Sáha­ra Occi­den­tal. Repre­sen­tan­te saha­raui para Lati­noa­mé­ri­ca: “Marrue­cos ocul­ta la reali­dad de la gue­rra com­pran­do polí­ti­cos y perio­dis­tas de varios países”

Por Car­los Azná­rez y María Torre­llas, Resu­men de Medio Orien­te, 12 de diciem­bre de 2020.

Mien­tras la gue­rra en el Sáha­ra Occi­den­tal con­ti­núa en toda su viru­len­cia, la gran mayo­ría de los medios hege­mó­ni­cos ocul­tan su exis­ten­cia o como mucho, dan infor­ma­ción des­de la idea de favo­re­cer a la monar­quía corrup­ta y geno­ci­da de Marrue­cos. De allí la nece­si­dad de recu­rrir a las fuen­tes de quie­nes están pelean­do por la libe­ra­ción de esos terri­to­rios, y por ello entre­vis­ta­mos nue­va­men­te al repre­sen­tan­te de la Repú­bli­ca Ára­be Saha­raui Demo­crá­ti­ca y el Fren­te Poli­sa­rio para Amé­ri­ca Lati­na, Moha­med Ali Muley Ahmed.

-¿Cómo está desa­rro­llán­do­se la ofen­si­va del Ejér­ci­to Popu­lar Saha­raui a esta altu­ra de los acon­te­ci­mien­tos (nos acer­ca­mos al mes de com­ba­tes) pues­to que en los últi­mos días se han ido inten­si­fi­can­do los bom­bar­deos por par­te del fren­te Poli­sa­rio a los pues­tos mili­ta­res marro­quíes a lo lar­go del muro?

–En total han sido 12 loca­li­za­cio­nes del muro y en cada lugar pues unos cuan­tos ata­ques, Abar­can­do en esas incur­sio­nes a lo lar­go del muro, al nor­te, al cen­tro y al sur. No hay esta­bi­li­dad, no hay tran­qui­li­dad para el inva­sor marro­quí y me ima­gino que la cosa irá a más. Esta­mos en el día 26 si no me equi­vo­co y es el día de mayo­res ata­ques. Esto nos da el indi­cio de que ésto va para más. En un momen­to en que Marrue­cos sigue en su intran­si­gen­cia, pone en peli­gro no solo la vida de los saha­rauis sino la vida de los marro­quíes. Veni­mos anun­cian­do que todo el Sáha­ra Occi­den­tal es zona de gue­rra y quien quie­ra sal­var su vida debe ale­jar­se de allí. En este momen­to el Pri­mer Minis­tro marro­quí dijo que esto no es así, ellos están elu­dien­do hablar de la gue­rra, y hay gue­rra! Des­de el 14 de noviem­bre hay gue­rra en el Sáha­ra, va a ser una gue­rra más cruen­ta y no va a parar has­ta libe­rar los dos ter­cios que ocu­pa Marrue­cos de la Repú­bli­ca Saharaui.

¿Qué hay detrás del muro? Supo­ne­mos que peque­ños pues­tos de defen­sa por par­te de Marrue­cos, pero ¿hay algu­nos pue­blos y ciu­da­des cer­ca del muro?

-Pega­das al muro no hay ciu­da­des, el muro son cúmu­los de pie­dra y are­na y antes de lle­gar por la par­te saha­raui para lle­gar al muro, tie­nes que atra­ve­sar un cam­po mina­do, lue­go hay alam­bra­da, des­pués alam­bra­das y for­ti­fi­ca­cio­nes, en segui­da vie­ne el muro en si, don­de están los rada­res sofis­ti­ca­dos. El dise­ño y la pues­ta en mar­cha del “muro de la ver­güen­za”, está hecho por exper­tos israe­líes, son los que han hecho la ope­ra­ción, el dise­ño mis­mo y la edi­fi­ca­ción de todo. Obvia­men­te con mano de obra marro­quí pero los exper­tos que diri­gie­ron esto son israe­líes. Enton­ces el muro es eso, ciu­da­des pega­das al muro no hay, lo que si nos ha lle­ga­do es que se están acer­can­do más sol­da­dos. En las for­ti­fi­ca­cio­nes están las tro­pas de infan­te­ría, arti­lle­ría, hay de todo. Ellos quie­ren con­ver­tir la bre­cha ile­gal, en un paso fron­te­ri­zo que los una con Mau­ri­ta­nia, par­tien­do del hecho de que Marrue­cos nun­ca lle­ga a Mau­ri­ta­nia ya que quien tie­ne fron­te­ra con los mau­ri­ta­nos somos noso­tros. Ellos inten­tan eva­dir esto, decir que no hay gue­rra y bus­car median­te pre­sio­nes extran­je­ras de paí­ses y de algu­nas poten­cias, algu­na for­ma de un nue­vo cese del fue­go. Y así, que se les per­mi­ta seguir per­pe­tuán­do­se en el terri­to­rio saha­raui, sin las cele­bra­ción del refe­rén­dum que nos per­mi­ta la auto­de­ter­mi­na­ción como pue­blo. Ellos quie­ren evi­tar el refe­rén­dum y noso­tros, en este momen­to cree­mos que la úni­ca solu­ción que hay para este pro­lon­ga­do con­flic­to es que se cele­bre el referéndum.

-Recien­te­men­te hubo una infor­ma­ción en la cual Marrue­cos habría seña­la­do de que el pre­si­den­te de la Orga­ni­za­ción de Uni­dad Afri­ca­na (OUA) con­de­na­ba al Fren­te Poli­sa­rio y con­de­na­ba los ata­ques y los acu­sa­ba de terro­ris­tas. Esta infor­ma­ción fue lue­go des­men­ti­da por la pro­pia OUA y ha pro­vo­ca­do una fuer­te polémica.

-Si, una fake news, los marro­quíes tie­nen la teo­ría de que te ganan o te ganan. Pero como el régi­men marro­quí muy pocas veces usa la ver­dad, nos encon­tra­mos ante un momen­tos en que si Goeb­bels, el minis­tro nazi de pro­pa­gan­da, levan­ta­ra la cabe­za se mori­ría del sus­to por­que los marro­quíes son más Goeb­be­lia­nos que el mis­mo Goeb­bels. Es increí­ble, el pre­si­den­te de la Unión afri­ca­na es el pre­si­den­te de Sudá­fri­ca, uno de los paí­ses que apo­ya a la Repú­bli­ca Saha­raui incon­di­cio­nal­men­te. La OUA es fun­da­da por la Repu­bli­ca Saha­raui jun­to con otros paí­ses afri­ca­nos. Con lo cual, es la orga­ni­za­ción que nos apo­ya incon­di­cio­nal­men­te y que reco­no­ce las fron­te­ras here­da­das del colo­nia­lis­mo espa­ñol en el terri­to­rio saha­raui, y es la que está seña­lan­do a Marrue­cos como cul­pa­ble. Ha sali­do un comu­ni­ca­do pre­sen­ta­do por el Rei­no de Leso­to apo­ya­do por varios paí­ses entre los cua­les está Sudá­fri­ca, don­de su pre­si­den­te es el que pre­si­de aho­ra la Unión Afri­ca­na y se tra­ta de una men­ti­ra. Pero esta sema­na se cele­bró la cum­bre de la Unión Afri­ca­na y el pre­si­den­te de la mis­ma habló del tema, dijo estar preo­cu­pa­do por la situa­ción de Marrue­cos y afir­mó que la solu­ción jus­ta es la cele­bra­ción, lo más urgen­te posi­ble, de un refe­rén­dum bajo los ofi­cios de las Nacio­nes Uni­das y la OUA.

-Has dicho antes que Marrue­cos inten­ta por todos los medios, que no se sepa que hay una gue­rra. Des­de lue­go, lo esta­mos vien­do por­que es abso­lu­ta­men­te des­ca­ra­da la cen­su­ra infor­ma­ti­va de los medios que no están infor­man­do. Acá en Amé­ri­ca Lati­na y en Argen­ti­na no están infor­man­do de lo que está pasan­do. Ocu­rre esto mis­mo en Euro­pa. ¿Cómo estás vien­do el tra­ta­mien­to mediá­ti­co del tema?

-En Marrue­cos, a nivel interno, la pren­sa marro­quí no tie­ne Inde­pen­den­cia. Nadie pue­de salir del dis­cur­so ofi­cial, el que lo hace va a la cár­cel. Y se cie­rra el perió­di­co, ya lo hemos vis­to, hay muchos casos de esto. Ellos tie­nen alia­dos y tie­nen paí­ses que apa­ren­te­men­te son alia­dos, pero en reali­dad son chan­ta­jea­dos. El gobierno espa­ñol está con­ti­nua­men­te bajo el chan­ta­je de Marrue­cos. Hay migra­ción ile­gal cuan­do quie­re Marrue­cos, hay con­tra­ban­do de hachís, Marrue­cos es el mayor pro­duc­tor y dis­tri­bui­dor de hachís en el mun­do. Es ver­dad que el país se finan­cia con el dine­ro de la dro­ga. Y no solo esto, si real­men­te hay una fábri­ca de terro­ris­tas que encu­bre con el velo de isla­mi­ta, esa es Marrue­cos, es una máqui­na de fabri­car terro­ris­tas. Los de Sahel, gran par­te de las fac­cio­nes que están ahí, es un inven­to marro­quí finan­cia­do por la dro­ga marro­quí. Hay que reco­no­cer la habi­li­dad de Marrue­cos de saber silen­ciar, de saber cam­biar la ver­dad por la men­ti­ra con una faci­li­dad asom­bro­sa. Y que lue­go pre­ten­den ven­der­la, lo hacen con la pren­sa espa­ño­la, con la fran­ce­sa, con su pro­pia pren­sa, y en Amé­ri­ca Lati­na tie­ne polí­ti­cos y perio­dis­tas que han com­pra­do , por ejem­plo, el pre­si­den­te del Par­la­tino. Es paté­ti­ca la defen­sa a ultran­za del régi­men. El régi­men del Marrue­cos es el régi­men del terror, que vive en la Edad Media. En Marrue­cos no hay ciu­da­da­nos, hay súb­di­tos que le tie­nen que besar la mano al Rey, mien­tras viven en la más tre­men­da mise­ria, mien­tras su Rey es la cuar­ta for­tu­na de Áfri­ca y uno de los hom­bres más ricos del mun­do. Es total­men­te absurdo.

-Hay una infor­ma­ción que nos intere­sa comen­tar con­ti­go que es la rela­ción entre Espa­ña y Marrue­cos. Está cla­ro que Espa­ña sigue reafir­man­do su rela­ción car­nal con Marruecos.

-El pue­blo espa­ñol no es ami­go de Marrue­cos, sí lo son sus gober­nan­tes y algu­nos polí­ti­cos espa­ño­les, por­que los pue­blos de Espa­ña saben que Marrue­cos es un enemi­go, no lo es en cam­bio, Arge­lia. Marrue­cos es un vecino incó­mo­do para todos sus veci­nos. Recuer­den que Arge­lia alcan­zó la inde­pen­den­cia en 1962. Apro­ve­chan el momen­to de debi­li­dad de cada país, es como el tema de su ocu­pa­ción y agre­sión al Sáha­ra, en el momen­to en que Fran­co se esta­ba murien­do. Nece­si­tan man­te­ner a Espa­ña débil para seguir obli­gán­do­la a subor­di­nar­se a su pro­pia polí­ti­ca. Por ejem­plo, cuan­do quie­ren nego­ciar con Espa­ña, lo vuel­vo a repe­tir, sur­ge el tema de la olea­da de los inmi­gran­tes, miles de inmi­gran­tes pue­den lle­gar en ape­nas una sema­na a Cana­rias, esto ocu­rrió hace dos sema­nas. Solo para­ron el día ante­rior a la lle­ga­da del Minis­tro del Inte­rior espa­ñol, Gran­de Mar­las­ca, a nego­ciar con su homó­lo­go marro­quí. Está muy cla­ro, es un chan­ta­je. La úni­ca vez que Espa­ña inten­tó salir de la pre­sión o de la tena­za marro­quí o fran­co-marro­quí, y eso hay que reco­no­cer­lo inde­pen­dien­te­men­te de que no comul­gue­mos con él, es en el últi­mo man­da­to de José María Aznar. Es la ver­dad, en su últi­mo man­da­to ha inten­ta­do salir de esa pre­sión. ¿Y enton­ces qué pasó?: en las elec­cio­nes don­de ya no salió el PP sino el par­ti­do socia­lis­ta, hubo varios actos terro­ris­tas. ¿Quién es el autor? ¿Quién está detrás de esto? No lo sabe­mos, pero los auto­res reales, los que han come­ti­do los aten­ta­dos todos eran marro­quíes, y todos tenían pro­ble­ma con las dro­gas. Y de la noche a la maña­na se hicie­ron isla­mis­tas. No entien­do cómo uno se dedi­ca a ven­der dro­ga, ven­de y tra­fi­ca y se hace isla­mis­ta. Lo que que­da cla­ro es que Marrue­cos a Espa­ña la man­tie­ne pre­sio­na­da bajo el chantaje.

Trans­crip­ción: Julia Mottura

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *