Con­trol polí­ti­co y mie­do capi­ta­lis­ta- Arman­do B. Ginés

pánico

El mie­do es con­sus­tan­cial al ser humano. Nos man­tie­ne aler­ta para no caer en la indo­len­cia y la apa­tía extre­ma. Tener mie­do pue­de sal­var­nos la vida, al hacer­nos detec­tar peli­gros laten­tes o inme­dia­tos, lo que pro­vo­ca y acti­va res­pues­tas con­tra­rias a la cau­sa que nos ate­mo­ri­za, afli­ge o ame­na­za. Cuan­do sal­ta la alar­ma, todo el orga­nis­mo se pone a tra­ba­jar para resol­ver el con­flic­to exis­ten­cial de la mejor mane­ra posi­ble. Otra cosa es que ese mie­do sea indu­ci­do por el sis­te­ma social con el fin de ejer­cer poder y con­trol sobre cada suje­to indi­vi­dual. Es lo que suce­de aho­ra en las socie­da­des de con­su­mo neo­li­be­ra­les, a los mie­dos inna­tos o natu­ra­les se agre­gan los mie­dos crea­dos por la estruc­tu­ra de domi­na­ción eco­nó­mi­ca. Estos mie­dos de segun­do gra­do, ela­bo­ra­dos por la ideo­lo­gía capi­ta­lis­ta, tie­nen con­se­cuen­cias muy gra­ves a esca­la par­ti­cu­lar y colec­ti­va, entran­do de lleno en la esfe­ra de la polí­ti­ca común.

Valién­do­nos de la psi­co­lo­gía clá­si­ca, pode­mos seña­lar que las estra­te­gias de defen­sa anti-mie­do son cua­tro: esca­par ante el peli­gro inmi­nen­te, opo­ner resis­ten­cia y luchar, que­dar­nos inmó­vi­les has­ta que pase el ven­da­val o bien some­ter­nos a las furias des­ata­das del des­tino de modo incon­di­cio­nal. Ele­gir una u otra opción depen­de de las cir­cuns­tan­cias ínti­mas y ambien­ta­les, de la adap­ta­ción al entorno y de la pos­tu­ra crí­ti­ca de cada indi­vi­duo. El efec­to con­ta­gio y de mime­sis colec­ti­va jue­ga un papel des­ta­ca­do en la toma de deci­sión polí­ti­ca, aun­que lo más urgen­te y rele­van­te sea man­te­ner la vida pro­pia. Tra­duz­ca­mos vida pro­pia por no per­der el empleo o el esta­tus, la capa­ci­dad impe­rio­sa de adqui­rir bie­nes de pri­me­ra nece­si­dad, de la pre­sión de los círcu­los de con­vi­ven­cia más pró­xi­mos y de la dig­ni­dad o auto­es­ti­ma pri­va­da. Son fac­to­res com­pli­ca­dos de sope­sar con exac­ti­tud, con­cre­tos pero difí­ci­les de men­su­rar. Sobre ellos actúa la ideo­lo­gía hege­mó­ni­ca del régi­men capi­ta­lis­ta, cul­tu­ra, idio­sin­cra­sia his­tó­ri­ca, leyes y tra­di­cio­nes loca­les, para diri­gir a la masa por cami­nos y deci­sio­nes acor­des con los intere­ses de la eli­te o cas­tas domi­nan­tes.

Ese mie­do es más pal­pa­ble des­de el adve­ni­mien­to de la cri­sis que hoy toda­vía pade­ce­mos. La glo­ba­li­dad pre­ten­de la sumi­sión incon­di­cio­nal de la ciu­da­da­nía mun­dial en su tota­li­dad, empre­sa casi impo­si­ble de con­se­guir solo con la suges­tión ideo­ló­gi­ca y la seduc­ción publi­ci­ta­ria. Sin embar­go, el con­trol es bas­tan­te efec­ti­vo. Para las ove­jas que se des­ca­rrían están las cár­ce­les, la porra poli­cial, la pata­da mili­tar o el ostra­cis­mo social de la indi­gen­cia. Son solu­cio­nes expe­di­ti­vas de últi­mo recur­so. En socie­da­des debi­da­men­te for­ma­tea­das es menos cos­to­so y vio­len­to ejer­cer el con­trol sibi­lino de las con­duc­tas coti­dia­nas median­te la exten­sión del mie­do social.

Antes citá­ba­mos las estra­te­gias psi­co­ló­gi­cas para supe­rar o ali­viar el mie­do. Entre­mos a disec­cio­nar­las bre­ve­men­te por sepa­ra­do.

La hui­da a la carre­ra, meta­fó­ri­ca­men­te hablan­do sin exce­si­vas for­ma­li­da­des con­cep­tua­les, es la sali­da que adop­tan los sui­ci­das, los que espe­ran a que amai­ne el tem­po­ral escon­di­dos en zulos ale­ja­dos del con­flic­to social y los que jamás se detie­nen a pen­sar crí­ti­ca­men­te por sí mis­mos y rela­cio­nar­se de igual a igual con el otro. Al otro lado de la hui­da está dis­pues­to un sor­teo mefis­to­fé­li­co: el pre­ci­pi­cio abis­mal o el éxta­sis para­di­sía­co, el infierno o el cie­lo, la mala con­cien­cia o la muer­te sen­ti­men­tal. Huir sig­ni­fi­ca elu­dir la soli­da­ri­dad con el otro, con la fami­lia, con tu cla­se social. Vol­ver a empe­zar des­pués lan­zar­se a la esca­pa­da soli­ta­ria tie­ne cos­tes muy ele­va­dos, lle­var el estig­ma de la indig­ni­dad has­ta la mis­ma muer­te, la que hemos evi­ta­do por puro azar inefa­ble.

Enfren­tar­se al tsu­na­mi que se nos vie­ne enci­ma requie­re cora­je, equi­li­brio men­tal y domi­nio de sí mis­mo. Pue­de ser tam­bién que nos halle­mos, por exce­so de con­fian­za, ante una teme­ri­dad abso­lu­ta por no haber ana­li­za­do correc­ta­men­te los pros y los con­tras del even­to en cues­tión. En ese caso, esta­ría­mos ante un per­fil heroi­co más allá de lo humano, en una dimen­sión míti­ca de la exis­ten­cia, un aquí y aho­ra tota­li­za­dor juga­do a cara o cruz. Morir y vivir en un solo acto, que asi­mis­mo podría inter­pre­tar­se en oca­sio­nes pun­tua­les como un sal­to al vacío o hui­da encu­bier­ta con recom­pen­sa en la eter­ni­dad, acti­tud típi­ca de fun­da­men­ta­lis­tas dog­má­ti­cos entre­ga­dos al sino ines­cru­ta­ble de algún cre­do eso­té­ri­co o reli­gio­so. Luchar con­tra el peli­gro, la reali­dad que habi­ta­mos, no obs­tan­te lo dicho, repre­sen­ta mayo­ri­ta­ria­men­te una acti­tud valien­te y mesu­ra­da, una pos­tu­ra que bus­ca y nos vin­cu­la al seme­jan­te para cons­ti­tuir una fuer­za más pode­ro­sa que ten­ga éxi­to con­tra el peli­gro que ace­cha. Es la posi­ción más emble­má­ti­ca de los revo­lu­cio­na­rios, los tra­ba­ja­do­res con con­cien­cia de cla­se y de gen­tes rebel­des que no adop­tan por obli­ga­ción impues­ta al orden esta­ble­ci­do. Una varian­te nega­ti­va de esta tipo­lo­gía polí­ti­ca son las masas alie­na­das que se adhie­ren a los can­tos de sire­na del fas­cis­mo o del entre­te­ni­mien­to esté­ril del espec­tácu­lo capi­ta­lis­ta.

Que­dar­se para­dos o hacer­se el muer­to para que los rayos no repa­ren en noso­tros es tan­to como apos­tar a la rule­ta rusa o a la velei­do­sa for­tu­na. Pue­de suce­der que el mie­do ate­na­ce e impi­da el movi­mien­to, otras veces será por ini­cia­ti­va per­so­nal con el pro­pó­si­to de pasar des­aper­ci­bi­dos en medio de la tor­men­ta mien­tras el páni­co empu­ja al res­to a salir en estam­pi­da. Se tra­ta de un nicho psi­co­ló­gi­co de carac­te­res egoís­tas a ultran­za o de mar­gi­na­dos sin futu­ro de lar­go reco­rri­do ven­ci­dos irre­mi­si­ble­men­te por la des­di­cha per­so­nal, en cual­quie­ra de los dos amplios supues­tos de indi­vi­duos des­co­nec­ta­dos de la con­vi­ven­cia social bien por per­te­ne­cer a las cla­ses pudien­tes o los des­po­ja­dos de la míni­ma con­di­ción huma­na por los ava­ta­res de la estruc­tu­ra capi­tal-tra­ba­jo.

El cuar­to fac­tor al que alu­día­mos en párra­fos pre­ce­den­tes se refe­ría a la estra­te­gia, inte­li­gen­te sin duda algu­na aun­que con efec­tos secun­da­rios que pue­den dejar secue­las de por vida, de acep­tar la sumi­sión al sta­tu quo y cola­bo­rar con el régi­men de explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Antes de acep­tar la escla­vi­tud o ren­di­ción abso­lu­ta a las nor­mas lega­les y los este­reo­ti­pos cul­tu­ra­les, hay que hacer vio­len­cia de las ideas pro­pias y abju­rar de plan­tea­mien­tos polí­ti­cos con­trac­tua­les o nego­cia­dos, en defi­ni­ti­va, renun­ciar a la liber­tad de ser uno mis­mo. En sen­ti­do dia­me­tral­men­te con­tra­rio, podría argüir­se que el some­ti­mien­to no siem­pre es real por­que el suje­to uti­li­za la sumi­sión de for­ma fic­ti­cia, a la espe­ra de tiem­pos mejo­res para qui­tar­se el tra­je pro­vi­sio­nal de maso­quis­ta y sal­tar al rue­do polí­ti­co en igual­dad de con­di­cio­nes que sus anta­go­nis­tas del com­ple­jo ideo­ló­gi­co y eco­nó­mi­co que le opri­me. Así es, la sumi­sión tie­ne dos caras, una asu­mi­da e inte­rio­ri­za­da en actos y pen­sa­mien­tos y otra tác­ti­ca, de nadar y guar­dar la ropa para alcan­zar un por­ve­nir más favo­ra­ble para la lucha a ple­na luz.

El mie­do indu­ci­do, como hemos vis­to a gran­des ras­gos, está direc­ta­men­te rela­cio­na­do con la estruc­tu­ra capi­ta­lis­ta. El capi­ta­lis­mo pro­du­ce mie­do en for­ma de ideo­lo­gía, impo­si­cio­nes irra­cio­na­les y prohi­bi­cio­nes lega­les. De esta mane­ra, ejer­ce un poder invi­si­ble en la gen­te común. El mie­do es la sus­tan­cia intan­gi­ble más efi­caz para crear mayo­rías silen­cio­sas que solo bus­can sobre­vi­vir a toda cos­ta y que la exis­ten­cia pase sin sobre­sal­tos extra­or­di­na­rios, mayo­ría silen­cio­sa nun­ca irre­ver­si­ble pero de tex­tu­ra no dema­sia­do mol­dea­ble ni abier­ta a aven­tu­ras demo­crá­ti­cas radi­ca­les, a no ser que sean movi­li­za­das a tra­vés de emo­cio­nes y pasio­nes fáci­les de dige­rir con­du­ci­das por ico­nos mediá­ti­cos reco­no­ci­bles al ins­tan­te.

En mayor o menor medi­da, casi todos par­ti­ci­pa­mos a la vez de todas las estra­te­gias rela­ta­das, si bien casi siem­pre hay algu­na más pre­pon­de­ran­te en fun­ción de nues­tras cir­cuns­tan­cias per­so­na­les. Com­ba­tir el mie­do escé­ni­co de mane­ra colec­ti­va es ir direc­ta­men­te a des­ac­ti­var las cau­sas pro­fun­das que pro­vo­can las injus­ti­cias de la glo­ba­li­dad. Tener mie­do no es de cobar­des, sí lo es en cam­bio hacer del mie­do capi­ta­lis­ta nues­tro úni­co hogar posi­ble. Des­de que nace­mos esta­mos modi­fi­can­do los alre­de­do­res inter­nos y nues­tro pro­pio entorno, for­ma par­te de nues­tra esen­cia cons­ti­tu­ti­va. Si nos deja­mos lle­var por el capi­ta­lis­mo, el sis­te­ma es el que nos trans­for­ma­rá a noso­tros en sim­ple mer­can­cía en pro­ve­cho ajeno, moni­go­tes en manos de un des­tino sin futu­ro ni liber­tad. La mayo­ría silen­cio­sa que calla y otor­ga ante los des­ma­nes del neo­li­be­ra­lis­mo no es más que la cris­ta­li­za­ción de algu­nas estra­te­gias ensa­ya­das de modo inna­to por el ser humano para com­ba­tir el mie­do psi­co­ló­gi­co arti­fi­cial indu­ci­do por el capi­ta­lis­mo: hui­das irres­pon­sa­bles, quie­tud inso­li­da­ria y sumi­sión vis­ce­ral al orden esta­ble­ci­do. Que el mie­do cam­bie de ban­do y mire a las altu­ras no es asun­to fácil ni bala­dí. Enta­blar diá­lo­go sin­ce­ro y sin tapu­jos con el otro pue­de ser el pri­mer paso a dar, tal vez el prin­ci­pio de una gran amis­tad como en la famo­sa fra­se de Rick-Humph­rey Bogart al ins­pec­tor Renault-Clau­de Rains en la legen­da­ria pelí­cu­la Casa­blan­ca. Mie­dos ínti­mos com­par­ti­dos abren espa­cios a la espe­ran­za colec­ti­va.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *