El Ablí, el pri­mer poe­ta cono­ci­do de la pro­vin­cia de Almería

Por Jor­ge Liro­la, pro­fe­sor de ára­be de la UAL

El pri­mer autor del que tene­mos noti­cias de toda la pro­vin­cia de Alme­ría es un poe­ta que vivió en la segun­da mitad del siglo IX y que escri­bió en ára­be, la len­gua de cul­tu­ra de la épo­ca. Era uno de tan­tos his­pa­nos que se habían ara­bi­za­do y tam­bién isla­mi­za­do a los que se deno­mi­na mula­díes. Tam­bién hubo quie­nes no se isla­mi­za­ron, los lla­ma­dos mozá­ra­bes, si bien prác­ti­ca­men­te toda la pobla­ción fue ara­bi­zán­do­se, de for­ma que, inclu­so judíos y cris­tia­nos, uti­li­za­ban el ára­be como len­gua vehi­cu­lar y solo en los con­tex­tos sacros estas mino­rías reli­gio­sas uti­li­za­ban el hebreo y el latín respectivamente.

Se tra­ta de Abde­rrah­mán (algu­nos lo lla­man Abda­llah), hijo de Ahmad, El Ablí. Todo apun­ta a que había sido su padre quien se había con­ver­ti­do al islam, adop­tan­do el nom­bre de Ahmad. La fami­lia era ori­gi­na­ria de Abla; de ahí que fue­ra cono­ci­do el poe­ta por la nis­ba o adje­ti­vo de rela­ción con su patria chi­ca, Abla, que es carac­te­ri­za­da por los geó­gra­fos ára­bes como un cas­ti­llo entre Alme­ríaGra­na­da, que se encon­tra­ba en la vía de comu­ni­ca­ción prin­ci­pal entre Gua­dix y Pechi­na, la que había sido la anti­gua cal­za­da roma­na que unía ambas ciudades.

El Ablí fue cono­ci­do por ser el por­ta­voz de los mula­díes de la cora de Elvi­ra en el con­flic­to que los enfren­tó, jun­to a los cris­tia­nos, con­tra los ára­bes. Mula­díes y cris­tia­nos eran con­si­de­ra­dos como “no-ára­bes” (ayam, de don­de pro­ce­de al-aya­mi­ya, alja­mía, que era la len­gua roman­ce uti­li­za­da por los cris­tia­nos y lue­go tam­bién por los moris­cos, que se escri­bía con carac­te­res árabes).

Se ha que­ri­do ver en ese con­flic­to entre ára­bes y no-ára­bes (mula­díes y cris­tia­nos) la resis­ten­cia de estos últi­mos a isla­mi­zar­se y ara­bi­zar­se, cuan­do la reali­dad es bien dis­tin­ta: trans­cu­rri­das varias gene­ra­cio­nes en las que se había crea­do una nue­va reali­dad a nivel polí­ti­co­mi­li­tar, socio­eco­nó­mi­co, jurí­di­co y cul­tu­ral, como fue al-Anda­lus, las pobla­cio­nes autóc­to­nas, mayo­ri­ta­rias, ya muy ara­bi­za­das y en gran par­te tam­bién isla­mi­za­das, sin que hubie­ra pro­se­li­tis­mo para la con­ver­sión, dis­cu­tían a la mino­ría ára­be, que había copa­do todo el poder polí­ti­co, su pre­pon­de­ran­cia y exi­gían cotas de poder, pero lo hacían des­de den­tro de la nue­va cul­tu­ra impe­ran­te, la ára­be, como lo prue­ba el pro­pio El Ablí, que uti­li­za­ba la len­gua y la métri­ca ára­bes para expre­sar­se. Este pro­ce­so rei­vin­di­ca­ti­vo afec­tó no solo a al-Anda­lus, sino que tam­bién se pro­du­jo en el res­to de los terri­to­rios que los ára­bes habían colo­ni­za­do y fue tan­to a nivel polí­ti­co-mili­tar, como en el plano cul­tu­ral. Lo com­pro­ba­mos en la anti­gua Per­sia, don­de sus poe­tas, ple­na­men­te ara­bi­za­dos e isla­mi­za­dos, exi­gían cam­biar los mol­des clá­si­cos de una poe­sía arcai­zan­te en el len­gua­je y con una estruc­tu­ra temá­ti­ca tri­par­ti­ta de los poe­mas que des­cri­bían un mun­do del desier­to muy ale­ja­do ya de la nue­va reali­dad cir­cun­dan­te. Así vemos a poe­tas como Abú Nuwás cul­ti­var el tema báqui­co y des­de­ñar la poe­sía ára­be tra­di­cio­nal. Se tra­ta del movi­mien­to moder­nis­ta que intro­du­jo impor­tan­tes nove­da­des en el len­gua­je y en los temas, desa­rro­llan­do el géne­ro flo­ral y la des­crip­ción de pala­cios y jar­di­nes, pero sin rom­per con los mol­des clá­si­cos en la for­ma y, por supues­to, des­de la pro­pia len­gua ára­be, que se había impues­to como len­gua oficial.

En ese con­tex­to se entien­de el movi­mien­to deses­pe­ra­do de los már­ti­res cris­tia­nos de Cór­do­ba, pro­pi­cia­do por las pro­pias auto­ri­da­des ecle­siás­ti­cas, que veían que las igle­sias se que­da­ban vacías y que las nue­vas gene­ra­cio­nes de his­pa­nos aban­do­na­ban el latín para uti­li­zar el ára­be como len­gua de cultura.

La cri­sis se sol­ven­tó en el siglo X, con Abde­rrah­man III, que apli­có una polí­ti­ca en la que se dio más cabi­da a las pobla­cio­nes autóc­to­nas, de for­ma que se ten­dió hacia una homo­ge­nei­za­ción de la pobla­ción anda­lu­sí, siem­pre en el mar­co de la cul­tu­ra árabe.

De El Ablí solo nos han lle­ga­do algu­nos ver­sos, en ára­be clá­si­co y en per­fec­ta métri­ca ára­be, en el mar­co del due­lo poé­ti­co que sos­tu­vo con los vates ára­bes, sobre todo, con Muham­mad b. Saíd b. Muja­riq al-Asa­dí, de la tri­bu Asad, de los Banu Juzay­ma, que hacía de por­ta­voz de los ára­bes gra­na­di­nos, coman­da­dos pri­me­ro por Saw­war b. Ham­dun al-Muha­ri­bí al-Qay­sí y, tras la muer­te de este, por Saíd b. Sulay­man b. Yudí b. Asbat al-Saadí.

Se tra­ta de las típi­cas muá­ra­das, répli­cas que se hacían uti­li­zan­do el mis­mo metro y la mis­ma letra de rima que había emplea­do el replicado.

En uno de sus poe­mas, en el que apa­re­ce por pri­me­ra vez la men­ción de la Alham­bra como for­ta­le­za en la que esta­ban refu­gia­dos los ára­bes gra­na­di­nos, decía El Ablí, cono­cien­do bien qué decir para hacer daño a los ára­bes (tres ver­sos, metro tawil, rima en -“u, trad. Ángel C. López en la “Biblio­te­ca de al-Anda­lus“):

Sus casas están vacías y yermas

y los vien­tos impetuosos

las están cubrien­do de polvo.

Mien­tras ellos labran su extravío,

en la for­ta­le­za de la Alhambra,

don­de los aguar­dan duros combates,

como los que en ella libraron

con­tra su padre, nues­tras lanzas

y nues­tras afi­la­das espadas.

Otra de sus casi­das (poe­mas), en la que sati­ri­za­ba a los ára­bes, comen­za­ba así (metro wáfir, rima –lu; trad. José E. Guráieb):

Hemos que­bra­do sus lanzas,

que­da­ron humillados;

su orgu­llo y su poder

hemos aba­ti­do.

Tam­bién repli­có a esta casi­da al-Asa­dí, uti­li­zan­do el mis­mo metro e idén­ti­ca rima.

Gra­cias al his­to­ria­dor cor­do­bés Ibn Hay­yán, del que copia­ron el valen­ciano Ibn al-Abbar y el gra­na­dino Ibn Saíd, sabe­mos que este reci­tó un poe­ma en elo­gio de Saíd Ibn Yudí, el jefe de los ára­bes de Elvi­ra, quien qui­so recom­pen­sar­lo, pero uno de los pre­sen­tes le recor­dó el cita­do poe­ma en el que el poe­ta de Abla se vana­glo­ria­ba de que los mula­díes hubie­ran humi­lla­do a los ára­bes y, dado que en aquel poe­ma figu­ra­ba un ver­so que decía:

¡Cuán­to tiem­po hace

que la san­gre de sus muertos

yace en el fon­do de un pozo!,

Ibn Yudí orde­nó apre­sar a El Ablí y que alguno de los del clan ára­be de los Banu Suqa­la le die­ra muer­te, así como que su cadá­ver fue­ra arro­ja­do a un pozo pro­fun­do. Este fue el tris­te final del poe­ta de Abla, el pri­mer autor cono­ci­do de la actual pro­vin­cia de Almería.

Nos cabe repa­rar su memo­ria, pues, lamen­ta­ble­men­te, no es cono­ci­do en su tie­rra. El “Dic­cio­na­rio bio­grá­fi­co de Alme­ría“, edi­ta­do por el Ins­ti­tu­to de Estu­dios Alme­rien­ses, no lo inclu­yó en sus pági­nas, segu­ra­men­te por no con­tar, en el equi­po edi­to­rial que dise­ñó la obra, con nin­gún espe­cia­lis­ta en el rico y amplio lega­do inte­lec­tual anda­lu­sí, lega­do que dio gran­des fru­tos en la Edad Media y cuya ausen­cia en la refe­ri­da obra es muy sig­ni­fi­ca­ti­va. Sí lo reco­ge la “Biblio­te­ca de al-Anda­lus“, edi­ta­da por la Fun­da­ción Ibn Tufayl de Estu­dios Árabes.

La Uni­ver­si­dad de Alme­ría, por deci­sión de su vice­rrec­tor José Joa­quín Cés­pe­des Loren­te, apo­ya­da por el Rec­tor Car­me­lo Rodrí­guez Torre­blan­ca y el Direc­tor del Depar­ta­men­to de Filo­lo­gía Fran­cis­co Ála­mo, deci­die­ron que se deja­ra de impar­tir la asig­na­tu­ra de “Lite­ra­tu­ra ára­be anda­lu­sí” en el cur­so 2020 – 21, asig­na­tu­ra en la que eran tra­ta­dos este y otros muchos auto­res anda­lu­síes, inclui­dos los alme­rien­ses. Lo deci­die­ron pese a cons­tar esa asig­na­tu­ra en el plan de estu­dios actual y con la opo­si­ción de quien sus­cri­be y de la Socie­dad Espa­ño­la de Estu­dios Ára­bes. Segu­ra­men­te esas mis­mas auto­ri­da­des per­mi­ti­rán que se eli­mi­ne la refe­ri­da asig­na­tu­ra del nue­vo plan de Filo­lo­gía His­pá­ni­ca. ¿Qué se pue­de decir de aque­llas per­so­nas con poder de deci­sión que, por acti­va o por pasi­va, pre­fie­ren que se igno­re el pasa­do de su tierra?

Fuen­te: Ami­gos de la Alcazaba

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *