Salu­do del PCCC a las FARC-EP Segun­da Mar­que­ta­lia en su 56 aniversario

En la lega­li­dad o en la clan­des­ti­ni­dad, si somos ver­da­de­ros comu­nis­tas, nues­tra lucha fren­te un régi­men carac­te­ri­za­do por el terro­ris­mo de Esta­do y agre­ga­dos como la ile­gi­ti­mi­dad que le vie­ne al actual gobierno por todas las tram­pas que usó para com­prar votos y favo­res con dine­ros de mafio­sos para hacer­se al poder (caso Ñeñe-polí­ti­ca y Memo-fan­tas­ma), debe ser por un cam­bio social radi­cal, revo­lu­cio­na­rio, o al menos enca­mi­na­do a la extir­pa­ción de la corrup­ción y a sen­tar bases para el esta­ble­ci­mien­to de la jus­ti­cia, la paz y la recon­ci­lia­ción en vías de la cons­truc­ción del socia­lis­mo y más allá. Pero si la ruta de lucha que se esco­gie­re fue­ra en espe­cífi­co la de la polí­ti­ca abier­ta, en la lega­li­dad, eso no obli­ga a des­ca­lifi­car a quie­nes asu­man otras vías y for­mas, sobre todo si con­si­de­ra­mos el carác­ter vio­len­to del régi­men que pre­ten­de­mos cambiar. 

En todo caso, una polí­ti­ca enca­mi­na­da a sub­ver­tir el orden de injus­ti­cias que impe­ra, para esta­ble­cer el buen vivir de los colom­bia­nos, no pue­de con­ver­tir­se en una polí­ti­ca pues­ta al ser­vi­cio de la con­tra­in­sur­gen­cia, menos si den­tro del reco­no­ci­mien­to que hemos hecho del dere­cho que tie­nen los pue­blos a la rebe­lión arma­da, nos hemos impues­to el deber de bus­car la recon­ci­lia­ción con todos los acto­res del conflic­to o tene­mos una línea estra­té­gi­ca de bús­que­da de paz con quie­nes per­ma­ne­cen en con­fron­ta­ción con­tra un régi­men que efec­ti­va­men­te trai­cio­nó el Acuer­do de La Haba­na y los intere­ses nacionales.

Los comu­nis­tas tene­mos el deber éti­co y polí­ti­co de res­pe­tar y con­si­de­rar las razo­nes de quie­nes creen en el camino de la rebe­lión arma­da, sin per­der de vis­ta que no han sido los rebel­des quie­nes en Colom­bia gene­ra­ron las cau­sas de la con­fron­ta­ción ni tam­po­co fue­ron quie­nes trai­cio­na­ron lo acor­da­do, y por tan­to es un cana­lla quien les sin­di­que de ser «deser­to­res de la paz».

La deter­mi­na­ción de con­ti­nuar en la clan­des­ti­ni­dad o la de seguir en lucha por otras vías que no sean las de la lega­li­dad, no obe­de­ce a un capri­cho de la gue­rri­lla o de los comu­nis­tas que vemos cerra­dos o dema­sia­do res­trin­gi­dos los espa­cios para la lucha abier­ta. Y tal posi­ción que deri­va de una nece­si­dad impues­ta por el carác­ter del régi­men, no nos res­ta la con­di­ción polí­ti­ca que ins­pi­ra nues­tras razo­nes. Menos cuan­do cada día no solo se mul­ti­pli­can las cau­sas de ori­gen del alza­mien­to arma­do sino que son más evi­den­tes y des­bor­da­das la gue­rra sucia o la per­se­cu­ción con­tra quie­nes no coin­ci­den con las polí­ti­cas del esta­ble­ci­mien­to. Por ello, en este ani­ver­sa­rio del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio fariano, el Par­ti­do de los comu­nis­tas que per­ma­ne­cen en la clan­des­ti­ni­dad, el Par­ti­do de Jaco­bo Are­nas, de Her­nan­do Gon­zá­lez Acos­ta y Manuel Maru­lan­da Vélez, el de Alfon­so Cano, de Maria­na Páez y Luce­ro Pal- mera, el de la heren­cia de los mar­que­ta­lia­nos y resis­ten­tes que creen en la com­bi­na­ción de las for­mas de lucha y en el inter­na­cio­na­lis­mo soli­da- rio, el PC3, salu­da y feli­ci­ta a todas y todos los insur­gen­tes de Colom­bia en el 56 Ani­ver­sa­rio de la fun­da­ción del Ejér­ci­to del Pue­blo, real­zan­do el nom­bre de las FARC-EP, sus sím­bo­los e his­to­ria, con orgu­llo de la heren­cia reci­bi­da de los ante­ce­so­res, con orgu­llo de lo que hemos sido y de lo que segui­mos sien­do en medio de erro­res, vici­si­tu­des y per­se­ve­ran­cia, por­que en todo ello está la san­gre derra­ma­da de los que ofren­da­ron sus vidas o su liber­tad para cons­truir una patria sin cadenas.

Nues­tro deber es el de luchar median­te la for­ma que mejor se nos brin­de sin des­fa­lle­cer, sin derro­tis­mos ni des­áni­mo, sin pasar por alto que hoy más que nun­ca el neo­li­be­ra­lis­mo es un mode­lo de hege­mo­nía eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral que sigue cau­san­do rui­na y ador­me­ci­mien­to de los pue­blos, ante pro­ble­mas tan gra­ves que los aque­jan por cau­sa direc­ta de la acción del gran capi­tal, apar­te de la repre­sión legal y de hecho que acom­pa­ña siem­pre las res­pues­tas del poder. 

Hoy más que nun­ca la ideo­lo­gía neo­li­be­ral del empren­di­mien­to indi­vi­dual, la libre empre­sa y la liber­tad de hacer cada uno lo que quie­ra, está en el fon­do de ese ador­me­ci­mien­to exten­di­do de la men­te de los explo­ta­dos y los des­po­seí­dos gol­pean­do en bue­na medi­da la acti­vi­dad y la lucha colec­ti­vas. Hoy más que nun­ca se evi­den­cia la quie­bra del sin­di­ca­lis­mo y la des­or­ga­ni­za­ción de la cla­se obre­ra y de los tra­ba­ja­do­res en gene­ral, y tal pano­ra­ma no pue­de lla­mar­nos menos que a re- doblar esfuer­zos por la eman­ci­pa­ción, por­que cla­ro debe­mos tener tam­bién en cuen­ta que en medio de las difi­cul­ta­des ano­ta­das, cada día se des­nu­dan más y más las pro­pias cri­sis estruc­tu­ra­les del capi­ta­lis­mo y del pro­gre­sis­mo pese al arre­cia­mien­to de la pro­pa­gan­da de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, del inter­net y las redes socia­les, inva­dien­do los espa­cios, para difun­dir entre las nue­vas gene­ra­cio­nes los valo­res de la hege­mo­nía cul­tu­ral del Blo­que de Poder Domi­nan­te, sobre los que se levan­ta el orden social esta­ble­ci­do y su for­za­do sta­tu quo social, polí­ti­co y eco­nó­mi­co, que se pre­ten­de lo asu­ma­mos como natu­ral e inevitable.

Hoy, enton­ces, cual­quier for­ma de resis­ten­cia a las tira­nías es váli­da para avan­zar. Pero, sin pasar por alto que las metas a alcan­zar por un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio deben ir más allá del refor­mis­mo sin dejar­nos obnu­bi­lar por el posi­bi­lis­mo, sin tran­si­gir ni clau­di­car, mili­tan­do con auda­cia en la radi­ca­li­dad con­tra-hege­mó­ni­ca, así sin­ta­mos que el pro­ce­so de lucha es más lar­go de lo que pare­cía, o que el tra­ba­jo ideo­ló­gi­co, polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo que se deman­da de los revo­lu­cio­na­rios, es mucho más gran­de, nece­sa­rio, inten­so y com­pro­me­ti­do de lo que pen­sa­mos y que obli­ga­dos esta­mos a supe­rar la dis­per­sión y cual­quier debi­li­ta­mien­to de los pro­pó­si­tos polí­ti­cos cla­ra­men­te revo­lu­cio­na­rios, bre­gan­do por cons­truir y con­so­li­dar pro­yec­tos uni­ta­rios de carác­ter nacio­nal, regio­nal y mundial.

Supe­rar el orden social esta­ble­ci­do en tiem­pos de glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta debe impli­car negar el capi­ta­lis­mo como úni­ca mane­ra de enten­der el desa­rro­llo de la espe­cie huma­na, plan­tear una alter­na­ti­va de cam­bios estruc­tu­ra­les que apun­ten a la cons­truc­ción del socia­lis­mo. Y en eso, la tarea de los revo­lu­cio­na­rios es bata­llar para apre­su­rar el des­mo­ro­na­mien­to del capi­ta­lis­mo, ponien­do énfa­sis en la orga­ni­za­ción y la movi­li­za­ción, con ideas que nos per­mi­tan luchar cohe­sio­na­da­men­te con­tra la des­co­mu­nal máqui­na de des­in­for­ma­ción y alie­na­ción que posee el sis­te­ma imperial.

Como ya se ha reite­ra­do des­de las FARC, tam­bién des­de el PC3 en este ani­ver­sa­rio de rebel­día y espe­ran­za deci­mos que una estra­te­gia anti neo­li­be­ral insur­gen­te, una estra­te­gia para enfren­tar al impe­ria­lis­mo en cri­sis, no pue­de ir a tono con las «melo­días mode­ra­do­ras», que deri­van en la repro­duc­ción del sis­te­ma y pos­ter­ga­ción de la rebe­lión, enta­blan­do la con­ci­lia­ción con el verdugo. 

¡Pro­le­ta­rios y des­po­seí­dos de todos los paí­ses, uníos!

Fra­ter­nal­men­te,

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *