Bra­sil. Los barrios en las afue­ras de For­ta­le­za con­cen­tran una mayor leta­li­dad por covid-19

Por Fran­cis­co Bar­bo­sa*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 09 de mayo de 2020

La últi­ma actua­li­za­ción del bole­tín epi­de­mio­ló­gi­co publi­ca­do por el gobierno de Cea­rá en Inte­gra­SUS mues­tra que el esta­do tie­ne 13,888 casos con­fir­ma­dos de coro­na­vi­rus con un total de 903 muer­tes. La capi­tal de Cea­rá, For­ta­le­za, lide­ra el núme­ro de casos, con 9.692 infec­ta­dos y 696 muertes.

El bole­tín del Depar­ta­men­to de Salud Muni­ci­pal de For­ta­le­za, publi­ca­do el 4, a su vez, mues­tra que For­ta­le­za regis­tró 532 muer­tes por coro­na­vi­rus. La peri­fe­ria de la capi­tal con­cen­tra las tasas más altas de casos con­fir­ma­dos. La dife­ren­cia en los núme­ros ocu­rre por­que la divul­ga­ción del ayun­ta­mien­to es semanal.

La fotó­gra­fa Micae­la Mene­zes vive en el barrio Barra do Cea­rá, en el lado oes­te de la ciu­dad, y dice que el res­pe­to a la cua­ren­te­na en la región don­de vive es muy malo. “Si cami­nas por la pla­ya, te das cuen­ta de que des­de el comien­zo de la cua­ren­te­na no ha habi­do nin­gún res­pe­to en abso­lu­to. El domin­go tuve que ir al super­mer­ca­do y aún veía mucha gen­te sin más­ca­ra, en bares y pla­zas char­lan­do. Algu­nas per­so­nas ni siquie­ra res­pe­ta­ron la dis­tan­cia en la cola. Espe­ro que esta rigi­dez sir­va para corre­gir esto ”, señaló.

Cuan­do se le pre­gun­tó por qué algu­nas per­so­nas aún no se adhie­ren al ais­la­mien­to, Micae­la seña­la algu­nos fac­to­res. “Lo prin­ci­pal es el estí­mu­lo opues­to del mayor poder guber­na­men­tal del país , que siem­pre que pue­de insis­tir en des­acre­di­tar y rela­ti­vi­zar cual­quier medio con­fia­ble de infor­ma­ción, ya sea perió­di­cos, uni­ver­si­da­des, ins­ti­tu­tos de inves­ti­ga­ción. La otra es que hay muchas per­so­nas que usan la inter­ac­ción social como una mule­ta psi­co­ló­gi­ca. Tam­bién hay per­so­nas que, aun­que no es un ser­vi­cio esen­cial, nece­si­tan ‘cazar’ su pan de cada día, que es otra con­ver­sa­ción más larga ”.

Micae­la habla sobre el cui­da­do que está toman­do a dia­rio. “Solo sal­go de la casa con una más­ca­ra, tam­bién tra­to de usar guan­tes, lo que ayu­da a no tocar mi cara, lim­pio todo cuan­do lle­go a casa con alcohol, tra­to de lim­piar la habi­ta­ción dos veces por sema­na y siem­pre tra­to de que las per­so­nas que viven con­mi­go estén cons­cien­tes, por­que se dejan lle­var por las pala­bras del des­cré­di­to del gobierno fede­ral ”, informa.

Tia­go Ribei­ro es pro­duc­tor cul­tu­ral en Can­deei­ro Cul­tu­ral y resi­den­te del barrio Vicen­te Pin­zón, en la región orien­tal de la capi­tal. Habla sobre la impor­tan­cia de la cua­ren­te­na. “Es para la pre­ser­va­ción de la vida, con res­pec­to a los pro­fe­sio­na­les de la salud, para la posi­bi­li­dad de cui­dar a los demás, des­pués de todo, es una cama menos en la UCI a ocu­par. Es un acto con­tra la igno­ran­cia, el exter­mi­nio de los más vul­ne­ra­bles y con­tra la opre­sión y la explo­ta­ción en ese momen­to ”, defiende. 

Para él, la reali­dad de adhe­rir­se a la cua­ren­te­na se encuen­tra con cier­tos fac­to­res que hacen que las per­so­nas des­cui­den la impor­tan­cia del ais­la­mien­to social, como la geo­gra­fía de los hoga­res, los men­sa­jes ambi­guos del gobierno fede­ral y la nece­si­dad de tra­ba­jar a diario.

«Des­afor­tu­na­da­men­te, el res­pe­to a la cua­ren­te­na será más efec­ti­vo cuan­do la muer­te sea gene­ra­li­za­da y, en el caso de esta enfer­me­dad, este es un signo tar­dío y trá­gi­co». Tene­mos la tri­via­li­za­ción de la vida cuan­do las per­so­nas acu­den en masa a Cai­xa Eco­nô­mi­ca Fede­ral, don­de cual­quier ban­co podría haber­se aso­cia­do y redu­cir la aglo­me­ra­ción. De esta mane­ra, el barrio se encuen­tra con cier­ta nor­ma­li­dad, las calles con un flu­jo de per­so­nas, algu­nas con más­ca­ras, otras sin ellas. Creo que el ais­la­mien­to real­men­te se redu­ce al 30% del núme­ro total de resi­den­tes ”, calcula.

La dise­ña­do­ra de moda Tere­za Albu­quer­que actual­men­te vive con su padre, pero casi todos los días tie­ne que ir a la casa de su madre, que vive en el barrio Piram­bu, en el lado oes­te, para cui­dar a su her­mano. Ella expli­ca que en estas idas y veni­das se da cuen­ta de que la cua­ren­te­na se redu­ce al hecho de que las per­so­nas no van a tra­ba­jar, por­que, según ella, la aglo­me­ra­ción en las puer­tas de la casa con­ti­núa. “El res­pe­to [al ais­la­mien­to] es real­men­te esca­so. Las per­so­nas actúan como vaca­cio­nes de verano y usar más­ca­ras es opcio­nal. No digo que todo el vecin­da­rio sea así, sino la gran mayo­ría ”, evalúa.

Ella infor­ma que su padre recien­te­men­te per­dió a uno de sus mejo­res ami­gos debi­do al coro­na­vi­rus y des­cu­brió que tam­bién diag­nos­ti­ca­ron a un ami­go de la escue­la secundaria.

Tere­za dice que ella está toman­do los cui­da­dos nece­sa­rios. “El uso de la más­ca­ra y el gel de alcohol se ha con­ver­ti­do en ruti­na. Pero jun­to con eso, solo sale si es nece­sa­rio, y si ten­go que irme, cuan­do lle­go, lo pri­me­ro que hago es dar­me una bue­na ducha, lavar la ropa que usé y la más­ca­ra, si no es dese­cha­ble ”, infor­ma. Ella expli­ca que todos estos cui­da­dos tam­bién son impor­tan­tes por­que tie­ne una abue­la y her­ma­nos meno­res, por eso le preo­cu­pa evi­tar la pro­pa­ga­ción de la contaminación.

Antes de la cri­sis cau­sa­da por el coro­na­vi­rus, Tere­za dice que «abri­ría» su mar­ca, pero que tuvo que pos­po­ner los pla­nes para evi­tar el con­tac­to físi­co. “Como era un nego­cio nue­vo, para mí era esen­cial tener con­tac­to físi­co con el clien­te, cara a cara, las pro­pues­tas que trae­ría la mar­ca, la con­ver­sa­ción. Pero no fue posi­ble debi­do al ais­la­mien­to. Al prin­ci­pio, ele­gí pos­po­ner la fecha de aper­tu­ra para tiem­pos pre­de­ter­mi­na­dos, por ejem­plo, en 15 días, un mes. Pero la situa­ción ha empeo­ra­do y aho­ra es bas­tan­te inde­ter­mi­na­da. Por mucho que se tra­ta­ra de un nego­cio en línea, este comien­zo ten­dría que ser algo muy ínti­mo, para ganar la con­fian­za del clien­te «, dice.

Ais­la­mien­to social más estricto

El gober­na­dor Cami­lo San­ta­na (PT) y el alcal­de de For­ta­le­za, Rober­to Cláu­dio (PDT), anun­cia­ron el mar­tes (5) la exten­sión del decre­to de ais­la­mien­to social en el esta­do por otros 15 días. Con eso, la cua­ren­te­na con­ti­núa has­ta el 20 de mayo. El decre­to tam­bién esta­ble­ce el ais­la­mien­to social más estric­to en Fortaleza.

Echa un vis­ta­zo a algu­nas de las medidas:

– La cir­cu­la­ción de per­so­nas en luga­res o espa­cios públi­cos, como pla­yas, pla­zas, paseos marí­ti­mos, está prohi­bi­da, excep­to cuan­do se via­ja esen­cial para acce­der a acti­vi­da­des esenciales;

– Con­trol de entra­da y sali­da de For­ta­le­za con lími­tes municipales;

– Las per­so­nas que hayan demos­tra­do estar infec­ta­das o que se sos­pe­che que están infec­ta­das por covid-19 deben per­ma­ne­cer en con­fi­na­mien­to obli­ga­to­rio en el hogar, en un hos­pi­tal o en otro lugar deter­mi­na­do por las auto­ri­da­des sanitarias;

– Dis­po­ni­bi­li­dad de alcohol al 70% para clien­tes y emplea­dos, pre­fe­ri­ble­men­te en gel;

– Los con­duc­to­res de trans­por­te públi­co o pri­va­do no deben per­mi­tir que las per­so­nas entren sin usar máscaras.

Edi­ción: Mony­se Rave­na y Cami­la Maciel

Fuen­te: Bra­sil de Fato Ceará 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.