Méxi­co. Che­rán K’eri, el pue­blo que corrió a los Par­ti­dos Polí­ti­cos y el narco

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de mar­zo de 2021

Tex­to y foto­gra­fías: Mario Marlo

Con jue­gos tra­di­cio­na­les, expo­si­ción foto­grá­fi­ca, pre­sen­ta­cio­nes de libros, foros y cere­mo­nias ances­tra­les, este 15 de abril la comu­ni­dad de Che­rán K’eri cele­bra­rá su octa­vo ani­ver­sa­rio del ini­cio de la defen­sa de sus bosques.

Che­rán, es una comu­ni­dad indí­ge­na puré­pe­cha de más de 19 mil habi­tan­tes que se ubi­ca en el esta­do de Michoa­cán, Méxi­co. En el año 2000, el cri­men orga­ni­za­do comen­zó a infil­trar­se en la comu­ni­dad, prin­ci­pal­men­te en el nego­cio ile­gal de la tala de bos­ques, ase­si­nan­do y des­apa­re­cien­do a todo aquel que inten­ta­ra defenderlos.

Se esti­ma que del año 2000 al 2011, más de 20 mil hec­tá­reas de bos­que fue­ron devas­ta­das por los tala­mon­tes, afec­tan­do a la fau­na y a la vida comu­ni­ta­ria de Che­rán. Habi­tan­tes de la comu­ni­dad cuen­tan que la gen­te vivía ate­rro­ri­za­da, enclaus­tra­da en sus casas, dejan­do a Che­rán como un pue­blo fantasma.

Har­tos de que las auto­ri­da­des muni­ci­pa­les y esta­ta­les no actua­ran ante la inse­gu­ri­dad, y que los par­ti­dos polí­ti­cos “solo divi­die­ran a la comu­ni­dad”, un gru­po de muje­res deci­dió poner un alto.

El 15 de abril de 2011, can­sa­das de ver como los tala­mon­tes (pro­te­gi­dos por La Fami­lia Michoa­ca­na) des­truían sus bos­ques, ini­cia­ron la lucha por defen­der su territorio.

“Cuan­do noso­tras fui­mos esta­ba toda­vía oscu­ri­to la maña­na, eran como las 6:30 de la maña­na. Esta­ban dan­do las cam­pa­na­das por­que iban a dar misa (…) Éra­mos cin­co muje­res nomás de aquí de este barrio, puras seño­ras; habían unos cuan­tos seño­res pero en su mayo­ría pura mujer (…) Corre­tea­mos los carros a puras pedra­das, una seño­ra has­ta se tro­pe­zó y se ras­pó toda la rodi­lla por­que el carro le dio de rever­sa…”, cuen­ta una de las muje­res que par­ti­ci­po en el levantamiento.

La igle­sia del Cal­va­rio, en el ter­cer barrio de Che­rán, fue el lugar don­de las muje­res impi­die­ron el paso a los camio­nes car­ga­dos con made­ra tala­da ile­gal­men­te, incen­dián­do­los y dete­nien­do a cin­co de los tala­do­res ilegales.

Des­de esa noche, el pue­blo ins­ta­ló más de 190 foga­tas y cua­tro barri­ca­das, colo­ca­das en cada una de las entra­das al pue­blo, para con­tro­lar el ingre­so a la comunidad.

“En cuan­to toca­ban las cam­pa­na­das la gen­te toma­ba sus mache­tes o palos, lo que pudie­ran, y salían corrien­do a apo­yar a las foga­tas”, recuer­da una de las muje­res que par­ti­ci­pó en el movimiento.

“Una de mis nue­ras un día me dice: ‘mira qué­da­te tú, qué­da­te con mis niños, por­que si nos toca a noso­tros tú los cui­das, noso­tros no pode­mos echar un paso atrás, y si nos toca morir siquie­ra tú te vas a que­dar con los niños’, y así ellos se salían a las foga­tas y yo cui­da­ba a los niños”.

Las foga­tas fue­ron cla­ve en el movi­mien­to de Che­rán, fue el lugar don­de la comu­ni­dad comen­zó a orga­ni­zar­se y a tomar deci­sio­nes, que lue­go eran lle­va­das a la Asam­blea Comu­ni­ta­ria, don­de se dis­cu­tía y se toma­ban acuer­dos comunitarios.

Fue en las foga­tas don­de sur­gió la Ron­da Comu­ni­ta­ria inte­gra­da por pobla­do­res, quie­nes tenían la res­pon­sa­bi­li­dad de brin­dar segu­ri­dad al pue­blo. Tam­bién fue el lugar don­de se deci­die­ra su nue­va for­ma de gobierno: el Con­ce­jo Mayor de Gobierno de Che­rán K’eri.

Tras casi un año de lucha social y polí­ti­ca, Che­rán logró que el 5 de febre­ro de 2012 el Con­gre­so Michoa­cano reco­no­cie­ra que la comu­ni­dad podía ele­gir a sus auto­ri­da­des por usos y cos­tum­bres, logran­do ins­ta­lar su pri­mer Con­ce­jo Mayor de Gobierno.

Che­rán K´eri, muni­ci­pio con más de 19 mil habi­tan­tes, es una de las más gran­des comu­ni­da­des puré­pe­chas; este pró­xi­mo 15 de abril de 2019, cum­pli­rá ocho años de auto­go­bierno, con la cla­ri­dad de saber que aun que­dan muchos retos que ven­cer. Con orgu­llo fes­te­jan y se reco­no­cen como un pue­blo que corrió de su terri­to­rio al cri­men orga­ni­za­do, a la poli­cía esta­tal y a los par­ti­dos políticos.

FUENTE: Zona­Docs

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.