Argen­ti­na. Indí­ge­na Wichí denun­ció tor­tu­ras en la comi­sa­ría de Fuer­te Espe­ran­za, Chaco

Por Agus­ti­na López Ori­be, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 19 de mayo de 2020

Un miem­bro de la Guar­dia Comu­ni­ta­ria Wha­sek fue encar­ce­la­do el mar­tes pasa­do lue­go de pre­sen­tar­se en la Fis­ca­lía a la que fue cita­do a com­pa­re­cer impu­tado por un deli­to que des­co­no­cía. Denun­cia que lo lle­va­ron a la comi­sa­ría don­de lo des­nu­da­ron y lo deja­ron para­do has­ta el ama­ne­cer con las manos espo­sa­das y ata­das a un tra­ve­sa­ño. Lo mis­mo se repi­tió la noche siguien­te. Tam­po­co le die­ron comi­da ni agua. Ade­más, el comi­sa­rio en per­so­na se encar­gó de mal­tra­tar­lo e insul­tar­lo con tér­mi­nos racistas.

Car­los José Peña­lo­za, wichí de 25 años for­ma par­te de la Guar­dia Comu­ni­ta­ria que nació en El Sau­za­li­to, El Impe­ne­tra­ble Cha­que­ño, bajo la orde­nan­za muni­ci­pal 95218. Esta orga­ni­za­ción neta­men­te indí­ge­na sur­gió como palia­ti­vo deses­pe­ra­do al des­mon­te y al nar­co­trá­fi­co que esta­ba sufrien­do este pue­blo y fren­te a la evi­den­te ausen­cia del Esta­do. En la actua­li­dad tie­nen pos­tas de con­trol para el ingre­so de per­so­nas aje­nas a la comunidad.

Apa­ren­te­men­te la denun­cia radi­ca­da a Peña­lo­za y otros jóve­nes fue de un matri­mo­nio que en su paso por la pro­pie­dad, fue rete­ni­do por­que trans­por­ta­ban en su camio­ne­ta 23 paque­tes de hojas de coca des­de el depar­ta­men­to Riva­da­via, Sal­ta, en un con­tex­to de ais­la­mien­to social obli­ga­to­rio. La pare­ja se indig­nó con la inter­ven­ción wichí y radi­có una denun­cia a la que toda­vía no se pudo tener acce­so. La jus­ti­cia dio cur­so rápi­da­men­te. No para quie­nes se tras­la­da­ban irre­gu­lar­men­te de una pro­vin­cia a otra, sino para los miem­bros de la Guar­dia. Cita­ron, inten­ta­ron inda­gar y detu­vie­ron a este joven de 25 años que no tuvo acce­so a un intér­pre­te o a un abo­ga­do, como dic­ta la ley. 

Tam­po­co al expe­dien­te pero sí lo man­tu­vie­ron para­do has­ta el ama­ne­cer con las manos espo­sa­das col­ga­do de un tra­ve­sa­ño en la comi­sa­ria Fuer­te Espe­ran­za a don­de fue tras­la­da­do. “Esa noche me saca­ron toda la ropa y recién al ama­ne­cer me la devol­vie­ron. Toda la noche con frío aguan­té” decla­ró para Anred. La noche siguien­te, lo mis­mo, des­nu­do. Pen­só que “la men­te iba a per­der estabilidad”. 

El comi­sa­rio José María Pare­des se encar­gó de recor­dar­le su con­di­ción de infra­hu­mano, valor que sue­len dar­les muchos de los crio­llos que viven en esa pro­vin­cia, pero que lo haga un fun­cio­na­rio públi­co es, por lo menos, pro­ble­má­ti­co: “Uste­des no son nada, son wichís” le dijo Pare­des con des­pre­cio. “Yo no res­pon­dí, miré su iden­ti­fi­ca­ción y por eso se el nom­bre”, rela­tó Peña­lo­za. Agre­gó que lo tras­la­da­ron como si fue­ra un terro­ris­ta, cam­bián­do­lo de móvil varias veces y con una trein­te­na de uni­for­ma­dos que esta­ban por todas partes.

Mien­tras estu­vo pre­so, la comu­ni­dad se mani­fes­tó cor­tan­do la ruta. Pidie­ron su liber­tad y hubo repre­sión a car­go de la poli­cía cha­que­ña sin impor­tar que haya muje­res y niños. En un comu­ni­ca­do de la Guar­dia Wha­sek denun­cia­ron que exis­te una cam­pa­ña de cri­mi­na­li­za­ción, des­pres­ti­gio y vio­len­cia hacia ellos por­que tocan intere­ses de los pode­ro­sos: “bus­can hacer creer a la socie­dad que somos para­mi­li­ta­res pagos, nos lla­man delin­cuen­tes arma­dos, nos dicen sedi­cio­sos”. Pero lo cier­to es que esta Guar­dia es inno­va­do­ra, fue crea­da con un mar­co legal del dere­cho argentino. 

Ade­más actúa, lue­go de mesas de enla­ce y con­ve­nios con minis­te­rios pro­vin­cia­les aden­tro de su pro­pie­dad comu­ni­ta­ria con títu­lo otor­ga­do por el Ins­ti­tu­to de Colo­ni­za­ción de la pro­vin­cia bajo el núme­ro 1164 y que le adju­di­ca 100 mil hec­tá­reas a las fami­lias y comu­ni­da­des indí­ge­nas que la ocu­pan ances­tral­men­te. En el docu­men­to ade­más, prohí­be usar o explo­tar direc­ta o indi­rec­ta­men­te ese terri­to­rio a per­so­nas físi­cas o jurí­di­cas, no indígenas.

Por AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *