Cuba. Artis­tas con­te­po­rá­neas: Mar­ta María Pérez Bra­vo y su mues­tra Firmeza

Por Israel Gon­zá­lez Limia, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de abril de 2021

foto: Serie Para con­ce­bir. 1985 – 1986. Pla­ta sobre gela­ti­na. 40 x50 cm.

Fir­me­za, mues­tra anto­ló­gi­ca de exce­len­cia, con esplen­dor den­tro de las cura­du­rías y las museo­gra­fías del arte con­tem­po­rá­neo cubano del Museo Nacio­nal de Bellas Artes. Su cura­do­ra la joven talen­to­sa Lau­ra Ara­ñó Aren­ci­bia, orga­ni­zó la mues­tra de una mane­ra impe­ca­ble, crean­do un “ambien­te” de locuaz comu­ni­ca­ción. Mues­tra a una artis­ta Mar­ta María Pérez Bra­vo, la cual usa la foto­gra­fía como tes­ti­mo­nio docu­men­tal de sus actos e ideas.

Pri­me­ra­men­te su accio­nar se diri­gió a la natu­ra­le­za, rela­cio­nan­do su obra al land art y al arte pove­ra. Pos­te­rior­men­te pro­yec­tó su inte­rés sobre el cuer­po y sus direc­tri­ces se enfa­ti­za­ron sobre el hap­pe­ning, el per­for­man­ce y el movi­mien­to Flu­xus, sin par­ti­ci­par de la acti­vi­dad de los mismos.

Influen­cia­da de los tra­ba­jos de Ana Men­die­ta y del gru­po Hexá­gono, de las bús­que­das antro­po­ló­gi­cas de Juan Fran­cis­co Elso, José Bedia y Ricar­do Rodrí­guez Brey, quie­nes por esos años inda­ga­ban en pro­pues­tas que mar­ca­rían pau­ta. Debi­do a esto toda su obra son actos no exhi­bi­dos, solo regis­tra­dos por el len­te fotográfico.

Su atre­vi­da mane­ra de dia­lo­gar con el cuer­po, nos remi­te a cier­tas aris­tas de carác­ter sado­ma­so­quis­tas, aun­que su prin­ci­pal obje­ti­vo esta dis­tan­te del sexo. La tor­tu­ra es, en su obra, un puen­te a la refle­xión basa­do en las creen­cias mís­ti­co reli­gio­sas, como prac­ti­can­te de cier­to exor­cis­mo per­so­nal a tra­vés de un mono­lo­go de lo sim­bó­li­co. Segui­do­ra tal vez del Mar­qués de Sade y del cine surrea­lis­ta de Luis Buñuel, refle­xio­na sobre el ins­tin­to bási­co del mun­do feme­nino. Hechi­ce­ra de la idea y el dolor psi­co­ló­gi­co, que con frial­dad cal­cu­la la ima­gen y sus con­se­cuen­cias. Habría que inda­gar des­de el psi­co­aná­li­sis freu­diano el alcan­ce de cada una de sus fotos y videos, para dilu­ci­dar has­ta qué pun­to dia­lo­go-eros –géne­ro y sado­ma­so­quis­mo se inter­co­nec­tan en su obra como ritua­li­dad y su rela­ción con la etno­gra­fía des­de el postmodernismo.

Obser­ven las series “Para con­ce­bir” (1985−86) y “Recuer­dos de nues­tro bebé” (1987−88). La artis­ta cons­cien­te del fuer­te impac­to visual que con­te­nían sus actos, ideó un meca­nis­mo, para amor­ti­guar la rup­tu­ra con las cos­tum­bres esta­ble­ci­das del con­su­mo de la ima­gen de una mujer como obra de arte. Uti­li­zó el retra­to como escu­do pero, no fue con­ven­cio­nal en la recrea­ción de la ima­gen de su ros­tro. Inclu­ye su cuer­po en seg­men­tos como herra­mien­ta de iden­ti­dad auto­bio­grá­fi­ca, apo­yán­do­se en lo psi­co­ló­gi­co y lo conceptual.

Serie Recuer­dos de nues­tro bebe. 1987 – 1988. Pla­ta sobre gela­ti­na. 40 x50 cm.

La des­nu­dez del cuer­po es en Occi­den­te un signo de sen­sua­li­dad, de degra­da­ción mate­ria­lis­ta, ello no es un pun­to de vis­ta uni­ver­sal­men­te com­par­ti­do. Por otra par­te, esta con­cep­ción es con­se­cuen­cia del peca­do ori­gi­nal, de la caí­da de Adán y Eva. Es una caí­da de nivel: del prin­ci­pio, a la mani­fes­ta­ción; el sim­bo­lis­mo de lo des­nu­do va en dos direc­cio­nes: la pure­za físi­ca, moral, inte­lec­tual y espi­ri­tual, y la de la vani­dad las­ci­va, pro­vo­can­te, que des­ar­ma al espí­ri­tu en bene­fi­cio de la mate­ria y de los sentidos.

En la ópti­ca tra­di­cio­nal, la des­nu­dez del cuer­po es un retorno al esta­do pri­mor­dial, a la pers­pec­ti­va cen­tral. La artis­ta (como sacer­do­ti­sa) que puri­fi­ca su cuer­po des­nu­do al aire puro; (asce­ta) que pene­tra des­nu­da para sig­ni­fi­car su des­po­jo ante la pro­xi­mi­dad de los mis­te­rios divi­nos; es la abo­li­ción de la sepa­ra­ción entre el hom­bre y el mun­do que lo rodea, en fun­ción del cual las ener­gías natu­ra­les pasan de uno a otro sin pan­ta­llas: de ahí la des­nu­dez ritual y por últi­mo, la pro­pia des­nu­dez de cier­tas brujos(as),

El des­ve­lo del cuer­po es el de la ver­dad, que en Euro­pa se dice des­nu­da, hablan­do del cono­ci­mien­to puro. Da una sig­ni­fi­ca­ción aná­lo­ga a la des­nu­dez de Cris­to en la Cruz: reve­la­ción del eso­te­ris­mo. La des­nu­dez, es poten­cia del tiem­po, des­po­ja­da del uni­ver­so des­pués de la diso­lu­ción de éste; es repre­sen­ta­ción del hecho de que ella está más allá, la des­nu­dez ritual de la prac­ti­can­te es el sím­bo­lo de la subs­tan­cia cós­mi­ca, fren­te a la cual el espí­ri­tu (la esen­cia) per­ma­ne­ce inmó­vil y sereno. Es posi­ble que de ella se tra­te en el epi­so­dio rela­ta­do en el segun­do libro de Samuel: David, dan­za des­nu­do ante el arca. Mikal, su mujer, lo sien­te como una humi­lla­ción, pero el rey res­pon­de que el pudor no es nada fren­te a las obli­ga­cio­nes reli­gio­sas que tie­ne para con su Dios.

Serie Recuer­dos de nues­tro bebe. 1987 – 1988. Pla­ta sobre gela­ti­na. 40 x50 cm.

En la tra­di­ción bíbli­ca la des­nu­dez es sím­bo­lo de un esta­do mani­fes­ta­do y no vela­do: Adán y Eva en el jar­dín del Edén. Se adver­ti­rá que la pri­me­ra pare­ja no recu­rre a la ves­ti­men­ta sino des­pués de la caí­da, lo cual pone de mani­fies­to, entre otras cosas, que las rela­cio­nes del hom­bre con Dios y con sus seme­jan­tes han per­di­do la sim­pli­ci­dad y cla­ri­dad pri­me­ras. La des­nu­dez desig­na tam­bién la pobre­za y la debi­li­dad espi­ri­tual y moral. La del hom­bre que com­pa­re­ce delan­te de Dios juez. Eze­quiel cuen­ta la his­to­ria de Israel que com­pa­ra a una mucha­cha des­nu­da, has­ta el momen­to en que Dios la eli­ge y la vis­te. El sim­bo­lis­mo a veces neta­men­te peyo­ra­ti­vo: la des­nu­dez, es la ver­güen­za. Así el pro­fe­ta Nahúm ame­na­za a Israel: Dios lo des­cu­bri­rá y mos­tra­rá su des­nu­dez a las nacio­nes, reve­lan­do públi­ca­men­te la ver­güen­za del pue­blo ele­gi­do, pero idólatra.

Hay una dis­tan­cia que sepa­ra esta apre­cia­ción del jui­cio favo­ra­ble que mere­ce la des­nu­dez para el hele­nis­mo, cuyo ideal depor­ti­vo y artís­ti­co impli­ca el des­cu­bri­mien­to del cuer­po. Los gnós­ti­cos se sepa­ran de los escri­to­res bíbli­cos, y ven la des­nu­dez como un sím­bo­lo del ideal a alcan­zar. Es el caso de una des­nu­dez del alma que recha­za el cuer­po, su ves­ti­du­ra y su pri­sión, para hallar de nue­vo su esta­do pri­mi­ti­vo y ascen­der a sus orí­ge­nes divinos.

Serie Para con­ce­bir. 1985 – 1986. Pla­ta sobre gela­ti­na. 40 x50 cm.

La con­cep­tua­li­za­ción de la ima­gen, su sín­te­sis de las ideas, el uso del blan­co y negro, la mane­ra de com­po­ner la ima­gen y de sim­bo­li­zar los con­te­ni­dos que le intere­sa abor­dar, abren un camino de estra­te­gia que sen­tó las bases para gene­ra­cio­nes pos­te­rio­res. A par­tir de aquí, estas tuvie­ron un espa­cio don­de poder dis­cur­sar den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes, con temá­ti­cas de fuer­te con­te­ni­do res­pec­to al géne­ro, raza, esta­tus e ideo­lo­gía. Sien­do el caso de artis­tas como Cire­nai­ca Morei­ra, René Peña, Eduar­do Her­nán­dez San­tos, Yuri Obre­gón, por citar algu­nos. Hoy son muchos los crea­do­res que gra­cias a ella, a lo lar­go de todo el país y des­de los 90, pue­den de una mane­ra más tole­ra­da mos­trar sus obras.

Los videos que expo­ne dan fe de la nece­si­dad de expre­sar su arte e ideas en movi­mien­to. Los regis­tros foto­grá­fi­cos de sus obras han teni­do gran acep­ta­ción y una amplia divul­ga­ción nacio­nal e inter­na­cio­nal. Ya es una figu­ra con­sa­gra­da para los ojos de muchos y sus admi­ra­do­res la ven hoy, des­de el Museo Nacio­nal de Bellas Artes de la Habana.

*Artis­ta Mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, Cura­dor y Crí­ti­co de Arte. Por 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *