Esta­do Espa­ñol. Migra­cio­nes res­trin­ge las ayu­das a soli­ci­tan­tes de asi­lo para tener más recur­sos para los refugiados

Por Jai­ro Var­gas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de enero de 2021.

La Secre­ta­ría de Esta­do de Migra­cio­nes modi­fi­ca el sis­te­ma de aco­gi­da para deman­dan­tes de pro­tec­ción inter­na­cio­nal, de mane­ra que solo las per­so­nas con una soli­ci­tud apro­ba­da pue­dan pasar a la segun­da fase del iti­ne­ra­rio, que inclu­ye pres­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas para la tran­si­ción hacia su auto­no­mía e inclusión.

Foto: Una fami­lia de soli­ci­tan­tes de asi­lo lle­ga­da des­de Siria, aco­gi­da en la parro­quia San Car­los Borromeo de Madrid, en una ima­gen de 2018. – JAIRO VARGAS (ARCHIVO)

Las per­so­nas que soli­ci­ten pro­tec­ción inter­na­cio­nal en Espa­ña des­de el pasa­do 1 de enero no ten­drán acce­so a todas las pres­ta­cio­nes que con­tem­pla el sis­te­ma de aco­gi­da has­ta que no se les reco­noz­ca el esta­tu­to de refu­gia­do o la pro­tec­ción sub­si­dia­ria. Esos son los dos gra­dos de pro­tec­ción inter­na­cio­nal que esta­ble­ce la Con­ven­ción de Gine­bra y que, en Espa­ña, ape­nas se con­ce­dió al 5% de quie­nes lo pidie­ron en 2019, uno de los índi­ces más bajos de la Unión Europea.

La secre­ta­ria de Esta­do de Migra­cio­nes, Hana Jalloul, fir­mó el mar­tes una ins­truc­ción con la que pre­ten­de reser­var para per­so­nas con una soli­ci­tud de asi­lo resuel­ta favo­ra­ble­men­te los recur­sos de su depar­ta­men­to, que ha enfren­ta­do un aumen­to sin pre­ce­den­tes y expo­nen­cial del núme­ro de soli­ci­tan­tes en el últi­mo lus­tro. Si en 2017 se pre­sen­ta­ron 31.740 peti­cio­nes, en 2018 aumen­ta­ron has­ta 55.668, para lle­gar en 2019 a 118.273. Un éxo­do, mayo­ri­ta­ria­men­te des­de Colom­bia, Vene­zue­la y Cen­troa­mé­ri­ca, que colap­só el pre­ca­rio y anti­cua­do sis­te­ma, a pesar de que solo el 30% de las per­so­nas que piden asi­lo deman­dan tam­bién acce­so al sis­te­ma de aco­gi­da, según apun­ta Migraciones.

Según la modi­fi­ca­ción de Migra­cio­nes, solo las per­so­nas con pro­tec­ción reco­no­ci­da podrán acce­der a la segun­da fase del sis­te­ma de aco­gi­da, que con­tem­pla ayu­das eco­nó­mi­cas para garan­ti­zar su auto­no­mía. El iti­ne­ra­rio del sis­te­ma dura 18 meses, aun­que es amplia­ble a 24 para per­so­nas vul­ne­ra­bles. Tras un perio­do ini­cial de eva­lua­ción y deri­va­ción, el deman­dan­te de asi­lo pasa a una pri­me­ra fase de aco­gi­da en un cen­tro, nor­mal­men­te ges­tio­na­do por una ONG, don­de tie­ne cubier­tas las nece­si­da­des bási­cas de alo­ja­mien­to y manu­ten­ción, orien­ta­ción legal y labo­ral y cur­sos para apren­der el idioma.

A los seis meses, si el deman­dan­te de asi­lo con­ti­núa nece­si­tan­do apo­yo, pasa a la segun­da fase, total­men­te enfo­ca­da a la adqui­si­ción de auto­no­mía e inde­pen­den­cia, ya que tie­ne auto­ri­za­ción para tra­ba­jar en el país. Aquí ya se cuen­ta con ayu­das eco­nó­mi­cas para manu­ten­ción y alqui­ler de habi­ta­cio­nes o pisos, pro­gra­mas de emplea­bi­li­dad y for­ma­ción o cur­sos inten­si­vos de espa­ñol, entre otros recursos.

Un obje­ti­vo «des­vir­tua­do» por la len­ti­tud burocrática

La modi­fi­ca­ción bus­ca, según Migra­cio­nes, «adap­tar los tiem­pos de estan­cia en la pri­me­ra fase a los pla­zos de reso­lu­ción de las soli­ci­tu­des de asi­lo», por lo que el depar­ta­men­to pone sobre la mesa uno de los gran­des fallos que «ha des­vir­tua­do el obje­ti­vo» del sis­te­ma: la len­ti­tud en el pro­ce­so de reso­lu­ción. El perio­do de la pri­me­ra fase de aco­gi­da se ajus­ta­ba al tiem­po máxi­mo en el que, según la nor­ma­ti­va, la Ofi­ci­na de Asi­lo y Refu­gio (depen­dien­te de Minis­te­rio de Inte­rior) debe resol­ver las soli­ci­tu­des, dejan­do fue­ra del sis­te­ma a aque­llos a los que se ha dene­ga­do el asi­lo, que deben salir del país en un pla­zo de 15 días o que­da­rán en situa­ción de irre­gu­la­ri­dad administrativa.

Aun­que los tiem­pos de reso­lu­ción se han ace­le­ra­do en el últi­mo año, los pla­zos no sue­len cum­plir­se en la prác­ti­ca y, según Migra­cio­nes, «la mayo­ría de los soli­ci­tan­tes no ven resuel­ta su soli­ci­tud» a tiem­po, pero deben pasar igual­men­te a la segun­da fase, «per­ma­ne­ci­do en ella duran­te meses, engro­san­do de este modo la cifra de soli­ci­tan­tes aten­di­dos en segun­da fase» y uti­li­zan­do recur­sos des­ti­na­dos a quie­nes ya tie­nes reco­no­ci­da la pro­tec­ción internacional.

La secre­ta­ría de Esta­do de Migra­cio­nes sub­ra­ya que nadie que­da­rá fue­ra del sis­te­ma si a los seis meses no ha teni­do una res­pues­ta. Sim­ple­men­te, mati­za, per­ma­ne­ce­rá en la pri­me­ra fase has­ta que se resuel­va su peti­ción o has­ta ago­tar los tiem­pos máxi­mos del itinerario.

La fór­mu­la adop­ta­da quie­re «refor­zar la efi­cien­cia» de sis­te­ma de aco­gi­da y «ali­near­se con las reco­men­da­cio­nes» de la Ofi­ci­na Euro­pea de Apo­yo al Asi­lo (EASO, por sus siglas en inglés), que tra­ba­ja des­de hace meses en cola­bo­ra­ción con el Minis­te­rio de Inclu­sión, Migra­cio­nes y Segu­ri­dad Social para apo­yar la tran­si­ción hacia un nue­vo mode­lo de aco­gi­da de refu­gia­dos en Espa­ña, uno de los mayo­res retos que se ha mar­ca­do el minis­tro José Luis Escri­vá para esta legislatura.

Fuen­te: publi​co​.es

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *