Vene­zue­la: [Car­ta a los Par­ti­dos Comu­nis­tas y Obre­ros del mun­do] El PCV y la Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la (PCV) y la Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria: Acu­mu­lar fuer­zas para una sali­da revo­lu­cio­na­ria a la cri­sis del capi­ta­lis­mo depen­dien­te y ren­tis­ta vene­zo­lano.

Cama­ra­das:
Direc­cio­nes Nacio­na­les y mili­tan­cia
Par­ti­dos Comu­nis­tas y Obre­ros del mun­do (PP.CC.OO.)

Esti­ma­das y esti­ma­dos cama­ra­das:

Reci­ban ante todo el cor­dial y fra­ter­nal salu­do del Buró Polí­ti­co del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la (PCV). La pre­sen­te comu­ni­ca­ción tie­ne como pro­pó­si­to poner­los al día de la polí­ti­ca tra­za­da por el Comi­té Cen­tral de nues­tra orga­ni­za­ción, en res­pues­ta a la agu­di­za­ción de la cri­sis del capi­ta­lis­mo depen­dien­te y ren­tis­ta vene­zo­lano, acen­tua­da por la agre­sión mul­ti­fa­cé­ti­ca del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y la apli­ca­ción de polí­ti­cas libe­ra­les al ser­vi­cio del capi­tal por par­te de gobierno, que hacen más crí­ti­ca las con­di­cio­nes de vida de la cla­se obre­ra y el pue­blo tra­ba­ja­dor de la ciu­dad y el cam­po, en el con­tex­to de la pan­de­mia del nue­vo coro­na­vi­rus y de las elec­cio­nes a la Asam­blea Nacio­nal.

A prin­ci­pios de julio y agos­to del pre­sen­te año, cele­bra­mos el XVII y XVIII pleno del Comi­té Cen­tral, res­pec­ti­va­men­te, tenien­do como tema cen­tral el aná­li­sis del cua­dro polí­ti­co inter­na­cio­nal y nacio­nal con el obje­ti­vo de ajus­tar nues­tra tác­ti­ca polí­ti­ca a las nue­vas con­di­cio­nes del desa­rro­llo de la lucha de cla­ses en Vene­zue­la y con­si­de­ran­do las pers­pec­ti­vas de acu­mu­la­ción de fuer­zas en el mar­co de las veni­de­ras elec­cio­nes par­la­men­ta­rias anun­cia­da por el Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral para el pró­xi­mo 6 de diciem­bre del 2020. Lue­go de un pro­fun­do y fruc­tí­fe­ro deba­te el XVII Pleno del Comi­té Cen­tral (2 y 3 de julio) apro­bó la orien­ta­ción polí­ti­ca de “… impul­sar la cons­truc­ción de una Alian­za Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria, de carác­ter amplio, uni­ta­rio, no exclu­yen­te, patrió­ti­ca y anti­im­pe­ria­lis­ta, que asu­ma un Pro­gra­ma de Lucha para la sali­da revo­lu­cio­na­ria a la cri­sis del capi­ta­lis­mo depen­dien­te y ren­tis­ta vene­zo­lano, que tras­cien­da el hecho elec­to­ral y expre­se la uni­dad revo­lu­cio­na­ria obre­ro-cam­pe­si­na, comu­ne­ra y popu­lar y la amplia alian­za patrió­ti­ca y anti­im­pe­ria­lis­ta…”.

Tal deci­sión, se corres­pon­de con la apli­ca­ción de la polí­ti­ca apro­ba­da por el 15° Con­gre­so Nacio­nal del PCV (junio 2017) y desa­rro­lla­da por nues­tra 14° Con­fe­ren­cia Nacio­nal (febre­ro 2018) que pre­ci­só: “Cons­truir una nue­va corre­la­ción de fuer­zas, lide­ra­da por una sóli­da uni­dad revo­lu­cio­na­ria obre­ro-cam­pe­si­na, comu­ne­ra y popu­lar, es un obje­ti­vo estra­té­gi­co, para ase­gu­rar la imple­men­ta­ción de polí­ti­cas, medi­das y accio­nes de gobierno que apun­ten no sólo a salir de la cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, en favor de la cla­se obre­ra y el pue­blo tra­ba­ja­dor de la ciu­dad y el cam­po, sino tam­bién con el obje­ti­vo del triun­fo de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria y popu­lar…”.

Es sobre la base a estas for­mu­la­cio­nes de nues­tro Con­gre­so y Con­fe­ren­cia Nacio­nal, y los pos­te­rio­res desa­rro­llos del Comi­té Cen­tral, que se sus­ten­ta la cons­truc­ción de la Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria (APR).

En el mar­co de esta mis­ma 14° Con­fe­ren­cia Nacio­nal, nues­tro Par­ti­do apro­bó sumar su res­pal­do a la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial del com­pa­trio­ta Nico­lás Madu­ro Moros para las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de mayo del 2018, quien sus­cri­bió a tales efec­tos el 26 de febre­ro 2018 el “Acuer­do Uni­ta­rio Mar­co PSUV-PCV para enfren­tar la cri­sis del capi­ta­lis­mo depen­dien­te y ren­tis­ta de Vene­zue­la con accio­nes polí­ti­cas y socio­eco­nó­mi­cas antim­pe­ria­lis­tas, patrió­ti­cas y popu­la­res.”

En los 30 meses tras­cu­rri­do des­de la fir­ma del refe­ri­do docu­men­to, el Gobierno del Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro y la direc­ción nacio­nal del PSUV, pese a los esfuer­zos rea­li­za­dos por el PCV, no mos­tra­ron volun­tad polí­ti­ca para cum­plir con nin­guno de los com­pro­mi­sos con­te­ni­dos en el Acuer­do bila­te­ral inhe­ren­tes al ámbi­to nacio­nal. Sola­men­te se han coor­di­na­do ini­cia­ti­vas con­jun­tas en el esce­na­rio inter­na­cio­nal, en pro­cu­ra de la soli­da­ri­dad con el pue­blo vene­zo­lano y de denun­cia de la agre­sión del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y sus alia­dos euro­peos.

Adi­cio­nal­men­te, las con­tra­dic­cio­nes en las rela­cio­nes PCV-PSUV se fue­ron agu­di­zan­do en la mis­ma medi­da que se pro­fun­di­za­ba la eje­cu­ción de una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca guber­na­men­tal cada vez más subor­di­na­da a los intere­ses del capi­tal y en detri­men­tos de las con­quis­tas y dere­chos alcan­za­dos por las y los tra­ba­ja­do­res, el cam­pe­si­na­do y los sec­to­res popu­la­res a lo lar­go del pro­ce­so boli­va­riano y, espe­cial­men­te duran­te la ges­tión del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez. El avan­ce de una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca libe­ral, refor­mis­ta y entre­guis­ta, total­men­te en con­tra­vía a lo esta­ble­ci­do en los Acuer­dos PSUV-PCV, con­fi­gu­ran el avan­ce de un cua­dro de rup­tu­ra del gobierno y la direc­ción mayo­ri­ta­ria del PSUV con la cla­se obre­ra y el pue­blo tra­ba­ja­dor de la ciu­dad y el cam­po a nivel pro­gra­má­ti­co y prác­ti­co que, como es de supo­ner, colo­ca sin dudas al PCV en el cam­po de las deman­das popu­la­res y de la defen­sa de las con­quis­tas alcan­za­das.

Esta reali­dad con­cre­ta se cons­ta­ta en la imple­men­ta­ción de una polí­ti­ca sala­rial regre­si­va, que se tra­du­ce en la caí­da abrup­ta del ingre­so real de las y los tra­ba­ja­do­res, la eli­mi­na­ción de los dere­chos con­trac­tua­les con­te­ni­do en las con­ven­cio­nes colec­ti­vas, la eva­po­ra­ción de los aho­rros y pres­ta­cio­nes socia­les, los des­pi­dos masi­vos ile­ga­les de tra­ba­ja­do­res del sec­tor públi­co y pri­va­do en abier­ta com­pli­ci­dad con las auto­ri­da­des del Minis­te­rio del Tra­ba­jo.

La caí­da de los sala­rios se ve agra­va­da por la polí­ti­ca de aper­tu­ra y dola­ri­za­ción de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, la com­ple­ta subor­di­na­ción a los intere­ses del empre­sa­ria­do en lo que res­pec­ta a la fija­ción de los pre­cios de los bie­nes esen­cia­les de la canas­ta bási­ca ali­men­ta­ria y el pro­gre­si­vo dete­rio­ro de los ser­vi­cios públi­cos que, en algu­nos casos, avan­zan hacia su pri­va­ti­za­ción o con­ce­sión a sec­to­res pri­va­dos con excep­cio­na­les con­di­cio­nes de explo­ta­ción.

La inevi­ta­ble pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes de vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, ha gene­ra­do su resis­ten­cia com­ba­ti­va fren­te al retro­ce­so cre­cien­te de los dere­chos labo­ra­les. A lo que ha res­pon­di­do el esta­do vene­zo­lano con repre­sión, cri­mi­na­li­za­ción y judia­li­za­ción de las legí­ti­mas luchas obre­ro-sin­di­ca­les que se levan­tan con­tra la con­fi­gu­ra­ción de estas nue­vas con­di­cio­nes de explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo en el con­tex­to de la cri­sis capi­ta­lis­ta.

En el sec­tor agra­rio se vie­nen impo­nien­do tam­bién los intere­ses de los sec­to­res capi­ta­lis­tas del agro­ne­go­cio y la recom­po­si­ción terra­te­nien­te en el cam­po. En los últi­mos dos años la ofen­si­va cri­mi­nal de los terra­te­nien­tes con­tra los cam­pe­si­nos y tra­ba­ja­do­res agra­rios se ha inten­si­fi­ca­do mul­ti­pli­can­do las accio­nes de des­alo­jo de las fami­lias cam­pe­si­nas de sus tie­rras, el ase­si­na­to de lucha­do­res cam­pe­si­nos y la judia­li­za­ción de las luchas anti­la­ti­fun­dis­tas. El 31 de octu­bre de 2018 fue ase­si­na­do por orden de terra­te­nien­tes el cama­ra­da Luís Fajar­do, miem­bro del Comi­té Cen­tral del PCV y líder cam­pe­sino del Sur del Lago de Mara­cai­bo, jun­to al acti­vis­ta popu­lar Javier Alda­na y, a la fecha, no se ha hecho jus­ti­cia ni con los cri­mi­na­les ni con las 300 fami­lias cam­pe­si­nas en lucha. Un caso en miles.

El PCV: la Amplia Alian­za Patrió­ti­ca y Anti­im­pe­ria­lis­ta

Con­tra­dic­to­ria­men­te, el avan­ce de esta polí­ti­ca libe­ral, eje­cu­ta­da por la corrien­te refor­mis­ta entre­guis­ta que con­tro­la el gobierno, se pro­fun­di­za en los momen­tos que recru­de­ce la agre­sión impe­ria­lis­ta con­tra el pue­blo de Vene­zue­la y sus ins­ti­tu­cio­nes legí­ti­mas. En los meses trans­cu­rri­dos del año 2020 y aún en el medio de la expan­sión de la pan­de­mia mun­dial, el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y sus alia­dos euro­peos, no han cesa­do en sus accio­nes de pre­sión polí­ti­ca, eco­nó­mi­cas y mili­ta­res diri­gi­das a pro­vo­car un cam­bio de gobierno en Vene­zue­la. La apro­pia­ción ile­gal de acti­vos de Vene­zue­la en el exte­rior, las san­cio­nes coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les diri­gi­das a blo­quear las ope­ra­cio­nes comer­cia­les y fuen­tes de finan­cia­mien­to del país y las movi­li­za­cio­nes de fuer­zas mili­ta­res para cons­truir un cer­co fron­te­ri­zo y marí­ti­mo sobre Vene­zue­la, se han incre­men­ta­do en lo que va de año.

Fren­te a este com­ple­jo esce­na­rio de ase­dio impe­ria­lis­ta que pone en ries­go la sobe­ra­nía y auto­de­ter­mi­na­ción del país, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la (PCV) insis­te en la nece­si­dad de cons­truir la más amplia alian­za de fuer­zas demo­crá­ti­cas, popu­la­res, patrió­ti­cas, pro­gre­sis­tas, anti­im­pe­ria­lis­tas y revo­lu­cio­na­rias que tras­cien­da la acción coyun­tu­ral y tome cuer­po en una direc­ción colec­ti­va y un pro­gra­ma común para ven­cer la agre­sión impe­ria­lis­ta por medio de la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de la socie­dad vene­zo­la­na.

Para el PCV la lucha con­se­cuen­te con­tra el ase­dio impe­ria­lis­ta y en defen­sa de la sobe­ra­nía, es inse­pa­ra­ble de la lucha por una sali­da revo­lu­cio­na­ria a la cri­sis capi­ta­lis­ta. En este sen­ti­do, el for­ta­le­ci­mien­tos de las polí­ti­cas libe­ra­les de cor­te anti­po­pu­la­res solo mul­ti­pli­can los efec­tos de la cri­sis capi­ta­lis­ta y las san­cio­nes impe­ria­lis­tas sobre las espal­das de los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras, al mis­mo tiem­po que debi­li­tan las capa­ci­da­des del movi­mien­to obre­ro y popu­lar para inter­ve­nir en las urgen­tes tareas del desa­rro­llo agra­rio e indus­trial indis­pen­sa­bles para con­tra­rres­tar las san­cio­nes, el blo­queo y el sabo­ta­je a la eco­no­mía nacio­nal. En el PCV esta­mos con­ven­ci­dos que no es por el camino de las con­ce­sio­nes y subor­di­na­ción a los intere­ses de los capi­ta­lis­tas que se podrá ven­cer al impe­ria­lis­mo.

Des­de esta pers­pec­ti­va, del mutuo reco­no­ci­mien­to de que el impe­ria­lis­mo es el enemi­go prin­ci­pal de nues­tro pue­blo, la Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria (APR) no repre­sen­ta por tan­to, una rup­tu­ra con el Gobierno del Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, ni con el Gran Polo Patrió­ti­co Simón Bolí­var (GPPSB) y mucho menos con nues­tra línea de cons­truc­ción de la amplia alian­za patrió­ti­ca y anti­im­pe­ria­lis­ta para hacer fren­te al enemi­go común. El PCV es cohe­ren­te con su tác­ti­ca uni­ta­ria fren­te a las actua­les ame­na­zas impe­ria­lis­tas, y por tan­to no deja­mos de tra­ba­jar e insis­tir en la nece­si­dad de sus­ten­tar dicha uni­dad sobre las bases sóli­das de los acuer­dos pro­gra­má­ti­cos a fin de reto­mar los obje­ti­vos de la revo­lu­ción nacio­nal-libe­ra­do­ra de carác­ter demo­crá­ti­ca, anti-impe­ria­lis­ta y anti-mono­pó­li­ca, así como la nece­si­dad de cons­truir los espa­cios para el deba­te y la cons­truc­ción colec­ti­va de la polí­ti­ca entre las fuer­zas demo­crá­ti­cas, patrió­ti­cas, anti­im­pe­ria­lis­tas, popu­la­res y revo­lu­cio­na­rias.

En las reso­lu­cio­nes del XVIII Pleno del Comi­té Cen­tral (1 de agos­to 2020), se expre­sa en los siguien­tes tér­mi­nos:

“4. Este ajus­te a la tác­ti­ca polí­ti­ca no es una decla­ra­ción de rup­tu­ra del PCV con el gobierno enca­be­za­do por el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, a quien con­si­de­ra­mos el pre­si­den­te legal y legí­ti­mo de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, ni con el GPPSB, con quie­nes coin­ci­di­mos en con­fron­tar las agre­sión del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­ses y sus alia­dos euro­peos. Sí impli­ca una pro­fun­di­za­ción de los des­lin­de a nivel de las polí­ti­cas inter­nas: en lo ideo­ló­gi­co, polí­ti­co, agra­rio y, por tan­to, en la con­cep­ción del desa­rro­llo eco­nó­mi­co pro­duc­ti­vo del país y en el papel y carác­ter de la par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca y pro­ta­gó­ni­ca de las masas ejer­cien­do direc­ción y con­trol social sobre los pro­ce­sos de orga­ni­za­ción social, pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción, así como sobre los aspec­tos éti­co-mora­les que afec­tan seve­ra­men­te la socie­dad y, en par­ti­cu­lar, la ges­tión de gobierno.

“5. El PCV no se des­in­cor­po­ra del GPPSB, ni aban­do­na­mos nues­tras rela­cio­nes con las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les que lo inte­gran. Lo con­si­de­ra­mos un espa­cio que pue­de ser­vir para coor­di­nar, cada vez que el PSUV-Gobierno lo deci­da, accio­nes pun­tua­les o de gran enver­ga­du­ra fren­te a la agre­sión impe­ria­lis­ta. (…) Del gobierno tam­po­co nos reti­ra­mos, por­que no hemos sido par­te del mis­mo: nadie pue­de irse de don­de nun­ca ha esta­do ni per­te­ne­ci­do. Mucho menos nos reti­ra­mos del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio vene­zo­lano y mun­dial, que es un espa­cio que va más allá del gobierno, y del cual es par­te el PCV des­de su fun­da­ción el 05 de mar­zo de 1931.”

El PCV y la Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria (APR)

Como hemos expli­ca­do al ini­cio del docu­men­to, la Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria (APR) es un esfuer­zo uni­ta­rio diri­gi­do a cons­truir un refe­ren­te orgá­ni­co de las corrien­tes revo­lu­cio­na­rias en el cam­po obre­ro, cam­pe­sino, comu­ne­ro y popu­lar, en el mar­co del desa­rro­llo de nues­tra polí­ti­ca de “con­fron­tar, des­lin­dar, reagru­par y acu­mu­lar fuer­zas para avan­zar y triun­far fren­te al impe­ria­lis­mo y al refor­mis­mo entre­guis­ta”. Se tra­ta de un ajus­te en la tác­ti­ca polí­ti­ca del PCV en las nue­vas con­di­cio­nes de la agre­sión impe­ria­lis­ta y la agu­di­za­ción de la lucha de cla­ses gene­ra­da por el avan­ce de las polí­ti­cas refor­mis­tas y entre­guis­tas.

La Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria es un pro­yec­to de cons­truc­ción uni­ta­ria que tras­cien­de la coyun­tu­ra elec­to­ral. Su obje­ti­vo inme­dia­to es avan­zar en el reagru­pa­mien­to de todas las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cos y socia­les revo­lu­cio­na­rias, a las corrien­tes comu­ne­ras y popu­la­res, así como a impor­tan­tes núcleos del cha­vis­mo de base popu­lar, que coin­ci­den en la nece­si­dad de cons­truir una nue­va corre­la­ción de fuer­zas para defen­der las con­quis­tas socia­les de las y los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo en gene­ral, ven­cer la agre­sión impe­ria­lis­ta con la acción com­ba­ti­va del pue­blo tra­ba­ja­dor de la ciu­dad y el cam­po, y con­quis­tar una sali­da revo­lu­cio­na­ria a la cri­sis capi­ta­lis­ta que le abra pers­pec­ti­va a la revo­lu­ción socia­lis­ta en Vene­zue­la.

Es des­de esta pers­pec­ti­va estra­té­gi­ca que el Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la (PCV), en con­jun­to con los par­ti­dos polí­ti­cos y movi­mien­tos socia­les revo­lu­cio­na­rios, corrien­tes popu­la­res y núcleos del cha­vis­mo de base popu­lar, que inte­gra­mos la Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria (APR), par­ti­ci­pa­re­mos de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6 de diciem­bre del 2020, pre­sen­tan­do nues­tras can­di­da­tu­ras pro­pias e inde­pen­dien­tes en las lis­tas y cir­cuns­crip­cio­nes de todo el terri­to­rio nacio­nal, expre­sión ver­da­de­ra de la uni­dad en la diver­si­dad popu­lar revo­lu­cio­na­ria, cons­trui­da en con­sul­ta diná­mi­ca des­de y con las bases de nues­tras orga­ni­za­cio­nes.

Esta deci­sión polí­ti­ca legi­ti­ma y cohe­ren­te del PCV con los intere­ses y obje­ti­vos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de la ciu­dad y el cam­po, en el con­tex­to que ya hemos des­cri­to de avan­ce de los capi­ta­lis­tas sobre sus con­quis­tas y dere­chos socia­les, está sien­do obje­to de un ata­que des­pro­por­cio­na­do por par­te de sec­to­res de la direc­ción nacio­nal del PSUV y del Gobierno, lo cual asu­mi­mos como una diná­mi­ca obje­ti­va que es expre­sión de los intere­ses de cla­se con­fron­ta­dos. Se uti­li­za el com­ple­jo cua­dro del ase­dio impe­ria­lis­ta sobre Vene­zue­la con el fin de des­ca­li­fi­car a la Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria (APR), seña­lan­do a sus inte­gran­tes de trai­do­res y divi­sio­nis­tas que hacen el jue­go a los pla­nes impe­ria­lis­tas.

Estos ata­ques tie­nen como obje­ti­vo impe­dir que se con­fi­gu­re un refe­ren­te de fuer­zas popu­la­res y revo­lu­cio­na­rias en torno al cual se orga­ni­ce la resis­ten­cia de cla­se fren­te al rum­bo incon­se­cuen­te que está toman­do la polí­ti­ca de gobierno. Estas inten­cio­nes han que­da­do con­fir­ma­das con la recien­te sen­ten­cia emi­ti­da por el Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) don­de se con­cre­tar la inter­ven­ción judi­cial del par­ti­do Patria Para Todos (PPT), inte­gran­te jun­to al PCV, Izquier­da Uni­da (IU) y el Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res (PRT), del Fren­te Popu­lar Anti­im­pe­ria­lis­ta y Anti­fas­cis­ta (FPAA), ins­tan­cia pro­pul­so­ra de la Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria (APR). Aun­que por otras razo­nes, tam­bién se pro­du­jo la inter­ven­ción del Movi­mien­to Revo­lu­cio­na­rio Tupa­ma­ro (MRT), cuya corrien­te prin­ci­pal que fue des­po­ja­da de su tar­je­ta elec­to­ral se incor­po­ró a la APR.

Sobre estos hechos, el PCV ha expre­sa­do su enér­gi­co repu­dio a la inter­ven­ción judi­cial de los par­ti­dos polí­ti­cos, y hemos aler­ta­do sobre como este tipo de pro­ce­di­mien­tos vul­ne­ran el ejer­ci­cio de su demo­cra­cia inter­na, vio­len­ta la sobe­ra­nía de la mili­tan­cia sobre su pro­pia orga­ni­za­ción al colo­car en la direc­ción de los par­ti­dos a la frac­ción en pug­na que se iden­ti­fi­ca con el Gobierno-PSUV y repre­sen­tan un gra­ve peli­gro con­tra las liber­ta­des demo­crá­ti­cas esta­ble­ci­das en la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. Pese a los sis­te­má­ti­cos ata­ques que se diri­gen con­tra la Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria (APR), este pro­yec­to se con­so­li­da y suma cada vez más volun­ta­des en todo el terri­to­rio nacio­nal. En poco menos de dos meses la APR se ha cons­ti­tui­do en los 24 esta­dos del país y en estos momen­tos empie­zan a desa­rro­llar­se las Asam­bleas Popu­la­res cons­ti­tu­ti­vas en los muni­ci­pios y loca­li­da­des a lo lar­go del país.

Las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias serán un impor­tan­te esce­na­rio de la lucha de cla­ses don­de espe­ra­mos que la Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria (APR) por medio de sus pro­pias can­di­da­tu­ras del cam­po obre­ro y popu­lar y sus pro­pues­tas pro­gra­má­ti­cas para la sali­da revo­lu­cio­na­ria a la cri­sis capi­ta­lis­ta, con­ti­nua­rá dan­do pasos en el reagru­pa­mien­to de fuer­zas en torno a este esfuer­zo uni­ta­rio y pro­mo­vien­do el pro­fun­do deba­te polí­ti­coi­deo­ló­gi­co entre las masas tra­ba­ja­do­ras.

La esen­cia de las con­tra­dic­cio­nes.

Como ha que­da­do demos­tra­do a lo lar­go de esta comu­ni­ca­ción, la esen­cia de las con­tra­dic­cio­nes que deter­mi­nan el ajus­te a la tác­ti­ca polí­ti­ca del PCV y el impul­so de la Alter­na­ti­va Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria (APR), es esen­cial­men­te de cla­se. No es una cues­tión buro­crá­ti­ca de “repar­to de cuo­tas de poder” o “exi­gen­cia de curu­les” a la Asam­blea Nacio­nal al gobierno o al PSUV.

Estas con­tra­dic­cio­nes se mani­fies­tan hoy níti­da­men­te en la exis­ten­cia de pro­yec­tos polí­ti­cos que expre­san dis­tin­tos intere­ses de cla­se. Por una par­te, las frac­cio­nes bur­gue­sas y peque­ño­bur­gue­sas que, con fra­seo­lo­gía seu­do­so­cia­lis­ta, se han apro­pia­do de la direc­ción del gobierno vene­zo­lano y vie­nen eje­cu­tan­do una polí­ti­ca libe­ral bur­gue­sa (inclu­so hablan de crear una “bur­gue­sía revo­lu­cio­na­ria”), de retro­ce­so en las con­quis­tas del pue­blo duran­te el pro­ce­so boli­va­riano, cuya con­duc­ta prác­ti­ca es de carác­ter refor­mis­ta y entre­guis­ta. Esta es su con­cep­ción de sali­da a la cri­sis gene­ral en la que esta­mos inmer­sos, pro­duc­to del ago­ta­do mode­lo de capi­ta­lis­mo depen­dien­te y ren­tis­ta vene­zo­la­na, agra­va­da por los efec­tos de la agre­sión impe­ria­lis­ta y por la polí­ti­ca guber­na­men­tal.

Por otra par­te, nos encon­tra­mos los sec­to­res del movi­mien­to popu­lar revo­lu­cio­na­rio y sus corrien­tes obre­ras, cam­pe­si­nas y de la pes­ca, comu­ne­ras e indí­ge­nas, de muje­res y jóve­nes, de pro­fe­sio­na­les e inte­lec­tua­les, de cre­yen­tes y no cre­yen­tes, de civi­les y mili­ta­res patrio­tas, y a la diver­si­dad de expre­sio­nes orga­ni­za­das de nues­tro pue­blo, que asu­mi­mos, tal como lo hemos refe­ri­do ante­rior­men­te, que la lucha con­se­cuen­te con­tra el ase­dio impe­ria­lis­ta y en defen­sa de la sobe­ra­nía, es inse­pa­ra­ble de la lucha por una sali­da revo­lu­cio­na­ria a la cri­sis capi­ta­lis­ta y esta­mos con­ven­ci­dos que no es por el camino de las con­ce­sio­nes y subor­di­na­ción a los intere­ses de los capi­ta­lis­tas que se podrá ven­cer al impe­ria­lis­mo.

Es a par­tir de estas pre­mi­sas que en las diver­sas con­ver­sa­cio­nes sos­te­ni­das con repre­sen­tan­tes del gobierno y la direc­ción del PSUV (pre­sen­cial con Jor­ge Rodrí­guez el 30 de julio; video­con­fe­ren­cias con Jor­ge Arrea­za el 20 de agos­to y Dios­da­do Cabe­llo – Aris­tó­bu­lo Istú­riz el 21 de agos­to de 2020), les hemos pro­pues­to: vamos a dis­cu­tir la polí­ti­ca, pro­po­ne­mos cam­bios pro­fun­dos en la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y de desa­rro­llo pro­duc­ti­vo nacio­nal, labo­ral-sala­rial y sin­di­cal, de res­pues­ta a las luchas y deman­das obre­ras, cam­pe­si­nas y comu­ne­ras, de rever­sión de los pro­ce­sos de pri­va­ti­za­ción y recom­po­si­ción terra­te­nien­te en el cam­po vene­zo­lano, de lucha a fon­do con­tra las mafias, la corrup­ción y la impu­ni­dad. No ha sido posi­ble abrir ese diá­lo­go, de cons­truir los espa­cios para el deba­te, el aná­li­sis auto­crí­ti­co y crí­ti­co, de ejer­ci­cio de cons­truc­ción colec­ti­va de la polí­ti­ca. Y no ha sido posi­ble por­que son pro­yec­tos que expre­san intere­ses de cla­se dis­tin­tos, mien­tras que con impor­tan­tes sec­to­res de la opo­si­ción bur­gue­sa sí es posi­ble sen­tar­se, dia­lo­gar y acor­dar­se por­que hay coin­ci­den­cia de intere­ses de cla­se y, ade­más, tie­nen fuer­za inter­na que acom­pa­ñan con la inje­ren­cia y pre­sión exter­na. Este es el pun­to que­ri­das y que­ri­dos cama­ra­das.

La soli­ci­tud del PCV a nues­tras orga­ni­za­cio­nes her­ma­nas.

La pre­sen­te comu­ni­ca­ción no tie­ne por obje­to reque­rir de uste­des pro­nun­cia­mien­tos de soli­da­ri­dad con el PCV ni de cues­tio­na­mien­to al Gobierno – PSUV. Su úni­co fin es man­te­ner­les infor­ma­dos res­pec­to a la Línea Polí­ti­ca que desa­rro­lla el Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la (PCV) en el terri­to­rio de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, en tan­to orga­ni­za­cio­nes her­ma­nas que nos encon­tra­mos en el deba­te coin­ci­den­te o diver­gen­te en la diver­si­dad de lo que hoy deno­mi­na­mos Movi­mien­to Comu­nis­ta Inter­na­cio­nal.

Reco­no­ce­mos y agra­de­ce­mos la inmen­sa soli­da­ri­dad con la cla­se obre­ra y el pue­blo tra­ba­ja­dor vene­zo­lano de la ciu­dad y el cam­po, con su resis­ten­cia y luchas fren­te a la agre­sión impe­ria­lis­ta y sio­nis­ta, y ante las polí­ti­cas del refor­mis­mo entre­guis­ta que nos afec­tan. Esta­mos con­ven­ci­dos que esa soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta y pro­le­ta­ria se man­ten­drá, como ha corres­pon­di­do siem­pre a los Par­ti­dos Comu­nis­tas y Obre­ros del mun­do fren­te a las cau­sas jus­tas de nues­tros pue­blos, en com­ba­te por con­quis­tar la libe­ra­ción nacio­nal y el ver­da­de­ro socia­lis­mo-comu­nis­mo.

Agra­de­ce­mos la aten­ción que se sir­van pres­tar a la pre­sen­te y esta­mos a vues­tra ente­ra dis­po­si­ción para cual­quier inter­cam­bio, amplia­ción de infor­ma­cio­nes u opi­nio­nes, acla­ra­to­rias que con­si­de­ren per­ti­nen­te o entre­vis­tas.

Abra­zo fra­terno y soli­da­rio.

¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!
BURÓ POLÍTICO DEL COMITÉ CENTRAL
PARTIDO COMUNISTA DE VENEZUELA (PCV)

Fuen­te: https://​pren​sapcv​.word​press​.com/​2​0​2​0​/​0​9​/​0​7​/​c​a​r​t​a​-​a​-​l​o​s​-​p​a​r​t​i​d​o​s​-​c​o​m​u​n​i​s​t​a​s​-​y​-​o​b​r​e​r​o​s​-​d​e​l​-​m​u​n​d​o​-​e​l​-​p​c​v​-​y​-​l​a​-​a​l​t​e​r​n​a​t​i​v​a​-​p​o​p​u​l​a​r​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​a​r​ia/

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *