Pen­sa­mien­to Crí­ti­co. ¿Y aho­ra qué?: El Covid-19 como asal­to a la razón /​20 pro­pues­tas a deba­te (Por Iña­ki Gil de San Vicente)

  1. PRESENTACION
  2. MARX, GRAMSCI Y W. REICH
  3. G. LUKACS Y LA SINRAZON
  4. PATOLOGIA DE LA OBEDIENCIA 
  5. TERROR DURO Y TERROR BLANDO
  6. VEINTE PROPUESTAS A DEBATE

PATXI RUIZ‑i eskai­nia[1]

1.- PRESENTACION:

A comien­zos de febrero
me pidie­ron mi opi­nión sobre los cam­bios acae­ci­dos en Eus­kal Herria en la
últi­ma déca­da. Dije que sí, natu­ral­men­te, pero avi­sé que tar­da­ría un tiempo
por­que la situa­ción se esta­ba com­ple­ji­zan­do rápi­da­men­te y era nece­sa­rio ver si
las diver­sas cri­sis ya exis­ten­tes enton­ces daban un sal­to cua­li­ta­ti­vo a otra
cri­sis supe­rior: Aumen­ta­ba la agre­si­vi­dad yan­qui y la resis­ten­cia de los
pue­blos con­tra ella. El capi­ta­lis­mo mun­dial se acer­ca­ba a la rece­sión que podía
anun­ciar una depre­sión. Los datos de la cri­sis socio­eco­ló­gi­ca empeo­ra­ban día a
día. Los Esta­dos espa­ñol y fran­cés tenían cada vez más difi­cul­ta­des pese a
arre­glos pun­tua­les. En Eus­kal Herria, por el lado de la reali­dad, aumentaban
los gru­pos que se rei­vin­di­can de la izquier­da aber­tza­le, y la lucha de clases
avan­za­ba con múl­ti­ples ejem­plos que no pode­mos resu­mir aquí; y por el lado de
la «nor­ma­li­za­ción social», se inten­si­fi­ca­ba el acer­ca­mien­to entre el reformismo
aber­tza­le y la social­de­mo­cra­cia estatal. 

De repen­te se pro­du­jo lo
que ya se venía anun­cian­do con reite­ra­da insis­ten­cia: el impac­to de un proceso
«exte­rior», el coro­na­vi­rus, sobre un sis­te­ma muy debi­li­ta­do en su «inte­rior»,
den­tro de la tota­li­dad socio­na­tu­ral. En muy poco tiem­po vol­vió a con­fir­mar­se la
inca­pa­ci­dad bur­gue­sa para res­pon­der a catás­tro­fes súbi­tas, fra­ca­so tan­to más
estre­pi­to­so cuan­to que exis­tían muchas adver­ten­cias de que podría pro­du­cir­se de
mane­ra inmi­nen­te, y de que el capi­ta­lis­mo esta­ba tan podri­do que apenas
resis­ti­ría gol­pes con­tun­den­tes a no ser que fue­ra giran­do rápi­da­men­te al
auto­ri­ta­ris­mo más reac­cio­na­rio basa­do en la repre­sión refor­za­da por una
pasi­vi­dad obe­dien­te irracional. 

La pri­me­ra cues­tión que
se debía acla­rar era, por tan­to, la del poder[2] y la de la cri­sis[3], es decir, la de
escla­re­cer cómo las fac­cio­nes más pode­ro­sas del capi­tal uti­li­za­rían el Covid-19
como arma para sal­var­se ellas des­car­gan­do la muer­te sobre la huma­ni­dad y
debi­li­tan­do a las bur­gue­sías com­pe­ti­do­ras, y de ahí el tex­to del 25 de marzo
cen­tra­do en el poder. Y la segun­da cues­tión era, es, la de ana­li­zar y prevenir
la ola de irra­cio­na­lis­mo que se expan­de impul­sa­da por dos fuer­zas: una, la
pla­ni­fi­ca­da pro­vo­ca­ción por los apa­ra­tos esta­ta­les, extra y para esta­ta­les, por
la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca, por gru­pos de extre­ma dere­cha y por las
igle­sias cris­tia­nas, etc.; y otra, la rela­ti­va fuer­za autó­no­ma que tie­ne el
irra­cio­na­lis­mo ancla­do en lo más pro­fun­do del incons­cien­te, auto­no­mía siempre
suje­ta en últi­ma ins­tan­cia a la dia­léc­ti­ca de las con­tra­dic­cio­nes socia­les y de
la lucha de cla­ses en suma, pero que nun­ca debe­mos des­pre­ciar por­que, como se
verá, se con­vier­te en una terri­ble fuer­za opre­so­ra en manos de la reacción. 

En lo que res­pec­ta a la
segun­da par­te, a esta, el irra­cio­na­lis­mo rebro­ta y cre­ce en la medi­da en que
las con­tra­dic­cio­nes que impul­san la ace­le­ra­ción del tiem­po his­tó­ri­co han dado
for­ma a un explo­si­vo coc­tel de repre­sión, mise­ria y fas­cis­mo[4], coc­tel que no pue­de ser
inter­pre­ta­do ni por la par­te demo­cra­ti­cis­ta abs­trac­ta de la ideo­lo­gía burguesa,
ni tam­po­co por la más abier­ta­men­te reac­cio­na­ria por­que esa ideo­lo­gía, en cuanto
fal­sa con­cien­cia, está inca­pa­ci­ta­da estruc­tu­ral­men­te[5] para ello. Inclu­so la
pro­pia cien­cia médi­ca no ima­gi­na­ba lo que se le venía enci­ma[6], y lo que es
cua­li­ta­ti­va­men­te peor ya que aten­ta al prin­ci­pio de pre­cau­ción supe­di­tan­do la
vida al capi­tal: la pode­ro­sa far­ma­in­dus­tria se negó a inves­ti­gar la prevención
de posi­bles pan­de­mias[7].

Por esto, el componente
irra­cio­nal de la ideo­lo­gía bur­gue­sa ha teni­do tan­ta faci­li­dad para recu­rrir a
los irra­cio­na­lis­mos sur­gi­dos en pasa­das cri­sis, bus­can­do en ellos el modelo
para la pre­sen­te. La ace­le­ra­ción del tiem­po his­tó­ri­co es un indi­cio característico
de la velo­ci­dad cre­cien­te de for­ma­ción de una cri­sis estruc­tu­ral, sistémica.
Tal ace­le­ra­ción se incre­men­ta en la medi­da en que esa cri­sis se refuer­za con
nue­vas con­tra­dic­cio­nes que han emer­gi­do de gol­pe aun­que lle­va­ran un tiempo
ges­tán­do­se. Enton­ces, el impe­ria­lis­mo[8] opta deci­di­da­men­te por la
sin­ra­zón de la fuer­za bruta. 

La ideo­lo­gía bur­gue­sa en
su for­ma «demo­crá­ti­ca», está sor­pren­di­da y supe­ra­da, des­bor­da­da, por una
situa­ción que apa­re­ce como un caos sin leyes inter­nas, aun­que exis­tan de hecho.
Seme­jan­te abis­mo inquie­tan­te entre apa­rien­cia y reali­dad, refuer­za el
irra­cio­na­lis­mo gené­ri­co con nue­vas for­mas con­cre­tas impul­sa­das por las
fac­cio­nes más pode­ro­sas del capi­tal, mien­tras que otras fac­cio­nes meno­res y el
refor­mis­mo pre­ten­den reavi­var vie­jas creen­cias e ilu­sio­nes que fra­ca­sa­ron ya en
su tiem­po, como los diver­sos neo key­ne­sia­nis­mos, filan­tro­pis­mos[9] y alivios
bien­in­ten­cio­na­dos de la deu­da[10], por no hablar sobre la
infi­ni­dad de pro­pues­tas de un «nue­vo con­tra­to social». Pero la espe­ran­za roja radica
en que, bajo estas gigan­tes­cas pre­sio­nes tec­tó­ni­cas, pue­da ace­le­rar­se la
apa­ri­ción de una izquier­da revo­lu­cio­na­ria que mate­ria­li­ce en el presente
aque­lla máxi­ma de Lenin según la cual debe­mos ser tan radi­ca­les como radicales
son las con­tra­dic­cio­nes del capital. 

En efec­to, si algo llama
la aten­ción de la últi­ma déca­da en la izquier­da aber­tza­le es la forma
par­ti­cu­lar y sin­gu­lar en la que vuel­ve a repe­tir­se la expe­rien­cia uni­ver­sal de
las con­tra­dic­cio­nes nue­vas gene­ra­das por las cri­sis. En diez años, la izquierda
aber­tza­le pri­me­ro se rom­pió en su mis­ma iden­ti­dad, en su razón de ser; luego
sufrió un tre­men­do bajón en su com­ba­ti­vi­dad mien­tras que simul­tá­nea­men­te el
refor­mis­mo se cimen­ta­ba; des­pués se han empe­za­do a recu­pe­rar diver­sas bases
mili­tan­tes a la vez que sur­gían nuevos
gru­pos de izquier­da; y aho­ra, la mayo­ría de estos gru­pos revolucionarios
desa­rro­llan una visión estra­té­gi­ca con­tra el actual capi­ta­lis­mo y,
gra­dual­men­te, esa mayo­ría va com­pren­dien­do la nece­si­dad de un acercamiento
siem­pre vivi­do pen­sa­do den­tro de la cre­cien­te lucha de libe­ra­ción nacio­nal de
cla­se reini­cia­da des­de al menos comien­zos de 2018. Quien desee una explicación
más deta­lla­da de la situa­ción vas­ca de hace die­ci­sie­te meses, casi de ayer, la
encon­tra­rá aquí[11].

Dan­do por supues­to que
se haya leí­do (¿?) la entre­vis­ta, debe­mos aña­dir que lo más impor­tan­te acaecido
en este año y medio trans­cu­rri­do ha sido, en sín­te­sis, la agu­di­za­ción lenta
pero impa­ra­ble del cho­que entre la razón y la sin­ra­zón en dos fases: la primera,
has­ta fina­les del 2019; y la segun­da con
un súbi­to relan­za­mien­to pla­ni­fi­ca­do del irra­cio­na­lis­mo socio­po­lí­ti­co des­de que
los tres par­ti­dos de la dere­cha y extre­ma dere­cha –C’s, PP y Vox – , con el apo­yo abso­lu­to de
orga­ni­za­cio­nes lla­ma­das «socia­les» y «civi­les» de ideo­lo­gía frecuentemente
tri­den­ti­na, nacio­nal-cató­li­ca, fas­cis­ta[12]. De entre las
carac­te­rís­ti­cas de este irra­cio­na­lis­mo en ascen­so pla­ni­fi­ca­do una de ellas es
el lla­ma­do a la «liber­tad indi­vi­dual» que ya en 2007 Aznar, líder de la
dere­cha-dere­cha, rei­vin­di­có nada menos que con la liber­tad de beber todo el
alcohol que se qui­sie­ra antes de con­du­cir un vehículo. 

En 2018 D. Ber­na­bé había
cons­ta­ta­do que «Exis­te un fas­cis­mo sub­ya­cen­te en la socie­dad neo­li­be­ral que
plan­tea los pro­ble­mas socia­les como una sim­ple suma de malas decisiones
indi­vi­dua­les»[13]:
se tra­ta de anu­lar el anta­go­nis­mo capi­tal-tra­ba­jo y de refor­zar el nacionalismo
impe­ria­lis­ta, tro­cean­do la reali­dad has­ta tal pun­to que la ato­mi­za­ción absoluta
impi­da la lucha común. Enton­ces los gru­pos fas­cis­tas se atre­ven a ata­car al
pue­blo por­que creen que no resis­ti­rá, cosa que inten­ta­ron en la pri­ma­ve­ra de
2019 en varios sitios de Eus­kal Herria sufrien­do una tre­men­da derro­ta[14], pero aho­ra vuel­ven a la
carga. 

El asal­to a las calles y
a la razón que en las últi­mas sema­nas está rea­li­zan­do la extre­ma derecha
espa­ño­la, mos­tran­do orgu­llo­sa­men­te su «liber­tad» de infec­tar­se con el Covid-19,
nos remi­te en direc­to a la irra­cio­na­li­dad del capi­tal. Lo mis­mo ocu­rre con la
bur­gue­sía vas­con­ga­da cuan­do hace que su par­ti­do más repre­sen­ta­ti­vo, el PNV, se
com­por­te como un obse­so[15] del dine­ro al impo­ner la
rápi­da vuel­ta a la explo­ta­ción labo­ral, al adoc­tri­na­mien­to esco­lar y el
ade­lan­to de las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas al mes de julio sin exis­tir garan­tía de
segu­ri­dad sani­ta­ria, ocul­tan­do datos sobre la mayor repre­sión en los barrios
obre­ros que en los bur­gue­ses[16]: en el fon­do es la misma
irra­cio­na­li­dad de Trump[17] cuan­do obli­ga al
pro­le­ta­ria­do a esco­ger entre coro­na­vi­rus o ham­bre para que no se hun­da la bolsa
de valores. 

La impor­tan­cia de
expli­car un poco por­qué y cómo las cade­nas irra­cio­na­les impi­den la pra­xis de
las cla­ses explo­ta­das, radi­ca pre­ci­sa­men­te en que, aun habien­do una
recu­pe­ra­ción de la lucha de cla­ses, sin embar­go y por el lado humano,
per­ma­ne­cen pasi­vas amplias fran­jas explo­ta­das, y por el lado irra­cio­nal, se
recom­po­ne su expre­sión social: el fas­cis­mo. Siga­mos un poco este pro­ce­so porque
nece­si­ta­mos una míni­ma pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca. En 2003, en ple­na euforia
impe­ria­lis­ta, Jap­pe escri­bió que: 

«La
crí­ti­ca del feti­chis­mo de la mer­can­cía exi­ge la supera­ción de todas las formas
feti­chis­tas, y en con­se­cuen­cia tam­bién de la for­ma feti­chis­ta del suje­to que no
pue­de ima­gi­nar que “el ven­der y el com­prar jamás ten­drán fin”. Hay que romper
tam­bién en el plano per­so­nal, por todos los valo­res impues­tos por la sociedad
mer­can­til, las exi­gen­cias crea­das por el dine­ro, la valo­ra­ción del tra­ba­jo, la
dicha pro­me­ti­da por la mer­can­cía y el cul­to al éxi­to y a la efi­ca­cia»[18].

La izquier­da debía
enfren­tar­se al feti­chis­mo de la mer­can­cía inclu­so en los años de auge aparente
por­que ahí, en el feti­chis­mo, se escon­día el nudo gor­diano del antagonismo
entre la liber­tad y la irra­cio­na­li­dad, como vere­mos. Jap­pe per­te­ne­cía a ese redu­ci­do gru­pi­to que,
con­tra la apa­ren­te «reali­dad», pro­fun­di­za­ba en el rigor mar­xis­ta. Aparente
«reali­dad» por­que por deba­jo de la pro­pa­gan­da, el capi­ta­lis­mo esta­ba podrido,
aun­que demos­trar­lo antes de 2007 pare­cía impo­si­ble del todo ya que todo parecía
indi­car que el ven­der y el com­prar eran eter­nos. La reali­dad cru­da empe­zó a
sufrir­se des­de ese 2007, cuan­do el capi­tal deve­lo su sin­ra­zón, pero entonces
las fuer­zas irra­cio­na­les que ya aulla­ban des­de hacía unos años empe­za­ron a
hacer­se más ate­rra­do­ras. Fue en ese momen­to cuan­do la izquier­da aber­tza­le aceleró
su des­plo­me en el feti­chis­mo bási­co: el de la supe­di­ta­ción de todas las
expre­sio­nes de la lucha de cla­ses a la ado­ra­ción del lega­lis­mo burgués. 

Como diji­mos en la
entre­vis­ta arri­ba reco­men­da­da, no es casua­li­dad que fue­ra pre­ci­sa­men­te en 2007
cuan­do en una his­to­ria cua­si-ofi­cial de ETA se jus­ti­fi­ca­ba sin venir a cuen­tos y sin posi­bi­li­dad de
répli­ca una de las tesis cen­tra­les del refor­mis­mo de siem­pre: «A par­tir del
Mayo del 68 se empie­za a hablar abier­ta­men­te en la izquier­da en Euro­pa de la
cri­sis del pro­le­ta­ria­do como suje­to his­tó­ri­co y la nece­si­dad de encontrar
nue­vos moto­res del pro­ce­so en los movi­mien­tos socia­les, aun­que en el Estado
espa­ñol este rele­vo había que­da­do ralen­ti­za­do por la per­vi­ven­cia de la
dic­ta­du­ra»[19].

La recor­da­mos aquí no
para hablar sobre su esco­ra­mien­to hacia corrien­tes post­mo­der­nas y
post­mar­xis­tas, a las que vol­ve­re­mos en este tex­to; ni para refo­ci­lar­nos en la
fácil ven­gan­za de la his­to­ria tras los 13 años que dura la actual Gran
Depre­sión, sino para mos­trar el mar­co ideo­ló­gi­co que iba exten­dién­do­se en la
izquier­da aber­tza­le y que al muy poco ter­mi­na­ría pro­du­cien­do vergüenza
inte­lec­tual aje­na al leer los docu­men­tos ofi­cia­les que expli­ca­ban la «nue­va
estra­te­gia». Para 2010 esta­ba muy arrai­ga­da en cier­tos sec­to­res de la izquierda
aber­tza­le la creen­cia de que el pro­le­ta­ria­do, si no había desaparecido
físi­ca­men­te, sí se había abur­gue­sa­do bas­tan­te. Hubie­ra sido muy posi­ti­vo frente
a tan­ta super­fi­cia­li­dad, refle­xio­nar sobres estas pala­bras de T. Eagleton: 

«Un
escla­vo sabe que lo es, pero cono­cer por qué es un escla­vo supo­ne el primer
paso para dejar de ser­lo. Así pues, al des­cri­bir cómo son las cosas, esas
teo­rías ofre­cen tam­bién una vía para supe­rar­las y alcan­zar un esta­do más
desea­ble. Pasan de expo­ner “cual es” la situa­ción a pro­po­ner “cual debería
ser”. Las teo­rías de ese tipo hacen posi­ble que los hom­bres y las muje­res se
des­cri­ban a sí mis­mos y des­cri­ban sus situa­cio­nes de un modo que controvierte
tales reali­da­des, y que, por con­si­guien­te, les per­mi­te redes­cri­bir­se a sí mismo
y a sí mis­ma. Hay, en este sen­ti­do, una estre­cha rela­ción entre razón,
cono­ci­mien­to y liber­tad […] Cuan­to más pode­mos com­pren­der, más pode­mos hacer
[…] el tipo de com­pren­sión que realmente
impor­ta es el que solo pue­de pro­du­cir­se a par­tir de la lucha prác­ti­ca»[20],

La rela­ción entre razón,
cono­ci­mien­to y liber­tad es la esen­cia de la pra­xis, o si desea­mos ir al núcleo
del mate­ria­lis­mo, el cora­zón de la antro­po­ge­nia. El pro­pio T. Eagle­ton nos dice
que el tér­mino pra­xis pro­ce­de del grie­go anti­guo que deno­ta «aque­llas
acti­vi­da­des que son libres y que nos rea­li­zan per­so­nal­men­te median­te las que
trans­for­ma­mos el mun­do. En la anti­gua Gre­cia, la pala­bra hace refe­ren­cia, de
hecho, a cual­quier acti­vi­dad de un hom­bre libre por con­tra­po­si­ción a la de los
escla­vos»[21].
Por tan­to, la impor­tan­cia cla­ve de la lucha con­tra el irra­cio­na­lis­mo radi­ca en que
la razón, el cono­ci­mien­to y la liber­tad son la base de la pra­xis que
huma­ni­za a nues­tra especie. 

2.- MARX, GRAMSCI Y W. REICH

La expe­rien­cia vas­ca confirma
y actua­li­za la per­ma­nen­te lec­ción his­tó­ri­ca según la cual una de las víctimas
más gol­pea­das por las con­tra­rre­vo­lu­cio­nes, si no la que más, es nues­tra capacidad
de pen­sa­mien­to racio­nal y de cono­ci­mien­to, que se demues­tra ver­da­de­ro o falso
en la prác­ti­ca de nues­tra libertad. 

Marx, des­pués de la
derro­ta de 1848, escri­bió en 1852 una cru­da auto­crí­ti­ca con la que la minoría
comu­nis­ta ini­ció la len­ta recu­pe­ra­ción de la lucha revo­lu­cio­na­ria habiendo
apren­di­do que debía ven­cer tam­bién el irra­cio­na­lis­mo basa­do en «la tra­di­ción de
todas las gene­ra­cio­nes muer­tas». Había que recons­truir la fuer­za crí­ti­ca de la
razón revo­lu­cio­na­ria para que pene­tra­se en la cabe­za de las gene­ra­cio­nes vivas:
 

«Los
hom­bres hacen su pro­pia his­to­ria, pero no la hacen a su libre arbi­trio, bajo
cir­cuns­tan­cias ele­gi­das por ellos mis­mos, sino bajo aque­llas cir­cuns­tan­cias con
que se encuen­tran direc­ta­men­te, que exis­ten y les han sido lega­das por el
pasa­do. La tra­di­ción de todas las gene­ra­cio­nes muer­tas opri­me como una
pesa­di­lla el cere­bro de los vivos. Y cuan­do éstos apa­ren­tan dedicarse
pre­ci­sa­men­te a trans­for­mar­se y a trans­for­mar las cosas, a crear algo nunca
vis­to, en estas épo­cas de cri­sis revo­lu­cio­na­ria es pre­ci­sa­men­te cuan­do conjuran
teme­ro­sos en su auxi­lio los espí­ri­tus del pasa­do, toman pres­ta­dos sus nombres,
sus con­sig­nas de gue­rra, sus ropa­jes, para, con este dis­fraz de vejez venerable
y este len­gua­je pres­ta­do, repre­sen­tar la nue­va esce­na de la his­to­ria uni­ver­sal»[22].

La ideo­lo­gía
reac­cio­na­ria del pasa­do macha­ca la con­cien­cia de los vivos, impi­dién­do­les liberarse
de la ata­du­ra de la muer­te, del dog­ma, de su irra­cio­na­li­dad. Esta devastadora
crí­ti­ca a la fal­sa racio­na­li­dad bur­gue­sa sea con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria y
refor­mis­ta, ver­te­bra toda la obra. Ade­más, en este muy nece­sa­rio libro que es
un des­gua­ce minu­cio­so de las pos­te­rio­res diva­ga­cio­nes de Laclau, etc., también
apa­re­cen ideas que per­mi­ti­rán pen­sar algu­nas carac­te­rís­ti­cas de los regímenes
bona­par­tis­tas, cesa­ris­tas, los diver­sos fas­cis­mos…; y en espe­cial para entender
la obe­dien­cia enfer­mi­za al líder, carac­te­rís­ti­ca del irra­cio­na­lis­mo. Exac­to, ya
el ini­cio cri­ti­ca a Proudhon por caer «en el defec­to de los pretendidos
his­to­ria­do­res obje­ti­vos. Yo, por el contrario,
demues­tro cómo la lucha de cla­ses creó en Fran­cia las cir­cuns­tan­cias y las
con­di­cio­nes que per­mi­tie­ron a un per­so­na­je medio­cre y gro­tes­co repre­sen­tar el
papel de héroe»[23].
Más ade­lan­te, cuan­do vol­va­mos al papel de per­so­na­ji­llos como Trump, Bolsonaro,
Le Pen, Sal­vi­ni, Abas­cal y otros debe­re­mos recor­dar el papel de la lucha de
clases. 

Poco des­pués rese­ña así
el lema de todas las fuer­zas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias des­de enton­ces: «Pro­pie­dad, fami­lia, reli­gión y orden»[24]. Expli­ca cómo «Fren­te a
la bur­gue­sía coali­ga­da se había for­ma­do una coa­li­ción de peque­ños bur­gue­ses y
obre­ros, el lla­ma­do social­de­mó­cra­ta […]
El carác­ter pecu­liar de la social­de­mo­cra­cia con­sis­te en exi­gir instituciones
demo­crá­ti­co-repu­bli­ca­nas, no para abo­lir a la par los dos extre­mos, capi­tal y
tra­ba­jo asa­la­ria­do, sino para ate­nuar su antí­te­sis y con­ver­tir­la en armo­nía»[25]. Con­tra la armonía
anhe­la­da por la social­de­mo­cra­cia, la bur­gue­sía y a pesar de sus diferencias
inter­nas, opo­ne un pode­ro­so Estado 

«…don­de
el poder eje­cu­ti­vo dis­po­ne de un ejér­ci­to de fun­cio­na­rios de más de medio
millón de indi­vi­duos y tie­ne por tan­to cons­tan­te­men­te bajo su depen­den­cia más
incon­di­cio­nal a una masa inmen­sa de intere­ses y exis­ten­cias, don­de el Estado
tie­ne ata­da, fis­ca­li­za­da, regu­la­da, vigi­la­da y tute­la­da a la socie­dad civil,
des­de sus mani­fes­ta­cio­nes más amplias de vida has­ta sus vibra­cio­nes más
insig­ni­fi­can­tes, des­de sus moda­li­da­des más gene­ra­les de exis­ten­cia has­ta la
exis­ten­cia pri­va­da de los indi­vi­duos, don­de este cuer­po para­si­ta­rio adquiere,
por medio de una cen­tra­li­za­ción extra­or­di­na­ria, una ubi­cui­dad, una
omnis­cien­cia, una capa­ci­dad ace­le­ra­da de movi­mien­tos y una elas­ti­ci­dad que sólo
encuen­tran corres­pon­den­cia en la depen­den­cia des­am­pa­ra­da, en el carácter
caó­ti­ca­men­te infor­me del autén­ti­co cuer­po social…»[26].

Sería lar­go presentar
aquí otras crí­ti­cas idén­ti­cas de Marx[27] al Esta­do y a su
buro­cra­cia por­que lo que aho­ra que­re­mos decir es que, si bien el Esta­do ha
amplia­do su poder de con­trol cua­si abso­lu­to, pero nun­ca inven­ci­ble ni total, que
su fle­xi­ble y elás­ti­ca ubi­cui­dad, su omnis­cien­cia… pene­tran en casi todos los
rin­co­nes, si bien esto es cier­to, tam­bién lo es que no lo ve todo ni puede
ade­lan­tar­se siem­pre a la liber­tad. Cons­cien­te de sus lími­tes, inten­ta pudrir la
liber­tad ata­can­do su epi­cen­tro, su núcleo: la con­cien­cia y la razón crítica
median­te la sin­ra­zón y el irra­cio­na­lis­mo. Para lograr­lo, ade­más de las
buro­cra­cias nece­sa­rias para mate­ria­li­zar el lema «Pro­pie­dad, fami­lia, reli­gión y orden», se dota de otras
organizaciones: 

«Bajo
el pre­tex­to de crear una socie­dad de bene­fi­cen­cia, se orga­ni­zó al
lum­pem­pro­le­ta­ria­do de París en sec­cio­nes secre­tas, cada una de ellas dirigida
por agen­tes bona­par­tis­tas y un gene­ral bona­par­tis­ta a la cabe­za de todas. Junto
a los roués arrui­na­dos, con equívocos
medios de vida y de equí­vo­ca pro­ce­den­cia, jun­to a vás­ta­gos dege­ne­ra­dos y
aven­tu­re­ros de la bur­gue­sía, vaga­bun­dos, licen­cia­dos de tro­pa, licen­cia­dos de
pre­si­dio, hui­dos de gale­ras, tima­do­res, sal­tim­ban­quis, laz­za­ro­ni, car­te­ris­tas y
rate­ros, juga­do­res, alcahue­tes, due­ños de bur­de­les, mozos de cuerda,
escri­tor­zue­los, orga­ni­lle­ros, tra­pe­ros, afi­la­do­res, cal­de­re­ros, men­di­gos; en
una pala­bra, toda esa masa infor­me, difu­sa y erran­te que los fran­ce­ses llaman
la bohè­me; con estos ele­men­tos tan
afi­nes a él, for­mó Bona­par­te la sole­ra de la Socie­dad del 10 de Diciembre,
«Socie­dad de Bene­fi­cen­cia» en cuan­to que todos sus com­po­nen­tes sen­tían, al
igual que Bona­par­te, la nece­si­dad de bene­fi­ciar­se a cos­ta de la nación
tra­ba­ja­do­ra»[28].

Marx des­cri­be
per­fec­ta­men­te en estas pala­bras la vir­tud del capi­tal en su sen­ti­do doble: el
Esta­do como cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de todas las for­mas de explotación,
opre­sión y domi­na­ción median­te, entre otras cosas, la crea­ción de bandas
exo­ne­ra­das de todos sus crí­me­nes; y el huma­nis­mo bur­gués, la Bene­fi­cen­cia en
este caso, como ideo­lo­gía que jus­ti­fi­ca el saqueo y la explo­ta­ción de la
«nación tra­ba­ja­do­ra» por las ban­das defen­so­ras de la «nación bur­gue­sa». Para
tal fin, el bona­par­tis­mo tenía una cua­li­ta­ti­va ven­ta­ja sobre el res­to de
par­ti­dos bur­gue­ses: «le lle­va­ba al truhan bur­gués la ven­ta­ja de que podía
librar la lucha con medios ras­tre­ros»[29].

Toda polí­ti­ca burguesa
es ras­tre­ra pero la de Bona­par­te no sólo lo era en gra­do sumo, sino que además
no lo ocul­ta­ba. Abría así la sen­da por la que avan­za­ría la fero­ci­dad de la
extre­ma dere­cha y el fas­cis­mo: pro­pa­gan­da des­car­na­da de sus fines y
jus­ti­fi­ca­ción impú­di­ca de sus medios, en espe­cial la loa de lo irra­cio­nal: para
ganar votos mani­pu­lan­do la igno­ran­cia y la depen­den­cia incons­cien­te ante el
líder, Trump dijo que inyec­tar­se deter­gen­te inmu­ni­za ante el Covid-19, lo que
ha lle­va­do al hos­pi­tal a más de cien per­so­nas enve­ne­na­das[30] al obe­de­cer a su líder. Y
para ganar más votos, apo­ya en públi­co a los gru­pos arma­dos de extre­ma derecha
que pro­tes­tan[31]
con­tra el con­fi­na­mien­to, en defen­sa de la «liber­tad»

No es este el momento
para pro­fun­di­zar en el deba­te sobre si Marx ade­lan­ta­ba en esta obra lo
fun­da­men­tal del fas­cis­mo, nos con­ten­ta­mos con decir que sí ade­lan­to ideas básicas
sobre el irra­cio­na­lis­mo y sobre la opción deses­pe­ra­da de amplios sec­to­res de la
bur­gue­sía para entre­gar­se ata­da de pies y manos a un per­so­na­ji­llo gro­tes­co que
le sal­ve del peli­gro de la revo­lu­ción. Según Marx, la bur­gue­sía fran­ce­sa asustada
por la inmi­nen­cia de la revo­lu­ción, gri­tó: «“¡Antes un final terri­ble que un terror sin fin”! Bona­par­te supo
enten­der este gri­to»[32]. El líder irrum­pe en
esce­na y sal­va a quie­nes se han pos­tra­do ante él dán­do­le todos los poderes.
Pero con esto crea más con­tra­dic­cio­nes que las que solu­cio­na por­que, si bien ha
sido aupa­do al poder por las «cla­ses medias»[33] tam­bién tie­ne que velar
por los intere­ses del cam­pe­si­na­do medio y rico, y por los de otros sectores
bur­gue­ses, lo que hace invia­ble una polí­ti­ca glo­bal­men­te racional. 

Entre­gar el destino
pro­pio en manos de un líder es una carac­te­rís­ti­ca de la sin­ra­zón. La obra de
Marx y Engels con­tie­ne una des­pia­da­da crí­ti­ca de seme­jan­te renun­cia a la
liber­tad pro­pia y colec­ti­va, crí­ti­ca que será amplia­da y enri­que­ci­da por
mar­xis­tas pos­te­rio­res. Cen­trán­do­nos en las rela­cio­nes entre irracionalismo,
reli­gión, fas­cis­mo y Esta­do, Grams­ci nos apor­ta una visión pro­fun­da cen­tra­da en
Ita­lia pero váli­da en gene­ral. Como muchas otras per­so­nas, el sar­do pen­sa­ba que
Mus­so­li­ni había cedi­do ante el Vati­cano res­pe­tan­do su mono­po­lio del sistema
edu­ca­ti­vo[34]
a cam­bio de su apo­yo socio­po­lí­ti­co, movi­li­zan­do la base de masas que controlaba
en defen­sa del fas­cis­mo cuan­do fue­se nece­sa­rio. Grams­ci es radi­cal en su
análisis: 

«Para
esta defen­sa no exclu­ye nin­gún medio, ni la insu­rrec­ción arma­da, ni el atentado
indi­vi­dual, ni la ape­la­ción a la inva­sión extran­je­ra […] Dadas estas premisas,
el “pen­sa­mien­to social” cató­li­co tie­ne un valor pura­men­te aca­dé­mi­co. Es preciso
estu­diar­lo y ana­li­zar­lo en cuan­to ele­men­to ideo­ló­gi­co nar­co­ti­za­dor, ten­den­te a
man­te­ner deter­mi­na­dos esta­dos de áni­mo de expec­ta­ti­va pasi­va de tipo religioso;
mas no como ele­men­to de vida polí­ti­ca e his­tó­ri­ca direc­ta­men­te acti­vo. […] es
un ele­men­to de reser­va, no de primera
línea y por ello pue­de en todo momen­to ser “olvi­da­do” prác­ti­ca­men­te y
“calla­do”, aun sin renun­ciar a él por com­ple­to, por­que podría vol­ver a
pre­sen­tar­se la oca­sión en que fue­ra pre­ci­so uti­li­zar­lo. Los cató­li­cos son muy
astu­tos, pero me pare­ce que en este caso son “dema­sia­do” astu­tos»[35].

Una reser­va de  per­so­na­li­dad colec­ti­va nar­co­ti­za­da que la Igle­sia en con­cre­to y el
poder en gene­ral pue­den acti­var, movi­li­zar en la calle como fuer­za reaccionaria
en cual­quier cri­sis que ame­na­ce al orden esta­ble­ci­do. Fuer­za irra­cio­nal de
masas que per­ma­ne­ce en laten­cia, dor­mi­da has­ta que des­pier­ta al son del
lla­ma­mien­to del Papa o del líder, que domi­nan las téc­ni­cas pro­pa­gan­dís­ti­cas que
mue­ven las palan­cas men­ta­les que trans­for­man la man­se­dum­bre en fero­ci­dad y
odio, aun­que el man­da­to divino es que per­se­ve­re­mos en la obe­dien­cia. En 1932 W.
Reich dio un paso más en la crí­ti­ca gramsciana:

«La
psi­co­lo­gía bur­gue­sa tie­ne por cos­tum­bre en estos casos el que­rer explicar
median­te la psi­co­lo­gía por qué moti­vos, lla­ma­dos irra­cio­na­les, se ha ido a la
huel­ga o se ha roba­do, lo que con­du­ce siem­pre a expli­ca­cio­nes reaccionarias.
Para la psi­co­lo­gía mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca la cues­tión es exac­ta­men­te lo
con­tra­rio: lo que es nece­sa­rio expli­car no es que el ham­brien­to robe o el
explo­ta­do se decla­re en huel­ga, sino por qué la mayo­ría de los ham­brien­tos no
roban y por qué la mayo­ría de los
explo­ta­dos no van a la huel­ga. La socio­eco­no­mía, por tan­to, explica
ínte­gra­men­te un hecho social cuan­do la acción y el pen­sa­mien­to son racio­na­les y
ade­cua­dos, es decir, están al ser­vi­cio de la satis­fac­ción de la nece­si­dad y reproducen
y con­ti­núan de una mane­ra inme­dia­ta la situa­ción eco­nó­mi­ca. No lo consigue
cuan­do el pen­sa­mien­to y la acción de los hom­bres están en con­tra­dic­ción con la situa­ción eco­nó­mi­ca y, por tan­to, son irra­cio­na­les»[36].

En otro tex­to de la
mis­ma épo­ca, W. Reich escri­be lo siguien­te: «(11) Si la masa se rebe­la contra
la mise­ria mate­rial y sexual, esto no cons­ti­tu­ye pro­ble­ma alguno; hay que ver
siem­pre un pro­ble­ma incom­pren­di­do cuan­do la masa actúa con­tra su pro­pio
inte­rés (“con­duc­ta irra­cio­nal”); por ejem­plo, las muje­res acep­tan el
matri­mo­nio, aun si se con­vier­te en yugo. Los tra­ba­ja­do­res olvi­dan la
explo­ta­ción cuan­do a la empre­sa le va bien, o los jóve­nes acep­tan la represión
sexual. (12) Lle­var la con­cien­cia de cla­se a las masas no es for­ma de sistema
de teo­re­mas, como maes­tri­llos de escue­la, sino desa­rro­llar­la a par­tir de la
expe­rien­cia de la masa. Poli­ti­za­ción de todas las nece­si­da­des.»[37]

W. Reich per­te­ne­cía a un
movi­mien­to polí­ti­co-inte­lec­tual que desa­rro­lla­ba la dia­léc­ti­ca entre la
sub­je­ti­vi­dad y la obje­ti­vi­dad par­tien­do de Marx y de Freud. Sus innegables
apor­ta­cio­nes fue­ron tri­tu­ra­das por la dog­má­ti­ca meca­ni­cis­ta y eco­no­mi­cis­ta de
la II Inter­na­cio­nal y del esta­li­nis­mo, más la repre­sión fas­cis­ta y el estallido
de la IIGM. Lue­go una par­te de la Escue­la de Frank­furt y de otros colectivos
revi­vie­ron al calor de la ola pre­rre­vo­lu­cio­na­ria ini­cia­da en 1968, como
vere­mos, pero de nue­vo sus vita­les apor­ta­cio­nes fue­ron arrin­co­na­das por la
ofen­si­va mun­dial lla­ma­da neoliberalismo. 

3.- G. LUKACS Y LA SINRAZON: 

EEUU, Gran Bre­ta­ña y
Fran­cia no hicie­ron una des­na­zi­fi­ca­ción seria y sis­te­má­ti­ca. Se nega­ron a
rea­li­zar una inten­sa y exten­sa des­na­zi­fi­ca­ción[38], al igual que en Ita­lia y
Japón, ade­lan­tan­do par­te de lo que un
ter­cio de siglo des­pués suce­de­ría en el Esta­do espa­ñol, en don­de no se asistió
a una espe­cie de sui­ci­dio de Hitler, jus­ti­cia popu­lar con­tra Mus­so­li­ni y juicio
con­tra el Empe­ra­dor. En el Estado
espa­ñol, la demo­cra­cia bur­gue­sa se
sui­ci­dó a los pies de la monar­quía mili­tar impues­ta por el fran­quis­mo. En la
Euro­pa capi­ta­lis­ta la OTAN, los ser­vi­cios secre­tos poli­cia­les y militares,
etc., ampa­ra­ron al nazi­fas­cis­mo, al terror de los gru­pos de extre­ma dere­cha, a
las cam­pa­ñas de mie­do e inti­mi­da­ción con­tra las izquier­das políticas,
sin­di­ca­les, cul­tu­ra­les…[39]. Fue en este con­tex­to en
el que G. Lukács redac­tó El asal­to a la
razón
, obra en la que no pier­de el tiem­po diva­gan­do sino que muy al
comien­zo afir­ma que «Hechas todas estas reser­vas, es evi­den­te que este solo
hecho ilu­mi­na cla­ra­men­te lo que aquí y en lo suce­si­vo se tra­ta de demos­trar, a
saber: que no exis­te posi­ción filo­só­fi­ca “ino­cen­te”»[40]. Sigue expli­can­do que si
bien las tesis irra­cio­na­lis­tas de Berg­son, Spen­gler, Ste­fan Geor­ge, Cro­ce o
James no eran estric­ta­men­te nazi­fas­cis­tas, es inne­ga­ble que ayu­da­ron mucho a
sen­tar sus bases filo­só­fi­cas, y concreta: 

«El
sim­ple hecho de que los entron­ques y las cone­xio­nes aquí seña­la­dos debie­ra ser
un impor­tan­te dis­ci­te moni­ti (sabed
que estáis adver­ti­dos) para todo inte­lec­tual hon­ra­do del mun­do occi­den­tal. Ello
demues­tra que allí don­de levan­ta cabe­za el irra­cio­na­lis­mo, en filo­so­fía, lleva
implí­ci­ta ya, por lo menos, la posi­bi­li­dad de una ideo­lo­gía fascista,
agre­si­va­men­te reac­cio­na­ria. Cuán­do, dón­de y cómo esta posi­bi­li­dad –en apa­rien­cia ino­cen­te– lle­gue a con­ver­tir­se en una pavo­ro­sa realidad
fas­cis­ta, no pue­de decir­lo ya la filo­so­fía. Pero la con­cien­cia de estos
entron­ques, lejos de embo­tar el sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad, de los
pen­sa­do­res debie­ra, por el con­tra­rio, avi­sar­lo, hacer­lo más sen­si­ble. Sería
enga­ñar­se peli­gro­sa­men­te a uno mis­mo, pura hipo­cre­sía, lavar­se las manos en
pro­tes­ta de ino­cen­cia, el que­rer mirar des­pec­ti­va­men­te por enci­ma del hombro
–en nom­bre de un Cro­ce o de una James– 
a la tra­yec­to­ria segui­da por el irra­cio­na­lis­mo ale­mán»[41].

La adver­ten­cia de que la
irra­cio­na­li­dad no había des­apa­re­ci­do y de que podría ir deri­van­do en fascismo
depen­dien­do de las cir­cuns­tan­cias y paí­ses, esta adver­ten­cia que aho­ra se ha
mate­ria­li­za­do en una rica com­ple­ji­dad de casos par­ti­cu­la­res que, empe­ro, nos
remi­ten al mis­mo pro­ble­ma de fon­do, apa­re­ce en todas las pági­nas de manera
direc­ta o indirecta: 

«El
irra­cio­na­lis­mo arran­ca de esta –nece­sa­ria e insu­pe­ra­ble, pero siem­pre relativa–
dis­cre­pan­cia entre la ima­gen men­tal y el ori­gi­nal obje­ti­vo. El pun­to de partida
con­sis­te en que los pro­ble­mas direc­ta­men­te plan­tea­dos al pen­sa­mien­to en cada
caso, en tan­to que son tales pro­ble­mas no resuel­tos, se pre­sen­tan bajo una
for­ma en la que pare­ce, a pri­me­ra vis­ta, como si el pen­sa­mien­to, los conceptos,
falla­sen ante la reali­dad, como si la reali­dad enfren­ta­da al pensamiento
cons­ti­tu­ye­ra un más allá de la razón (de la racio­na­li­dad del sis­te­ma de
cate­go­rías, del méto­do con­cep­tual has­ta enton­ces uti­li­za­do) Como hemos visto,
Hegel ana­li­zó cer­te­ra­men­te esta situa­ción. Su dia­léc­ti­ca del fenó­meno y la
esen­cia, de la exis­ten­cia y la ley y, sobre todo, su dia­léc­ti­ca de los conceptos
inte­lec­ti­vos, de las demar­ca­cio­nes de la refle­xión, del trán­si­to del
enten­di­mien­to a la razón, tra­zan con toda cla­ri­dad el ver­da­de­ro camino para la
solu­ción de estas difi­cul­ta­des»[42].

Muy en sín­te­sis, cuando
la ima­gen men­tal y la reali­dad obje­ti­va no con­cuer­dan, dis­cre­pan, es por­que ha
comen­za­do un pro­ce­so de nega­ción de lo real y de acep­ta­ción de lo irreal. La
posi­bi­li­dad de deri­va o caí­da al irra­cio­na­lis­mo en cual­quie­ra de sus
inten­si­da­des está pre­sen­te, por tan­to, en todo pro­ce­so de pensamiento: 

«Es
evi­den­te que este pro­ble­ma sur­ge en cada una de las fases del cono­ci­mien­to, es
decir, cada vez que el desa­rro­llo social y, por tan­to, la cien­cia y la
filo­so­fía, se ven obli­ga­das a dar un sal­to hacia ade­lan­te para domi­nar los
pro­ble­mas reales que se plan­tean. Lo cual indi­ca ya de por sí, que la opción entre
la ratio y la irra­tio no es nun­ca un pro­ble­ma filo­só­fi­co “inma­nen­te”. En la
opción de un pen­sa­dor entre los nue­vo y lo vie­jo no deci­den, en pri­mer plano,
las con­si­de­ra­cio­nes filo­só­fi­cas o men­ta­les, sino la situa­ción de cla­se y la
vin­cu­la­ción a una cla­se. Vis­ta la cosa a tra­vés de la gran pers­pec­ti­va de los
siglos, resul­ta a veces casi increí­ble cómo impor­tan­tes pen­sa­do­res, en los
umbra­les de un pro­ble­ma casi resuel­to, se detie­nen, dan media vuel­ta y, cuando
pare­ce que van a encon­trar la solu­ción, huyen en direc­ción con­tra­ria. Son
“enig­mas” que sólo pue­de acla­rar el carác­ter de cla­se de la acti­tud por ellos
adop­ta­da […] las con­di­cio­nes socia­les domi­nan a los pen­sa­do­res has­ta en sus
pro­pias y pro­fun­das con­vic­cio­nes, en su modo de pen­sar, en su modo de plantear
los pro­ble­mas, etc., sin que ellos mis­mos lo advier­tan»[43]

No exis­te una historia
úni­ca, lineal y obli­ga­da del irra­cio­na­lis­mo como un todo inma­nen­te al
pen­sa­mien­to enten­di­do como algo suprahistórico: 

«…cómo
aque­lla for­ma espe­cí­fi­ca de huir ante todo plan­tea­mien­to filo­só­fi­co decisivo,
ante todos los pro­ble­mas meto­do­ló­gi­cos y de con­cep­ción del mun­do, acti­tud que
cons­ti­tu­ye, según hemos vis­to, la for­ma fun­da­men­tal y gene­ral del
irra­cio­na­lis­mo, tie­ne nece­sa­ria­men­te que reves­tir moda­li­da­des cualitativamente
dife­ren­tes en las diver­sas fases del desa­rro­llo social y, a tenor con ello, del
desa­rro­llo filo­só­fi­co. De don­de se sigue, al mis­mo tiem­po, que el
irra­cio­na­lis­mo, aun­que se le des­cu­bra, o algo seme­jan­te a él, en las más
dife­ren­tes épo­cas de cri­sis de for­ma­cio­nes socia­les muy dis­tin­tas, no puede
poseer una his­to­ria úni­ca y cohe­ren­te, a la mane­ra que cabe hablar de la
his­to­ria del mate­ria­lis­mo o la dia­léc­ti­ca […] Es una sim­ple for­ma de reac­ción (emplean­do
aquí la pala­bra reac­ción en el doble sen­ti­do de lo secun­da­rio y lo retrógrado)
al desa­rro­llo dia­léc­ti­co del pen­sa­mien­to humano. Su his­to­ria depen­de, por
tan­to, del desa­rro­llo de la cien­cia y de la filo­so­fía, a cuyos nuevos
plan­tea­mien­tos reac­cio­na de tal modo, que con­vier­te el pro­ble­ma mis­mo en
solu­ción, pro­cla­man­do la supues­ta impo­si­bi­li­dad de prin­ci­pio del resol­ver el pro­ble­ma como una
for­ma supe­rior de com­pren­der el mun­do […] Es cier­to que tam­bién el agnosticismo
rehú­ye la solu­ción a tales pro­ble­mas; pero el agnos­ti­cis­mo se limi­ta a
decla­rar­los inso­lu­bles, negán­do­se de un modo más o menos abier­to a contestarlos
en nom­bre de una filo­so­fía cien­tí­fi­ca supues­ta­men­te exac­ta»[44]

Es en las crisis
sis­té­mi­cas, cuan­do aumen­tan las posi­bi­li­da­des de nue­vos y más duros irracionalismos
entre otras cau­sas por­que en estas cri­sis tam­bién la reli­gión dominante,
anti­gua, es des­acre­di­ta­da en sus dog­mas por la inhu­ma­ni­dad de las
con­tra­dic­cio­nes que des­bor­dan a esa reli­gión. Enton­ces «la acti­tud defen­si­va de
la reli­gión»[45]
no le sir­ve para fre­nar la apa­ri­ción de nue­vas reli­gio­nes dife­ren­tes aunque
sigan lla­mán­do­se cris­tia­nas. Este es el caso, por ejem­plo, del tomis­mo de la
Con­tra­rre­for­ma que ins­tau­ra un cato­li­cis­mo dife­ren­te al medie­val, y de las
refor­mas pro­tes­tan­tes que crean un cris­tia­nis­mo dife­ren­te al cató­li­co. Como
tam­bién lo es la «ario-ger­ma­ni­za­ción» de
Cris­to crean­do un cris­tia­nis­mo racis­ta acor­de con las nece­si­da­des del nazis­mo desarrollando
la «línea pura­men­te agnós­ti­ca del neo­kan­tis­mo impe­ria­lis­ta»[46]

Ni la reli­gión, ni la
cien­cia, ni la filo­so­fía, ni el arte…, se libran de los determinantes
mate­ria­les obje­ti­vos y sub­je­ti­vos que sur­gen de la agu­di­za­ción de la crisis
estruc­tu­ral, sien­do la opción político-filosófica
de par­ti­do 
cons­cien­te o inconsciente
la que pue­de impo­ner una alter­na­ti­va o su antagónica: 

«Como
es natu­ral, tales cri­sis no tie­nen, ni mucho menos, un carác­ter puramente
cien­tí­fi­co. Por el con­tra­rio. La agu­di­za­ción de una cri­sis cien­tí­fi­ca, la
inexo­ra­ble nece­si­dad de optar entre seguir avan­zan­do por el camino de la
dia­léc­ti­ca o empren­der la fuga hacia lo irra­cio­nal, coin­ci­de casi siem­pre –y no de un modo casual, por cier­to– con las gran­des cri­sis socia­les. […] La
deci­sión acer­ca de si las sín­te­sis filo­só­fi­cas de las cien­cias naturales
repre­sen­tan un avan­ce en cuan­to al méto­do y a la con­cep­ción del mun­do o, por el
con­tra­rio, entor­pe­cen la mar­cha hacia ade­lan­te o mar­can un retro­ce­so; o, dicho
en otros tér­mi­nos, la posi­ción de partido
de la filo­so­fía
ante este pro­ble­ma responde 
–cons­cien­te o inconscientemente– 
a la acti­tud que sus repre­sen­tan­tes adop­ten en la lucha de cla­ses del
perío­do en el que viven»[47]

Obvian­do la bri­llan­te denuncia
lukac­sia­na de las for­mas de irra­cio­na­lis­mo en la filo­so­fía bur­gue­sa, nos dete­ne­mos en las
rela­cio­nes entre socio­lo­gía e irra­cio­na­lis­mo. Max Weber, por ejemplo,
evo­lu­cio­nó a posi­cio­nes cla­ra­men­te reac­cio­na­rias como efec­to de la derro­ta de su ama­do impe­ria­lis­mo ale­mán en
1918, cuan­do habla de supe­rio­ri­dad del «pue­blo seño­rial» sobre los demás
pue­blos, cuan­do asu­me un «cesa­ris­mo bona­par­tis­ta» basa­do en la dirección
caris­má­ti­ca de un Füh­rer, etc.[48] Tam­bién estu­dia las de
otros soció­lo­gos de renom­bre, de entre los que des­ta­ca­mos a Mannheim presentado
como pro­gre­sis­ta por su opo­si­ción débil al nazis­mo que le lle­vó al exilio.
Lukács ana­li­za su rela­ti­vis­mo y su agnos­ti­cis­mo, la sub­je­ti­vi­dad de su teo­ría del
cono­ci­mien­to y la impor­tan­cia que otor­ga a la «inte­lec­tua­li­dad libre» como capa
social «que abri­ga la ilu­sión de estar por enci­ma de las cla­ses y de la lucha
de cla­ses»[49].
Pero la esen­cia de la crí­ti­ca lukac­sia­na a Mannheim apa­re­ce dos pági­nas más
adelante: 

«Sola­men­te
en un pun­to encon­tra­mos en Mannheim una acti­tud cla­ra. Este autor repu­dia toda
solu­ción social por medio de la vio­len­cia, pero equi­pa­ran­do una vez más, en un
plano for­ma­lis­ta, la dic­ta­du­ra fas­cis­ta y la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, el
Poder revo­lu­cio­na­rio y el con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, como si fue­se uno y lo mismo.
Como lo hacen siem­pre los ideó­lo­gos que temen bas­tan­te más a la democratización
radi­cal de la socie­dad, a la eli­mi­na­ción real de las fuer­zas del capital
mono­po­lis­ta y el impe­ria­lis­mo, que el retorno y la res­tau­ra­ción del fas­cis­mo»[50].

Para 1952 la llamada
Gue­rra Fría era impues­ta al mun­do por la «demo­cra­cia» del capi­tal. Lla­mar­la así
era un eufe­mis­mo que ocul­ta­ba las bar­ba­ries del impe­ria­lis­mo con­tra los pueblos
anti­im­pe­ria­lis­tas, y su irra­cio­na­lis­mo mili­ta­ris­ta plas­ma­do en las armas
ter­mo­nu­clea­res, quí­mi­cas y bacteriológicas. 
Ade­más, empe­za­ba la «gue­rra fría» cul­tu­ral y cien­tí­fi­ca en la que la
socio­lo­gía como dis­ci­pli­na esen­cial­men­te polí­ti­ca juga­ría un papel cla­ve. En
este con­tex­to, el siguien­te párra­fo de Lukács nos recuer­da tan­to la importancia
de la lucha teó­ri­co-polí­ti­ca radical 
con­tra el irra­cio­na­lis­mo, como la res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca y éti­ca de
quie­nes, negan­do toda evi­den­cia prác­ti­ca, creen que se le pue­de ven­cer exclusivamente
con la «demo­cra­cia» del capi­tal, negán­do­se a luchar deci­di­da­men­te con, según y
para otro pro­gra­ma cua­li­ta­ti­va y anta­gó­ni­ca­men­te supe­rior: el revolucionario: 

«La
pro­fun­da este­ri­li­dad del movi­mien­to socio­ló­gi­co que arran­ca de Max Weber se
reve­la cla­ra­men­te en este pro­gra­ma, tra­za­do por los repre­sen­tan­tes de la
ideo­lo­gía bur­gue­sa que no se resig­nan a capi­tu­lar sin lucha ante el
irra­cio­na­lis­mo reac­cio­na­rio-fas­cis­ta, pero que se mues­tran, sin embar­go, incapaces
de opo­ner a él un cla­ro y resuel­to pro­gra­ma demo­crá­ti­co; para no hablar de que
sus pro­pias con­cep­cio­nes gno­seo­ló­gi­cas y socio­ló­gi­cas se hallan profundamente
enrai­za­das en aque­llas ten­den­cias reac­cio­na­rias de las que, ideo­ló­gi­ca­men­te y
en últi­ma ins­tan­cia, bro­ta el fas­cis­mo. Esta dis­cre­pan­cia colo­ca a la par­te de
la inte­lec­tua­li­dad a la que nos refe­ri­mos en una posi­ción de debi­li­dad y hasta
de inde­fen­sión ideo­ló­gi­ca fren­te a la reac­ción fas­cis­ta. Inde­fen­sión que, como
demues­tra el ejem­plo del pro­pio Mannheim, no es supe­ra­da por las mismas
expe­rien­cias del fas­cis­mo. Sus ideas, tal como en este libro que­dan esbozadas,
repre­sen­tan la ideo­lo­gía de la capi­tu­la­ción inde­fen­sa ante la ola reaccionaria
de la pos­gue­rra, ni más ni menos que su socio­lo­gía del saber había representado
dicha capi­tu­la­ción en el perío­do ante­rior a la gue­rra»[51].

De capi­tu­la­ción en
capi­tu­la­ción, mucho antes del Mus­so­li­ni de 1923, en el irra­cio­na­lis­mo genérico
crea­do por el capi­ta­lis­mo des­de al menos el siglo XVII, sur­gían corrien­tes irra­cio­na­les cada vez más
impla­ca­bles según se ten­sio­na­ba la lucha de cla­ses, has­ta desem­bo­car en la
bar­ba­rie nazi: «El bar­ba­ris­mo es, para los hitle­ria­nos, un prin­ci­pio. He aquí
cómo se expre­sa­ba acer­ca de esto Hitler, ante Rausch­ning, por los días de sus conflictos
con los nacio­nal ale­ma­nes de Hugen­berg: “Esas gen­tes me con­si­de­ran como un
bár­ba­ro sin edu­ca­ción… ¡Sí, somos bár­ba­ros! Y que­re­mos ser­lo. Éste es, para
noso­tros, un títu­lo de honor. ¡Noso­tros reju­ve­ne­ce­re­mos el mun­do!”»[52].

La heroi­ci­dad del
Ejér­ci­to Rojo, sobre todo, impi­dió que el nazis­mo «reju­ve­ne­cie­ra» al mun­do a
pesar de la masi­va euge­ne­sia y exter­mi­nio geno­ci­da apli­ca­do, pero su proyecto
ha rena­ci­do[53]
con fuer­za gra­cias al Covid-19 en la mis­ma Ale­ma­nia. Pero tam­bién rena­ce bajo
otras for­mas en los EEUU: «Un artícu­lo recien­te de la revis­ta Scien­ce
seña­la que el pro­gra­ma de desa­rro­llo de vacu­nas “a máxi­ma velo­ci­dad” de la
Admi­nis­tra­ción de Trump se basa en “evi­tar la coope­ra­ción inter­na­cio­nal y
cual­quier can­di­da­to a vacu­na de Chi­na”, y tie­ne como obje­ti­vo desarrollar
vacu­nas “reser­va­das para los esta­dou­ni­den­ses”.»[54]. Hitler reser­va­ba la
«cien­cia ale­ma­na» para Ale­ma­nia; aho­ra, Trump, ávi­do lec­tor de irracionalismo
nazi en su juven­tud, reser­va la «cien­cia ame­ri­ca­na» para los EEUU. Para ambos
la humi­dad no tie­ne valor, excep­to el de la explo­ta­ción has­ta la muer­te. Recordemos:
dis­ci­te moniti.

En 1952 Lukács denunció
que «para poder luchar efi­caz­men­te con­tra el comu­nis­mo, la “demo­cra­cia” se ve
obli­ga­da a sellar un sig­ni­fi­ca­ti­vo mari­da­je con los res­tos ale­ma­nes del nazismo
(los Hjal­mar Schacht, los Krupp, los gene­ra­les de Hitler), con Fran­co […] hemos
des­ta­ca­do, como se ve, aque­llos ras­gos de la ideo­lo­gía del “mun­do libre”
acau­di­lla­da por los Esta­dos Uni­dos en que se mues­tra su coin­ci­den­cia con el
fas­cis­mo»[55].
El autor habla de «coin­ci­den­cia», no de «iden­ti­dad», pero más ade­lan­te hace una
pre­ci­sión deci­si­va para enten­der qué ha suce­di­do des­de 1952 has­ta ahora: 

«La
dema­go­gia social hitle­ria­na iba aso­cia­da a un irra­cio­na­lis­mo des­ca­ra­do y
cul­mi­na­ba en esto: las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo, con­si­de­ra­das como
inso­lu­bles –median­te el empleo de medios nor­ma­les– empu­ja­ban al sal­to a un mito radicalmente
irra­cio­na­lis­ta. La defen­sa actual 
–direc­ta­men­te apo­lo­gé­ti­ca– del
capi­ta­lis­mo, renun­cia al menos apa­ren­te­men­te al mito y al irra­cio­na­lis­mo. En
cuan­to a la for­ma, al modo de expo­si­ción y al 
esti­lo, nos encon­tra­mos aquí con una línea de argu­men­ta­ción puramente
con­cep­tual y cien­tí­fi­ca. Pero sólo apa­ren­te­men­te. El con­te­ni­do de la
cons­truc­ción con­cep­tual es, en reali­dad, la pura ausen­cia de con­cep­tos, la
cons­truc­ción de con­ca­te­na­cio­nes inexis­ten­tes y la nega­ción de las leyes reales,
el afe­rra­mien­to a las con­ca­te­na­cio­nes apa­ren­tes reve­la­das direc­ta­men­te (es
decir, al mar­gen de los con­cep­tos) por la super­fi­cie inme­dia­ta de la realidad
eco­nó­mi­ca. Esta­mos, por tan­to, ante una nue­va for­ma de irra­cio­na­lis­mo, envuelto
bajo un ropa­je apa­ren­te­men­te racio­nal. Pero no, cier­ta­men­te, ante una forma
fun­da­men­tal­men­te nue­va»[56].

Esta for­ma nue­va del
irra­cio­na­lis­mo gené­ri­co, corres­pon­dien­te al modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, es
decir, esta espe­cie de moder­ni­za­ción no cua­li­ta­ti­va sino sólo for­mal­men­te nueva
del irra­cio­na­lis­mo gené­ri­co bur­gués, tenía en 1952 la mis­ma fun­ción esencial
que en la mitad del siglo XIX, obje­ti­vo que Lukács defi­ne res­pon­dien­do a la 
pre­gun­ta que él mis­mo se hace: 

«¿Qué
es lo esen­cial, en todo ello? La con­tra­po­si­ción entre la ideo­lo­gía bur­gue­sa y
el mar­xis­mo. Éste ha sabi­do com­pren­der y poner de mani­fies­to el entron­que con
el pre­sen­te de la tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca que va des­de 1848 has­ta nues­tros días;
la ideo­lo­gía bur­gue­sa, en cam­bio, no. Sch­mitt resu­me así la situa­ción: “La
con­cien­cia de la con­ti­nui­dad lle­va con­si­go una mar­ca­da supe­rio­ri­dad y has­ta un
mono­po­lio de los auto­res comu­nis­tas con res­pec­to a los otros his­to­ria­do­res que
no se orien­tan en los acon­te­ci­mien­tos de 1848 y pier­den, a con­se­cuen­cia de
ello, el dere­cho a emi­tir un jui­cio acer­ca del pre­sen­te. La per­ple­ji­dad de los
his­to­ria­do­res bur­gue­ses es gran­de. De una par­te, con­de­nan la repre­sión de la
revo­lu­ción, mien­tras, por otra par­te, salu­dan la res­tau­ra­ción de la paz y la
segu­ri­dad como una vic­to­ria del orden»[57].

Karl Sch­mitt fue uno de
los más poten­tes ideó­lo­gos de la con­tra­rre­vo­lu­ción. A pesar de los altibajos
sufri­dos en sus vai­ve­nes polí­ti­cos, siem­pre estu­vo en el núcleo duro de la dirección
polí­ti­co-filo­só­fi­ca y jurí­di­ca del poder total de la dere­cha. Incul­có en la
cas­ta inte­lec­tual bur­gue­sa la con­cien­cia de la nece­si­dad de aca­bar con la
supe­rio­ri­dad teó­ri­ca y con el pres­ti­gio éti­co del mar­xis­mo, lo que significa
dejar vía libre al irra­cio­na­lis­mo en cual­quie­ra de sus for­mas, tam­bién la más
blan­da y disi­mu­la­da: el refor­mis­mo. ¿Cómo evi­tar­lo? ¿Cómo impe­dir que la
posi­ble reapa­ri­ción de la irra­cio­na­li­dad de masas sal­te a una realidad
pavo­ro­sa? Hay una sola res­pues­ta: inten­si­fi­can­do la lucha de cla­ses. Lukács lo
expli­ca así: «es la defen­sa de la razón
como movi­mien­to de masas
[…] Esta rebe­lión
de las masas en apo­yo de la razón
cons­ti­tu­ye la gran con­tra­par­ti­da de
nues­tro tiem­po con­tra el terror páni­co a la “masi­fi­ca­ción” y con­tra el
irra­cio­na­lis­mo que va estre­cha­men­te uni­do a él»[58].

4.- PATOLOGIA DE LA OBEDIENCIA: 

La adver­ten­cia de
Lukács — dis­ci­te moni­ti (sabed que estáis adver­ti­dos)– está escri­ta en 1952. En la pre­sen­ta­ción a la
edi­ción de 1956 no se retrac­ta de ella por la sen­ci­lla razón de que la llamada
«gue­rra fría» se ha vuel­to bár­ba­ra gue­rra calien­te de exter­mi­nio de las luchas
por la liber­tad huma­na. La «gue­rra fría»
con­tra el socia­lis­mo y los pue­blos tuvo varios fren­tes y nive­les, sien­do la
«gue­rra cul­tu­ral» para des­pres­ti­giar el mar­xis­mo, tal como pro­po­nía K. Schmitt,
el más deci­si­vo en el plano teó­ri­co y polí­ti­co, pero tam­po­co debe­mos olvi­dar la
impor­tan­cia que se dio a la derro­ta de las luchas de libe­ra­ción de la mujer
como eje prio­ri­ta­rio, aplas­ta­mien­to nece­sa­rio para dis­ci­pli­nar a la mujer
tra­ba­ja­do­ra y en espe­cial a la revo­lu­cio­na­ria[59] por­que la burguesía
intu­ye que la mejor pra­xis de la razón huma­na es la que se mate­ria­li­za en el
lema de las muje­res del Ejér­ci­to Rojo que ven­cie­ron al nazis­mo: «Pode­mos hacer
cuan­to nos pro­pon­ga­mos»[60], o tam­bién la de
lim­pia­do­ras pari­si­nas más recientemente: 
«Dejar de fre­gar y tomar las armas»[61].

Des­de al menos 1963 se
ini­ció en los EEUU una des­ca­ra­da bata­lla diri­gi­da por la escri­to­ra Helen
Ande­lin para pres­ti­giar la for­ma de vida
de la mujer bur­gue­sa, domés­ti­ca, ele­gan­te y entre­ga­da a su mari­do. Un movimiento
reac­cio­na­rio impul­sa­do por la industria
cul­tu­ral yan­qui que conec­tó con otros simi­la­res, por ejem­plo con el brasileño
de fina­les de esa déca­da: una cam­pa­ña de movi­li­za­ción de la mujer con tintes
de ideo­lo­gía nazi que hacía de la mujer
un baluar­te de la reac­ción. La bur­gue­sía chi­le­na hizo que las principales
mani­fes­ta­cio­nes reac­cio­na­rias con­tra el Gobierno Popu­lar de Allen­de des­de 1971,
ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te en sep­tiem­bre de 1970, fue­ron las de las muje­res, de
tal modo que un obser­va­dor bra­si­le­ño de la mani­fes­ta­ción de enero de 1974,
comen­tó: «Una vez que vimos mar­char a las muje­res chi­le­nas, supi­mos que los
días de Allen­de esta­ban con­ta­dos»[62]. Lue­go pro­li­fe­ra­ron toda
serie de colec­ti­vos «paci­fis­tas», «demo­crá­ti­cos», cul­tu­ra­les, reli­gio­sos, etc.,
de la mis­ma índo­le, noto­ria o sola­pa­da­men­te reac­cio­na­rios, todos ellos
mer­ce­na­rios de la «paz»[63].

La pro­pa­gan­da del
femi­nis­mo reac­cio­na­rio se sos­te­nía en bue­na medi­da en la recién creada
mito­lo­gía tec­no­crá­ti­ca, en los robots
que aho­rra­rían tra­ba­jo en el domi­ci­lio, etc. En 1967 H. Lefèb­vre publi­có su
pre­mo­ni­to­ra obra Ciber­nán­tro­po en la
que des­mon­ta­ba el mito tec­no­crá­ti­co en base tam­bién a la crí­ti­ca del fetichismo
de la mercancía: 

«El
feti­chis­mo del sis­te­ma pro­du­ce resul­ta­dos que los feti­chis­tas toman por
des­cu­bri­mien­tos y por supre­ma obje­ti­vi­dad […] La for­ma de la mercancía
intro­du­ce en la prác­ti­ca social rela­cio­nes carac­te­ri­za­das por poner entre
parén­te­sis, “espon­tá­nea­men­te”, el tra­ba­jo pro­duc­ti­vo y las rela­cio­nes de
pro­duc­ción. La for­ma de la mer­can­cía intro­du­ce, igual­men­te, cade­nas de sig­ni­fi­can­tes des­vin­cu­la­dos
de los sig­ni­fi­ca­dos (nece­si­da­des y acti­vi­da­des reales) cons­ti­tu­yen­do el
len­gua­je y el mun­do de la mer­can­cía, sus­cep­ti­bles de dar pre­tex­to a múltiples
con­no­ta­cio­nes, metá­fo­ras y sim­bo­lis­mos. La socie­dad en la cual rei­na la
mer­can­cía, en la cual esta impreg­na las con­cien­cias, da lugar a una extraña
for­ma de incon­cien­cia. La con­cien­cia mis­ma es el asien­to de lo incons­cien­te, de
la esci­sión entre la incon­cien­cia y la repre­sen­ta­ción cons­cien­te. Es la
con­cien­cia de los obje­tos que se obje­ti­va dan­do la incon­cien­cia (el
des­co­no­ci­mien­to) de los obje­tos como pro­duc­tos de las rela­cio­nes de producción.
Entre la con­cien­cia y la reali­dad se abre una lagu­na. Qui­sié­ra­mos que un puente
se ten­die­ra sobre el abis­mo para res­ta­ble­cer la reali­dad en la con­cien­cia y la
ver­dad en el pen­sa­mien­to»[64].

Entre 1952 y 1967 la
tec­no­cra­cia se había desa­rro­lla­do mucho, y ahí radi­ca la leve dife­ren­cia entre
lo dicho por Lukács, que lla­ma­ba a una movi­li­za­ción de masas en defen­sa de la
razón, y lo expre­sa­do por Lefrèb­vre, que lla­ma a res­ta­ble­cer la ver­dad en el pensamiento
y la reali­dad en la con­cien­cia: idén­ti­co men­sa­je para idén­ti­co com­ba­te contra
el irra­cio­na­lis­mo. Pero en esos 15 años Lefèb­vre pudo cono­cer más en deta­lle la
robó­ti­ca que ya se ges­ta­ba en la sofisticada 
tec­no­cien­cia, y com­pa­rar­lo con la espe­cie huma­na: «Los pobres huma­nos se
dis­tin­guen por sus mise­rias: fra­ca­sos, olvi­dos, lagu­nas, vacilaciones,
emo­ti­vi­dad, sufri­mien­to, ilu­sión de crea­ti­vi­dad, pla­ce­res, locura,
ambi­güe­da­des, inclu­so su acti­tud ambi­gua con res­pec­to al robot: tie­nen mie­do de
él y él los fas­ci­na»[65].

Sur­gía un temor
reve­ren­cial y fas­ci­na­do hacia el robot, hacia la tec­no­cien­cia. La crí­ti­ca de
Marx al feti­chis­mo de la mer­can­cía encuen­tra aquí una de sus con­fir­ma­cio­nes más
incues­tio­na­bles. Aho­ra, cuan­do pode­ro­sas far­ma­in­dus­trias[66] com­pi­ten dura­men­te entre
sí con la ayu­da de sus Esta­dos-cuna por el nego­cio de las vacu­nas[67] con­tra el Covid-19, ante
un mun­do que las mira ate­rro­ri­za­do, fas­ci­na­do e igno­ran­te, some­ti­do a la
des­in­for­ma­ción casi abso­lu­ta y a los lla­ma­mien­tos his­té­ri­cos de la extrema
dere­cha y del fas­cis­mo, com­pren­de­mos la nece­si­dad urgen­te de la lucha con­tra el
feti­chis­mo y a favor de la razón cien­tí­fi­ca[68]. Com­ba­re que sólo puede
hacer­se des­de y para una pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria, la úni­ca que puede
guiar­nos en medio de la incer­ti­dum­bre[69] y la imprecisión,
angus­tias que nos hacen depen­dien­tes de una auto­ri­dad que nos tran­qui­li­ce aun­que ello supon­ga la amenaza
tec­no­to­ta­li­ta­ria[70].

En reali­dad, no es nada
nue­vo, como esta­mos vien­do des­de el ini­cio. Tam­po­co lo era hace medio siglo
cuan­do las refle­xio­nes sobre por qué aumen­ta­ba la pato­lo­gía de la obediencia
lle­ga­ban a una con­clu­sión ple­na­men­te actual, que P. Brück­ner expre­só así: «se
nece­si­tan muy pocas pala­bras para expre­sar uno de los núcleos cen­tra­les de la
pro­ble­má­ti­ca de la obe­dien­cia: ¿qué es lo que real­men­te pre­ten­den nuestros
esfuer­zos peda­gó­gi­cos: tran­qui­li­dad o
liber­tad
[71].
Edu­car en la tran­qui­li­dad exi­ge no estu­diar, no denun­ciar y no com­ba­tir la
injus­ti­cia, exi­ge una dosis alta de igno­ran­cia y de silen­cia­mien­to de la razón.
Edu­car en la liber­tad exi­ge edu­car en el estu­dio, la crí­ti­ca y el com­ba­te por
esa liber­tad, por con­quis­tar­la y por defen­der­la. El mis­mo autor escri­be más
adelante: 

«La
obe­dien­cia está tam­bién carac­te­ri­za­da por unas rela­cio­nes des­equi­li­bra­das de
poder, man­te­ni­mien­to en el que algu­na de las par­tes se encuen­tra especialmente
intere­sa­do. El poder que no pue­de demos­trar una 
legi­ti­mi­dad racio­nal, y acep­ta­ble por lo tan­to para el ser humano, sino
que más bien des­can­sa en el dere­cho del más fuer­te o en la pose­sión de la
con­cien­cia, tie­ne como con­se­cuen­cia una obe­dien­cia cuyos resul­ta­dos son
nece­sa­ria­men­te pato­ló­gi­cos»[72].

Tras el esta­lli­do de
1968, en 1971 la lucha de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal se exten­día por todo
el mun­do. Masi­fi­car la pato­lo­gía de la obe­dien­cia median­te la ley del más
fuer­te y la mani­pu­la­ción de las con­cien­cias siem­pre es una de las fuer­zas del irra­cio­na­lis­mo y de
su asal­to a la razón, y tam­bién lo era en aque­llos años. Para la bur­gue­sía era
urgen­te impo­ner la tran­qui­li­dad y la
obe­dien­cia pato­ló­gi­ca, per­si­guien­do la liber­tad.
Debía impe­dir a cual­quier pre­cio que la huma­ni­dad explo­ta­da hicie­ra suya y
prac­ti­ca­se la máxi­ma de las muje­res del Ejér­ci­to Rojo que derro­ta­ron al nazismo:
«Pode­mos hacer cuan­to nos pro­pon­ga­mos»; tenía que cor­tar el avan­ce de la razón
y de la teo­ría, implan­tan­do la irra­cio­na­li­dad del dog­ma, al decir de M.
Horkheimer: 

«Bajo
deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias se impo­ne una deci­sión dog­má­ti­ca en lugar de un
jui­cio espe­cia­li­za­do y lim­pio de mácu­la. En aque­llos luga­res en los que la
con­fron­ta­ción con la reali­dad va acom­pa­ña­da de inse­gu­ri­dad o mie­do, nos
sen­ti­mos incli­na­dos a ele­var has­ta lo abso­lu­to las esca­las subjetivas,
sim­pli­fi­can­do el mun­do a una sim­ple con­se­cuen­cia de valo­res medi­dos con esta
esca­la de valor abso­lu­to. Cuan­do obser­va­mos oca­sio­nal­men­te nues­tros deseos,
espe­ran­zas y temo­res ante las situa­cio­nes, vemos que nin­gu­na de ellas está
com­ple­ta­men­te libre de res­tric­cio­nes y des­fi­gu­ra­cio­nes de lo per­ci­bi­do, aunque
unos se incli­nan más, y otros menos, hacia ello»[73].

La sub­je­ti­va­ción y
sim­pli­fi­ca­ción de la reali­dad por par­te de la pobla­ción obe­dien­te le facilita
al poder «hacer un uso racio­nal de su irra­cio­na­li­dad […] se tra­ta de un poder
que no se ve obs­ta­cu­li­za­do por la obje­ti­vi­dad racio­nal»[74], según expli­ca­ba Adorno
en 1972. Esta idea era impor­tan­te en aquél momen­to por­que adver­tía de la
posi­bi­li­dad ate­rra­do­ra de que el capi­ta­lis­mo en cri­sis mani­pu­la­se tan­to la
racio­na­li­dad fas­cis­ta sub­si­dia­ria como la que corres­pon­día a esa fase de
acu­mu­la­ción, con la racio­na­li­dad parcial
sufi­cien­te como para, jun­to con otros méto­dos, derro­tar la radi­ca­li­za­ción al
alza de la lucha de cla­ses: «De acuer­do con la ideo­lo­gía domi­nan­te en la
actua­li­dad, se esta­ble­ce que cuan­to más se encuen­tran los hom­bres a la merced
de cues­tio­nes obje­ti­vas sobre las que no pue­den influir o creen no poder
hacer­lo, tan­to más sub­je­ti­vi­zan su inca­pa­ci­dad […] En el len­gua­je de la
filo­so­fía podría decir­se que la alie­na­ción del pue­blo res­pec­to de la democracia
refle­ja la auto­alie­na­ción de la socie­dad»[75].

Un pue­blo muy limitado
en su capa­ci­dad de ana­li­zar obje­ti­va­men­te la explo­ta­ción que pade­ce, que desfigura
y sim­pli­fi­ca esa reali­dad has­ta caer en
la sub­je­ti­va­ción obe­dien­te, un pue­blo así se des­li­za hacia la pasi­va indiferencia
social y la apa­tía polí­ti­ca, faci­li­tan­do de ese modo la efec­ti­vi­dad de la
repre­sión que cae sobre su par­te lucha­do­ra, la que sí sabe qué suce­de, por qué
suce­de y, sobre todo, cómo luchar con­tra lo que suce­de. En el Chi­le de 1972, hubo un deba­te en el que se dijo entre otras
muchas cosas: 

«El
papel que jue­gan las pau­tas de con­duc­ta auto­ri­ta­ria como meca­nis­mo de
pro­duc­ción y repro­duc­ción de la estruc­tu­ra de cla­ses pue­de ser ilus­tra­do por
dos impli­can­cias ejem­pla­res. En pri­mer lugar, cabe lla­mar la aten­ción sobre la
estre­cha corre­la­ción entre estruc­tu­ra de per­so­na­li­dad auto­ri­ta­ria y apa­tía
polí­ti­ca.
[…] En segun­do lugar, y en rela­ción con la apa­tía política,
cabe seña­lar la faci­li­dad con la que el indi­vi­duo muti­la­do en su capacidad
cog­ni­ti­va e inse­gu­ro en su iden­ti­dad es mani­pu­la­do en su agre­si­vi­dad»[76].

Recien­te­men­te, M. Tobón
ha escri­to un tex­to en el que des­cri­be la uni­dad entre la pato­lo­gía de la
obe­dien­cia, la agre­si­vi­dad y la pato­gé­ne­sis[77] fas­cis­ta. Vol­vien­do al
Chi­le de 1972, tres años des­pués y muy pro­ba­ble­men­te impac­ta­do por el golpe
fas­cis­ta que aho­gó en san­gre a su pue­blo tra­ba­ja­dor, D. Sibo­ney también
estu­dia­ba en la Ita­lia de 1975 la por enton­ces impen­sa­ble vuel­ta de un
neo­fas­cis­mo popu­lis­ta «sua­ve» al esti­lo de Ber­lus­co­ni en 1994, dada la enorme
fuer­za par­la­men­ta­ria del PCI. En con­tra del dog­ma mio­pe deter­mi­nis­ta y
meca­ni­cis­ta de la social­de­mo­cra­cia y del euro­co­mu­nis­mo enton­ces todopoderoso,
D. Sibony se atre­vió a estu­diar la sumi­sión a la «figu­ra del Amo»[78] según la feliz expre­sión que intro­du­ce en su estu­dio sobre el avan­ce sote­rra­do de la
indi­fe­ren­cia en polí­ti­ca, tal como titu­ló a su texto. 

La pes­te de la apatía
polí­ti­ca en una pri­me­ra fase, y de la agre­si­vi­dad neo­fas­cis­ta que emer­ge­rá sin
rubor alguno, al esti­lo de la orga­ni­za­ción lum­pen bona­par­tis­ta, carcomió
imper­cep­ti­ble­men­te al prin­ci­pio la socie­dad ita­lia­na, en la que el PCI lle­gó a
ser el pri­mer par­ti­do en 1984, para apa­re­cer lue­go a la super­fi­cie polí­ti­ca, al
igual que el Covid-19 pudre el cuer­po por den­tro has­ta que le ape­te­ce salir a
esce­na. Una de las razo­nes que expli­can esta heca­tom­be es la pasi­vi­dad del
grue­so de las izquier­das ante la estra­te­gia del capi­tal de inten­si­fi­car la
bata­lla irra­cio­nal, abier­ta poco antes inclu­so de la eje­cu­ción de Mus­so­li­ni a
manos de la jus­ti­cia popu­lar. G. Jer­vis denun­ció que: 

«En la socie­dad indus­trial avanzada,
post­cris­tia­na y pos­li­be­ral, la cri­sis de los valo­res tra­di­cio­na­les deja abierto
el cam­po a intrin­ca­das bata­llas. La com­ple­ji­dad y la inse­gu­ri­dad de la vida
coti­dia­na hacen extre­ma­da­men­te difí­cil el dis­cer­ni­mien­to de los cri­te­rios que
gobier­nan la racio­na­li­dad de la con­duc­ta […] Somos exhor­ta­dos a ser normales
obe­de­cien­do a las leyes, hon­ran­do al padre y a la madre, vis­tién­do­nos como
requie­re nues­tra con­di­ción social, tenien­do las dis­trac­cio­nes y las costumbres
de nues­tro pro­pio ambien­te, com­por­tán­do­nos de modo tran­qui­lo y sen­sa­to, así
suce­si­va­men­te. La nor­ma­li­dad vie­ne pres­cri­ta como una serie varia­ble (según las
cla­ses) de códi­gos de com­por­ta­mien­to; si ésta es vio­la­da inter­vie­nen la
repre­sión judi­cial y la psi­quiá­tri­ca, en par­ti­cu­lar si el suje­to per­te­ne­ce a
cla­ses socia­les subor­di­na­das»[79]

G. Jer­vis tam­bién afirmó
 que: «Las más típi­cas e importantes
nece­si­da­des socia­les son nece­si­da­des radi­ca­les, apa­ren­te­men­te no vin­cu­la­das a
las nece­si­da­des inme­dia­tas del cuer­po, tales como por ejem­plo, la nece­si­dad de
liber­tad, la nece­si­dad de jus­ti­cia, la nece­si­dad de igual­dad, la nece­si­dad de
cono­ci­mien­to. Se pue­de obser­var que aun­que todas ellas sean nece­si­da­des his­tó­ri­cas (es decir, no dadas a prio­ri, sino naci­das y determinadas
por modos con­cre­tos de vida) tie­nen tam­bién todas ellas algo de cons­tan­te, al
igual que las nece­si­da­des ele­men­ta­les […] Las nece­si­da­des socia­les radi­ca­les no
vie­nen de arri­ba sino que nacen de la pra­xis, es decir, que se defi­nen en el
defi­nir­se de los hom­bres a tra­vés de la
his­to­ria de las gene­ra­cio­nes, y del pro­ce­so de la lucha de cla­ses.»[80].

G. Jer­vis toca­ba aquí de
for­ma direc­ta una cues­tión cla­ve en aque­llos años: el recha­zo de la lucha de
cla­ses y de la pro­pia exis­ten­cia del pro­le­ta­ria­do, por par­te de la casta
inte­lec­tual en gene­ral y en con­cre­to el post­mo­der­nis­mo. Argu­men­tar la
exis­ten­cia de la lucha de cla­ses y sus efec­tos sobre la estructura
psi­co­po­lí­ti­ca del capi­ta­lis­mo era con­tra­ve­nir en direc­to las «modas post»[81] según la ocurrente
expre­sión de N. Kohan. La crí­ti­ca de Callí­ni­cos a las tesis de Haber­mas[82] y sus dife­ren­cias con las
de Sch­mitt sobre la demo­cra­cia son más váli­das aho­ra que enton­ces –1989– porque
el Covid-19 es una excu­sa per­fec­ta para recor­tar la demo­cra­cia. Ade­más, el
rela­ti­vis­mo epis­té­mi­co[83] del post­mo­der­nis­mo ha
debi­li­ta­do la fuer­za de la razón, res­tán­do­le mucha capa­ci­dad para enfrentarse
al irracionalismo. 

La crí­ti­ca de la
demo­cra­cia bur­gue­sa se sus­ten­ta en últi­mo aná­li­sis sobre la crí­ti­ca del fetichismo
de la mer­can­cía por­que ésta des­cu­bre el lími­te de la ideo­lo­gía domi­nan­te. En
2009 A. Jap­pe puso en cla­ro este asun­to y, ade­más, recu­pe­ró la impor­tan­cia del
estu­dio de las rela­cio­nes entre feti­chis­mo e incons­cien­cia: «El feti­chis­mo es
el secre­to fun­da­men­tal de la socie­dad moder­na, lo que no se dice ni se debe
reve­lar. En eso se pare­ce al incons­cien­te; y la des­crip­ción mar­xia­na del
feti­chis­mo como for­ma de incons­cien­cia social y como cie­go proceso
auto­rre­gu­la­dor mues­tra intere­san­tes ana­lo­gías con la teo­ría freu­dia­na»[84], lla­man­do así la atención
sobre una pro­ble­má­ti­ca cru­cial: cómo vol­ver el incons­cien­te reac­cio­na­rio en el
cons­cien­te revo­lu­cio­na­rio[85].

El feti­chis­mo impo­ne el
silen­cio y ocul­ta lo real: vuel­ve incons­cien­te a la socie­dad. De este modo,
cuan­do no se pue­de ver, ni oír, ni hablar en un con­tex­to autorregulado
cie­ga­men­te por la dic­ta­du­ra de la mer­can­cía, ahí, en ese desier­to sin
huma­ni­dad, exis­ten las con­di­cio­nes para el irra­cio­na­lis­mo por­que: «Cri­ti­car las
teo­rías pos­mo­der­nas resul­ta difí­cil debi­do a su carác­ter auto-afir­ma­dor que
hace impo­si­ble toda dis­cu­sión, trans­for­man­do sus afir­ma­cio­nes en ver­da­des de fe
ante las cua­les sólo cabe creer o no creer»[86]. A la vez, la docta
igno­ran­cia[87]
post­mo­der­na en sus ata­ques al mar­xis­mo ha ser­vi­do para refor­zar la apatía
polí­ti­ca dan­do bazas a las buro­cra­cias refor­mis­tas para girar al «cen­tro
izquier­dis­mo»[88].
Es por esto que F. Eri­ce acon­se­ja: «reac­cio­nar fren­te a planteamientos
pos­mo­der­nos que cons­ti­tu­yen un ver­da­de­ro “asal­to a la razón”
 y
aler­tar sobre la difu­sión acrí­ti­ca de estas ideas entre cier­ta izquierda
polí­ti­ca y social»[89].

No nos pre­ci­pi­te­mos en el
tiem­po. Para media­dos de los ’80 auto­res mar­xis­tas habían recu­pe­ra­do la
rigu­ro­sa radi­ca­li­dad teó­ri­ca de su méto­do al calor de la cri­sis de 1986 – 73, pero
seguía cre­cien­do el abis­mo entre el inago­ta­ble poten­cial heu­rís­ti­co de esta
guía revo­lu­cio­na­ria y el ago­ta­mien­to de la dog­má­ti­ca esta­li­nis­ta y
euro­co­mu­nis­ta en su deli­be­ra­do recha­zo de lo sub­je­ti­vo, de las cadenas
irra­cio­na­les del feti­chis­mo. Ya hemos habla­do del esplen­dor del PCI en 1984 y
de su esta­lli­do sie­te años más tar­de. En esa situa­ción, una autora
repre­sen­tan­te del refor­mis­mo duro, Susan Stan­gre, escri­bió en 1986 la famo­sa la
expre­sión «capi­ta­lis­mo de casino»[90] para mos­trar cómo la gran
bur­gue­sía nada­ba en oro y cham­pán mien­tras aumen­ta­ba la masa de empo­bre­ci­dos. Pero
hablar de casino y de «dine­ro loco» sig­ni­fi­ca asu­mir que la incer­ti­dum­bre y el
azar rigen la vida y las finan­zas, sobre todo en Wall Street[91].

Vis­to esto, la pregunta
es: ¿aca­so el azar y la incer­ti­dum­bre inhe­ren­te a la eco­no­mía de casino, a la
espe­cu­la­ción de alto ries­go, no está suje­ta a la nece­si­dad de cri­sis del
capi­tal cada vez más fre­cuen­tes y duras? Pero res­pon­der a esta pregunta
requie­re de un domi­nio sufi­cien­te de las cate­go­rías filo­só­fi­cas y de su
apli­ca­bi­li­dad a la dia­léc­ti­ca del capi­tal, saber que iba sien­do marginado
por­que la dia­léc­ti­ca en incon­ci­lia­ble con el refor­mis­mo. Debe­mos decir que las
con­tra­dic­cio­nes se agu­di­za­ban tan­to en lo obje­ti­vo que, al mar­gen aho­ra de las
cade­nas sub­je­ti­vas del feti­chis­mo, sec­to­res refor­mis­tas no tuvie­ron más remedio
que constatarlo. 

Ese cli­ma de
con­tin­gen­cia e inde­ter­mi­na­ción de la vida social que empe­zó a expan­dir­se con
alti­ba­jos a fina­les de los ’80 sería una de las bases sobre las que crecerían
nue­vos irra­cio­na­lis­mos, ali­men­ta­dos tam­bién por los demo­le­do­res efec­tos del
neo­li­be­ra­lis­mo sobre la liber­tad, jus­ti­cia, igual­dad y cono­ci­mien­to. A mediados
de los ’90 un colec­ti­vo de inte­lec­tua­les refor­mis­tas, los resu­mió en cuatro
pun­tos cen­tra­les: 1) ata­que el «Esta­do del bien­es­tar»; 2) ausen­cia de política
indus­trial; 3) fle­xi­bi­li­za­ción del mer­ca­do labo­ral; y 4) proteccionismo
res­pec­to a las impor­ta­cio­nes del Ter­cer Mun­do[92]. Todos y cada uno de
ellos ata­can los fun­da­men­tos de las «nece­si­da­des radi­ca­les». Un capi­ta­lis­mo de casino en el que el dine­ro loco podía
hacer y des­ha­cer a su anto­jo por­que se había debi­li­ta­do el con­trol finan­cie­ro y
fis­cal del Esta­do, por­que éste ya no inten­ta­ba fre­nar la pobre­za y la enfermedad
al alza, por­que la indus­tria esta­ba supe­di­ta­da a la especulación
finan­cie­ra, por­que des­tro­za­ba los
dere­chos labo­ra­les, y por­que mul­ti­pli­ca­ba las agre­sio­nes con­tra el Tercer
Mundo. 

Resul­ta por tanto
com­pren­si­ble que capi­ta­les ocio­sos entra­sen en el lucra­ti­vo nego­cio de «explo­tar la his­te­ria»[93] amplian­do el mer­ca­do de
la «inse­gu­ri­dad» y de la repre­sión a raíz de la suce­sión de cri­sis entre 1994 y
2001. Ya antes de los terri­bles efec­tos de la ter­ce­ra Gran Depre­sión de 2007 se
reco­no­cía que: «Domi­na la incertidumbre […] 
una inse­gu­ri­dad difu­sa, en una cri­sis de repre­sen­ta­ción polí­ti­ca, en una
cri­sis de iden­ti­dad. […] La creciente
deman­da de pro­tec­ción, que ha favo­re­ci­do el naci­mien­to de un ver­da­de­ro mercado
de la segu­ri­dad, cons­ti­tu­ye un índi­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo de la difu­sión social de un
voca­bu­la­rio moti­va­cio­nal de la pre­ca­rie­dad y el mie­do»[94], todo ello pre­sio­na­do al
máxi­mo por un mun­do some­ti­do a una «nue­va eco­no­mía
polí­ti­ca (glo­bal) de la gue­rra
[95].

Entre 2007 y 2019 se
mul­ti­pli­ca­ron las con­di­cio­nes que pue­den reac­ti­var irra­cio­na­lis­mos varios tanto
por refor­zar su rela­ti­va auto­no­mía como debi­do a la direc­ta inter­ven­ción de los apa­ra­tos de
sojuz­ga­mien­to psi­co­ló­gi­co de masas. A comien­zos de 2010, el sin­di­ca­to LAB[96] denun­ció el aumen­to de
depre­sio­nes, infar­tos y sui­ci­dios como efec­to de la cri­sis. Mien­tras tan­to, la
alter­na­ti­va del apa­ra­to psi­quiá­tri­co ofi­cial a la devas­ta­ción era mejo­rar la
«psi­co­lo­gía de la sumi­sión»[97] para nor­ma­li­zar la
mise­ria men­tal y sus peli­gros. Pero los sui­ci­dios aumen­ta­ban: una seria investigación
colec­ti­va[98]
apor­ta­ba por­cen­ta­jes escan­da­lo­sos sobre la rela­ción direc­ta entre cri­sis y
suicidio. 

Vol­vía a con­fir­mar­se lo
que ya se sabía des­de hacía tiem­po: las rela­cio­nes entre mie­do y con­trol polí­ti­co[99], en una socie­dad que no
podía resol­ver nece­si­da­des bási­cas como vivien­da[100] y tra­ba­jo, lo que
empeo­ra­ba la salud psi­co­so­má­ti­ca del
pro­le­ta­ria­do. Poco antes de la aparición
públi­ca del coro­na­vi­rus un estu­dio afir­ma­ba que: «En pleno 2019 no hace fal­ta col­gar­se de un anda­mio para jugar­se la vida.
La pre­ca­rie­dad, el estrés y el exce­so de tra­ba­jo tam­bién enfer­man. Y matan.
Matan mucho más que los acci­den­tes»[101].

5.- TERROR DURO Y BUEN TERROR 

La irrup­ción del
Covid-19 hizo que ape­nas se cono­cie­ra el resul­ta­do de un estu­dio según el cual
la bur­gue­sía yan­qui y bri­tá­ni­ca vivía un pro­me­dio de casi 10 años más y mejor
que el pro­le­ta­ria­do[102], con­fir­man­do los
resul­ta­dos de otros muchos estu­dios al res­pec­to. La imposición 
de una vida tra­ba­ja­do­ra peor y
más cor­ta, des­tru­ye de raíz la
satis­fac­ción cua­li­ta­ti­va de las «nece­si­da­des
radi­ca­les
»: liber­tad, jus­ti­cia, igualdad, 
cono­ci­mien­to. Esta sobrex­plo­ta­ción inhu­ma­na es una de las cau­sas de que
el coro­na­vi­rus mate más al pro­le­ta­ria­do y al cam­pe­si­na­do que a la bur­gue­sía. También
es una de las razo­nes que expli­can por qué sec­to­res alie­na­dos de las masas
popu­la­res se afe­rran a creen­cias como sal­va­vi­das, y por qué las burocracias
reli­gio­sas redo­blan sus ata­ques al méto­do racio­nal de pen­sa­mien­to, y su fobia
misó­gi­na[103],
invo­lu­ción refor­za­da por el pro­ce­so de
bea­ti­fi­ca­ción de la rei­na Isa­bel I de Cas­ti­lla[104], un autén­ti­co asal­to a
la razón en su for­ma his­tó­ri­ca por lo que supu­so esta rei­na en el empeoramiento
de las con­di­cio­nes de vida de los pue­blos explo­ta­dos en su época. 

El cris­tia­nis­mo es
un poder irra­cio­nal que supe­di­ta la salud huma­na y las «nece­si­da­des radia­les» a lo que dicen que es la
volun­tad de un supues­to dios. El fana­tis­mo cris­tiano por rea­li­zar sus cultos
eso­té­ri­cos y mis­té­ri­cos, de encan­ta­mien­tos mági­cos toma­dos del poli­teís­mo, en
espe­cial el cani­ba­lis­mo ritual del Sacra­men­to de la Comu­nión, faci­li­ta que haya
un ver­da­de­ro cani­ba­lis­mo pero en bene­fi­cio del Covid-19 que pue­de alimentarse
de car­ne huma­na en esas reunio­nes: «En situa­cio­nes de cri­sis como la actual, los
fun­da­men­ta­lis­mos reli­gio­sos (de todas las con­fe­sio­nes) se opo­nen a las
regu­la­cio­nes huma­nas a la ley de dios, exi­gien­do obe­dien­cia a man­da­tos divinos
que supues­ta­men­te inter­pre­tan y ges­tio­nan […] El lógi­co temor que gene­ra la
pan­de­mia per­mi­te a los líde­res fun­da­men­ta­lis­tas ape­lar al dis­cur­so apocalíptico
y acon­se­jar a los peca­do­res un regre­so a la ver­dad reve­la­da.»[105]. O por decir­lo de otro
modo: 

«La reli­gión es la máxima
expre­sión de la alie­na­ción del ser humano, que “trans­fie­re” su impo­ten­cia para
cam­biar el pre­sen­te a unos seres que sólo exis­ten en su cabe­za.
 Pero
como toda ideo­lo­gía, para que ten­ga fuer­za real, tie­ne que expre­sar­se en
orga­ni­za­cio­nes: las igle­sias son las cris­ta­li­za­cio­nes de las
ideas que bullen en la cabe­za de los seres huma­nos. Esa alie­na­ción surge
de la impo­ten­cia fren­te a la natu­ra­le­za, fuer­za incon­tro­la­ble para los seres
huma­nos; bajo el capi­ta­lis­mo y su eco­no­mía, la “mano oscu­ra del mer­ca­do”, etc.,
que actúa fren­te a los seres huma­nos como cual­quier fuer­za de la naturaleza,
fue­ra del con­trol de la volun­tad huma­na; o bien fren­te a los dos al unísono. 

En el capi­ta­lis­mo la
alie­na­ción se com­pli­ca con la cosi­fi­ca­ción de las rela­cio­nes sociales,
des­hu­ma­ni­zán­do­las has­ta el extre­mo
; el
mer­ca­do es el lugar (¿”paraí­so”?) en el que los seres huma­nos se relacionan,
com­pran­do y ven­dien­do sus mer­can­cías y don­de está atra­pa­da la voluntad
indi­vi­dual. El extre­mo al que con­du­ce esta alie­na­ción es la reificación,
la atri­bu­ción a las cosas, y espe­cial­men­te a una, el dine­ro, de cualidades
huma­nas. […] una socie­dad que tie­ne ese alto nivel de racio­na­li­dad en
su desa­rro­llo no ha sido capaz de abo­lir, de des­te­rrar la supers­ti­ción, la
irra­cio­na­li­dad y la reli­gión de sus vidas
[106].

El Covid-19 está des­bor­dan­do los débi­les sis­te­mas de con­ten­ción del
irra­cio­na­lis­mo, y ha agu­di­za­do el cho­que de cla­ses y de polí­ti­cas de cla­se entre
la razón y la sin­ra­zón[107],
cho­que que se ve cla­ra­men­te en las movi­li­za­cio­nes fas­cis­tas al alza[108], en los ata­ques a la cien­cia[109]
de la Admi­nis­tra­ción Trump, etc. De este modo, por un lado, tene­mos que: 

«El mun­do con­tem­po­rá­neo se rige por
un rum­bo incier­to y volá­til que, en su mare­mág­num, tien­de a per­der sen­ti­do ante
nues­tros ojos y pará­me­tros men­ta­les. La ins­tau­ra­ción de esta era de la
incer­ti­dum­bre
no sólo dina­mi­tó aque­llo que con­si­de­rá­ba­mos como dado y
segu­ro, sino que tam­bién arrai­gó incre­du­li­dad y des­cré­di­to res­pec­to a la
cien­cia. Como par­te de este sín­dro­me de la des­con­fian­za –que
es, en sí, una des­con­fian­za hacia “el otro”– se impu­sie­ron los dema­go­gos que
masa­cran y tri­via­li­zan la pala­bra y que se tor­nan ven­de­do­res de humo des­de las
caver­nas de la reac­ción o del pro­gre­sis­mo, aún sin ser espe­cia­lis­tas en casi
nada más que la calum­nia y la intriga. 

Este nega­cio­nis­mo –finan­cia­do, sobre
todo, por la deca­den­te indus­tria petro­le­ra– es una espe­cie de des­pre­cio hacia
el cono­ci­mien­to razo­na­do, sis­te­ma­ti­za­do y rigu­ro­so, que lo mis­mo pro­vie­ne de
las cla­ses diri­gen­tes que de los sec­to­res popu­la­res, en sus afa­nes por
tri­via­li­zar la ver­dad. El fun­da­men­to de esta acti­tud dis­pli­cen­te es el arribo
de un mun­do post­fac­tual, regi­do no por los hechos sus­cep­ti­bles de
con­tras­ta­ción y con­fir­ma­ción, sino por el resor­te de las pul­sio­nes y emociones
más pri­mi­ti­vas de los indi­vi­duos. El mun­do feno­mé­ni­co da paso a los llamados
“hechos alter­na­ti­vos” (los alter­na­ti­ve facts de Kell­yan­ne Conway,
con­se­je­ra pre­si­den­cial de Donald Trump) que encu­bren la men­ti­ra y el engaño
mani­queís­ta.»[110] .

Por otro lado tene­mos que, según Muñoz, varias déca­das antes
del 2000 empe­za­ron a sur­gir deba­tes sobre la razón y la racio­na­li­dad[111] en las teo­rías del
cono­ci­mien­to, mos­tran­do la cre­cien­te preo­cu­pa­ción por esta pro­ble­má­ti­ca. Pero
lo que aquí y aho­ra nos intere­sa es cons­ta­tar cómo el irra­cio­na­lis­mo se oculta
y se refuer­za con dosis de racio­na­lis­mo. Por el lado de la irracionalidad
glo­bal, H. Kri­vi­ne cri­ti­ca con toda lógi­ca el avan­ce de la «mise­ria
inte­lec­tual»[112],
es decir el aumen­to del irra­cio­na­lis­mo y de la reli­gión, peli­gro ante el cual
hace un lla­man­do a la defen­sa a ultranza
del méto­do racio­nal y cien­tí­fi­co de pen­sa­mien­to. Por el lado de la racionalidad
par­cial, otro colec­ti­vo hace un
lla­ma­mien­to a la muy nece­sa­ria lucha con­tra la domi­na­ción digi­tal[113], con­tra el mito reaccionario
de que es la tec­no­cien­cia la que nos sal­va­rá de la heca­tom­be, cuan­do en
reali­dad nos sumer­ge­rá en algo infi­ni­ta­men­te peor que el pan­óp­ti­co de Bentham.
Ya antes del Covid-19 había que­da­do esta­ble­ci­do que: 

«El
mie­do es el men­sa­je, men­sa­je que el apa­ra­to ideo­ló­gi­co de nues­tras sociedades
demo­crá­ti­cas lla­ma­das “avan­za­das”, arti­cu­la. Mie­do nece­sa­rio para jus­ti­fi­car y
para lle­var a cabo, por par­te del Esta­do, el con­trol –cada vez más téc­ni­co– en
aras de la segu­ri­dad de sus súbditos/​ciudadanos. Mie­do a la cri­sis, mie­do a no
lle­gar a fin de mes, mie­do al terro­ris­ta, mie­do al otro, mie­do al migrante,
mie­do a los bár­ba­ros, mie­dos que se acu­mu­lan has­ta lle­gar al mie­do. Mie­do que
ver­te­bra nues­tras socie­da­des mili­ta­ri­za­das.»[114]

Y aho­ra cre­ce el miedo
atá­vi­co al Covid-19 por­que, al ser atá­vi­co, sur­ge de nues­tra antro­po­ge­nia y vuelve
a ella refor­za­do por la alie­na­ción social. Median­te esta ida y vuel­ta, se
pro­du­ce un sal­to cua­li­ta­ti­vo bifron­te, con dos caras. Una es la del terror
bru­to: que el pro­le­ta­ria­do mue­ra, se sui­ci­de en bene­fi­cio de la bur­gue­sía yendo
a tra­ba­jar con alto peli­gro de con­ta­gio, levan­tan­do la cua­ren­te­na antes de
tiem­po, redu­cien­do las prue­bas y la cura­ción, redu­cien­do la asis­ten­cia en los
domi­ci­lios, etc. Esta es la exi­gen­cia social-dar­wi­nis­ta de cada vez más
ideó­lo­gos del capi­tal inter­na­cio­nal: acti­var la pro­duc­ción de valor y la
obten­ción de bene­fi­cio a cos­ta de la vida huma­na. Dado que el virus no destruye
mate­rial­men­te fábri­cas, tre­nes, cam­pos, hos­pi­ta­les, puen­tes, líneas eléctricas,
ciu­da­des, bar­cos, labo­ra­to­rios, escue­las, pre­sas y embal­ses…, como en la guerra
de 1941 – 45 que revi­vió al capi­ta­lis­mo, aho­ra y para salir de esta cri­sis al
menos hay que des­truir fuer­za de tra­ba­jo mien­tras el impe­ria­lis­mo orga­ni­za una
«gue­rra glo­bal»[115].

La otra cara que
refuer­za la efec­ti­vi­dad del terror duro es el «buen terror»[116]. Sobre la pri­me­ra forma
de terror no vamos a decir nada que no se sepa, sólo recor­dar que el mismo
gobierno espa­ñol reco­no­ce que en los últi­mos diez años se han rea­li­za­do más de
950 tor­tu­ras[117]
en las cár­ce­les, lo que sugie­re que el núme­ro real será mucho mayor, sin contar
los malos tra­tos y otras for­mas de tor­tu­ra que se han podi­do dar en comisarías.
El «buen terror» es el que se empie­za a sufrir en Chi­le, pero que es una
tác­ti­ca común a la con­tra­in­sur­gen­cia, tam­bién con­tra Eus­kal Herria: bajar la
dure­za de la repre­sión físi­ca y aumentar
la legal, las mul­tas espe­cial­men­te con­tra las pro­tes­tas en barrios obre­ros[118], las incau­ta­cio­nes de
cuen­tas[119],
las deten­cio­nes, el cie­rre de loca­les y gaz­tetxes[120], la cen­su­ra, los
des­pi­dos, las res­tric­cio­nes de dere­chos…, dicien­do que se hace para fre­nar la
pan­de­mia en bien de la «ciu­da­da­nía»

El «buen terror», con
poca vio­len­cia ni visi­ble ni estri­den­te, bus­ca crear la mayor «nor­ma­li­dad
social» posi­ble den­tro de la pan­de­mia median­te la legi­ti­ma­ción de la «figu­ra
del Amo» en nues­tros mie­dos e incer­ti­dum­bres, camu­flan­do la pato­lo­gía de la
obe­dien­cia con la excu­sa de la «res­pon­sa­bi­li­dad ciu­da­da­na». La «nor­ma­li­dad
social» es, entre otras cosas, tam­bién la tapa­de­ra de la legi­ti­ma­ción del
prin­ci­pio de auto­ri­dad que pro­te­ge los abu­sos repre­si­vos[121], «buen terror» que
nece­si­ta la bur­gue­sía de cara a elec­cio­nes cer­ca­nas, para colar medidas
socia­les duras, etc., sin que esos recor­tes de la demo­cra­cia azu­cen la autoorganización
obre­ra y popu­lar pri­me­ro defen­si­va y lue­go ofensiva. 

Auto­or­ga­ni­za­cio­nes
defen­si­vas empie­zan a apa­re­cer ante el incre­men­to repre­si­vo, dan­to razón a los
temo­res de la bur­gue­sía espa­ño­la[122] y fran­ce­sa[123], cla­se social que al
mar­gen aho­ra de sus dife­ren­cias esta­ta­les sabe que las durí­si­mas medi­das que
quie­re impo­ner para recu­pe­rar y sobre todo aumen­tar su tasa de ganan­cia, serán
duros gol­pes sobre la cla­se pro­le­ta­ria, sobre la mujer trabajadora
espe­cial­men­te. En Madrid, poco más de 100.000 per­so­nas, por aho­ra, sólo pueden
ali­men­tar­se gra­cias a la ayu­da mutua[124], y todo indi­ca que son
bas­tan­tes dece­nas de miles de per­so­nas que pade­cen sub­ali­men­ta­ción y
malnutrición. 

Natu­ral­men­te, entre
ambos extre­mos hay muchas varian­tes y mez­clas que deben estu­diar­se en cada
caso, pero que se mue­ven den­tro del círcu­lo de fue­go deter­mi­na­do por la
polí­ti­ca del impe­ria­lis­mo yan­qui que se des­plo­ma del des­or­den a la ago­nía[125], según la feliz
expre­sión de H. Polo. Vien­do esto, pode­mos apli­car al mie­do y a la inseguridad
crea­da por el Covid-19 algu­nas de las con­clu­sio­nes extraí­das por G. Kess­ler en su estu­dio sobre los efectos
para­li­zan­tes pro­vo­ca­dos por la mani­pu­la­ción bur­gue­sa del cri­men, del deli­to y
del ries­go de «salir a la calle». Ante la remo­ta posi­bi­li­dad de que seamos
asal­ta­dos por un atra­ca­dor, «la ges­tión de la inse­gu­ri­dad» que hace el Estado
le legi­ti­ma para acon­se­jar­nos que, en bien de nues­tra tran­qui­li­dad, man­ten­ga­mos una dis­tan­cia inter­per­so­nal sufi­cien­te[126]
para reac­cio­nar a tiem­po. Debe­mos dis­tan­ciar­nos de los demás, evi­tar zonas y
hora­rios peli­gro­sos, e implo­rar pro­tec­ción al Esta­do para pre­ve­nir un
hipo­té­ti­co ata­que: ceda­mos volun­ta­ria­men­te dere­chos
para obte­ner segu­ri­dad que nos
proteja. 

Como hemos vis­to, en los ’70 el dile­ma era: tran­qui­li­dadliber­tad.
Medio siglo des­pués era: segu­ri­dad o
dere­chos
. Tras el Covid-19 es: tran­qui­li­dad
y segu­ri­dad
a cos­ta de liber­tad y
dere­chos.
Si ante el
peli­gro de un atra­ca­dor la auto­ri­dad acon­se­ja una dis­tan­cia de segu­ri­dad, una
espe­cie de gla­cis mili­tar que dé tiem­po a res­pon­der, fren­te al Covid-19 esta
dis­tan­cia tam­bién ha de mantenerse
pero con una dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va mucho más des­truc­to­ra de la socialidad
huma­na: cual­quier per­so­na pue­de infec­tar­nos, todas son sos­pe­cho­sas y potencialmente
dañi­nas, mien­tras que la esta­dís­ti­ca demues­tra que los asal­ta­do­res, cacos,
malean­tes y malan­dri­nes son muchos menos y más fácil­men­te iden­ti­fi­ca­bles. Mientras
no se inven­te una vacu­na gra­tui­ta, se nos dirá que rece­le­mos y des­con­fie­mos de
todo: sólo el Esta­do bur­gués pue­de salvarnos: 

«Este mie­do, que ya se extien­de a la vida coti­dia­na de los
indi­vi­duos y a sus rela­cio­nes socia­les, indu­ce la nece­si­dad de bioseguridad
ante la ame­na­za viral. Pri­me­ro se extien­de como des­con­fian­za hacia el vecino,
el com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo y al des­co­no­ci­do que tran­si­ta por las calles. Todos
somos sos­pe­cho­sos y ello ero­sio­na los lazos de la cohe­sión social, virtualiza
las rela­cio­nes y entro­ni­za el indi­vi­dua­lis­mo. Ins­ta­la­do el mie­do como sensación
a flor de piel y la des­con­fian­za como acti­tud coti­dia­na, la bioseguridad
se eri­ge como la nue­va narra­ti­va dota­da de sig­ni­fi­ca­cio­nes que posi­cio­nan a la
muer­te en el hori­zon­te. Nada es más efec­ti­vo que explo­tar la vena de la
ines­ta­bi­li­dad, vul­ne­ra­bi­li­dad y fra­gi­li­dad huma­nas en aras de cons­truir el
poder y los meca­nis­mos de con­trol sobre los cuer­pos y la men­te»[127]

Una déca­da des­pués de G.
Kess­ler, R. Arons­kind, sos­tie­ne que la
dere­cha va «camino de una irra­cio­na­li­dad cre­cien­te», que den­tro del
impe­ria­lis­mo yan­qui cun­de la alar­ma y con ella la opción más reac­cio­na­ria, que
la pren­sa dis­tor­sio­na la reali­dad, por­que fren­te al peli­gro de los atra­ca­do­res en
la calle, como hacía una déca­da, aho­ra está el peli­gro mor­tal del Covid-19 y de su irra­cio­na­lis­mo. ¿Cómo
impe­dir el auge del irra­cio­na­lis­mo? Según el autor, recu­rrien­do al Esta­do: « De
quien sí cabe espe­rar el esfuer­zo de rom­per con los comportamientos
irra­cio­na­les, anti­so­cia­les, es del Esta­do, acom­pa­ña­do por las organizaciones
socia­les y polí­ti­cas que com­pren­dan su rol en este momen­to his­tó­ri­co. En la
pan­de­mia, y en la pos-pan­de­mia, lo mejor que nos pue­de pasar es que el Estado
des­cu­bra que es capaz de “plan­tar­se” fren­te a los intere­ses fac­cio­sos, y
movi­li­zar el res­pal­do de la gran mayo­ría para defen­der lo públi­co, lo
colec­ti­vo, el inte­rés gene­ral.»[128].

Nues­tra pre­gun­ta es:
¿pue­de el Esta­do actual «“plan­tar­se” fren­te a los intere­ses fac­cio­sos, y
movi­li­zar el res­pal­do de la gran mayo­ría para defen­der lo públi­co, lo
colec­ti­vo, el inte­rés gene­ral», sin enfren­tar­se a muer­te al impe­ria­lis­mo y a la
bur­gue­sía “pro­pia”? ¿Pue­de nacio­na­li­zar la indus­tria far­ma­céu­ti­ca bajo control
obre­ro sin enfren­tar­se a los gran­des capi­ta­les[129] que la poseen en
pro­pie­dad pri­va­da? ¿Pue­de hacer­lo sin ases­tar un duro gol­pe a la pode­ro­sa trama
de intere­ses de toda índo­le que aho­ra se enri­que­cen con la pan­de­mia[130], y que lo seguirán
hacien­do cuan­do aca­be? ¿Pue­de expro­piar a gigan­tes­cas cor­po­ra­cio­nes como
Ama­zon, Novacyt y tan­tas otras sin cho­car con la pro­pie­dad capitalista
mun­dial con­cen­tra­da en menos de treinta
per­so­nas[131],
que con la ayu­da los Esta­dos lle­van años enri­que­cién­do­se con la
mer­can­ti­li­za­ción de la salud?[132]

La res­pues­ta es que,
ade­más de tener el apo­yo de la gran mayo­ría, debe tener una volun­tad decidida
para afron­tar todos los ata­ques del impe­ria­lis­mo sani­ta­rio que esta­rá apoyado
por el impe­ria­lis­mo en su tota­li­dad. Sin esta radi­cal deci­sión polí­ti­ca de
luchar por su sobe­ra­nía sani­ta­ria y de movi­li­zar per­ma­nen­te­men­te a la gran
mayo­ría en esa lucha, fra­ca­sa­rá. La
expe­rien­cia his­tó­ri­ca ense­ña que solo así 
pue­de lograr­lo: un ejem­plo de ello es, ade­más de Cuba, Vene­zue­la, que
resis­te un sal­va­je ata­que con­tra su
salud[133]
y su eco­no­mía que, has­ta mayo de 2019, le había cau­sa­do más de 40.000 muer­tes[134]. El Covid-19 ele­va esta
lec­ción a un nivel supe­rior por­que aho­ra más que nun­ca antes, la cri­sis actual
es una «cri­sis de racionalidad»: 

«Si
todo entra en cri­sis es por­que la cri­sis ha cons­ti­tui­do al suje­to en obje­to de
la cri­sis. El suje­to renun­cia a su con­di­ción de suje­to y trans­fie­re al fenómeno
su pro­pia volun­tad; enton­ces se pro­du­ce la incer­ti­dum­bre y la cri­sis ya no se
la enfren­ta, sólo se la pade­ce. Por­que com­pren­der y enten­der la crisis
sería ya, de algún modo, más que enfren­tar­la, supe­rar­la;
pero esto
pre­su­po­ne un cono­ci­mien­to que debie­ra estar a la altu­ra de la cri­sis y dé razón
de la cri­sis.»[135].

Toda cri­sis de
racio­na­li­dad se mal­vi­ve, se pade­ce, en su lími­te obje­ti­vo his­tó­ri­co. El límite
sub­je­ti­vo de la cri­sis de racio­na­li­dad solo pue­de supe­rar­se median­te la ruptura
de la obje­ti­vi­dad his­tó­ri­ca, median­te la revo­lu­ción. El mie­do y el con­jun­to de
irra­cio­na­lis­mos que esta­mos vien­do, tie­nen tam­bién la fun­ción de refor­zar la
obe­dien­cia para impe­dir que la sub­je­ti­vi­dad se eman­ci­pe y supere el lími­te de
la obje­ti­vi­dad. Son muchas las inves­ti­ga­cio­nes que pro­fun­di­zan en las
rela­cio­nes entre el Covid-19 y los efec­tos para­li­zan­tes que tie­ne el mie­do[136], emplea­do por gobiernos
cri­mi­na­les para inten­tar derro­tar luchas popu­la­res, como expli­ca M. Constanzo. 

Recor­de­mos que el vacío
exis­ten­cial, la depre­sión, el estrés, la ansie­dad y otros problemas
psi­co­ló­gi­cos, tam­bién refuer­zan la domi­na­ción capi­ta­lis­ta[137]. Todo indi­ca, por tanto,
que pue­de gene­rar­se una situa­ción de irrea­li­dad que se expre­sa así: «Cuan­do se
aca­be la cri­sis del Covid-19 (o como se lla­me) y res­pi­re­mos ali­via­dos, la
cri­sis capi­ta­lis­ta nos pare­ce­rá mucho más lle­va­de­ra»[138]. La sin­ra­zón sólo puede
ser ven­ci­da por un movi­mien­to de masas,
por la lucha de cla­ses, que reins­tau­re la razón expli­can­do y demos­tran­do en la
prác­ti­ca que, por ejem­plo, la fan­ta­sía del «buen capi­ta­lis­mo» que­da destrozada
cuan­do la Fac­to­ría Dis­ney deja de pagar el sala­rio a 100.000 tra­ba­ja­do­res[139], Nis­san va a hacer lo
mis­mo con otros 20.000 y Renault podría des­apa­re­cer[140] si no es sal­va­da por el
Esta­do francés. 

No resul­ta fácil superar
ilu­sio­nes en con­tex­tos de «nor­ma­li­dad social» por­que lo apa­ren­te ocul­ta lo
real, y la apa­rien­cia es la fic­ción demo­crá­ti­ca, el feti­chis­mo par­la­men­ta­rio. Pero
el pre­sen­te no es «nor­mal». Hace muy poco hemos sabi­do que Trump ha reiniciado
su ata­que a la mis­ma base de la demo­cra­cia bur­gue­sa inten­tan­do res­trin­gir las
posi­bi­li­da­des de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras para votar[141], ten­den­cia represiva
hacia for­mas de dic­ta­du­ra más acen­tua­da en los EEUU pero que, con otras
tác­ti­cas no tan direc­tas, laten o se acti­van en muchas «demo­cra­cias
con­so­li­da­das». Estas y otras propuestas
bus­can ampliar el sis­te­ma repre­si­vo para, en su momen­to, aplas­tar el movi­mien­to de masas a favor de la razón,
el cono­ci­mien­to y la liber­tad, median­te la acti­va­ción de las reser­vas de
irracionalidad. 

Mien­tras Patxi Ruíz,
para­dig­ma de la racio­na­li­dad, está a pun­to de ser ase­si­na­do por el orden
irra­cio­nal apli­ca­do aho­ra por el PSOE, iden­ti­fi­ca­ble por su his­to­ria de
repre­sión[142],
y por UP, iden­ti­fi­ca­ble por su sumi­sión[143] al poder, mien­tras esto
suce­de, ¿Cuán­to pode­mos espe­rar ya que el tiem­po de aca­ba[144] mien­tras avan­za la
sin­ra­zón y la cri­sis? Las solu­cio­nes dadas por el refor­mis­mo aber­tza­le a la
situa­ción de Patxi Ruiz, que se enca­mi­na del dra­ma a la tra­ge­dia, se cen­tran en
el posi­bi­lis­mo de la uti­li­za­ción del mar­co legal espa­ñol[145].

Una alter­na­ti­va contraria
la tene­mos, sal­van­do las dis­tan­cias, en la pro­pues­ta de la izquier­da argentina
ante la exi­gen­cia del impe­ria­lis­mo de que el Gobierno pague la inmen­sa deuda
con­traí­da por la bur­gue­sía, que no ha bene­fi­cia­do al pue­blo, sino que lo ha
enca­de­na­do más. Fren­te al refor­mis­mo que pro­po­ne nego­ciar las posi­bles formas
de pago, la izquier­da pro­po­ne: «Hay que salir del ima­gi­na­rio de lo posi­ble»[146]. Pro­pues­ta idén­ti­ca a
esta otra: 

«Y
no tene­mos tiem­po que per­der. La pan­de­mia pasa­rá, todas las pan­de­mias pasan.
Pero el cam­bio cli­má­ti­co, cuyas con­se­cuen­cias serán infi­ni­ta­men­te más graves,
no podrá ser dete­ni­do sin abo­lir un sis­te­ma social depre­da­dor que se encuentra
ya ante sus pro­pios lími­tes civi­li­za­to­rios: no pue­de con­ti­nuar desarrollándose
bajo sus pro­pias pre­mi­sas. O mejor dicho: sólo pue­de hacer­lo sumer­gien­do a la
inmen­sa mayo­ría de la huma­ni­dad en una bar­ba­rie jamás vis­ta. Qui­zá, qui­zá, lo
más sen­sa­to sea pro­cu­rar con­ver­tir esta gue­rra pla­ne­ta­ria con­tra el COVID-19 en
una gue­rra no menos pla­ne­ta­ria con­tra la bur­gue­sía y el capi­ta­lis­mo. Lo
pri­me­ro, lo urgen­te, es aban­do­nar toda expec­ta­ti­va posi­bi­lis­ta, toda ensoñación
refor­mis­ta. Por difí­cil e impro­ba­ble que parez­ca, hay que rom­per toda atadura
polí­ti­ca y sub­je­ti­va con el orden del capi­tal. Sólo así se podrá ima­gi­nar un
orden nue­vo, que nos sal­ve del desas­tre.»[147].

6.- VEINTE PROPUESTAS A DEBATE: 

Una de las grandes
incohe­ren­cias de la izquier­da meca­ni­cis­ta y sobre todo del refor­mis­mo es
sub­va­lo­rar o des­pre­ciar los nudos irra­cio­na­les que atan al pue­blo tra­ba­ja­dor a
la bur­gue­sía, nudos que, en con­tra de toda evi­den­cia, refuer­zan su depen­den­cia política.
El pro­le­ta­ria­do es enca­de­na­do men­tal­men­te a la bur­gue­sía con el feti­chis­mo de
la mer­can­cía, que se pre­sen­ta de muchas for­mas para aumen­tar su efectividad
sobre todo en la enso­ña­ción refor­mis­ta, en la fan­ta­sía par­la­men­ta­ris­ta y el
posi­bi­lis­mo elec­to­ral, expre­sio­nes todas ellas del feti­che de la democracia
burguesa. 

Por esto, en la medida
en que el virus del refor­mis­mo va pudrien­do inter­na­men­te un movimiento
revo­lu­cio­na­rio, en esa medi­da se des­com­po­ne, su ratio se tran­subs­tan­cia en irra­tio,
en creen­cia irra­cio­nal en mila­gros y fan­ta­sías impo­si­bles den­tro de la dictadura
del capi­tal. ¿Cómo rever­tir en la medi­da de lo posi­ble esta involución?
Pro­po­ne­mos a deba­te esta vein­te­na de puntos. 

1)
La pri­me­ra cues­tión a resol­ver es la del méto­do de estu­dio de las
con­tra­dic­cio­nes: mate­ria­lis­ta o idea­lis­ta, dia­léc­ti­co o meta­fí­si­co. No es una
«paja inte­lec­tual» sino una exi­gen­cia inelu­di­ble de la pra­xis. El materialismo
sos­tie­ne que los pro­ce­sos, tam­bién los espi­ri­tua­les, nacen, exis­ten y mueren
por cau­sas inma­nen­tes, inter­nas a la con­ca­te­na­ción uni­ver­sal que las enlaza
como tota­li­dad. El Covid-19 y el capi­tal, con sus dife­ren­cias, sur­gen sin
embar­go de las con­tra­dic­cio­nes inter­nas socio­na­tu­ra­les, no son crea­das por
dio­ses mal­va­dos y ven­ga­ti­vos, que tras­cien­den a la huma­ni­dad. La inma­nen­cia de
la mate­ria expli­ca por qué ésta es obje­ti­va, cog­nos­ci­ble y trans­for­ma­ble sólo
des­de su inte­rior, nun­ca des­de espí­ri­tus. La dia­léc­ti­ca sos­tie­ne que todo cam­bia, nada
per­ma­ne­ce, todo está inter­re­la­cio­na­do, la lucha de con­tra­rios es la vida y la muerte
de los pro­ce­sos, y la des­en­ca­de­nan­te de la apa­ri­ción de lo nue­vo. Pero la
dia­léc­ti­ca no es un manual con fór­mu­las, sino que sólo se des­cu­bre en la
inma­nen­cia de los pro­ce­sos. Mate­ria­lis­mo y dia­léc­ti­ca tie­nen una uni­dad interna
que expli­ca que todo lo que exis­te debe pere­cer. El refor­mis­mo es por ello
mis­mo incom­pa­ti­ble con esta uni­dad dialéctico-materialista.

2)
La cri­sis de «capi­vi­rus» de ini­cios de 2020 ha inte­gra­do en sus for­mas y en
su nove­dad his­tó­ri­co-gené­ti­ca los
fun­da­men­tos de la cri­sis del capi­tal en su iden­ti­dad de contrarios
gené­ti­co-estruc­tu­ral. Recor­de­mos que, según la dia­léc­ti­ca, lo cau­sal es menos
impor­tan­te que lo fun­da­men­tal. Pero lo cau­sal, por ser­lo y por res­pon­der a lo
posi­ble, tam­bién expre­sa el anta­go­nis­mo interno a lo fun­da­men­tal. El Covid-19
es la cau­sa de la cri­sis del «capi­vi­rus», pero podían haber sido otros virus, o
un ava­tar ines­pe­ra­do como una cade­na de erup­cio­nes vol­cá­ni­cas o el choque
devas­ta­dor de un aste­roi­de, o… Pero era más posi­ble que fue­ra el Covid-19 o
algu­na otra epi­de­mia gra­ve por­que los fun­da­men­tos del capi­ta­lis­mo habían creado
las con­di­cio­nes obje­ti­vas para que se mate­ria­li­za­ra la posi­bi­li­dad del
Covid-19, posi­bi­li­dad que, en silen­cio, se trans­for­mó en pro­ba­bi­li­dad, como se
venía advir­tien­do des­de colec­ti­vos que apli­ca­ban la razón a la dia­léc­ti­ca de la
naturaleza. 

3)
Es así que, en el trán­si­to de lo posi­ble a lo real, pasan­do por lo probable,
tene­mos la actual cri­sis. Así com­pren­de­mos mejor la con­ca­te­na­ción de
con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma socio­na­tu­ral bajo la pre­sión del capi­ta­lis­mo senil,
del coro­na­vi­rus y de la inca­pa­ci­dad de la bur­gue­sía occi­den­tal: acumulación
cuan­ti­ta­ti­va de pro­ce­sos dife­ren­tes, opues­tos y con­tra­rios que, de repente,
esta­lla en la apa­ri­ción de algo nue­vo: «capi­vi­rus». Todas las cri­sis sistémicas
del capi­tal son idén­ti­cas en su uni­ver­sa­li­dad, dife­ren­tes en sus
par­ti­cu­la­ri­da­des y úni­cas en sus sin­gu­la­ri­da­des. Pero de la mis­ma for­ma en que
la cri­sis de 1873 creó las con­di­cio­nes para la lucha a muer­te entre el
impe­ria­lis­mo y el anti­im­pe­ria­lis­mo; la de 1929 creó la de la lucha a muerte
entre el fas­cis­mo y el socia­lis­mo; la de fina­les de 2019, espo­lea­da por las de
1968 – 73 y la de 2007, ha con­fir­ma­do el anta­go­nis­mo entre el capi­tal y la vida,
ele­ván­do­lo a un nivel más des­truc­ti­vo por­que la «ven­gan­za de la natu­ra­le­za» es
ya incues­tio­na­ble. La pan­de­mia polí­ti­co-eco­nó­mi­ca del capi­tal des­de el siglo
XVII, como Moloch irra­cio­nal, con su tenaz lucha de cla­ses inter­na, ha llegado
en el pre­sen­te a este nivel histórico-genético: 

4)
Des­pro­por­ción cre­cien­te entre las fuer­zas pro­duc­ti­vas y la redu­ci­da capacidad
del con­su­mo. Inca­pa­ci­dad del capi­tal para ini­ciar una lar­ga y significativa
fase ten­den­cial de aumen­to de la tasa media de ganan­cia, a pesar de toda la
pro­pa­gan­da sobre la actual «revo­lu­ción indus­trial» que, según augu­ran, se
intro­du­ci­rá para supe­rar la catás­tro­fe del coro­na­vi­rus, como tele­tra­ba­jo, inteligencia
arti­fi­cial, nano y bio­tec­no­lo­gía, robó­ti­ca, etc., apli­ca­dos a todas las ramas
eco­nó­mi­cas. Lo que agu­di­za­rá la con­tra­dic­ción entre super­pro­duc­ción y
sub­con­su­mo en un mun­do más empo­bre­ci­do cada día. Ade­más, se incre­men­tan los
sobre­cos­tos cau­sa­dos por los desas­tres socio­eco­ló­gi­cos, el calentamiento
cli­má­ti­co, el ago­ta­mien­to de los recur­sos, el des­pil­fa­rro irra­cio­nal, y la ruptura
del meta­bo­lis­mo social, la bre­cha meta­bó­li­ca que faci­li­ta el incre­men­to de enfermedades,
epi­de­mias, pandemias… 

5)
Por un lado, con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de la pro­pie­dad del capi­tal en una
par­te ínfi­ma de la pobla­ción; por el otro lado, pro­le­ta­ri­za­ción gene­ra­li­za­da. Reduc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo cualificada
fren­te al incre­men­to incon­te­ni­ble de la pre­ca­ri­za­da, descualificada,
auto­ex­plo­ta­da, anal­fa­be­ta fun­cio­nal. Femi­ni­za­ción de la fuer­za de trabajo,
escla­vis­mo con­tem­po­rá­neo, sub­em­pleo, plu­ri­em­pleo inter­mi­ten­te, desempleo
estruc­tu­ral, depau­pe­ra­ción rela­ti­va y abso­lu­ta, dete­rio­ro psi­co­so­má­ti­co por la
sobre­ex­plo­ta­ción y ten­den­cia fuer­te al alza de reac­cio­nes irracionales. 

6) Sobre­abun­dan­cia
de capi­tal que no se invier­te tan­to en la pro­duc­ción de bie­nes de pro­duc­ción, como
sí lo hace sobre todo en ser­vi­cios, mer­ca­dos finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­vos y de alto
ries­go, pro­duc­ción de bie­nes de des­truc­ción, con­su­mo sun­tua­rio, economía
sumer­gi­da e ile­gal… Impa­ra­ble aumento
estra­tos­fé­ri­co de la deu­da glo­bal mun­dial y del capi­tal fic­ti­cio sin sopor­te de
valor mate­rial. Empleo de la deu­da como medio de enca­de­na­mien­to, explo­ta­ción y
opresión. 

7) Mili­ta­ri­za­ción
y poli­ti­za­ción de la tec­no­cien­cia como par­te del capi­tal cons­tan­te fijo;
mer­can­ti­li­za­ción de la Uni­ver­si­dad con­ver­ti­da en indus­tria sub­si­dia­ria de la
tec­no­cien­cia, de las gran­des cor­po­ra­cio­nes y de los Esta­dos que la controlan
férrea­men­te por medio de subvenciones,
con­ve­nios y con­tra­tos públi­cos o
secre­tos cuan­do están rela­cio­na­dos con la indus­tria mili­tar y represiva.
Ten­den­cia al alza de la con­ver­sión de las Uni­ver­si­da­des en empresas
impe­ria­lis­tas que pene­tran en paí­ses empo­bre­ci­dos, com­pran tie­rras e
inten­si­fi­can la colo­ni­za­ción y gue­rra cul­tu­ra­les. Incre­men­to del frau­de, copia
y robo cien­tí­fi­co debi­do a las exi­gen­cias de la com­pe­ti­ti­vi­dad mer­can­til en la
tec­no­cien­cia; exclu­sión de la ciencia-crítica 
por­que no es ren­ta­ble, explo­ta­ción de las y los tra­ba­ja­do­res en la
tecnociencia. 

8) Ata­que a los
dere­chos y liber­ta­des con­cre­tas de la huma­ni­dad explo­ta­da, militarización
inten­si­va con el apo­yo de ejér­ci­tos terro­ris­tas pri­va­dos con sus propias
cár­ce­les y leyes fác­ti­cas, refor­za­mien­to de las buro­cra­cias invi­si­bles –«Esta­do pro­fun­do», «poder en la sombra»,
«cloa­cas»– inac­ce­si­bles al cada vez más débil y corrup­to con­trol par­la­men­ta­rio y pudri­mien­to de éste
por las redes lobis­tas y las puer­tas gira­to­rias. Mejo­ra de la cen­tra­li­za­ción estatal
del terror duro y del buen terror, del neo­fas­cis­mo y de los irra­cio­na­lis­mos que
se diver­si­fi­ca­rán para intentar
con­tro­lar­lo todo. 

9) Amplia
impu­ni­dad de las gran­des cor­po­ra­cio­nes y con­glo­me­ra­dos para impo­ner sus planes
a los Esta­dos débi­les y para bur­lar los acuer­dos, con­ve­nios e instituciones
inter­na­cio­na­les en su carre­ra hacia la total mer­can­ti­li­za­ción de la vida,
apo­ya­dos por sus Esta­dos-cuna, con el obje­to de ade­cuar la Lex Mer­ca­to­ria al capi­ta­lis­mo. Incum­pli­mien­to des­ca­ra­do y cíni­co de
acuer­dos inter­na­cio­na­les fir­ma­dos por el impe­ria­lis­mo, para hacer fren­te al
ascen­so de subim­pe­ria­lis­mos y de poten­cias regio­na­les, y sobre todo para
derro­tar la ten­den­cia al alza de la lucha de cla­ses en los anta­go­nis­mos que
enfren­tan al capi­tal y a la natu­ra­le­za, a la repro­duc­ción de la vida. 

10) Agra­va­mien­to
de la con­tra­dic­ción expan­si­vo-cons­tric­ti­va inhe­ren­te a la defi­ni­ción sim­ple de
capi­tal que, en las con­di­cio­nes actua­les, se plas­ma en la ten­den­cia a reforzar
el pro­tec­cio­nis­mo de los Esta­dos para nave­gar en el mare­mo­to del «copi­vi­rus»,
defen­dién­do­se de la com­pe­ten­cia des­ata­da, de la ley de la pere­cua­ción a escala
mun­dial, de la mun­dia­li­za­ción de las cade­nas de valor, etc. En este contexto,
la defi­ni­ción sim­ple de capi­tal expli­ca las alian­zas regio­na­les entre
bur­gue­sías fuer­tes y débi­les para crear Esta­dos más amplios que les protejan
fren­te a otras alian­zas regio­na­les más pode­ro­sas. El pro­tec­cio­nis­mo al alza
inte­gra así los intere­ses de la poten­cia domi­nan­te en pri­mer lugar; en segun­do lugar los de las burguesías
esta­ta­les más débi­les; y en ter­cer lugar los de las bur­gue­sías que han
renun­cia­do a su Esta­do independiente
alián­do­se con el Esta­do que opri­me a su pue­blo, repri­mien­do su dere­cho a la
independencia. 

11) Nega­ti­va
feroz del impe­ria­lis­mo a las pro­pues­tas de refor­mar los organismos
inter­na­cio­na­les que plan­tean otros Esta­dos y pue­blos, y que afec­tan al FMI, BM,
OMC, ONU, etc.; inten­tos de con­trol abso­lu­to de la OPEP; pre­sio­nes de toda
índo­le para con­tro­lar o hun­dir la OMS, la Ofi­ci­na de los DD.HH., UNICEF, FAO, UNESCO y todas
aque­llas ins­ti­tu­cio­nes u orga­nis­mos que puedan 
obs­ta­cu­li­zar de algún modo los obje­ti­vos y la estra­te­gia imperialista,
pre­ten­dien­do exten­der a todo el mun­do la espe­cial cruel­dad yan­qui contra
Nues­tra­mé­ri­ca para aplas­tar el pro­yec­to de la Patria Gran­de, su vertebración
endó­ge­na y de her­man­dad inter­na­cio­nal. En este pun­to debe­mos incluir el éxito
del impe­ria­lis­mo en derro­tar los lla­ma­dos «pro­ce­sos de nego­ción» entre los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios y los Esta­dos opresores. 

12) Con­flic­tos estos
en aumen­to que expre­san par­te de las cre­cien­tes ten­sio­nes en la com­ple­ja pug­na por una nueva
jerar­quía mun­dial en medio de blo­queos y embar­gos eco­nó­mi­cos, injerencias
múl­ti­ples, pro­vo­ca­ción de con­flic­tos y gue­rras regio­na­les por el
impe­ria­lis­mo. Empleo cre­cien­te de la sed, 
ham­bre, enfer­me­dad, incul­tu­ra, mie­do, racis­mo e irra­cio­na­lis­mos como armas bio­ló­gi­cas de
exter­mi­nio de fuer­za de tra­ba­jo explo­ta­ble y «sobran­te». Alar­man­te reduc­ción del umbral tem­po­ral de
pre­ven­ción y solu­ción de súbi­tas cri­sis pre­bé­li­cas por acci­den­tes aza­ro­sos, por
espio­na­je, por coli­sión for­tui­ta o pro­vo­ca­da de intere­ses en zonas geo­es­tra­té­gi­cas, y por el
expan­sio­nis­mo mili­tar diri­gi­do por Trump que pue­den aca­bar en heca­tom­be si no se
des­ac­ti­van rápidamente. 

13) El Covid-19 lo
 ha exa­cer­ba­do todo, en espe­cial el
cho­que entre la razón y la sin­ra­zón. Des­de la agro­in­dus­tria has­ta la
cre­di­bi­li­dad de los Esta­dos; des­de las mafias sani­ta­rias has­ta la incompetencia
bur­gue­sa; des­de el recor­te de liber­ta­des y la pre­po­ten­cia repre­si­va has­ta el
egoís­mo de la buro­cra­cia cris­tia­na; des­de las tri­qui­ñue­las de gran­des empresas
y ban­cos enri­que­cién­do­se acos­ta de las masas obre­ras en la cua­ren­te­na y de las
inmen­sas ayu­das esta­ta­les, has­ta la ful­gu­ran­te reor­ga­ni­za­ción de narcos,
pro­xe­ne­tas, ladro­nes, tima­do­res; des­de la masi­va men­ti­ra pla­ni­fi­ca­da de la
extre­ma dere­cha y el neo­fas­cis­mo, con miles de cuen­tas en la red para
mani­pu­lar, enga­ñar y ame­dren­tar, has­ta el enva­len­to­na­mien­to de las zonas
resi­den­cia­les que se han lan­za­do a aplau­dir en la calle a Fran­co y a Hitler;
des­de las voces a favor de la euge­ne­sia has­ta la que­ma de tri­ga­les en Siria por
los yan­quis para que el pue­blo ham­brien­to aban­do­ne sus tierras… 

14) El
refor­za­mien­to del impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol, que corres­pon­de a la fase actual
de la con­tra­dic­ción de la defi­ni­ción sim­ple de capi­tal antes vis­ta, indi­ca que
no esta­mos ante una medi­da pasa­je­ra, coyun­tu­ral. Es una nece­si­dad bási­ca para recu­pe­rar el
poder eco­nó­mi­co-polí­ti­co cara a la repre­sión inter­na de las luchas que surgirán
en pro­tes­ta a las sal­va­jes medi­das de ajus­te sala­rial direc­to, dife­ri­do en
for­ma de jubi­la­cio­nes y pen­sio­nes, e
indi­rec­to, el de los débi­les ser­vi­cios públi­cos, socia­les y asis­ten­cia­les. Sin
ellas el capi­tal fran­cés, y el espa­ñol sobre todo no podrá pagar su deuda,
ape­nas reci­bi­rá más prés­ta­mos, no podrá moder­ni­zar un poco la indus­tria para
aumen­tar la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo y con ella la com­pe­ti­ti­vi­dad, no tendrá
ape­nas recur­sos para la inten­sa mili­ta­ri­za­ción que vie­ne, no podrá apoyar
masi­va­men­te a las gran­des empre­sas del subim­pe­ria­lis­mo his­pano, tal vez tenga
muy lige­ros pro­ble­mi­llas con las bur­gue­sías vas­ca y cata­la­na y en menos medida
con las otras auto­no­mías, etc…Es decir:
es una nece­si­dad imperiosa. 

15) La
domi­na­ción fran­co-espa­ño­la va uni­da al rebro­te de diver­sos irracionalismos.
Cita­mos algu­nos: el feti­chis­mo de la «gran nación» fran­ce­sa o espa­ño­la en
sec­to­res de la pobla­ción vas­ca del nor­te y del sur, con sus varian­tes políticas
espe­cí­fi­cas, que, en su uni­dad, repri­me la míni­ma posi­bi­li­dad de satis­fa­cer las
«nece­si­da­des radi­ca­les» tal cual se
pre­sen­tan en Eus­kal Herria; el feti­chis­mo de la nación vas­ca abs­trac­ta e
inter­cla­sis­ta redu­ci­da mayo­ri­ta­ria­men­te a «Euz­ka­di», en vez de la nación
tra­ba­ja­do­ra con­cre­ta, nuclea­da por el pro­le­ta­ria­do que ver­te­bra a toda Euskal
Herria. El feti­chis­mo de la cul­tu­ra vas­ca mer­can­ti­li­za­da y «neu­tral»,
masi­va­men­te en fran­cés y espa­ñol, con depen­den­cia estruc­tu­ral de la industria
cul­tu­ral yan­qui, que ha coop­ta­do polí­ti­ca, egoís­ta o asa­la­ria­da­men­te a casi
toda la cas­ta aca­dé­mi­ca y cul­tu­ral. El
feti­chis­mo de la «paz», la «demo­cra­cia» y la «nor­ma­li­dad social» en un orden
mun­dial aman­sa­do por la «gober­nan­za» euro­pea e inter­na­cio­nal… Hay otras
expre­sio­nes feti­chis­tas más irra­cio­na­les: el machis­mo, el racis­mo y fascismo,
la reli­gión y sobre todo el mito de la «mano invi­si­ble del mercado»

16) Esta
«reser­va de irra­cio­na­li­dad» se movi­li­za res­pon­dien­do a dos impul­sos: uno
cons­cien­te, el de la bur­gue­sía y sus apa­ra­tos de alie­na­ción; el otro, la
auto­no­mía rela­ti­va del pro­pio sub­mun­do irra­cio­nal que ope­ra por sí mis­mo bajo
la pre­sión de las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas y obje­ti­vas. La bur­gue­sía sabe cómo
azu­zar y diri­gir hacia obje­ti­vos con­cre­tos esa rela­ti­va auto­no­mía de lo irracional,
por ejem­plo, la bazo­fia reac­cio­na­ria pla­ni­fi­ca­da des­de los ’90 siguien­do el
Plan ZEN de 1983, con pro­gra­mas tele­vi­si­vos, pelí­cu­las, «infor­ma­ti­vos», etc.,
más el papel de la Igle­sia, la inter­ven­ción de la «socie­dad civil», de la
«demo­cra­cia sin­di­cal», del lazo azul, etc., todo ello bien refor­za­do por las
repre­sio­nes múl­ti­ples y por la des­es­truc­tu­ra­ción del pro­le­ta­ria­do a
con­se­cuen­cia del neo­li­be­ra­lis­mo. Aho­ra, aun­que la pan­de­mia baje en leta­li­dad e
inclu­so sea ven­ci­da, su impac­to emo­cio­nal pro­fun­do uni­do al empeo­ra­mien­to de
las con­di­cio­nes socio­po­lí­ti­cas y demo­crá­ti­cas, ofre­ce al capi­tal nuevos
espa­cios de mani­pu­la­ción, sobre todo los que se refie­ren al refor­za­mien­to del
cen­tra­lis­mo esta­tal, al nacio­na­lis­mo más fas­cis­ta, al mie­do a la liber­tad y a
la nece­si­dad del Amo pro­tec­tor, etc.

17) La izquierda
aber­tza­le debe comen­zar la lucha con­tra la sin­ra­zón. Las lec­cio­nes acumuladas
por la pra­xis revo­lu­cio­na­ria des­de, al menos, la mitad del siglo XIX en lo que
con­cier­ne a la lucha con­tra el irra­cio­na­lis­mo gené­ri­co capi­ta­lis­ta, indican
sobre todo cin­co vías de una mis­ma estra­te­gia: Una, la ver­dad derro­ta a la
sin­ra­zón siem­pre que sur­ja de y vuel­va a la pra­xis, enri­que­ci­da por la lucha. Dos,
la movi­li­za­ción de masas, la fuer­za popu­lar y obre­ra en la calle, es la única
garan­tía ade­más del requi­si­to pre­vio a cual­quier pre­sen­ta­ción de una
alter­na­ti­va gene­ral: un avan­ce prác­ti­co vale más que cien pro­gra­mas. Tres, el
obje­ti­vo de Esta­do Socia­lis­ta Vas­co ha de ver­te­brar la muy enriquecedora
diver­si­dad de luchas con­tra todas las opre­sio­nes: nun­ca ha de intentar
suplan­tar­las. Cua­tro, la «revo­lu­ción de la coti­dia­nei­dad» es par­te sustantiva
de la revo­lu­ción en su con­jun­to, por­que es en la sub­je­ti­vi­dad feti­chi­za­da y en
la fal­sa «inti­mi­dad» de lo per­so­nal en don­de la sin­ra­zón tie­ne su más fuerte
ancla­je repro­duc­tor: es cier­ta la fra­se «lo per­so­nal es polí­ti­co» pero en un sentido
y en su con­tra­rio. Cin­co, la libertad/​derecho pro­le­ta­rio y la libertad/​derecho burgués
son incon­ci­lia­bles: el anta­go­nis­mo entre razón y sin­ra­zón debe sen­tir­se, verse,
oler­se, pal­par­se, debe lle­gar al fon­do de la obe­dien­cia y del mie­do para
ele­var­se a la con­cien­cia revolucionaria. 

18) Es necesaria
una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca que orien­te estos aspec­tos mucho más allá del
obje­ti­vo del Esta­do Socia­lis­ta, por­que éste sólo es un paso para avan­zar de
for­ma segu­ra a una socie­dad huma­na, la comu­nis­ta. La pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca ha
de estar pre­sen­te siquie­ra en su idea­rio bási­co en todas las reivindicaciones,
ense­ñan­do que nin­gu­na de ellas está segu­ra den­tro del capi­ta­lis­mo. Por ejemplo,
cual­quier lucha por la mejo­ra de la salud no ha plan­tear­se sólo des­de y para la
obten­ción de una salud públi­ca, esta­tal, gra­tui­ta, obje­ti­vos que empie­zan por
la lucha por el con­trol inme­dia­to por con­se­jos de tra­ba­ja­do­res conec­ta­dos con
las nece­si­da­des socia­les y la auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra y popu­lar, etc.; todo
esto es nece­sa­rio. Pero tam­bién lo es plan­tear la esta­ta­li­za­ción de la
far­ma­in­dus­tria para la sobe­ra­nía sani­ta­ria den­tro un inter­na­cio­na­lis­mo vital;
sobre todo, popu­la­ri­dad otro con­cep­to de salud huma­na no cons­tre­ñi­da por las
limi­ta­cio­nes capi­ta­lis­tas, no supe­di­ta­da al valor de cam­bio, sino, ade­más de
des­mer­can­ti­li­za­da, sobre todo cen­tra­da en la con­cep­ción comu­nis­ta de la especie
huma­na, no aplas­ta­da por la ley del valor ni por el tra­ba­jo abs­trac­to. Esta
pers­pec­ti­va ha cohe­sio­nar todas y cada una de las rei­vin­di­ca­cio­nes por­que es la
úni­ca mane­ra de ven­cer a la sin­ra­zón en la vida diaria. 

19) A la vez,
luchar por la recu­pe­ra­ción bajo con­trol obre­ro de la sani­dad pri­va­da, o de toda
indus­tria deci­si­va y nece­sa­ria para el bien­es­tar popu­lar en la actual crisis
capi­ta­lis­ta sal­va­je, requie­re de una cre­cien­te movi­li­za­ción de masas que
tem­prano o tar­de cho­ca­rá con la bur­gue­sía por la sim­ple razón de que busca
expro­piar­la de su capi­tal y su Esta­do, para des­truir­los. Sin deba­tir abiertamente
y mejo­rar esta nece­si­dad con el pue­blo tra­ba­ja­dor, es impo­si­ble, primero,
debi­li­tar a la sin­ra­zón y for­ta­le­cer la razón. Segun­do, mos­trar a las múltiples
rei­vin­di­ca­cio­nes en luchas con­cre­tas que deba­jo de sus par­ti­cu­la­ri­da­des y
sin­gu­la­ri­da­des hay una con­tra­dic­ción obje­ti­va que lo deter­mi­na todo: la
plus­va­lía. Ter­ce­ro, inte­grar a sec­to­res de la peque­ña bur­gue­sía para que se
sumen a la lucha popu­lar, e inti­mi­dar y asus­tar a sus sec­to­res reac­cio­na­rios y
a la bur­gue­sía en su con­jun­to, para­li­zán­do­los e impi­dien­do que contraataquen.
Cuar­to, crear la fuer­za popu­lar que, si lo deci­de así, lle­ve al par­la­men­to el
cre­cien­te movi­mien­to de masas en la calle, hacien­do del par­la­men­to un
cam­po de bata­lla tác­ti­co supe­di­ta­do a la gue­rra social que se libra sobre todo
en el exte­rior. Quin­to, crear la red de orga­ni­za­cio­nes de van­guar­dia, de
sin­di­ca­tos socio­po­lí­ti­cos, de movi­mien­tos popu­la­res, de aso­cia­cio­nes y grupos
socio­po­lí­ti­cos que luchen en todas las rei­vin­di­ca­cio­nes, capaz de resis­tir sin
gra­ves daños en su capa­ci­dad la inevi­ta­ble esca­la repre­si­va que se
pro­du­ci­rá. Y sex­to, avan­zar en la coor­di­na­ción del internacionalismo
proletario.

Y 20) Son varías
las tareas inme­dia­tas que debie­ra rea­li­zar esta nece­sa­ria red de con­fluen­cia de
los colec­ti­vos que for­man la actual izquier­da aber­tza­le, sien­do las más
urgen­tes en esta fase: una, supe­rar los sec­ta­ris­mos y per­so­na­lis­mos confluyendo
en las movi­li­za­cio­nes dia­rias; dos, estu­diar crí­ti­ca y cons­truc­ti­va­men­te todas
las pro­pues­tas, alter­na­ti­vas y rei­vin­di­ca­cio­nes de los colec­ti­vos en lucha para
ela­bo­rar un pro­gra­ma estra­té­gi­co, otro de tran­si­ción y otro tác­ti­co; y tres,
divul­gar­lo masi­va y pedagógicamente. 

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE 

EUSKAL
HERRIA 25 de mayo de 2029


[1] Car­los Azná­rez: S.O.S. por Patxi
Ruíz, pre­so polí­ti­co vas­co en lucha por sus dere­chos.
16 de mayo de 2020 https://borrokagaraia.wordpress.com/2020/05/16/s‑o-s-por-patxi-ruiz-preso-politico-vasco-en-lucha-por-sus-derechos/

[2] Véa­se: El Covid-19 y la cues­tión del poder. 26 de mar­zo de
2020. Dis­po­ni­ble en la red. 

[3] Véa­se: De las sub­cri­sis al Covid-19: 1987,1991, 1994, 1996, 2001,
2007… (1 de 2) Doce apun­tes sobre mar­xis­mo (XI de XII).
13 de abril de
2020. Dis­po­ni­ble en la red. 

[4] BGD: Mez­cla explo­si­va de mise­ria, repre­sión y fas­cis­mo. 25 de
mayo de 2020 https://​borro​ka​ga​raia​.word​press​.com/​2​0​2​0​/​0​5​/​2​5​/​m​e​z​c​l​a​-​e​x​p​l​o​s​i​v​a​-​d​e​-​m​i​s​e​r​i​a​-​r​e​p​r​e​s​i​o​n​-​y​-​f​a​s​c​i​s​mo/

[5] Lisí­ma­co Velas­co: Nadie esta­ba
pre­pa­ra­do.
2 de mayo de 2020 https://​dia​rio​-octu​bre​.com/​2​0​2​0​/​0​5​/​0​2​/​n​a​d​i​e​-​e​s​t​a​b​a​-​p​r​e​p​a​r​a​do/

[6] Oriol Güell: Los guar­dia­nes de la salud euro­pea sub­es­ti­ma­ron el
peli­gro del virus.
13 de mayo de 2020 https://​elpais​.com/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​2​020 – 05-18/los-guardianes-de-la-salud-europea-subestimaron-el-peligro-del-virus.html

[7] R. Rejón, A. Gil: Las far­ma­céu­ti­cas recha­za­ron inves­ti­gar en
pre­ven­ción de pan­de­mias como la Covid-19 en la enti­dad mix­ta de medi­ca­men­tos de
la UE.
25 de mayo de 2020 https://​www​.eldia​rio​.es/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​f​a​r​m​a​c​e​u​t​i​c​a​s​-​r​e​c​h​a​z​a​r​o​n​-​C​O​V​I​D​-​1​9​-​m​e​d​i​c​a​m​e​n​t​o​s​-​U​E​_​0​_​1​0​2​9​9​4​7​3​4​3​.​h​tml

[8] Ste­lla Callo­ni: Un impe­rio en
deca­den­cia. Terro­ris­mo resi­dual y fun­da­men­ta­lis­mo bár­ba­ro.
30 de abril de
2020 https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​0​/​0​4​/​3​0​/​p​e​n​s​a​m​i​e​n​t​o​-​c​r​i​t​i​c​o​-​u​n​-​i​m​p​e​r​i​o​-​e​n​-​d​e​c​a​d​e​n​c​i​a​-​t​e​r​r​o​r​i​s​m​o​-​r​e​s​i​d​u​a​l​-​y​-​f​u​n​d​a​m​e​n​t​a​l​i​s​m​o​-​b​a​r​b​a​ro/

[9] Renán Vega Can­tor: Coro­na­vi­rus y
filan­tro­pi­ca­pi­ta­lis­mo.
20 de mayo de 2020 https://​rebe​lion​.org/​a​u​t​o​r​/​r​e​n​a​n​-​v​e​g​a​-​c​a​n​t​or/

[10] Tho­mas Piketty: Esta cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal tor­na aún más
rele­van­te un plan de ali­vio de la deu­da
. 10 de mayo de 2020 https://​www​.lana​cion​.com​.ar/​e​l​-​m​u​n​d​o​/​t​h​o​m​a​s​-​p​i​k​e​t​t​y​-​e​s​t​a​-​c​r​i​s​i​s​-​e​c​o​n​o​m​i​c​a​-​g​l​o​b​a​l​-​t​o​r​n​a​-​a​u​n​-​m​a​s​-​r​e​l​e​v​a​n​t​e​-​u​n​-​p​l​a​n​-​d​e​-​a​l​i​v​i​o​-​d​e​-​l​a​-​d​e​u​d​a​-​n​i​d​2​3​6​3​524

[11] Ando­ni Base­rri­go­rri: Nadie, nin­gu­na orga­ni­za­ción, pue­de negar el
dere­cho a crear algo nue­vo.
18 de diciem­bre de 2018 https://​www​.boltxe​.eus/​2​0​1​8​/​1​2​/​1​8​/​i​n​a​k​i​-​g​i​l​-​d​e​-​s​a​n​-​v​i​c​e​n​t​e​-​n​a​d​i​e​-​n​i​n​g​u​n​a​-​o​r​g​a​n​i​z​a​c​i​o​n​-​p​u​e​d​e​-​n​e​g​a​r​-​e​l​-​d​e​r​e​c​h​o​-​a​-​c​r​e​a​r​-​a​l​g​o​-​n​u​e​vo/

[12] Marat: El fas­cis­mo ame­na­za la vida para recu­pe­rar el bene­fi­cio del
capi­tal. La úni­ca res­pues­ta posi­ble es de cla­se.
24 de mayo de 2020 https://​dia​rio​-octu​bre​.com/​2​0​2​0​/​0​5​/​2​4​/​e​l​-​f​a​s​c​i​s​m​o​-​a​m​e​n​a​z​a​-​l​a​-​v​i​d​a​-​p​a​r​a​-​r​e​c​u​p​e​r​a​r​-​e​l​-​b​e​n​e​f​i​c​i​o​-​d​e​l​-​c​a​p​i​t​a​l​-​l​a​-​u​n​i​c​a​-​r​e​s​p​u​e​s​t​a​-​p​o​s​i​b​l​e​-​e​s​-​d​e​-​c​l​a​se/

[13] Daniel Ber­na­bé: La tram­pa de la diver­si­dad. Akal, Madrid 2018,
p. 177. 

[14] Véa­se del autor: Cin­co lec­cio­nes bási­cas de las movilizaciones
anti­fas­cis­tas.
16 de abril de 2019 https://​www​.lahai​ne​.org/​e​s​t​_​e​s​p​a​n​o​l​.​p​h​p​/​c​i​n​c​o​-​l​e​c​c​i​o​n​e​s​-​b​a​s​i​c​a​s​-​d​e​-​las

[15] M. de la Fuen­te, Ll. Rodrí­guez Algans, J. Ber­nal Zubi­ri: El cie­rre
tem­po­ral de la pro­duc­ción en épo­ca de pan­de­mia.
6 de abril de 2020 https://​borro​ka​ga​raia​.word​press​.com/​2​0​2​0​/​0​4​/​0​6​/​e​l​-​c​i​e​r​r​e​-​t​e​m​p​o​r​a​l​-​d​e​-​l​a​-​p​r​o​d​u​c​c​i​o​n​-​e​n​-​e​p​o​c​a​-​d​e​-​p​a​n​d​e​m​ia/

[16] Dani­lo Albín: ¿Hay más per­mi­si­vi­dad poli­cial por el esta­do de
alar­ma en los barrios ricos? El secre­to que todos evi­tan reve­lar.
24 de
mayo de 2020 https://​www​.publi​co​.es/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​h​a​y​-​p​e​r​m​i​s​i​v​i​d​a​d​-​p​o​l​i​c​i​a​l​-​a​l​a​r​m​a​-​b​a​r​r​i​o​s​-​r​i​c​o​s​-​s​e​c​r​e​t​o​-​e​v​i​t​a​n​-​r​e​v​e​l​a​r​.​h​tml

[17] Andre Damon: Encu­bri­mien­to de la pan­de­mia en EEUU cul­pa­ble por
dece­nas de miles de muer­tos.
23 de mayo de 2020 https://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​2​0​/​0​5​/​2​3​/​p​e​r​s​-​m​2​3​.​h​tml

[18] Anselm Jap­pe: Las aven­tu­ras de la mer­can­cía. Pepi­tas de
Cala­ba­za. La Rioja,2016, p. 229. 

[19] Iker Casa­no­va: ETA 1958 – 2008. Medio siglo de his­to­ria. Txa­la­par­ta,
Liza­rra, 2007 p. 258. 

[20] T. Eagle­ton: Por qué Marx tenía razón. Penín­su­la. Barcelona
2011, p. 141. 

[21] T. Eagle­ton: Ídem, p. 126. 

[22]
K. Marx: El die­cio­cho Bru­ma­rio de Luís Bona­par­te. Pro­gre­so. Mos­cú 1978, T.
I, p. 408

[23] Marx, Ídem, p. 405. 

[24] Marx, Ídem, p. 416.

[25] Marx, Ídem, pp. 433 – 434. 

[26] Marx, Ídem, p. 443. 

[27] Marx: Crí­ti­ca de la filosofía
del Esta­do de Hegel
. OME. Gri­jal­bo. Bar­ce­lo­na 1978. Tomo 5. Pp, 
58 – 59

[28] Marx:
El die­cio­cho Bru­ma­rio de Luís Bona­par­te. Pro­gre­so.
Mos­cú 1978, T. I, p. 453. 

[29] Marx: Ídem, p. 464. 

[30] Tele­Sur: Más de 100 intoxicados
en EEUU tras pala­bras de Trump.
25 de abril de 2020 https://​www​.tele​surtv​.net/​n​e​w​s​/​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​-​s​e​r​v​i​c​i​o​s​-​e​m​e​r​g​e​n​c​i​a​-​p​e​r​s​o​n​a​s​-​i​n​t​o​x​i​c​a​d​a​s​-​d​o​n​a​l​d​-​t​r​u​m​p​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​2​0​2​0​0​425 – 0010.html

[31] EFE: Hom­bres arma­dos en una
pro­tes­ta con­ser­va­do­ra con­tra las medi­das de con­fi­na­mien­to en EEUU.
21 de
abril de 2020 https://​www​.eldia​rio​.es/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​H​o​m​b​r​e​s​-​p​r​o​t​e​s​t​a​s​-​c​o​n​s​e​r​v​a​d​o​r​a​s​-​c​o​n​f​i​n​a​m​i​e​n​t​o​-​U​n​i​d​o​s​_​0​_​1​0​1​9​0​9​8​6​6​7​.​h​tml

[32] Marx:
El die­cio­cho Bru­ma­rio de Luís Bona­par­te. Pro­gre­so.
Mos­cú 1978, T. I, p. 480. 

[33] Marx: Ídem, pp, 495 y ss. 

[34] Hugues Por­te­lli: Grams­ci y la
cues­tión reli­gio­sa.
Laia, Bar­ce­lo­na, 1977, pp. 130 y ss. 

[35] Grams­ci: «La Acción cató­li­ca». Ágo­ra.
Sala­man­ca 1975, pp. 545 – 546. 

[36] W.
Reich: Psi­co­lo­gía de masas del fascismo.
Ayu­so. Madrid 1972, p. 32.

[37] W, Reich: Mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co y psi­co­aná­li­sis. Siglo XXI.
Madrid 1974, p. 169. 

[38] Rafael Poch de Feliu: Fritz
Bauer.
5 de mar­zo de 2020 https://​rafael​poch​.com/​2​0​2​0​/​0​3​/​0​2​/​f​r​i​t​z​-​b​a​u​er/

[39] Danie­le Gan­ser: Los ejér­ci­tos
secre­tos de la OTAN.
El Vie­jo Topo. Bar­ce­lo­na, 2010, pp. 335 – 340. 

[40] Lukács:
El asal­to a la razón. Gri­jal­bo,
Bar­ce­lo­na 1976, p. 27. 

[41] Lukács,
Ídem, pp. 27 – 28. 

[42] Lukács,
Ídem, p. 79.

[43] Lukács,
Ídem, pp. 79 – 81. 

[44] Lukács,
Ídem, p. 83. 

[45] Lukács, Ídem, p. 87. 

[46] Lukács,
Ídem, pp. 571 – 580. 

[47] Lukács,
Ídem, p. 89. 

[48] Lukács,
Ídem, pp. 491 y ss.

[49] Lukács, Ídem, p. 515. 

[50] Lukács,
Ídem, p. 517. 

[51] Lukács,
Ítem, p. 518. 

[52] Lukács,
Ídem, p. 610. 

[53] Chris­toph Van­dreier: Ideó­lo­gos
dere­chis­tas de Ale­ma­nia exi­gen el sacri­fi­cio de vidas huma­nas en la pandemia
del coro­na­vi­rus.
12 de mayo de 2020 https://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​2​0​/​0​5​/​1​2​/​r​e​c​h​-​m​1​2​.​h​tml

[54] Ben­ja­mín Mateus: El capi­ta­lis­mo
con­tra la cien­cia: las lec­cio­nes del fre­ne­sí de 36 horas sobre la vacuna
Moder­na.
21 de mayo de 2020 https://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​2​0​/​0​5​/​2​1​/​r​e​c​h​-​m​2​1​.​h​tml

[55] Lukács,
Ídem, p. 620.

[56] Lukács, Ídem, p. 628.

[57] Lukács,
Ídem, p. 681. 

[58] Lukács,
Ídem, p. 690. 

[59] Ánge­la Davis: «Hitzar­tzea», Kar­tze­la
Kale­ra! Ema­ku­mea eta kar­tze­la,
IPES, 5 de febre­ro de 2016, Bil­bo, pp.
87 – 115.

[60] Lyu­ba Vino­gra­do­va: Las bru­jas de
la noche.
Pasa­do & Pre­sen­te, Bar­ce­lo­na 2016, p. 135. 

[61] Clé­ment Dechamps: “Dejar de
fre­gar y tomar las armas”: la huel­ga de las kellys del hotel Ibis Batignolles
de París.
10 de mayo de 2020 https://​www​.izquier​da​dia​rio​.es/​D​e​j​a​r​-​d​e​-​f​r​e​g​a​r​-​y​-​t​o​m​a​r​-​l​a​s​-​a​r​m​a​s​-​l​a​-​h​u​e​l​g​a​-​d​e​-​l​a​s​-​k​e​l​l​y​s​-​d​e​l​-​h​o​t​e​l​-​I​b​i​s​-​B​a​t​i​g​n​o​l​l​e​s​-​d​e​-​P​a​ris

[62] Miche­le Mat­te­lart: «El gol­pe de Esta­do en feme­nino o cuan­do las
muje­res de la bur­gue­sía salen a la calle». Fren­tes
cul­tu­ra­les y movi­li­za­ción de masas.
Ana­gra­ma. Bar­ce­lo­na 1977, pp. 183 – 213. 

[63] Ana Ota­së­vic: Mer­ce­na­rios de la
lucha no vio­len­ta.
3 de febre­ro de 2020 www​.redan​gos​tu​ra​.org​.ve/​?​p​:​3​415

[64] Hen­ri Lefrèb­vre: Ciber­nán­tro­po. Gedi­sa,
Bar­ce­lo­na 1980. Pp. 113 – 114. 

[65] Hen­ri Lefrèb­vre: Ciber­nán­tro­po. Gedi­sa,
Bar­ce­lo­na 1980. Pp. 165 – 166. 

[66] Redac­ción: ¿Quié­nes son los
gigan­tes far­ma­céu­ti­cos en la carre­ra por encon­trar la vacu­na?
18 de abril
de 2020 https://​cin​co​dias​.elpais​.com/​c​i​n​c​o​d​i​a​s​/​2​0​2​0​/​0​4​/​1​7​/​m​e​r​c​a​d​o​s​/​1​5​8​7​1​3​4​1​3​6​_​3​2​8​1​6​1​.​h​tml

[67] Vicen­te Cla­ve­ro: Indus­tria
far­ma­céu­ti­ca: un nego­cio de más de un billón de dóla­res que engor­da gra­cias al
coro­na­vi­rus.
14 de abril de 2020 https://​www​.publi​co​.es/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​i​n​d​u​s​t​r​i​a​-​f​a​r​m​a​c​e​u​t​i​c​a​-​n​e​g​o​c​i​o​-​b​i​l​l​o​n​-​d​o​l​a​r​e​s​-​e​n​g​o​r​d​a​-​g​r​a​c​i​a​s​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​.​h​tml

[68] William Bruno: Cuan­do una firma
de la big phar­ma uti­li­za una pan­de­mia… con fines finan­cie­ros.
21 de mayo de
2010 https://​vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​5​984

[69] Alfre­do Serrano: El coro­na­vi­rus
abrió la era de la impre­ci­sión y de la incer­ti­dum­bre.
15 de abril de 2020 https://​www​.pagi​na12​.com​.ar/​2​5​9​3​9​1​-​e​l​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​a​b​r​i​o​-​l​a​-​e​r​a​-​d​e​-​l​a​-​i​m​p​r​e​c​i​s​i​o​n​-​y​-​l​a​-​i​n​c​e​r​t​idu

[70] María José Fari­ñas Dul­ce: La ame­na­za tec­no­to­ta­li­ta­ria. 23 de
mayo de 2020 https://​blogs​.publi​co​.es/​d​o​m​i​n​i​o​p​u​b​l​i​c​o​/​3​3​0​6​4​/​l​a​-​a​m​e​n​a​z​a​-​t​e​c​n​o​t​o​t​a​l​i​t​a​r​ia/

[71] Peter Brück­ner: «Sobre la pato­lo­gía de la obe­dien­cia». Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca. Barral, Bar­ce­lo­na
1971, p. 169. 

[72] Peter Brück­ner. Ídem, p. 169.

[73] Max Horkhei­mer: «Inves­ti­ga­cio­nes psi­co-socia­les sobre el pro­ble­ma del
auto­ri­ta­ris­mo, el nacio­na­lis­mo y el anti­se­mi­tis­mo». Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca. Barral, Bar­ce­lo­na 1971, p. 215. 

[74] Th. W. Adorno: Ensa­yos sobre la pro­pa­gan­da fas­cis­ta. Voces y Cul­tu­ras, Bar­ce­lo­na, 2003, PP, 46 – 47. 

[75] Th. W. Adorno: Ídem, p. 58. 

[76] Nor­bert Lech­ner: «Repre­sión sexual y mani­pu­la­ción social». Sexua­li­dad y auto­ri­ta­ris­mo. El Cid Editor.
Chi­le, 1976. P. 63. 

[77] Mar­co Tobón: Pato­gé­ne­sis de la
vio­len­cia fas­cis­ta.
16 de enero de 2020 https://​rebe​lion​.org/​p​a​t​o​g​e​n​e​s​i​s​-​d​e​-​l​a​-​v​i​o​l​e​n​c​i​a​-​f​a​s​c​i​s​ta/

[78] Daniel Sibony: «De la
indi­fe­ren­cia en mate­ria de polí­ti­ca». Locu­ra
y socie­dad segre­ga­ti­va
. Ana­gra­ma.
Bar­ce­lo­na 1976. P. 108.

[79] G. Jer­vis: Manual
crí­ti­co de psi­quia­tría
. Ana­gra­ma. Bar­ce­lo­na 1977 pp. 89 y 207.

[80] G. Jer­vis: Ídem. Pp. 216 y ss

[81] Nés­tor Kohan: Nues­tro Marx.
Misión Con­cien­cia. Cara­cas, 2011, pp. 51 – 70. 

[82] Alex Calli­ni­cos: Con­tra el
post­mo­der­nis­mo. Un mani­fies­to anti­ca­pi­ta­lis­ta.
Socia­lis­mo y Libertad,
Chi­le, Pp. 179 y ss el
sud­ame­ri­cano

[83] Alan Sokal y Jean Bric­mont: Impos­tu­ras
inte­lec­tua­les.
Pai­dós, Bar­ce­lo­na 1999, pp. 63 – 112. 

[84] Anselm Jap­pe: «Las suti­le­zas meta­fí­si­cas de la mer­can­cía» El
absur­do mer­ca­do de los hom­bres sin cua­li­da­des.
Pepi­tas de Cala­ba­za. La
Rio­ja, 2014, pp. 71 – 72. 

[85] Gor­da­na Jova­no­vic: Psi­co­aná­li­sis, mar­xis­mo, una vez más. Uni­ver­si­dad
de Bel­gra­do 2016 file:///C:/Users/ERABIL~1/AppData/Local/Temp/Dialnet-PsicoanalisisMarxismo-5895423.pdf

[86] Anselm Jap­pe: Ídem, p. 77. 

[87] Nico­lás Gon­zá­lez Vare­la: Los
post­mo­der­nos escri­ben sobre Marx, Engels o Lenin sin cono­cer­los en profundidad.
16 de abril de 2017 https://​elsud​ame​ri​cano​.word​press​.com/​2​0​1​7​/​0​4​/​1​6​/​l​o​s​-​p​o​s​m​o​d​e​r​n​o​s​-​e​s​c​r​i​b​e​n​-​s​o​b​r​e​-​m​a​r​x​-​e​n​g​e​l​s​-​o​-​l​e​n​i​n​-​s​i​n​-​c​o​n​o​c​e​r​l​o​s​-​e​n​-​p​r​o​f​u​n​d​i​d​ad/

[88] Facun­do Agui­rre: Inter­na­cio­nal
Pro­gre­sis­ta: cen­tro izquier­dis­mo al res­ca­te del capi­ta­lis­mo.
15 de mayo de
2020 https://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​-​p​r​o​g​r​e​s​i​s​t​a​-​c​e​n​t​r​o​i​z​q​u​i​e​r​d​i​s​m​o​-​a​l​-​r​e​s​c​ate

[89] Fran­cis­co Eri­ce: Fou­cault está
cla­ra­men­te sobre­va­lo­ra­do.
14 de mayo de 2020 https://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​f​o​u​c​a​u​l​t​-​e​s​t​a​-​c​l​a​r​a​m​e​n​t​e​-​s​o​b​r​e​v​a​l​o​r​a​d​o​-​e​n​t​r​e​v​i​sta

[90] Susan Stran­ge: Dine­ro loco. Pai­dós,
Bar­ce­lo­na 1999, pp. 13 y ss. 

[91] Susan Stran­ge: Ídem, pp. 97 – 117. 

[92] C. Ber­zo­sa, P. Bus­te­lo, J. de la Igle­sia: Estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca mun­dial. Sín­te­sis, Madrid 1996, p. 168. 

[93] David Ladi­po: El cre­ci­mien­to del
com­ple­jo car­ce­la­rio-indus­trial en Esta­dos Uni­dos
. New Left Review Nº 7, Madrid 2001, p. 76 y ss.

[94] Ales­san­dro De Gior­gi: Tole­ran­cia
Cero. Estra­te­gias y prác­ti­cas de la socie­dad de con­trol
. . Virus. Barcelona
2005, pp. 129 y 144. 

[95] Rafael Vidal Jimé­nez: Capi­ta­lis­mo (dis­ci­pli­na­rio) de redes y cul­tu­ra (glo­bal) del mie­do. Edi­cio­nes del Signo. Buenos
Aires 2005, pp. 117 – 118

[96] LAB: LAB Sin­di­ka­tua, aler­ta del
aumen­to de sui­ci­dios, depre­sio­nes e infar­tos por la cri­sis. 23 de abril de 2010

https://​www​.boltxe​.eus/​2​0​1​0​/​0​4​/​2​3​/​l​a​b​-​s​i​n​d​i​k​a​t​u​a​-​a​l​e​r​t​a​-​d​e​l​-​a​u​m​e​n​t​o​-​d​e​-​s​u​i​c​i​d​i​o​s​-​d​e​p​r​e​s​i​o​n​e​s​-​e​-​i​n​f​a​r​t​o​s​-​p​o​r​-​l​a​-​c​r​i​sis

[97] Javier Vallet Bur­gui­llos: La
nue­va psi­co­lo­gía de la sumi­sión.
1 de mayo de 2011, https://kaosenlared.net/la-nueva-psicolog-a-de-la-sumisi‑n/

[98] AA.VV.: Aumen­to de suicidios
como con­se­cuen­cia de la cri­sis.
5 de noviem­bre de 2012 https://​gara​.naiz​.eus/​p​a​p​e​r​e​z​k​o​a​/​2​0​1​2​1​1​9​5​/​3​7​0​8​5​2​/​e​s​/​A​u​m​e​n​t​o​-​s​u​i​c​i​d​i​o​s​.​c​o​n​s​e​c​u​e​n​c​i​a​-​c​r​i​sis

[99] Arman­do B. Ginés: Con­trol
polí­ti­co y mie­do capi­ta­lis­ta.
29 de enero de 2014 https://​www​.boltxe​.eus/​2​0​1​4​/​0​1​/​2​9​/​c​o​n​t​r​o​l​-​p​o​l​i​t​i​c​o​-​y​-​m​i​e​d​o​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​t​a​-​a​r​m​a​n​d​o​-​b​-​g​i​n​es/

[100] Blan­ca Blay: No ten­dre­mos salud
men­tal si la gen­te no tie­ne resuel­tos la vivien­da o el tra­ba­jo.
12 de mayo
de 2016 https://​www​.eldia​rio​.es/​c​a​t​a​l​u​n​y​a​/​s​a​n​i​t​a​t​/​m​e​n​t​a​l​-​s​i​g​u​e​-​r​e​s​u​e​l​t​a​-​v​i​v​i​e​n​d​a​-​t​r​a​b​a​j​o​_​0​_​5​1​5​1​4​9​4​0​8​.​h​tml

[101] MPR: La sinies­tra­li­dad
silen­cio­sa: la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo con­du­ce a la muer­te y a la
enfer­me­dad.
5 de sep­tiem­bre de 2019 https://​dia​rio​-octu​bre​.com/​2​0​1​9​/​0​9​/​0​5​/​l​a​-​s​i​n​i​e​s​t​r​a​l​i​d​a​d​-​s​i​l​e​n​c​i​o​s​a​-​l​a​-​e​x​p​l​o​t​a​c​i​o​n​-​d​e​-​l​a​-​f​u​e​r​z​a​-​d​e​-​t​r​a​b​a​j​o​-​c​o​n​d​u​c​e​-​a​-​l​a​-​m​u​e​r​t​e​-​y​-​l​a​-​e​n​f​e​r​m​e​d​ad/

[102] Kate Ran­dall: Los ricos en
Esta­dos Uni­dos y Rei­no Uni­do viven casi diez años más salu­da­bles que los
pobres.
20 de enero de 2020 https://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​2​0​/​0​1​/​2​0​/​v​i​d​a​-​j​2​0​.​h​tml

[103] Dani­lo Albin: La Con­fe­ren­cia
Epis­co­pal ins­tru­ye a las nue­vas mon­jas con­tra la “radi­ca­li­za­ción del feminismo”.
14 de julio de 2019 (https://​www​.publi​co​.es/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​c​o​n​f​e​r​e​n​c​i​a​-​e​p​i​s​c​o​p​a​l​-​i​n​s​t​r​u​y​e​-​n​u​e​v​a​s​-​m​o​n​j​a​s​-​r​a​d​i​c​a​l​i​z​a​c​i​o​n​-​f​e​m​i​n​i​s​m​o​.​h​tml)

[104] Fran­cis­co Vil­ches: Se reac­ti­va
el pro­ce­so de bea­ti­fi­ca­ción de Isa­bel I de Cas­ti­lla, deno­mi­na­da “la Cató­li­ca”.
5
de mayo de 2020 https://​www​.lahai​ne​.org/​e​s​t​_​e​s​p​a​n​o​l​.​p​h​p​/​s​e​-​r​e​a​c​t​i​v​a​-​e​l​-​p​r​o​c​e​s​o​-de

[105] Manuel E. Yepe: Refu­ta­ción del fun­da­men­ta­lis­mo reli­gio­so. 20 de
mayo de 2020 https://​rebe​lion​.org/​r​e​f​u​t​a​c​i​o​n​-​d​e​l​-​f​u​n​d​a​m​e​n​t​a​l​i​s​m​o​-​r​e​l​i​g​i​o​so/

[106] Rober­to Laxe: El “poder” de la
reli­gión ani­da en las men­tes.
19 de mayo de 2020 https://kaosenlared.net/el-poder-de-la-religion-anida-en-las-mentes‑2/

[107] Xosé Manuel Bei­ras: Racio­na­li­dad
e irra­cio­na­li­dad en el actual sis­te­ma-mun­do.
8 de mayo de 2020 https://www.sinpermiso.info/textos/racionalidad-e-irracionalidad-en-el-actual-sistema-mundo‑0

[108] José Lavin: Sala­man­ca vs Vallecas:
la cri­sis del Covid-10 y la cua­ren­te­na como cues­tión de cla­se.
15 de mayo
de 2020 http://​www​.izquier​da​dia​rio​.es/​S​a​l​a​m​a​n​c​a​-​v​s​-​V​a​l​l​e​c​a​s​-​l​a​-​c​r​i​s​i​s​-​d​e​l​-​C​o​v​i​d​-​1​9​-​y​-​l​a​-​c​u​a​r​e​n​t​e​n​a​-​c​o​m​o​-​u​n​a​-​c​u​e​s​t​i​o​n​-​d​e​-​c​l​ase

[109] Patrik Mar­tin: El gobierno Trump
con­tra la cien­cia.
16 de mayo de 2020 https://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​2​0​/​0​5​/​1​6​/​p​e​r​s​-​m​1​6​.​h​tml

[110] I. Enrí­quez Pérez «Desin­fo­vi­rus»,
retorno al futu­ro y rei­vin­di­ca­ción del
cono­ci­mien­to razo­na­do
5 de mayo de
2020 https://​rebe​lion​.org/​d​e​s​i​n​f​o​v​i​r​u​s​-​r​e​t​o​r​n​o​-​a​l​-​f​u​t​u​r​o​-​y​-​r​e​i​v​i​n​d​i​c​a​c​i​o​n​-​d​e​l​-​c​o​n​o​c​i​m​i​e​n​t​o​-​r​a​z​o​n​a​do/

[111] J. Muñoz «Razón/​Racionalidad» Com­pen­dio de Epis­te­mo­lo­gía. Trot­ta.
Madrid 2000. Pp. 481 – 486. 

[112] H.
Kri­vi­ne La Tie­rra. De los mitos al saber.
Biblio­te­ca Buri­dán. Bar­ce­lo­na 2012, p. 275. 

[113] J. Riech­mann, A. Alma­zán et alii: La
nece­si­dad de luchar con­tra un mun­do vir­tual. Con­tra la doc­tri­na del shock
digi­tal.
4 de mayo de 2020 vien­do sur

[114] Etcé­te­ra: El esta­do de excepción
per­ma­nen­te.
Corres­pon­den­cia de gue­rra social. Bar­ce­lo­na Nº 58, Junio 2018,
pp. 5 y ss. 

[115] Izquier­da Cas­te­lla­na: Pre­pa­ran­do
la gue­rra glo­bal como sali­da a la actual socio-eco­nó­mi­ca-sani­ta­ria.
27 de
abril de 2020 http://​izca​.net/​2​0​2​0​/​0​4​/​2​7​/​p​r​e​p​a​r​a​n​d​o​-​l​a​-​g​u​e​r​r​a​-​g​l​o​b​a​l​-​c​o​m​o​-​s​a​l​i​d​a​-​a​-​l​a​-​a​c​t​u​a​l​-​c​r​i​s​i​s​-​s​o​c​i​o​-​e​c​o​n​o​m​i​c​a​-​s​a​n​i​t​a​r​ia/

[116] Edmun­do Mou­re: El buen terror. 8
de febre­ro de 2020 http://​izca​.net/​2​0​2​0​/​0​4​/​2​7​/​p​r​e​p​a​r​a​n​d​o​-​l​a​-​g​u​e​r​r​a​-​g​l​o​b​a​l​-​c​o​m​o​-​s​a​l​i​d​a​-​a​-​l​a​-​a​c​t​u​a​l​-​c​r​i​s​i​s​-​s​o​c​i​o​-​e​c​o​n​o​m​i​c​a​-​s​a​n​i​t​a​r​ia/

[117] César Pérez Nava­rro: Gobierno
reco­no­ce más de 950 casos de tor­tu­ras en las cár­ce­les espa­ño­las entre 2010 y
2020.
15 de mayo de 2020 https://​kao​sen​la​red​.net/​g​o​b​i​e​r​n​o​-​r​e​c​o​n​o​c​e​-​m​a​s​-​d​e​-​9​5​0​-​c​a​s​o​s​-​d​e​-​t​o​r​t​u​r​a​-​e​n​-​c​a​r​c​e​l​e​s​-​e​s​p​a​n​o​l​a​s​-​e​n​t​r​e​-​2​0​1​0​-​y​-​2​0​19/

[118] Agen­cia: Valle­cas acu­mu­ló más
pro­pues­tas de san­ción de la Poli­cía que el barrio de Sala­man­ca pese a las
pro­tes­tas.
15 de mayo de 2020 https://​www​.publi​co​.es/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​m​u​l​t​a​s​-​a​l​a​r​m​a​-​p​o​l​i​c​i​a​-​m​u​l​t​o​-​b​a​r​r​i​o​-​v​a​l​l​e​c​a​s​-​s​a​l​a​m​a​n​c​a​-​p​e​s​e​-​p​r​o​t​e​s​t​a​s​-​b​a​r​r​i​o​-​r​i​c​o​-​m​a​d​r​i​d​.​h​tml

[119] Martxe­lo Díaz: La AN ini­cia el
embar­go de cuen­tas de «herri­ko taber­nak» tras 18 años de per­se­cu­ción.
22 de
mayo abril de 2020 https://​www​.naiz​.eus/​e​u​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​n​o​t​i​c​i​a​/​2​0​2​0​0​4​2​2​/​c​o​m​i​e​n​z​a​n​-​a​-​e​j​e​c​u​t​a​r​-​l​a​-​s​e​n​t​e​n​c​i​a​-​d​e​l​-​t​s​-​q​u​e​-​p​r​e​v​e​-​l​a​-​i​n​c​a​u​t​a​c​i​o​n​-​d​e​-​h​e​r​r​i​k​o​-​t​a​b​e​r​nak

[120] Asier Robles: Itzu­bal­tze­ta
Gaz­tetxea denun­cia el des­alo­jo sufri­do y la acti­tud del Gobierno muni­ci­pal de
Getxo.
12 de mayo de 2020 https://​www​.naiz​.eus/​e​u​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​n​o​t​i​c​i​a​/​2​0​2​0​0​5​1​2​/​l​o​s​-​j​o​v​e​n​e​s​-​d​e​-​i​t​z​u​b​a​l​t​z​e​t​a​-​g​a​z​t​e​t​x​e​a​-​d​e​n​u​n​c​i​a​n​-​e​l​-​d​e​s​a​l​o​j​o​-​y​-​l​a​-​a​c​t​i​t​u​d​-​d​e​l​-​a​y​u​n​t​a​m​i​e​n​t​o​-​d​e​-​g​e​txo

[121] Aní­bal Mal­var: El prin­ci­pio de
auto­ri­dad de la poli­cía sigue hoy por enci­ma de los dere­chos civi­les.
18 de
mayo de 2020 https://​ctxt​.es/​e​s​/​2​0​2​0​0​5​0​1​/​P​o​l​i​t​i​c​a​/​3​2​2​5​5​/​J​o​s​e​-​M​a​n​u​e​l​-​S​a​n​c​h​e​z​-​F​o​r​n​e​t​-​S​U​P​-​p​o​l​i​c​i​a​-​t​o​r​t​u​r​a​-​a​n​i​b​a​l​-​m​a​l​v​a​r​.​htm

[122] Kaos: Poli­cía y Guar­dia Civil
pre­vén un oto­ño calien­te con mani­fes­ta­cio­nes y dis­tur­bios en todo el Esta­do.
17
de mayo de 2020 https://​kao​sen​la​red​.net/​p​o​l​i​c​i​a​-​y​-​g​u​a​r​d​i​a​-​c​i​v​i​l​-​p​r​e​v​e​n​-​u​n​-​o​t​o​n​o​-​c​a​l​i​e​n​t​e​-​c​o​n​-​m​a​n​i​f​e​s​t​a​c​i​o​n​e​s​-​y​-​d​i​s​t​u​r​b​i​o​s​-​e​n​-​t​o​d​o​-​e​l​-​e​s​t​a​do/

[123] Juan Chin­go: Fran­cia: detrás de
la ges­tión poli­cial de Covid-10, el mie­do a una gran explo­sión social.
14
de abril de 2020 http://​www​.izquier​da​dia​rio​.es/​F​r​a​n​c​i​a​-​d​e​t​r​a​s​-​d​e​-​l​a​-​g​e​s​t​i​o​n​-​p​o​l​i​c​i​a​l​-​d​e​l​-​C​o​v​i​d​-​1​9​-​e​l​-​m​i​e​d​o​-​a​-​u​n​a​-​g​r​a​n​-​e​x​p​l​o​s​i​o​n​-​s​o​c​ial

[124] Luís de Vega: 101.942
madri­le­ños, en las colas del ham­bre en la capi­tal.
13 de mayo de 2020 https://​elpais​.com/​e​s​p​a​n​a​/​m​a​d​r​i​d​/​2​020 – 05-12/101942-madrilenos-pueblan-las-colas-del-hambre-en-la-capital.html

[125] Higi­nio Polo: Des­or­den y agonía.
13 de abril de 2020 https://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​d​e​s​o​r​d​e​n​-​y​-​a​g​o​nia

[126] Gabriel Kess­ler: El sen­ti­mien­to
de inse­gu­ri­dad.
Siglo XXI, Argen­ti­na 2009, pp. 213 y ss. 

[127] Isaac Enrí­quez Pérez: Coro­na­vi­rus, mie­do, cri­sis del capi­ta­lis­mo y
(des)orden mun­dial.
23 de mayo de 2020 https://​rebe​lion​.org/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​m​i​e​d​o​-​c​r​i​s​i​s​-​d​e​l​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​m​o​-​y​-​d​e​s​o​r​d​e​n​-​m​u​n​d​i​al/

[128] Ricar­do Arons­kind Plan­tar­se
fren­te a la irra­cio­na­li­dad.
3 de mayo de 2020 https://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​p​l​a​n​t​a​r​s​e​-​f​r​e​n​t​e​-​a​-​l​a​-​i​r​r​a​c​i​o​n​a​l​i​dad

[129] Vicen­te Cla­ve­ro: Gran­des
for­tu­nas y fon­dos de inver­sión con­tro­lan las far­ma­céu­ti­cas espa­ño­las que
coti­zan en Bol­sa.
14 de mayo de 2020 https://​www​.publi​co​.es/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​g​r​a​n​d​e​s​-​f​o​r​t​u​n​a​s​-​f​o​n​d​o​s​-​i​n​v​e​r​s​i​o​n​-​c​o​n​t​r​o​l​a​n​-​f​a​r​m​a​c​e​u​t​i​c​a​s​-​e​s​p​a​n​o​l​a​s​-​c​o​t​i​z​a​n​-​b​o​l​s​a​.​h​tml

[130] Rey­nal­do Sac­co­ne: Los nego­cios
de la pan­de­mia.
16 de mayo de 2020 https://​rebe​lion​.org/​l​o​s​-​n​e​g​o​c​i​o​s​-​d​e​-​l​a​-​p​a​n​d​e​m​ia/

[131] Rober­to Jara: ¿Qué empre­sas se
están hacien­do de oro con la pan­de­mia?
13 de mayo de 2020 http://​www​.izquier​da​dia​rio​.es/​Q​u​e​-​e​m​p​r​e​s​a​s​-​s​e​-​e​s​t​a​n​-​h​a​c​i​e​n​d​o​-​d​e​-​o​r​o​-​c​o​n​-​l​a​-​p​a​n​d​e​mia

[132] Raúl Rejón: Los recor­tes en
sani­dad dis­pa­ran la fac­tu­ra­ción de las cin­co mul­ti­na­cio­na­les que aca­pa­ran el
nego­cio de la salud en Espa­ña.
4 de febre­ro de 2019 https://​www​.eldia​rio​.es/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​s​a​n​i​d​a​d​-​p​r​i​v​a​d​a​_​0​_​8​6​3​0​1​4​4​8​5​.​h​tml

[133] Whit­ney Webb: Las hue­llas de
Bayer y Mon­san­to en el gol­pe de EEUU con­tra Vene­zue­la.
9 de mayo de 2019  https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​1​9​/​0​5​/​0​9​/​l​a​s​-​h​u​e​l​l​a​s​-​d​e​-​b​a​y​e​r​-​y​-​m​o​n​s​a​n​t​o​-​e​n​-​e​l​-​g​o​l​p​e​-​d​e​-​e​e​u​u​-​c​o​n​t​r​a​-​v​e​n​e​z​u​e​la/

[134] Iva­na Belén Ruiz y José Man­za­ne­da: 40.000
muer­tes en Vene­zue­la: el infor­me silen­cia­do.
9 de mayo de 2019 https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​1​9​/​0​5​/​0​9​/​4​0​-​m​i​l​-​m​u​e​r​t​e​s​-​e​n​-​v​e​n​e​z​u​e​l​a​-​e​l​-​i​n​f​o​r​m​e​-​s​i​l​e​n​c​i​a​do/

[135] Rafael Bau­tis­ta: De la quiebra
mun­dial a la “Deu­da infi­ni­ta”.
11 de mayo de 2020 https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​0​/​0​5​/​1​1​/​p​e​n​s​a​m​i​e​n​t​o​-​c​r​i​t​i​c​o​-​r​a​f​a​e​l​-​b​a​u​t​i​s​t​a​-​d​e​-​l​a​-​q​u​i​e​b​r​a​-​m​u​n​d​i​a​l​-​a​-​l​a​-​d​e​u​d​a​-​i​n​f​i​n​i​ta/

[136] Máxi­mo Cons­tan­zo: Covid-19: El
mie­do como herra­mien­ta de domi­na­ción.
19 de abril de 2020 https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​0​/​0​4​/​1​9​/​c​h​i​l​e​-​c​o​v​i​d​-​1​9​-​e​l​-​m​i​e​d​o​-​c​o​m​o​-​h​e​r​r​a​m​i​e​n​t​a​-​d​e​-​d​o​m​i​n​a​c​i​on/

[137] José Cuer­vo: La depre­sión y el
vacío exis­ten­cial como for­mas de domi­na­ción capi­ta­lis­ta.
3 de mar­zo de 2020
http://​www​.izquier​da​dia​rio​.es/​L​a​-​d​e​p​r​e​s​i​o​n​-​y​-​e​l​-​v​a​c​i​o​-​e​x​i​s​t​e​n​c​i​a​l​-​c​o​m​o​-​f​o​r​m​a​-​d​e​-​d​o​m​i​n​a​c​i​o​n​-​c​a​p​i​t​a​l​i​sta

[138] MPR: Con­ta­gio: ‘A medi­da que se
expan­de el mie­do se expan­de la sumi­sión’.
11 de mar­zo de 2020 https://​movi​mien​to​po​li​ti​co​de​re​sis​ten​cia​.blogs​pot​.com/​2​0​2​0​/​0​3​/​c​o​n​t​a​g​i​o​-​m​e​d​i​d​a​-​q​u​e​-​s​e​-​e​x​p​a​n​d​e​-​e​l​-​m​i​e​d​o​.​h​tml

[139] Sal­va­dor Soler: Fin de la
fan­ta­sía: Dis­ney deja de pagar el sala­rio a 100.000 tra­ba­ja­do­res.
21 de
abril de 2020. http://​www​.laiz​quier​da​dia​rio​.com/​F​i​n​-​d​e​-​l​a​-​f​a​n​t​a​s​i​a​-​D​i​s​n​e​y​-​d​e​j​a​-​d​e​-​p​a​g​a​r​-​e​l​-​s​a​l​a​r​i​o​-​a​-​100 – 000-trabajadores

[140] DO: Renault “podría des­apa­re­cer” y Nis­san des­pe­dir a más de 20.000
emplea­dos.
23 de mayo de 2020 https://​dia​rio​-octu​bre​.com/​2​0​2​0​/​0​5​/​2​3​/​r​e​n​a​u​l​t​-​p​o​d​r​i​a​-​d​e​s​a​p​a​r​e​c​e​r​-​y​-​n​i​s​s​a​n​-​d​e​s​p​e​d​i​r​-​a​-​m​a​s​-​d​e​-20 – 000-empleados/

[141] Car­los Her­nán­dez-Eche­va­rria: Trump se une a la gue­rra republicana
para que votar sea más difí­cil.
23 de mayo de 2020 https://​www​.eldia​rio​.es/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​T​r​u​m​p​-​g​u​e​r​r​a​-​r​e​p​u​b​l​i​c​a​n​a​-​v​o​t​a​r​-​d​i​f​i​c​i​l​_​0​_​1​0​2​9​9​4​7​0​5​8​.​h​tml

[142] MAM: PSOE: una his­to­ria de
repre­sión.
19 de mayo de 2020 https://​www​.lahai​ne​.org/​e​s​t​_​e​s​p​a​n​o​l​.​p​h​p​/​p​s​o​e​-​u​n​a​-​h​i​s​t​o​r​i​a​-​d​e​-​r​e​p​r​e​s​ion

[143] Marià de Delàs: La sumi­sión de
Uni­das Pode­mos sin rubor: Real Decre­to digi­tal: ¿Abs­ten­ción a cam­bio de qué?
30
de noviem­bre de 2019. https://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​l​a​-​s​u​m​i​s​i​o​n​-​d​e​-​u​n​i​d​a​s​-​p​o​d​e​m​o​s​-​s​i​n​-​r​u​b​o​r​-​r​e​a​l​-​d​e​c​r​e​t​o​-​d​i​g​i​t​a​l​-​a​b​s​t​e​n​c​i​o​n​-​a​-​c​a​m​b​i​o​-​d​e​-​que

[144] BGD: El tiem­po se aca­ba. 19
de mayo de 2020 https://​borro​ka​ga​raia​.word​press​.com/​2​0​2​0​/​0​5​/​1​9​/​e​l​-​t​i​e​m​p​o​-​s​e​-​a​c​a​ba/

[145] BGD: Patxi­ren seni­de eta ger­tu­ko lagu­nak 20 de mayo de 2020 https://​borro​ka​ga​raia​.word​press​.com/​2​0​2​0​/​0​5​/​2​0​/​p​a​t​x​i​r​e​n​-​s​e​n​i​d​e​-​e​t​a​-​g​e​r​t​u​k​o​-​l​a​g​u​n​e​n​-​g​u​t​u​n​a​-​c​a​r​t​a​-​d​e​-​l​o​s​-​a​m​i​g​o​s​-​y​-​f​a​m​i​l​i​a​r​e​s​-​d​e​-​p​a​t​xi/ Y AAEAM: Sobre los comunicados
publi­ca­dos por EH Bil­du y Sor­tu en rela­ción a Patxi Ruíz
20 de mayo de 2020 https://​eh​.lahai​ne​.org/​s​o​b​r​e​-​l​o​s​-​c​o​m​u​n​i​c​a​d​o​s​-​p​u​b​l​i​c​a​d​o​s​-​por

[146]Julio Gam­bi­na: En todo el mundo
va a haber una situa­ción de caí­da en default, una cesa­ción de pagos inmen­sa.
20
de mayo de 2020 https://​rebe​lion​.org/​e​n​-​t​o​d​o​-​e​l​-​m​u​n​d​o​-​v​a​-​a​-​h​a​b​e​r​-​u​n​a​-​s​i​t​u​a​c​i​o​n​-​d​e​-​c​a​i​d​a​-​e​n​-​d​e​f​a​u​l​t​-​u​n​a​-​c​e​s​a​c​i​o​n​-​d​e​-​p​a​g​o​s​-​i​n​m​e​n​sa/

[147] Ariel Petru­ce­lli y Fede­ri­co Mare: Para­noia
e hipo­cre­sía glo­bal en tiem­pos de capi­ta­lis­mo tar­dío.
29 de mar­zo de 2020 https://​rebe​lion​.org/​p​a​r​a​n​o​i​a​-​e​-​h​i​p​o​c​r​e​s​i​a​-​g​l​o​b​a​l​-​e​n​-​t​i​e​m​p​o​s​-​d​e​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​m​o​-​t​a​r​d​io/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *