Un fan­tas­ma reco­rre Colom­bia – farc​-ep​.net

Para­fra­sean­do el reco­no­ci­do enun­cia­do con el que Marx y Engels abren el his­tó­ri­co Mani­fies­to Comu­nis­ta de 1848, por demás vigen­te y vital, ini­cia­mos este salu­do de año nue­vo, expre­san­do a cada com­pa­trio­ta, nues­tro fer­vien­te deseo que el 2021 lo reci­ba­mos con deter­mi­na­ción de lucha, con mucho opti­mis­mo, las alas abier­tas al vien­to de nues­tros sue­ños de Colom­bia Nue­va, en paz, con jus­ti­cia social y con el háli­to de las FARC-EP (Segun­da Mar­que­ta­lia) expan­dién­do­se cada vez más y más en el esce­na­rio polí­ti­co nacional.

Este gobierno del Ñeñe Duque, mario­ne­ta uri­bis­ta que tuvo la «suer­te» de con­tar con que, a las des­gra­cias de los colom­bia­nos se suma­ra la pan­de­mia del COVID 19, no ten­drá eter­na­men­te tal excu­sa para tapar el fra­ca­so estre­pi­to­so de su ges­tión pre­si­den­cial, que defi­ni­ti­va­men­te agra­vó la des­igual­dad y la mise­ria que como en una olla a pre­sión se coci­nan con el calor de la indig­na­ción de los des­po­seí­dos y ofen­di­dos con tan­ta far­sa y desconsideración.

Sin duda, apar­te de los males socia­les endé­mi­cos que pade­cen los colom­bia­nos y cuyos posi­bles ini­cios de solu­ción fue­ron frus­tra­dos por el régi­men con la des­truc­ción del Acuer­do de Paz de La Haba­na, lo más impac­tan­te de este año que cul­mi­na es que a la pan­de­mia neo­li­be­ral se le agre­gó la del coro­na­vi­rus, sin que toda­vía exis­ta cla­ri­dad sobre los efec­tos ya nefas­tos y aun impre­vi­si­bles que ten­drá, res­pec­to a las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les de nues­tro des­ca­la­bra­do país. Lo que si se evi­den­cia, es la pro­fun­di­za­ción de la con­di­cio­nes inequi­ta­ti­vas de la pro­duc­ción y una mayor pre­ca­ri­za­ción de la ya mal­tre­cha situa­ción de vida de las mayo­rías, gene­rán­do­se una coyun­tu­ra de agu­da incon­for­mi­dad ciu­da­da­na que hun­de sus raí­ces muy en el fon­do de la his­to­ria de injus­ti­cias y víc­ti­mas deja­das por el capi­tal, y que de algu­na mane­ra fruc­ti­fi­can en pro­tes­tas y accio­nes anti sis­té­mi­cas que de un momen­to a otro pue­den explo­tar nuevamente.

Con mayor ahín­co se debe­rán levan­tar las rei­vin­di­ca­cio­nes cen­tra­les del movi­mien­to social en mate­ria de nece­si­da­des bási­cas insa­tis­fe­chas, sobre todo en los cam­pos de la salud y la edu­ca­ción, o en lo que con­cier­ne al mejo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes labo­ra­les y sala­ria­les, o en aspec­tos que como nun­ca han mos­tra­do su rele­van­cia, como es el caso del reco­no­ci­mien­to del tra­ba­jo de aten­ción y cui­da­do; del sala­rio bási­co uni­ver­sal o de la ren­ta bási­ca, exi­gien­do a toda cos­ta que las pér­di­das oca­sio­na­das por la pan­de­mia, y los cos­tos de sus recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, no recai­gan sobre los hom­bros de los asa­la­ria­dos e infor­ma­les de la pobla­ción, que son los que reci­ben los mayo­res gol­pes de la crisis.

Una de las pro­pues­tas que debe­rá seguir mane­jan­do el movi­mien­to popu­lar en el cor­to pla­zo es la lucha por la ren­ta bási­ca de ciu­da­da­nía, uni­ver­sal, indi­vi­dual e incon­di­cio­nal que garan­ti­ce el dere­cho a la exis­ten­cia, al tiem­po que se acre­cien­ta la resis­ten­cia con­tra el auto­ri­ta­ris­mo del régi­men, y se asu­me el con­trol y ges­tión de los bie­nes comu­nes, para lo cual habrá que poner­le coto a la prohi­bi­ción del espa­cio públi­co acen­tua­da con la excu­sa del coro­na­vi­rus; rom­per los dis­tan­cia­mien­tos inne­ce­sa­rios, mul­ti­pli­car­nos en auda­cia, con­ver­ger en lo fun­da­men­tal y reto­mar con más poten­cia y deci­sión las calles y cami­nos, con lo que ten­ga­mos a mano, en un esta­do de insu­bor­di­na­ción per­ma­nen­te con­tra el sta­tu quo, en post de una alter­na­ti­va de gobierno para la paz.

Afor­tu­na­da­men­te, la gen­te del común ha sabi­do reac­cio­nar y no se ha deja­do anqui­lo­sar, lo que augu­ra jor­na­das pron­tas de explo­sión de luchas en el hori­zon­te. Por eso nues­tras feli­ci­ta­cio­nes y nues­tro rego­ci­jo de poder tam­bién decir­les que, de ese mis­mo tor­be­llino de per­fi­dias que se tra­gó la posi­bi­li­dad cer­ca­na de aca­ri­ciar la paz, las FARC-EP (Segun­da Mar­que­ta­lia) ha emer­gi­do, con su espec­tro andan­do los esce­na­rios de la vida polí­ti­ca nacio­nal, para poner de pre­sen­te tam­bién el dere­cho legí­ti­mo que tie­nen todos los pue­blos a la rebe­lión arma­da con­tra las tira­nías. Así que nadie debe dejar­se con­fun­dir: reto­ma­mos la sen­da gue­rri­lle­ra no por gus­to, sino por deco­ro y deber. Jun­to a quie­nes se ilu­sio­na­ron en la paz, somos noso­tros los trai­cio­na­dos, pero guar­da­mos en nues­tros cora­zo­nes el con­ven­ci­mien­to de que el des­tino de Colom­bia no pue­de ser el de la gue­rra y en con­se­cuen­cia actua­mos, pro­cu­ran­do abrir los esce­na­rios que en algún momen­to per­mi­tan reto­mar la sali­da dia­lo­ga­da al conflicto.

Aun­que por el momen­to no hay con­di­cio­nes, y por­que la úni­ca lucha que se pier­de es la que se aban­do­na, nues­tro deber es hacer­las posi­bles. Enton­ces, la tarea común es cons­truir esas con­di­cio­nes y los pri­me­ros pasos deben con­du­cir a qui­tar los obs­tácu­los que lo impi­den, aba­tien­do el para­mi­li­ta­ris­mo de Esta­do, la gue­rra sucia, la corrup­ción y la impu­ni­dad de las Memo-mafias y las Ñeñe mafias, entre otras, que se toma­ron la Casa de Nari­ño. Sola­men­te así podre­mos for­jar un nue­vo esce­na­rio que per­mi­ta rein­ten­tar el camino del diá­lo­go por la paz com­ple­ta, a fin de ir apron­tan­do ele­men­tos para ese posi­ble diá­lo­go que debe­ría dar­se con un gobierno alter­na­ti­vo com­pro­me­ti­do ver­da­de­ra­men­te con la paz y la jus­ti­cia social, toman­do en cuen­ta que el anti­guo Acuer­do, por todas las varia­cio­nes y dis­tor­sio­nes que sufrió, se con­vir­tió en un ins­tru­men­to inú­til o al menos insu­fi­cien­te para resol­ver las cau­sas de fon­do, anti­guas y nue­vas, que gene­ra­ron y man­tie­nen la con­fron­ta­ción. Un pac­to de paz requie­re de nue­vos con­sen­sos con mayor cala­do en mate­ria de trans­for­ma­cio­nes, las cua­les deben tocar el orden eco­nó­mi­co neo­li­be­ral y den­tro de ello el apla­za­do asun­to de la redis­tri­bu­ción y uso de la tie­rra, den­tro de una pers­pec­ti­va que impli­que el redi­se­ño terri­to­rial. En el mis­mo nivel de impor­tan­cia o más, se debe­rían entrar a dis­cu­tir asun­tos como la refor­ma polí­ti­ca y la sobe­ra­nía nacio­nal lesio­na­da por el inter­ven­cio­nis­mo esta­dou­ni­den­se con pre­sen­cia de bases mili­ta­res y una emba­ja­da que, con la aquies­cen­cia de la oli­gar­quía apá­tri­da, tra­za e impo­ne el rum­bo polí­ti­co de Colombia.

Por un 2021 que abra sen­de­ros hacia la paz, felicidades.

Fra­ter­nal­men­te,

FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­liaDiciem­bre 22 de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *