Méxi­co. Comu­ni­da­des fores­ta­les piden un sal­va­vi­das al Esta­do para no aho­gar­se con la cri­sis del COVID-19

por Mar­co A. Her­nán­dez T /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de mayo de 2020

  • La pér­di­da de empleos que enfren­tan las empre­sas fores­ta­les comu­ni­ta­rias en Méxi­co, a cau­sa de la pan­de­mia, pue­de abrir el camino a la expan­sión de la fron­te­ra agrí­co­la; por ello 290 comu­ni­da­des y orga­ni­za­cio­nes exhor­tan al gobierno mexi­cano a reco­no­cer el carác­ter estra­té­gi­co del sec­tor fores­tal del país.

Hace casi 37 años comu­ni­da­des zapo­te­cas y chi­nan­te­cas en la Sie­rra Juá­rez de Oaxa­ca logra­ron que el Esta­do mexi­cano ya no entre­ga­ra a empre­sas pri­va­das y para­es­ta­ta­les con­ce­sio­nes para el apro­ve­cha­mien­to de los bos­ques. Las comu­ni­da­des se hicie­ron car­go del mane­jo de sus zonas fores­ta­les. En este tiem­po no solo logra­ron dete­ner la defo­res­ta­ción en su terri­to­rio, tam­bién cons­tru­ye­ron un pro­yec­to pro­duc­ti­vo que inclu­ye ase­rra­de­ros, cen­tros de eco­tu­ris­mo, fabri­ca­ción de mue­bles y cul­ti­vo de plan­tas de orna­to.

En tres déca­das, esas comu­ni­da­des con­si­guie­ron hacer del apro­ve­cha­mien­to sus­ten­ta­ble de sus bos­ques una fuen­te para finan­ciar la cons­truc­ción y man­te­ni­mien­to de escue­las, cen­tros de salud, cami­nos, sis­te­mas de alum­bra­do públi­co, pro­gra­mas de becas, pen­sio­nes, even­tos cul­tu­ra­les y has­ta las fies­tas patro­na­les de la región.

Hoy todo eso se encuen­tra en ries­go no solo en la Sie­rra Juá­rez de Oaxa­ca, tam­bién en Duran­go, Chihuahua, Michoa­cán, Pue­bla, el Esta­do de Méxi­co o Quin­ta­na Roo, enti­da­des en don­de hay comu­ni­da­des que viven del apro­ve­cha­mien­to sus­ten­ta­ble de sus bos­ques y en don­de las empre­sas fores­ta­les comu­ni­ta­rias enfren­tan una seve­ra cri­sis de liqui­dez a con­se­cuen­cia de la pará­li­sis eco­nó­mi­ca pro­vo­ca­da por la pan­de­mia de COVID-19.

Manejo Forestal Comunitario-Ixtlán-Oaxaca
Méxi­co es pio­ne­ro en el mane­jo fores­tal comu­ni­ta­rio. Foto: Cor­te­sía Elías San­tia­go-Ixtlán de Juá­rez.

Del total de la made­ra de pro­ce­den­cia legal que se comer­cia­li­za en Méxi­co, 70 % (8.5 millo­nes de metros cúbi­cos al año) pro­vie­ne de comu­ni­da­des y eji­dos que rea­li­zan mane­jo fores­tal sus­ten­ta­ble, seña­la el bió­lo­go Sal­va­dor Anta, espe­cia­lis­ta en temas fores­ta­les, miem­bro del Con­se­jo Civil Mexi­cano para la Sil­vi­cul­tu­ra Sos­te­ni­ble (CCMSS) y con­sul­tor de Polí­ti­ca y Legis­la­ción Ambien­tal (Polea).

Duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria por la pan­de­mia de COVI-19, las empre­sas comu­ni­ta­rias fores­ta­les del país han regis­tra­do entre el 55 y 70% de caí­da en la ven­ta de made­ra pro­ce­den­te de bos­ques con mane­jo sus­ten­ta­ble, seña­lan Israel San­tia­go Gar­cía, pre­si­den­te de la Unión de Pro­duc­to­res Indus­tria­les de Oaxa­ca, y Ernes­to Herre­ra Gue­rra, direc­tor de Refo­res­ta­mos Méxi­co.

Esta caí­da en las ven­tas de la made­ra y la sus­pen­sión de acti­vi­da­des que las auto­ri­da­des fede­ra­les con­si­de­ra­ron no esen­cia­les podría haber oca­sio­na­do ya la pér­di­da del 60 % de los 160 000 empleos que gene­ran las empre­sas fores­ta­les comu­ni­ta­rias en todo el país, de acuer­do con los repor­tes que reci­be el inge­nie­ro José Juan Mar­tí­nez Villa­nue­va, direc­tor téc­ni­co de la Unión Nacio­nal de Orga­ni­za­cio­nes de Fores­te­ría Comu­nal (Uno­foc), des­de las 67 orga­ni­za­cio­nes que con­for­man esa aso­cia­ción.

Ante este pano­ra­ma, 290 comu­ni­da­des, empre­sas y orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil, ubi­ca­das en 24 esta­dos de Méxi­co, pre­sen­ta­ron un pro­nun­cia­mien­to con­jun­to, titu­la­do El sec­tor fores­tal como sal­va­guar­da ante los esce­na­rios de COVID-19 y cam­bio cli­má­ti­co, en el que exhor­tan al gobierno fede­ral a inter­ve­nir y evi­tar que la cri­sis pro­vo­ca­da por la pan­de­mia pro­vo­que un gol­pe mayor a las pobla­cio­nes que viven del mane­jo fores­tal sus­ten­ta­ble y, como con­se­cuen­cia, a los bos­ques del país.

Ixtlán de Juárez- Oaxaca-3
En Ixtlán de Juá­rez, Oaxa­ca, el mane­jo fores­tal comu­ni­ta­rio gene­ra 212 empleos direc­tos. Foto: Cor­te­sía Elías San­tia­go.

En su pro­nun­cia­mien­to, las comu­ni­da­des, empre­sas y orga­ni­za­cio­nes plan­tean 11 medi­das que inclu­yen accio­nes inme­dia­tas para ase­gu­rar los bos­ques del futu­ro. Entre estas accio­nes están el que los gobier­nos fede­ral y esta­ta­les adquie­ran pro­duc­tos fores­ta­les nacio­na­les cer­ti­fi­ca­dos, pro­ve­nien­tes de los bos­ques comu­ni­ta­rios, para las obras de infra­es­truc­tu­ra; que se otor­gue una pró­rro­ga para el cum­pli­mien­to de las obli­ga­cio­nes fis­ca­les y que se entre­guen apo­yos direc­tos a muje­res en situa­ción vul­ne­ra­ble que tra­ba­jen en la indus­tria fores­tal.

Tam­bién se con­tem­plan ini­cia­ti­vas de mediano y lar­go pla­zo, entre ellas accio­nes más efi­ca­ces para fre­nar la corrup­ción que per­mi­te la tala clan­des­ti­na y el cam­bio de uso de sue­lo en los terre­nos fores­ta­les; la crea­ción de un fon­do de con­tin­gen­cia para el sec­tor fores­tal; la pro­mo­ción de un por­ta­fo­lio de inver­sión para la reac­ti­va­ción de la indus­tria made­re­ra, de trans­for­ma­ción y cons­truc­ción, que incen­ti­ve el uso de mate­ria­les cer­ti­fi­ca­dos y el redi­se­ño de los pagos por impac­to ambien­tal.

Ade­más, se pro­po­ne impul­sar polí­ti­cas guber­na­men­ta­les que des­ti­nen más pre­su­pues­to al sec­tor; la pro­mo­ción de la sus­ti­tu­ción gra­dual de las impor­ta­cio­nes fores­ta­les, a par­tir de un pro­gra­ma de incen­ti­vos para la pro­duc­ti­vi­dad y la cer­ti­fi­ca­ción, y el desa­rro­llo de estra­te­gias de comu­ni­ca­ción que pro­mue­van el con­su­mo res­pon­sa­ble de pro­duc­tos fores­ta­les cer­ti­fi­ca­dos.

Entre las orga­ni­za­cio­nes que res­pal­dan el pro­nun­cia­mien­to están la Unión de Comu­ni­da­des Pro­duc­to­ras Fores­ta­les Zapo­te­cas-Chi­nan­te­cos de la Sie­rra de Juá­rez (Uza­chi), la Socie­dad Meso­ame­ri­ca­na y del Cari­be de Eco­no­mía Eco­ló­gi­ca, la Aso­cia­ción de Muje­res Indí­ge­nas Mayas y la Unión de Eji­dos y Comu­ni­da­des de Pro­duc­ción Fores­tal y Agro­pe­cua­ria Gene­ral Emi­liano Zapa­ta (Une­co­faez), entre otras.

Comu­ni­da­des fores­ta­les, como Capu­lál­pam de Mén­dez, han bus­ca­do diver­si­fi­car sus pro­yec­tos pro­duc­ti­vos, por lo que ade­más de la pro­duc­ción de made­ra han crea­do cen­tros eco­tu­rís­ti­cos, cuyas acti­vi­da­des están sus­pen­di­das a par­tir de la emer­gen­cia sani­ta­ria. Foto: toma­da de la pági­na de Face­book de Turis­mo eco­ló­gi­co comu­ni­ta­rio Capu­lál­pam mági­co.

Garan­ti­zar el mane­jo sus­ten­ta­ble de los bos­ques

Sobre las accio­nes inme­dia­tas que soli­ci­tan en el pro­nun­cia­mien­to, el direc­tor de Refo­res­te­mos Méxi­co, Ernes­to Herre­ra, lla­ma la aten­ción sobre una urgen­cia que tie­nen las comu­ni­da­des fores­ta­les: “Es la épo­ca de sequía y las comu­ni­da­des debe­rían tener los recur­sos nece­sa­rios para com­ba­tir incen­dios, para sacar la made­ra del bos­que, para pro­du­cir plan­ta en sus vive­ros y refo­res­tar; la natu­ra­le­za no va a espe­rar a que pase la cri­sis”.

Ali­na San­tia­go Jimé­nez, encar­ga­da de la cer­ti­fi­ca­ción en cade­na de cus­to­dia de la Pro­duc­to­ra Comu­nal de Mue­bles de Ixtlán de Juá­rez, Oaxa­ca, y ase­so­ra admi­nis­tra­ti­va del Comi­sa­ria­do de Bie­nes Comu­na­les de Ixtlán, des­ta­ca que la cri­sis por la pan­de­mia colo­ca a las comu­ni­da­des en un ries­go mayor a mediano pla­zo. “Nos dicen: cie­rras y pagas el sala­rio míni­mo a los tra­ba­ja­do­res, y tal vez ten­ga­mos recur­sos para aguan­tar esa situa­ción un par de meses, pero eso nos va a pegar en un año, en la inver­sión que noso­tros hace­mos para man­te­ner los bos­ques sanos; no vamos a tener de dón­de sacar para cubrir esas nece­si­da­des, que son la base de todo el desa­rro­llo sus­ten­ta­ble”.

Fran­cis­co Luna Gar­cía, pre­si­den­te de la Unión de Comu­ni­da­des Pro­duc­to­ras Fores­ta­les Zapo­te­cas-Chi­nan­te­cos de la Sie­rra de Juá­rez (Uza­chi), ase­gu­ra que las comu­ni­da­des que rea­li­zan mane­jo fores­tal sus­ten­ta­ble rein­vier­ten alre­de­dor del 60 % de sus uti­li­da­des en accio­nes para el cui­da­do de los bos­ques, como son el con­trol de pla­gas y la pre­ven­ción de incen­dios.

Combate de plagas
La orga­ni­za­ción de las comu­ni­da­des es cla­ve para enfren­tar las pla­gas que afec­tan a los árbo­les. Foto: Cor­te­sía Unión de Comu­ni­da­des Pro­duc­to­ras Fores­ta­les Zapo­te­cos-Chi­nan­te­cos de la Sie­rra Juá­rez.

Las comu­ni­da­des y orga­ni­za­cio­nes que fir­man el pro­nun­cia­mien­to con­si­de­ran que al sec­tor fores­tal se le podría des­ti­nar par­te de los recur­sos que actual­men­te están asig­na­dos a Sem­bran­do Vida, el prin­ci­pal pro­gra­ma social del gobierno de Andrés Manuel López Obra­dor y que cuen­ta con un pre­su­pues­to diez veces mayor que el des­ti­na­do a la Comi­sión Nacio­nal Fores­tal (Cona­for).

Lo que se pro­po­ne —expli­ca el inge­nie­ro— es tener una inter­lo­cu­ción con las dife­ren­tes ins­tan­cias de gobierno para lograr una reasig­na­ción de recur­sos que per­mi­ta aten­der todo el terri­to­rio fores­tal del país.

Para defi­nir con trans­pa­ren­cia y equi­dad la can­ti­dad de recur­sos a asig­nar a cada comu­ni­dad fores­tal, el inge­nie­ro Herre­ra sugie­re tomar como refe­ren­cia los 4322 dóla­res por hec­tá­rea por año en que están valo­ra­dos los ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos que pres­ta la bio­di­ver­si­dad en Méxi­co, de acuer­do con el repor­te 2018 de la Pla­ta­for­ma Inter­gu­ber­na­men­tal Cien­tí­fi­co-nor­ma­ti­va sobre Diver­si­dad Bio­ló­gi­ca y Ser­vi­cios de los Eco­sis­te­mas (IPBES, por sus siglas en inglés).

For­ta­le­cer a las empre­sas fores­ta­les comu­ni­ta­rias

Para José Juan Mar­tí­nez una reasig­na­ción de recur­sos per­mi­ti­ría for­ta­le­cer a las empre­sas fores­ta­les comu­ni­ta­rias que, a pesar de gene­rar 80% de los empleos del sec­tor, no son bene­fi­cia­rias del pro­gra­ma Sem­bran­do Vida.

Ali­na San­tia­go men­cio­na que las ins­tan­cias guber­na­men­ta­les tra­tan a las empre­sas fores­ta­les comu­ni­ta­rias como si fue­ran com­pa­ñías pri­va­das: “Toda­vía no se entien­de que en nues­tras empre­sas se con­jun­ta la par­te comu­ni­ta­ria, inclu­so de usos y cos­tum­bres, y la par­te de una admi­nis­tra­ción geren­cial”.

Ali­na San­tia­go men­cio­na un ejem­plo: en 2019 varios pro­yec­tos de la Sie­rra Juá­rez de Oaxa­ca reci­bie­ron recur­sos fede­ra­les des­ti­na­dos para las comu­ni­da­des indí­ge­nas; los fon­dos se uti­li­za­ron para com­ba­tir una pla­ga de gusano defo­lia­dor, e inclu­so el gobierno esta­tal de Oaxa­ca hizo apor­ta­cio­nes para el com­ba­te de incen­dios y varios pro­yec­tos de mane­jo sus­ten­ta­ble de los bos­ques. Sin embar­go, las soli­ci­tu­des de apo­yo para sus empre­sas fores­ta­les comu­ni­ta­rias no tuvie­ron éxi­to.

Para Ernes­to Herre­ra, la des­aten­ción guber­na­men­tal a las empre­sas fores­ta­les comu­ni­ta­rias, así como las pre­sio­nes del mer­ca­do por obte­ner siem­pre mejo­res pre­cios, dan for­ma a “una bom­ba” que pone en ries­go la gober­nan­za sus­ten­ta­ble.

“No pode­mos decir —seña­la Herre­ra— que en las comu­ni­da­des fores­ta­les las fuer­zas estén per­fec­ta­men­te ali­nea­das; los gru­pos que han esta­do bus­can­do que se expan­da la fron­te­ra agro­pe­cua­ria van a tener más argu­men­tos para que sus eji­dos y comu­ni­da­des bus­quen una nue­va for­ma de vida, don­de se pri­vi­le­gie más la agri­cul­tu­ra y gana­de­ría y no el mane­jo fores­tal”.

Prevención de incendios
La aper­tu­ra de bre­chas cor­ta fue­go es una de las accio­nes de pre­ven­ción que se rea­li­zan en los bos­ques comu­ni­ta­rios, como los exis­ten­tes en Duran­go. Foto: Cor­te­sía Cona­for.

Salir de la cri­sis con cre­ci­mien­to

El pro­nun­cia­mien­to de las comu­ni­da­des y las orga­ni­za­cio­nes civi­les tam­bién plan­tea la amplia­ción de las áreas auto­ri­za­das para apro­ve­cha­mien­to fores­tal.

El poten­cial de cre­ci­mien­to de esta acti­vi­dad, se remar­ca, es enor­me: de las 60 millo­nes de hec­tá­reas que hay de zona fores­tal en Méxi­co, 30 millo­nes tie­nen un poten­cial pro­duc­ti­vo, y de esos sólo 5.5 millo­nes tie­nen per­mi­so de apro­ve­cha­mien­to; ampliar esa super­fi­cie bene­fi­cia­ría la com­pe­ti­ti­vi­dad de las cade­nas pro­duc­ti­vas del sec­tor, que hoy solo tie­ne capa­ci­dad para pro­veer el 25 % de los pro­duc­tos fores­ta­les que se con­su­men en Méxi­co.

José Juan Mar­tí­nez advier­te: “No se tra­ta de dar per­mi­sos por dar; auto­ri­zar el apro­ve­cha­mien­to fores­tal comu­ni­ta­rio de más super­fi­cies tie­ne que ir acom­pa­ña­do de una serie de capa­ci­ta­cio­nes y de segui­mien­to, para garan­ti­zar que los bos­ques sigan sien­do bos­ques. Hay sufi­cien­tes eji­dos en el país que han demos­tra­do que eso es posi­ble: Ixtlán, en Oaxa­ca y la Une­co­faez, en Duran­go son sólo los ejem­plos más cono­ci­dos.”

Bosques de Durango, México
El mane­jo fores­tal sus­ten­ta­ble con enfo­que de pai­sa­je per­mi­te que pre­ser­var el carác­ter de los bos­ques del noroes­te de Duran­go. Foto: Cor­te­sía UCDFI Topia, S.C.

La cri­sis des­ata­da por la pan­de­mia, coin­ci­den quie­nes impul­san el pro­nun­cia­mien­to, mues­tra que el sec­tor fores­tal es esen­cial para el país, no solo por ser un impor­tan­te gene­ra­dor de empleos y desa­rro­llo para muchas comu­ni­da­des y eji­dos, tam­bién por los bene­fi­cios ambien­ta­les que otor­ga el mane­jo sus­ten­ta­ble comu­ni­ta­rio, al demos­trar que es posi­ble apro­ve­char los bos­ques y garan­ti­zar su futu­ro.

Ernes­to Herre­ra des­ta­ca que en este con­tex­to “no pode­mos hablar de la pan­de­mia sin hablar del agua que nos brin­dan los bos­ques, indis­pen­sa­ble para la pre­ven­ción; no pode­mos hablar de la pan­de­mia y de la salud de los pul­mo­nes sin hablar del aire lim­pio que gene­ran los bos­ques; no pode­mos hablar de los cubre­bo­cas que uti­li­zan los doc­to­res sin hablar del bos­que, por­que con­tie­nen celu­lo­sa; no pode­mos hablar de la pan­de­mia sin hablar de las tari­mas que se uti­li­zan para trans­por­tar los ali­men­tos a las ciu­da­des. El sec­tor fores­tal es un sec­tor esen­cial; nece­si­ta­mos que el gobierno lo vea, lo reco­noz­ca y le ayu­de”.

FUENTE: Mon­ga­bay Latam

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: