Pales­ti­na. Del mito a la reali­dad: los arqueó­lo­gos sio­nis­tas están usan­do la Biblia para rees­cri­bir la historia

Por Miko Peled, Resu­men Medio Orien­te, 15 de diciem­bre de 2020-.

La his­to­ria de Pales­ti­na, una glo­rio­sa tra­di­ción de cul­tu­ra y reli­gión, polí­ti­ca, comer­cio y arte y arqui­tec­tu­ra incom­pa­ra­bles, casi se ha per­di­do, de modo que los sio­nis­tas pue­den afir­mar que son los ver­da­de­ros suce­so­res de Josué y el rey David.

Una de las muchas joyas que exis­ten en la ciu­dad de Lon­dres es una libre­ría úni­ca con el nom­bre de Jarndy­ce Book­se­llers . Jarndy­ce se espe­cia­li­za en pri­me­ras edi­cio­nes, libros raros y mara­vi­llo­sas edi­cio­nes para colec­cio­nis­tas de las obras com­ple­tas de Sha­kes­pea­re, Dic­kens y muchos otros. Tam­bién se exhi­ben en la tien­da enor­mes copias anti­guas ilus­tra­das de la Biblia. Estos gigan­tes­cos libros están bella­men­te ador­na­dos con ilus­tra­cio­nes que dan vida a per­so­na­jes e his­to­rias bíbli­cas. Recuer­do estar sen­ta­do cuan­do era niño, hojean­do una copia vie­ja e ilus­tra­da de una Biblia que era par­te de la colec­ción de libros de mi padre. Tam­bién tenía ilus­tra­cio­nes mara­vi­llo­sas, y me sen­ta­ba allí y mira­ba las fotos de los gran­des hom­bres y muje­res, y expe­ri­men­ta­ba los gran­des momen­tos que se des­cri­ben en la Biblia. El ángel que detu­vo a Abraham cuan­do esta­ba a pun­to de sacri­fi­car a su hijo; Moi­sés bajan­do del mon­te Sinaí; el joven David matan­do al gigan­te Goliat, y muchos más. Todos cobra­ron vida fren­te a mis pro­pios ojos y fue tan cla­ro para mí como un niño como lo es hoy y para muchos otros, que esas his­to­rias des­cri­ben hechos his­tó­ri­cos reales. Estas her­mo­sas inter­pre­ta­cio­nes tenían la inten­ción de crear la impre­sión de que la Biblia cuen­ta his­to­rias his­tó­ri­ca­men­te ver­da­de­ras. Lle­van a los lec­to­res e inclu­so a aque­llos que no leen pero escu­chan las his­to­rias y miran las ilus­tra­cio­nes, a creer que estas fue­ron per­so­nas reales y hechos reales que tuvie­ron lugar.

El emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Israel, David Fried­man, habla en la aper­tu­ra de un «camino anti­guo» que cor­ta en el barrio pales­tino de Sil­wan. Tsa­frir Aba­yov | AP [/​cap­tion] Es bas­tan­te fácil seña­lar una ciu­dad anti­gua en Pales­ti­na, diga­mos Belén o Jeru­sa­lén o algún rin­cón del desier­to cer­ca de Bi’r Saba, y afir­mar que un even­to bíbli­co par­ti­cu­lar tuvo lugar allí. Esta lec­tu­ra lite­ral de la Biblia, y en par­ti­cu­lar del Anti­guo Tes­ta­men­to, ha dado y sigue dan­do un enor­me impul­so al sio­nis­mo. Los sio­nis­tas depen­den de millo­nes de per­so­nas en todo el mun­do que han sido enga­ña­das para creer que hay una ver­dad his­tó­ri­ca en la Biblia, que pien­san que el Israel de hoy es el ver­da­de­ro y legí­ti­mo suce­sor del Israel bíbli­co y que per­mi­ten a los sio­nis­tas recla­mar la Biblia como su libro de his­to­ria real.

Mito­lo­gía, reli­gión e historia.

Los grie­gos y los nór­di­cos reem­pla­za­ron sus anti­guas mito­lo­gías indí­ge­nas con el cris­tia­nis­mo, con­ser­van­do su mito­lo­gía como par­te de su his­to­ria cul­tu­ral. En la India, la mito­lo­gía anti­gua está muy viva y los dio­ses anti­guos toda­vía se ado­ran en los tem­plos de todo el país, pero eso nun­ca se con­fun­de con la his­to­ria real de la India. Vish­nu nun­ca se con­fun­de con Asho­ka o Buda con Akbar. Cada uno tie­ne su lugar res­pec­ti­vo den­tro de la rica cul­tu­ra india. Ni la gen­te de Gre­cia, la gen­te de los paí­ses nór­di­cos o inclu­so aque­llos que prac­ti­can varias reli­gio­nes en la India con­si­de­ran su mito­lo­gía como his­to­ria. No encon­tra­rás arqueó­lo­gos grie­gos exca­van­do para encon­trar el hogar de Zeus. No hay seña­les de que los nór­di­cos estén bus­can­do la ciu­dad anti­gua don­de resi­dían Odin y Thor, e inclu­so en la India, don­de los dio­ses anti­guos son una par­te impor­tan­te de la vida, no hay expec­ta­ti­vas de que la ciu­dad de Shi­va sea des­en­te­rra­da por arqueólogos.

Esto se debe a que la sepa­ra­ción entre mito y reli­gión e his­to­ria es cla­ra, excep­to en el caso del sio­nis­mo. Los sio­nis­tas, tan­to cris­tia­nos como judíos, man­tie­nen fir­me­men­te su deman­da de que la Biblia es his­to­ria. Los arqueó­lo­gos que tra­ba­jan en nom­bre de los sio­nis­tas han esta­do exca­van­do Pales­ti­na duran­te dos siglos, a menu­do igno­ran­do o inclu­so des­tru­yen­do valio­sos arte­fac­tos que no cum­plen su pro­pó­si­to. Esto se debe a que los arqueó­lo­gos sio­nis­tas no están moti­va­dos por la curio­si­dad cien­tí­fi­ca, sino por una agen­da polí­ti­ca. Igno­ran la rique­za his­tó­ri­ca y arqueo­ló­gi­ca que exis­te en Pales­ti­na y bus­can prue­bas de sus pro­pias teorías.

Des­truc­ción de monumentos

La nece­si­dad de vali­dar las afir­ma­cio­nes sio­nis­tas que conec­tan al Israel actual con los anti­guos hebreos y la mito­lo­gía glo­ri­fi­ca­da tal como se pre­sen­ta en par­tes del Anti­guo Tes­ta­men­to a menu­do se pro­du­ce a expen­sas de impor­tan­tes sitios y monu­men­tos his­tó­ri­cos. De hecho, no es raro ver sitios his­tó­ri­cos inva­lua­bles des­trui­dos por dise­ño a manos de ins­ti­tu­cio­nes sio­nis­tas. El cemen­te­rio de Mami­lla es un ejem­plo. Es un anti­guo cemen­te­rio musul­mán y un lugar sagra­do en el cen­tro de Jeru­sa­lén que se cree que data del siglo VII. Nume­ro­sos san­tos de la fe sufí y miles de fun­cio­na­rios, eru­di­tos, nota­bles y fami­lias de Jeru­sa­lén han sido ente­rra­dos en el cemen­te­rio duran­te los últi­mos 1.000 años. Se decía que los com­pa­ñe­ros del pro­fe­ta Maho­ma (Asahaa­ba) esta­ban ente­rra­dos allí, pero des­de la con­quis­ta sio­nis­ta de Jeru­sa­lén occi­den­tal, el cemen­te­rio ha caí­do en mal esta­do, con anti­guas lápi­das des­trui­das y pro­fa­na­das. Duran­te la últi­ma déca­da, una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va del cemen­te­rio ha sido arra­sa­da y los res­tos huma­nos han sido pro­fa­na­dos para que el Cen­tro Simon Wie­senthal pue­da cons­truir una ins­ta­la­ción, des­ca­ra­da­men­te lla­ma­da Museo de la Tolerancia.

El cemen­te­rio de Mami­lla, que se mues­tra aquí en una foto aérea 1951, el SAT no dis­tri­bui­dos duran­te siglos has­ta que el gobierno israe­lí abrió el camino para la cons­truc­ción del Museo de la Tole­ran­cia en lo alto sus rui­nas his­tó­ri­cas [/​cap­tion] Des­de 2010, el Cen­tro de Dere­chos Cons­ti­tu­cio­na­les y la Cam­pa­ña to Pre­ser­ve Mami­lla Ceme­tery han tra­ba­ja­do para dete­ner la cons­truc­ción de la nue­va ins­ta­la­ción y pre­ser­var lo que que­da del anti­guo sitio. Con este fin, se han pre­sen­ta­do peti­cio­nes ante varios orga­nis­mos de la ONU, inclui­da la UNESCO, para pro­te­ger el lugar sagra­do. El “Museo de la Tole­ran­cia”, como se le lla­ma, ha pro­vo­ca­do la exhu­ma­ción de cien­tos de tum­bas y se des­co­no­ce el para­de­ro de los innu­me­ra­bles res­tos huma­nos que se han eli­mi­na­do. Reco­no­ci­do como uno de los cemen­te­rios musul­ma­nes más des­ta­ca­dos del mun­do, don­de están ente­rra­dos seten­ta mil gue­rre­ros de los ejér­ci­tos de Sala­dino, aho­ra está prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ci­do. Bab al-Rah­meh es otro famo­so cemen­te­rio islá­mi­co en Jeru­sa­lén. Se extien­de des­de la Puer­ta de los Leo­nes has­ta el final del muro de la Mez­qui­ta Al-Aqsa cer­ca de los pala­cios ome­yas en el sur. El gobierno israe­lí está con­fis­can­do par­tes del cemen­te­rio para imple­men­tar un pro­yec­to de asen­ta­mien­to. Los pla­nes inclu­yen la crea­ción de «sen­de­ros de jar­di­nes bíbli­cos», una vez más borrar sitios his­tó­ri­cos para cons­truir monu­men­tos para con­me­mo­rar una his­to­ria que nun­ca fue. Otro ejem­plo clá­si­co de la des­truc­ción de la his­to­ria real por el bien de la mito­lo­gía es la aper­tu­ra de la lla­ma­da «esta­ción del Bau­tis­mo del Tem­plo» en la tie­rra his­tó­ri­ca de los pala­cios ome­yas en la Ciu­dad Vie­ja de Jeru­sa­lén. El tem­plo en cues­tión es el tem­plo judío y los pala­cios ome­yas en los que se cons­trui­rá datan de hace casi 1400 años, se cons­tru­ye­ron en la pri­me­ra eta­pa del perío­do islá­mi­co y se uti­li­za­ron para alber­gar a los cali­fas islá­mi­cos y las ins­ti­tu­cio­nes que admi­nis­tra­ban los asun­tos de Jeru­sa­lén y la Mez­qui­ta Al-Aqsa.

Monu­men­tos en mal estado

Las auto­ri­da­des sio­nis­tas no solo han des­trui­do valio­sos sitios his­tó­ri­cos en bus­ca de míti­cos, sino que tam­bién han per­mi­ti­do que sitios his­tó­ri­cos inva­lua­bles cai­gan en mal esta­do. Hay innu­me­ra­bles sitios de este tipo en toda Pales­ti­na, como la mez­qui­ta de Dhaher Al-Umar en Taba­ri­ya, que aho­ra se encuen­tra sola, en rui­nas, un tes­ti­go soli­ta­rio del glo­rio­so pasa­do ára­be de la ciudad.

Daher al-Umar fue un líder pales­tino que gober­nó la mayor par­te de Pales­ti­na y dio for­ma a su his­to­ria a lo lar­go de todo el siglo XVIII. No solo su memo­ria ha sido borra­da, sino que los monu­men­tos que lle­van su nom­bre y que aún exis­ten aho­ra están en rui­nas. La mito­lo­gía del Anti­guo Tes­ta­men­to se con­vir­tió en his­to­ria median­te un inten­to exi­to­so de con­ver­tir las his­to­rias y las figu­ras de estas his­to­rias, por míti­cas que hayan sido, en hechos y per­so­na­jes his­tó­ri­cos reales. Al mis­mo tiem­po, la his­to­ria real de Pales­ti­na, una glo­rio­sa his­to­ria de cul­tu­ra y reli­gión, polí­ti­ca, comer­cio y arte y arqui­tec­tu­ra incom­pa­ra­bles, casi se ha per­di­do para que los sio­nis­tas pue­dan afir­mar que son los ver­da­de­ros suce­so­res de Josué y el rey David. . No hay nada de malo en dis­fru­tar de las mara­vi­llo­sas ilus­tra­cio­nes que ador­nan la Biblia, como las que se encuen­tran en Jarndy­ce Books. De hecho, ten­go la inten­ción de seguir visi­tan­do esa tien­da siem­pre que pue­da y dis­fru­tar de esas mara­vi­llo­sas inter­pre­ta­cio­nes de las his­to­rias del Anti­guo y Nue­vo Tes­ta­men­to. Sin embar­go, debe­mos tener cui­da­do de no con­fun­dir esas his­to­rias y las ilus­tra­cio­nes con la his­to­ria real de Palestina.

Nota del autor | Los lec­to­res que bus­quen una his­to­ria pre­ci­sa de Pales­ti­na pue­den con­sul­tar el libro de Nur Mas­laha, “ Pales­ti­na, una his­to­ria de cua­tro mil años.

Foto prin­ci­pal | Un arqueó­lo­go de la Auto­ri­dad de Anti­güe­da­des de Israel atra­vie­sa lo que las auto­ri­da­des israe­líes dicen es un túnel de dre­na­je de 2.000 años de anti­güe­dad que con­du­ce a la Ciu­dad Vie­ja de Jeru­sa­lén. Dan Balilty | AP

Miko Peled es una auto­ra y acti­vis­ta de dere­chos huma­nos naci­da en Jeru­sa­lén. Es el autor de » El hijo del gene­ral. Via­je de un israe­lí en Pales­ti­na » e » Injus­ti­cia, la his­to­ria de la Fun­da­ción Tie­rra San­ta Cinco «.

Fuen­te: Mintpressnews

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *