Eco­lo­gía social. El dere­cho al agua ante la cri­sis del recur­so hídri­co en el mundo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de diciem­bre de 2020. 

La cri­sis mun­dial de insu­fi­cien­te abas­te­ci­mien­to de agua para el con­su­mo humano se agu­di­za con la emer­gen­cia cli­má­ti­ca y, en la cre­cien­te esca­sez de este recur­so, sur­ge el pri­mer mer­ca­do de futu­ros del agua en la bol­sa de valo­res de Esta­dos Uni­dos. Ante este pano­ra­ma, es impor­tan­te apre­ciar al agua y recor­dar que este recur­so es un dere­cho de la humanidad. 

En tiem­pos en que se ha crea­do el pri­mer mer­ca­do de futu­ros del agua, en el con­tex­to de la cri­sis cli­má­ti­ca, es nece­sa­rio abor­dar sobre el dere­cho humano al agua.

Este recur­so natu­ral se ve afec­ta­do por las alte­ra­cio­nes cli­má­ti­cas en torno a la dis­po­ni­bi­li­dad, cali­dad y can­ti­dad de agua esen­cial para las nece­si­da­des huma­nas básicas.

Según las Nacio­nes Uni­das, en la actua­li­dad, apro­xi­ma­da­men­te 2200 millo­nes de per­so­nas care­cen de agua pota­ble en el mundo.

Ade­más, 4200 millo­nes de indi­vi­duos –que repre­sen­ta el 55 % de la pobla­ción mun­dial– care­cen de un sis­te­ma de sanea­mien­to adecuado.

Esta situa­ción soca­va el dere­cho bási­co al uso del agua pota­ble y al sanea­mien­to para miles de millo­nes de personas.

El agua está en el epi­cen­tro del desa­rro­llo sos­te­ni­ble y es fun­da­men­tal para la super­vi­ven­cia de los seres huma­nos, por lo que es una cues­tión de derecho.

El dere­cho al agua

El 28 de julio del 2010, a tra­vés de la Reso­lu­ción 64292, la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das reco­no­ció explí­ci­ta­men­te el dere­cho humano al agua.

La Asam­blea admi­tió el dere­cho a tener acce­so a una can­ti­dad de agua sufi­cien­te para el uso domés­ti­co y per­so­nal, entre 50 y 100 litros de agua por per­so­na y día.

Tam­bién que este recur­so sea salu­da­ble, tan­to para el uso per­so­nal como domés­ti­co; es decir, libre de micro­or­ga­nis­mos, sus­tan­cias quí­mi­cas y peli­gros radio­ló­gi­cos que cons­ti­tu­yan una ame­na­za para la salud humana.

Asi­mis­mo, que sea acep­ta­ble: el agua ha de pre­sen­tar un color, olor y sabor acep­ta­bles, cul­tu­ral­men­te apro­pia­dos y sen­si­bles al géne­ro, al ciclo de la vida y a las exi­gen­cias de privacidad.

De igual for­ma, tie­ne que ser físi­ca­men­te acce­si­ble den­tro o situa­dos en la inme­dia­ta cer­ca­nía del hogar, de las ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas, en el lugar de tra­ba­jo o las ins­ti­tu­cio­nes de salud.

De acuer­do con la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), la fuen­te de agua debe encon­trar­se a menos de 1000 metros del hogar y el tiem­po de des­pla­za­mien­to para la reco­gi­da no debe­ría supe­rar los 30 minutos.

Por últi­mo, debe ser ase­qui­ble en cuan­to a los ser­vi­cios e ins­ta­la­cio­nes de acce­so al agua.

El Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD) sugie­re que el cos­to del agua no debe­ría supe­rar el 3 % de los ingre­sos del hogar.

Cri­sis del agua

La cri­sis mun­dial de insu­fi­cien­te abas­te­ci­mien­to de agua no es un tema nue­vo, vie­ne sien­do tra­ta­do des­de déca­das pasa­das por orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, inclui­do las Nacio­nes Unidas.

Exis­te una cre­cien­te deman­da por este recur­so para satis­fa­cer las nece­si­da­des huma­nas, comer­cia­les y agrícolas.

Datos de la Unes­co indi­can que el con­su­mo de agua se ha mul­ti­pli­ca­do por seis en el últi­mo siglo y cre­ce a un rit­mo de 1 % anual.

Ello con­lle­va otro pro­ble­ma: la ame­na­za con­tra la segu­ri­dad ali­men­ta­ria y la nutri­ción, debi­do a las limi­ta­cio­nes cada vez mayo­res del abas­te­ci­mien­to hídrico.

La emer­gen­cia cli­má­ti­ca agu­di­za esta situa­ción, por lo que sur­gen pro­pues­tas res­pec­to al uso sos­te­ni­ble del agua.

La Unes­co refie­re que para pro­du­cir una ges­tión ópti­ma de los recur­sos hídri­cos, se debe inver­tir en téc­ni­cas de tra­ta­mien­to moder­nas de las aguas residuales.

Esto impli­ca la extrac­ción de metano, de mate­ria orgá­ni­ca y pos­te­rior­men­te uti­li­zar este bio­gás para gene­rar la ener­gía nece­sa­ria para eje­cu­tar el pro­ce­so de tratamiento.

Esta téc­ni­ca se usa en paí­ses con esca­sez de agua, como Jor­da­nia, Méxi­co, Perú y Tai­lan­dia, don­de se ha con­se­gui­do redu­cir las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes en miles de tone­la­das de CO2.

Otros ejem­plos inno­va­do­res es la cap­tu­ra de agua de la nie­bla y la pro­tec­ción de los humedales.

O la téc­ni­ca de la “agri­cul­tu­ra de con­ser­va­ción», que per­mi­te pre­ser­var la estruc­tu­ra del sue­lo, la mate­ria orgá­ni­ca y la hume­dad pese a la dis­mi­nu­ción de las precipitaciones.

Por otra par­te, el pasa­do 7 de diciem­bre, CME Group lan­zó el pri­mer con­tra­to de comer­cio de futu­ros de agua del mundo.

Así, el agua comen­zó a coti­zar en la bol­sa de valo­res de Esta­dos Uni­dos y posi­bi­li­ta que su pre­cio fluc­túe como el oro, el petró­leo y otras mate­rias pri­mas comercializadas.

Este caso fue cues­tio­na­do por las Nacio­nes Uni­das a tra­vés de su rela­tor espe­cial Pedro Arro­jo-Agu­do, quien enfa­ti­zó que el agua es de todos y es un bien público.

Fuen­te AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *