Esta­dos Uni­dos. Pue­de estar pre­pa­ran­do algo mayor: Aler­ta, más que nun­ca, alerta

Por Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 mayo 2020.-

Tras la des­apa­ri­ción de la Unión Sovié­ti­ca y el fin del mun­do bipo­lar, Esta­dos Uni­dos se que­dó sin enemi­go, nece­si­ta­ba crear uno nue­vo aho­ra que el “fin de la his­to­ria” había hecho posi­ble que el capi­ta­lis­mo impe­ra­ra en el mun­do has­ta la eternidad.

Pero tal situa­ción pro­vo­có un des­ajus­te en la estruc­tu­ra­ción de los pla­nes hege­mó­ni­cos impe­ria­les por lo que se dio a la tarea de crear ese nue­vo enemi­go que le per­mi­tie­ra esta­ble­cer un nue­vo orden mun­dial a par­tir de sus intere­ses. En este con­tex­to, el nar­co­trá­fi­co y los migran­tes indo­cu­men­ta­dos vinie­ron a ocu­par ese sitial como ejes de la reor­ga­ni­za­ción de su poder mili­tar. En Amé­ri­ca Lati­na, estos pla­nes tuvie­ron que ser ajus­ta­dos cuan­do el día final del siglo pasa­do, el últi­mo sol­da­do del ejér­ci­to de ocu­pa­ción yan­qui en Pana­má debió aban­do­nar el terri­to­rio de ese país en cum­pli­mien­to de los acuer­dos Torri­jos- Carter.

Aun­que des­de la mis­ma fir­ma de estos tra­ta­dos, el Pen­tá­gono había comen­za­do a tomar medi­das para reor­ga­ni­zar su con­tin­gen­te béli­co en el hemis­fe­rio occi­den­tal, el pro­ce­so pro­vo­có no pocas con­tra­rie­da­des para el alto man­do cas­tren­se esta­dou­ni­den­se. El Plan Colom­bia vino a ser el pro­ce­di­mien­to dise­ña­do para rees­truc­tu­rar su pre­sen­cia mili­tar en la región, a par­tir aho­ra de la lógi­ca de una supues­ta lucha con­tra el narcotráfico.

Dos hechos ven­drían a tener nue­vo impac­to para este asun­to: en pri­mer tér­mino, la vic­to­ria elec­to­ral de Hugo Chá­vez en 1998 en Vene­zue­la que ini­ció un pro­ce­so de trans­for­ma­ción de las reglas de jue­go en la región y, por otro lado, las accio­nes terro­ris­tas per­pe­tra­das por oscu­ras fuer­zas aún no iden­ti­fi­ca­das el 11 de sep­tiem­bre de 2001 que per­mi­tie­ron a Esta­dos Uni­dos y al pre­si­den­te Bush seña­lar al terro­ris­mo como su enemi­go prin­ci­pal. Así, a cam­bio de 3.000 muer­tos, cifra irri­so­ria si se com­pa­ra con los 100 a 200 mil que Trump ha dis­pues­to sacri­fi­car en pos de su reelec­ción, Bush apro­ve­chó de inau­gu­rar una estruc­tu­ra uni­po­lar del mun­do, emer­gien­do como el úni­co gana­dor tras estos tene­bro­sos hechos.

La fusión ope­ra­ti­va de estos dos enemi­gos per­mi­tió dar­le vita­li­dad y glo­ba­li­dad al con­cep­to de nar­co­te­rro­ris­mo. Aun­que naci­do en los años 80 del siglo pasa­do en Colom­bia para iden­ti­fi­car a los gran­des car­te­les de la dro­ga que rea­li­za­ban delez­na­bles accio­nes arma­das con­tra la pobla­ción civil, Esta­dos Uni­dos se apro­pió del tér­mino a par­tir de 2001 y comen­zó su difu­sión masi­va por la nece­si­dad de regis­trar un enemi­go tras su inva­sión a Afga­nis­tán en octu­bre de ese año.

Des­de ese momen­to, la mediá­ti­ca trans­na­cio­nal se ha encar­ga­do de aso­ciar ese ape­la­ti­vo a cual­quier gobierno u orga­ni­za­ción polí­ti­ca o social que no siga los dic­ta­dos de Washing­ton y no se ajus­te a su nue­vo esque­ma de domi­na­ción. De esta mane­ra, han sido per­ver­sa­men­te agru­pa­dos bajo la deno­mi­na­ción de “eje del mal” gene­ra­li­zan­do un con­cep­to emi­ti­do por el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush el 29 de enero de 2002 en su dis­cur­so del Esta­do de la Unión ante el Con­gre­so de su país.

Esta con­cep­tua­li­za­ción polí­ti­ca eva­de que Irán, Cuba, Vene­zue­la y Nica­ra­gua han sido refren­da­dos por orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les inde­pen­dien­tes de Esta­dos Uni­dos y por la pro­pia Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das (ONU) como paí­ses des­ta­ca­dos en la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co, ade­más de tener un ínfi­mo con­su­mo interno. La incor­po­ra­ción a esta lis­ta de la orga­ni­za­ción islá­mi­ca liba­ne­sa Hez­bo­lá se entien­de sola­men­te como par­te del meca­nis­mo de sus­ten­ta­ción de la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos en el Asia occi­den­tal que tie­ne en Israel su prin­ci­pal soporte.

En el momen­to actual, la irra­dia­ción mediá­ti­ca del con­cep­to de nar­co­te­rro­ris­mo per­si­gue obje­ti­vos simi­la­res en aque­llas áreas del glo­bo en las que Esta­dos Uni­dos posee intere­ses geo­po­lí­ti­cos estra­té­gi­cos. En el Asia Occi­den­tal, ante el ven­ci­mien­to y pro­ba­ble reno­va­ción del Plan de Acción Inte­gral Con­jun­to con Irán sin Esta­dos Uni­dos, este país que­da­rá aún más ais­la­do de Euro­pa toda vez que su pos­tu­ra solo ha sido apo­ya­da por Israel y Ara­bia Sau­di­ta, sus tra­di­cio­na­les alia­dos en la región. Las san­cio­nes a Irán han afec­ta­do de mane­ra sóli­da su eco­no­mía, pero no han que­bra­do su volun­tad de resis­ten­cia y apo­yo a las posi­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas y anti sio­nis­tas en la región. Euro­pa ya ha anun­cia­do que, con­tra­rio a su polí­ti­ca tra­di­cio­nal, en este caso no se subor­di­na­rá a Esta­dos Uni­dos, lo cual deja al gobierno de Trump en una situa­ción de debi­li­dad en esta estra­té­gi­ca zona del mundo.

En la mis­ma con­di­ción se ins­cri­ben las recien­tes accio­nes impe­ria­les en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, en par­ti­cu­lar con­tra Cuba y Vene­zue­la. La incur­sión naval rea­li­za­da por deser­to­res vene­zo­la­nos orga­ni­za­dos y entre­na­dos por una empre­sa de reclu­ta­mien­to de mer­ce­na­rios de Esta­dos Uni­dos con finan­cia­mien­to de este país y de la ultra­de­re­cha terro­ris­ta de Vene­zue­la da cuen­ta de que, ade­más de la pre­sión por vía terres­tre, aho­ra Washing­ton ha comen­za­do a ope­rar por vía marí­ti­ma. Expre­sión de ello son las manio­bras nava­les de la OTAN, bajo coman­do de Esta­dos Uni­dos en el Cari­be; la irrup­ción de un bar­co por­tu­gués que trasn­por­ta­ba mer­ce­na­rios en aguas terri­to­ria­les vene­zo­la­nas, que tras un encuen­tro vio­len­to con una patru­lle­ra de la arma­da boli­va­ria­na, fue obli­ga­do a reti­rar­se a las Anti­llas Holan­de­sas; la incor­po­ra­ción de un bar­co de los Paí­ses Bajos y el uso del terri­to­rio de las islas holan­de­sas del Cari­be muy cer­ca­nas a las cos­tas de Vene­zue­la como base de ope­ra­cio­nes de la OTAN con­tra nues­tro país. Así mis­mo, se debe con­si­de­rar la pre­sen­cia de navíos bri­tá­ni­cos, fran­ce­ses y espa­ño­les en el Cari­be y la cap­tu­ra de dos bar­cos car­ga­dos con cocaí­na que se diri­gían des­de Colom­bia, uno a Bra­sil y otro a Espa­ña, que des­pués de ser cap­tu­ra­dos, fue­ron suje­to de un inten­to de invo­lu­crar a Vene­zue­la en el des­pa­cho de la dro­ga dicien­do que habían sali­do des­de su juris­dic­ción, cuan­do lo cier­to es que nun­ca pasa­ron por terri­to­rio terres­tre ni marí­ti­mo de este país.

Todo esto va con­fi­gu­ran­do un expe­dien­te a tra­vés del cual se va esca­lan­do el con­flic­to. En momen­tos en que las fron­te­ras terres­tres, de la mis­ma mane­ra que los aero­puer­tos están cerra­das, y el trans­por­te aéreo ha sido dis­mi­nui­do a una míni­ma expre­sión, la vía marí­ti­ma sur­ge como la prin­ci­pal y casi úni­ca ruta para las comu­ni­ca­cio­nes de Vene­zue­la con el exterior.

Ello expli­ca el extra­or­di­na­rio e insó­li­to des­plie­gue mili­tar y naval de la OTAN en el Cari­be bajo dis­fraz de ope­ra­cio­nes anti­nar­có­ti­cos en una región por la que sólo tran­si­ta el 4% del total de cocaí­na que Colom­bia envía a Esta­dos Uni­dos en su per­fec­to nego­cio de mayor ofer­tan­te y mayor deman­dan­te. Todas las otras accio­nes, antes men­cio­na­das for­man par­te de la fase explo­ra­to­ria que la OTAN y el Coman­do Sur están rea­li­zan­do en la pre­pa­ra­ción de una acción con­tra Vene­zue­la, esta vez con sol­da­dos pro­fe­sio­na­les y bajo man­do direc­to del Pentágono.

La ter­ce­ri­za­ción de las ope­ra­cio­nes per­si­guen el obje­ti­vo de obte­ner infor­ma­ción sobre la capa­ci­dad de res­pues­ta téc­ni­co ope­ra­ti­va del dis­po­si­ti­vo de defen­sa de las fuer­zas arma­das de Vene­zue­la en el mar­co de la con­cep­ción de “gue­rra de todo el pue­blo”, ante lo que altos ofi­cia­les de Esta­dos Uni­dos han reco­no­ci­do que las resul­ta muy difí­cil pla­ni­fi­car y even­tual­men­te eje­cu­tar ope­ra­cio­nes toda vez que des­co­no­cen la can­ti­dad y cali­dad de la mili­cia y el pue­blo mili­tar­men­te organizado.

Ante esto, es pro­ba­ble que el accio­nar mili­tar de Esta­dos Uni­dos se decan­te por ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas de cap­tu­ra de altos diri­gen­tes boli­va­ria­nos o la ocu­pa­ción de algu­na de las muchas islas del Cari­be bajo sobe­ra­nía de Vene­zue­la a fin de ins­ta­lar un gobierno que pida ayu­da a Esta­dos Uni­dos para dar­le fal­so sopor­te legal a una even­tual ope­ra­ción en gran esca­la con­tra el terri­to­rio nacional.

Otra posi­bi­li­dad sería la rea­li­za­ción de una ope­ra­ción de fal­sa ban­de­ra en Bra­sil o Colom­bia, orga­ni­za­da y eje­cu­ta­da por fuer­zas espe­cia­les de Esta­dos Uni­dos o Israel y apo­yo de los gobier­nos de esos paí­ses con el obje­ti­vo de cul­par de las mis­mas a Vene­zue­la, las FARC, el ELN de Colom­bia, Irán, Hez­bo­lá o a cual­quie­ra que se le ocu­rra a los labo­ra­to­rios de terror de los órga­nos de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses, bus­can­do el mis­mo obje­ti­vo de lega­li­zar una acción de gran enver­ga­du­ra con­tra Venezuela.

En la memo­ria recien­te, están las armas ató­mi­cas en Irak, la repre­sión del pue­blo por par­te de Gada­fi en la Pla­za Ver­de de Trí­po­li, las armas quí­mi­cas nun­ca encon­tra­das en Siria, la pre­sen­cia de Osa­ma Bin Laden en Afga­nis­tán, todo lo cual ha resul­ta­do fal­so, pero que han ser­vi­do para jus­ti­fi­car inva­sio­nes de Esta­dos Uni­dos que han pro­vo­ca­do millo­nes de muer­tos y cen­te­na­res de millo­nes de dóla­res de daños pro­du­ci­dos por la agre­sión imperial

A estas altu­ras, está amplia­men­te demos­tra­do ‑por las pro­pias decla­ra­cio­nes de sus máxi­mos diri­gen­tes- que Esta­dos Uni­dos ha pues­to todas las varia­bles sobre la mesa para derro­car al gobierno de Vene­zue­la. Habría que agre­gar que hoy, el con­tex­to elec­to­ral que hace solo dos meses favo­re­cía amplia­men­te a Trump, se está revir­tien­do ace­le­ra­da­men­te tras su desas­tro­so mane­jo de la cri­sis pro­vo­ca­da por la pan­de­mia del COVID-19 y la funes­ta situa­ción de la eco­no­mía de la poten­cia nor­te­ame­ri­ca­na . A esto habría que sumar­le la públi­ca deci­sión de los pre­si­den­tes de Colom­bia y Bra­sil de subor­di­nar la sobe­ra­nía de sus paí­ses a Esta­dos Uni­dos a fin de ganar su apo­yo para mane­jar el pro­pio des­cré­di­to interno.

La aler­ta está dada, ante cada nue­va derro­ta de la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos, emer­gen tam­bién nue­vas accio­nes dise­ña­das en sus labo­ra­to­rios de gene­ra­ción y pro­mo­ción del terro­ris­mo. Es evi­den­te –por­que tam­bién lo han dicho sus diri­gen­tes- que irán esca­lan­do y apre­tan­do la hor­ca con­tra Vene­zue­la. En esa medi­da, en tan­to se acer­quen las elec­cio­nes de noviem­bre y en tan­to sigan aumen­tan­do –como se ha pro­nos­ti­ca­do por los cien­tí­fi­cos- el núme­ro de con­ta­mi­na­dos y muer­tos por la pan­de­mia en Esta­dos Uni­dos, el peli­gro será mayor.

Hace unos años se corea­ba que había que estar aler­ta por­que la espa­da de Bolí­var esta­ba cami­nan­do por Amé­ri­ca Lati­na, hoy, hay que tener esa espa­da pres­ta para defen­der la ciu­dad y el país natal del Libertador.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *