Eus­kal Herria. Cár­ce­les y esta­do de excep­ción /​La voz de fami­lia­res de varixs presxs polí­ticxs vascxs

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 mayo 2020

Quie­nes fir­ma­mos este escri­to somos fami­lia­res de mili­tan­tes polí­ticxs vascxs que se
encuen­tran presxs en cár­ce­les espa­ño­las y fran­ce­sas. Aun­que la reali­dad de la cárcel
siem­pre es cru­da, la situa­ción deri­va­da como con­se­cuen­cia de la pan­de­mia de la Covid-19 y
de la pos­te­rior apli­ca­ción del esta­do de excep­ción hacen todo aún más duro.

En estos tiem­pos de las apa­rien­cias, cobra gran impor­tan­cia ador­nar como es debi­do todo
lo que está a la vis­ta. Es impres­cin­di­ble para que la fun­ción con­ti­núe. Por eso los aplausos
en los bal­co­nes, y por eso se impul­sa una fal­sa uni­dad des­cla­sa­da, asép­ti­ca en apariencia,
pero que en el fon­do bus­ca diluir toda evi­den­cia que deje al des­cu­bier­to las diferencias
socia­les y las res­pon­sa­bi­li­da­des políticas.

Pre­ci­sa­men­te es la cár­cel el lugar que mejor refle­ja las dife­ren­cias socia­les, eco­nó­mi­cas y
polí­ti­cas. La cár­cel fue crea­da como el cubo de la basu­ra del sis­te­ma y, actual­men­te, sigue
cum­plien­do la mis­ma fun­ción. La mayo­ría de pre­sos y pre­sas son pobres y/​o sufren
enfer­me­da­des men­ta­les, o como en el caso de nuestrxs fami­lia­res, son mili­tan­tes políticxs
que se rebe­la­ron con­tra las injus­ti­cias y a favor de las liber­ta­des socio-polí­ti­cas y
nacionales.

Al otro lado de los muros no hay que guar­dar las for­mas, por­que lo que pasa den­tro no está
pro­du­ci­do para el con­su­mo del públi­co de esta sala de tea­tro. Lo que ocu­rre entre
bam­ba­li­nas no con­di­cio­na el cir­co elec­to­ral. Pero nosotrxs no esta­mos dis­puestxs a aceptar
que tra­ten a nuestrxs fami­lia­res como basu­ra. Para empe­zar, exi­gi­mos que en las cárceles
se ante­pon­gan los cri­te­rios de salud a los cri­te­rios de cas­ti­go. Y jun­to a esto exi­gi­mos la
liber­tad inme­dia­ta de lxs presxs enfermxs, lxs ancianxs, lxs pre­ven­tivxs y lxs que tie­nen las
34 par­tes de la con­de­na cumplida.

Por otro lado, esa polí­ti­ca de dis­per­sión que ha ase­si­na­do a 16 fami­lia­res conlleva
pro­fun­di­zar en el ais­la­mien­to de lxs presxs. El pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co lle­va 30 años
luchan­do con­tra la dis­per­sión, y 30 años lle­van los Esta­dos fran­cés y espa­ñol ignorando
esta rei­vin­di­ca­ción. Como hemos hecho duran­te las últi­mas déca­das, hace­mos nues­tro el
lema de “Presxs Vascxs a Eus­kal Herria” para exi­gir el fin de la dispersión.

Y mien­tras esto se mate­ria­li­za, hay otras medi­das que se pue­den tomar maña­na mis­mo para ali­viar el ais­la­mien­to de lxs presxs. Por eso exi­gi­mos imple­men­tar las con­di­cio­nes para poder rea­li­zar las visi­tas en las cár­ce­les y que no nos pon­gan más impe­di­men­tos a que poda­mos tras­la­dar­nos has­ta ellas, tam­bién cuan­do nos toque cru­zar la fron­te­ra arti­fi­cial que divi­de Eus­kal Herria. Todas estas medi­das, que se pue­den tomar de inme­dia­to, son pasos inter­me­dios prio­ri­ta­rios, “de fuer­za mayor” y para nosotrxs y nuestrxs fami­lia­res tam­bién “esen­cia­les”.

En cual­quier caso, des­pués de lle­var a cabo estas medi­das, segui­re­mos luchan­do por una
amnis­tía que com­pren­da la liber­tad nacio­nal, social y polí­ti­ca, ya que esa es la única
garan­tía para que las cár­ce­les no se vuel­van a lle­nar de mili­tan­tes políticxs.

Fir­man­tes:

Patxi Kara­sa­to­rre Aldaz
Zior­tza Fer­nán­dez Larrazabal
Mari­bi Gaz­te­lu­men­di Galtzagorri
Jesús Herra­dor Pouso
Sua Herra­dor Rodriguez
Sen­doa Jura­do Garcia
Mari­je Gui­nea Aspiazu
Lore­na Barre­ras Díaz
Meritxel Aran­zu­bia Ariznabarreta
Mikel Agi­na­gal­de Ugartemendia
Rosa­na Moreno Balanzategi
Adur Goieas­koetxea Serna
Imma­cu­la­da Grà­cia Monge
Ainhoa Pas­tor Alonso

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.