Argen­ti­na. El Trin­che Caro­lo­vich, Gue­va­ra, San­tu­cho, des­obe­de­cer a los Sta­lin y hacer lo imposible

Por Eduar­do Pas­to­ri, Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 18 mayo 2020

Hace pocos días mata­ron al Trin­che Car­lo­vich de un gol­pe en la cabe­za para robarle,en una ciu­dad don­de la inse­gu­ri­dad está liga­da al apa­ra­to esta­tal, la poli­cía y el nar­co­trá­fi­co. Su padre había lle­ga­do al país en la déca­da del 30, des­de una Yugos­la­via don­de lue­go el maris­cal Tito sería el úni­co comu­nis­ta que se atre­ve­ría a des­obe­de­cer a Sta­lin y toma­ría el poder cons­tru­yen­do un socia­lis­mo que le per­mi­tió una alta cali­dad de vida a millones. 

La gente se acuerda: un adiós al Trinche Carlovich | ctxt.es

Cuan­do se ente­ra­ron de su muer­te, los admi­ra­do­res del Trin­che comen­za­ron a rom­per todo y la poli­cía que inten­tó repri­mir, lue­go tuvo que reple­gar­se, y el gobierno de Rosa­rio teme­ro­so de que rom­pie­ran toda la ciu­dad, tuvo que per­mi­tir que lo des­pi­die­ran en un velo­rio a esta­dio lleno en ple­na cua­ren­te­na. El Trin­che era una mez­cla de Mara­do­na, Mes­si, Che Gue­va­ra y San­tu­cho; tal vez por ser zur­do y Rosa­rino como ellos,podía lograr lo impo­si­ble, gam­be­tea­ba a todos, les hacia caños y los espe­ra­ba para hacer­les caño de vuel­ta, lle­va­ba la pelo­ta «pega­da» al cuerpo,casi no toca­ba el piso, impo­si­ble de qui­tar; gene­ra­ba tal pasión que tenían que regre­sar­lo a la can­cha des­pués de ver la roja o jugar aún cuan­do se olvi­da­ba el docu­men­to, por pedi­do has­ta de la hin­cha­da con­tra­ria. Tuvo su mejor momen­to cuan­do con una selec­ción de Rosa­rio le ganó a la selec­ción nacio­nal 3 a 1 pegán­do­le un terri­ble bai­le, o cuan­do salió cam­peón con Cen­tral Cór­do­ba. A esta altu­ra sal­tan pre­gun­tas inevi­ta­bles, ¿como pue­de ser que un per­so­na­je así pasa­ra des­co­no­ci­do? ¿Como no se hizo millo­na­rio y famo­so? ¿Como no jugó en algún club gran­de o salió cam­peón mun­dial con la selec­ción argen­ti­na? ¿Por qué no hay regis­tros fíl­mi­cos (tan solo fotos) de esas haza­ñas? Tal vez la indis­ci­pli­na, des­tino o mala suer­te; tal vez casi nun­ca fue con­vo­ca­do a la selec­ción por excén­tri­co. Solo tene­mos la cer­te­za de que como el Trin­che era del PRT y muy rebel­de, aun­que tuvo varios ofre­ci­mien­tos de gran­des clu­bes euro­peos y loca­les, los recha­zó por los mis­mos moti­vos que lle­va­ron a estos a con­ver­tir­se en gran­des nego­cios capi­ta­lis­tas. Car­lo­vich eli­gió que­dar­se en el barrio y dis­fru­tar el fút­bol con ami­gos; fué sím­bo­lo del país que pode­mos ser y no fuimos,un país tan injus­to y des­igual, con millo­na­rios y enor­mes rique­zas , capaz de fabri­car en 45 días un quit para tes­tear el coro­na­vi­rus a menor cos­to que el res­to del mun­do, o en 40 días un robot que eli­mi­na el covid 19 de cual­quier ambien­te con rayos ultra­vio­le­ta; pero que no logra ter­mi­nar con el ham­bre y la des­nu­tri­ción, el cha­gas, den­ge o saram­pión. Que no es «capaz» de erra­di­car un machis­mo medie­val geno­ci­da que mata una mujer por día. Aun­que parez­ca, no es solo la bur­gue­sía y el capi­ta­lis­mo la úni­ca cau­sa de que per­sis­tan estos males; sino nues­tra pro­pia inca­pa­ci­dad de des­obe­de­cer a nues­tros «Sta­lin» como el dog­ma­tis­mo, sec­ta­ris­mo, quin­te­ris­mo, ombli­guis­mo, indi­vi­dua­lis­mo, opor­tu­nis­mo y ego-cen­tris­mo de muchos de nues­tros dirigentes;que olvi­da­ron nues­tras raí­ces expre­sa­das en el Mar­tín Fie­rro: «Los her­ma­nos sean uni­dos, esa es la ley pri­me­ra, por­que si entre ellos se pelean, los devo­ran los de afue­ra» o el Che Gue­va­ra cuan­do dijo:»Si fué­ra­mos capa­ces de unir­nos, que gran­de y que cer­cano sería el futu­ro» Cuan­do los pode­ro­sos y sus medios de comu­ni­ca­ción nos dicen per­ma­nen­te­men­te que ter­mi­nar con ésta socie­dad mer­can­ti­lis­ta don­de todo se com­pra y se ven­de, has­ta los idea­les y la dig­ni­dad, es impo­si­ble. Debe­ría­mos con­tes­tar­les con el ejem­plo de San­tu­cho y sus com­pa­ñe­res que esca­pa­ron de tan­tas cár­ce­les inex­pul­ga­bles para seguir luchan­do. Cuan­do la cla­se domi­nan­te nos dice que somos soña­do­res, deli­ran­tes que pro­po­ne­mos cosas irrea­li­za­bles. Debe­mos con­tes­tar­les como el Che cuan­do dijo:»cambiar las cosas es difí­cil y nos lle­va­rá algún tiem­po, si fue­ra impo­si­ble tar­da­ría­mos un poco mas». Él tam­bién lo demos­tró con su ejemplo. 

El Trinche Carlovich, la leyenda que aseguran fue mejor que ...
Con Mara­do­na
Murió El Trinche Carlovich, el genio secreto del fútbol admirado ...

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *