Las Comu­ni­da­des Autó­no­mas se blin­dan eli­mi­nan­do las vacu­nas COVID de las his­to­rias clí­ni­cas de las per­so­nas inoculadas

A pesar de ser una exi­gen­cia legal, la ino­cu­la­ción de las vacu­nas auto­ri­za­das por la Agen­cia Espa­ño­la del Medi­ca­men­to con­tra el lla­ma­do COVID-19 no apa­re­cen en las his­to­rias clí­ni­cas de aque­llas per­so­nas que han reci­bi­do algu­na de sus dosis, ni tam­po­co apa­re­cen en el calen­da­rio de vacu­na­ción. Cual­quier efec­to secun­da­rio pos­te­rior que­da­rá diso­cia­do de su ino­cu­la­ción, y será tra­ta­do como una pato­lo­gía aje­na al fármaco.

El artícu­lo 3 de la Ley 412002 regu­la­do­ra de la auto­no­mía del pacien­te y de dere­chos y obli­ga­cio­nes en mate­ria de infor­ma­ción y docu­men­ta­ción clí­ni­ca, ins­ti­tu­ye la his­to­ria clí­ni­ca como «todo dato, cual­quie­ra que sea su for­ma, cla­se o tipo, que per­mi­te adqui­rir o ampliar cono­ci­mien­tos sobre el esta­do físi­co y la salud de una per­so­na, o la for­ma de pre­ser­var­la, cui­dar­la, mejo­rar­la o recu­pe­rar­la.»

En dicha nor­ma, en su Capí­tu­lo V, esta­ble­ce las obli­ga­cio­nes de la admi­nis­tra­ción sani­ta­ria de regis­trar en el his­to­rial clí­ni­co de los usua­rios del ser­vi­cio de salud, «todos aque­llos datos que, bajo cri­te­rio médi­co, per­mi­tan el cono­ci­mien­to veraz y actua­li­za­do del esta­do de salud», pero curio­sa­men­te, del his­to­rial clí­ni­co de las Comu­ni­da­des Autó­no­mas ha des­apa­re­ci­do un dato rele­van­te: el de las per­so­nas que se han vacu­na­do con alguno de los fár­ma­cos auto­ri­za­dos para el coronavirus.

Tam­po­co en las bases de datos del Sis­te­ma Nacio­nal de Salud, a pesar de lo anun­cia­do por el gobierno.

Se tra­ta de una ope­ra­ción que pue­de com­pro­bar cual­quier per­so­na en pose­sión de su fir­ma o DNI elec­tró­ni­co que haya sido vacunado.

El Minis­te­rio de Sani­dad, que emi­te el lla­ma­do «Cer­ti­fi­ca­do COVID» que pre­ten­de ser un «sal­vo­con­duc­to» de acce­so a esta­dios, avio­nes u hote­les, no reco­ge sin embar­go la vacu­na­ción, como dato médi­co rele­van­te, en las bases de datos del Sis­te­ma Nacio­nal de Salud.

Lo que en modo alguno hay que con­fun­dir es ese «Cer­ti­fi­ca­do COVID», don­de apa­re­cen gene­ral­men­te las dosis sumi­nis­tra­das y datos adi­cio­na­les del lote, del his­to­rial clí­ni­co al que tie­nen acce­so los médi­cos de aten­ción pri­ma­ria, ya que son bases de datos distintas.

Pue­de com­pro­bar­se en esta web. En ella se acce­de al his­to­rial en manos del Minis­te­rio, y a su vez al de cada Comu­ni­dad Autónoma.

En pala­bras de la ley, la his­to­ria clí­ni­ca es un ins­tru­men­to des­ti­na­do fun­da­men­tal­men­te a garan­ti­zar una asis­ten­cia ade­cua­da al pacien­te. Los pro­fe­sio­na­les asis­ten­cia­les del cen­tro que rea­li­zan el diag­nós­ti­co o el tra­ta­mien­to del pacien­te tie­nen acce­so a la his­to­ria clí­ni­ca de éste como ins­tru­men­to fun­da­men­tal para su ade­cua­da asistencia.

La tras­cen­den­cia de que no exis­ta ras­tro de la vacu­na­ción COVID en las his­to­rias clí­ni­cas es de excep­cio­nal rele­van­cia, por­que de exis­tir reac­cio­nes adver­sas a la mis­ma, éstas esta­rán siem­pre com­ple­ta­men­te diso­cia­das de la ino­cu­la­ción, a no ser que exis­ta una espe­cial peri­cia del per­so­nal médi­co que atien­da a la per­so­na afectada.

Como con­se­cuen­cia de esto, son dece­nas de miles los casos de pato­lo­gías que pasan inad­ver­ti­das como un efec­to secun­da­rio, lo cual per­mi­te a la Admi­nis­tra­ción salir indem­ne en la mayo­ría de las inci­den­cias. Por­que como publi­ca­mos ante­rior­men­te, la «vacu­na­ción es una prio­ri­dad» para el Esta­do, pero pare­ce que nadie quie­re hacer­se car­go si la cosa sale mal.

Fuen­te: mpr21​.info

La entra­da Las Comu­ni­da­des Autó­no­mas se blin­dan eli­mi­nan­do las vacu­nas COVID de las his­to­rias clí­ni­cas de las per­so­nas ino­cu­la­das se publi­có pri­me­ro en La otra Anda­lu­cía.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

37 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *