Bra­sil. Los barrios en las afue­ras de For­ta­le­za con­cen­tran una mayor leta­li­dad por covid-19

Por Fran­cis­co Bar­bo­sa*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 09 de mayo de 2020

La últi­ma actua­li­za­ción del bole­tín epi­de­mio­ló­gi­co publi­ca­do por el gobierno de Cea­rá en Inte­gra­SUS mues­tra que el esta­do tie­ne 13,888 casos con­fir­ma­dos de coro­na­vi­rus con un total de 903 muer­tes. La capi­tal de Cea­rá, For­ta­le­za, lide­ra el núme­ro de casos, con 9.692 infec­ta­dos y 696 muertes.

El bole­tín del Depar­ta­men­to de Salud Muni­ci­pal de For­ta­le­za, publi­ca­do el 4, a su vez, mues­tra que For­ta­le­za regis­tró 532 muer­tes por coro­na­vi­rus. La peri­fe­ria de la capi­tal con­cen­tra las tasas más altas de casos con­fir­ma­dos. La dife­ren­cia en los núme­ros ocu­rre por­que la divul­ga­ción del ayun­ta­mien­to es semanal.

La fotó­gra­fa Micae­la Mene­zes vive en el barrio Barra do Cea­rá, en el lado oes­te de la ciu­dad, y dice que el res­pe­to a la cua­ren­te­na en la región don­de vive es muy malo. “Si cami­nas por la pla­ya, te das cuen­ta de que des­de el comien­zo de la cua­ren­te­na no ha habi­do nin­gún res­pe­to en abso­lu­to. El domin­go tuve que ir al super­mer­ca­do y aún veía mucha gen­te sin más­ca­ra, en bares y pla­zas char­lan­do. Algu­nas per­so­nas ni siquie­ra res­pe­ta­ron la dis­tan­cia en la cola. Espe­ro que esta rigi­dez sir­va para corre­gir esto ”, señaló.

Cuan­do se le pre­gun­tó por qué algu­nas per­so­nas aún no se adhie­ren al ais­la­mien­to, Micae­la seña­la algu­nos fac­to­res. “Lo prin­ci­pal es el estí­mu­lo opues­to del mayor poder guber­na­men­tal del país , que siem­pre que pue­de insis­tir en des­acre­di­tar y rela­ti­vi­zar cual­quier medio con­fia­ble de infor­ma­ción, ya sea perió­di­cos, uni­ver­si­da­des, ins­ti­tu­tos de inves­ti­ga­ción. La otra es que hay muchas per­so­nas que usan la inter­ac­ción social como una mule­ta psi­co­ló­gi­ca. Tam­bién hay per­so­nas que, aun­que no es un ser­vi­cio esen­cial, nece­si­tan ‘cazar’ su pan de cada día, que es otra con­ver­sa­ción más larga ”.

Micae­la habla sobre el cui­da­do que está toman­do a dia­rio. “Solo sal­go de la casa con una más­ca­ra, tam­bién tra­to de usar guan­tes, lo que ayu­da a no tocar mi cara, lim­pio todo cuan­do lle­go a casa con alcohol, tra­to de lim­piar la habi­ta­ción dos veces por sema­na y siem­pre tra­to de que las per­so­nas que viven con­mi­go estén cons­cien­tes, por­que se dejan lle­var por las pala­bras del des­cré­di­to del gobierno fede­ral ”, informa.

Tia­go Ribei­ro es pro­duc­tor cul­tu­ral en Can­deei­ro Cul­tu­ral y resi­den­te del barrio Vicen­te Pin­zón, en la región orien­tal de la capi­tal. Habla sobre la impor­tan­cia de la cua­ren­te­na. “Es para la pre­ser­va­ción de la vida, con res­pec­to a los pro­fe­sio­na­les de la salud, para la posi­bi­li­dad de cui­dar a los demás, des­pués de todo, es una cama menos en la UCI a ocu­par. Es un acto con­tra la igno­ran­cia, el exter­mi­nio de los más vul­ne­ra­bles y con­tra la opre­sión y la explo­ta­ción en ese momen­to ”, defiende. 

Para él, la reali­dad de adhe­rir­se a la cua­ren­te­na se encuen­tra con cier­tos fac­to­res que hacen que las per­so­nas des­cui­den la impor­tan­cia del ais­la­mien­to social, como la geo­gra­fía de los hoga­res, los men­sa­jes ambi­guos del gobierno fede­ral y la nece­si­dad de tra­ba­jar a diario.

«Des­afor­tu­na­da­men­te, el res­pe­to a la cua­ren­te­na será más efec­ti­vo cuan­do la muer­te sea gene­ra­li­za­da y, en el caso de esta enfer­me­dad, este es un signo tar­dío y trá­gi­co». Tene­mos la tri­via­li­za­ción de la vida cuan­do las per­so­nas acu­den en masa a Cai­xa Eco­nô­mi­ca Fede­ral, don­de cual­quier ban­co podría haber­se aso­cia­do y redu­cir la aglo­me­ra­ción. De esta mane­ra, el barrio se encuen­tra con cier­ta nor­ma­li­dad, las calles con un flu­jo de per­so­nas, algu­nas con más­ca­ras, otras sin ellas. Creo que el ais­la­mien­to real­men­te se redu­ce al 30% del núme­ro total de resi­den­tes ”, calcula.

La dise­ña­do­ra de moda Tere­za Albu­quer­que actual­men­te vive con su padre, pero casi todos los días tie­ne que ir a la casa de su madre, que vive en el barrio Piram­bu, en el lado oes­te, para cui­dar a su her­mano. Ella expli­ca que en estas idas y veni­das se da cuen­ta de que la cua­ren­te­na se redu­ce al hecho de que las per­so­nas no van a tra­ba­jar, por­que, según ella, la aglo­me­ra­ción en las puer­tas de la casa con­ti­núa. “El res­pe­to [al ais­la­mien­to] es real­men­te esca­so. Las per­so­nas actúan como vaca­cio­nes de verano y usar más­ca­ras es opcio­nal. No digo que todo el vecin­da­rio sea así, sino la gran mayo­ría ”, evalúa.

Ella infor­ma que su padre recien­te­men­te per­dió a uno de sus mejo­res ami­gos debi­do al coro­na­vi­rus y des­cu­brió que tam­bién diag­nos­ti­ca­ron a un ami­go de la escue­la secundaria.

Tere­za dice que ella está toman­do los cui­da­dos nece­sa­rios. “El uso de la más­ca­ra y el gel de alcohol se ha con­ver­ti­do en ruti­na. Pero jun­to con eso, solo sale si es nece­sa­rio, y si ten­go que irme, cuan­do lle­go, lo pri­me­ro que hago es dar­me una bue­na ducha, lavar la ropa que usé y la más­ca­ra, si no es dese­cha­ble ”, infor­ma. Ella expli­ca que todos estos cui­da­dos tam­bién son impor­tan­tes por­que tie­ne una abue­la y her­ma­nos meno­res, por eso le preo­cu­pa evi­tar la pro­pa­ga­ción de la contaminación.

Antes de la cri­sis cau­sa­da por el coro­na­vi­rus, Tere­za dice que «abri­ría» su mar­ca, pero que tuvo que pos­po­ner los pla­nes para evi­tar el con­tac­to físi­co. “Como era un nego­cio nue­vo, para mí era esen­cial tener con­tac­to físi­co con el clien­te, cara a cara, las pro­pues­tas que trae­ría la mar­ca, la con­ver­sa­ción. Pero no fue posi­ble debi­do al ais­la­mien­to. Al prin­ci­pio, ele­gí pos­po­ner la fecha de aper­tu­ra para tiem­pos pre­de­ter­mi­na­dos, por ejem­plo, en 15 días, un mes. Pero la situa­ción ha empeo­ra­do y aho­ra es bas­tan­te inde­ter­mi­na­da. Por mucho que se tra­ta­ra de un nego­cio en línea, este comien­zo ten­dría que ser algo muy ínti­mo, para ganar la con­fian­za del clien­te «, dice.

Ais­la­mien­to social más estricto

El gober­na­dor Cami­lo San­ta­na (PT) y el alcal­de de For­ta­le­za, Rober­to Cláu­dio (PDT), anun­cia­ron el mar­tes (5) la exten­sión del decre­to de ais­la­mien­to social en el esta­do por otros 15 días. Con eso, la cua­ren­te­na con­ti­núa has­ta el 20 de mayo. El decre­to tam­bién esta­ble­ce el ais­la­mien­to social más estric­to en Fortaleza.

Echa un vis­ta­zo a algu­nas de las medidas:

– La cir­cu­la­ción de per­so­nas en luga­res o espa­cios públi­cos, como pla­yas, pla­zas, paseos marí­ti­mos, está prohi­bi­da, excep­to cuan­do se via­ja esen­cial para acce­der a acti­vi­da­des esenciales;

– Con­trol de entra­da y sali­da de For­ta­le­za con lími­tes municipales;

– Las per­so­nas que hayan demos­tra­do estar infec­ta­das o que se sos­pe­che que están infec­ta­das por covid-19 deben per­ma­ne­cer en con­fi­na­mien­to obli­ga­to­rio en el hogar, en un hos­pi­tal o en otro lugar deter­mi­na­do por las auto­ri­da­des sanitarias;

– Dis­po­ni­bi­li­dad de alcohol al 70% para clien­tes y emplea­dos, pre­fe­ri­ble­men­te en gel;

– Los con­duc­to­res de trans­por­te públi­co o pri­va­do no deben per­mi­tir que las per­so­nas entren sin usar máscaras.

Edi­ción: Mony­se Rave­na y Cami­la Maciel

Fuen­te: Bra­sil de Fato Ceará 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *