Perú. Comu­ni­da­des de Machu Pic­chu luchan con­tra el des­em­pleo y las deu­das bancarias

Clarys Cár­de­nas y Víc­tor Zea Díaz /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de noviem­bre de 2020

El reini­cio de ope­ra­cio­nes en Machu Pic­chu, lue­go de sie­te meses y medio de para­li­za­ción por la pan­de­mia, no ase­gu­ra una pron­ta sali­da de la cri­sis para los 1.800 nego­cios del dis­tri­to y dece­nas de comu­ni­da­des que depen­den de la agri­cul­tu­ra y el turis­mo para sobre­vi­vir. En los alre­de­do­res de la ciu­da­de­la inca, las loca­li­da­des que­chuas luchan por sub­sis­tir, sin visi­tan­tes y con esca­sos recur­sos eco­nó­mi­cos. Estas son las his­to­rias de empren­di­mien­tos fami­lia­res derrum­ba­dos, aco­sa­dos por deu­das con enti­da­des finan­cie­ras y de los desa­fíos que enfren­ta­rán los pró­xi­mos meses.

El domin­go 1 de noviem­bre, mien­tras los minis­tros de Cul­tu­ra y de Comer­cio Exte­rior y Turis­mo lide­ra­ban la cere­mo­nia de reaper­tu­ra de Machu Pic­chu, con un espec­tácu­lo de luces y som­bras, a 22 kiló­me­tros de allí, Matil­de Vera Bus­tos se pre­gun­ta­ba cómo haría para sobre­vi­vir una sema­na más. La mujer que­chua, de 52 años, vive en Ccoll­pa­ni Bajo, una comu­ni­dad ubi­ca­da en los alre­de­do­res de la ciu­da­de­la Inca más impor­tan­te del con­ti­nen­te y prin­ci­pal des­tino turís­ti­co del Perú.

A Ccoll­pa­ni Bajo se lle­ga lue­go de cami­nar duran­te casi una hora por una ruta empi­na­da. Es uno de los 15 cen­tros pobla­dos de los alre­de­do­res de Machu­pic­chu, en Cus­co. Allí viven 50 fami­lias, que se dedi­ca­ban en su mayo­ría al cul­ti­vo de café y otros pro­duc­tos agrí­co­las. Antes de la pan­de­mia, Matil­de gana­ba S/​20 al día, pero con la decla­ra­to­ria de emer­gen­cia sani­ta­ria, sus ingre­sos se redu­je­ron a cero. “No ten­go tra­ba­jo des­de mar­zo; solo me die­ron el bono de S/​760 y, con eso, he sobre­vi­vi­do algu­nos meses”, cuen­ta la mujer, mien­tras encien­de el fogón de su cocina. 

A cua­ren­ta minu­tos de allí se loca­li­za la peque­ña hacien­da Román, un nego­cio fami­liar que lucha por no ser embar­ga­do. Fue cons­trui­do por los ocho her­ma­nos Román, en junio de 2018, gra­cias a prés­ta­mos ban­ca­rios. Duran­te 2019, el empren­di­mien­to reci­bió visi­tan­tes duran­te todo el año. Sin embar­go, des­de que comen­zó la emer­gen­cia sani­ta­ria, todas sus reser­vas fue­ron can­ce­la­das. Augus­to Román Flo­res, de 70 años, y su espo­sa Filo­me­na Ontón Son­co, de 65, expli­can a Ojo­Pú­bli­co que, en la actua­li­dad, no tie­nen ingre­sos eco­nó­mi­cos y los ban­cos han comen­za­do a exi­gir­les el pago inme­dia­to de las cuo­tas de un prés­ta­mo de S/​170 mil. 

EL PLAN DE REACTIVACIÓN ECONÓMICA NO CONTEMPLA LA AGRICULTURA FAMILIAR, PRINCIPAL ACTIVIDAD DE LAS COMUNIDADES». 

“Los turis­tas extran­je­ros hicie­ron reser­vas para todo el 2020, pero las can­ce­la­ron por la pan­de­mia. Aho­ra tene­mos la espe­ran­za de vol­ver a reci­bir visi­tan­tes. Ya hemos imple­men­ta­do los pro­to­co­los de segu­ri­dad, y esta­mos rea­li­zan­do nue­va­men­te reser­vas”, cuen­ta Janeth Román. El ser­vi­cio que brin­dan inclu­ye alo­ja­mien­to, comi­da orgá­ni­ca pro­du­ci­da por ellos y visi­tas a las cata­ra­tas cercanas. 

Des­de la muni­ci­pa­li­dad dis­tri­tal de Machu Pic­chu se han prio­ri­za­do los sec­to­res de turis­mo y segu­ri­dad en el plan de reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca. No obs­tan­te, dicho docu­men­to no inclu­ye la agri­cul­tu­ra fami­liar, que es jun­to al turis­mo la prin­ci­pal acti­vi­dad de las comu­ni­da­des que­chuas que viven en los alre­de­do­res. Con­sul­ta­do sobre este tema, Wal­ter Esco­be­do, geren­te de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co del dis­tri­to, dijo a Ojo­Pú­bli­co que “en la medi­da que se reac­ti­ve el turis­mo tam­bién se bene­fi­cia­rán, indi­rec­ta­men­te, los agricultores”. 

Erbert Cár­de­nas Far­fán, soció­lo­go y direc­tor de la aso­cia­ción civil Wara, que tra­ba­ja con turis­mo rural comu­ni­ta­rio, indi­ca que la situa­ción de las comu­ni­da­des indí­ge­nas y cen­tros pobla­dos de Machu Pic­chu es preo­cu­pan­te. “Están ale­ja­dos de este supues­to bien­es­tar y ‘desa­rro­llo’. Muchas de ellas arras­tran pobre­za y des­nu­tri­ción, y rea­li­zan acti­vi­da­des infor­ma­les”, señala. 

Machupicchu_comunidades
VALIENTE.Sin tra­ba­jo a cau­sa de la pan­de­mia, Matil­de Vera debe velar por su hijo con discapacidad. 
Machupicchu_comunidades
PEDIDO. Men­sa­jes como estos se obser­van en diver­sos nego­cios turís­ti­cos de Machu Pic­chu pueblo. 
Machupicchu_comunidades
CRISIS. Los espo­sos Augus­to Román y Filo­me­na Ontón tuvie­ron que can­ce­lar todas las reser­vas en su hospedaje. 

El espe­cia­lis­ta con­si­de­ra que los pla­nes de reac­ti­va­ción no solo deben impul­sar el turis­mo a gran esca­la, sino tam­bién las acti­vi­da­des agrí­co­las y el turis­mo rural. “Las auto­ri­da­des no tie­nen una lec­tu­ra ade­cua­da de la reali­dad, que mejo­re las con­di­cio­nes de vida de las fami­lias cam­pe­si­nas. Por ejem­plo, pro­mo­ver acti­vi­da­des de pro­duc­ción agrí­co­la orgá­ni­ca o de turis­mo viven­cial”, precisa. 

En las 15 comu­ni­da­des del dis­tri­to de Machu­pic­chu viven 800 per­so­nas, con serios pro­ble­mas de acce­so a agua pota­ble, alcan­ta­ri­lla­do y elec­tri­ci­dad. Según el por­tal Info­bras, la actual ges­tión muni­ci­pal de Machu Pic­chu ini­ció 39 obras, de las cua­les el 53% se eje­cu­tan en comu­ni­da­des del dis­tri­to. Sin embar­go, solo cin­co de estas han fina­li­za­do: tra­ba­jos de sanea­mien­to bási­co en Cho­que­su­yu, Cho­que­llus­ca, Huay­lla­bam­ba, Caman­ti, Ccol­pa­ni bajo y Mesada. 

El impac­to de una lar­ga paralización 

En 2018, el Minis­te­rio de Comer­cio Exte­rior y Turis­mo (Min­ce­tur) esti­mó que 1.7 millo­nes de turis­tas extran­je­ros habían visi­ta­do el Cus­co, lo que repre­sen­tó el 39,5% del total de visi­tas al Perú. El des­tino pre­fe­ri­do de los turis­tas fue Machu Pic­chu, un san­tua­rio que ‑antes de la pan­de­mia- reci­bía más de 4 mil per­so­nas al día. 

Un estu­dio de 2019, ela­bo­ra­do por el Cen­tro Bar­to­lo­mé de las Casas y Pro­pues­ta Ciu­da­da­na, seña­la que, enton­ces, el turis­mo emplea­ba a 15 de cada 100 per­so­nas en Cus­co y gene­ra­ba 120 mil empleos for­ma­les en la región. Sin embar­go, la cri­sis sani­ta­ria obli­gó a cerrar hote­les, res­tau­ran­tes, agen­cias de via­je y todas las empre­sas y nego­cios liga­dos al sector. 

Her­me­lin­da Galle­gos Valen­cia, natu­ral de Ollan­tay­tam­bo, es una de las comer­cian­tes de Machu Pic­chu afec­ta­das por la pan­de­mia. Ella tenía un res­tau­ran­te-piz­ze­ría en la pla­za prin­ci­pal del pue­blo, que le repor­ta­ba ingre­sos entre S/​300 y S/​400 al día. Los pri­me­ros meses de la cri­sis sani­ta­ria, pen­só que todo aca­ba­ría pron­to y gas­tó sus aho­rros. Pero, con el paso del tiem­po, abrió una tien­da de aba­rro­tes, fru­tas y ver­du­ras para enfren­tar la crisis. 

ANTES DE LA PANDEMIA, MACHU PICCHU RECIBÍA MÁS DE 4 MIL PERSONAS AL DÍA». 

“La mayo­ría de noso­tros [los empre­sa­rios] tra­ba­ja­mos con los ban­cos, que nos vie­nen pre­sio­nan­do. Aho­ra solo tra­ba­ja­mos para pagar­les y sobre­vi­vir. Espe­re­mos que, con la reaper­tu­ra de Machu Pic­chu, las cosas cam­bien”, dice la mujer que obtie­ne entre S/​40 y S/​60 al día con su nue­vo negocio. 

Simi­lar es la his­to­ria de Tori­bia Var­gas, una comer­cian­te que ven­día comi­da en el mer­ca­do de la esta­ción hidro­eléc­tri­ca del tren a Machu Pic­chu. “Antes de la pan­de­mia, siem­pre tenía­mos para comer (…) Aho­ra nues­tros pro­duc­tos se han malo­gra­do y esta­mos levan­tán­do­nos de a pocos. Pedí un prés­ta­mo de S/​5 mil”, cuen­ta la mujer que vela por sus tres hijas. La menor de ellas estu­dia con la pla­ta­for­ma digi­tal “Apren­do en Casa”. “A veces no come­mos para pagar el Inter­net”, reco­no­ce Vargas. 

El últi­mo domin­go, cuan­do se reabrió Machu Pic­chu, el 65% de los loca­les comer­cia­les de este dis­tri­to no reini­cia­ron sus acti­vi­da­des. En este lugar hay 1.800 nego­cios liga­dos al turis­mo que debie­ron cerrar tras la decla­ra­ción del Esta­do de Emer­gen­cia, según el muni­ci­pio dis­tri­tal. En algu­nos pues­tos hay car­te­les con fra­ses como esta: “Pedi­mos al gobierno inter­ven­ción urgen­te a enti­da­des finan­cie­ras. Con­ge­la­mien­to de deu­das por dos años, ya que no esta­mos trabajando”. 

Machupicchu_comunidades
AUSENTES.Las comu­ni­da­des de Machu Pic­chu no han sido con­si­de­ra­das en el plan de reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca del muni­ci­pio distrital. 
Machupicchu_comunidades
REINICIO. Lue­go de sie­te meses y medio, el domin­go 1 de noviem­bre Machu Pic­chu reini­ció sus ope­ra­cio­nes, bajo estric­tos pro­to­co­los sanitarios.
Machupicchu_comunidades
REINVENTARSE. Her­me­lin­da Galle­gos es una comer­cian­tes que antes tenía una piz­ze­ría, pero a cau­sa de la pan­de­mia tuvo que abrir una tien­da de abarrotes. 

His­to­rias de nego­cios derrum­ba­dos hay muchí­si­mas en Machu Pic­chu. Hace nue­ve años, por ejem­plo, los espo­sos Gui­do Baca Muñoz y Eli­za­beth Quis­pe Quis­pe abrie­ron un pues­to de joye­ría. Sus ven­tas repre­sen­ta­ban ‑has­ta antes de la pan­de­mia- alre­de­dor de S/​400 al día. Sin embar­go, duran­te los últi­mos sie­te meses y medio, no tuvie­ron nin­gún ingreso.

Con cua­tro hijos que man­te­ner y los ban­cos pre­sio­nán­do­los por las cuo­tas, la pare­ja sabe que nada será como antes. “Los turis­tas que más com­pra­ban joyas eran chi­nos, nor­te­ame­ri­ca­nos o euro­peos. Los visi­tan­tes loca­les com­pran poco. Habrá reabier­to Machu Pic­chu, pero no ven­drán tan­tos turis­tas extran­je­ros. No ten­dre­mos los mis­mos ingre­sos. La recu­pe­ra­ción será len­ta”, dice Baca Muñoz.

Recla­mos por el tren de Perú Rail

La muni­ci­pa­li­dad dis­tri­tal de Machu Pic­chu reci­bió este año un pre­su­pues­to de S/​25’325. 626 y, a la fecha, ha eje­cu­ta­do el 74% de ese mon­to. Sin embar­go, las comu­ni­da­des y cen­tros pobla­dos con­ti­núan a la espe­ra de obras y ayu­da esta­tal. Ccoll­pa­ni, por ejem­plo, nece­si­ta un puen­te que una la loca­li­dad con el dis­tri­to de San­ta Tere­sa, en la pro­vin­cia de La Con­ven­ción. El alcal­de Dar­win Baca pro­me­tió la eje­cu­ción de dicha obra duran­te su cam­pa­ña, pero has­ta aho­ra no la ha concretado.

“La pan­de­mia nos ha afec­ta­do en el pre­su­pues­to, pero no hemos para­li­za­do los pro­yec­tos prio­ri­za­dos en las comu­ni­da­des (…) En Ccoll­pa­ni esta­mos eje­cu­tan­do la pla­za del pue­blo, con talla­dos en pie­dra, que inau­gu­ra­re­mos en enero. (…) El puen­te aún está en expe­dien­te. Como el río se ha vuel­to más ancho, modi­fi­ca­re­mos el pro­yec­to”, ase­gu­ró Baca. 

El trans­por­te para acce­der a las comu­ni­da­des de Machu Pic­chu es otro de los pro­ble­mas repor­ta­dos. El últi­mo sába­do, en vís­pe­ras de la reaper­tu­ra de Machu Pic­chu, los comu­ne­ros de Corihuay­ra­chi­na blo­quea­ron la vía férrea, a la altu­ra del kiló­me­tro 88, como señal de pro­tes­ta. Argu­men­ta­ban que la empre­sa Perú Rail no les per­mi­te a los luga­re­ños abor­dar el tren, en el tra­mo Ollan­tay­tam­bo- Machu Picchu. 

Machupicchu_comunidades
CAMBIOS. Con la apli­ca­ción de pro­to­co­los sani­ta­rios ante la cri­sis sani­ta­ria, Perú Rail redu­jo el afo­ro en sus trenes. 
Machupicchu_comunidades
IMPACTO. La pan­de­mia ori­gi­nó una fuer­te cri­sis eco­nó­mi­ca en el prin­ci­pal des­tino turís­ti­co del Perú. 
Machupicchu_comunidades
FAVORITO. Machu Pic­chu es el prin­ci­pal atrac­ti­vo turís­ti­co del Perú, que reini­ció sus ope­ra­cio­nes el domin­go 1 de noviem­bre, con una cere­mo­nia especial. 

Dicha com­pa­ñía des­ti­na el 30% de su infra­es­truc­tu­ra ferro­via­ria al ser­vi­cio de tren local para las comu­ni­da­des del Cus­co, como par­te de su polí­ti­ca de res­pon­sa­bi­li­dad social. Sin embar­go, por la apli­ca­ción de los pro­to­co­los han redu­ci­do su afo­ro al 37%, infor­mó Perú Rail. “La pobla­ción local pien­sa que segui­mos ope­ran­do como antes de la pan­de­mia, pero no es así. Hemos redu­ci­do nues­tro afo­ro, por la apli­ca­ción de los pro­to­co­los”, infor­mó la empre­sa. Des­de noviem­bre, ade­más, aumen­ta­ron la tari­fa para los ciu­da­da­nos de Machu Pic­chu y de las comu­ni­da­des ale­da­ñas: aho­ra cues­ta S/​5 los tra­mos lar­gos; y S/​3 los tra­mos intermedios. 

Al res­pec­to, el gober­na­dor regio­nal de Cus­co, Jean Paúl Bena­ven­te Gar­cía, dijo que exis­te una rela­ción de poder y domi­nio en el trans­por­te. “Hay que pen­sar en la pobla­ción local y en el turis­ta nacio­nal, cus­que­ños y perua­nos, para reac­ti­var el turis­mo local. No sé por qué se ha impues­to que el tren vaya solo con el 50% de su capa­ci­dad cuan­do los avio­nes via­jan lle­nos”, dijo la máxi­ma auto­ri­dad del Cusco. 

Para solu­cio­nar el con­flic­to con las comu­ni­da­des de Machu Pic­chu, los repre­sen­tan­tes de Perú Rail se reu­ni­rán hoy con los diri­gen­tes, : Ojo­re­pre­sen­tan­tes del gobierno regio­nal y del Ser­vi­cio Nacio­nal de Áreas Pro­te­gi­das por el Esta­do (Ser­nanp), para con­for­mar una mesa de diá­lo­go que reco­ja y atien­da las denun­cias de los habi­tan­tes de la zona. 

El últi­mo domin­go, lue­go de la cere­mo­nia de reini­cio de ope­ra­cio­nes en Machu Pic­chu, mien­tras los minis­tros y auto­ri­da­des del Cus­co regre­sa­ban a sus hote­les, Matil­de Vera coor­di­na­ba con una veci­na el true­que de los pro­duc­tos de la sema­na. Ambas viven en Ccoll­pa­ni, a unos kiló­me­tros de la ciu­da­de­la. Vera le entre­ga­ría plá­ta­nos a cam­bio de arroz y azú­car. Ni ella ni su hijo cono­cen Machu Pic­chu, pero sus prio­ri­da­des son otras.

FUENTE: Ojo Público

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *