De la izquier­da Aber­tza­le a la opi­nión públi­ca

Unas sema­nas atrás hemos envia­do el docu­men­to de deba­te interno que las bases de la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta Vas­ca esta­mos deba­tien­do en las difí­ci­les con­di­cio­nes de repre­sión y per­se­cu­ción que nos impo­ne el esta­do espa­ñol. Por aquel docu­men­to varios com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras significativos/​as han sido dete­ni­das y están en la cár­cel acu­sa­das de “terro­ris­mo” por un tri­bu­nal espe­cial espa­ñol y el magis­tra­do Bal­ta­zar Gar­zón entre otros. Sin embar­go con ello no han con­se­gui­do para­li­zar la acti­vi­dad polí­ti­ca de la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta Vas­ca.

En el 5º ani­ver­sa­rio de la decla­ra­ción “Aho­ra el Pue­blo, Aho­ra la Paz” (Decla­ra­ción de Anoe­ta), y en Altsa­su, el pue­blo que en 1978 vio nacer Herri Bata­su­na, la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta Vas­ca (izquier­da aber­tza­le) ha pre­sen­ta­do el docu­men­to “UN PRIMER PASO PARA EL PROCESO DEMOCRÁTICO:PRINCIPIOS Y VOLUNTAD DE LA IZQUIERDA ABERTZALE”, docu­men­to que reco­ge las bases de la apues­ta polí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le sur­gi­das de este deba­te. Más de 100 mili­tan­tes refe­ren­cia­les de la izquier­da aber­tza­le han par­ti­ci­pa­do en la rue­da de pren­sa en la que se ha pre­sen­ta­do el docu­men­to.

Este docu­men­to reco­ge la refle­xio­nes que la izquier­da aber­tza­le rea­li­za acer­ca de la situa­ción polí­ti­ca y del pro­ce­so de libe­ra­ción de Eus­kal Herria- País Vas­co. Del mis­mo modo, en el docu­men­to que os adjun­ta­mos se pre­sen­ta y defi­ne el Pro­ce­so Demo­crá­ti­co como herra­mien­ta prin­ci­pal para la reso­lu­ción del con­flic­to y se reco­gen las bases y prin­ci­pios de dicho Pro­ce­so Demo­crá­ti­co.

El eco de la decla­ra­ción de la izquier­da aber­tza­le lle­gó has­ta la jor­na­da sobre reso­lu­ción de con­flic­tos y pro­ce­sos de paz que se cele­bra­ba en Vene­cia. Allí, el exper­to suda­fri­cano Brian Currin fue uno de los que escu­chó de pri­me­ra mano el tex­to pre­sen­ta­do en Altsa­su, ya que la abo­ga­da Jone Gori­ze­laia se encar­gó de dar­le lec­tu­ra. En la reu­nión tam­bién par­ti­ci­pa­ba el miem­bro del Sinn Féin Ray­mond McCart­ney o repre­sen­tan­tes del Kur­dis­tán. Tras escu­char­lo, Currin con­si­de­ró que el movi­mien­to de la izquier­da aber­tza­le es “sig­ni­fi­ca­ti­vo e inno­va­dor” y recla­mó a los gobier­nos de la Unión Euro­pea que “aplau­dan” la ini­cia­ti­va. En con­cre­to, se diri­gió a gobier­nos como los de Irlan­da, Rei­no Uni­do, Ale­ma­nia o Esta­do fran­cés para pedir­les que se impli­quen en la reso­lu­ción del con­flic­to vas­co apro­ve­chan­do esa posi­ción de la izquier­da aber­tza­le.

Al Esta­do espa­ñol, por su par­te, le pidió que valo­re la pro­pues­ta de for­ma “posi­ti­va”. En su opi­nión, Madrid se sien­te “cómo­do” en la actual situa­ción de con­fron­ta­ción arma­da ya que ha apos­ta­do por las vías poli­cia­les y ha logra­do resul­ta­dos con­tra ETA.

El exper­to suda­fri­cano men­cio­nó tam­bién a esta orga­ni­za­ción y le pidió que decla­re un alto el fue­go. Por lo que res­pec­ta al Gobierno del PSOE, decla­ró que tras el com­pro­mi­so con las vías demo­crá­ti­cas expli­ci­ta­do por la izquier­da aber­tza­le, debe de faci­li­tar unos míni­mos demo­crá­ti­cos para que el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta tra­ba­je con liber­tad.

En este sen­ti­do, recla­mó que la Ley de Par­ti­dos sea dero­ga­da. Según recor­dó, uno de los fac­to­res que impo­si­bi­li­tó que el últi­mo pro­ce­so de nego­cia­cio­nes lle­ga­ra a buen puer­to fue la situa­ción de ile­ga­li­za­ción de la izquier­da aber­tza­le, ya que hacía que las reunio­nes no se pudie­ran lle­var a cabo con nor­ma­li­dad. Como prue­ba de ello citó el jui­cio que sen­tó en el ban­qui­llo a Juan José Iba­rretxe, Patxi López, actual pre­si­den­te de la comu­ni­dad autó­no­ma vas­ca) Rodol­fo Ares (actual con­se­je­ro de inte­rior de la mis­ma y cin­co miem­bros de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca.

Mien­tras el Esta­do espa­ñol sigue per­tre­chán­do­se de nue­vos artícu­los del Códi­go Penal con la pre­vi­sión de alar­gar la gue­rra otros muchos años, como hizo el vier­nes el Con­se­jo de Minis­tros, la izquier­da aber­tza­le se pre­pa­ra para ir dan­do pasos uni­la­te­ra­les hacia la paz.

Pese a la niti­dez del docu­men­to hecho públi­co ayer en Altsa­su, no fal­ta­rán quie­nes cali­fi­quen el com­pro­mi­so como “insu­fi­cien­te” y “poco nove­do­so”, o “pura pala­bre­ría” y “manio­bra deses­pe­ra­da”; tam­bién pue­de haber quien decla­re que “no que­re­mos una sola pala­bra con ETA ni con nada que se mue­va en su entorno”; o quien man­ten­ga que “ofre­ce diá­lo­go con una rama de oli­vo en una mano y la otra en el bol­si­llo, sin que nadie sepa lo que escon­de”.

Esas son algu­nas de las reac­cio­nes que se pro­du­je­ron hace cin­co años, cuan­do Arnal­do Ote­gi hizo la decla­ra­ción de Anoe­ta ante un veló­dro­mo a rebo­sar con miles de ile­ga­li­za­dos e ile­ga­li­za­das. Una decla­ra­ción que, pasa­das las res­pues­tas a bote pron­to, la mayo­ría del arco polí­ti­co enten­dió como fun­da­men­tal y ori­gen del pro­ce­so nego­cia­dor 2005 – 2007.

Por lo tan­to, antes de que Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba o su maes­tro Jai­me Mayor Ore­ja digan nada, acla­re­mos que tam­bién des­de estas pági­nas hemos des­cu­bier­to la juga­da que la izquier­da aber­tza­le escon­de con este “pri­mer paso para el pro­ce­so demo­crá­ti­co”: cami­nan hacia una “paz-tram­pa”.

Si alguien opi­na que paz y tram­pa son tér­mi­nos casi anta­gó­ni­cos o se pre­gun­ta qué pue­de haber de tram­po­so en la paz, que hable con Bal­ta­sar Gar­zón, que con­si­de­ra delic­ti­vo “el con­se­guir tre­guas encu­bier­tas” y por eso man­tie­ne encar­ce­la­do a Arnal­do Ote­gi. Habrá quien diga que “encu­bier­ta o explí­ci­ta, mejor una tre­gua que el fra­gor de la bata­lla”. Pues sepa quien así pien­se que la Audien­cia Nacio­nal y el Gobierno espa­ñol no son de su mis­mo pare­cer. Y la izquier­da aber­tza­le se ha dado cuen­ta de ello.

Tras el últi­mo pro­ce­so nego­cia­dor y las con­ver­sa­cio­nes de Loio­la en noviem­bre de 2006 y las de Gine­bra en mayo de 2007, la izquier­da aber­tza­le ‑hecha tam­bién la nece­sa­ria auto­crí­ti­ca sobre su actua­ción en aquel momen­to- ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que el terreno en el que el Esta­do espa­ñol es más débil es el de la con­fron­ta­ción polí­ti­ca des­ar­ma­da. En el deba­te polí­ti­co ante obser­va­do­res inter­na­cio­na­les de sol­ven­cia demo­crá­ti­ca, se que­da sin argu­men­tos y pier­de.

Lo anun­ció Arnal­do Ote­gi en una entre­vis­ta en GARA hace aho­ra un año y lo desa­rro­lló más en el foro orga­ni­za­do en el Kur­saal el 17 de enero de 2009:“Hay que con­fron­tar con el Esta­do en su pun­to débil, el terreno polí­ti­co”.

Así que, como expli­có Rufi Etxe­be­rria hace ape­nas quin­ce días, la izquier­da aber­tza­le anda bus­can­do “una con­fron­ta­ción entre unio­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas que se desa­rro­lle úni­ca y exclu­si­va­men­te por vías demo­crá­ti­cas”.

¿Por qué? ¿Se han arre­pen­ti­do? ¿Han vis­to la luz? No da la impre­sión. Más bien pare­ce que la izquier­da aber­tza­le entien­de que des­pués de años de lucha aho­ra se dan las con­di­cio­nes, que no se daban en el pasa­do, para ganar el reco­no­ci­mien­to nacio­nal de Eus­kal Herria y del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción a tra­vés de la arti­cu­la­ción de mayo­rías polí­ti­cas y socia­les. Ya lo escri­bió ETA en su V Asam­blea: “Cada avan­ce o retro­ce­so del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en su con­jun­to exi­ge unas for­mas orga­ni­za­ti­vas y de lucha espe­cí­fi­cas”. (Nota para la Audien­cia Nacio­nal: esta cita está indul­ta­da por la Ley de Amnis­tía de 1977 y su léxi­co se cir­cuns­cri­be a la ter­mi­no­lo­gía del momen­to).

Si Karl von Clau­se­witz escri­bió que “la gue­rra es la con­ti­nua­ción de la polí­ti­ca por otros medios”, la izquier­da aber­tza­le ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que “un pro­ce­so pací­fi­co pue­de ser la con­ti­nua­ción de la lucha de 50 años por medios más efi­ca­ces”. La paz (aun­que sea par­cial, ofre­ci­da por una sola de las par­tes) como “tram­pa” para el Esta­do y ganar­le demo­crá­ti­ca­men­te. ¿Que siguen sin enten­der cómo la paz pue­de ser una tram­pa?

Pre­gún­ten­le a Pérez Rubal­ca­ba, que está des­ple­gan­do todo su ardor gue­rre­ro para evi­tar­la y ano­che dijo des­de Cádiz que este tex­to es “más de lo mis­mo”.

No es cosa fre­cuen­te que se for­mu­len ini­cia­ti­vas de ries­go des­de la uni­la­te­ra­li­dad, es decir, sin haber obte­ni­do ‑ni siquie­ra recla­ma­do- con­tra­par­ti­das o garan­tías pre­vias de la otra par­te. Des­ta­ca, igual­men­te, que la ini­cia­ti­va esté sien­do some­ti­da a un deba­te interno ‑pese a la ince­san­te per­se­cu­ción policial‑, en el que va ganan­do volun­ta­des has­ta com­po­ner la foto de ayer. Y es muy rese­ña­ble, por últi­mo, que un movi­mien­to de tal cala­do se reali­ce en un momen­to en que el sec­tor pro­po­nen­te sufre un aco­so sin pre­ce­den­tes que, sin embar­go, no ha logra­do hacer­le retro­ce­der a las cata­cum­bas polí­ti­cas.

La izquier­da aber­tza­le, en fin, decla­ra y pone por escri­to su volun­tad de salir a cam­po abier­to, sin escu­dos ni más­ca­ras. Y eso sólo pue­de hacer­lo quien sabe que sus posi­cio­nes polí­ti­cas son sóli­das, afir­me lo que afir­me la pro­pa­gan­da rei­nan­te. Sólo pue­de hacer­lo quien ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que tie­ne mucho más por ganar que por per­der.

Con ello, la izquier­da aber­tza­le mues­tra que no sólo se tra­ta de un men­sa­je en cla­ve inter­na, como podía inter­pre­tar­se en algu­nos de los lan­za­dos en los últi­mos meses, sino de una mano ten­di­da en múl­ti­ples direc­cio­nes. A los inde­pen­den­tis­tas, a quie­nes se ofre­ce una coope­ra­ción sin­ce­ra. Pero tam­bién a todos los vas­cos, a quie­nes la izquier­da aber­tza­le recal­ca que “se com­pro­me­te solem­ne­men­te a res­pe­tar en cada fase del pro­ce­so las deci­sio­nes que libre, pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca­men­te, se vayan adop­tan­do”. Y a todos los agen­tes inter­na­cio­na­les, a quie­nes se tras­la­da la apues­ta sin­ce­ra por “un cam­bio de ciclo que sus­ti­tu­ya el enfren­ta­mien­to arma­do, el blo­queo y la fal­ta de expec­ta­ti­va por el diá­lo­go, el acuer­do y una solu­ción jus­ta, esta­ble y dura­de­ra para el país”.

Todo ello apa­re­ce defi­ni­do, ade­más, como un “pri­mer paso”. El pri­mer paso de un camino en el que la izquier­da aber­tza­le se ha colo­ca­do en línea de sali­da y está dis­pues­ta para par­tir.

Hace cin­co años, un día como ayer, Arnal­do Ote­gi pre­sen­ta­ba en el Veló­dro­mo de Anoe­ta a la izquier­da aber­tza­le con una rama de oli­vo en la mano y pedía al res­to que no la deja­ran caer al sue­lo. Hoy, la izquier­da aber­tza­le va más allá y asu­me en pri­mer per­so­na el com­pro­mi­so de man­te­ner esa rama de oli­vo en lo alto. Que lo haga fren­te a un Esta­do que tie­ne hoy a aquel líder polí­ti­co en pri­sión y que se apres­te inclu­so a juz­gar aquel acto de Anoe­ta cons­ti­tu­ye la decla­ra­ción de volun­tad más rotun­da. Tras el men­sa­je de ayer, no hay moti­vos obje­ti­vos ni excu­sas que val­gan para no ir acer­cán­do­se a esa línea de sali­da.

Ezker Aber­tza­le Inde­pen­den­tis­ta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *