Gua­te­ma­la. En la aldea Se’ Raxq’een la incer­ti­dum­bre cre­ce a medi­da que dis­mi­nu­yen sus reser­vas de maíz

Por Por Elías Oxom. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de diciem­bre de 2020.

La aldea Se’ Raxq’een en Chi­sec, Alta Vera­paz, se encuen­tra a 15 kiló­me­tros de la cabe­ce­ra muni­ci­pal y está com­ple­ta­men­te inun­da­da des­de el 1 de noviem­bre por las llu­vias cau­sa­das por las tor­men­tas Eta y Iota.

En la aldea de pobla­ción maya q’eqchi’ exis­ten dos arro­yos y un naci­mien­to de agua, pero la inun­da­ción fue cau­sa­da por el des­bor­da­mien­to de los ríos Sesa­jal y Chib’ut que pasan a unos 10 kiló­me­tros de la aldea. Las per­so­nas tuvie­ron que aban­do­nar sus casas y tras­la­dar­se a un lugar más alto del cerro, loca­li­za­do en el terreno de una per­so­na de la comu­ni­dad a 200 metros de la inundación.

En esta aldea no hay nin­gún alber­gue ni cen­tro de aco­pio habi­li­ta­do, las 80 fami­lias y 325 per­so­nas tuvie­ron que cons­truir cham­pas con nai­lon y lámi­nas para res­guar­dar­se con sus fami­lias. Algu­nas de las per­so­nas comen­tan que el agua no ha baja­do su nivel des­de el momen­to de la inundación.

De las ocho caba­lle­rías de tie­rra en las que se asien­te la comu­ni­dad, cin­co se encuen­tran deba­jo del agua, los cen­tros comu­ni­ta­rios, el pues­to de salud, la escue­la pri­ma­ria, que aten­día a 75 estu­dian­tes, el salón comu­nal y la Igle­sia bau­tis­ta que­da­ron total­men­te bajo el agua por lo que fue impo­si­ble que habi­li­ta­ran un alber­gue en estos lugares.

Cré­di­to: Elías Oxom

José Cac Chub, pre­si­den­te del Comi­té Comu­ni­ta­rio de Desa­rro­llo (COCODE), rela­tó que dos muje­res esta­ban en tra­ba­jo de par­to al momen­to de la inun­da­ción y su tras­la­do hacia un cen­tro asis­ten­cial se hizo en bal­sas que habían impro­vi­sa­do para eva­cuar a las fami­lias. Actual­men­te son tres las muje­res quie­nes se encuen­tran en perio­do de gestación.

Cac Chub aña­de que cuan­do se inun­dó el lugar pasó una lan­cha del ejér­ci­to de Gua­te­ma­la pero no se acer­ca­ron para pres­tar auxi­lio en el momen­to de la emer­gen­cia, “está­ba­mos gri­tan­do y lla­mán­do­los con nues­tras manos pidien­do auxi­lio y ellos pasa­ban de lar­go”, comen­tó. Des­pués de un tiem­po nos| acer­ca­mos con ellos, siguió el líder comu­ni­ta­rio, para bus­car apo­yo y nos res­pon­die­ron que tenía­mos que com­prar el com­bus­ti­ble de la lan­cha, “noso­tros no tene­mos dine­ro noso­tros nece­si­ta­mos ayu­da”, indicó.

En la comu­ni­dad per­die­ron los cul­ti­vos de banano, café, piña, malan­gas, cacao, achio­te, maíz, man­go, agua­ca­te y los huer­tos fami­lia­res. Para los dam­ni­fi­ca­dos esto es una gran pér­di­da por­que con ello ali­men­ta­ban a sus fami­lias, aho­ra se que­da­ron sin sus cul­ti­vos y sin poder sem­brar el sagra­do maíz.

Las más de 300 per­so­nas que inte­gran la comu­ni­dad pasa­ran la navi­dad con sus casas bajo el agua y con la ausen­cia del Esta­do en estos momen­tos crí­ti­cos, en las pri­me­ras dos sema­nas des­pués de la inun­da­ción reci­bie­ron apo­yo de otras comu­ni­da­des cer­ca­nas quie­nes les dona­ron víve­res, des­de enton­ces las fami­lias sobre­vi­ven ali­men­tán­do­se del maíz que logra­ron res­ca­tar antes de la inun­da­ción, con­for­me pasan los días la incer­ti­dum­bre cre­ce a medi­da que dis­mi­nu­ye sus reser­vas de maíz.

Fuen­te: Pren­sa Comunitaria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *