Con­trol polí­ti­co y mie­do capi­ta­lis­ta- Arman­do B. Ginés

pánico

El mie­do es con­sus­tan­cial al ser humano. Nos man­tie­ne aler­ta para no caer en la indo­len­cia y la apa­tía extre­ma. Tener mie­do pue­de sal­var­nos la vida, al hacer­nos detec­tar peli­gros laten­tes o inme­dia­tos, lo que pro­vo­ca y acti­va res­pues­tas con­tra­rias a la cau­sa que nos ate­mo­ri­za, afli­ge o ame­na­za. Cuan­do sal­ta la alar­ma, todo el orga­nis­mo se pone a tra­ba­jar para resol­ver el con­flic­to exis­ten­cial de la mejor mane­ra posi­ble. Otra cosa es que ese mie­do sea indu­ci­do por el sis­te­ma social con el fin de ejer­cer poder y con­trol sobre cada suje­to indi­vi­dual. Es lo que suce­de aho­ra en las socie­da­des de con­su­mo neo­li­be­ra­les, a los mie­dos inna­tos o natu­ra­les se agre­gan los mie­dos crea­dos por la estruc­tu­ra de domi­na­ción eco­nó­mi­ca. Estos mie­dos de segun­do gra­do, ela­bo­ra­dos por la ideo­lo­gía capi­ta­lis­ta, tie­nen con­se­cuen­cias muy gra­ves a esca­la par­ti­cu­lar y colec­ti­va, entran­do de lleno en la esfe­ra de la polí­ti­ca común.

Valién­do­nos de la psi­co­lo­gía clá­si­ca, pode­mos seña­lar que las estra­te­gias de defen­sa anti-mie­do son cua­tro: esca­par ante el peli­gro inmi­nen­te, opo­ner resis­ten­cia y luchar, que­dar­nos inmó­vi­les has­ta que pase el ven­da­val o bien some­ter­nos a las furias des­ata­das del des­tino de modo incon­di­cio­nal. Ele­gir una u otra opción depen­de de las cir­cuns­tan­cias ínti­mas y ambien­ta­les, de la adap­ta­ción al entorno y de la pos­tu­ra crí­ti­ca de cada indi­vi­duo. El efec­to con­ta­gio y de mime­sis colec­ti­va jue­ga un papel des­ta­ca­do en la toma de deci­sión polí­ti­ca, aun­que lo más urgen­te y rele­van­te sea man­te­ner la vida pro­pia. Tra­duz­ca­mos vida pro­pia por no per­der el empleo o el esta­tus, la capa­ci­dad impe­rio­sa de adqui­rir bie­nes de pri­me­ra nece­si­dad, de la pre­sión de los círcu­los de con­vi­ven­cia más pró­xi­mos y de la dig­ni­dad o auto­es­ti­ma pri­va­da. Son fac­to­res com­pli­ca­dos de sope­sar con exac­ti­tud, con­cre­tos pero difí­ci­les de men­su­rar. Sobre ellos actúa la ideo­lo­gía hege­mó­ni­ca del régi­men capi­ta­lis­ta, cul­tu­ra, idio­sin­cra­sia his­tó­ri­ca, leyes y tra­di­cio­nes loca­les, para diri­gir a la masa por cami­nos y deci­sio­nes acor­des con los intere­ses de la eli­te o cas­tas dominantes.

Ese mie­do es más pal­pa­ble des­de el adve­ni­mien­to de la cri­sis que hoy toda­vía pade­ce­mos. La glo­ba­li­dad pre­ten­de la sumi­sión incon­di­cio­nal de la ciu­da­da­nía mun­dial en su tota­li­dad, empre­sa casi impo­si­ble de con­se­guir solo con la suges­tión ideo­ló­gi­ca y la seduc­ción publi­ci­ta­ria. Sin embar­go, el con­trol es bas­tan­te efec­ti­vo. Para las ove­jas que se des­ca­rrían están las cár­ce­les, la porra poli­cial, la pata­da mili­tar o el ostra­cis­mo social de la indi­gen­cia. Son solu­cio­nes expe­di­ti­vas de últi­mo recur­so. En socie­da­des debi­da­men­te for­ma­tea­das es menos cos­to­so y vio­len­to ejer­cer el con­trol sibi­lino de las con­duc­tas coti­dia­nas median­te la exten­sión del mie­do social.

Antes citá­ba­mos las estra­te­gias psi­co­ló­gi­cas para supe­rar o ali­viar el mie­do. Entre­mos a disec­cio­nar­las bre­ve­men­te por separado.

La hui­da a la carre­ra, meta­fó­ri­ca­men­te hablan­do sin exce­si­vas for­ma­li­da­des con­cep­tua­les, es la sali­da que adop­tan los sui­ci­das, los que espe­ran a que amai­ne el tem­po­ral escon­di­dos en zulos ale­ja­dos del con­flic­to social y los que jamás se detie­nen a pen­sar crí­ti­ca­men­te por sí mis­mos y rela­cio­nar­se de igual a igual con el otro. Al otro lado de la hui­da está dis­pues­to un sor­teo mefis­to­fé­li­co: el pre­ci­pi­cio abis­mal o el éxta­sis para­di­sía­co, el infierno o el cie­lo, la mala con­cien­cia o la muer­te sen­ti­men­tal. Huir sig­ni­fi­ca elu­dir la soli­da­ri­dad con el otro, con la fami­lia, con tu cla­se social. Vol­ver a empe­zar des­pués lan­zar­se a la esca­pa­da soli­ta­ria tie­ne cos­tes muy ele­va­dos, lle­var el estig­ma de la indig­ni­dad has­ta la mis­ma muer­te, la que hemos evi­ta­do por puro azar inefable.

Enfren­tar­se al tsu­na­mi que se nos vie­ne enci­ma requie­re cora­je, equi­li­brio men­tal y domi­nio de sí mis­mo. Pue­de ser tam­bién que nos halle­mos, por exce­so de con­fian­za, ante una teme­ri­dad abso­lu­ta por no haber ana­li­za­do correc­ta­men­te los pros y los con­tras del even­to en cues­tión. En ese caso, esta­ría­mos ante un per­fil heroi­co más allá de lo humano, en una dimen­sión míti­ca de la exis­ten­cia, un aquí y aho­ra tota­li­za­dor juga­do a cara o cruz. Morir y vivir en un solo acto, que asi­mis­mo podría inter­pre­tar­se en oca­sio­nes pun­tua­les como un sal­to al vacío o hui­da encu­bier­ta con recom­pen­sa en la eter­ni­dad, acti­tud típi­ca de fun­da­men­ta­lis­tas dog­má­ti­cos entre­ga­dos al sino ines­cru­ta­ble de algún cre­do eso­té­ri­co o reli­gio­so. Luchar con­tra el peli­gro, la reali­dad que habi­ta­mos, no obs­tan­te lo dicho, repre­sen­ta mayo­ri­ta­ria­men­te una acti­tud valien­te y mesu­ra­da, una pos­tu­ra que bus­ca y nos vin­cu­la al seme­jan­te para cons­ti­tuir una fuer­za más pode­ro­sa que ten­ga éxi­to con­tra el peli­gro que ace­cha. Es la posi­ción más emble­má­ti­ca de los revo­lu­cio­na­rios, los tra­ba­ja­do­res con con­cien­cia de cla­se y de gen­tes rebel­des que no adop­tan por obli­ga­ción impues­ta al orden esta­ble­ci­do. Una varian­te nega­ti­va de esta tipo­lo­gía polí­ti­ca son las masas alie­na­das que se adhie­ren a los can­tos de sire­na del fas­cis­mo o del entre­te­ni­mien­to esté­ril del espec­tácu­lo capitalista.

Que­dar­se para­dos o hacer­se el muer­to para que los rayos no repa­ren en noso­tros es tan­to como apos­tar a la rule­ta rusa o a la velei­do­sa for­tu­na. Pue­de suce­der que el mie­do ate­na­ce e impi­da el movi­mien­to, otras veces será por ini­cia­ti­va per­so­nal con el pro­pó­si­to de pasar des­aper­ci­bi­dos en medio de la tor­men­ta mien­tras el páni­co empu­ja al res­to a salir en estam­pi­da. Se tra­ta de un nicho psi­co­ló­gi­co de carac­te­res egoís­tas a ultran­za o de mar­gi­na­dos sin futu­ro de lar­go reco­rri­do ven­ci­dos irre­mi­si­ble­men­te por la des­di­cha per­so­nal, en cual­quie­ra de los dos amplios supues­tos de indi­vi­duos des­co­nec­ta­dos de la con­vi­ven­cia social bien por per­te­ne­cer a las cla­ses pudien­tes o los des­po­ja­dos de la míni­ma con­di­ción huma­na por los ava­ta­res de la estruc­tu­ra capital-trabajo.

El cuar­to fac­tor al que alu­día­mos en párra­fos pre­ce­den­tes se refe­ría a la estra­te­gia, inte­li­gen­te sin duda algu­na aun­que con efec­tos secun­da­rios que pue­den dejar secue­las de por vida, de acep­tar la sumi­sión al sta­tu quo y cola­bo­rar con el régi­men de explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Antes de acep­tar la escla­vi­tud o ren­di­ción abso­lu­ta a las nor­mas lega­les y los este­reo­ti­pos cul­tu­ra­les, hay que hacer vio­len­cia de las ideas pro­pias y abju­rar de plan­tea­mien­tos polí­ti­cos con­trac­tua­les o nego­cia­dos, en defi­ni­ti­va, renun­ciar a la liber­tad de ser uno mis­mo. En sen­ti­do dia­me­tral­men­te con­tra­rio, podría argüir­se que el some­ti­mien­to no siem­pre es real por­que el suje­to uti­li­za la sumi­sión de for­ma fic­ti­cia, a la espe­ra de tiem­pos mejo­res para qui­tar­se el tra­je pro­vi­sio­nal de maso­quis­ta y sal­tar al rue­do polí­ti­co en igual­dad de con­di­cio­nes que sus anta­go­nis­tas del com­ple­jo ideo­ló­gi­co y eco­nó­mi­co que le opri­me. Así es, la sumi­sión tie­ne dos caras, una asu­mi­da e inte­rio­ri­za­da en actos y pen­sa­mien­tos y otra tác­ti­ca, de nadar y guar­dar la ropa para alcan­zar un por­ve­nir más favo­ra­ble para la lucha a ple­na luz.

El mie­do indu­ci­do, como hemos vis­to a gran­des ras­gos, está direc­ta­men­te rela­cio­na­do con la estruc­tu­ra capi­ta­lis­ta. El capi­ta­lis­mo pro­du­ce mie­do en for­ma de ideo­lo­gía, impo­si­cio­nes irra­cio­na­les y prohi­bi­cio­nes lega­les. De esta mane­ra, ejer­ce un poder invi­si­ble en la gen­te común. El mie­do es la sus­tan­cia intan­gi­ble más efi­caz para crear mayo­rías silen­cio­sas que solo bus­can sobre­vi­vir a toda cos­ta y que la exis­ten­cia pase sin sobre­sal­tos extra­or­di­na­rios, mayo­ría silen­cio­sa nun­ca irre­ver­si­ble pero de tex­tu­ra no dema­sia­do mol­dea­ble ni abier­ta a aven­tu­ras demo­crá­ti­cas radi­ca­les, a no ser que sean movi­li­za­das a tra­vés de emo­cio­nes y pasio­nes fáci­les de dige­rir con­du­ci­das por ico­nos mediá­ti­cos reco­no­ci­bles al instante.

En mayor o menor medi­da, casi todos par­ti­ci­pa­mos a la vez de todas las estra­te­gias rela­ta­das, si bien casi siem­pre hay algu­na más pre­pon­de­ran­te en fun­ción de nues­tras cir­cuns­tan­cias per­so­na­les. Com­ba­tir el mie­do escé­ni­co de mane­ra colec­ti­va es ir direc­ta­men­te a des­ac­ti­var las cau­sas pro­fun­das que pro­vo­can las injus­ti­cias de la glo­ba­li­dad. Tener mie­do no es de cobar­des, sí lo es en cam­bio hacer del mie­do capi­ta­lis­ta nues­tro úni­co hogar posi­ble. Des­de que nace­mos esta­mos modi­fi­can­do los alre­de­do­res inter­nos y nues­tro pro­pio entorno, for­ma par­te de nues­tra esen­cia cons­ti­tu­ti­va. Si nos deja­mos lle­var por el capi­ta­lis­mo, el sis­te­ma es el que nos trans­for­ma­rá a noso­tros en sim­ple mer­can­cía en pro­ve­cho ajeno, moni­go­tes en manos de un des­tino sin futu­ro ni liber­tad. La mayo­ría silen­cio­sa que calla y otor­ga ante los des­ma­nes del neo­li­be­ra­lis­mo no es más que la cris­ta­li­za­ción de algu­nas estra­te­gias ensa­ya­das de modo inna­to por el ser humano para com­ba­tir el mie­do psi­co­ló­gi­co arti­fi­cial indu­ci­do por el capi­ta­lis­mo: hui­das irres­pon­sa­bles, quie­tud inso­li­da­ria y sumi­sión vis­ce­ral al orden esta­ble­ci­do. Que el mie­do cam­bie de ban­do y mire a las altu­ras no es asun­to fácil ni bala­dí. Enta­blar diá­lo­go sin­ce­ro y sin tapu­jos con el otro pue­de ser el pri­mer paso a dar, tal vez el prin­ci­pio de una gran amis­tad como en la famo­sa fra­se de Rick-Humph­rey Bogart al ins­pec­tor Renault-Clau­de Rains en la legen­da­ria pelí­cu­la Casa­blan­ca. Mie­dos ínti­mos com­par­ti­dos abren espa­cios a la espe­ran­za colectiva.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.