El Sal­va­dor. El fra­ca­so de la refor­ma agra­ria fue un patro­ci­nio de los sin­di­ca­tos estadounidenses

Por Jeff Schuhr­ke. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de diciem­bre de 2020.

La refor­ma agra­ria sal­va­do­re­ña, abra­za­da por Artu­ro Arman­do Moli­na en la déca­da de los 70 y sofo­ca­da por Are­na a fina­les de los 80, fue el gran fra­ca­so de orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les esta­dou­ni­den­ses que pre­ten­dían echar a andar una polí­ti­ca de repar­ti­ción de tie­rras en la zona rural que soca­va­ra los movi­mien­tos izquier­dis­tas. No solo falla­ron en su inten­to por aho­gar la insur­gen­cia, sino que tam­po­co logra­ron su come­ti­do de crear una prós­pe­ra cla­se de peque­ños agricultores.

En un nue­vo artícu­lo titu­la­do La Refor­ma Agra­ria y la Gue­rra fría de la AFL-CIO en El Sal­va­dor, recien­te­men­te publi­ca­do en la revis­ta Diplo­ma­tic His­tory, ras­treo el esfuer­zo de 20 años rea­li­za­do por el movi­mien­to sin­di­cal esta­dou­ni­den­se, en cola­bo­ra­ción con los gobier­nos de Esta­dos Uni­dos y El Sal­va­dor, para que­bran­tar a la izquier­da en las zonas rura­les del país.

Duran­te la Gue­rra Fría, líde­res sin­di­ca­les esta­dou­ni­den­ses de la Fede­ra­ción Ame­ri­ca­na del Tra­ba­jo-Con­gre­so de Orga­ni­za­cio­nes Indus­tria­les (AFL-CIO, por sus siglas en inglés) prio­ri­za­ron el com­ba­te a la supues­ta ame­na­za que el comu­nis­mo plan­tea­ba para la demo­cra­cia en lugar de com­ba­tir el poder del capi­tal sobre los tra­ba­ja­do­res. Con dece­nas de millo­nes de dóla­res de la Agen­cia de los Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal, la AFL-CIO pre­vino que los tra­ba­ja­do­res y cam­pe­si­nos lati­no­ame­ri­ca­nos abra­za­ran las polí­ti­cas de izquier­da del Ins­ti­tu­to Ame­ri­cano para el Desa­rro­llo del Sin­di­ca­lis­mo Libre (IADSL). En El Sal­va­dor, el IADSL tra­tó de cons­truir un movi­mien­to cam­pe­sino con­ser­va­dor y pro­mo­ver una refor­ma agra­ria no radi­cal en las déca­das de 1960 a 1980.

La mayo­ría de los estu­dios exis­ten­tes sobre las acti­vi­da­des extran­je­ras de la AFL-CIO y el IADSL se enfo­can exclu­si­va­men­te en sus inten­tos por mani­pu­lar los sin­di­ca­tos urba­nos e indus­tria­les en Amé­ri­ca Lati­na. Poco se ha escri­to sobre las fre­cuen­tes acti­vi­da­des del IADSL en las zonas rura­les y sus inter­ven­cio­nes entre los cam­pe­si­nos. Es más, las his­to­rias del falli­do pro­gra­ma de refor­ma agra­ria en El Sal­va­dor duran­te la gue­rra civil han ten­di­do a hacer solo una bre­ve men­ción del papel del IADSL.

Apo­ya­do en los archi­vos de la AFL-CIO y del IADSL, así como en docu­men­tos rela­cio­na­dos a los movi­mien­tos cam­pe­si­nos res­guar­da­dos en el Cen­tro de Infor­ma­ción, Docu­men­ta­ción y Apo­yo a la Inves­ti­ga­ción (CIDAI) de la Uni­ver­si­dad Cen­tro­ame­ri­ca­na “José Simeón Cañas” de El Sal­va­dor, mi artícu­lo pro­fun­di­za en la his­to­ria no con­ta­da de cómo el movi­mien­to sin­di­cal esta­dou­ni­den­se inten­tó diri­gir la refor­ma agra­ria en El Salvador. 

En la déca­da de 1960 los gobier­nos del Par­ti­do de Con­ci­lia­ción Nacio­nal die­ron la bien­ve­ni­da a El Sal­va­dor al IADSL, que era el com­po­nen­te sin­di­cal de la Alian­za para el Pro­gre­so, la ini­cia­ti­va anti­co­mu­nis­ta del pre­si­den­te John F. Ken­nedy para fomen­tar el desa­rro­llo. Des­pués de sos­te­ner una serie de capa­ci­ta­cio­nes de lide­raz­go para cam­pe­si­nos y finan­ciar pro­yec­tos rura­les de desa­rro­llo en peque­ña esca­la, el IADSL fue fun­da­men­tal en la crea­ción de una orga­ni­za­ción cam­pe­si­na en 1969 –la Unión Comu­nal Sal­va­do­re­ña (UCS).

Mien­tras que otras orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas fue­ron blan­co de la repre­sión vio­len­ta del gobierno sal­va­do­re­ño, la UCS fue reco­no­ci­da y tole­ra­da por su orien­ta­ción polí­ti­ca mode­ra­da y su cer­ca­na rela­ción con los Esta­dos Uni­dos. Sin embar­go, a ini­cios de la déca­da de 1970, la oli­gar­quía sal­va­do­re­ña creía que la UCS, que con­ti­nua­ba sien­do finan­cia­da y apo­ya­da por el IADSL, esta­ba vol­vién­do­se “dema­sia­do entu­sias­ta”, ya que for­mó coope­ra­ti­vas de pro­duc­to­res y defen­dió los dere­chos de los inqui­li­nos des­alo­ja­dos. Bajo la pre­sión de las éli­tes terra­te­nien­tes y los ofi­cia­les mili­ta­res de extre­ma dere­cha, el gobierno del pre­si­den­te Artu­ro Arman­do Moli­na expul­só al IADSL de El Sal­va­dor en 1973, acu­san­do a la orga­ni­za­ción sin­di­cal esta­dou­ni­den­se de haber­se con­ver­ti­do en “una into­le­ra­ble intro­mi­sión” en los asun­tos rura­les de la nación.

A pesar de que el IADSL ya no esta­ba en el país, la UCS con­ti­nuó ope­ran­do y cre­cien­do bajo la pro­tec­ción de la emba­ja­da ame­ri­ca­na, has­ta tener alre­de­dor de 100 000 miem­bros. Mien­tras que una insur­gen­cia de izquier­da con­tra el gobierno oli­gár­qui­co mili­tar empe­za­ba a cimen­tar­se, los líde­res de la UCS tra­ba­ja­ron con Artu­ro Arman­do Moli­na para tra­tar de reu­nir el apo­yo popu­lar para un modes­to inten­to de refor­ma agra­ria en 1975. Ridi­cu­li­za­da por la izquier­da como un mero sim­bo­lis­mo y por la dere­cha como “comu­nis­mo”, la refor­ma agra­ria de Moli­na logró poco más que esta­ble­cer una nue­va agen­cia guber­na­men­tal, el Ins­ti­tu­to Sal­va­do­re­ño de Trans­for­ma­ción Agra­ria (ISTA).

Para julio de 1979, con el Par­ti­do de Con­ci­lia­ción Nacio­nal per­dien­do su posi­ción en el poder mien­tras la rebe­lión popu­lar cre­cía, el gobierno sal­va­do­re­ño estu­vo de acuer­do con per­mi­tir el regre­so del IADSL al país con la espe­ran­za de ganar­se la sim­pa­tía de la emba­ja­da ame­ri­ca­na. Pero era dema­sia­do tar­de para el régi­men. Solo unos meses des­pués fue derro­ca­do por una Jun­ta cívi­co-mili­tar que incluía al Par­ti­do Demó­cra­ta Cris­tiano que asu­mió el con­trol de la nación a ini­cios de 1980. Esta mis­ma Jun­ta bus­có al IADSL y la UCS para ayu­dar­les a pla­near e imple­men­tar un pro­gra­ma de refor­ma agra­ria de alto per­fil. El obje­ti­vo de la refor­ma no era la trans­for­ma­ción fun­da­men­tal de las rela­cio­nes de poder rura­les en El Sal­va­dor, sino tra­tar de des­viar el apo­yo cam­pe­sino de la insur­gen­cia izquierdista.

El líder de la UCS, José Rodol­fo Vie­ra, fue nom­bra­do pre­si­den­te del ISTA. El IADSL tra­jo a Roy Pros­ter­man, un exper­to esta­dou­ni­den­se en refor­ma agra­ria como medi­da con­tra­in­sur­gen­te, para ase­so­rar a Vie­ra. Siguien­do los linea­mien­tos de Pros­ter­man, la jun­ta apro­bó la Ley Bási­ca sobre Refor­ma Agra­ria en mar­zo de 1980, la cual fue dise­ña­da para expro­piar los terre­nos más gran­des del país y entre­gár­se­los a coope­ra­ti­vas mane­ja­das por cam­pe­si­nos. A estas accio­nes le siguió, un mes des­pués, una Ley de “tie­rra para el labra­dor”, esbo­za­da por Pros­ter­man mis­mo, la cual bus­ca­ba trans­fe­rir la pro­pie­dad de peque­ñas par­ce­las de tie­rra a los cam­pe­si­nos que la alqui­la­ban. Con fon­dos del IADSL, la UCS con­tra­tó a 400 cam­pe­si­nos que sir­vie­ron como “pro­mo­to­res”, des­ple­gán­do­se por todo el cam­po para infor­mar a los tra­ba­ja­do­res rura­les de la Ley “tie­rra para el labrador”. 

La Jun­ta acom­pa­ñó la refor­ma agra­ria con un repre­si­vo esta­do de sitio, en el que se envia­ron las fuer­zas de segu­ri­dad al cam­po para cazar y ase­si­nar sos­pe­cho­sos de ser “sub­ver­si­vos”. Aun­que según el IADSL la refor­ma agra­ria pre­ten­día debi­li­tar a la izquier­da, la dere­cha sal­va­do­re­ña se rehu­só a tole­rar inclu­so esta refor­ma de facha­da. En enero de 1981, Vie­ra y dos de los miem­bros emplea­dos esta­dou­ni­den­se del IADSL fue­ron ase­si­na­dos por órde­nes de ofi­cia­les mili­ta­res de la dere­cha cuan­do se reu­nie­ron para tomar café en el Hotel She­ra­ton en San Sal­va­dor. Los ase­si­na­tos, que impac­ta­ron a la AFL-CIO, sim­bo­li­za­ron la extre­ma hos­ti­li­dad que los dere­chis­tas escon­dían con­tra del IADSL, a pesar de su misión contrainsurgente.

Por­ta­da de El Dia­rio de Hoy del 7 de mar­zo de 1980, día en que la Jun­ta de Gobierno pre­sen­tó su pro­pues­ta de refor­ma agraria

Gra­cias a la pre­sión polí­ti­ca del par­ti­do de dere­cha Alian­za Repu­bli­ca­na Nacio­na­lis­ta (Are­na), com­bi­na­da con los ase­si­na­tos de los escua­dro­nes de la muer­te con­tra los miem­bros de la UCS en el cam­po, la fase más cru­cial de la refor­ma ‑que hubie­ra expro­pia­do pro­pie­da­des media­nas en las regio­nes cafe­ta­le­ras de El Sal­va­dor- nun­ca fue imple­men­ta­da. La insur­gen­cia que el IADSL ini­cial­men­te había tra­ta­do de soca­var solo se for­ta­le­ció con la for­ma­ción del Fren­te Fara­bun­do Mar­tí para la Libe­ra­ción Nacio­nal (FMLN). El IADSL y la emba­ja­da ame­ri­ca­na hicie­ron un últi­mo inten­to para rea­li­zar la refor­ma agra­ria apo­yan­do la pre­si­den­cia de José Napo­león Duar­te entre 1984 y 1989, pero el gobierno bajo el Par­ti­do Demó­cra­ta Cris­tiano de Duar­te pro­bó ser corrup­to, repre­si­vo e inca­paz de ter­mi­nar con la gue­rra civil.

Des­pués de que Are­na gana­ra las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de 1988 y la elec­ción pre­si­den­cial de 1989, el pro­gra­ma de refor­ma agra­ria fue dete­ni­do y rever­ti­do, y se devol­vie­ron las pro­pie­da­des a muchos oli­gar­cas. Los líde­res del IADSL fue­ron for­za­dos a admi­tir que su incur­sión de dos déca­das en el cam­po sal­va­do­re­ño fue un desas­tre. No solo falla­ron los sin­di­ca­lis­tas esta­dou­ni­den­se anti­co­mu­nis­tas en su obje­ti­vo de pre­ve­nir la insur­gen­cia izquier­dis­ta, sino que falla­ron en entre­gar­le una refor­ma agra­ria exi­to­sa a los campesinos. 

Des­de la déca­da de 1960 a la de 1980, la AFL-CIO se com­pro­me­tió a trans­mi­tir los idea­les del sin­di­ca­lis­mo “libre” den­tro de las rela­cio­nes del tra­ba­jo agrí­co­la en El Sal­va­dor, enfren­tan­do la obs­truc­ción vio­len­ta de la éli­te reac­cio­na­ria del país. Esto sig­ni­fi­ca­ba encon­trar una reso­lu­ción no radi­cal a las inhe­ren­tes ten­sio­nes entre los tra­ba­ja­do­res rura­les sin tie­rra y los terra­te­nien­tes oli­gar­cas. A tra­vés de su Ins­ti­tu­to ‑el IADSL- desa­rro­llis­ta, anti­co­mu­nis­ta y sin fines de lucro, la Fede­ra­ción Ame­ri­ca­na del Tra­ba­jo creó una orga­ni­za­ción nacio­nal cam­pe­si­na polí­ti­ca­men­te mode­ra­da y pidió una refor­ma agra­ria. El resul­ta­do desea­do sería la crea­ción de una prós­pe­ra cla­se de peque­ños agri­cul­to­res, lo sufi­cien­te incen­ti­va­dos para esti­mu­lar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y sufi­cien­te­men­te con­ser­va­do­res para evi­tar la insur­gen­cia. Con­si­de­ran­do que este era el obje­ti­vo, no es dema­sia­do duro decir que la misión del IADSL fue un fra­ca­so total.

Esto no se debió a una fal­ta de esfuer­zo y tena­ci­dad por par­te de los fun­cio­na­rios del Ins­ti­tu­to y sus alia­dos sal­va­do­re­ños, quie­nes de hecho logra­ron crear una influ­yen­te orga­ni­za­ción cam­pe­si­na en la UCS que exi­to­sa­men­te nego­ció la apro­ba­ción del inten­to más ambi­cio­so de refor­ma agra­ria en el país has­ta la fecha. Pero la dere­cha sal­va­do­re­ña, com­pues­ta de oli­gar­cas y ofi­cia­les mili­ta­res rea­cios a ceder su poder o pri­vi­le­gios, fue­ron dema­sia­do radi­ca­les para per­mi­tir inclu­so el tipo de des­en­la­ces mode­ra­dos que el IADSL esta­ba promoviendo.

(Jeff Schuhr­ke es con­fe­ren­cis­ta visi­tan­te en el depar­ta­men­to de his­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Illi­nois, Chicago).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *