Salu­do de la Uni­dad Teó­fi­lo Fore­ro – FARC-EP 56 Años

La his­to­ria de la gue­rri­lla de las FARC es un pro­ce­so vivo que aún no se detie­ne. Nues­tro pre­sen­te se vie­ne escri­bien­do des­de el pasa­do y el futu­ro de nues­tra lucha empie­za día a día.

Han trans­cu­rri­do 56 años des­de que naci­mos como una orga­ni­za­ción insur­gen­te que ha lucha­do y sigue en pie de lucha por una Colom­bia nue­va; duran­te este tiem­po hay quie­nes han que­ri­do alte­rar los hechos, tra­tar ver­da­des a medias y pro­yec­tar dudas; por lo que hemos debi­do pro­fun­di­zar en una his­to­ria verí­di­ca que haga fren­te a la ya escri­ta por nues­tros adver­sa­rios, esos que con sus argu­men­tos vacíos ter­mi­nan argu­yen­do un tipo de dis­cur­so que solo bene­fi­cia a los Esta­dos oligarcas.

Por eso cada ani­ver­sa­rio de las FARC EP es un encuen­tro con la memo­ria que trae al pre­sen­te el valor de quie­nes deci­die­ron enfren­tar a un Esta­do mez­quino y con ello dar vida a un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio que con su carác­ter «orga­ni­za­ti­vo arma­do, fue­ra res­pues­ta a la exclu­sión esta­tal, la inequi­dad, la injus­ti­cia social, el aca­pa­ra­mien­to del poder y las tie­rras». Ya el cama­ra­da Manuel seña­la­ba en su momen­to: «la gue­rri­lla nació y exis­te por la vio­len­cia del Esta­do y los pode­ro­sos, no por pro­pio gusto».

La his­to­ria ofi­cial duran­te déca­das ha des­es­ti­ma­do las razo­nes por las que en 1964 el cam­pe­si­na­do debió empu­ñar las armas para defen­der su vida; esas razo­nes al día de hoy son las mis­mas. Nun­ca cesó la vio­len­cia esta­tal, la pobre­za se agu­di­zó, la exclu­sión tam­bién y la vida dig­na para todos no ha sido posible.

La solu­ción siem­pre ha sido víc­ti­ma del terro­ris­mo de Esta­do. Ayer el cama­ra­da Jaco­bo Prías Ala­pe cono­ci­do como Cha­rro Negro era ase­si­na­do por la espal­da lue­go de pac­tar con el gobierno un cese de la lucha arma­da. «La muer­te de Cha­rro nos ha lle­va­do a una con­fron­ta­ción nacio­nal con gran­des pers­pec­ti­vas para pro­du­cir cam­bios (…) No todas las veces se pro­du­ce un levan­ta­mien­to arma­do por la muer­te de un coman­dan­te (…) De todas mane­ras en Mar­que­ta­lia ha comen­za­do el chis­pa­zo y comien­zo de la revo­lu­ción», decía el cama­ra­da Manuel.

Hoy han vuel­to a ase­si­nar a Jaco­bo Prías, lo han tor­tu­ra­do y des­apa­re­ci­do en cada obre­ro, cam­pe­sino, inte­lec­tual, estu­dian­te, perio­dis­ta, médi­co, indí­ge­na, sin­di­ca­lis­ta, diri­gen­te polí­ti­co, líder social, ama de casa, pro­fe­sio­nal y exgue­rri­lle­ro masa­cra­do por los apa­ra­tos arma­dos del Esta­do lue­go de los acuer­dos de la Haba­na, man­te­nien­do de esta mane­ra a la mis­ma oli­gar­quía de siem­pre fra­guan­do gol­pes para ase­gu­rar sus pri­vi­le­gios en con­tra de los intere­ses de la nación.

En con­se­cuen­cia, la expo­si­ción de moti­vos del Pro­gra­ma Agra­rio de los Gue­rri­lle­ros 56 años des­pués, tie­ne el mis­mo vigor: «Noso­tros somos revo­lu­cio­na­rios que lucha­mos por un cam­bio de régi­men. Pero que­ría­mos y luchá­ba­mos por ese cam­bio usan­do la vía menos dolo­ro­sa para nues­tro pue­blo: la vía pací­fi­ca, la vía demo­crá­ti­ca de masas. Esa vía nos fue cerra­da vio­len­ta­men­te con el pre­tex­to fas­cis­ta ofi­cial de com­ba­tir supues­tas «repú­bli­cas inde­pen­dien­tes», y como somos revo­lu­cio­na­rios que de una u otra mane­ra juga­re­mos el papel his­tó­ri­co que nos corres­pon­de, nos tocó bus­car la otra vía: la vía revo­lu­cio­na­ria arma­da para la lucha por el poder».

Así, la moral y la bra­vu­ra de los 48 mar­que­ta­lia­nos que ayer hicie­ron fren­te a la repre­sión hoy se mul­ti­pli­ca en los hom­bres y muje­res que con­for­ma­mos la Segun­da Mar­que­ta­lia, segui­mos sem­bran­do sue­ños y espe­ran­zas a gol­pes de fusíl, por­que el Esta­do en Colom­bia una vez más, no ha deja­do otra opción.

Sin embar­go, lle­va­mos pre­sen­te el anhe­lo infi­ni­to de paz que difun­die­ra a sus tro­pas el cama­ra­da Manuel des­de el mis­mo ini­cio de la mar­cha de la rebel­día en 1964 des­de Mar­que­ta­lia, has­ta el día de su muerte.

Esta his­to­ria de voces insur­gen­tes se sigue abrien­do paso en medio de los dis­cur­sos ofi­cia­les, «lo úni­co segu­ro en estos tiem­pos de tor­men­ta es el fusil (…) Esta no es una lucha de hom­bres obli­ga­dos. (…) ¡Dos pasos al fren­te los que quie­ran seguir sien­do gue­rri­lle­ros!» pro­cla­ma Jaco­bo Prías.

FARC-EP, Segun­da Marquetalia

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *