Sobre la res­pon­sa­bi­li­dad de la insur­gen­cia y la cau­sa­li­dad sis­té­mi­ca

La res­pon­sa­bi­li­dad de la insur­gen­cia, la CAUSALIDAD SISTÉMICA y la ver­bo­rra­gia falaz de los após­ta­tas.

La natu­ra­le­za y con­tex­to en los que se des­en­vol­vie­ron los hechos de la con­fron­ta­ción polí­ti­ca, social y arma­da en Colom­bia, colo­can en con­di­ción de acto­res del con­flic­to, en pri­mer lugar al Esta­do (sus agen­tes arma­dos y no arma­dos), geni­tor de la gue­rra en tan­to gene­ra­dor de las cau­sas eco­nó­mi­cas, socia­les y polí­ti­cas que sub­ya­cen en ella; a las insur­gen­cias que apa­re­cie­ron como expre­sión legí­ti­ma de resis­ten­cia, entre las que se cuen­ta a las FARC-EP, y muchos otros acto­res entre los que des­ta­can con papel pro­ta­gó­ni­co los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca como poten­cia impe­ria­lis­ta inter­ven­cio­nis­ta, que ha actua­do des­de los albo­res de la Repú­bli­ca y, sin duda, a la gran pren­sa defen­so­ra de los intere­ses del Blo­que de Poder Per­ma­nen­te.

Pero, tal como lo asu­mie­ron las Dele­ga­cio­nes de Paz del Esta­do colom­biano y de la insur­gen­cia de las FARC-EP, en el mar­co del pro­ce­so desa­rro­lla­do en La Haba­na a par­tir del año 2012, y lo rati­fi­có la Comi­sión His­tó­ri­ca del Con­flic­to y sus Víc­ti­mas (CHCV), duran­te las nego­cia­cio­nes de paz, las par­tes que se sen­ta­ron a dia­lo­gar eran acto­res polí­ti­cos que entra­ron a bus­car solu­ción a pro­ble­mas de mise­ria, des­igual­dad, exclu­sión, etc.; todos de orden social, que son cau­sas fun­da­men­ta­les del con­flic­to. De tal mane­ra que los pun­tos de deba­te, como el de la con­fron­ta­ción, se refie­ren a la defi­ni­ción del Sis­te­ma de orga­ni­za­ción social que uno u otro sec­tor defen­día o con­tro­ver­tía.

No se pue­de, enton­ces, pasar por alto para la recons­truc­ción de la ver­dad o para la defi­ni­ción de cual­quier esce­na­rio de jus­ti­cia que ten­ga que ver con los hechos del con­flic­to, que el alza­mien­to arma­do de las FARC fue desa­rro­lla­do como legí­ti­ma defen­sa social, colec­ti­va, res­pec­to a un sis­te­ma que impu­so la injus­ti­cia, la des­igual­dad, la mise­ria, la domi­na­ción, la exclu­sión y la repre­sión.

En sín­te­sis, es den­tro del con­jun­to de la con­flic­ti­vi­dad que estas pato­lo­gías socia­les avi­van, que el alza­mien­to arma­do de las FARC-EP tie­ne ini­cio y esca­la­mien­to. Ahí está el ori­gen de la resis­ten­cia de cam­pe­si­nos de los años 40 y 50, per­se­gui­dos por el régi­men, la cual deri­vó en un exten­di­do y cons­tan­te enfren­ta­mien­to al orden social vigen­te, a par­tir del ejer­ci­cio del dere­cho uni­ver­sal de los pue­blos a la rebe­lión arma­da.

Es, por tan­to, la rebe­lión arma­da pro­ta­go­ni­za­da por las FARC-EP, con­se­cuen­cia de la natu­ra­le­za vio­len­ta del orden social vigen­te, y por ende el carác­ter ‑en tan­to y en cuan­to se da en dispu­ta del mono­po­lio de las armas y del poder estatal‑, es esen­cial­men­te polí­ti­co, inde­pen­dien­te­men­te de que pro­ce­da, como en efec­to ocu­rre, con­tra la lega­li­dad de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad a la que resis­te y con­tra la que com­ba­te. Y no depen­de su legi­ti­mi­dad de las cali­fi­ca­cio­nes o des­ca­li­fi­ca­cio­nes que le dé la máqui­na mediá­ti­ca del Blo­que de Poder Domi­nan­te, ni sus apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos, puni­ti­vos y repre­si­vos, menos aun cuan­do es el Esta­do el artí­fi­ce de la vio­len­cia que ha obli­ga­do a res­pon­der con vio­len­cia, crean­do una situa­ción en que las cau­sa­li­da­des y las res­pon­sa­bi­li­da­des son sis­té­mi­cas, de mane­ra tal que los com­por­ta­mien­tos indi­vi­dua­les de uno y otro lado de la con­fron­ta­ción, NO DEBEN SER OBSERVADOS INDEPENDIENTEMENTE o sepa­rán­do­los de esa CAUSALIDAD social con­flic­ti­va y SISTÉMICA, cru­za­da por la vio­len­cia polí­ti­ca.

No es sen­sa­to, por lo tan­to, que tras un Acuer­do de Paz, el Esta­do en defen­sa de un orden social que no ha cam­bia­do en su carác­ter injus­to, de des­igual­da­des y exclu­sio­nes ‑y ade­más con una situa­ción de imple­men­ta­ción en cri­sis en la que dis­tor­sio­nó de mane­ra ale­ve los pará­me­tros con­sen­sua­dos de la Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz‑, per­sis­ta en poner todas sus poten­cia­li­da­des para con­tro­ver­tir en caso cri­mi­nal el obje­to de tra­ta­mien­to de la Comi­sión de la Ver­dad y de esa mis­ma jus­ti­cia tran­si­cio­nal des­di­bu­ja­da, bus­can­do inclu­so apli­car a toda cos­ta pará­me­tros ordi­na­rios de juz­ga­mien­to, e inclu­so con­vir­tien­do a la men­cio­na­da JEP en otro de sus ins­tru­men­tos puni­ti­vos.

Nin­gún bene­fi­cio le hace a la bús­que­da de una paz ver­da­de­ra, que no pue­de ser otra que la de la jus­ti­cia social que resul­te de los cam­bios de fon­do al orden social vigen­te, que se per­sis­ta en seguir el camino penum­bro­so del dere­cho penal del enemi­go y el des­va­ne­ci­mien­to de la res­pon­sa­bi­li­dad colec­ti­va, como nin­gún bene­fi­cio le hace seguir el rum­bo de las narra­ti­vas sor­pren­den­te­men­te absur­das y cobar­des de aque­llos que renie­gan de lo que fue­ron como insur­gen­tes dicien­do, como lo ha hecho Timo­león Jimé­nez, que lle­ga­ron a «odiar» a su orga­ni­za­ción «por las atro­ci­da­des que come­tió duran­te cin­co déca­das de con­flic­to». ¿En qué mun­do estu­vo el que así pien­sa? ¿En qué país vivía y por quién lucha­ba quien no supie­ra por­qué lle­ga­ron muchos meno­res a las filas insur­gen­tes? ¿Por qué se hicie­ron reten­cio­nes en tiem­pos en que se enfren­ta­ba al más terri­ble régi­men de terror del con­ti­nen­te? O ¿Por qué era obli­ga­to­ria la pla­ni­fi­ca­ción para quien ingre­sa­ra a filas?

¿Cómo así que, ante los ojos de algún diri­gen­te rene­ga­do, y más que ver­gon­zan­te, des­ver­gon­za­do, «se van con­fi­gu­ran­do unas FARC que yo entro a odiar por­que no tie­ne nada que ver con las FARC a las que yo ingre­sé?»

Todas nues­tras razo­nes por dolo­ro­sas que fue­ran tuvie­ron y tie­nen pro­pó­si­tos altruis­tas, y cual­quie­ra hayan sido sus con­se­cuen­cias, un ver­da­de­ro revo­lu­cio­na­rio tie­ne que asu­mir­las con altu­ra, con dig­ni­dad, rec­ti­fi­can­do don­de haya que rec­ti­fi­car para seguir ade­lan­te, pero sin car­gar­le la res­pon­sa­bi­li­dad a otros o a los que ya no están. Es lo que corres­pon­de a una Direc­ción insur­gen­te o revo­lu­cio­na­ria que no ten­ga la deter­mi­na­ción de abdi­car de sus pro­pó­si­tos y sue­ños, sea para seguir en la lucha legal o sea para con­ti­nuar en la clan­des­ti­na; sea para pro­se­guir en la lucha polí­ti­ca, o para hacer­lo fue­ra de ella. Así esta­ba defi­ni­do admi­tir­lo tras la fir­ma del acuer­do final, sin que ello impli­ca­ra con­ver­tir­nos en dela­to­res, en sapos, o lle­var al cadal­so a cada com­ba­tien­te y man­do medio que cum­plió las órde­nes dadas por una Direc­ción que se supo­nía seria, con­se­cuen­te, y que era la que debía res­pon­der colec­ti­va­men­te bajo el refe­ren­te de la cau­sa­li­dad sis­té­mi­ca y no bajo los refe­ren­tes de los capri­chos y los cáno­nes mora­les, fal­sos o no, del régi­men al que enfren­ta­mos por más de medios siglo.

Des­de las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, así pen­sa­mos las cir­cuns­tan­cias, exi­to­sas o adver­sas de la lucha, dig­ni­fi­cán­do­la y jamás enlo­dán­do­la con un acto de fal­sa con­tri­ción opor­tu­nis­ta en la que pare­cie­ra que des­pués de haber esta­do en el cen­tro de la con­tien­da, todo ocu­rrió a nues­tras espal­das. Pues si actua­mos, tal como lo hace el esta­ble­ci­mien­to, con el nega­cio­nis­mo inve­te­ra­do que le carac­te­ri­za, no podría­mos pre­ten­der seguir aban­de­ran­do el pro­yec­to de nue­vo orden social en liber­tad y deco­ro que que­re­mos alcan­zar para las mayo­rías hoy sojuz­ga­das.

Es de recor­dar, que hubo por par­te del Esta­do hacia los que se alza­ron en armas, las FARC-EP, el reco­no­ci­mien­to de la exis­ten­cia del con­flic­to arma­do y por ende del carác­ter polí­ti­co de dicha orga­ni­za­ción con la que sus­cri­bió un Acuer­do de Paz en el que asu­mió el com­pro­mi­so de ‑a nom­bre del con­jun­to de la socie­dad- ade­lan­tar las refor­mas que per­mi­tie­ran supe­rar las cau­sas del con­flic­to, reco­no­cien­do las razo­nes polí­ti­cas de las con­duc­tas de los rebel­des; y en tal sen­ti­do, como depo­si­ta­rio del reco­no­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal que la con­tra­par­te le otor­ga como pro­duc­to del Acuer­do Final (es decir, como pro­duc­to de la nego­cia­ción), el com­pro­mi­so de ese Esta­do era el de imple­men­tar ple­na­men­te la jus­ti­cia espe­cia­li­za­da; para el caso, la Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz según el Pac­ta Sunt Ser­van­da, obser­van­do en que los hechos y acto­res que se aco­gie­ran a ella debían tra­tar­se bajo el refe­ren­te de la cau­sa­li­dad sis­té­mi­ca; en el enten­di­do que la par­ti­ci­pa­ción de tales acto­res en los hechos del con­flic­to, es ines­cin­di­ble del axio­ma de que el con­flic­to ha sido gene­ra­do por el sis­te­ma social y polí­ti­co vigen­te, y que en con­se­cuen­cia, reite­re­mos, las con­duc­tas no debían apre­ciar­se como el resul­ta­do de moti­va­cio­nes per­so­na­les, lo cual apli­ca para el con­jun­to del Sis­te­ma Inte­gral de Ver­dad Jus­ti­cia Repa­ra­ción y no Repe­ti­ción.

Pero ocu­rre que poco a poco, con­fi­gu­ran­do otro enor­me incum­pli­mien­to y dis­tor­sión de lo pac­ta­do entre la insur­gen­cia y el régi­men, el Esta­do ha pasa­do a ser juez y par­te en la valo­ra­ción de los hechos del con­flic­to. Y la matriz mediá­ti­ca dise­ña­da y pues­ta a andar es la de con­ver­tir­nos de revo­lu­cio­na­rios en vic­ti­ma­rios para solo dar­nos inter­lo­cu­ción en ese plano, a fin de man­te­ner­nos en eterno esta­do de remor­di­mien­to y peni­ten­cia, como peca­do­res que han ofen­di­do al con­jun­to de la socie­dad y has­ta al Esta­do mis­mo, sin dejar­nos camino dife­ren­te al del arre­pen­ti­mien­to por una cul­pa come­ti­da, lo cual en reali­dad no tie­ne nada que ver con lo acor­da­do para alcan­zar la paz, por­que nun­ca se pen­só de par­te de los rebel­des, en que la insur­gen­cia debía abju­rar de sus creen­cias y rene­gar del alza­mien­to legí­ti­mo que pro­ta­go­ni­zó, sobre todo ante el régi­men cau­san­te de las cala­mi­da­des que avi­va­ron la con­fron­ta­ción.

La deci­sión polí­ti­ca de aban­do­nar la gue­rra para ade­lan­tar las trans­for­ma­cio­nes socia­les que ayu­da­ran a sen­tar las bases para que se eli­mi­na­ran las cau­sas de la injus­ti­cia social que la sos­tu­vie­ron, era el com­pro­mi­so mutuo que debía satis­fa­cer a todos. Y sobre ello, tan­to la alta Direc­ción esta­tal, inclu­yen­do a su eje­cu­ti­vo, las fuer­zas arma­das y de poli­cía y las demás ramas del poder públi­co, debía asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad por lo ocu­rri­do. Y el Esta­do en repre­sen­ta­ción de la socie­dad debía asu­mir las repa­ra­cio­nes mate­ria­les. De su par­te lo esen­cial era que la insur­gen­cia asu­mía la res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca y moral de los suce­sos del con­flic­to, sin que ello impli­ca­ra per­der su natu­ra­le­za revo­lu­cio­na­ria y su iden­ti­dad o la posi­bi­li­dad de per­sis­tir en la con­quis­ta de sus metas, o de refe­rir­se libre­men­te a las razo­nes de su lucha y a las inter­pe­la­cio­nes con­tra el esta­ble­ci­mien­to adver­sa­do. Pero asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad moral y polí­ti­ca como revo­lu­cio­na­rios, no inclu­ye des­ple­gar la ver­bo­rra­gia de la dela­ción y el des­en­jal­me sin impor­tar las con­se­cuen­cias que se pue­dan des­atar con­tra toda una pobla­ción humil­de que ha apo­ya­do nues­tra cau­sa.

Al con­tra­rio de lo pac­ta­do San­tos hizo lo que le vino en gana y con­ve­nien­cia per­so­nal, y su suce­sor, el pre­si­den­te de la ñeñe polí­ti­ca (Duque Már­quez), pro­si­guió superán­do­lo en cre­ces, pidien­do jus­ti­cia ordi­na­ria, y más con­cre­ta­men­te la apli­ca­ción del dere­cho penal del enemi­go para la insur­gen­cia, cuan­do en tal jus­ti­cia nun­ca ha habi­do la posi­bi­li­dad de supe­rar míni­ma­men­te la impu­ni­dad que orbi­ta en torno a la cri­mi­na­li­dad esta­tal que dio ori­gen a la insur­gen­cia arma­da. Tal cri­mi­na­li­dad que des­de mucho tiem­po atrás ha aten­ta­do con­tra el con­jun­to de los dere­chos eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, socia­les y cul­tu­ra­les, con­fi­gu­ran­do a lo lar­go de déca­das la espe­cí­fi­ca tipo­lo­gía de la cri­mi­na­li­dad de Esta­do, mani­fies­ta en hechos como la des­apa­ri­ción for­za­da como méto­do de terror y de eli­mi­na­ción; el geno­ci­dio polí­ti­co y social; el ase­si­na­to de líde­res; la tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca; el empleo del para­mi­li­ta­ris­mo de Esta­do y la uti­li­za­ción de los apa­ra­tos de inte­li­gen­cia mili­tar y de agen­cias esta­ta­les para ade­lan­tar acti­vi­da­des de espio­na­je con el fin de repri­mir y des­truir a los opo­si­to­res.

Sobre estos com­por­ta­mien­tos abe­rran­tes que des­ca­li­fi­can al Esta­do colom­biano como Esta­do Demo­crá­ti­co, hablan­do en car­ta blan­ca, pobre­men­te se ocu­pa la CEV y de más melan­có­li­ca mane­ra lo ha hecho la JEP, por­que meti­da ya en cin­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal ofi­cia­lis­ta, per­dió el impul­so para pasar por enci­ma del nega­cio­nis­mo ins­ti­tu­cio­nal, tal como ocu­rre en el caso para­dig­má­ti­co del geno­ci­dio de la Unión Patrió­ti­ca, por ejem­plo, a la que casi des­tru­ye­ron median­te el exter­mi­nio a que fue some­ti­da por un Esta­do que secues­tró, des­apa­re­ció, ase­si­nó y per­si­guió a milla­res y milla­res de sus mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes.

Esta como muchas otras vic­ti­mi­za­cio­nes siguen en la impu­ni­dad, tal como ocu­rre con la des­apa­ri­ción for­za­da con fines de homi­ci­dio, que eufe­mís­ti­ca­men­te ha sido deno­mi­na­do como fal­sos posi­ti­vos. Esta reali­dad, en la que el cono­ci­do vic­ti­ma­rio es la Fuer­za Públi­ca, tam­bién per­ma­ne­ce, en lo esen­cial, en esta­do de impu­ni­dad, sien­do hechos ocu­rri­dos de mane­ra sis­te­má­ti­ca duran­te varios años, y que bien se sabe sur­gie­ron de una Direc­ti­va Minis­te­rial que invo­lu­cra un amplio con­jun­to de Gene­ra­les de la Repú­bli­ca, y a la ins­tan­cia com­ple­ta del man­do mili­tar, cuyo man­do supre­mo está en cabe­za del pre­si­den­te de la Repú­bli­ca.

Y ni qué decir del fenó­meno pavo­ro­sa­men­te com­ple­jo de las masa­cres y des­pla­za­mien­tos for­za­dos de millo­nes de pobla­do­res rura­les inte­gran­tes de comu­ni­da­des cam­pe­si­nas, pue­blos étni­cos y comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes, que con­tó con la apro­ba­ción de encum­bra­dos ase­si­nos ubi­ca­dos en la silla pre­si­den­cial, tal como ocu­rrió con Álva­ro Uri­be Vélez, y otros cuan­tos que le han hecho el jue­go a la inter­ven­ción vio­len­ta de gran­des empre­sas mul­ti­na­cio­na­les y del Gobierno de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. ¿Quién res­pon­de por estos cri­mi­na­les que de la mano del Esta­do, encu­bier­tos por la gran pren­sa, son acto­res prin­ci­pa­les tam­bién de la gue­rra impues­ta a los de aba­jo?

La ver­da­de­ra paz no se con­quis­ta con fala­cias, men­ti­ras, trai­cio­nes ni con des­afi­na­dos can­tos de rene­ga­dos. Nos pre­gun­ta­mos si la Comi­sión de la Ver­dad irá a poner cla­ro estos asun­tos que nos son meno­res; nos pre­gun­ta­mos si el impe­rio, el empre­sa­ria­do y la Gran Pren­sa cóm­pli­ce de tan­ta cri­mi­na­li­dad irán a res­pon­der por algu­na de sus atro­ci­da­des.

FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­lia

Octu­bre 15 de 2020

Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *