Pue­blos Ori­gi­na­rios. Movi­mien­to de Muje­res Indí­ge­nas por el Buen vivir denun­cia entre­ga de agua a lati­fun­dis­tas terricidas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de enero de 2021.

Des­de los dife­ren­tes terri­to­rios plu­ri­na­cio­na­les que con­for­ma­mos el Movi­mien­to de Muje­res Indí­ge­nas por el Buen vivir con­ti­nua­mos sos­te­nien­do nues­tros #Come­do­res­Plu­ri­na­cio­na­les con todo nues­tro cora­zón, nues­tra fuer­za ances­tral y con­tra toda vio­len­cia.
Por­que exis­ti­mos, resis­ti­mos a vio­len­cias que pare­cen de anta­ño pero al día de hoy segui­mos pade­cien­do.
El Esta­do con­ti­núa per­pe­tuan­do el geno­ci­dio no tan silen­cio­so de nues­tros pue­blos, negán­do­nos en muchos de los terri­to­rios algo tan esen­cial como el agua.
A noso­tras que somos sus guar­dia­nas. El agua, que nos acom­pa­ña y está pre­sen­te para sem­brar, para coci­nar, para cere­mo­niar.
«Sin agua no pode­mos hacer nada» nos dice nues­tra her­ma­na Delia des­de Qui­ti­li­pi Cha­co, terri­to­rio Qom.
¿Cómo pue­de ser que los gobier­nos de las pro­vin­cias sobre­to­do el nor­te no hayan inver­ti­do en obras nece­sa­rias para que nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas no mue­ran por des­hi­dra­ta­ción?
Los pozos que hay se con­ta­mi­nan, las cani­llas en muchos luga­res son comu­ni­ta­rias y tie­nen agua una hora por día, tenien­do que cami­nar kiló­me­tros de madru­ga­da para con­se­guir un bal­de de agua. Dicha acti­vi­dad recae sobre el cuer­po de nues­tras her­ma­nas.
En ple­na pan­de­mia, con­tex­to en el cual todes debe­mos pro­fun­di­zar la higie­ne y el cui­da­do de nues­tros cuer­pos-terri­to­rio nos pri­van del acce­so al agua. Recru­de­cen la ham­bru­na y la ame­na­za de muer­te cami­na por todos los terri­to­rios indí­ge­nas. No sola­men­te por la pre­sen­cia del covid-19 sino tam­bién por el ham­bre y todas las enfer­me­da­des que gene­ra la mal nutri­ción.
El Esta­do racis­ta per­mi­te que muchos lati­fun­dis­tas sí ten­gan agua para sus estan­cias y mono­cul­ti­vos, por ende el agua lle­ga, la pre­gun­ta enton­ces es: ¿para quié­nes sí hay recur­sos?
Son cóm­pli­ces y eje­cu­tan­tes de lo que deno­mi­na­mos: #vio­len­cia­te­rri­ci­da.
Nos quie­ren clan­des­ti­nas, nos quie­ren des­nu­tri­das y des­hi­dra­ta­das, sobre­to­do a nues­tres niñes, jóve­nes y ancia­nes. Su inten­ción es per­pe­tuar nues­tra des­apa­ri­ción para eli­mi­nar el retorno hacia la matriz amo­ro­sa con la tie­rra y entre todes les seres que la habi­ta­mos.
Esta­mos en emer­gen­cia por malnu­tri­ción y des­hi­dra­ta­ción.
Que­re­mos pedir­les que nos acom­pa­ñen en nues­tro gri­to: ¡bas­ta de vio­len­cia terri­ci­da!
Bas­ta de negar­nos el agua y de entre­gar­la a mega empre­sas y lati­fun­dis­tas terri­ci­das. Bas­ta de desidia y de vio­len­cia hacia nues­tros cuer­pos terri­to­rios.
Des­de que comen­za­mos a ges­tar el fun­cio­na­mien­to de los come­do­res ape­la­mos a sus cora­zo­nes soli­da­rios para reci­bir apor­tes y poder entre­gar ali­men­tos a nues­tras comu­ni­da­des. Los come­do­res son mucho más que un pla­to de comi­da, son un lugar de encuen­tro y for­ta­le­ci­mien­to espi­ri­tual, es poder reír y con­tar­nos algo, jugar y abra­zar­nos. Que­re­mos recu­pe­rar los sabo­res ances­tra­les, poder brin­dar ali­men­ta­ción de cali­dad, nutrir aque­llas fami­lias con cua­dros de des­nu­tri­ción.
Duran­te el mes de mar­zo y abril del 2020 pedi­mos a un área de emer­gen­cia del Esta­do que reco­noz­can 30 come­do­res para poder brin­dar allí res­pal­do para her­ma­nas que están dis­pues­tas a tra­ba­jar de sol a sol para sus comu­ni­da­des, pero aún segui­mos espe­ran­do que la buro­cra­cia se dig­ne a des­tra­bar el tra­ba­jo que les corres­pon­de rea­li­zar. Lue­go con­se­gui­mos envíos de comi­da seca para sólo 5 de los 10 come­do­res que sos­tie­nen las her­ma­nas, pero a cam­bio nos piden com­ple­tar pla­ni­llas con datos cuan­do las her­ma­nas no tie­nen don­de impri­mir y dón­de en muchos casos no saben escri­bir.
Nos demues­tran así la inope­ran­cia del Esta­do, no saben cómo tra­ba­jar con noso­tras, los están­da­res y pro­to­co­los de acción siguen sien­do bajo una ópti­ca total­men­te racis­ta y cla­sis­ta.
No baja­re­mos los bra­zos por­que como flo­res nati­vas, no sabe­mos lo que es clau­di­car. A fuer­za soli­da­ria segui­re­mos ade­lan­te, les invi­ta­mos a cami­nar con noso­tras.
Jalla­lla! Mari­ci weu! Mba­rae­te!
Jala­na incha­la! An’añagat!
Kalitse wa!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *