Cuba. Fidel hace 60 años: La Revo­lu­ción resol­vió, para siem­pre, el dile­ma del maestro

Por: Fidel Cas­tro Ruz, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de enero de 2021.

El 23 de enero de 1961, el tea­tro de la CTC se lle­nó de la ale­gría de quie­nes repre­sen­ta­ban a los jóve­nes del Segun­do Con­tingente de Maes­tros Volun­ta­rios que habían ter­mi­na­do el cur­so pre­pa­ra­to­rio en la Sie­rra Maes­tra. El acto se ini­ció con him­nos can­ta­dos por el coro del Ejér­ci­to Rebel­de y poe­mas reci­ta­dos por Nico­lás Gui­llén. Sim­bó­li­ca­men­te, cua­tro maes­tros volun­ta­rios selec­cio­na­dos de los cam­pamentos Rubén Bra­vo, Alfre­do López, Pe­pito Tey y Rena­to Gui­tart, reci­bie­ron sus di­plomas de manos de Fidel y de Arman­do Hart —enton­ces minis­tro de Edu­ca­ción — , en re­presentación de los 1 100 maes­tros que aca­ba­ban de gra­duar­se. Todos esta­ban expec­tan­tes en espe­ra de la lle­ga­da del Coman­dan­te en Jefe y su dis­cur­so.

***

Como resul­ta­do de aquel lla­ma­mien­to que se hizo un día para resol­ver un pro­ble­ma que pare­cía difí­cil, lle­var los maes­tros a las mon­ta­ñas, es esta la segun­da vez que se gra­dúa una legión de maestros.

Sur­gió de la nece­si­dad esta solu­ción; no había maes­tros para las mon­ta­ñas, y no era fácil resol­ver el pro­ble­ma. La vida de las mon­ta­ñas es dura, no es fácil adap­tar­se a la vida de las mon­ta­ñas, para quie­nes no han vivi­do nun­ca en las montañas.

La cla­ve del pro­ble­ma es esta: para las mon­ta­ñas no había maes­tros, o había maes­tros que no esta­ban adap­ta­dos a las mon­ta­ñas. Ocu­rría muchas veces que se desig­na­ban maes­tros para las mon­ta­ñas, y lle­ga­ban los miér­co­les y se mar­cha­ban los vier­nes. Esa era una reali­dad que no debe ocul­tar­se: la repú­bli­ca no pre­pa­ró maes­tros para ense­ñar en el cam­po; los maes­tros eran esco­gi­dos, fun­da­men­tal­men­te, en las ciu­da­des, cuan­do un ver­da­de­ro pro­gra­ma de for­ma­ción de maes­tros debió pro­cu­rar esco­ger tam­bién maes­tros en los campos.

Nues­tras escue­las de for­ma­ción de maes­tros esta­ban en las ciu­da­des, podían estu­diar jóve­nes pro­ce­den­tes de las ciu­da­des y, sin embar­go, una par­te gran­de, casi el 50% de nues­tra pobla­ción, es cam­pe­si­na. Las con­se­cuen­cias eran lógi­cas: en la ciu­dad se podía apren­der a leer y a escri­bir; en la ciu­dad, por lo gene­ral, no fal­ta­ba una escue­la o un maes­tro. Más toda­vía: en la ciu­dad de La Haba­na, por ejem­plo, sobra­ban maes­tros. Y des­pués de la rees­truc­tu­ra­ción que se hizo en el Minis­te­rio de Edu­ca­ción, se demos­tró que había en la capi­tal 1 000 maes­tros más de los que se nece­si­ta­ban y, en cam­bio, en los cam­pos fal­ta­ban 10 000 maes­tros. Era un esta­do ver­da­de­ra­men­te irre­gu­lar; la repú­bli­ca no podía des­en­ten­der­se de nin­gu­na for­ma, es decir, la Revo­lu­ción no podía des­en­ten­der­se de esa gra­ve irre­gu­la­ri­dad, la Revo­lu­ción no podía dejar en el olvi­do a esos niños —más de medio millón— que no tenían maestros.

Pero el cam­po no es sola­men­te la región lla­na del país. Es más fácil lle­gar al llano que a las mon­ta­ñas; las comu­ni­ca­cio­nes en las mon­ta­ñas son más difí­ci­les. Pue­de hacer­se un camino en las mon­ta­ñas que, sin embar­go, no les es de uti­li­dad para veci­nos que están a dos kiló­me­tros del camino, por­que entre ellos y el camino se inter­po­nen ele­va­das mon­ta­ñas; y mien­tras en el llano un camino pue­de bene­fi­ciar a todas las fami­lias que viven has­ta 10 y 12 kiló­me­tros de la vía, en las mon­ta­ñas es muy dis­tin­to y, ade­más, la vida en las mon­ta­ñas es dura.

La repú­bli­ca no tenía maes­tros para las mon­ta­ñas; los maes­tros de nues­tro país no reci­bie­ron una edu­ca­ción apta para ense­ñar en las mon­ta­ñas. Noso­tros no que­re­mos hablar en detri­men­to de los maes­tros. Hay maes­tros muy bue­nos, aun­que haya maes­tros muy medio­cres, tam­bién; hay inclu­so maes­tros con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, y eso es ver­da­de­ra­men­te triste.

¿Por qué hay algu­nos maes­tros con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios? Pri­me­ro: por­que había per­so­nas de posi­ción aco­mo­da­da que esco­gían para sus hijas la pro­fe­sión de maes­tras. Segun­do: por­que había 10 000 maes­tros sin empleo en nues­tro país, y adqui­rir un aula se había con­ver­ti­do en una tarea muy difí­cil; adqui­rir un aula era algo que muchas veces solo podía lograr­se median­te influen­cias polí­ti­cas, median­te ami­gos en el minis­te­rio o en el gobierno. De esa for­ma, muchas veces el maes­tro tenía que pros­ti­tuir­se antes de empe­zar a ser maes­tro. Ter­ce­ro: por­que en el ambien­te asfi­xian­te y moral­men­te corrom­pi­do en que vivía nues­tro país, era difí­cil que flo­re­cie­ran las vir­tu­des del maes­tro. Cuar­to: por­que a los maes­tros no se les hacía pasar por ver­da­de­ras prue­bas de voca­ción y de amor a la enseñanza.

Noso­tros no pode­mos por eso con­cep­tuar mal a la gran masa de maes­tros de nues­tro país; más bien, enten­de­mos que debe­mos tra­ba­jar muy duro entre la gran masa de maes­tros del país, ya que noso­tros cree­mos que como obre­ros inte­lec­tua­les que son los maes­tros, como sec­tor, al fin y al cabo, modes­to de nues­tro país, que son los maes­tros, aun­que por excep­ción haya tam­bién maes­tros pro­ce­den­tes de fami­lias aco­mo­da­das, por­que la Revo­lu­ción ha ayu­da­do al maes­tro, por­que la Revo­lu­ción ha emplea­do a 10 000 maes­tros; aun­que haya redu­ci­do el núme­ro de ins­pec­to­res, aun­que haya pues­to fin a todas las pre­ben­das en el Minis­te­rio de Edu­ca­ción, aun­que haya hecho tra­ba­jar al maes­tro, la Revo­lu­ción resol­vió, para siem­pre, el terri­ble dile­ma del maes­tro, y lo libe­ró de la amar­ga nece­si­dad de tener que men­di­gar un aula, de la terri­ble nece­si­dad de tener que pros­ti­tuir­se para ser maes­tro; la Revo­lu­ción ha ele­va­do las con­di­cio­nes mora­les de la ense­ñan­za y ha ele­va­do tam­bién las con­di­cio­nes mate­ria­les de los maes­tros; y la Revo­lu­ción, sobre todo, ha pro­me­ti­do a todos esos maes­tros que les rein­te­gra­rá con cre­ces el sacri­fi­cio que hacen hoy, cuan­do en las nue­vas aulas crea­das por la Revo­lu­ción acep­ta­ron reci­bir un módi­co suel­do, que pau­la­ti­na­men­te irá aumen­tan­do todos los años, has­ta lle­gar, en sie­te años, a la can­ti­dad de 200 pesos mensuales.

La Revo­lu­ción ha hecho por el maes­tro lo que no se había hecho en 58 años de repú­bli­ca. Y los maes­tros res­pon­die­ron, por­que aquí, en este mis­mo tea­tro de la CTC, la masa de maes­tros, esa masa sobre la que la Revo­lu­ción debe tra­ba­jar, por­que es una masa bue­na, acep­tó uná­ni­me­men­te y con entu­sias­mo aquel sacri­fi­cio en bien de la edu­ca­ción, por­que en aque­llos momen­tos se con­ta­ba con recur­sos para crear 5 000 aulas y, sin embar­go, hacían fal­ta 10 000. Y los maes­tros acep­ta­ron crear las 10 000 aulas con el mis­mo pre­su­pues­to que había para 5 000.

Pero ya el maes­tro no tie­ne que bus­car influen­cias polí­ti­cas; ya el maes­tro no nece­si­ta padrino; ya no hay dis­cri­mi­na­ción ni pri­vi­le­gios en el tra­ba­jo del maes­tro. Y la Revo­lu­ción no solo dio empleo a aque­llos 10 000 maes­tros, sino que la Revo­lu­ción, a la vez que resol­vía este pro­ble­ma, un pro­ble­ma que se agra­va­ba de año en año, por­que de año en año eran más maes­tros sin empleo, de año en año aumen­ta­ba el núme­ro de los que se gra­dua­ban y no tenían tra­ba­jo, a la vez que resol­vió ese pro­ble­ma, ha crea­do 2 500 maes­tros más para ense­ñar en las mon­ta­ñas, es decir, ha crea­do, ha pre­pa­ra­do 2 500 maes­tros más.

Pero no debe­mos limi­tar­nos a esto. Hay que hacer un tra­ba­jo revo­lu­cio­na­rio entre los maes­tros, hay que ele­var el nivel revo­lu­cio­na­rio entre los maes­tros, hay que capa­ci­tar a los maes­tros. Y vamos a comen­zar por los ins­pec­to­res, ini­cian­do un cur­so de pre­pa­ra­ción de ins­pec­to­res de seis meses, a fin de pre­pa­rar una legión de ins­pec­to­res que sean capa­ces de fis­ca­li­zar cier­ta­men­te el tra­ba­jo de los maes­tros en las ciu­da­des y en los campos.

Ver­da­de­ras prue­bas de vocación

Vamos a ini­ciar cur­sos de capa­ci­ta­ción de los maes­tros, pero, ade­más, vamos a intro­du­cir méto­dos ver­da­de­ra­men­te nue­vos y revo­lu­cio­na­rios en la for­ma­ción de los maes­tros. Y para eso, nos han ser­vi­do mucho los cur­sos orga­ni­za­dos en la Sie­rra Maes­tra. Vamos a dar­les una opor­tu­ni­dad a todos los jóve­nes que actual­men­te están estu­dian­do en las escue­las de maes­tros, es decir, que todos los que has­ta este momen­to han ingre­sa­do en las escue­las de maes­tros ten­drán su opor­tu­ni­dad, por­que son dere­chos adquiridos.

Pero la Revo­lu­ción tie­ne un deber, a veces difí­cil, o, mejor dicho, duro de cum­plir. La Revo­lu­ción tie­ne el deber de bus­car solu­cio­nes ver­da­de­ras a los pro­ble­mas; la Revo­lu­ción tie­ne el deber de liqui­dar todo lo que el pasa­do nos dejó de tor­ci­do o de insu­fi­cien­te. Aun­que cum­plir el deber muchas veces lesio­na intere­ses; aun­que cum­plir el deber muchas veces a noso­tros, los que lo cum­pli­mos hon­ra­da­men­te, nos gran­jee enemi­gos y anti­pa­tías. Mas, si noso­tros no apro­ve­cha­mos este minu­to de la patria para edi­fi­car sobre bases ver­da­de­ra­men­te nue­vas, si noso­tros no apro­ve­cha­mos este minu­to de la patria para hacer un país ente­ra­men­te nue­vo, las gene­ra­cio­nes veni­de­ras nos repro­cha­rán has­ta el menor áto­mo de opor­tu­ni­dad que per­da­mos hoy, ¡las gene­ra­cio­nes veni­de­ras nos repro­cha­rían maña­na como una cobar­día lo que por temor a lesio­nar intere­ses dejá­ra­mos de hacer hoy!

Algu­nas de nues­tras medi­das revo­lu­cio­na­rias no gus­tan; algu­nos de los pro­yec­tos de la Revo­lu­ción no gus­tan. No gus­tan a deter­mi­na­dos sec­to­res o no gus­tan a deter­mi­na­dos intere­ses. Más aún: los escép­ti­cos a veces han vis­to como cosa impo­si­ble de rea­li­zar muchos de los empe­ños de la Revo­lu­ción que hoy son reali­da­des pal­pa­bles e indis­cu­ti­bles. Las cosas difí­ci­les de la Revo­lu­ción han pare­ci­do impo­si­bles para los escép­ti­cos, y, sin embar­go, los hechos han demos­tra­do que nada es difí­cil; los hechos han demos­tra­do que todo es posible.

Así, por ejem­plo, cuan­do hablá­ba­mos un día de orga­ni­zar las Bri­ga­das Juve­ni­les de Tra­ba­jo Revo­lu­cio­na­rio y ponía­mos como prue­ba el esca­la­mien­to del Tur­quino cin­co veces, y la per­ma­nen­cia en la Sie­rra Maes­tra duran­te tres meses, a algu­nos pare­cía aque­llo impo­si­ble, pare­cía dema­sia­do dura esa empre­sa para jóve­nes de 13, 14 y 15 años. No han pasa­do siquie­ra seis meses, y ya hay jóve­nes de esos que hace menos de seis meses vaga­ban sin tra­ba­jo por las calles, o lim­pia­ban zapa­tos, o ven­dían perió­di­cos, y que hoy están estu­dian­do en las escue­las tec­no­ló­gi­cas, o en las escue­las de avia­ción, o en las escue­las de mari­na, o en escue­las que los capa­ci­ten para ser­vir el día de maña­na en la carre­ra diplo­má­ti­ca y en otros muchos campos…

La orga­ni­za­ción de un ejér­ci­to de obre­ros y cam­pe­si­nos pare­cía tam­bién muy difí­cil; pare­cía tarea increí­ble­men­te difí­cil a un pue­blo al que sus detrac­to­res se habían com­pla­ci­do en seña­lar como pue­blo anár­qui­co e indis­ci­pli­na­do, sin sen­ti­do del orden y sin sen­ti­do del esfuer­zo tenaz y cons­tan­te. Sin embar­go, las sema­nas recien­tes han demos­tra­do que la for­ma­ción de ese for­mi­da­ble ejér­ci­to se logró solo en el cur­so de algu­nos meses, y se evi­den­ció de mane­ra irre­ba­ti­ble que nues­tro pue­blo no solo tenía vir­tu­des para la vida cívi­ca, no solo tenía vir­tu­des para tareas fáci­les, sino que nues­tro pue­blo tenía tam­bién gran­des vir­tu­des para la lucha en defen­sa de su patria y que tenía las vir­tu­des nece­sa­rias, capa­ces de cons­ti­tuir una fuer­za que por sí solo ins­pi­ra­se temor y res­pe­to a los que se pro­po­nían atacarla.

Pare­cía difí­cil hacer maes­tros. Se hizo el lla­ma­mien­to, y acu­die­ron a ofre­cer­se cer­ca de 5 000 jóve­nes; se hizo el lla­ma­mien­to, y, al cabo de seis meses ape­nas, la repú­bli­ca cuen­ta con 2 500 nue­vos maes­tros, que sí fue­ron pre­pa­ra­dos en el espí­ri­tu de las mon­ta­ñas, que sí se fami­lia­ri­za­ron con las mon­ta­ñas, y que sí se pro­pu­sie­ron des­de el pri­mer momen­to ir a ense­ñar en los más apar­ta­dos rin­co­nes del país.

Y no solo la Revo­lu­ción pre­pa­ró 2 500 maes­tros, sino que esos maes­tros han dado un resul­ta­do for­mi­da­ble. Esos maes­tros se han gana­do la sim­pa­tía y el res­pe­to de todos los sec­to­res del país; y de esos maes­tros y de su tarea en las mon­ta­ñas hemos escu­cha­do los mejo­res elo­gios. Y no solo como maes­tros, como maes­tros de los cam­pe­si­nos, sino tam­bién como maes­tros de los sol­da­dos del Ejér­ci­to Rebel­de, y como maes­tros de las Bri­ga­das Juve­ni­les de Tra­ba­jo Revolucionario.

Había­mos esco­gi­do 50 maes­tros volun­ta­rios, con nivel de estu­dio uni­ver­si­ta­rio, a fin de ingre­sar­los en el Ins­ti­tu­to de Polí­ti­ca Exte­rior y Comer­cio Inter­na­cio­nal. Mas un día fue nece­sa­rio nacio­na­li­zar las empre­sas, fue nece­sa­rio encon­trar admi­nis­tra­do­res. Lla­ma­mos a esos 50 maes­tros y lla­ma­mos a cer­ca de 100 maes­tros más, con el fin de desig­nar­los admi­nis­tra­do­res de empre­sas. Y esos maes­tros par­tie­ron hacia sus res­pec­ti­vos des­ti­nos; sabían que no iban a con­ver­tir­se en admi­nis­tra­do­res de empre­sas; se les dijo que ellos eran maes­tros, que iban a rea­li­zar aquel tra­ba­jo pro­vi­sio­nal mien­tras se pre­pa­ra­ban espe­cial­men­te los admi­nis­tra­do­res; y se les dijo, ade­más, que ellos no gana­rían suel­dos altos, sino que gana­rían lo mis­mo que esta­ban ganan­do los maes­tros en las mon­ta­ñas. Y así, ¡más de 100 maes­tros se con­vir­tie­ron en admi­nis­tra­do­res de empre­sas y han esta­do desem­pe­ñan­do ese car­go con 100 pesos de suel­do, duran­te muchos meses!

Y algu­nos de ellos resul­ta­ron… más bien que algu­nos, muchos de ellos die­ron una talla extra­or­di­na­ria como admi­nis­tra­do­res. Y los com­pa­ñe­ros que diri­gen la orga­ni­za­ción de las indus­trias desea­ban que esos maes­tros con­ti­nua­sen como admi­nis­tra­do­res; mas, no fue posi­ble com­pla­cer­los, al menos con los 50 com­pa­ñe­ros de nivel uni­ver­si­ta­rio, que si habían sido com­pe­ten­tes para diri­gir empre­sas debía­mos con­ti­nuar tra­ba­jan­do con ellos, a fin de capa­ci­tar­los para que pudie­ran desem­pe­ñar otras tareas más úti­les e indis­pen­sa­bles toda­vía a nues­tra Revo­lu­ción y a nues­tro país.

Lue­go, lo que pare­cía difí­cil fue posi­ble, y podría aña­dir­se que fue fácil; por­que, en medio de una revo­lu­ción, las cosas al pare­cer más difí­ci­les resul­tan fáciles.

Por eso, la opor­tu­ni­dad de una revo­lu­ción no debe per­der­se; por eso, la Revo­lu­ción debe edi­fi­car cuan­to sea nece­sa­rio sobre bases nue­vas; la Revo­lu­ción debe trans­for­mar todo lo que sea posi­ble trans­for­mar, y así la Revo­lu­ción va a trans­for­mar el méto­do de pre­pa­ra­ción de maes­tros. Y a par­tir de aho­ra, no ingre­sa­rán nue­vos alum­nos en las escue­las de maes­tros de las ciu­da­des. Los alum­nos que están, ter­mi­na­rán sus estu­dios; pero los pri­me­ros cur­sos, es decir los alum­nos que se ini­cien, no ven­drán a estu­diar en las ciu­da­des. La Revo­lu­ción se pro­po­ne some­ter a prue­bas a los que deseen ser maes­tros. El país remu­ne­ra­rá gene­ro­sa­men­te a los maes­tros, pero ser maes­tro reque­ri­rá ver­da­de­ra voca­ción, ser maes­tro reque­ri­rá ver­da­de­ras prue­bas de amor a la ense­ñan­za. Y los maes­tros no se pre­pa­ra­rán en las ciu­da­des; podrán ser maes­tros del cam­po, o podrán pro­ce­der de las ciu­da­des, pero las escue­las de maes­tros, todas, esta­rán en las montañas

Lo que pare­cía difí­cil fue posible

Se crea­rán tres gran­des escue­las de maes­tros: una en la Sie­rra Maes­tra, otra en las mon­ta­ñas en el noroes­te de Orien­te, y otra en las mon­ta­ñas del cen­tro de la isla. Se edi­fi­ca­rán ver­da­de­ros cen­tros, en lo más alto de las mon­ta­ñas, en medio de los cam­pe­si­nos, y todos los estu­dian­tes que deseen ser maes­tros reci­bi­rán becas para estudiar.

El acce­so, pues, a la carre­ra del magis­te­rio esta­rá al alcan­ce de todos los que ten­gan voca­ción, cuen­ten o no con recur­sos eco­nó­mi­cos. Dema­sia­do mise­ra­ble era el sis­te­ma en que para adqui­rir una pro­fe­sión era nece­sa­rio tener dine­ro; dema­sia­do mise­ra­ble era el sis­te­ma que impe­día a las inte­li­gen­cias ser úti­les a la patria si no con­ta­ban con recur­sos nece­sa­rios: ¡Es deber del pue­blo, es deber de la Revo­lu­ción, es deber de la patria, abrir­le paso a la inte­li­gen­cia, abrir­le opor­tu­ni­dad a la inte­li­gen­cia, abrir­le paso a la voca­ción, abrir­le paso a la vir­tud y al mérito!

Noso­tros sabe­mos que esta no es una tarea fácil; más aún: noso­tros sabe­mos que nos gana­re­mos la ene­mis­tad de unos cuan­tos pro­fe­so­res de las escue­las de maes­tros; noso­tros sabe­mos —y lo deci­mos sin des­pre­cio ni des­dén, pero con toda hon­ra­dez— que no será fácil encon­trar a los pro­fe­so­res de las escue­las de maes­tros de las mon­ta­ñas. De todas for­mas, algún tra­ba­jo les bus­ca­re­mos a esos pro­fe­so­res, no los vamos a obli­gar a ir a las mon­ta­ñas; pero noso­tros espe­ra­mos que una par­te del pro­fe­so­ra­do, noso­tros espe­ra­mos que de las filas de los peda­go­gos, sur­jan los maes­tros que nece­si­ta­mos para ense­ñar en las mon­ta­ñas; ¡sur­jan los for­ja­do­res de esas escue­las! Noso­tros sabe­mos que apa­re­ce­rán pro­fe­so­res deseo­sos de ser los fun­da­do­res de ese nue­vo méto­do de ense­ñan­za que nues­tro país tie­ne el pri­vi­le­gio de implan­tar como una ver­da­de­ra innovación.

Y así, el estu­dian­te que empie­ce por estu­diar en las mon­ta­ñas, es decir, empie­ce por lo más difí­cil, el estu­dian­te que empie­ce por ense­ñar en las mon­ta­ñas, y que una par­te del tiem­po de su apren­di­za­je lo dedi­que tam­bién a la prác­ti­ca de ense­ñar, ese maes­tro que empie­ce por lo más difí­cil, será un maes­tro hecho a la medi­da de las nece­si­da­des de nues­tro país, un maes­tro que irá a ense­ñar gus­to­sa­men­te a los rin­co­nes más apar­ta­dos, un maes­tro que en la medi­da que vaya desem­pe­ñan­do su pro­fe­sión ten­drá por delan­te todas las opor­tu­ni­da­des nece­sa­rias, y que cuan­do ven­ga a ense­ñar en el llano sea un maes­tro vete­rano de las mon­ta­ñas, y cuan­do ven­ga a ense­ñar en la ciu­dad con todas las como­di­da­des, ¡sea un maes­tro vete­rano de la ense­ñan­za en el campo!

Noso­tros apro­ve­cha­mos esta oca­sión de hoy para expre­sar este pro­pó­si­to del Gobierno Revo­lu­cio­na­rio. Y esta­mos segu­ros de que el pue­blo nos dará la razón; esta­mos segu­ros de que las madres y los padres nos darán la razón; esta­mos segu­ros de que ese 50% de fami­lias que viven en el cam­po nos darán la razón, y que el otro 50% de fami­lias que viven en las ciu­da­des y que desean para sus hijos el más vehe­men­te esfuer­zo, que desean para sus hijos las mejo­res escue­las, por­que noso­tros diji­mos que algún día la pobre­ci­ta escue­la públi­ca, que algún día la rele­ga­da escue­la públi­ca, que algún día la menos­pre­cia­da escue­la públi­ca sería incom­pa­ra­ble­men­te supe­rior a las mejo­res escue­las pri­va­das. Lo cual que­ría decir que las escue­las de los hijos de los cam­pe­si­nos y de los obre­ros, que las escue­las de los hijos de las fami­lias humil­des, lle­ga­rían a ser incom­pa­ra­ble­men­te supe­rio­res a las escue­las de las fami­lias de mejor situa­ción eco­nó­mi­ca y de las fami­lias acomodadas.

Inclu­so, era tan mala la ense­ñan­za y tan abso­lu­ta la caren­cia de medios de edu­ca­ción en algu­nas escue­las que había casos de obre­ros y emplea­dos que se veían en la nece­si­dad de enviar a sus hijos a escue­las pri­va­das. En el futu­ro no será así, en el futu­ro noso­tros con­ta­re­mos con mag­ní­fi­cas escue­las, en el futu­ro el cuer­po de maes­tros será todo lo pre­pa­ra­do para la tarea que ha de desem­pe­ñar como las cir­cuns­tan­cias lo van a exi­gir, en el futu­ro el cuer­po de maes­tros será mejor: de los maes­tros futu­ros y de los maes­tros pre­sen­tes, los de maña­na estu­dian­do en con­di­cio­nes dis­tin­tas, los de hoy capa­ci­tán­do­se, superán­do­se y pre­pa­rán­do­se, para lo cual el Gobierno Revo­lu­cio­na­rio les brin­da­rá todas las facilidades.

Y el pue­blo esta­rá de acuer­do con este pro­pó­si­to del Gobierno Revo­lu­cio­na­rio. Nin­gún ciu­da­dano hon­ra­do y cons­cien­te deja­rá de estar de acuer­do, aun­que algu­nos cien­tos de per­so­nas están en des­acuer­do, aun­que el núme­ro de los que se pon­gan con­tra la Revo­lu­ción pue­da aumen­tar algo, pero son las cosas inevi­ta­bles de las revo­lu­cio­nes. Es decir que las medi­das rec­ti­fi­ca­do­ras, las medi­das jus­tas, las medi­das que inno­van y mora­li­zan la vida de un país, cho­can con­tra los intere­ses crea­dos, cho­can con­tra los medio­cres, cho­can con los adap­ta­dos a la féti­da situa­ción en que vivía nues­tra república.

Y así cada obra de la Revo­lu­ción muchas veces con­ci­ta ene­mis­ta­des, pero tam­bién es muy cier­to que cada obra de la Revo­lu­ción, cada obra jus­ta, pro­fun­di­za el amor del pue­blo hacia su Revo­lu­ción ; pro­fun­di­za el fer­vor de los hom­bres y muje­res hones­tos de nues­tro país, y afian­za más la Revolución.

La Revo­lu­ción no es una tarea de los peo­res, la Revo­lu­ción es una tarea de los mejo­res, la Revo­lu­ción es una ver­da­de­ra lucha entre los mejo­res y los peo­res; con la Revo­lu­ción esta­rán siem­pre los mejo­res, y con la con­tra­rre­vo­lu­ción esta­rán siem­pre los peores.

Y no solo se ha esta­do pre­pa­ran­do maes­tros; han pro­li­fe­ra­do las escue­las de todo tipo. Y no solo se ha esta­do pre­pa­ran­do arti­lle­ros y ofi­cia­les revo­lu­cio­na­rios; una serie de cur­sos se han ini­cia­do en todo el país: cur­sos de admi­nis­tra­do­res de empre­sas, cur­sos de nume­ro­sos tipos de téc­ni­cos, cur­sos para las bri­ga­das juve­ni­les, cur­sos para direc­to­res de círcu­los infan­ti­les. Y, en con­jun­to, en las nue­vas escue­las se inclu­yen téc­ni­cos en agri­cul­tu­ra, téc­ni­cos en edu­ca­ción físi­ca, téc­ni­cos en con­ta­bi­li­dad, téc­ni­cos en inse­mi­na­ción, maes­tras de cor­te y cos­tu­ra para el cam­po; y sin con­tar los beca­dos para las escue­las uni­ver­si­ta­rias, el núme­ro de los que estu­dian en esos cur­sos y de los que van a estu­diar, den­tro de un mes pasa­rán de 12 000. No inclui­mos, por supues­to, los que estu­dian en las escue­las militares.

Se va a ini­ciar un cur­so, muy bre­ve­men­te, para capa­ci­tar, por ejem­plo, maes­tros y maes­tras de arte dra­má­ti­co; esta­rían mejor de ins­truc­to­res de arte dra­má­ti­co, ins­truc­to­res de can­to, ins­truc­to­res de músi­ca, en gene­ral, de dan­za, ins­truc­to­res de idio­mas, ins­truc­to­res de edu­ca­ción físi­ca, direc­to­res de las gran­jas infan­ti­les y, en fin, la capa­ci­ta­ción de todo el per­so­nal que nece­si­ta­mos para lle­var a cada uno de esos cen­tros esco­la­res de las gran­jas del pue­blo, don­de­quie­ra que la Revo­lu­ción ha eri­gi­do un pue­blo nue­vo con un mag­ní­fi­co cen­tro esco­lar, para que en los cam­pos, en cada cen­tro esco­lar don­de estu­dian 200 y 300 niños, hayan ins­truc­to­res de edu­ca­ción físi­ca, ins­truc­to­res agrí­co­las que lle­ven a los niños a las gran­jas infan­ti­les a apren­der a cul­ti­var y a pro­du­cir; mas no solo ins­truc­to­res de edu­ca­ción físi­ca y de cul­ti­vo, sino tam­bién ins­truc­to­res de músi­ca, ins­truc­to­res de dan­za, ins­truc­to­res de arte dra­má­ti­co, e ins­truc­to­res de idiomas.

¡Esta es la Revo­lu­ción que se está hacien­do en nues­tro país!

¿Tuvo algu­na vez nues­tra juven­tud opor­tu­ni­da­des mayo­res?, ¿se abrie­ron algu­na vez de par en par las puer­tas a nues­tra juven­tud, para dedi­car­se de tal mane­ra a un tra­ba­jo útil a su patria, a ellos mis­mos, a sus fami­lia­res?; ¿se abrie­ron algu­na vez tan de par en par las puer­tas al tra­ba­jo deco­ro­so, al tra­ba­jo hones­to, al tra­ba­jo que pue­de satis­fa­cer —por la satis­fac­ción moral que entra­ña— a los espí­ri­tus más inquie­tos?; ¿se abrie­ron de par en par las becas de las uni­ver­si­da­des para las fami­lias humil­des?, ¿se abrie­ron de par en par tan­tas y tan­tas escue­las que ape­nas alcan­zan los jóve­nes para ingre­sar en ellas…?

Solo la Revo­lu­ción pudo traer a nues­tro país las con­di­cio­nes median­te las cua­les los pri­vi­le­gios des­apa­re­cie­ran, las opor­tu­ni­da­des se pre­sen­ta­ran con abso­lu­ta igual­dad para todos aque­llos que lle­ven den­tro una inquie­tud, para todos aque­llos que lle­ven den­tro un pro­pó­si­to moral, para todos aque­llos que lle­ven den­tro el deseo de vivir sien­do úti­les y sien­do dignos.

Solo la Revo­lu­ción ha hecho posi­ble que muy pron­to comien­cen a fal­tar los bra­zos para las gran­des tareas que tene­mos delan­te; solo la Revo­lu­ción ha hecho posi­ble la opor­tu­ni­dad de que nues­tro país deje de vivir con mie­do, deje de vivir con temor al ham­bre, deje de vivir con temor al des­em­pleo; solo la Revo­lu­ción ha hecho posi­ble que la juven­tud encuen­tre sus cami­nos, ha hecho posi­ble cir­cuns­tan­cias como estas en que hemos vis­to aquí con­traer matri­mo­nio a jóve­nes que, gra­cias a su esfuer­zo, pue­den con­tar ya con el tra­ba­jo digno para poder sos­te­ner sus hoga­res, para poder aten­der a sus hijos.

Solo la Revo­lu­ción ha hecho posi­ble esta vida nue­va, esta extra­or­di­na­ria opor­tu­ni­dad que solo la pue­den per­der los medio­cres, que solo la pue­den per­der aque­llos espí­ri­tus rui­nes cuyos ojos sean inca­pa­ces de abrir­se a estas her­mo­sas reali­da­des, los gusa­nos acos­tum­bra­dos a vivir en la podre­dum­bre, los que se adap­ta­ron al ambien­te féti­do, corrom­pi­do e inmo­ral de ayer, al ambien­te de pri­vi­le­gios, al ambien­te de injus­ti­cias, al ambien­te de favo­res, al ambien­te aquel en que se obli­ga­ba al ciu­da­dano a tre­par en vez de andar, a arras­trar­se humi­llan­te­men­te, en vez de poder mar­char de pie y con la fren­te en alto, a vivir de rodi­llas mise­ra­ble­men­te, y no pue­den acos­tum­brar­se a erguir­se para afron­tar la exis­ten­cia con dig­ni­dad, para dar­le un sen­ti­do a la vida, para cum­plir el deber de ser úti­les a los demás y con lo cual somos úti­les a noso­tros mis­mos, a vivir del tra­ba­jo y no del para­si­tis­mo, a vivir crean­do y dan­do, en vez de vivir des­tru­yen­do y mendigando.

La Revo­lu­ción ha hecho posi­ble esa opor­tu­ni­dad para todo el pue­blo, pero, sobre todo, para la juven­tud, de tal for­ma que hemos escu­cha­do de labios de com­pa­ñe­ros nues­tros la expre­sión de un sen­ti­mien­to de nos­tal­gia por no ser aho­ra jóve­nes, por no poder dis­fru­tar hoy de esas mag­ní­fi­cas opor­tu­ni­da­des, que no tenían ayer cuan­do eran estu­dian­tes de fami­lias pobres y que con gran­dí­si­mos tra­ba­jos pudie­ron hacer su carre­ra, y año­ran el no haber teni­do en aque­llos tiem­pos estas opor­tu­ni­da­des de hoy.

Lo hemos escu­cha­do más de una vez. Y no les fal­ta razón, por­que, ¡quién sabe cuán­tas inte­li­gen­cias se per­die­ron!, ¡quién sabe cuán­tos genios se des­per­di­cia­ron por fal­ta de opor­tu­ni­dad!, ¡quién sabe cuán­tos talen­tos bri­llan­tes pasa­ron sin dar luz, pasa­ron sin ser úti­les, pasa­ron sin traer al mun­do todo lo que inte­li­gen­cias fecun­das pue­den dar para el bien de sus seme­jan­tes!, ¡quién sabe cuán­tas inte­li­gen­cias se per­die­ron y que maña­na no se per­de­rán!, ¡quién sabe cuán­tas luces deja­ron de alum­brar!, ¡quién sabe cuán­ta lla­ma dejó de pren­der­se, y que, sin embar­go, maña­na arde­rán con toda la luz de que son capa­ces, en las nue­vas inte­li­gen­cias que tuvie­ron la for­tu­na de sur­gir toda­vía sufi­cien­te­men­te jóve­nes como para apro­ve­char estas opor­tu­ni­da­des extraordinarias!

Como uste­des, que hoy se han con­ver­ti­do en maes­tros; como los maes­tros, que se con­vir­tie­ron en admi­nis­tra­do­res; como los maes­tros, que se con­vir­tie­ron o se con­ver­ti­rán en emba­ja­do­res; como los maes­tros, que se con­ver­ti­rán en hom­bres pro­mi­nen­tes de su pue­blo, tan­to como su méri­to y su talen­to lo per­mi­tan. Opor­tu­ni­da­des impo­si­bles ayer, opor­tu­ni­da­des antes solo para unos pocos pri­vi­le­gia­dos, opor­tu­ni­da­des hoy para todo el pueblo.

¡Esta es la Revo­lu­ción que se está hacien­do en nues­tro país!, ¡esta es la Revo­lu­ción a la que uste­des se han incor­po­ra­do!, ¡esta es la Revo­lu­ción por la cual uste­des van a luchar, don­de­quie­ra que se encuen­tren!, ¡esta es la Revo­lu­ción que uste­des van a hacer y van a ense­ñar!, ¡esta es la Revo­lu­ción por la cual el pue­blo se yer­gue!, ¡esta es la Revo­lu­ción que quie­ren des­truir los mise­ra­bles, y que sabrán defen­der has­ta la últi­ma gota de san­gre los valientes!

Hemos teni­do hoy esce­nas her­mo­sas y ale­gres; hemos vivi­do momen­tos de júbi­lo; hemos escu­cha­do can­tar; hemos escu­cha­do reír; hemos escu­cha­do el rumor de la ale­gría y de la son­ri­sa. Pero tam­bién recuer­dos tris­tes han inva­di­do nues­tro áni­mo, y cuan­do veía­mos casar­se a los maes­tros, cuan­do oía­mos ento­nar el himno de los maes­tros, en que decían que “las aulas de los mon­tes nun­ca más se cerra­rán”, recor­dá­ba­mos tam­bién algo de lo cual que­ría hablar hoy. Recor­dá­ba­mos tam­bién algo muy dolo­ro­so y muy tris­te, idea que esbo­za­mos en días recien­tes y que no había­mos comu­ni­ca­do has­ta hoy por­que no que­ría­mos tam­po­co amar­gar a los maes­tros que hace unos días, des­pués de la movi­li­za­ción, se mar­cha­ron a sus casas. Hablá­ba­mos de casos de maes­tros ase­si­na­dos por ban­das de contrarrevolucionarios…

Y le corres­pon­dió ese duro pero heroi­co fin pre­ci­sa­men­te a un maes­tro volun­ta­rio del gru­po ante­rior, un maes­tro joven­ci­to, que ense­ña­ba cer­ca de Sanc­ti Spí­ri­tus a 44 niños cam­pe­si­nos y a un núme­ro igual­men­te con­si­de­ra­ble de adul­tos; un maes­tro de los que, como uste­des, pasó por los cam­pa­men­tos de las mon­ta­ñas; un maes­tro de los que, como uste­des, acu­dió al lla­ma­do de ense­ñar a los niños del cam­po; un maes­tro de los que, como uste­des, pasó los días de llu­via y las noches de frío; un maes­tro de los que, como uste­des, pasó por todas las pri­va­cio­nes de las mon­ta­ñas en el noble afán de ense­ñar; un maes­tro humil­de, un joven de solo 18 años.

Lim­pia­bo­tas pri­me­ro, pana­de­ro des­pués, y que, por la noche, estu­dia­ba; y, en el estu­dio, con­ti­nua­ba su fati­go­sa tarea de todos los días. Un joven de Matan­zas, estu­dian­te de bachi­lle­ra­to ya, gra­cias a su esfuer­zo; que mar­chó a la Sie­rra, estu­dió, se gra­duó, vivió como uste­des momen­tos de júbi­lo, momen­tos de opti­mis­mo. Fue envia­do a la zona mon­ta­ño­sa de Las Villas, a ense­ñar. Abrió su escue­la, edu­có duran­te varios meses, ense­ñó las pri­me­ras letras a nume­ro­sos niños y a adultos…

Era el mes de enero. Para él las cla­ses habían empe­za­do antes del día de reyes. Era el Año de la Edu­ca­ción y, al pare­cer, no que­ría per­der un solo día del año. Mar­chó a su escue­la; no lle­va­ba armas. Los maes­tros volun­ta­rios que están en las escue­las, ense­ñan­do, no lle­van armas; cuan­do alguno de ellos ha soli­ci­ta­do armas, se le ha dicho: “Tú eres un hom­bre solo; solo, difí­cil­men­te te podrías defen­der; mien­tras das cla­ses, mien­tras duer­mes, nadie podría velar por ti; tú eres maes­tro, cuan­do estés en la escue­la, y debes estar sin armas; así nin­gún mal­va­do ten­drá la ten­ta­ción de arre­ba­tar­te el arma; nin­gún mal­va­do ten­drá jus­ti­fi­ca­ción para agredirte.”

Mas, los mal­va­dos no res­pe­ta­ron ni eso siquie­ra; y un gru­po de pan­di­lle­ros con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, de los que en días recien­tes, ante la espe­ran­za de que el impe­ria­lis­mo man­da­ra sus ejér­ci­tos, y mien­tras los hom­bres en las ciu­da­des toma­ban sus trin­che­ras, y mien­tras el pue­blo se pre­pa­ra­ba para defen­der su patria, se fue­ron ellos a las mon­ta­ñas, en la espe­ran­za de que solo era cues­tión de unos días y que muy pron­to las fuer­zas mer­ce­na­rias inva­so­ras des­trui­rían la Revo­lu­ción y ellos podrían medrar a cos­ta de nues­tra patria, para lo cual al pare­cer se pro­pu­sie­ron hacer méri­tos contrarrevolucionarios.

Y nume­ro­sos ele­men­tos de esos que cons­ti­tu­yen lo peor de la socie­dad: esbi­rros y trai­do­res, lum­pen puro, apro­ve­cha­ron esos días; alen­ta­dos por el impe­ria­lis­mo, alen­ta­dos por los cons­tan­tes envíos de armas —algu­nas de las cua­les lle­ga­ron a sus manos— se dedi­ca­ron a per­pe­trar crí­me­nes de esa natu­ra­le­za, apro­ve­chan­do esa espe­ran­za, espe­ran­za que a estas horas se les habrá des­va­ne­ci­do efec­ti­va­men­te, cuan­do en vez de las fuer­zas yan­kis vean lle­gar las fuer­zas de las mili­cias revo­lu­cio­na­rias, que han par­ti­do para demos­trar una vez más lo absur­da que es la aven­tu­ra de inten­tar alzar­se con­tra la Revo­lu­ción apo­ya­dos en los pri­vi­le­gios y apo­ya­dos en el extran­je­ro, e irán a dar­les la lec­ción que mere­cen, sin que, des­de lue­go, se pue­da con ello repa­rar el cri­men mons­truo­so que come­tie­ron con ese joven que cuan­do se encon­tra­ba en su escue­la lo secues­tra­ron, jun­ta­men­te con un cam­pe­sino y un mili­ciano que había ido a ver a su fami­lia, y sin que las mili­cias pudie­ran lle­gar con sufi­cien­te tiem­po para impe­dir­lo, fue­ron pri­va­dos cruel­men­te de la vida; y apa­re­cie­ron ahor­ca­dos en un bos­que el maes­tro volun­ta­rio de 18 años a que me refie­ro, un mili­ciano cam­pe­sino y un mili­ciano obre­ro… un cam­pe­sino, mejor dicho, y un mili­ciano obrero.

Las fuer­zas de la mili­cia que salie­ron a inter­cep­tar esa ban­da de cri­mi­na­les pron­to die­ron con uno de sus cam­pa­men­tos, y allí ocu­pa­ron el car­né del joven maes­tro, y allí encon­tra­ron un acta, fir­ma­da por los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, que noso­tros vamos a leer, ¡y que que­da­rá como cons­tan­cia de uno de los crí­me­nes más mons­truo­sos que se han come­ti­do en nues­tro país!, ¡y como prue­ba irre­fu­ta­ble de lo que per­si­guen los enemi­gos de la patria, de la mane­ra de actuar y de sen­tir de los agen­tes del impe­ria­lis­mo, que con armas yan­kis ase­si­nan a los maes­tros que van a ense­ñar a los campos!

Y dice así el acta ocu­pa­da a los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, el acta del secues­tro del maes­tro; dice así el acta sus­cri­ta por ellos:

“En un lugar del Escam­bray, a los cin­co días del mes de enero de 1961, sien­do la 1:30 horas de la tar­de, se pro­ce­de a levan­tar acta rela­cio­na­da con la deten­ción de un indi­vi­duo que según iden­ti­fi­ca­cio­nes halla­das en su poder corres­pon­de a la siguien­te des­crip­ción: Con­ra­do Bení­tez Gar­cía, mes­ti­zo, 18 años, natu­ral de Matan­zas, pro­vin­cia de Matan­zas, naci­do el día 18 de febre­ro de 1942, de pro­fe­sión maes­tro comu­nis­ta; y a quien hubo de ocu­pár­se­le los siguien­tes efec­tos: una bille­te­ra de hule azul, con­te­nien­do la suma de 4.00 pesos en efec­ti­vo, un car­né del cen­tro de capa­ci­ta­ción comu­nis­ta de las Minas del Frío, en la pro­vin­cia de Orien­te; un retra­to del dete­ni­do, un retra­to de una joven dedi­ca­do al dete­ni­do, un papel con una direc­ción: Juan Ineda­rity Ario­sa, Luz Caba­lle­ro 157, Cama­jua­ní; un car­né de la Aso­cia­ción Nacio­nal de Por­tea­do­res de Pasa­jes, a favor del dete­ni­do, para via­jar gra­tis en ómni­bus; un libro de arit­mé­ti­ca, un libro de ejer­ci­cios de len­gua­je, un libro de fisio­lo­gía, gran can­ti­dad de pro­pa­gan­da comu­nis­ta y perió­di­cos guber­nis­tas. El dete­ni­do que­dó pre­so bajo vigi­lan­cia, en espe­ra de la deter­mi­na­ción del tri­bu­nal mili­tar. Y para cons­tan­cia de lo antes expues­to, se fir­ma la pre­sen­te en un lugar del Escam­bray, a los cin­co días del mes de enero de 1961. Fir­ma­do: capi­tán ayu­dan­te Mere­jo Ramí­rez, Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal; sol­da­do actuan­te: Jesús Her­nán­dez; sol­da­do actuan­te: Leo­nel Mar­tín Fer­nán­dez.” ¡Y no tuvie­ron ni siquie­ra el pudor de ocul­tar sus nom­bres!, ¡y tuvie­ron la impu­di­cia de con­sig­nar sus nom­bres en seme­jan­te docu­men­to, que fue preám­bu­lo del espan­to­so crimen!

He aquí el car­né de la Aso­cia­ción Nacio­nal de Por­tea­do­res, y el car­né de “maes­tro comu­nis­ta”, el car­né que han reci­bi­do todos los maes­tros del minis­te­rio por su cur­so de capa­ci­ta­ción; la “escue­la de capa­ci­ta­ción comu­nis­ta”, la escue­la de los cam­pa­men­tos por don­de han pasa­do todos uste­des; y el “maes­tro comu­nis­ta”, el joven, entre los miles de jóve­nes que acu­die­ron al lla­ma­do del Gobierno Revo­lu­cio­na­rio, sin que nadie les pre­gun­ta­ra cómo pen­sa­ban, sin que nadie los inves­ti­ga­ra, sin que a nadie se le pusie­ra con­di­ción algu­na, que no fue­ra la de pasar por las prue­bas e ir a ense­ñar a las montañas.

Y este hecho mons­truo­so reve­la toda la entra­ña de la cam­pa­ña de los enemi­gos de la Revo­lu­ción, ¡reve­la inclu­so la entra­ña de esas pas­to­ra­les de los esbi­rros con sota­na que han esta­do predicando!

¡Cul­pa­ble de ese cri­men mons­truo­so no es solo el impe­ria­lis­mo, que envía armas homi­ci­das capa­ces de seme­jan­te bar­ba­ri­dad, cul­pa­bles son tam­bién los filó­so­fos de la reac­ción; cul­pa­bles son los que han esta­do hacien­do una cam­pa­ña ince­san­te con­tra la Revo­lu­ción; cul­pa­bles son los que les han dado esas armas ideo­ló­gi­cas! Y ved qué armas: el arma de acu­sar de comu­nis­tas a todos; es decir, el arma doble­men­te infa­me: el arma ideo­ló­gi­ca en vir­tud de la cual se con­si­de­ran con dere­cho a ase­si­nar a un joven por­que sea comu­nis­ta; cul­pa­ble de la infa­mia de ase­si­nar a un ser humano, sin otra acu­sa­ción que hacer­le; y cul­pa­ble, ade­más, de cali­fi­car tran­qui­la­men­te de comu­nis­ta, y de car­né de maes­tro comu­nis­ta, el car­né que han reci­bi­do todos los maes­tros volun­ta­rios; y escue­la de capa­ci­ta­ción comu­nis­ta, la escue­la don­de estu­dia­ron esos maestros.

Pri­me­ro lle­gan a la con­clu­sión de que hay que ase­si­nar a los comu­nis­tas; ese es el fru­to de las cam­pa­ñas anti­co­mu­nis­tas del impe­ria­lis­mo, de los reac­cio­na­rios, de los enemi­gos de la Revo­lu­ción, de los clé­ri­gos fran­quis­tas y fas­cis­tas; es decir que han con­ver­ti­do en vir­tud del ase­si­na­to, han con­ver­ti­do el cri­men en su con­duc­ta, han inven­ta­do la jus­ti­fi­ca­ción, y en ella se basan para per­pe­trar este bár­ba­ro hecho.

Sir­va de ejem­plo impe­re­ce­de­ro este hecho repug­nan­te. ¿Quién era este joven? Era, sen­ci­lla­men­te, un hom­bre humil­de del pue­blo, lim­pia­bo­tas, pana­de­ro, estu­dian­te de las escue­las noc­tur­nas, por­que de día tra­ba­ja­ba; no era el hijo de un terra­te­nien­te, no era el hijo de un indus­trial, no era el hijo de un gran comer­cian­te; este joven no iba a Mia­mi, este joven no iba a París, este joven no tenía Cadi­llacs; era un hom­bre joven de 18 años que solo cono­cía del sudor hon­ra­do, que solo cono­cía de la pobre­za, que solo cono­cía del sacri­fi­cio; era un joven humil­de, y un joven negro, por lo cual cono­ció tam­bién de la dis­cri­mi­na­ción cruel e injus­ta; era pobre, era negro y era maes­tro. He ahí las tres razo­nes por las cua­les los agen­tes del impe­ria­lis­mo lo ase­si­na­ron; era joven, era negro, era maes­tro; era pobre y era obre­ro. He ahí dos razo­nes más por las cua­les los agen­tes del impe­ria­lis­mo lo asesinaron.

No le encon­tra­ron armas. ¿Qué acu­sa­ción pesa­ba sobre él? Tenía un car­né de “maes­tro comu­nis­ta”, tenía un car­né del “cen­tro de capa­ci­ta­ción comu­nis­ta”, tenía un libro de arit­mé­ti­ca, tenía un libro de ejer­ci­cios de len­gua­je y tenía un libro de fisio­lo­gía. Y por eso los agen­tes del impe­ria­lis­mo lo ase­si­na­ron: por­que lle­va­ba libros para ense­ñar a los cam­pe­si­nos, por­que lle­va­ba libros, por eso, lo asesinaron.

Esa es la con­tra­rre­vo­lu­ción, ese es el impe­ria­lis­mo. Y así todos uste­des esta­rían con­de­na­dos a morir ahor­ca­dos, todos los maes­tros esta­rían con­de­na­dos a morir ahor­ca­dos, todos los que lle­va­sen un car­né de maes­tro y un libro bajo el bra­zo esta­rían con­de­na­dos a morir ahor­ca­dos; o por ser maes­tros, o por ser pobres, o por ser obre­ros, o por ser negros; por cual­quie­ra de esas razo­nes, por­que no son otras las razo­nes por las cua­les ase­si­na­ron ayer, y por las cua­les come­ten ase­si­na­tos más bár­ba­ros toda­vía hoy.

Ese es el impe­ria­lis­mo, esa es la reac­ción, esa es la con­tra­rre­vo­lu­ción: su odio a la cul­tu­ra, su odio al humil­de, su odio al maes­tro, su odio al negro, su odio, en fin, al pobre; su odio a los libros, su odio al méri­to y su odio a la virtud.

El Año de la Educación

Difí­cil es poder arran­car­se de la men­te la ima­gen que nos evo­ca este cri­men. Y nos evo­ca las libre­tas que se que­da­ron abier­tas, las lec­cio­nes incon­clu­sas, las pala­bras y las letras que no ter­mi­nó de ense­ñar este maes­tro; y cuan­do pien­so en un maes­tro ense­ñan­do en los cam­pos a los niños, y lle­ván­do­les su índi­ce por enci­ma de las letras, ense­ñán­do­los a pen­sar y ense­ñán­do­los a ver, y pen­sa­mos en el espec­tácu­lo de aquel maes­tro sus­pen­di­do en una soga; cuan­do pen­sa­mos en una escue­la, cuan­do nos vie­ne a la men­te la idea de una escue­la, y la idea de aquel joven de 18 años, humil­de y maes­tro, arran­ca­do de su escue­la para ser col­ga­do de un árbol, no pode­mos menos que sen­tir la más pro­fun­da indig­na­ción ante un hecho que por lo bár­ba­ro y lo inci­vi­li­za­do, no pue­de menos que impre­sio­nar­nos profundamente.

Ante un hecho que es de por sí la jus­ti­fi­ca­ción ple­na del cas­ti­go que se mere­cen los cri­mi­na­les, y el por­qué la Revo­lu­ción debe ser seve­ra con sus enemi­gos, el por­qué la Revo­lu­ción debe ser y va a ser dura con sus enemigos.

He aquí el fru­to de las cam­pa­ñas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias, he aquí el fru­to del anti­co­mu­nis­mo, he aquí el fru­to de la filo­so­fía de la con­tra­rre­vo­lu­ción, he aquí el fru­to de las pas­to­ra­les, que solo fal­tó que estos cri­mi­na­les dije­ran que ase­si­na­ban al maes­tro en nom­bre de Dios. Por­que a tales extre­mos lle­ga la des­ver­güen­za y a tales extre­mos lle­ga el cri­men, cuan­do no tie­ne razón; ase­si­nar a quien lle­va­ba un libro de arit­mé­ti­ca, de fisio­lo­gía y de ejer­ci­cios de len­gua­je, he ahí los fru­tos, he ahí la jus­ti­fi­ca­ción para ase­si­nar a todos los maes­tros, he ahí la jus­ti­fi­ca­ción para ase­si­nar a todos los obre­ros, he ahí la jus­ti­fi­ca­ción para ase­si­nar a todos los humil­des, he ahí la jus­ti­fi­ca­ción para ase­si­nar a todos los negros. Y los des­pia­da­dos no se detu­vie­ron siquie­ra en la idea de la juven­tud de ese maes­tro, y con­sig­nan que lle­va­ba 4.00 pesos, el retra­to de la novia y los libros de ense­ñar bajo el brazo.

De esta ban­da de ase­si­nos ya las Mili­cias Nacio­na­les Revo­lu­cio­na­rias han cap­tu­ra­do a más de 20. Y sobre todos ellos, sobre todos ellos, que espe­ra­ban a los inva­so­res extran­je­ros, cae­rá una per­se­cu­ción tan tenaz e impla­ca­ble como nun­ca se la pudie­ron ima­gi­nar, y sobre ellos cae­rá el peso de la fuer­za de la Revo­lu­ción, y sobre ellos cae­rán las uni­da­des de com­ba­tien­tes revo­lu­cio­na­rios, a ense­ñar­les una vez más la lec­ción inol­vi­da­ble que se han lle­va­do y se lle­va­rán los trai­do­res, los esbi­rros y los ver­du­gos, sin que los pue­dan sal­var los mer­ce­na­rios que espe­ra­ban, sin que los pue­da sal­var el impe­ria­lis­mo, sin que los pue­dan sal­var sus amos, sin que los pue­da sal­var abso­lu­ta­men­te nada, ¡por­que han come­ti­do el cri­men que un pue­blo indig­na­do sabrá cas­ti­gar! ¡Y noso­tros sabe­mos que ni uno solo esca­pa­rá, y noso­tros sabe­mos que para tan fero­ces cri­mi­na­les el pue­blo ente­ro pedi­rá un solo castigo!

Era el Año de la Edu­ca­ción, millo­nes de car­ti­llas se impri­mían, millo­nes de lápi­ces se pre­pa­ra­ban, dece­nas de miles de anal­fa­be­tos, era el año de erra­di­car el anal­fa­be­tis­mo, era el año de des­truir el mejor alia­do de la explo­ta­ción, el mejor alia­do del colo­nia­lis­mo, el mejor alia­do del impe­ria­lis­mo, que es la igno­ran­cia, que es la incul­tu­ra; y mien­tras una nue­va legión de maes­tros se dis­po­nía a mar­char a su tra­ba­jo, mien­tras jubi­lo­so cele­bra­ba el pue­blo el ini­cio del año glo­rio­so en que nues­tro país, rea­li­zan­do una proeza sin pre­ce­den­te en la his­to­ria de los pue­blos, se había com­pro­me­ti­do a erra­di­car en el solo pla­zo de un año el anal­fa­be­tis­mo, cuan­do todo el pue­blo se entre­ga­ba con entu­sias­mo a esa tarea, en el Año de la Edu­ca­ción, como para rubri­car con san­gre de már­tir este año glo­rio­so de la patria, los agen­tes del impe­ria­lis­mo ase­si­na­ron a un maes­tro, y con él ase­si­na­ron a un obre­ro, y a un cam­pe­sino, como para decir de una sola vez las entra­ñas cri­mi­na­les que se agi­tan en el seno de los enemi­gos de nues­tro pueblo.

Y ellos ini­cia­ron el año del ase­si­na­to de los maes­tros, ellos ini­cia­ron el Año de la Edu­ca­ción ase­si­nan­do un maes­tro, lan­zan­do un reto sobre la patria cuba­na, como dicien­do: “Uste­des se pro­po­nen ense­ñar a leer y a escri­bir has­ta el últi­mo anal­fa­be­to, y noso­tros nos pro­po­ne­mos ase­si­nar has­ta el ulti­mo maes­tro.” Pero como el des­en­la­ce ha de ser, inevi­ta­ble­men­te, el triun­fo de la razón, el triun­fo de los que quie­ren edu­car, y la des­truc­ción de los que quie­ren ase­si­nar maes­tros; como las fuer­zas del pue­blo, apo­ya­das en su dere­cho y en su razón, son mil veces supe­rio­res a las fuer­zas de los cri­mi­na­les y de los mer­ce­na­rios, ¡ya vere­mos cómo no ase­si­na­rán más maes­tros, y ya vere­mos cómo ense­ña­mos has­ta el últi­mo anal­fa­be­to, y ya vere­mos cómo ani­qui­la­mos has­ta el últi­mo cri­mi­nal contrarrevolucionario!

Duro es tener que con­sig­nar este cri­men en el día de hoy, pero ese maes­tro, que murió cruel­men­te ase­si­na­do, no será como una luz que se apa­gue, será como una lla­ma de patrio­tis­mo que se encien­de. ¡Ese maes­tro des­pués de muer­to segui­rá sien­do maes­tro!; ¡ese joven ase­si­na­do segui­rá sien­do eter­na­men­te joven!; ¡ese hom­bre del pue­blo, humil­de, y negro, de los que han pade­ci­do el ham­bre y la dis­cri­mi­na­ción, y que reac­cio­nó que­rien­do ser maes­tro, reac­cio­nó que­rien­do ense­ñar, ese obre­ro, que tra­ba­ja­ba por el día y estu­dia­ba por la noche, que­da­rá como sím­bo­lo imbo­rra­ble y como ejem­plo de nues­tro pue­blo, como héroe que murió cum­plien­do el deber, como maes­tro que esta­ba allí ense­ñan­do des­de antes del día de reyes, como revo­lu­cio­na­rio que supo cum­plir, que fue con sus libros a ense­ñar sin impor­tar­le el ries­go, ese maes­tro será como un sím­bo­lo, ese maes­tro será como un héroe al que su pue­blo no olvi­da­rá!; ese maes­tro es el már­tir cuya san­gre ser­vi­rá para que noso­tros nos pro­pon­ga­mos, doble­men­te, ganar la bata­lla que hemos empren­di­do con­tra el anal­fa­be­tis­mo; es un már­tir cuya san­gre ser­vi­rá para borrar para siem­pre la igno­ran­cia y la incul­tu­ra en nues­tro pue­blo, el már­tir del Año de la Edu­ca­ción, el már­tir de los maes­tros, el héroe anó­ni­mo del pue­blo, ¡y allí don­de ense­ñó se eri­gi­rá una escue­la!, ¡y allí don­de murió se eri­gi­rá un monu­men­to que será de eterno recuer­do a su memo­ria e índi­ce acu­sa­dor que esta­rá seña­lan­do hacia el impe­ria­lis­mo y sus agen­tes la igno­mi­nia eter­na de haber ase­si­na­do a un joven maes­tro de 18 años, que lle­va­ba bajo sus bra­zos un libro de arit­mé­ti­ca, un libro de fisio­lo­gía y un libro de lenguaje!

¡Glo­ria eter­na al maes­tro mártir!

¡Patria o Muerte!

¡Ven­ce­re­mos!

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *