El fusi­la­mien­to de Alfon­so Cano

Las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, rin­den hoy un home­na­je pós­tu­mo, con afec­to gue­rri­lle­ro, al coman­dan­te Alfon­so Cano, ase­si­na­do por el ejér­ci­to hace 9 años, lue­go de un bru­tal bom­bar­deo de la Fuer­za Aérea con­tra su cam­pa­men­to, en Chi­rria­de­ros, área rural del muni­ci­pio de Suá­rez en el Cauca.

Alfon­so fue fusi­la­do la noche del 4 de noviem­bre de 2011, por orden direc­ta del pre­si­den­te Juan Manuel San­tos. “Yo dí la orden de eli­mi­nar­lo, por­que está­ba­mos en gue­rra y segui­mos en gue­rra”, reco­no­ció en un acto elec­to­ral en Bogo­tá, el 13 de junio de 2014 ante la tele­vi­sión y la radio, sacan­do pecho estú­pi­da­men­te por ese cri­men de lesa humanidad.

El coman­dan­te de las FARC-EP había sido cap­tu­ra­do en com­ba­te, y se encon­tra­ba heri­do y des­ar­ma­do bajo cus­to­dia de uni­da­des del ejér­ci­to, infor­ma­ción que le fue trans­mi­ti­da inme­dia­ta­men­te al pre­si­den­te de la repú­bli­ca. Las noti­cias solo men­cio­na­ban el ata­que aéreo y las ope­ra­cio­nes terres­tres, pero no sus resul­ta­dos. Entre tan­to San­tos pen­sa­ba con sus gene­ra­les qué hacer con el pri­sio­ne­ro. Alfon­so Cano era su inter­lo­cu­tor en el sue­ño de poner en mar­cha un pro­ce­so de paz para Colom­bia, pero pudo más la ale­vo­sía del insen­sa­to man­da­ta­rio, que al ima­gi­nar que, un diá­lo­go de Paz con Alfon­so Cano vivo no ten­dría posi­bi­li­da­des de éxi­to, emi­tió la orden de fusi­lar­lo. Per­pe­tra­do el cri­men, bien entra­da la noche, como exper­to mani­pu­la­dor de la pren­sa, difun­dió la noti­cia de la muer­te en com­ba­te del coman­dan­te de las FARC.

No exis­te alma más ras­tre­ra, que la de ese expre­si­den­te. Alfon­so, cap­tu­ra­do en com­ba­te y ya inde­fen­so, debió ser tra­ta­do con­for­me a los con­ve­nios inter­na­cio­na­les que obli­gan al Esta­do colombiano.

El Pro­to­co­lo II de 1977 adi­cio­nal a los Con­ve­nios de Gine­bra del 12 de agos­to de 1949, de obli­ga­da apli­ca­ción en los con­flic­tos arma­dos sin carác­ter inter­na­cio­nal, seña­la en el artícu­lo 4 que, quien haya deja­do de par­ti­ci­par en las hos­ti­li­da­des, tie­ne dere­cho a que se res­pe­te su per­so­na, a ser tra­ta­do con huma­ni­dad en toda cir­cuns­tan­cia, sin nin­gu­na dis­tin­ción de carác­ter des­fa­vo­ra­ble. Y expre­sa­men­te se indi­ca que que­da prohi­bi­do orde­nar que no haya supervivientes.

El artícu­lo 145 del Códi­go Penal colom­biano, prohí­be los actos de bar­ba­rie, como la prác­ti­ca de rema­tar heri­dos o enfer­mos. Se con­si­de­ra deli­to en dicha dis­po­si­ción, orde­nar no dejar sobre­vi­vien­tes, lo cual es con­si­de­ra­do cri­men de gue­rra en el Esta­tu­to de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal (artícu­lo 8, nume­ral 2, lite­ral I), que es nor­ma que el Esta­do colom­biano dice aca­tar, al tiem­po que, como se obser­va, vio­la la prohi­bi­ción del homi­ci­dio inten­cio­nal. Por lo demás, ¿qué inter­pre­ta­ción da, enton­ces, el régi­men al lite­ral VI, que indi­ca que es un cri­men pri­var deli­be­ra­da­men­te a un pri­sio­ne­ro de gue­rra de su dere­cho a ser juz­ga­do legí­ti­ma e imparcialmente?

Con fre­cuen­cia los voce­ros del régi­men esgri­men la Cons­ti­tu­ción de 1991 para argu­men­tar que esta­mos bajo las reglas de un Esta­do demo­crá­ti­co, pero es evi­den­te que más allá de la lite­ra­li­dad que expre­sa, por ejem­plo en el artícu­lo 11, que el dere­cho a la vida es invio­la­ble y que no habrá pena de muer­te, en la reali­dad se ase­si­na a san­gre fría, con pre­me­di­ta­ción y ale­vo­sía, lo cual hace vana para la inmen­sa mayo­ría de nues­tros com­pa­trio­tas, la sus­crip­ción que el Esta­do colom­biano ha hecho de ins­tru­men­tos como la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos o Pac­to de San José de 1969, que en su artícu­lo 4 admi­te, sólo la pena de muer­te en cum­pli­mien­to de sen­ten­cia eje­cu­to­ria­da de tri­bu­nal com­pe­ten­te y de con­for­mi­dad con una ley que esta­blez­ca tal pena, dic­ta­da con ante­rio­ri­dad a la comi­sión del deli­to, sub­ra­yan­do que en nin­gún caso se pue­de apli­car la pena de muer­te por deli­tos polí­ti­cos, ni comu­nes conexos.

San­tos le dic­tó la pena de muer­te a Alfon­so Cano, si exis­tir en Colom­bia una ley que auto­ri­ce la pena de muer­te. ¿Por qué no con­du­jo al pri­sio­ne­ro a los tri­bu­na­les en lugar de asesinarlo?

Ese pre­si­den­te reco­no­ció que orde­nó eje­cu­tar extra­ju­di­cial­men­te a un pri­sio­ne­ro de gue­rra heri­do, des­ar­ma­do y fue­ra de com­ba­te. Fue una orden impar­ti­da de mane­ra direc­ta por quien era el Coman­dan­te Supre­mo de todas las fuer­zas arma­das y de poli­cía. El artícu­lo 189 de la Cons­ti­tu­ción con­fir­ma que el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca como Jefe de Esta­do, Jefe del Gobierno y Supre­ma Auto­ri­dad Admi­nis­tra­ti­va, es quien diri­ge la fuer­za públi­ca y dis­po­ne de ella como Coman­dan­te Supre­mo de las Fuer­zas Arma­das de la Repú­bli­ca, sien­do suya la potes­tad de diri­gir las ope­ra­cio­nes de gue­rra cuan­do lo esti­me con­ve­nien­te. Y son estas las cir­cuns­tan­cias de tiem­po, modo y lugar, etc., que rodean la sus­tan­cia del hecho con­cre­to del ase­si­na­to del coman­dan­te Alfon­so Cano, en el que de mane­ra ple­na apa­re­ce como res­pon­sa­ble el Pre­si­den­te Juan Manuel San­tos, si con­si­de­ra­mos la con­fe­sión de par­te y la exis­ten­cia de una cade­na o línea de man­do que supues­ta­men­te fun­cio­na de modo efi­caz, de for­ma eje­cu­ti­va, de mane­ra estu­dia­da, metó­di­ca, cons­cien­te y ver­ti­cal, sin obs­truc­ción en la estruc­tu­ra jerárquica.

Exi­gi­mos que Juan Manuel San­tos sea lla­ma­do a apor­tar ver­dad ple­na y exhaus­ti­va sobre este caso ante la Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz, tenien­do tam­bién en cuen­ta que se tra­ta de un cri­men de gue­rra sobre el cual se ten­drán que reca­bar prue­bas has­ta hoy ocul­tas, des­de el examen foren­se has­ta los tes­ti­gos y auto­res o par­ti­ci­pan­tes in situ, quié­nes toma­ron la deci­sión de eje­cu­tar­lo y quié­nes dis­pa­ra­ron con­tra Alfon­so tras haber­se infor­ma­do pre­via­men­te su cap­tu­ra y esta­do de inde­fen­sión al hallar­se des­ar­ma­do y herido.

El cadá­ver del jefe insur­gen­te mos­tra­ba las mar­cas de pól­vo­ra en sus manos al tra­tar de evi­tar los dis­pa­ros de sus ver­du­gos uniformados.

El Pre­mio Nobel de paz, no le alcan­za­rá a San­tos para encu­brir este cri­men de Esta­do, que es tam­bién un cri­men de lesa humanidad.

FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­liaNoviem­bre 4 de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *