to de las nor­mas inter­na­cio­na­les y euro­peas basán­do­se en la fór­mu­la ante­di­cha de que por una “nece­si­dad social impe­rio­sa” no se per­mi­ta a la izquier­da vas­ca con­cu­rrir a las elec­cio­nes ni par­ti­ci­pen en la acti­vi­dad polí­ti­ca de un sis­te­ma “demo­crá­ti­co” que tie­ne como ban­de­ra el “plu­ra­lis­mos polí­ti­co” como prin­ci­pio bási­co.

Me ha sor­pren­di­do el silen­cio que se ha pro­du­ci­do sobre la el tex­to de esta sen­ten­cia absur­da, nega­do­ra de prin­ci­pios jurí­di­cos y vul­ne­ra­do­ra del Dere­cho que ellos mis­mos han esta­ble­ci­do. El some­ti­mien­to del TEDH a los dic­ta­dos del Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol y al TC es lamen­ta­ble, por­que ya se sabe de hoy para siem­pre que este TEDH no es un tri­bu­nal de jus­ti­cia, sino una ins­ti­tu­ción que rati­fi­ca las bar­ba­ri­da­des jurí­di­cas de las ins­ti­tu­cio­nes inter­nas espa­ño­las, y del dere­cho interno espa­ñol. Caren­tes de inde­pen­den­cia de cri­te­rio, vie­nen a sumar­se a la estra­te­gia de repre­sión de los Esta­do demo­fas­cis­tas euro­peos. Acep­tar una ley sin­gu­lar (ad hoc) como la Ley de Par­ti­dos, acep­tar la fal­ta de pro­por­cio­na­li­dad en la mis­ma (da lo mis­mo que se incu­rra en infrac­ción por más que por menos siem­pre será ile­ga­li­za­do), acep­tar a tra­vés de la “simi­li­tud subs­tan­cial” entre orga­ni­za­cio­nes para ile­ga­li­zar los nue­vos par­ti­dos, per­se­guir a los pro­mo­to­res según la “tra­yec­to­ria” indi­vi­dual y colec­ti­va que hayan teni­do en su vida polí­ti­ca (se lle­ga inclu­so a men­cio­nar en la sen­ten­cia que tal o cual diri­gen­te polí­ti­co vas­co fue con­de­na­do hace 20 años). Obli­gar a los ciu­da­da­nos a “retrac­tar­se de su pasa­do” y si no lo hicie­ran “será cau­sa de diso­lu­ción” las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas en las que par­ti­ci­pen. “Bas­ta­rá con pre­su­mir de afi­ni­dad” con los rebel­des para ser exclui­do de sis­te­ma, y defi­nir la “suce­sión ope­ra­ti­va” de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas por­que inter­ven­gan en ellas per­so­nas que antes actua­ron legal­men­te en las ins­ti­tu­cio­nes (Ayun­ta­mien­tos, Par­la­men­to vas­co, Con­gre­so de los Dipu­tados), o por­que se reúnen en los mis­mos loca­les, es tan absur­do como si se le qui­sie­ra impu­tar un cri­men a un inqui­lino que resi­da aho­ra en la vivien­da del que fue un ase­sino.

Esta­ble­cer la “demo­cra­cia mili­tan­te “ como signo refe­ren­cial de lo que es un ciu­da­dano res­pe­tuo­so, some­tién­do­se al dic­ta­do de un artícu­lo 10º de la CE espa­ño­la que esta­ble­ce el “res­pe­to al orden cons­ti­tu­cio­nal”, lo que equi­va­le a una adhe­sión posi­ti­va al orde­na­mien­to jurí­di­co sin dis­trac­cio­nes y sin ambi­güe­da­des. Con­si­de­rar fra­ses y lemas de mani­fes­ta­cio­nes como base argu­men­tal para ile­ga­li­zar un par­ti­do (“la lucha es la úni­ca vía” –debie­ran de ile­ga­li­zar según esto al PCE por­que su diri­gen­te estre­lla Dolo­res Ibá­rru­ri escri­bie­ra un libro con el sono­ro títu­lo “El úni­co camino”, en que se hace apo­lo­gía de las tác­ti­cas polí­ti­cas del comu­nis­mo espa­ñol) o “voso­tros fas­cis­tas, sois los terro­ris­tas” (fra­se que se popu­la­ri­zó en los años 70 –hace 35 años o más en Espa­ña al ver a la poli­cía), o “pre­sos vas­cos al País Vas­co”, o lla­mar “seño­ri­to fas­cis­ta espa­ñol” a un diri­gen­te de la ultra­de­re­cha, todo esto y más que no refe­ri­mos mues­tra el gra­do de sumi­sión del TEDH a los pre­pues­tos ideo­ló­gi­cos de los polí­ti­cos demo­fas­cis­tas del PSOE y del PP que nego­cia­ron la Ley de Par­ti­dos, con el vis­to bueno del hoy denos­ta­do Aznar López y el actual Pre­si­den­te del Gobierno José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro.

Se lle­ga en la sen­ten­cia a til­dar el silen­cio como car­ga de la prue­ba, como arma arro­ja­di­za bajo el argu­men­to siguien­te ( y que cada cual aga­rre esta mos­ca por el rabo): “ En cual­quier caso, el Tri­bu­nal seña­la que el sim­ple hecho de que la diso­lu­ción se hubie­ra fun­da­do tam­bién en este ele­men­to (se refie­re al silen­cio ) no habría sido con­tra­rio al Con­ve­nio (Con­ve­nio del Con­se­jo de Euro­pa de junio de 2007), pues el com­por­ta­mien­to de los hom­bres públi­cos (y de la muje­res digo yo) que englo­ba de ordi­na­rio no sólo sus accio­nes o dis­cur­sos, sino tam­bién, en cier­tas cir­cuns­tan­cias, sus omi­sio­nes o silen­cios, que pue­den equi­va­ler a tomas de posi­ción y ser tan elo­cuen­tes como cual­quier acción de apo­yo expre­so”. Por este camino se lle­ga a la implan­ta­ción defi­ni­ti­va del Dere­cho Penal de la volun­tad, don­de se pre­su­me que como callas acep­tas y otor­gas, te hayan pedi­do pare­cer o no. No hablar tam­bién es deli­to en Euro­pa (este argu­men­to lle­va­ría a la ile­ga­li­za­ción del PP al callar sobre los crí­me­nes del fran­quis­mo y la suble­va­ción fas­cis­ta de 1936). Dos varas de medir según sean ami­gos o enemi­gos, por supues­to siem­pre que acep­tá­ra­mos la mayor: que el silen­cio delin­que.

La sen­ten­cia con­tra Bata­su­na pone las bar­bas del vecino (repu­bli­ca­nos, sin­di­ca­lis­tas, acti­vis­tas socia­les, etc.) a remo­jar. Por lo que luchar (¡horror, he dicho luchar!) con­tra el demos­fa­cis­mo euro­peo es una prio­ri­dad para toda la izquier­da euro­pea, obvian­do mati­ces necios que sepa­ren o divi­dan. Es revo­lu­cio­na­ria la sen­ten­cia por­que per­mi­te cono­cer con las pro­pias pala­bras del TEDH y de las ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las cuál es la ideo­lo­gía domi­nan­te y fija el suje­to con­tra el que hay que luchar (¡otra vez el dicho­so voca­blo cri­mi­nal!), y ade­más sal­va de una vez por todas las dis­qui­si­cio­nes que se pudie­ran hacer en el futu­ro sobre la juri­di­ci­dad de las nor­mas de un Esta­do socia­lis­ta y real­men­te demo­crá­ti­co al per­mi­tir­nos esta­ble­cer un nue­vo orde­na­mien­to jurí­di­co “por nece­si­dad social impe­rio­sa” (san­ta fór­mu­la, ver­da­de­ro hallaz­go jurí­di­co que pon­drá con­tra las cuer­das a quien se opon­ga al mis­mo).

(Este tex­to es par­te de la inter­ven­ción en una Mesa Redon­da en la que inter­vi­nie­ron Josep Gar­gan­té (CGT-TMB), Anto­nio Torres (SAT) y yo mis­mo, orga­ni­za­da por Ini­cia­ti­va Por la Uni­dad de Acción de Mála­ga el 27 de noviem­bre de 2009 con el lema gené­ri­co “”Ni Esta­do Social, Ni Demo­crá­ti­co y de Dere­cho: Esta Cons­ti­tu­ción es un Frau­de”, y a los que agra­dez­co la opor­tu­ni­dad que me die­ron de poder expo­ner las con­si­de­ra­cio­nes aquí des­cri­tas)

Manuel Fdez. Tri­llo

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *