Cata­lun­ya. Elec­cio­nes: El inde­pen­den­tis­mo hace una muy bue­na elec­ción aun­que los socia­lis­tas suman más votos /​Exce­len­te resul­ta­do el de la CUP /​La ultra­de­re­cha tam­bién logró gran avance

El Par­tit dels Socia­lis­tes y Esque­rra Repu­bli­ca­na se dispu­tan la vic­to­ria en las elec­cio­nes cata­la­nas de este domin­go según los pri­me­ros son­deos publi­ca­dos tras el cie­rre de las urnas. La encues­ta de Gad3 para Tele­vi­sión Espa­ño­la y TV3 da como ven­ce­dor a ERC en núme­ro de esca­ños (36−38) y el PSC se que­da­ría con 34 o 36, aun­que los socia­lis­tas gana­rían en núme­ro de votos. Junts per Cata­lun­ya se que­da­ría con entre 30 y 33 repre­sen­tan­tes. Los inde­pen­den­den­tis­tas suma­rían mayo­ría abso­lu­ta, situa­da en los 68 esca­ños, lo que les per­mi­ti­ría man­te­ner­se en el Gobierno si lle­gan a un acuerdo.

El inde­pen­den­tis­mo con­fir­ma y amplía su mayo­ría en el Par­la­ment en unas elec­cio­nes mar­ca­das por la pan­de­mia y la bají­si­ma par­ti­ci­pa­ción con­si­guien­te. Suma­rá más dipu­tados que en 2017 y supera por vez pri­me­ra el 50% del voto. El PSC rele­va a Cs en el cam­po unio­nis­ta, pero para nada.

Junqueras y Aragonès, president salvo giros inesperados. (Albert ESTEVEZ | POOL AFP)
Jun­que­ras y Ara­go­nès, pre­si­dent sal­vo giros ines­pe­ra­dos. (Albert ESTEVEZ | POOL AFP)

Pasó antes del «pro­cés», duran­te y tam­bién des­pués; ha ocu­rri­do con alta par­ti­ci­pa­ción y tam­bién en una jor­na­da de des­plo­me por la pan­de­mia. El inde­pen­den­tis­mo man­tie­ne su lide­raz­go cla­ro en Cata­lun­ya sin que la apues­ta espa­ño­la, foca­li­za­da este vez en el PSC y más «blan­da», le haga mella. Es más, lo amplía con nue­vos obje­ti­vos cumplidos.

En la rec­ta final del escru­ti­nio se ha con­fir­ma­do la supera­ción del 50% del voto emi­ti­do entre las cua­tro lis­tas inde­pen­den­tis­tas prin­ci­pa­les: ERC, JxCat, CUP y PDe­Cat alcan­zan casi el 51%, que se supera con otras can­di­da­tu­ras menores.

En cuan­to a elec­tos, suma­rá cua­tro esca­ños más esca­ños que en 2019, sobre todo gra­cias al avan­ce de la CUP, que más que dobla su repre­sen­ta­ción actual(de 4 a 9).

A fal­ta de medio pun­to para el 100%, los y las dipu­tadas inde­pen­den­tis­tas suman 74 fren­te a 53 esca­ños neta­men­te unio­nis­tas, con los 8 esca­ños de los comu­nes como bisa­gra. Has­ta aho­ra, la mayor repre­sen­ta­ción inde­pen­den­tis­ta había sido la de 2015 con la coa­li­ción Junts pel Sí, que fue la que lan­zó el refe­rén­dum del 1 – 0, y la CUP, que tota­li­za­ron 72 (aho­ra son dos más y la mayo­ría abso­lu­ta está en 68).

A fal­ta del últi­mo pun­to del recuen­to (casi 99%), el PSC suma 33 dipu­tados al igual que ERC, por 32 de JxCat, Vox 11, CUP 9, En Comú Podem 9, Cs 6 y PP 3. Aun­que el más vota­do es el pri­me­ro e Illa anun­cie que se pos­tu­la­rá, no se le atis­ban opcio­nes reales de lle­gar a la pre­si­den­cia de la Generalitat.

La dis­tan­cia entre los dos blo­ques no varía lo sufi­cien­te como para pro­vo­car un giro radi­cal de guión, pero con­fir­ma que cada elec­ción da un impul­so nue­vo al inde­pen­den­tis­mo, sea cual sea el con­tex­to y sin olvi­dar la fal­ta de acuer­do estra­té­gi­co que supo­ne un las­tre en este momen­to para el soberanismo.

Tam­bién la rela­ción inter­na en ambos cam­pos se modi­fi­ca y pue­de tener sus efec­tos. JxCat ganó por sor­pre­sa en el cam­po inde­pen­den­tis­ta en 2017 con la trac­ción emo­cio­nal del exi­lio de Car­les Puig­de­mont y aho­ra aca­ba por delan­te la ERC del aquel año vice­pre­si­dent y hoy pre­so polí­ti­co Oriol Jun­que­ras. Pere Ara­go­nès será pre­si­dent, aho­ra elec­to y antes even­tual por la inha­bi­li­ta­ción de Quim Torra, sal­vo acon­te­ci­mien­tos nue­vos en el pro­ce­so post­elec­to­ral. La lla­ve final vuel­ve a tener­la la CUP con su refor­za­do gru­po; le bas­ta­ría abs­te­ner­se, como en 2017 con Torra tras una com­ple­ja y ten­sa suce­sión de candidaturas.

Las dos sen­si­bi­li­da­des mayo­ri­ta­rias del inde­pen­den­tis­mo de este últi­mo lus­tro van, en cual­quier caso, codo con codo. Si JxCat tuvo hace cua­tro años solo dos esca­ños más, aho­ra tie­ne ape­nas uno menos. No hay más que 35.000 votos de dife­ren­cia entre ambas opcio­nes. Mien­tras, la CUP ha repun­ta­do con fuer­za alcan­zan­do casi 200.000 apoyos.

Ape­nas 35.000 votos de dife­ren­cia hay entre ERC y JxCat, lo que com­pli­ca la nego­cia­ción post­elec­to­ral ya ten­sa­da por la dis­cre­pan­cia estratégica

En el blo­que unio­nis­ta gana más Vox que el PSC

En el blo­que unio­nis­ta la implo­sión de Ciu­da­da­nos, que enton­ces aglu­ti­nó voto de todo tipo, tie­ne un doble efec­to para­dó­ji­co: devuel­ve el domi­nio al PSC pero deja tam­bién en el Par­la­ment la corro­si­va entra­da de Vox.

El resul­ta­do ten­drá reper­cu­sión a nivel esta­tal por el sor­pa­so ‑mejor dicho, zar­pa­zo en toda regla– de Vox al PP. Pone en entre­di­cho la posi­ción del par­ti­do has­ta aho­ra mayo­ri­ta­rio en la dere­cha y qui­zás com­pro­me­ta el lide­raz­go de Pablo Casa­do. Por enci­ma de ello, que Vox haya ama­sa­do más de 220.000 votos en Cata­lun­ya es un fac­tor de aná­li­sis inquietante.

El PSOE no pue­de estar satis­fe­cho con el rédi­to obte­ni­do si se recuer­da que había juga­do muy duro sacri­fi­can­do a un minis­tro de Sani­dad en ple­na pan­de­mia para inten­tar lami­nar el voto inde­pen­den­tis­ta con un dis­cur­so de diá­lo­go y puen­tes ten­di­dos. Sal­va­dor Illa no solo no lo ha con­se­gui­do, sino que tam­po­co ha alcan­za­do el por­cen­ta­je que ama­só la ante­rior gran apues­ta espa­ño­la con Inés Arri­ma­das: Cs tuvo el 25% de voto e Illa se ha que­da­do en el 23%.

Illa no ha con­se­gui­do lami­nar el voto inde­pen­den­tis­ta ni alcan­za­do el por­cen­ta­je que aglu­ti­nó Arri­ma­das hace tres años

PDe­Cat, la frac­ción de la anti­gua CiU que ha con­ta­do con el apo­yo del PNV en cam­pa­ña, no ha lle­ga­do al Par­la­ment, aun­que apor­ta un 2,6% del sufra­gio al his­tó­ri­co 50% independentista.

En Comú Podem ha man­te­ni­do su repre­sen­ta­ción en el Par­la­ment pero no ten­drá rele­van­cia en prin­ci­pio. En un esce­na­rio de tan­ta abs­ten­ción (del 21% al 46%) ha per­di­do casi la mitad del voto. Aun­que en reali­dad solo al PSC le ha vota­do este domin­go, en unos cole­gios elec­to­ra­les que más pare­cían uni­da­des sani­ta­rias, más gen­te que en diciem­bre de 2017.

Borràs empla­za ERC y la CUP a avan­zar jun­tos hacia la independencia

Por Mar­ta Lasalas

Borràs Puigdemont sanche turull noche electoral Junts / Jordi Play

Una vez se han con­fir­ma­do los resul­ta­dos elec­to­ra­les que deja la can­di­da­tu­ra de Lau­ra Borràs en ter­ce­ra posi­ción, la res­pues­ta de Junts ha sido poner el acen­to en la vic­to­ria «his­tó­ri­ca» del inde­pen­den­tis­mo y la derro­ta del 155. Tan­to el pre­si­den­te del par­ti­do, Car­les Puig­de­mont, como la pre­si­den­cia­ble han empla­za­do a ERC y la CUP a tra­ba­jar jun­tos para que esta mayo­ría per­mi­ta avan­zar hacia la repú­bli­ca catalana.

Antes de com­pa­re­cer, Borràs ha feli­ci­ta­do tele­fó­ni­ca­men­te a Pere Ara­go­nès y Dolors Saba­ter y les ha empla­za­do a tra­ba­jar uni­dos. «La ciu­da­da­nía es tozu­da y nos lan­za un men­sa­je de uni­dad. Escu­che­mos de una vez a la ciu­da­da­nía y sea­mos capa­ces de avan­zar jun­tos», ha reclamado.

JxCat ha limi­ta­do su res­pues­ta a este lla­ma­mien­to. No ha ana­li­za­do el resul­ta­do obte­ni­do por la can­di­da­tu­ra, a pesar de lamen­tar la divi­sión del inde­pen­den­tis­mo y la pér­di­da de votos que han com­por­ta­do lis­tas que no han obte­ni­do repre­sen­ta­ción. Con Borràs ha com­pa­re­ci­do en la pri­me­ra plan­ta del hotel Bar­ce­ló Sants, el comi­té polí­ti­co de la cam­pa­ña, el secre­ta­rio gene­ral, Jor­di Sàn­chez, y los vice­pre­si­den­tes del par­ti­do, Jor­di Turull, Elsa Arta­di y Josep Rius. Puig­de­mont ha inter­ve­ni­do por video­con­fe­ren­cia des­de Waterloo.

Puig­de­mont ha sub­ra­ya­do que «el inde­pen­den­tis­mo ha gana­do otra vez las elec­cio­nes» y ha con­se­gui­do ven­cer de nue­vo a «las fuer­zas del 155, que con­ti­núa sin capa­ci­dad de tener un gobierno en Catalunya.»

Supe­rar el 50% de votos

Ha recor­da­do que en el 2017 el inde­pen­den­tis­mo ya con­si­guió, con­tra pro­nós­ti­co, alcan­zar la vic­to­ria, pero ha aña­di­do que esta noche la situa­ción es toda­vía mejor por­que se ha supe­ra­do el 50% de los votos y hay más esca­ños inde­pen­den­tis­tas que en toda la historia.

El líder de Junts ha repro­cha­do que el inde­pen­den­tis­mo ha ido a las elec­cio­nes divi­di­do y «se ha per­di­do miles de votos en opcio­nes que no han teni­do repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria» pero no obs­tan­te, ha ase­gu­ra­do que el men­sa­je de la gen­te es per­sis­ten­te. «Sólo el inde­pen­den­tis­mo pue­de cons­ti­tuir una alter­na­ti­va de gobierno y esta­rá en con­di­cio­nes de dar la res­pues­ta que recla­ma la ciu­da­da­nía a par­tir la lec­tu­ra polí­ti­ca«.

«Tene­mos el deber de inten­tar tra­du­cir este men­sa­je de una for­ma explí­ci­ta por­que aho­ra tene­mos la fuer­za para hacer­lo. Para noso­tros este obje­ti­vo de demos­trar al mun­do que el inde­pen­den­tis­mo se ha sobre­pues­to a esta durí­si­ma repre­sión de tres años incre­men­tan­do su poten­cia es nues­tro deber», ha advertido.

Puig­de­mont ha empla­za­do a demos­trar a Madrid y a Euro­pa que «a pesar de todos los esfuer­zos de toda la cam­pa­ña del Esta­do espa­ñol por pre­sen­tar el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta como pres­cin­di­ble, es impo­si­ble hacer polí­ti­ca sin hablar de inde­pen­den­cia, que no pase por los gru­pos inde­pen­den­tis­tas, que no pase por un Par­la­ment que tie­ne una voz auto­ri­za­da por las urnas para hablar de inde­pen­den­cia y repú­bli­ca cata­la­na». «Lo hare­mos. Este será nues­tro deber», ha ase­gu­ra­do Puigdemont.

«Tie­ne que tener con­se­cuen­cias políticas»

Como el líder del par­ti­do, Borràs ha sub­ra­ya­do que esta noche se ha pro­du­ci­do una vic­to­ria del inde­pen­den­tis­mo, a pesar de las «peleas inter­nas y repre­sión», y se ha supe­ra­do el 50% de los votos. «Y hemos dicho que tie­ne que tener con­se­cuen­cias polí­ti­cas», ha recordado.

Borràs ha con­tras­ta­do el hecho de que el inde­pen­den­tis­mo ha gana­do en esca­ños y votos, con la pér­di­da de fuer­za del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo. «Es una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca para el inde­pen­den­tis­mo. Tene­mos que ges­tio­nar esta heroi­ci­dad que ha hecho el pue­blo de Cata­lun­ya», ha asegurado.

Con todo ha admi­ti­do que la vic­to­ria del PSC ha apor­ta­do la «lec­ción más amar­ga»: «la des­unión del inde­pen­den­tis­mo vuel­ve a per­mi­tir que un par­ti­do del 155 pase delante».

La con­clu­sión para Borràs, es que el inde­pen­den­tis­mo no pasa pági­na, y estos resul­ta­dos per­mi­ten avan­zar deci­di­da­men­te hacia la inde­pen­den­cia, por­que «Cata­lun­ya ha demos­tra­do es más inde­pen­den­tis­ta que nun­ca y por lo tan­to tene­mos que ir más lejos que nun­ca». «Hay que per­se­ve­rar», ha remachado.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *