Chi­le. La mili­tan­cia rodri­guis­ta des­pi­dió con can­tos y con­sig­nas al tro­va­dor revo­lu­cio­na­rio Patri­cio Manns

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de sep­tiem­bre de 2021.

En una con­cen­tra­ción rea­li­za­da fren­te al Tea­tro Nacio­nal, en San­tia­go de Chi­le, fue­ron vela­dos los res­tos del reco­no­ci­do can­tau­tor PATRICIO MANNS, quien ade­más fue voce­ro en el exte­rior del Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez (FPMR). Has­ta allí se acer­ca­ron com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de mili­tan­cia, otros can­tau­to­res y can­tau­to­ras y muchos hom­bres y muje­res del pue­blo que admi­ra­ban su tra­yec­to­ria y sus canciones.

Adios Patri­cio Manns, un rodri­guis­ta com­pro­me­ti­do con su pueblo

Por Enri­que Villa­nue­va Molina

Imagen

La tris­te noti­cia de la muer­te de Patri­cio Manns, enlu­ta a todos y en par­ti­cu­lar a la cul­tu­ra com­pro­me­ti­da social­men­te, a los artis­tas que, des­de los ámbi­tos del can­to, el arte, el tea­tro, entre­ga­ron y entre­gan un apor­te impor­tan­te, crean­do con­cien­cia y que con­tri­bu­ye­ron en la lucha en con­tra de la dic­ta­du­ra civil mili­tar de Pino­chet. Patri­cio Manns al igual que Víc­tor Jara, Payo Gran­do­na, Qui­la­pa­yún, Inti Illi­ma­ni, Illa­pu, es par­te del poten­te movi­mien­to cul­tu­ral que se trans­for­mó en expo­si­tor de una con­cien­cia crí­ti­ca, mar­ca­da por la denun­cia de la alie­na­ción, la repre­sión y la explo­ta­ción a que eran some­ti­das gran par­te de la población.

Su muer­te tam­bién enlu­ta la his­to­ria de los Rodri­guis­tas, en los años 80, en los años de la lucha anti­dic­ta­to­rial, cuan­do en nues­tro país no había esta­do de dere­cho, cuan­do el terro­ris­mo de esta­do era la for­ma de gober­nar y el poder polí­ti­co se expre­sa­ba a tra­vés de las armas y la opre­sión, sur­gió el Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez, fue un esla­bón supe­rior de la lucha de resis­ten­cia que el pue­blo chi­leno valien­te­men­te opu­so a la dic­ta­du­ra. Los chi­le­nos y chi­le­nas orga­ni­za­ron con el FPMR una res­pues­ta polí­ti­co mili­tar, una opción jus­ta para rebe­lar­se al abu­so, el atro­pe­llo, y a las polí­ti­cas de terror dic­ta­to­ria­les, con las que cobar­de­men­te repri­mían, tor­tu­ra­ban y ase­si­na­ban a sus opo­si­to­res y opo­si­to­ras, el FPMR creo una valien­te y efi­caz resis­ten­cia mili­tar, la que tenía como obje­ti­vo ter­mi­nar con el terro­ris­mo de Estado.

A este tre­men­do esfuer­zo se sumó Patri­cio Manns entre otros artis­tas, inte­lec­tua­les, poe­tas y filó­so­fos para acom­pa­ñar, des­de su apor­te valio­so, la lucha jus­ta de libe­ra­ción que los chi­le­nos y chi­le­nas libra­ban en con­tra del Esta­do dic­ta­to­rial opre­sor y sus Fuer­zas Arma­das. Patri­cio unió la his­to­ria a tra­vés de la tre­men­da ima­gen de Manuel Rodrí­guez, resu­mió su ejem­plo enor­me en las letras lle­nas de mís­ti­ca del himno Rodri­guis­ta, con su crea­ción tra­jo a nues­tro tiem­po al gue­rri­lle­ro inmor­tal, “Como la som­bra de la memo­ria viva, vuel­ve al com­ba­te fron­tal Manuel Rodrí­guez, alto y duro como un rayo inter­mi­na­ble en con­tra del mis­mo tirano inmemorial”.

Así fue como este com­po­si­tor com­pro­me­ti­do con su pue­blo, inter­pre­to el con­te­ni­do inte­rior de la lucha anti­dic­ta­to­rial y de lo bru­tal de la repre­sión en ese momen­to, para trans­mi­tir­lo como un tes­ti­mo­nio impe­re­ce­de­ro a la pos­te­ri­dad y como una for­ma de apo­yar una lucha que era posi­ble ganar. La par­ti­ci­pa­ción de Patri­cio Manns y de otros y otras, mar­có la dife­ren­cia de nues­tra lucha jus­ta de libe­ra­ción, expre­sa­da en las ideas y com­pro­mi­sos de per­so­nas bien ale­ja­das de las armas, pero que vie­ron en esas ges­tas, el últi­mo recur­so para lograr la liber­tad y la libe­ra­ción de un país y sus sue­ños. Son estas evi­den­cias her­mo­sas las que más allá de las cari­ca­tu­ras gro­tes­cas que han hecho del Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez, ter­gi­ver­san­do su apor­te deci­si­vo para derro­tar al tirano y su poder mili­tar y polí­ti­co, la sim­pa­tía y res­pe­to que se ganó el FPMR por la con­se­cuen­cia y valen­tía de sus com­ba­tien­tes, hom­bres y muje­res, su pres­ti­gio, tras­cen­dió las fron­te­ras. Entre 1984 y 1988 se crea­ron más de 20 repre­sen­ta­cio­nes en paí­ses de Euro­pa, Lati­noa­mé­ri­ca Caña­da y Esta­dos Uni­dos, Patri­cio Mans (y Ale­jan­dra su com­pa­ñe­ra) fue uno de nues­tros emba­ja­do­res en Sui­za, Fran­cia (don­de estu­vo exi­lia­do) desa­rro­llan­do acti­vi­da­des que ayu­da­ban a dar a cono­cer la lucha anti­dic­ta­to­rial y a res­pon­der a la soli­da­ri­dad que, en Euro­pa, acom­pa­ña­ba día a día a los chi­le­nos y chi­le­nas que lucha­ban por su libertad.

Un Voce­ro reco­no­ci­do y res­pe­ta­do, uno de los prin­ci­pa­les expo­nen­tes de la Nue­va Can­ción Chi­le­na, que tuvo un impac­to reco­no­ci­do en el Cono Sur, jun­to a otros artis­tas, quie­nes con sus obras nos trans­por­tan a los sue­ños vio­len­ta­dos y que ter­mi­na­ron con el gobierno de Sal­va­dor Allen­de. La Nue­va Can­ción Chi­le­na abar­có al menos dos déca­das, su músi­ca sacu­dió a la socie­dad chi­le­na con­vir­tién­do­se en un tes­ti­mo­nio his­tó­ri­co de Chile.

Todo este tra­ba­jo polí­ti­co cul­tu­ral, toda esta expe­rien­cia, Patri­cio Manns lo trans­for­mó en un apor­te, crean­do víncu­los des­de Euro­pa, con redes de orga­ni­za­cio­nes artís­ti­cas y cul­tu­ra­les que tra­ba­ja­ban des­de la clan­des­ti­ni­dad en Chi­le y que eran per­se­gui­das por la dic­ta­du­ra. Apor­tes poco cono­ci­dos, a dis­tin­tas expre­sio­nes artís­ti­cas que lue­go se suma­ron a otras y se alza­ron como una herra­mien­ta de resis­ten­cia y orga­ni­za­ción ante las atro­ci­da­des que se come­tían en tiem­pos de la dic­ta­du­ra. Redes que pasa­ron lue­go a la denun­cia, des­de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas, el tea­tro, la can­ción la poe­sía la plástica.

Los apor­tes cul­tu­ra­les que se han trans­mi­ti­do de gene­ra­cio­nes a gene­ra­cio­nes de chi­le­nos y chi­le­nas son los que la dic­ta­du­ra civil mili­tar decla­ro como “cul­tu­ra extran­je­ri­zan­te y par­te del cán­cer mar­xis­ta que había que extir­par”, “un foco de infec­ción moral» hacien­do de las artes y la cul­tu­ra ins­tru­men­tos de un régi­men totalitario.

Pero el arte y la cul­tu­ra no nace ni se des­apa­re­ce por decre­to, cuan­do la Jun­ta mili­tar cri­mi­nal le arre­ba­to el poder al gobierno popu­lar, por medio de la vio­len­cia de las armas, per­si­guió y ani­qui­lo a las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les, para poder lograr una hege­mo­nía social que le per­mi­tie­ra asen­tar sus raí­ces. En este con­tex­to adver­so las can­cio­nes que acom­pa­ña­ron la cons­truc­ción social y polí­ti­ca a pesar de las prohi­bi­cio­nes dic­ta­to­ria­les resur­gían en dis­tin­tos luga­res, como el arte y sus espa­cios cul­tu­ra­les, ayu­dan­do a reco­nec­tar a la gen­te y sobre todo a los y las jóve­nes opo­si­to­res faci­li­tan­do la rear­ti­cu­la­ción de los suje­tos dis­per­sos en los meses y años pos­te­rio­res al gol­pe de Estado.

La semi­lla plan­ta­da por vio­le­ta, Vic­tor Jara y Patri­cio Mans, la fuer­za de las voces com­pro­me­ti­das social y polí­ti­ca­men­te de Qui­la­pa­yún e Inti-illi­ma­ni, de Illa­pu, se trans­for­ma­ron en una mane­ra efec­ti­va de apo­yar al movi­mien­to opo­si­tor artís­ti­co, más allá de la músi­ca, por­que en ese enton­ces de lo que se tra­ta­ba era crear orga­ni­za­cio­nes que per­mi­tían “sacu­dir­se del miedo”.

Patri­cio Manns fue un com­po­si­tor, un artis­ta com­pro­me­ti­do con su pue­blo, uno a quien la ins­ti­tu­cio­na­li­dad le negó los pre­mios que mere­cía reci­bir, el Pre­mio Nacio­nal de Lite­ra­tu­ra o el Pre­mio Nacio­nal de Músi­ca, pero su obra está pre­sen­te en el cora­zón de su pue­blo. Fue un patrio­ta que se com­pro­me­tió con el Rodri­guis­mo, apor­tan­do con humil­dad, con su expe­rien­cia y talento.

Imagen

Vue­la alto que­ri­do her­mano, te ren­di­mos un home­na­je y te reco­no­ce­mos como un lucha­dor social, crí­ti­co y con­se­cuen­te, con cuya obra apor­to a la liber­tad que dis­fru­ta­mos hoy. Tu nom­bre se une a la lar­ga lis­ta de héroes y heroí­nas, ejem­plos que no debe­mos olvi­dar por­que seña­lan que las ideas de cam­bio y, por un país más jus­to, son vigen­tes, las que hoy con la rebe­lión de octu­bre 2019 han adqui­ri­do mayor fuer­za y vigencia.

Que­ri­do Patri­cio, tu plu­ma incom­pa­ra­ble y com­pro­me­ti­da encen­dió el entu­sias­mo de muchos y que­do plas­ma­da en el himno inmor­tal del Rodri­guis­mo, con estro­fas que acom­pa­ña­ron una lucha valien­te y decidida…

“Como la som­bra de la memo­ria viva vuel­ve al com­ba­te fron­tal Manuel Rodrí­guez; alto y duro como un rayo inter­mi­na­ble en con­tra del mis­mo tirano inmemorial.

Vuel­ve encen­dien­do la gue­rra nece­sa­ria, trae en las manos el fue­go que cas­ti­ga, vie­ne y va con sus mili­cias invi­si­bles para seña­lar que un hom­bre nue­vo crecerá….

HOMENAJE DE LA MILITANCIA DEL FPMR EN EL TEATRO NACIONAL

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *