Esta­dos Uni­dos. La bata­lla elec­to­ral y la frac­tu­ra en las fuer­zas impe­ria­lis­tas globales

Por Car­los Rang, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de diciem­bre de 2020.

La con­tien­da no está cerra­da. Trump avan­za para con­tro­lar el Pen­tá­gono y sobre eje­cu­tar en, mien­da cons­ti­tu­cio­nal. Los medios for­ma­ron ya la opi­nión de que ganó Biden. Se jue­ga la refun­da­ción del país bajo el domi­nio de las cúpu­las financieras.

as bata­llas elec­to­ra­les pre­si­den­cia­les de Esta­dos Uni­dos (EEUU), de 2016 y de 2020, pusie­ron de mani­fies­to de mane­ra níti­da las con­tra­dic­cio­nes entre dis­tin­tas frac­cio­nes de capi­tal y el enfren­ta­mien­to entre los dife­ren­tes pro­yec­tos estra­té­gi­cos que se encuen­tra hoy en un nivel de con­fron­ta­ción tal que nin­guno pue­de per­der. Es la con­tien­da entre los lla­ma­dos Glo­ba­lis­tas, los Ame­ri­ca­nis­tas Con­ti­nen­ta­lis­tas y los Patrio­tas Indus­tria­lis­tas Nacionalistas.

Colas para soli­ci­tar segu­ro de desempleo.

Esta con­tien­da se desa­rro­lla en el medio de una pro­fun­da cri­sis y pola­ri­za­ción social, agra­va­da por la Covid 19. El 10% de la pobla­ción (21,3 millo­nes de per­so­nas) viven hoy en situa­ción de extre­ma pobre­za y 95 millo­nes están en ries­go de caer en la mis­ma, lo que impli­ca que casi el 50% de los nor­te­ame­ri­ca­nos están en los lími­tes de la sub­sis­ten­cia. Actual­men­te, ya son 43 millo­nes las per­so­nas que acce­den a la comi­da a tra­vés de “cupo­nes de ali­men­to” que otor­ga el gobierno.

Lo que apa­re­ce en el plano mani­fies­to es una gran de cri­sis de repre­sen­ta­ción de los par­ti­dos polí­ti­cos con des­com­po­si­ción de sus his­tó­ri­cas alian­zas socia­les de cla­se. Y lo que que­da a la vis­ta es que la con­duc­ción no está en las for­mas ins­ti­tu­cio­na­les: se res­que­bra­ja el anda­mia­je del sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal y lo que se pone en jue­go es el poder real, que tras­cien­de y es mucho más pro­fun­do que la gober­na­bi­li­dad, reve­lán­do­se el espec­tro del lla­ma­do gobierno en las sombras.

Los Glo­ba­lis­tas, asen­ta­dos en Bol­sas y Ban­cos Glo­ba­les y en el sec­tor tec­no­ló­gi­co GAFAM impul­san crip­to­di­vi­sas, las ener­gías alter­na­ti­vas y dan rien­da suel­ta a los dere­chos indi­vi­dua­les de diver­si­da­des de mino­rías, de diver­si­da­des, de géne­ro y de migran­tes. Bus­can impo­ner un nue­vo orden-esta­do glo­bal. En EEUU par­ti­ci­pan en el Par­ti­do Demó­cra­ta (Clin­ton, Oba­ma, Biden) y en Euro­pa sus repre­sen­tan­tes par­ti­ci­pan prin­ci­pal­men­te en el Labo­ris­mo Ingles.

Tic­kets ofi­cia­les para com­prar alimentos.

Los Ame­ri­ca­nis­tas Con­ti­nen­ta­lis­tas luchan por con­ser­var el vie­jo orden en torno del papel mun­dial del Dólar. Se asien­tan en el com­ple­jo Mili­tar y petro­quí­mi­co y en la ban­ca nor­te­ame­ri­ca­na, y su repre­sen­ta­ción par­ti­da­ria son los Repu­bli­ca­nos: Bush.

El pro­yec­to de los Patrio­tas Indus­tria­lis­tas Nacio­na­lis­tas, con­tie­ne a las frac­cio­nes retra­sa­das prin­ci­pal­men­te del com­ple­jo ener­gé­ti­co del car­bón – petró­leo y las side­rúr­gi­cas ace­re­ras nor­te­ame­ri­ca­nas y es repre­sen­ta­dos por los Repu­bli­ca­nos: Trump.

Donald al gobierno

La lle­ga­da de Donald Trump al gobierno de EEUU en el 2016, pese a la inten­sa cam­pa­ña de des­pres­ti­gio mediá­ti­co (supre­ma­sis­mo blan­co, machis­mo, xeno­fo­bia), sig­ni­fi­có el des­alo­jo de la posi­ción de gobierno (pero no del esta­do pro­fun­do) de los gran­des y pode­ro­sos intere­ses Uni­po­la­res Mul­ti­la­te­ra­lis­tas del Glo­ba­lis­mo Financiero.

Trump, con un pro­yec­to nacio­na­lis­ta indus­tria­lis­ta, pro­tec­cio­nis­ta y anti­glo­ba­lis­ta, san­cio­nó decre­tos con­tra el libre comer­cio y sos­tu­vo una posi­ción anti-TLC, anti TTP, anti Tras­atlán­ti­co gene­ran­do rup­tu­ras de vie­jas alian­zas inter­na­cio­na­les con su pos­tu­ra anti-OTAN y anti acuer­dos de París por el cam­bio Cli­má­ti­co. Todo, en sen­ti­do con­tra­rio de las frac­cio­nes Uni­po­la­res domi­nan­tes: los glo­ba­lis­tas finan­cie­ros y los gue­rre­ris­tas petroleros.

Mar­zo 2018, Trump fir­ma aran­ce­les para la de impor­ta­ción de acero.

Su pro­tec­cio­nis­mo se basa, por ejem­plo, en lo la des­truc­ción de empleos ocu­rri­da en los gran­des esta­dos indus­tria­les del lla­ma­do cin­tu­rón del óxi­do. Entre 2001 y 2015, Pen­sil­va­nia, Ohio, Michi­gan y Wis­con­sin, per­die­ron 7,5 millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo manu­fac­tu­re­ros. La caí­da obe­de­ce al tras­la­do de las trans­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses hacia el mun­do emer­gen­te (outsour­cing), en bús­que­da de meno­res cos­tos labo­ra­les, y a los efec­tos de la revo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca de la robo­ti­za­ción y la digitalización.

La admi­nis­tra­ción Trump carac­te­ri­zó par­ti­cu­lar­men­te ade­más, por el uso de ins­tru­men­tos para la gue­rra comer­cial (como el blo­queo de la red ban­ca­ria Swift), aran­ce­les y san­cio­nes, don­de se obser­va que estas herra­mien­tas son uti­li­za­das con­tra los intere­ses Mul­ti­po­la­res, con­tra Irán (por el desa­rro­llo de su pro­gra­ma nuclear y sus acuer­dos con Euro­pa y Chi­na) y con­tra Rusia (por la situa­ción de Ucra­nia y Medio Oriente).

Por la red Swift cir­cu­la la mayor par­te de las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras de todo el mun­do hechas en dóla­res esta­dou­ni­den­ses. Tie­ne sede en Bél­gi­ca pero que es con­tro­la­da y sería como el bra­zo mili­tar del Depar­ta­men­to del Teso­ro de EEUU.

La gue­rra comer­cial, caba­lli­to de bata­lla del pro­tec­cio­nis­mo trumpista.

Muchas de las medi­das del lla­ma­do trum­pis­mo, con las san­cio­nes a Irán-Rusia-Chi­na-Tur­quía, reper­cu­tie­ron tam­bién sobre intere­ses del pro­yec­to estra­té­gi­co que impul­sa­ba la Unión Euro­pea (UE) con las gran­des mul­ti­na­cio­na­les alemanas-francesas.

La juga­da de los estra­te­gas bri­tá­ni­cos con un Bre­xit no acor­da­do con la UE, es que el Rei­no Uni­do se abra al mun­do y se con­vier­ta en el cen­tro del comer­cio entre Euro­pa y el glo­bo. Trump tomó posi­ción a favor de esa sali­da y pro­pu­so fir­mar un tra­ta­do de libre comer­cio con Ingla­te­rra. Estas accio­nes deben ser leí­das en la mis­ma cla­ve de debi­li­ta­mien­to del eje alemán-francés.

Ade­más, ale­gan­do pro­ble­mas de segu­ri­dad nacio­nal, la gue­rra comer­cial de aran­ce­les y san­cio­nes con­tra Chi­na y sus gran­des tec­no­ló­gi­cas, se trans­for­mó en su ban­de­ra de lucha anti­glo­ba­lis­ta y sos­te­nien­do el estan­dar­te de Amé­ri­ca Pri­me­ro. Había toma­do nota de que Chi­na tie­ne un pro­yec­to cla­ro para desa­rro­llar al máxi­mo las fuer­zas pro­duc­ti­vas y de esta mane­ra aspi­rar a ser una super­po­ten­cia capi­ta­lis­ta o pos­ca­pi­ta­lis­ta con el Socia­lis­mo de Mer­ca­do con carac­te­rís­ti­cas chinas.

La dispu­ta de pro­yec­tos estra­té­gi­cos esta­lló los con­flic­tos en las calles.

La res­pues­ta globalista

Derro­ta­dos en las elec­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas de 2016 y debi­li­ta­dos por el Bre­xit de Ingla­te­rra, los Glo­ba­lis­tas finan­cie­ros vie­ron redu­ci­da la posi­bi­li­dad de impo­ner su pro­yec­to del esta­do red glo­bal redu­ci­da. El enfren­ta­mien­to interno entre fuer­zas en pug­na se agu­di­zó aun más y se vie­ron obli­ga­dos a usar todos los méto­dos en poder del Deep Sta­te (esta­do pro­fun­do): la comu­ni­dad de inte­li­gen­cia y los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y sus redes socia­les (The New York Times, Bloom­berg, CNN, GAFAM, etc.) con ope­ra­cio­nes de espio­na­je e inte­li­gen­cia CIA – FBI, cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio y denun­cias mediá­ti­cas, movi­li­za­cio­nes y pre­sen­ta­cio­nes en la jus­ti­cia para inten­tar un impeach­ment, el uso de la jus­ti­cia para poder des­alo­jar y dar gol­pes de mano para subor­di­nar a los intere­ses más ais­la­cio­nis­tas y pro­tec­cio­nis­tas del gobierno de Trump. Allí están los nue­vos dis­po­si­ti­vos de gue­rra con la poten­cia­ción-ampli­fi­ca­ción del deba­te de la luchas de migran­tes, diver­si­da­des, géne­ro y anti racia­les, que fue­ron las más vio­len­tas en las calles por la muer­te de Floyd a manos de la policía.

Todo esto en un esce­na­rio en que los Glo­ba­lis­tas veían pocas posi­bi­li­da­des de ganar en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2020. Con la pan­de­mia en un mar­co de una cri­sis social, eco­nó­mi­ca, finan­cie­ra y sani­ta­ria, pudie­ron reto­mar su ini­cia­ti­va con su pro­yec­to estra­té­gi­co de los gran­des fon­dos de inver­sión y las tec­no­ló­gi­cas de las pla­ta­for­mas digitales.

Cam­pa­ña con­tra las GAFAN: Goo­gle fil­tra tus pen­sa­mien­tos. Apple cono­ce dón­de está tu mamá. Face­book eli­je lo que lees. Ama­zon sabe los rega­los que vas a reci­bir. Micro­soft for­ma tu niñez.

Esto es lo que puso como cues­tión cen­tral la bata­lla elec­to­ral en Esta­dos Uni­dos 2020 que se trans­for­mó en el prin­ci­pal fren­te de com­ba­te, don­de las accio­nes fue­ron muy agu­das y de alta inten­si­dad entre los pro­yec­tos estratégicos.

Trump aumen­tó su retó­ri­ca con­tra la cima de los Gran­des Fon­dos finan­cie­ros que con­tro­lan las pla­ta­for­mas digi­ta­les glo­ba­les y que dise­ñan su plan des­de Wall Street y la City de Lon­dres para impo­ner una gober­nan­za global.

Por esta situa­ción que­dó en evi­den­cia que las prin­ci­pa­les Tec­no­ló­gi­cas del com­ple­jo GAFAM y el mono­po­lio de los medios (CNN, The New York Times, Bloom­berg), empe­za­ron una gran cru­za­da con­tra Trump y tra­ta­ron des­de un pri­mer momen­to de impo­ner fác­ti­ca­men­te a su can­di­da­to Joseph Biden, pri­me­ro en las elec­cio­nes inter­nas con­tra otros can­di­da­tos Demó­cra­tas y lue­go en las gene­ra­les, invir­tien­do para ello 11.000 millo­nes de dóla­res en la campaña.

Sal­to en la capi­ta­li­za­ción de la empre­sas GAFAM.

Lo nue­vo

Estos intere­ses tras­cien­den la divi­sión par­ti­da­ria tra­di­cio­nal y hoy son repre­sen­ta­dos por las cúpu­las de los demó­cra­tas y un sec­tor de repu­bli­ca­nos que se ha con­ver­ti­do en el par­ti­do de las finan­zas, las pla­ta­for­mas y gue­rra, con su lla­ma­do pro­gra­ma de facha­da pro­gre­sis­ta ver­de y de iden­ti­da­des diversas.

Sos­te­ni­bi­li­dad finan­cie­ra: aho­ra, los bonos verdes.

Pare­cie­ra que con Biden se vie­ne la “Red de Ban­cos Cen­tra­les y Super­vi­so­res para Enver­de­cer el Sis­te­ma Finan­cie­ro” con su can­di­da­to a ocu­par la car­te­ra cli­má­ti­ca, John Kerry, para vol­ver al acuer­do de París y por una agri­cul­tu­ra ver­de y ener­gías reno­va­bles. Los gran­des Fon­dos como Blac­kRock se ocu­pa­ran de la direc­ción de la eco­no­mía, mien­tras que la defen­sa y la inte­li­gen­cia va estar a car­go de los Hal­co­nes Gue­rre­ris­tas, con lo que pode­mos anti­ci­par que ya no sólo van a exis­tir gue­rras en esce­na­rios secun­da­rios por “cam­bio de régi­men”, o para con­tro­lar bie­nes natu­ra­les como las lle­va­da ade­lan­te por Bush y Oba­ma, sino que se corre ries­go de una gue­rra de nue­va gene­ra­ción de tipo Inte­gral de dimen­sión global.https://www.youtube.com/embed/WPlB5XhZDKs?feature=oembed

La admi­nis­tra­ción Trump, por estos días post elec­cio­nes, está arre­me­tien­do con­tra un sec­tor del com­ple­jo mili­tar indus­trial en el Pen­tá­gono. Según datos de la revis­ta Foreign Policy, fue­ron des­pe­di­dos los ex secre­ta­rios de Esta­do Henry Kis­sin­ger y Made­lei­ne Albright, el ex jefe de Ope­ra­cio­nes Nava­les, Almi­ran­te Gary Roughead, Jane Har­man, quien fue­ra la demó­cra­ta de mayor ran­go en la Comi­sión de Inte­li­gen­cia de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes y Rudy De León, quien fue­ra el prin­ci­pal ofi­cial ope­ra­ti­vo del Pen­tá­gono. El Depar­ta­men­to de Defen­sa con­fir­mó la deci­sión en una decla­ra­ción: “Como par­te de una serie de cam­bios con­si­de­ra­dos des­de hace tiem­po, pode­mos con­fir­mar que varios miem­bros de la Jun­ta Polí­ti­ca de Defen­sa del Depar­ta­men­to han sido des­pe­di­dos (…) Esta­mos muy agra­de­ci­dos por su ser­vi­cio y dedi­ca­ción, com­pro­mi­so y con­tri­bu­cio­nes a nues­tra segu­ri­dad nacio­nal. Pró­xi­ma­men­te se darán a cono­cer los nue­vos miem­bros de la Junta”.

Lue­go de sacar a Mark Esper del Minis­te­rio de Defen­sa, Trump orde­nó reti­rar la mayor par­te de las tro­pas de Afga­nis­tán y de Iraq. El pasa­do mar­tes 1º de diciem­bre clau­su­ró la uni­dad “anti EIIS” del Pen­tá­gono y decla­ró que ya se ganó la gue­rra con­tra el Esta­do Islá­mi­co de Iraq y Siria (EIIS). El Par­ti­do Demó­cra­ta cali­fi­có el des­pi­do de Esper de «impru­den­te» e «infan­til» y sos­pe­chan que la deci­sión de Trump vaya enca­mi­na­da a lle­nar de incon­di­cio­na­les las ins­ti­tu­cio­nes esta­dou­ni­den­ses con el fin de impul­sar con­tro­ver­ti­das accio­nes judi­cia­les antes de aban­do­nar en enero la Casa Blanca.

Refun­da­ción

El 14 de diciem­bre debe­ría reu­nir­se el cole­gio elec­to­ral para ele­gir al nue­vo pre­si­den­te que asu­mi­rá el 20 de enero del 2021. La estra­te­gia de Trump y sus intere­ses se cen­tra hoy en denun­ciar que hubo un frau­de des­co­mu­nal en la últi­mas elec­cio­nes, la cen­su­ra en los medios de pren­sa y que la jus­ti­cia no le da lugar a dichas denun­cias. Ase­ve­ra que va a pro­te­ger los intere­ses de sus ciu­da­da­nos evi­tan­do que el gobierno sea toma­do por asal­to, ale­gan­do una cues­tión de segu­ri­dad nacio­nal. Según sus dichos, el resul­ta­do elec­to­ral esta­ría vicia­do pro­duc­to de la inter­ven­ción de poten­cias extra­je­ras ‑espe­cial­men­te Chi­na que habría inter­ve­ni­do el soft­wa­re elec­to­ral lla­ma­do Dominion-.

Trump quie­re sem­brar dudas para jus­ti­fi­car la anu­la­ción de elec­to­res en algu­nos esta­dos impor­tan­tes, de tal modo nadie reu­ni­ría los elec­to­res nece­sa­rios y esto le per­mi­ti­ría decla­rar la emer­gen­cia elec­to­ral res­pal­da­do por la Duo­dé­ci­ma Enmien­da a la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal, para imple­men­tar la lla­ma­da elec­ción con­tin­gen­te que le podría dar la presidencia.

En el fon­do, el con­trol de la Casa Blanca.

Si este esce­na­rio ocu­rrie­ra, agu­di­za­ría la esca­la­da de enfren­ta­mien­to entre pro­yec­tos den­tro del terri­to­rio de EEUU: cada cual va a alis­tar a sus repre­sen­ta­dos y frac­cio­nes del pue­blo nor­te­ame­ri­cano para trans­for­mar ese terri­to­rio en un gran caos y una posi­ble gue­rra civil, con el agra­van­te de que se tra­ta de una socie­dad don­de gran par­te de su pobla­ción se encuen­tra armada.

Fuen­te: El Megafonox

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *