Trump, el tal Bol­so­na­ro y la bata­lla con­tra el coronavirus

En pleno desa­rro­llo de com­ba­te mun­dial con­tra el CORONAVIRUS COVID 19, Donald Trump sigue piso­tean­do de mane­ra inhu­ma­na, con sus impe­ria­les patas de patán, los dere­chos fun­da­men­ta­les de sus pro­pios nacio­na­les y las nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal. Con­cre­ta­men­te, en vez de cen­trar­se en resol­ver los gra­ves pro­ble­mas sani­ta­rios que le ha gene­ra­do la pan­de­mia al pue­blo esta­dou­ni­den­se, a lo que se dedi­ca es a pro­fun­di­zar la vio­la­ción de prin­ci­pios esen­cia­les del dere­cho inter­na­cio­nal, como el res­pe­to a la sobe­ra­nía, la no inter­ven­ción y la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, median­te san­cio­nes eco­nó­mi­cas y blo­queos que des­bo­ca sobre paí­ses que no se subor­di­nan a sus intere­ses mez­qui­nos, afec­tán­do­les inclu­so sus sis­te­mas de salud. En las últi­mas horas por ejem­plo, la empre­sa MEDICUBA, de La Mayor de las Anti­llas, debi­do a las res­tric­cio­nes del blo­queo yan­qui, no pudo com­prar los ven­ti­la­do­res que le pro­vee­ría una empre­sa Suiza.

Pero el man­da­ta­rio yan­qui no es el úni­co de con­duc­ta repro­ba­ble. En Nues­tra Amé­ri­ca lle­va la ban­de­ra de segui­dis­mo y estul­ti­cia el Pre­si­den­te del Bra­sil, Jaír Bol­so­na­ro. Este suje­to, ade­más de res­pal­dar cada arre­ba­to cri­mi­nal de Trump, agre­gó acti­tu­des que pue­den ser calicadas de impru­den­cia o de supi­na estu­pi­dez, pero tam­bién, indu­da­ble­men­te, si juz­ga­mos por la negli­gen­cia extre­ma para aten­der las crí­ti­cas, adver­ten­cias y reco­men­da­cio­nes sen­sa­tas que le hicie­ron exper­tos en cuan­to a sus gra­ves fal­tas en el tra­ta­mien­to de la pan­de­mia, des­te­lla algún gra­do de demen­cia y un abso­lu­to des­pre­cio por la vida ajena.

La ver­dad que este sí que se cre­yó ser el hijo de Plu­to y Hebe, cria­do por la ebrie­dad y la igno­ran­cia, quien acom­pa­ña­do de la nece­dad, el des­dén, la vul­ga­ri­dad y la vani­dad, en el col­mo de su fal­ta de sen­ti­do común y des­bor­de de des­fa­cha­tez, con­cep­tuó que el CORONAVIRUS COVID 19, era sólo una «gri­pe­si­ta» de la cual los bra­si­le­ños no se con­ta­gia­rían por­que estos son capa­ces de «bucear en una cloa­ca». Dicho lo cual, su espec­tácu­lo inme­dia­to fue salir a la calle con otra mana­da de irres­pon­sa­bles, a dar­se abra­zos que hacían bur­la de las medi­das de dis­tan­cia­mien­to social que se venían reco­men­dan­do en el mun­do ente­ro para evi­tar la expan­sión de la mor­tal enfermedad.

Denitivamente, el suje­to en men­ción cada día rearma más y más su con­di­ción de des­gra­cia­do, por­que apar­te de homó­fo­bo, machis­ta, misó­gino y racis­ta, no sola­men­te es abso­lu­ta­men­te insen­si­ble a los pro­ble­mas más preo­cu­pan­tes de la huma­ni­dad, sino que pare­ce satis­fa­cer­se con agravarlos.

Recien­te­men­te, una de sus extra­va­gan­cias cri­mí­na­les y ges­to de laca­yo más repu­dia­ble, es el haber­se suma­do a Esta­dos Uni­dos en su des­afue­ro opor­tu­nis­ta, en reali­dad inter­ven­cio­nis­ta, inje­ren­sis­ta y colo­ni­za­dor, de ame­na­zar, en ple­na bata­lla con­tra la COVID 19, a la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, des­ple­gan­do manio­bras mili­ta­res cer­ca a sus cos­tas des­pués de poner­le pre­cio a la cabe­za del Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro y a otros altos fun­cio­na­rios de Esta­do, pre­tex­tan­do la supues­ta lucha con­tra el narcotráco. Acto que cual­quier demó­cra­ta o per­so­na sen­sa­ta de este mun­do debe­ría recha­zar y con­de­nar sin pen­sar­lo dos veces.

El tal Bol­so­na­ro, quien una vez se ins­ta­ló en la pre­si­den­cia del Bra­sil, en poco tiem­po subió las tari­fas de los ser­vi­cios bási­cos y los nive­les de ham­bre y de pobre­za del gigan­te país del con­ti­nen­te ame­ri­cano, es todo lo con­tra­rio a ser demó­cra­ta o sen­sa­to. Des­de su con­di­ción de gra­nu­ja ruin, ha hecho y des­he­cho sin que, al pare­cer, has­ta aho­ra nadie lo hubie­ra podi­do meter en cin­tu­ra. Y lo par­ti­cu­lar, es que en este caso de gobierno demen­cial, no ha habi­do OEA, ni Gru­po de Lima, ni voces de los hipó­cri­tas man­da­ta­rios oli­gar­cas del con­ti­nen­te, que ele­ven pro­tes­tas o expre­sen alar­ma como sí lo hicie­ron con­tra Vene­zue­la a pedi­do de Washing­ton, ara ani­qui­lar al gobierno popu­lar boli­va­riano que no se rin­de ante sus pretensiones.

En esta nota, el pro­pó­si­to cen­tral es expre­sar soli­da­ri­dad con Vene­zue­la y con todos quie­nes sufren las con­se­cuen­cias de per­so­na­jes sinies­tros como Trump, Bol­so­na­ro y sus adu­la­do­res que hoy por hoy aver­güen­zan a la humanidad.

Para el caso del man­da­ta­rio bra­si­le­ño, el pro­ble­ma se ha agra­va­do tan­to que últi­ma­men­te da la impre­sión que los mili­ta­res acti­vos de su país le hubie­sen pues­to un «tate­quie­to», al menos mien­tras pasa la emer­gen­cia sani­ta­ria, por­que le hicie­ron echar para atrás la ame­na­za de des­ti­tuir o hacer renun­ciar al Minis­tro de salud Luis Enri­que Man­de­ta, por los cho­ques fron­ta­les y fuer­tes que había teni­do con el man­da­ta­rio a raíz de las tor­pe­zas per­so­na­les y guber­na­men­ta­les de este en el mane­jo de la cri­sis pandémica.

Se ha sabi­do que por anun­cio del Gene­ral Anto­nio Hamil­ton Morao, Vice­pre­si­den­te del Bra­sil, el Minis­tro en men­ción segui­rá al fren­te del com­ba­te con­tra la COVID 19, lo cual con­tra­di­ce la volun­tad de Bol­so­na­ro al que al pare­cer los mili­ta­res lo limi­ta­ron a mane­jar asun­tos que no impli­quen gran­des res­pon­sa­bi­li­da­des. Algo así debe­ría ocu­rrir con Trump mien­tras, denitivamente, el pue­blo esta­dou­ni­den­se logra salir de seme­jan­te bodrio.

¿Bue­na o mala noti­cia? En reali­dad es un ali­vio sen­tir que de una u otra mane­ra al loco del Pala­cio do Pla­nal­to le han pues­to freno, pero no es nada gra­to per­ca­tar­se que por cuen­ta de este dis­pa­ra­ta­do, el neo­li­be­ra­lis­mo reto­mó for­ta­le­za y los mili­ta­res acti­vos y en reser­va que han teni­do un his­to­rial de tris­te y tene­bro­sa recor­da­ción, están nue­va­men­te toman­do el mayor con­trol de esta pode­ro­sa nación, sobre todo aho­ra que las pre­dic­cio­nes, pla­nes y cuen­tas ale­gres del empre­sa­ria­do mun­dial se están ponien­do patas arri­ba con el agre­ga­do de los impac­tos de ese «cis­ne negro» que es la COVID 19, a los ele­men­tos que mar­can el adve­ni­mien­to de una rece­sión eco­nó­mi­ca des­co­mu­nal que segu­ra­men­te el capi­ta­lis­mo sal­va­je que­rrá paliar sacricando más y más a los tra­ba­ja­do­res, uti­li­zan­do sin duda la mano dura del militarismo.

La bata­lla con­tra el coro­na­vi­rus, la cual debe­mos asu­mir pre­vi­nien­do con dis­ci­pli­na y res­pon­sa­bi­li­dad, sin duda, no está fue­ra de la línea de com­ba­te con­tra la pan­de­mia del neo­li­be­ra­lis­mo que todo revo­lu­cio­na­rio está en el deber polí­ti­co y moral de librar sin tre­gua ni descanso. 

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *