EEUU. Huel­ga de alqui­le­res. El movi­mien­to de inqui­li­nos quie­re rebe­lar­se este Pri­me­ro de Mayo

A. Buis­son /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​25 de abril de 2020

Cien­tos de miles de inqui­li­nos ya no pue­den pagar sus alqui­le­res, en par­ti­cu­lar en la ciu­dad de Nue­va York, don­de los pre­cios son exor­bi­tan­tes. Here­de­ra de las huel­gas de alqui­le­res del siglo XX, la «rent stri­ke» de 2020 se dife­ren­cia por su amplitud.

Hay en mar­cha una revuel­ta en el 1234 de Paci­fic Street, un edi­fi­cio sin his­to­ria de Crown Heights, un barrio del este de Brooklyn, Nue­va York, don­de la mayo­ría de los inqui­li­nos de las 34 vivien­das del inmue­ble no tie­nen la inten­ción de pagar su alqui­ler este Pri­me­ro de Mayo, fecha del pró­xi­mo pago. Algu­nos han per­di­do sus tra­ba­jos a cau­sa del Covid-19 y otros lo hacen por soli­da­ri­dad con sus vecinos.

«Si alcan­za­mos un núme­ro impor­tan­te, será más difí­cil para el pro­pie­ta­rio expul­sar­nos», afir­ma Anu Bis­was, una de las orga­ni­za­do­ras de esta huel­ga, una joven lle­ga­da de India jus­to antes de la cri­sis del covid-19 y sin empleo. Des­de hace algu­nas sema­nas, ella y otro inqui­lino, Jacob Ber­nard, un cama­re­ro que per­dió su tra­ba­jo en mar­zo, dejan men­sa­jes a sus veci­nos para movi­li­zar­los. Aquí, los alqui­le­res ron­dan los 2.200 dóla­res men­sua­les de media.

Los «rent stri­kers» (huel­guis­tas del alqui­ler) del 1234 de Paci­fic Street no están solos. En todo Esta­dos Uni­dos se mul­ti­pli­can los pro­yec­tos de huel­gas bajo el títu­lo #Can­cel­Rent en Twit­ter. Un gru­po nacio­nal, Rent Stri­ke 2020 3, soli­ci­ta a los gober­na­do­res de los Esta­dos que auto­ri­cen la sus­pen­sión del pago de los alqui­le­res y los gas­tos, ade­más de la devo­lu­ción de los prés­ta­mos hipo­te­ca­rios. En su web, la peti­ción alcan­za ya cer­ca de 1,8 millo­nes de firmas.

En otras gran­des ciu­da­des han apa­re­ci­do ini­cia­ti­vas simi­la­res, como en Los Ánge­les, Fila­del­fia, San Fran­cis­co y Atlan­ta. Este tipo de huel­gas no es nada nue­vo, pues a prin­ci­pios del siglo XX ya se orga­ni­za­ban con fre­cuen­cia en EEUU, para recla­mar repa­ra­cio­nes en edi­fi­cios des­cui­da­dos por sus pro­pie­ta­rios. Pero nun­ca han alcan­za­do tan­ta amplitud.

En Nue­va York, don­de viven 5,6 millo­nes de inqui­li­nos (sobre una pobla­ción total de 8,4 millo­nes de habi­tan­tes), se han pues­to en mar­cha varios gru­pos para reclu­tar huel­guis­tas antes del 1 de mayo a tra­vés de ins­truc­cio­nes onli­ne y video­con­fe­ren­cias. Recla­man, entre otros a la ciu­dad y al Esta­do, la con­ge­la­ción de los alqui­le­res y la anu­la­ción de pagos duran­te cua­tro meses. Según Cea Wea­ver, miem­bro de Ups­ta­te Downs­ta­te Hou­sing Allian­ce 3, una coa­li­ción de gru­pos de inqui­li­nos, son ya 95.000 per­so­nas las que han comu­ni­ca­do que no rea­li­za­rán el pró­xi­mo pago en soli­da­ri­dad con sus veci­nos insolventes.

«La cues­tión es: ¿deja­re­mos a las per­so­nas que no pue­den pagar el alqui­ler que lo hagan solas o lo hare­mos todos jun­tos?», nos expli­ca Cea Wea­ver. «En Esta­dos Uni­dos, la socie­dad está orga­ni­za­da alre­de­dor de los dere­chos del pro­pie­ta­rio y del acce­so a la pro­pie­dad pri­va­da. Noso­tros que­re­mos que los inqui­li­nos sean escu­cha­dos. Tene­mos dere­cho al mis­mo respeto».

Estados Unidos2504 II

La Covid-19 ha supues­to un gol­pe de gra­cia en una ciu­dad don­de los alqui­le­res comer­cia­les y de resi­den­tes con­ti­núan aumen­tan­do a lo loco des­de la cri­sis eco­nó­mi­ca de 2008. Según la agen­cia Dou­glas Elli­man, el alqui­ler medio de la vivien­da ascen­día a 3.600 dóla­res (unos 3.300 euros) men­sua­les a fina­les de 2019. Antes de que la Covid-19 lle­ga­ra a la Gran Man­za­na, el 44% de las fami­lias inqui­li­nas eran con­si­de­ra­das como «rent bur­de­ned» (arrui­na­das por el alqui­ler), según un estu­dio de 2018. Es decir, que el cos­to de su alqui­ler absor­bía más del 30% de sus sala­rios. La mitad de ellos, unas 420.000 fami­lias, gas­ta­ba en el alqui­ler más de la mitad de sus ingresos.

«La pobla­ción y el núme­ro de empleos han aumen­ta­do estos últi­mos años en Nue­va York, pero el par­que inmo­bi­lia­rio no ha segui­do el mis­mo rit­mo y los pre­cios han aumen­ta­do», expli­ca Char­les McNally, res­pon­sa­ble de comu­ni­ca­ción del Fur­man Cen­ter de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York (NYU), un cen­tro espe­cia­li­za­do en el estu­dio de la vivien­da neo­yor­ki­na. «Por otra par­te, a pesar de las bue­nas cifras de empleo, las fami­lias con menos for­ma­ción han sufri­do la con­ge­la­ción de sus salarios».

En la actua­li­dad, con cien­tos de miles de recién lle­ga­dos al mer­ca­do labo­ral y con los alqui­le­res por las nubes, los neo­yor­ki­nos más frá­gi­les se que­dan des­col­ga­dos. Un recien­te son­deo rea­li­za­do por la web Pro­perty Nest 3 reco­gi­do por el New York Times, mues­tra que un 44% de los inqui­li­nos encues­ta­dos ya no está en con­di­cio­nes de pagar su alqui­ler en caso de que cesen sus ingre­sos (era un 39% en abril). «Nues­tros miem­bros son taxis­tas, emplea­dos de comer­cio y cama­re­ros. Han sufri­do una impor­tan­te pér­di­da de ingre­sos pero se les sigue pidien­do que pasen por caja», dice, indig­na­da, Rok­sa­na Mun, res­pon­sa­ble de estra­te­gia en DRUM (Desis Rising Up & Moving), una aso­cia­ción neo­yor­ki­na de tra­ba­ja­do­res migran­tes de Asia del Sur que mili­ta a favor de la sus­pen­sión de los alquileres.

En Inwood, un barrio his­pano del nor­te de Manhat­tan, Lena Melén­dez, pre­si­den­ta de la aso­cia­ción de inqui­li­nos de su edi­fi­cio, tra­ta tam­bién de movi­li­zar a sus veci­nos. Has­ta aho­ra, sie­te de las 31 vivien­das no van a pagar el alqui­ler el 1 de mayo. «La Covid-19 es un cho­llo para los pro­pie­ta­rios de vivien­das. Van a dejar que se mue­ran los inqui­li­nos más pobres y así no ten­drán que echar­los. Enton­ces podrán ser sus­ti­tui­dos por per­so­nas más aco­mo­da­das, de fue­ra del barrio, y así aumen­tar los alqui­le­res», cuen­ta esta mili­tan­te de ori­gen puer­to­rri­que­ño que ha cre­ci­do en la casa don­de vive.

Mora­to­ria de tres meses sobre los desalojos

Lena Melén­dez, con­duc­to­ra de Uber, ha deci­di­do dejar de tra­ba­jar por­que pade­ce dia­be­tes, un fac­tor de comor­bi­li­dad. Des­de hace un mes está espe­ran­do cobrar el paro. Su mari­do tra­ba­ja­ba en la res­tau­ra­ción, pero ha per­di­do su empleo. «Las ayu­das no son sufi­cien­tes para pagar un alqui­ler de 2.000 dóla­res», nos dice. Inclu­so en un edi­fi­cio de tama­ño medio como el suyo, la movi­li­za­ción es difí­cil. Lo hace a tra­vés de car­tas por deba­jo de las puer­tas y video­lla­ma­das a tra­vés de la apli­ca­ción Zoom. Igual que otros en Nue­va York, su edi­fi­cio tie­ne vivien­das socia­les y otras a pre­cio de mer­ca­do, con per­fi­les de resi­den­tes diferentes.

Y ade­más apa­re­ce el mie­do al pro­pie­ta­rio, el «land­lord», como se lla­man en Esta­dos Uni­dos –lite­ral­men­te «señor de las tie­rras» – , que podría echar­les o deci­dir no reno­var su con­tra­to de alqui­ler. «La gen­te tie­ne mie­do, sobre todo en las comu­ni­da­des de migran­tes. Ven a los pro­pie­ta­rios como dio­ses y tie­nen mie­do de hacer valer sus dere­chos. ¡Tie­nen que des­per­tar!», dice Lena.

El alcal­de de Nue­va York, Bill de Bla­sio, ha inten­ta­do cal­mar los áni­mos de los huel­guis­tas dicién­do­les que no pagar los alqui­le­res pon­dría en peli­gro a los peque­ños pro­pie­ta­rios, que viven nor­mal­men­te fue­ra de Manhat­tan. El gober­na­dor demó­cra­ta del Esta­do, Andrew Cuo­mo, muy valo­ra­do por su lide­raz­go des­de el comien­zo de la cri­sis del Covid-19, tam­po­co ha arre­gla­do las cosas. Para solu­cio­nar lo que él lla­ma «el pro­ble­ma del alqui­ler», se ha limi­ta­do a anun­ciar, el pasa­do mes de mar­zo, una mora­to­ria de tres meses para los des­alo­jos, como han hecho otros gobernadores.

Dicha medi­da no gus­ta dema­sia­do a los repre­sen­tan­tes de los inqui­li­nos, seña­lan­do que nada impe­di­rá la expul­sión de los huel­guis­tas cuan­do expi­re la mora­to­ria. Tam­po­co están a favor de apla­zar los pagos. «Segu­ra­men­te, los inqui­li­nos serán obli­ga­dos a pagar los alqui­le­res atra­sa­dos. Pero si hoy no tie­nen dine­ro, tam­po­co lo ten­drán den­tro de tres meses», afir­ma Anu Bis­was, que paga 2.430 dóla­res por un piso de dos habi­ta­cio­nes. Bis­was ha con­tac­ta­do con la com­pa­ñía de ges­tión del inmue­ble (pro­pie­dad de un hom­bre de nego­cios que posee, según ella, «una car­te­ra de unos cin­cuen­ta edi­fi­cios esti­ma­dos en 87 millo­nes de dóla­res») para infor­mar­les de que no se paga­rán los alqui­le­res el Pri­me­ro de Mayo. Sólo ha reci­bi­do una « res­pues­ta impre­ci­sa». Su vecino Jacob Ber­nard aña­de: «Yo veo las con­fe­ren­cias de pren­sa dia­rias de Cuo­mo e igno­ra una gran par­te del pro­ble­ma: no tene­mos medios de pagar el alquiler».

Los gru­pos de pro­pie­ta­rios tam­bién han pedi­do ayu­da a las auto­ri­da­des, hacien­do valer que, sin ingre­sos, no podrán ocu­par­se del man­te­ni­mien­to de sus edi­fi­cios. En el con­jun­to del país, 22,7 de los 45 millo­nes de vivien­das de alqui­ler son pro­pie­dad de peque­ños inver­so­res, a veces fami­lias. A fal­ta de medios, sus pro­pie­da­des podrían ser ven­di­das a gran­des gru­pos inmo­bi­lia­rios. «Esos gran­des pro­pie­ta­rios son millo­na­rios. Tie­nen 200 ó 300 edi­fi­cios y no viven en Nue­va York. Están en los Ham­ptons, una zona chic de las afue­ras, mien­tras que noso­tros hace­mos repar­tos», se revuel­ve Lena Melén­dez. «Cuo­mo y De Bla­sio pro­te­gen a sus bases de donan­tes. Igno­ran a las cla­ses trabajadoras».

Media­part

Corres­pon­den­cia de Prensa*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *