Comu­ni­ca­do del SUA “Repre­sión sin­di­cal en GREENMED Car­ta­ya” – La otra Andalucía

La empre­sa GREENMED for­ma par­te del gru­po empre­sa­rial Valen­ciano de MARTINAVARRO, dedi­ca­da a la pro­duc­ción, alma­ce­na­je y dis­tri­bu­ción agrí­co­la. En con­cre­to, la plan­ta de Car­ta­ya apor­ta toda su capa­ci­dad a la naran­ja pro­du­ci­da en Huel­va y que lue­go se ven­de­rá como valen­cia­na, entro otros a clien­tes como MERCADONA.

Es un gigan­te de la pro­duc­ción agrí­co­la con cam­pos pro­pios y con capa­ci­dad para impo­ner pre­cios a peque­ños agri­cul­to­res loca­les, con lo que en el 2018 superó los 200 millo­nes de euros en fac­tu­ra­ción para en 2019, tras la absor­ción de RIOTINTO FRUITS, alcan­zar los 320 millo­nes, con­vir­tién­do­se de esta for­ma en una de las fami­lias espa­ño­las más ricas.

Segu­ra­men­te que como bue­nos ven­de­do­res nos que­rrán con­ven­cer que su rique­za pro­vie­ne de su gran capa­ci­dad empre­sa­rial de la fami­lia ges­to­ra del impe­rio Mar­ti­na­va­rro. Y eso no lo pone­mos en duda dada nues­tra expe­rien­cia sin­di­cal en su plan­ta de enva­sa­do de Cartaya.

El año pasa­do, des­de la geren­cia, recur­sos huma­nos y la cola­bo­ra­ción de algún que otro tra­ba­ja­dor o tra­ba­ja­do­ra, se ini­ció un fuer­te aco­so con­tra una miem­bro del comi­té por la lis­ta del Sin­di­ca­to Uni­ta­rio y que con­tó ade­más, con la cola­bo­ra­ción tam­bién de algún que otro “sin­di­ca­lis­ta” que inten­tó echar­la del comi­té median­te una asam­blea revo­ca­to­ria que gana­ron, pero que por igno­ran­tes no la supie­ron tra­mi­tar con­for­me a lo esta­ble­ci­do en esos pro­ce­di­mien­tos por lo que nues­tra com­pa­ñe­ra con­ti­nua sien­do miem­bro del comi­té, eso sí, cos­tán­do­le su salud pues el final de la cam­pa­ña del año pasa­do y duran­te gran par­te de la de este año ha cau­sa­do baja por enfermedad..

Por otro lado, una vez decla­ra­do el Esta­do de Alar­ma por la pan­de­mia del coro­na­vi­rus, un tra­ba­ja­dor exi­gió las nor­mas de segu­ri­dad nece­sa­rias para evi­tar con­ta­gios, a lo que la empre­sa no acce­dió. En vis­ta de la fal­ta de mas­ca­ri­llas y nor­mas que evi­ta­ran el acer­ca­mien­to entre tra­ba­ja­do­res y con­for­me a lo esti­pu­la­do en el artícu­lo 21.2 de la Ley de pre­ven­ción de ries­gos labo­ra­les, un afi­lia­do al Sin­di­ca­to Uni­ta­rio ejer­ció su dere­cho a inte­rrum­pir sus tra­ba­jos en caso de peli­gro para su salud.

Duran­te un mes fue lla­ma­do a tra­ba­jar todos los días y todos los días que era lla­ma­do y una vez com­pro­ba­do que la empre­sa no apor­ta­ba los medios de pro­tec­ción nece­sa­rios por la pan­de­mia, vol­vía a ejer­cer su dere­cho a inte­rrum­pir el tra­ba­jo has­ta que, con la cola­bo­ra­ción de algu­nos “sin­di­ca­lis­tas” que siem­pre daban, da y darán razón a la empre­sa, fue despedido.

En ese trans­cur­so una tra­ba­ja­do­ra dio posi­ti­vo de anti­cuer­pos de los que ori­gi­na el coro­na­vi­rus, pero de este hecho fui­mos cono­ce­do­res recien­ten­te­men­te y aun­que la empre­sa si lo sabía, tam­po­co reali­zó las prue­bas a los tra­ba­ja­do­res que habían man­te­ni­do con­tac­to con la por­ta­do­ra de esos anti­cuer­pos por­que como más tar­de se supo, cuan­do la noti­cia lle­gó a todos los tra­ba­ja­do­res, la empre­sa ale­gó que no se podía per­mi­tir el gas­to de esas pruebas.

Una vez que tie­nen a una dele­ga­da sin­di­cal en casa de baja y a nues­tro afi­lia­do des­pe­di­do por ejer­cer un dere­cho a pro­te­ger su vida van a por otra dele­ga­da del comi­té de empre­sa del Sin­di­ca­to Uni­ta­rio. En esta oca­sión la empre­sa deli­mi­ta una zona para el tiem­po de des­can­so que, según con­ve­nio, no son horas de tra­ba­jo. Nues­tra com­pa­ñe­ra hacía el desa­yuno en su coche, en el apar­ca­mien­to de la empre­sa que es terreno de la empre­sa, par­te de sus ins­ta­la­cio­nes tal y como nos los han recor­da­do hoy en la con­cen­tra­ción que hemos rea­li­za­do en apo­yo a las com­pa­ñe­ras repre­sa­lia­dos, y como tam­bién nos lo ha adver­ti­do la guar­dia civil que nos han acom­pa­ña­do en un núme­ro tal que hubie­ran podi­do cer­car todo el barrio de Sala­man­ca en Madrid cuan­do las mani­fes­ta­cio­nes fascistas.

Pues bien, la empre­sa lan­za un comu­ni­ca­do advir­tien­do que el des­can­so hay que hacer­lo en un lugar deter­mi­na­do, que según las fotos que nos han hecho lle­gar los tra­ba­ja­do­res es en el asfal­to por don­de pasan camio­nes que trans­por­tan las fru­tas, sin medi­das de pro­tec­ción y sin guar­dar la dis­tan­cia reco­men­da­da. Pero nues­tra com­pa­ñe­ra con­ti­nua hacién­do­lo en soli­ta­rio en su vehícu­lo en los apar­ca­mien­tos de las ins­ta­la­cio­nes de la empresa.

Enton­ces las ame­na­zas: quien no des­can­se en el lugar indi­ca­do no vol­ve­rá a entrar. Y así, duran­te tam­bién apro­xi­ma­da­men­te un mes, nues­tra com­pa­ñe­ra comen­za­ba sus tareas, y en el des­can­so, que repi­to, no son horas de tra­ba­jo y por lo tan­to la empre­sa no tie­ne poder para dis­po­ner sobre tu tiem­po libre, lo hacía en su vehícu­lo, lejos de cual­quier posi­bi­li­dad de con­ta­gio, hecho por el cual, día tras día le nega­ban su incor­po­ra­ción a su pues­to de tra­ba­jo y la man­da­ban para casa, has­ta que recien­te­men­te le ame­na­zan por escri­to que de con­ti­nuar con su acti­tud sería despedida.

Des­de el Sin­di­ca­to Uni­ta­rio le reco­men­da­mos que acce­die­ra, que ella es repre­sen­tan­te de todos los tra­ba­ja­do­res y que no los iba a dejar tira­dos pa unos días que que­da­ban de cam­pa­ña, a lo que nues­tra com­pa­ñe­ra accedió.

Hoy, 1 de junio y posi­ble­men­te el últi­mo día de la cam­pa­ña 2019 – 2020 hemos esta­do con­cen­tra­dos de 9 a 10 horas en las puer­tas de Green­med, por ser ese el inter­va­lo don­de podían salir al des­can­so los trab­ja­do­res, para gri­tar­les al inep­to del geren­te y a la inep­ta de la jefa de recur­sos huma­nos que A OBRERO DESPEDIDO, PATRÓN COLGAO.

Fuen­te: www​.sin​di​ca​tou​ni​ta​rio​.net

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *