La sani­dad del Esta­do espa­ñol ha fracasado

Des­kar­gak /​Des­car­gas (39 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi]Des­car­gar 

Ya pode­mos con­fir­mar­lo. Por la exten­sión, rapi­dez de pro­pa­ga­ción, núme­ro de casos y ratio de mor­tan­dad, la pan­de­mia se está ceban­do con las per­so­nas habi­tan­tes en el Esta­do espa­ñol. Los recur­sos sani­ta­rios no eran, al con­tra­rio de lo que nos han veni­do dicien­do sus ges­to­res, ni por can­ti­dad ni por cali­dad, los que hubie­ran sido nece­sa­rios para afron­tar una situa­ción como la que esta­mos pade­cien­do. Y no sólo eso, tam­bién la pro­pia ges­tión de los mis­mos, ins­ta­la­da en un mode­lo ale­ja­da en la prác­ti­ca de la medi­ci­na cen­tra­da en las nece­si­da­des de las per­so­nas, ha demos­tra­do su abso­lu­ta inca­pa­ci­dad. Los datos esta­dís­ti­cos son demo­le­do­res y empeo­ran hora tras hora. El Esta­do espa­ñol se ha aupa­do en los pri­me­ros pues­tos mun­dia­les de per­so­nas con­ta­gia­das y falle­ci­das y seña­la­do por su inefi­ca­cia e inefi­cien­cia por varios orga­nis­mos inter­na­cio­na­les.

El gobierno actual se ha ins­ta­la­do en la men­ti­ra ins­ti­tu­cio­nal, no por su com­po­si­ción sino por­que for­ma par­te de un Esta­do de natu­ra­le­za auto­ri­ta­ria, capi­ta­lis­ta, patriar­cal. El fas­cis­mo como for­ma tota­li­ta­ria de man­te­ner a los Pue­blos y las cla­ses subal­ter­nas en esta­do de subor­di­na­ción y cóm­pli­ce ‑has­ta don­de éstos se dejen- de su obje­ti­vo fun­da­men­tal: la obten­ción de máxi­mos bene­fi­cios para la mino­ría pri­vi­le­gia­da.

Es men­ti­ra los datos que se ofre­cen sobre el núme­ro de per­so­nas con­ta­gia­das por­que no se están rea­li­zan­do todas las prue­bas que serían nece­sa­rias para lle­gar a un dato exac­to. Es men­ti­ra que se estén hacien­do prue­bas a las/​los pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios que han esta­do en con­tac­to con otras/​os pro­fe­sio­na­les infec­ta­dos. Es men­ti­ra que haya equi­pos de pro­tec­ción indi­vi­dual para todas estas per­so­nas. Cada ser­vi­cio, cada equi­po de sani­ta­rios tie­ne que «bus­car­se la vida». Los ser­vi­cios de cui­da­dos inten­si­vos hace días que están des­bor­da­dos, no hay ni camas sufi­cien­tes, ni equi­pos de res­pi­ra­ción sufi­cien­tes, dejan­do en manos de las/​los pro­fe­sio­na­les deci­sio­nes tan dra­má­ti­cas como a quien se le atien­de sufi­cien­te­men­te y a quién no. Vivir o morir. Las/​los pro­fe­sio­na­les no quie­ren aplau­sos, quie­ren medios. La situa­ción en los cen­tros de per­so­nas mayo­res es dantesco.

El mode­lo sani­ta­rio del Esta­do com­bi­na ins­ti­tu­cio­nes públi­cas, pri­va­das, semi­pú­bli­cas, semi­pri­va­das con for­mas y mode­los de ges­tión que van des­de la sani­dad esta­tal-fun­cio­na­rial, pasan­do por múl­ti­ples for­mas de ges­tión mix­tas, has­ta el mode­lo exclu­si­va­men­te cen­tra­do en la obten­ción de bene­fi­cios eco­nó­mi­cos pri­va­dos. No exis­te una opo­si­ción entre ellas sino, como insis­ten una y otra vez los repre­sen­tan­tes del capi­tal, una armo­nio­sa con­vi­ven­cia. Y es así por­que les impor­ta más los obje­ti­vos del capi­tal que las per­so­nas. No olvi­de­mos que fue el gobierno de Feli­pe Gon­zá­lez el que decre­tó las for­mas pri­va­das en la ges­tión públi­ca. No olvi­de­mos que des­de lo “públi­co” se exter­na­li­zan prue­bas diag­nós­ti­cas, tra­ta­mien­tos qui­rúr­gi­cos, estan­cias hos­pi­ta­la­rias, etc. hacia nego­cios sani­ta­rios pri­va­dos sin con­tar que toda la com­pra de medi­ca­men­tos y equi­pos se hace a empre­sas pri­va­das. Ade­más, la exis­ten­cia de la com­pa­ti­bi­li­dad pro­fe­sio­nal entre públi­co-pri­va­do limi­ta el acce­so al ejer­ci­cio de la pro­fe­sión sani­ta­ria, espe­cial­men­te la médi­ca, limi­ta las horas de con­sul­ta y esta­ble­ce la estruc­tu­ra pro­pi­cia para el aumen­to de lis­tas de espe­ra, ori­gen de toda la exter­na­li­za­ción-pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios. Este es el mode­lo sani­ta­rio que tene­mos, podría­mos hablar de su estruc­tu­ra polí­ti­ca, de su divi­sión en cla­ses-cate­go­rías, de la mala for­ma­ción, etc. Nos remi­ti­mos a lo que ya hemos dicho en un pri­mer comunicado.

Pero debe­mos insis­tir que la Sani­dad no es sólo la tarea de afron­tar el esta­do de enfer­me­dad para res­ta­ble­cer la salud, sino que tam­bién es la bús­que­da de la mejo­ra cons­tan­te del esta­do de salud de las per­so­nas, tan­to físi­ca como psi­co­ló­gi­ca y que impli­ca, por tan­to, la mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida en prác­ti­ca­men­te todos los aspec­tos de la diná­mi­ca social: tra­ba­jo, des­can­so, ingre­sos, ali­men­ta­ción, edu­ca­ción, vivien­da, vejez, con­vi­ven­cia y par­ti­ci­pa­ción de las per­so­nas en las tomas de decisiones.

Con­se­guir esos obje­ti­vos es impo­si­ble con nues­tro mode­lo social y por ende, sani­ta­rio. Para noso­tras, la sani­dad no es un nego­cio, es una tarea de cada una de las per­so­nas que con­vi­vi­mos en una socie­dad para la cual nece­si­ta­mos unas con­di­cio­nes socia­les, edu­ca­ti­vas y éti­cas muy ale­ja­das del mode­lo capi­ta­lis­ta. Indi­ca­ría­mos algu­nas de nues­tras pro­pues­tas que habría que tomar si es que que­re­mos cam­biar esta terri­ble situa­ción:

  1. Demo­cra­ti­za­ción de la estruc­tu­ra sani­ta­ria públi­ca con par­ti­ci­pa­ción de todos los pro­fe­sio­na­les y usuarios.

  2. Exten­sión a toda las per­so­nas, sin exclu­sio­nes, de todos los ser­vi­cios sanitarios.

  3. Aumen­to de las par­ti­das sani­ta­rias a cos­ta de los pre­su­pues­tos mili­ta­res, gas­to inú­til de la buro­cra­cia esta­tal, ayu­das y cré­di­tos a las gran­des empre­sas y enti­da­des financieras.

  4. Impues­tos espe­cia­les a las gran­des for­tu­nas y patri­mo­nios.

  5. Expro­pia­ción de todos los recur­sos sani­ta­rios pri­va­dos, inluí­dos los far­ma­céu­ti­cos y de equi­pa­mien­to, sin con­di­cio­nes, has­ta la des­apa­ri­ción de los intere­ses eco­nó­mi­cos privados.

  6. Aumen­to de los gas­tos en for­ma­ción para la salud del per­so­nal sani­ta­rio y de la Pobla­ción en general.

  7. Cam­biar el mode­lo públi­co por un mode­lo comu­ni­ta­rio en que no exis­tan intere­ses ni pri­va­dos-comer­cia­les ni de ins­ti­tu­cio­nes y cor­po­ra­cio­nes cole­gia­les y sin­di­ca­les que hacen del patri­mo­nio del Pue­blo su base de poder y pri­vi­le­gio. Un mode­lo cen­tra­do en las per­so­nas y sus nece­si­da­des y no en intere­ses par­ti­cu­la­res.

Ha falla­do la Sani­dad, pero es que ha falla­do su base, que no es otra cosa que el mode­lo de país. Ha falla­do «Espa­ña» por­que tal supues­ta nación nun­ca ha hecho de sus esen­cia a sus com­pa­trio­tas, sino a los pri­vi­le­gia­dos. Es hora de cam­biar­lo todo.

Comu­nis­tas de Castilla

30 de mar­zo de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *