Colom­bia. Exclu­sión polí­ti­ca y un nue­vo ciclo de la gue­rra (IV)

Por Nepo­mu­ceno Marín. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de enero de 2021.

Archi­la esta mani­pu­lan­do des­ca­ra­da­men­te los dine­ros de la coope­ra­ción inter­na­cio­nal para entre­gar cupos millo­na­rios a los polí­ti­cos oficialistas.

Colom­bia: ¿Un nue­vo ciclo de guerra?

Colom­bia, en un ter­cer ciclo de la vio­len­cia (2)

El nue­vo ciclo de la vio­len­cia en Colom­bia. PDET y Zonas Futu­ro de gue­rra (3)

En la pers­pec­ti­va de la pose­sión del nue­vo pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, el gobierno de Colom­bia ha empren­di­do una ope­ra­ción de maqui­lla­je para ofre­cer otra ima­gen res­pec­to de la imple­men­ta­ción de los Acuer­dos de paz some­ti­dos a un plan deli­be­ra­do con el obje­ti­vo de hacer­los tri­zas según la orden del jefe supre­mo de las hor­das fas­cis­tas colom­bia­na, el señor Uri­be Vélez.

En días recien­tes hemos pre­sen­cia­do una gigan­tes­ca cam­pa­ña publi­ci­ta­ria de la Con­se­je­ría de la paz con lega­li­dad geren­cia­da por el señor Emi­lio Archi­la para resal­tar los avan­ces de los Pro­gra­mas de desa­rro­llo con enfo­que terri­to­rial (Pdet) y sus Pla­nes de acción terri­to­rial; cam­pa­ña car­ga­da de men­ti­ras y fala­cias, pues las accio­nes eje­cu­ta­das, que son obras de cemen­to y hie­rro, nada tie­nen que ver con la refor­ma rural inte­gral pac­ta­da en La Haba­na, cuyo eje­cu­ción debía hacer­se con la orga­ni­za­ción de los Pdet[1].

Lo que esta ocu­rrien­do es que Archi­la esta mani­pu­lan­do des­ca­ra­da­men­te los dine­ros de la coope­ra­ción inter­na­cio­nal para entre­gar cupos millo­na­rios a los polí­ti­cos ofi­cia­lis­tas que saquean estos dine­ros con con­tra­ta­cio­nes frau­du­len­tas y tram­po­sas, todo con el fin de acei­tar las mayo­rías par­la­men­ta­rias que le dan el vis­to bueno a las polí­ti­cas y leyes de la Casa de Nariño.

De igual mane­ra la Ofi­ci­na de la ONU encar­ga­da de acom­pa­ñar los pac­tos de paz ha sali­do a dar un par­te de vic­to­ria que no corres­pon­de a la reali­dad. En este caso se tra­ta de un acto pro­to­co­la­rio para ama­rrar los dine­ros que el gobierno de Duque apor­ta a dicho orga­nis­mo mul­ti­la­te­ral en el que hay una fron­do­sa buro­cra­cia vin­cu­la­da al Cen­tro Democrático[2].

Estos balan­ces no pasan de ser unas lis­tas de mer­ca­do y unas mis­ce­lá­neas que bus­can encu­brir el fra­ca­so de los acuer­dos de paz.

El tema de las refor­mas polí­ti­cas y la amplia­ción de la demo­cra­cia es un cam­po vital en la supera­ción de la vio­len­cia y la cons­truc­ción de la paz[3].

Son muchos los estu­dios hechos a lo lar­go de los últi­mos años que demues­tran como la exclu­sión polí­ti­ca y el cie­rre del régi­men de poder son uno de los ele­men­tos que gra­vi­tan en el alza­mien­to arma­do y la resis­ten­cia agra­ria de millo­nes de cam­pe­si­nos. Tam­bién en la eje­cu­ción de la vio­len­cia por par­te de las eli­tes en todos los ámbi­tos del Esta­do para impe­dir la pre­sen­cia en la vida públi­ca de los par­ti­dos y movi­mien­tos de opo­si­ción y de las fuer­zas socia­les populares.

Entre los tra­ba­jos ela­bo­ra­dos para la mesa de diá­lo­gos de La Haba­na, reu­ni­dos en el Docu­men­to “Con­tri­bu­ción al enten­di­mien­to del con­flic­to arma­do colom­biano”, de la Comi­sión his­tó­ri­ca del con­flic­to y sus víc­ti­mas, des­ta­can tres refle­xio­nes que son per­ti­nen­tes para enten­der las dimen­sio­nes de las rela­cio­nes entre orga­ni­za­ción del Esta­do colom­biano y la violencia[4].

Uno de ellos es el de Ser­gio de Zubi­ria “Dimen­sio­nes polí­ti­cas y cul­tu­ra­les en el con­flic­to colom­biano”, en el que las “uni­da­des de aná­li­sis para apro­xi­mar­nos a las dimen­sio­nes polí­ti­cas, ideo­ló­gi­cas y cul­tu­ra­les son las siguien­tes: cons­truc­ción del Esta­do y sus rela­cio­nes con el con­flic­to; poder polí­ti­co, estruc­tu­ras de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, par­ti­dos y emer­gen­cia de pro­yec­tos alter­na­ti­vos; carác­ter y acti­tud fren­te a las refor­mas socia­les; con­cep­cio­nes y prác­ti­cas de la moder­ni­za­ción capi­ta­lis­ta; ele­men­tos de la cul­tu­ra polí­ti­ca; y, otros fac­to­res cul­tu­ra­les del con­tex­to del con­flic­to social armado”.

Los otros son el docu­men­to de Víc­tor Manuel Mon­ca­yo “Insur­gen­cia gue­rri­lle­ra y orden social vigente”.

Y el ter­ce­ro es el de Fran­cis­co Gutié­rrez “¿Una his­to­ria simple?”.

Entre los tres escri­tos se encuen­tran abun­dan­tes tesis sobre la dimen­sión polí­ti­ca del con­flic­to arma­do colom­biano pre­sen­te des­de los años 50 del Siglo XX.

Sobre dichos aná­li­sis y los pro­to­co­los de la Secre­ta­ria Gene­ral de la ONU, en la Mesa de la Haba­na, el gobierno del señor San­tos y la cama­ri­lla deser­to­ra de Timo­chen­ko hicie­ron un pac­to car­ga­do de refor­mis­mo sin limi­te para impul­sar unas refor­mas polí­ti­cas y elec­to­ra­les con el fin diz­que de ampliar la men­ti­ro­sa demo­cra­cia colombiana.

Dicho acuer­do polí­ti­co par­tía de la siguien­te con­si­de­ra­ción: “La cons­truc­ción y con­so­li­da­ción de la paz, en el mar­co del fin del con­flic­to, requie­re de una amplia­ción demo­crá­ti­ca que per­mi­ta que sur­jan nue­vas fuer­zas en el esce­na­rio polí­ti­co para enri­que­cer el deba­te y la deli­be­ra­ción alre­de­dor de los gran­des pro­ble­mas nacio­na­les y, de esa mane­ra, for­ta­le­cer el plu­ra­lis­mo y por tan­to la repre­sen­ta­ción de las dife­ren­tes visio­nes e intere­ses de la socie­dad, con las debi­das garan­tías para la par­ti­ci­pa­ción y la inclu­sión polí­ti­ca. Es impor­tan­te ampliar y cua­li­fi­car la demo­cra­cia como con­di­ción para lograr bases sóli­das para for­jar la paz. La cons­truc­ción de la paz es asun­to de la socie­dad en su con­jun­to que requie­re de la par­ti­ci­pa­ción de todas las per­so­nas sin dis­tin­ción y, por eso, es nece­sa­rio con­ci­tar la par­ti­ci­pa­ción y deci­sión de toda la socie­dad colom­bia­na en la cons­truc­ción de tal pro­pó­si­to, que es dere­cho y deber de obli­ga­to­rio cum­pli­mien­to, como base para encau­zar a Colom­bia por el camino de la paz con jus­ti­cia social y de la recon­ci­lia­ción, aten­dien­do el cla­mor de la pobla­ción por la paz. Esto inclu­ye el for­ta­le­ci­mien­to de las orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les, y el robus­te­ci­mien­to de los espa­cios de par­ti­ci­pa­ción para que ese ejer­ci­cio de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na ten­ga inci­den­cia y sea efec­ti­vo, y para que vigo­ri­ce y com­ple­men­te la demo­cra­cia. Toman­do en con­si­de­ra­ción que las muje­res enfren­tan mayo­res barre­ras socia­les e ins­ti­tu­cio­na­les para el ejer­ci­cio de la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca como con­se­cuen­cia de pro­fun­das dis­cri­mi­na­cio­nes y des­igual­da­des, así como de con­di­cio­nes estruc­tu­ra­les de exclu­sión y subor­di­na­ción, lo que gene­ra mayo­res retos para garan­ti­zar su dere­cho a la par­ti­ci­pa­ción, enfren­tar y trans­for­mar estas con­di­cio­nes his­tó­ri­cas impli­ca desa­rro­llar medi­das afir­ma­ti­vas que garan­ti­cen la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en los dife­ren­tes espa­cios de repre­sen­ta­ción polí­ti­ca y social. Para esto es nece­sa­rio que se reco­noz­ca la situa­ción y con­di­ción de las muje­res en sus con­tex­tos y particularidades.

“La fir­ma e imple­men­ta­ción del Acuer­do Final con­tri­bui­rá a la amplia­ción y pro­fun­di­za­ción de la demo­cra­cia en cuan­to impli­ca­rá la deja­ción de las armas y la pros­crip­ción de la vio­len­cia como méto­do de acción polí­ti­ca para todas y todos los colom­bia­nos a fin de tran­si­tar a un esce­na­rio en el que impe­re la demo­cra­cia, con garan­tías ple­nas para quie­nes par­ti­ci­pen en polí­ti­ca, y de esa mane­ra abri­rá nue­vos espa­cios para la par­ti­ci­pa­ción. Para con­so­li­dar la paz, es nece­sa­rio garan­ti­zar el plu­ra­lis­mo faci­li­tan­do la cons­ti­tu­ción de nue­vos par­ti­dos y movi­mien­tos polí­ti­cos que con­tri­bu­yan al deba­te y al pro­ce­so demo­crá­ti­co, y ten­gan sufi­cien­tes garan­tías para el ejer­ci­cio de la opo­si­ción y ser ver­da­de­ras alter­na­ti­vas de poder. La demo­cra­cia requie­re, en un esce­na­rio de fin del con­flic­to, un for­ta­le­ci­mien­to de las garan­tías de par­ti­ci­pa­ción política.

“Para la con­so­li­da­ción de la paz se requie­re así mis­mo la pro­mo­ción de la con­vi­ven­cia, la tole­ran­cia y no estig­ma­ti­za­ción, que ase­gu­ren unas con­di­cio­nes de res­pe­to a los valo­res demo­crá­ti­cos y, por esa vía, se pro­mue­va el res­pe­to por quie­nes ejer­cen la opo­si­ción polí­ti­ca. Esas garan­tías supo­nen, por una par­te, una dis­tri­bu­ción más equi­ta­ti­va de los recur­sos públi­cos des­ti­na­dos a los par­ti­dos y movi­mien­tos polí­ti­cos y una mayor trans­pa­ren­cia del pro­ce­so elec­to­ral, que requie­re de una serie de medi­das inme­dia­tas espe­cial­men­te en las regio­nes don­de aún per­sis­ten ries­gos y ame­na­zas, así como de una revi­sión inte­gral del régi­men elec­to­ral y de la con­for­ma­ción y las fun­cio­nes de las auto­ri­da­des electorales. 

Y por otra par­te, el esta­ble­ci­mien­to de unas mayo­res garan­tías para el ejer­ci­cio de la opo­si­ción polí­ti­ca. La revi­sión y moder­ni­za­ción de la orga­ni­za­ción y del régi­men elec­to­ral debe pro­pi­ciar una mayor par­ti­ci­pa­ción de la ciu­da­da­nía en el pro­ce­so elec­to­ral. Una mayor par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral requie­re adi­cio­nal­men­te de medi­das inclu­yen­tes que faci­li­ten el ejer­ci­cio de ese dere­cho, en espe­cial en zonas apar­ta­das o afec­ta­das por el con­flic­to y el aban­dono, tenien­do en cuen­ta las difi­cul­ta­des espe­cí­fi­cas de las muje­res que habi­tan dichas zonas para el ejer­ci­cio de este dere­cho. La cons­truc­ción de la paz requie­re ade­más de la movi­li­za­ción y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en los asun­tos de inte­rés públi­co, y en par­ti­cu­lar en la imple­men­ta­ción del pre­sen­te Acuerdo. 

Eso supo­ne, por una par­te, el for­ta­le­ci­mien­to de las garan­tías y las capa­ci­da­des para que los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, aso­cia­dos en dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos, desa­rro­llen sus acti­vi­da­des y de esa mane­ra con­tri­bu­yan a la expre­sión de los intere­ses de una socie­dad plu­ra­lis­ta y mul­ti­cul­tu­ral por dife­ren­tes medios, inclu­yen­do la pro­tes­ta social. Para for­ta­le­cer la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na de las muje­res es nece­sa­rio valo­rar sus agen­das socia­les y reco­no­cer su apor­te como suje­tos polí­ti­cos en la vida públi­ca, en espe­cial cuan­do se tra­ta de la pro­mo­ción y defen­sa de sus dere­chos. Por otra par­te que se ase­gu­re que la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, en la dis­cu­sión de los pla­nes de desa­rro­llo, de las polí­ti­cas públi­cas y en gene­ral de los asun­tos que ata­ñen a la comu­ni­dad, inci­da efec­ti­va­men­te en las deci­sio­nes de las auto­ri­da­des y cor­po­ra­cio­nes públi­cas corres­pon­dien­tes. De esa mane­ra la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na se con­vier­te en un ver­da­de­ro com­ple­men­to y al mis­mo tiem­po en un meca­nis­mo de con­trol del sis­te­ma de repre­sen­ta­ción polí­ti­ca y de la admi­nis­tra­ción pública. 

La pro­mo­ción tan­to del plu­ra­lis­mo polí­ti­co como de las orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les, par­ti­cu­lar­men­te de muje­res, jóve­nes y demás sec­to­res exclui­dos del ejer­ci­cio de la polí­ti­ca y, en gene­ral, del deba­te demo­crá­ti­co, requie­re de nue­vos espa­cios de difu­sión para que los par­ti­dos, orga­ni­za­cio­nes y las comu­ni­da­des que par­ti­ci­pan en la cons­truc­ción de la paz, ten­gan acce­so a espa­cios en cana­les y emi­so­ras en los nive­les nacio­nal, regio­nal y local. Adi­cio­nal­men­te, la cons­truc­ción de la paz requie­re que los terri­to­rios más afec­ta­dos por el con­flic­to y el aban­dono, en una fase de tran­si­ción, ten­gan una mayor repre­sen­ta­ción en el Con­gre­so de la Repú­bli­ca para ase­gu­rar la inclu­sión polí­ti­ca de esos terri­to­rios y sus pobla­cio­nes, así como la repre­sen­ta­ción de sus intere­ses. De igual mane­ra, es nece­sa­rio crear las con­di­cio­nes y dar las garan­tías para que las orga­ni­za­cio­nes alza­das en armas se trans­for­men en par­ti­dos o movi­mien­tos polí­ti­cos, que par­ti­ci­pen acti­va­men­te en la con­for­ma­ción, ejer­ci­cio y con­trol del poder polí­ti­co, para que sus pro­pues­tas y sus pro­yec­tos pue­dan cons­ti­tuir­se en alter­na­ti­va de poder.

“Para cum­plir con todo lo ante­rior, se harán las revi­sio­nes y los ajus­tes ins­ti­tu­cio­na­les nece­sa­rios que con­duz­can a una ple­na par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca y ciu­da­da­na de todos los sec­to­res polí­ti­cos y socia­les, y de esa mane­ra, hacer fren­te a los retos de la cons­truc­ción de la paz”[5].

Tal como están plan­tea­das estas refor­mas son ape­nas obvias en un pro­ce­so de moder­ni­za­ción de un sis­te­ma polí­ti­co tan abe­rran­te como el que tie­nen mon­ta­das las eli­tes oli­gár­qui­cas colombianas.

Pero al día de hoy esas refor­mas han sido un com­ple­to fra­ca­so, aun si inclui­mos el fla­man­te Esta­tu­to de la Oposición[6] expe­di­do y con­ver­ti­do en papel moja­do, toda vez que las fuer­zas de la opo­si­ción colom­bia­na son some­ti­das al ase­si­na­to, la repre­sión y el atropello.

Las 16 cir­cuns­crip­cio­nes elec­to­ra­les para las vic­ti­mas han sido blo­quea­das por la maqui­na­ria uribista[7]; la refor­ma elec­to­ral deri­vo en un nue­vo códi­go elec­to­ral pla­ga­do de clientelismo[8]; el nue­vo Esta­tu­to de par­ti­ci­pa­ción jamás ha sido con­si­de­ra­do y la pre­sen­cia de la ros­ca de Timo­chen­ko en el hemi­ci­clo legis­la­ti­vo es una ver­güen­za para el movi­mien­to popu­lar dado su aplau­so repe­ti­do a los gene­ra­les que encon­tra­ron en esta fac­ción su más fir­me aliado.

Así que la refor­ma polí­ti­ca para la paz resul­to un gran fra­ca­so, expli­can­do así la con­for­ma­ción de un Nue­vo ciclo de vio­len­cia y gue­rra en Colom­bia, en el que los fren­tes de las Farc EP (los de la pri­me­ra Mar­que­ta­lia) que se mar­gi­na­ron de tal pac­to (1, 7, 3, 62,Carolina Ramí­rez, Coman­do Coor­di­na­dor de Occi­den­te, 43, 36, 33, 18), con la auto­ri­dad y legi­ti­mi­dad que les da esa con­se­cuen­te posi­ción revo­lu­cio­na­ria, con­vo­can y lide­ran la his­tó­ri­ca resis­ten­cia agra­ria colom­bia­na con­tra el régi­men oli­gár­qui­co y su mode­lo neo­li­be­ral de explo­ta­ción de los trabajadores.

[1] Ver el siguien­te enla­ce elec­tro­ni­co con­sul­ta­do el 12 de enero del 2021 https://​www​.eltiem​po​.com/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​p​r​o​c​e​s​o​-​d​e​-​p​a​z​-​l​a​s​-​c​u​e​n​t​a​s​-​d​e​l​-​g​o​b​i​e​r​n​o​-​e​n​-​e​l​-​b​a​l​a​n​c​e​-​d​e​-​l​o​s​-​a​c​u​e​r​d​o​s​-​d​e​-​p​a​z​-​5​5​9​637

[2] Ver en el siguien­te enla­ce elec­tro­ni­co del 12 de enero del 2021 https://colombia.unmissions.org/nota-de-prensa-del-informe-trimestral-del-secretario-general-de-naciones-unidas-ante-el-consejo-de‑0

[3] Ver el siguien­te enla­ce elec­tro­ni­co con­sul­ta­do el 12 de enero del 2021 http://​www​.inde​paz​.org​.co/​w​p​-​c​o​n​t​e​n​t​/​u​p​l​o​a​d​s​/​2​0​1​8​/​0​8​/​P​u​n​t​o​-​d​e​-​E​n​c​u​e​n​t​r​o​-​6​5​-​P​a​r​t​i​c​i​p​a​c​i​o​n​-​e​n​-​l​a​s​-​r​e​f​o​r​m​a​s​-​p​o​l​i​t​i​c​a​s​.​pdf

[4] Ver en el siguien­te enla­ce elec­tro­ni­co con­sul­ta­do el 12 de enero del 201 http://​www​.huma​nas​.unal​.edu​.co/​o​b​s​e​r​v​a​p​a​z​y​c​o​n​f​l​i​c​t​o​/​f​i​l​e​s​/​5​7​1​4​/​6​9​1​1​/​9​3​7​6​/​V​e​r​s​i​o​n​_​f​i​n​a​l​_​i​n​f​o​r​m​e​s​_​C​H​C​V​.​pdf

[5] Ver el siguien­te enla­ce elec­tro­ni­co con­sul­ta­do el 12 de enero del 2021 http://​www​.cen​tro​de​me​mo​riahis​to​ri​ca​.gov​.co/​d​e​s​c​a​r​g​a​s​/​f​i​n​A​c​u​e​r​d​o​P​a​z​A​g​o​s​t​o​2​0​1​6​/12 – 11-2016-Nuevo-Acuerdo-Final.pdf

[6] Ver el siguien­te enla­ce elec­tro­ni­co con­sul­ta­do el 12 de enero del 2021 https://​www​.fun​cion​pu​bli​ca​.gov​.co/​e​v​a​/​g​e​s​t​o​r​n​o​r​m​a​t​i​v​o​/​n​o​r​m​a​.​p​h​p​?​i​=​8​7​302

[7] Ver el siguien­te enla­ce elec­tro­ni­co con­sul­ta­do el 12 de enero del 2021 http://leyes.senado.gov.co/proyectos/images/documentos/Textos%20Radicados/proyectos%20de%20ley/2017%20-%202018/PAL%20016 – 18%2016%20Circunscripciones.pdf

[8] Ver en el siguien­te enla­ce elec­tro­ni­co con­sul­ta­do el 12 de enero del 2021 https://​www​.eles​pec​ta​dor​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​r​e​f​o​r​m​a​-​e​l​e​c​t​o​r​a​l​-​p​a​r​a​-​l​a​-​p​az/

Fuen­te: Kaos en la Red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *