Eus­kal Herria. Cár­ce­les y esta­do de excep­ción /​La voz de fami­lia­res de varixs presxs polí­ticxs vascxs

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 mayo 2020

Quie­nes fir­ma­mos este escri­to somos fami­lia­res de mili­tan­tes polí­ticxs vascxs que se
encuen­tran presxs en cár­ce­les espa­ño­las y fran­ce­sas. Aun­que la reali­dad de la cárcel
siem­pre es cru­da, la situa­ción deri­va­da como con­se­cuen­cia de la pan­de­mia de la Covid-19 y
de la pos­te­rior apli­ca­ción del esta­do de excep­ción hacen todo aún más duro.

En estos tiem­pos de las apa­rien­cias, cobra gran impor­tan­cia ador­nar como es debi­do todo
lo que está a la vis­ta. Es impres­cin­di­ble para que la fun­ción con­ti­núe. Por eso los aplausos
en los bal­co­nes, y por eso se impul­sa una fal­sa uni­dad des­cla­sa­da, asép­ti­ca en apariencia,
pero que en el fon­do bus­ca diluir toda evi­den­cia que deje al des­cu­bier­to las diferencias
socia­les y las res­pon­sa­bi­li­da­des políticas.

Pre­ci­sa­men­te es la cár­cel el lugar que mejor refle­ja las dife­ren­cias socia­les, eco­nó­mi­cas y
polí­ti­cas. La cár­cel fue crea­da como el cubo de la basu­ra del sis­te­ma y, actual­men­te, sigue
cum­plien­do la mis­ma fun­ción. La mayo­ría de pre­sos y pre­sas son pobres y/​o sufren
enfer­me­da­des men­ta­les, o como en el caso de nuestrxs fami­lia­res, son mili­tan­tes políticxs
que se rebe­la­ron con­tra las injus­ti­cias y a favor de las liber­ta­des socio-polí­ti­cas y
nacionales.

Al otro lado de los muros no hay que guar­dar las for­mas, por­que lo que pasa den­tro no está
pro­du­ci­do para el con­su­mo del públi­co de esta sala de tea­tro. Lo que ocu­rre entre
bam­ba­li­nas no con­di­cio­na el cir­co elec­to­ral. Pero nosotrxs no esta­mos dis­puestxs a aceptar
que tra­ten a nuestrxs fami­lia­res como basu­ra. Para empe­zar, exi­gi­mos que en las cárceles
se ante­pon­gan los cri­te­rios de salud a los cri­te­rios de cas­ti­go. Y jun­to a esto exi­gi­mos la
liber­tad inme­dia­ta de lxs presxs enfermxs, lxs ancianxs, lxs pre­ven­tivxs y lxs que tie­nen las
34 par­tes de la con­de­na cumplida.

Por otro lado, esa polí­ti­ca de dis­per­sión que ha ase­si­na­do a 16 fami­lia­res conlleva
pro­fun­di­zar en el ais­la­mien­to de lxs presxs. El pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co lle­va 30 años
luchan­do con­tra la dis­per­sión, y 30 años lle­van los Esta­dos fran­cés y espa­ñol ignorando
esta rei­vin­di­ca­ción. Como hemos hecho duran­te las últi­mas déca­das, hace­mos nues­tro el
lema de “Presxs Vascxs a Eus­kal Herria” para exi­gir el fin de la dispersión.

Y mien­tras esto se mate­ria­li­za, hay otras medi­das que se pue­den tomar maña­na mis­mo para ali­viar el ais­la­mien­to de lxs presxs. Por eso exi­gi­mos imple­men­tar las con­di­cio­nes para poder rea­li­zar las visi­tas en las cár­ce­les y que no nos pon­gan más impe­di­men­tos a que poda­mos tras­la­dar­nos has­ta ellas, tam­bién cuan­do nos toque cru­zar la fron­te­ra arti­fi­cial que divi­de Eus­kal Herria. Todas estas medi­das, que se pue­den tomar de inme­dia­to, son pasos inter­me­dios prio­ri­ta­rios, “de fuer­za mayor” y para nosotrxs y nuestrxs fami­lia­res tam­bién “esen­cia­les”.

En cual­quier caso, des­pués de lle­var a cabo estas medi­das, segui­re­mos luchan­do por una
amnis­tía que com­pren­da la liber­tad nacio­nal, social y polí­ti­ca, ya que esa es la única
garan­tía para que las cár­ce­les no se vuel­van a lle­nar de mili­tan­tes políticxs.

Fir­man­tes:

Patxi Kara­sa­to­rre Aldaz
Zior­tza Fer­nán­dez Larrazabal
Mari­bi Gaz­te­lu­men­di Galtzagorri
Jesús Herra­dor Pouso
Sua Herra­dor Rodriguez
Sen­doa Jura­do Garcia
Mari­je Gui­nea Aspiazu
Lore­na Barre­ras Díaz
Meritxel Aran­zu­bia Ariznabarreta
Mikel Agi­na­gal­de Ugartemendia
Rosa­na Moreno Balanzategi
Adur Goieas­koetxea Serna
Imma­cu­la­da Grà­cia Monge
Ainhoa Pas­tor Alonso

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *