De la izquier­da Aber­tza­le a la opi­nión pública

Unas sema­nas atrás hemos envia­do el docu­men­to de deba­te interno que las bases de la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta Vas­ca esta­mos deba­tien­do en las difí­ci­les con­di­cio­nes de repre­sión y per­se­cu­ción que nos impo­ne el esta­do espa­ñol. Por aquel docu­men­to varios com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras significativos/​as han sido dete­ni­das y están en la cár­cel acu­sa­das de “terro­ris­mo” por un tri­bu­nal espe­cial espa­ñol y el magis­tra­do Bal­ta­zar Gar­zón entre otros. Sin embar­go con ello no han con­se­gui­do para­li­zar la acti­vi­dad polí­ti­ca de la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta Vasca.

En el 5º ani­ver­sa­rio de la decla­ra­ción “Aho­ra el Pue­blo, Aho­ra la Paz” (Decla­ra­ción de Anoe­ta), y en Altsa­su, el pue­blo que en 1978 vio nacer Herri Bata­su­na, la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta Vas­ca (izquier­da aber­tza­le) ha pre­sen­ta­do el docu­men­to “UN PRIMER PASO PARA EL PROCESO DEMOCRÁTICO:PRINCIPIOS Y VOLUNTAD DE LA IZQUIERDA ABERTZALE”, docu­men­to que reco­ge las bases de la apues­ta polí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le sur­gi­das de este deba­te. Más de 100 mili­tan­tes refe­ren­cia­les de la izquier­da aber­tza­le han par­ti­ci­pa­do en la rue­da de pren­sa en la que se ha pre­sen­ta­do el documento.

Este docu­men­to reco­ge la refle­xio­nes que la izquier­da aber­tza­le rea­li­za acer­ca de la situa­ción polí­ti­ca y del pro­ce­so de libe­ra­ción de Eus­kal Herria- País Vas­co. Del mis­mo modo, en el docu­men­to que os adjun­ta­mos se pre­sen­ta y defi­ne el Pro­ce­so Demo­crá­ti­co como herra­mien­ta prin­ci­pal para la reso­lu­ción del con­flic­to y se reco­gen las bases y prin­ci­pios de dicho Pro­ce­so Democrático.

El eco de la decla­ra­ción de la izquier­da aber­tza­le lle­gó has­ta la jor­na­da sobre reso­lu­ción de con­flic­tos y pro­ce­sos de paz que se cele­bra­ba en Vene­cia. Allí, el exper­to suda­fri­cano Brian Currin fue uno de los que escu­chó de pri­me­ra mano el tex­to pre­sen­ta­do en Altsa­su, ya que la abo­ga­da Jone Gori­ze­laia se encar­gó de dar­le lec­tu­ra. En la reu­nión tam­bién par­ti­ci­pa­ba el miem­bro del Sinn Féin Ray­mond McCart­ney o repre­sen­tan­tes del Kur­dis­tán. Tras escu­char­lo, Currin con­si­de­ró que el movi­mien­to de la izquier­da aber­tza­le es “sig­ni­fi­ca­ti­vo e inno­va­dor” y recla­mó a los gobier­nos de la Unión Euro­pea que “aplau­dan” la ini­cia­ti­va. En con­cre­to, se diri­gió a gobier­nos como los de Irlan­da, Rei­no Uni­do, Ale­ma­nia o Esta­do fran­cés para pedir­les que se impli­quen en la reso­lu­ción del con­flic­to vas­co apro­ve­chan­do esa posi­ción de la izquier­da abertzale.

Al Esta­do espa­ñol, por su par­te, le pidió que valo­re la pro­pues­ta de for­ma “posi­ti­va”. En su opi­nión, Madrid se sien­te “cómo­do” en la actual situa­ción de con­fron­ta­ción arma­da ya que ha apos­ta­do por las vías poli­cia­les y ha logra­do resul­ta­dos con­tra ETA.

El exper­to suda­fri­cano men­cio­nó tam­bién a esta orga­ni­za­ción y le pidió que decla­re un alto el fue­go. Por lo que res­pec­ta al Gobierno del PSOE, decla­ró que tras el com­pro­mi­so con las vías demo­crá­ti­cas expli­ci­ta­do por la izquier­da aber­tza­le, debe de faci­li­tar unos míni­mos demo­crá­ti­cos para que el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta tra­ba­je con libertad.

En este sen­ti­do, recla­mó que la Ley de Par­ti­dos sea dero­ga­da. Según recor­dó, uno de los fac­to­res que impo­si­bi­li­tó que el últi­mo pro­ce­so de nego­cia­cio­nes lle­ga­ra a buen puer­to fue la situa­ción de ile­ga­li­za­ción de la izquier­da aber­tza­le, ya que hacía que las reunio­nes no se pudie­ran lle­var a cabo con nor­ma­li­dad. Como prue­ba de ello citó el jui­cio que sen­tó en el ban­qui­llo a Juan José Iba­rretxe, Patxi López, actual pre­si­den­te de la comu­ni­dad autó­no­ma vas­ca) Rodol­fo Ares (actual con­se­je­ro de inte­rior de la mis­ma y cin­co miem­bros de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vasca.

Mien­tras el Esta­do espa­ñol sigue per­tre­chán­do­se de nue­vos artícu­los del Códi­go Penal con la pre­vi­sión de alar­gar la gue­rra otros muchos años, como hizo el vier­nes el Con­se­jo de Minis­tros, la izquier­da aber­tza­le se pre­pa­ra para ir dan­do pasos uni­la­te­ra­les hacia la paz.

Pese a la niti­dez del docu­men­to hecho públi­co ayer en Altsa­su, no fal­ta­rán quie­nes cali­fi­quen el com­pro­mi­so como “insu­fi­cien­te” y “poco nove­do­so”, o “pura pala­bre­ría” y “manio­bra deses­pe­ra­da”; tam­bién pue­de haber quien decla­re que “no que­re­mos una sola pala­bra con ETA ni con nada que se mue­va en su entorno”; o quien man­ten­ga que “ofre­ce diá­lo­go con una rama de oli­vo en una mano y la otra en el bol­si­llo, sin que nadie sepa lo que esconde”.

Esas son algu­nas de las reac­cio­nes que se pro­du­je­ron hace cin­co años, cuan­do Arnal­do Ote­gi hizo la decla­ra­ción de Anoe­ta ante un veló­dro­mo a rebo­sar con miles de ile­ga­li­za­dos e ile­ga­li­za­das. Una decla­ra­ción que, pasa­das las res­pues­tas a bote pron­to, la mayo­ría del arco polí­ti­co enten­dió como fun­da­men­tal y ori­gen del pro­ce­so nego­cia­dor 2005 – 2007.

Por lo tan­to, antes de que Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba o su maes­tro Jai­me Mayor Ore­ja digan nada, acla­re­mos que tam­bién des­de estas pági­nas hemos des­cu­bier­to la juga­da que la izquier­da aber­tza­le escon­de con este “pri­mer paso para el pro­ce­so demo­crá­ti­co”: cami­nan hacia una “paz-tram­pa”.

Si alguien opi­na que paz y tram­pa son tér­mi­nos casi anta­gó­ni­cos o se pre­gun­ta qué pue­de haber de tram­po­so en la paz, que hable con Bal­ta­sar Gar­zón, que con­si­de­ra delic­ti­vo “el con­se­guir tre­guas encu­bier­tas” y por eso man­tie­ne encar­ce­la­do a Arnal­do Ote­gi. Habrá quien diga que “encu­bier­ta o explí­ci­ta, mejor una tre­gua que el fra­gor de la bata­lla”. Pues sepa quien así pien­se que la Audien­cia Nacio­nal y el Gobierno espa­ñol no son de su mis­mo pare­cer. Y la izquier­da aber­tza­le se ha dado cuen­ta de ello.

Tras el últi­mo pro­ce­so nego­cia­dor y las con­ver­sa­cio­nes de Loio­la en noviem­bre de 2006 y las de Gine­bra en mayo de 2007, la izquier­da aber­tza­le ‑hecha tam­bién la nece­sa­ria auto­crí­ti­ca sobre su actua­ción en aquel momen­to- ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que el terreno en el que el Esta­do espa­ñol es más débil es el de la con­fron­ta­ción polí­ti­ca des­ar­ma­da. En el deba­te polí­ti­co ante obser­va­do­res inter­na­cio­na­les de sol­ven­cia demo­crá­ti­ca, se que­da sin argu­men­tos y pierde.

Lo anun­ció Arnal­do Ote­gi en una entre­vis­ta en GARA hace aho­ra un año y lo desa­rro­lló más en el foro orga­ni­za­do en el Kur­saal el 17 de enero de 2009:“Hay que con­fron­tar con el Esta­do en su pun­to débil, el terreno político”.

Así que, como expli­có Rufi Etxe­be­rria hace ape­nas quin­ce días, la izquier­da aber­tza­le anda bus­can­do “una con­fron­ta­ción entre unio­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas que se desa­rro­lle úni­ca y exclu­si­va­men­te por vías democráticas”.

¿Por qué? ¿Se han arre­pen­ti­do? ¿Han vis­to la luz? No da la impre­sión. Más bien pare­ce que la izquier­da aber­tza­le entien­de que des­pués de años de lucha aho­ra se dan las con­di­cio­nes, que no se daban en el pasa­do, para ganar el reco­no­ci­mien­to nacio­nal de Eus­kal Herria y del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción a tra­vés de la arti­cu­la­ción de mayo­rías polí­ti­cas y socia­les. Ya lo escri­bió ETA en su V Asam­blea: “Cada avan­ce o retro­ce­so del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en su con­jun­to exi­ge unas for­mas orga­ni­za­ti­vas y de lucha espe­cí­fi­cas”. (Nota para la Audien­cia Nacio­nal: esta cita está indul­ta­da por la Ley de Amnis­tía de 1977 y su léxi­co se cir­cuns­cri­be a la ter­mi­no­lo­gía del momento).

Si Karl von Clau­se­witz escri­bió que “la gue­rra es la con­ti­nua­ción de la polí­ti­ca por otros medios”, la izquier­da aber­tza­le ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que “un pro­ce­so pací­fi­co pue­de ser la con­ti­nua­ción de la lucha de 50 años por medios más efi­ca­ces”. La paz (aun­que sea par­cial, ofre­ci­da por una sola de las par­tes) como “tram­pa” para el Esta­do y ganar­le demo­crá­ti­ca­men­te. ¿Que siguen sin enten­der cómo la paz pue­de ser una trampa?

Pre­gún­ten­le a Pérez Rubal­ca­ba, que está des­ple­gan­do todo su ardor gue­rre­ro para evi­tar­la y ano­che dijo des­de Cádiz que este tex­to es “más de lo mismo”.

No es cosa fre­cuen­te que se for­mu­len ini­cia­ti­vas de ries­go des­de la uni­la­te­ra­li­dad, es decir, sin haber obte­ni­do ‑ni siquie­ra recla­ma­do- con­tra­par­ti­das o garan­tías pre­vias de la otra par­te. Des­ta­ca, igual­men­te, que la ini­cia­ti­va esté sien­do some­ti­da a un deba­te interno ‑pese a la ince­san­te per­se­cu­ción policial‑, en el que va ganan­do volun­ta­des has­ta com­po­ner la foto de ayer. Y es muy rese­ña­ble, por últi­mo, que un movi­mien­to de tal cala­do se reali­ce en un momen­to en que el sec­tor pro­po­nen­te sufre un aco­so sin pre­ce­den­tes que, sin embar­go, no ha logra­do hacer­le retro­ce­der a las cata­cum­bas políticas.

La izquier­da aber­tza­le, en fin, decla­ra y pone por escri­to su volun­tad de salir a cam­po abier­to, sin escu­dos ni más­ca­ras. Y eso sólo pue­de hacer­lo quien sabe que sus posi­cio­nes polí­ti­cas son sóli­das, afir­me lo que afir­me la pro­pa­gan­da rei­nan­te. Sólo pue­de hacer­lo quien ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que tie­ne mucho más por ganar que por perder.

Con ello, la izquier­da aber­tza­le mues­tra que no sólo se tra­ta de un men­sa­je en cla­ve inter­na, como podía inter­pre­tar­se en algu­nos de los lan­za­dos en los últi­mos meses, sino de una mano ten­di­da en múl­ti­ples direc­cio­nes. A los inde­pen­den­tis­tas, a quie­nes se ofre­ce una coope­ra­ción sin­ce­ra. Pero tam­bién a todos los vas­cos, a quie­nes la izquier­da aber­tza­le recal­ca que “se com­pro­me­te solem­ne­men­te a res­pe­tar en cada fase del pro­ce­so las deci­sio­nes que libre, pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca­men­te, se vayan adop­tan­do”. Y a todos los agen­tes inter­na­cio­na­les, a quie­nes se tras­la­da la apues­ta sin­ce­ra por “un cam­bio de ciclo que sus­ti­tu­ya el enfren­ta­mien­to arma­do, el blo­queo y la fal­ta de expec­ta­ti­va por el diá­lo­go, el acuer­do y una solu­ción jus­ta, esta­ble y dura­de­ra para el país”.

Todo ello apa­re­ce defi­ni­do, ade­más, como un “pri­mer paso”. El pri­mer paso de un camino en el que la izquier­da aber­tza­le se ha colo­ca­do en línea de sali­da y está dis­pues­ta para partir.

Hace cin­co años, un día como ayer, Arnal­do Ote­gi pre­sen­ta­ba en el Veló­dro­mo de Anoe­ta a la izquier­da aber­tza­le con una rama de oli­vo en la mano y pedía al res­to que no la deja­ran caer al sue­lo. Hoy, la izquier­da aber­tza­le va más allá y asu­me en pri­mer per­so­na el com­pro­mi­so de man­te­ner esa rama de oli­vo en lo alto. Que lo haga fren­te a un Esta­do que tie­ne hoy a aquel líder polí­ti­co en pri­sión y que se apres­te inclu­so a juz­gar aquel acto de Anoe­ta cons­ti­tu­ye la decla­ra­ción de volun­tad más rotun­da. Tras el men­sa­je de ayer, no hay moti­vos obje­ti­vos ni excu­sas que val­gan para no ir acer­cán­do­se a esa línea de salida.

Ezker Aber­tza­le Independentista

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.