Bra­sil. Bol­so­na­ro y sus robots: como fun­cio­na pro­pa­ga­ción de fake news sobre el coronavirus

Mari­na Duar­te de Sou­za /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​4 de abril de 2020

Inves­ti­ga­do­res de la UNICAMP ana­li­zan noti­cias fal­sas gene­ra­das por la fami­lia Bol­so­na­ro y com­par­ti­das en redes sociales

Inclu­so des­pués de que Twit­ter, Face­book e Ins­ta­gram borra­sen las publi­ca­cio­nes del pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro (sin par­ti­do) por enten­der que los con­te­ni­dos cau­sa­ban “des­in­for­ma­ción” y pro­vo­ca­ban “daños reales a las per­so­nas”, el pre­si­den­te sigue pro­pa­gan­do noti­cias fal­sas sobre la pan­de­mia del coro­na­vi­rus en pro­nun­cia­mien­tos, en las calles y en las redes.

De acuer­do con Lean­dro Tess­ler, del Gru­po de Estu­dios de Des­in­for­ma­ción en Redes Socia­les (EDRES) de la Uni­ver­si­dad Esta­dual de Cam­pi­nas, al sur del país, la difu­sión de con­te­ni­dos fal­sos ori­gi­na­do en los per­fi­les de Bol­so­na­ro y de sus alia­dos cuen­ta con una red de boots – usua­rios robots –, que actúan difun­dien­do masi­va­men­te la publicación.

El gru­po inter­dis­ci­pli­na­rio con inves­ti­ga­do­res de diver­sas áreas creó una hotli­ne – espe­cie de canal de denun­cias – en WhatsApp para mapear y com­ba­tir las fake news sobre el nue­vo coro­na­vi­rus en las redes socia­les. Des­de comien­zos de mar­zo, ya reu­nie­ron más de 8.000 con­tac­tos y 30.000 denun­cias, que están sien­do cla­si­fi­ca­das por inte­li­gen­cia arti­fi­cial y des­pués serán estu­dia­das para iden­ti­fi­car las moti­va­cio­nes de quie­nes com­par­ten y ade­más sus fuen­tes en las redes socia­les, Ins­ta­gram, Twit­ter, You­Tu­be y Facebook.

Inclu­so antes del aná­li­sis final de los datos, Tess­ler des­ta­ca que es posi­ble obser­var víncu­lo direc­to entre des­in­for­ma­cio­nes de cuño polí­ti­co y los dis­cur­sos del pre­si­den­te. “Más recien­te­men­te, lo que he vis­to es que venían cir­cu­lan­do la sema­na pasa­da muchas cosas de virus chino. Dicien­do que es un plan deli­be­ra­do chino para bajar los mer­ca­dos del mun­do, com­prar empre­sas a pre­cios bajos y domi­nar el mun­do. Pare­ce dibu­jo ani­ma­do”, cuen­ta el.

La fake news cita­da por Tess­ler comen­zó en la cuen­ta de uno de los hijos del pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro, el dipu­tado fede­ral Eduar­do Bol­so­na­ro (sin par­ti­do). Un día des­pués del post, rea­li­za­do el día 18, el repor­ta­je de la Agên­cia Públi­ca lle­gó a iden­ti­fi­car 94.000 tuits y retuits – una media de 3 por segun­do – de per­fi­les auto­ma­ti­za­dos en Twit­ter con el hash­tag #Virus­Chi­nes.
 

Hijo del pre­si­den­te afir­mó, en sus redes socia­les, que el Par­ti­do Comu­nis­ta Chino es el res­pon­sa­ble por la pan­de­mia /​Repro­duc­ción

Ata­que vir­tual al embajador

Un levan­ta­mien­to hecho por Bra­sil de Fato, entre los días 27 y 31 de mar­zo, seña­ló la cir­cu­la­ción de la fake news de que el emba­ja­dor de Chi­na habría sido des­cu­bier­to por el ser­vi­cio de inte­li­gen­cia. La infor­ma­ción ha cir­cu­la­do en gru­pos de Whatsapp, pero tam­bién cir­cu­ló en Twit­ter, el día 30 de mar­zo, por usua­rios robots. Un total de 139 tuits, 66 retuits y otras interacciones.

“Esa tie­ne menos con­se­cuen­cias prác­ti­cas, esa va a tener una con­se­cuen­cia social de racis­mo y xeno­fo­bia. Aho­ra con el coro­na­vi­rus hay algu­nas noti­cias fal­sas que son muy peli­gro­sas para la gen­te. Eso pone en ries­go la vida de las per­so­nas. Cuan­do el pre­si­den­te man­da a las per­so­nas a salir de casa, por­que está todo nor­mal si no tie­nen más de 60 años, eso pone la vida de las per­so­nas en ries­go”, comen­ta Tessler.

Vul­ca­ni­za­dor

“Gen­te! El pri­mo del por­te­ro aquí del edi­fi­cio murió pq fue a cam­biar la llan­ta del camión y la llan­ta esta­lló en su ros­tro. Reci­bie­ron el cer­ti­fi­ca­do de defun­ción como si fue­ra el covid 19. Ellos están indig­na­dos”. Esta fue otra fake news divul­ga­da por boots esta semana.

Per­fi­les auto­ma­ti­za­dos cir­cu­lan fake news sobre un hom­bre que habría muer­to por el esta­lló una llan­ta y el cer­ti­fi­ca­do acu­só covid-19 – Cré­di­tos: Reproducción

El gobierno de Per­nam­bu­co lle­gó a publi­car, el 23 de mar­zo, una nota expli­can­do la reali­dad de los hechos. El hom­bre de 57 años esta­ba con sos­pe­cha de coro­na­vi­rus, pero des­pués del examen fue con­fir­ma­do que la cau­sa de la defun­ción fue el virus influen­za. El núme­ro no fue con­ta­bi­li­za­do en la epi­de­mia y el res­to de la his­to­ria fue inven­ta­da para acom­pa­ñar el docu­men­to falso.

El 30 de mar­zo, ¡Jair Bol­so­na­ro lle­gó a comen­tar esa des­in­for­ma­ción duran­te entre­vis­ta por telé­fono con el pro­gra­ma Aler­ta Nacio­nal, de la emi­so­ra RedeTV! Quien citó pri­me­ro la his­to­ria del vul­ca­ni­za­dor fue el pre­sen­ta­dor Sikê­ra Júnior, a con­ti­nua­ción, el pre­si­den­te con­fir­mó y apro­ve­chó para acu­sar a los gober­na­do­res de inflar el núme­ro de muer­tes por coro­na­vi­rus en los estados.

Des­pués de que Bol­so­na­ro habló, el levan­ta­mien­to de Bra­sil de Fato regis­tró 3.062 retuits y 33.320 inter­ac­cio­nes en posts de robots con la his­to­ria fal­sa del vul­ca­ni­za­dor, sólo en los últi­mos tres días.

La fal­sa cura

Entre las gra­ves con­se­cuen­cias de noti­cias fal­sas, el cien­tí­fi­co cita otra indi­ca­ción del pre­si­den­te que ha cir­cu­la­do en las redes que es el uso de hidro­xi­clo­ro­qui­na o clo­ro­qui­na en el tra­ta­mien­to con­tra la covid-19, medi­ca­men­to que no tie­ne efi­ca­cia comprobada.

Los posts borra­dos por las redes socia­les mues­tran jus­ta­men­te a Bol­so­na­ro cir­cu­lan­do en comer­cios de dis­tri­tos de Bra­si­lia, inter­ac­tuan­do con la pobla­ción local y reco­men­dan­do que se uti­li­ce el remedio.

“No hay abso­lu­ta­men­te nada que sus­ten­te el tra­ta­mien­to con clo­ro­qui­na, no exis­te nin­gu­na evi­den­cia de que tra­ta a per­so­nas infec­ta­das por el coro­na­vi­rus. Fun­cio­nar en vitro fun­cio­na, a par­tir de una cier­ta dosis, cual­quier cosa mata cual­quier cosa, no es una dosis que nues­tro cuer­po pue­da tole­rar. Los ensa­yos clí­ni­cos que tene­mos has­ta aho­ra son de mucha mala cali­dad, que es aquel ensa­yo fran­cés que al pro­pio Bol­so­na­ro le gus­ta citar”, expli­ca Tess­ler, que, como cien­tí­fi­co, tam­bién acom­pa­ña el caso y afir­ma que hay intere­ses por par­te del gobierno, por­que Bra­sil entró en los pro­to­co­los de intere­ses inter­na­cio­na­les para la pro­duc­ción del medicamento.

En este sen­ti­do, otro hijo del pre­si­den­te, el sena­dor por Río de Janei­ro, Flá­vio Bol­so­na­ro (sin par­ti­do), tam­bién difun­dió una fake news con una foto de pacien­te inter­na­do que habría sido supues­ta­men­te cura­do por el medi­ca­men­to. La infor­ma­ción fue des­men­ti­da por la fami­lia que apa­re­ce en la foto que el publi­có. Se tra­ta­ba de una inter­na­ción anti­gua, y nadie de la fami­lia había con­traí­do el coronavirus.

El aná­li­sis del EDRES per­mi­te infe­rir que las moti­va­cio­nes para la pro­pa­ga­ción de ese tipo de fake news varían des­de bol­so­na­ris­tas que quie­ren que lo que “Bol­so­na­ro dijo sea ver­dad”, defi­ne el pro­fe­sor, al ape­lo emo­cio­nal de los men­sa­jes. “Las per­so­nas quie­ren mucho que haya cura y aca­ban cayen­do en eso”, acla­ra Tess­ler, que aler­ta que la infor­ma­ción dise­mi­na­da por robots tie­ne efec­to psi­co­ló­gi­co en las personas.

La fala­cia del ais­la­mien­to vertical 

Vídeos de decla­ra­cio­nes de tra­ba­ja­do­res y empre­sa­rios que supues­ta­men­te denun­cian los pro­ble­mas cau­sa­dos por el ais­la­mien­to hori­zon­tal, como de camio­ne­ros, empre­sa­rios, ven­de­do­res ambu­lan­tes, tam­bién sal­tan en las redes del pre­si­den­te y sus hijos, así como en las pági­nas de la pobla­ción en general.

En los vIdeos que publi­có, Bol­so­na­ro inten­ta­ba diá­lo­go con comer­cian­tes infor­ma­les /​Reproducción/​Twitter

Un ejem­plo es la pro­pia decla­ra­ción en el vídeo blo­quea­do, de un ven­de­dor ambu­lan­te que con­ver­sa con Bol­so­na­ro en las calles de Bra­si­lia. “Tene­mos que tra­ba­jar, la muer­te está ahí, que sea lo que Dios quie­ra”, afir­ma el tra­ba­ja­dor al pre­si­den­te que concuerda.

Los con­te­ni­dos res­pon­den a pro­nun­cia­mien­tos de Bol­so­na­ro en red nacio­nal, pidien­do el fin de la cua­ren­te­na y con­tra­rian­do las reco­men­da­cio­nes de auto­ri­da­des cien­tí­fi­cas y sani­ta­rias nacio­na­les e inter­na­cio­na­les, como la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS).

En un apa­ren­te cam­bio de pos­tu­ra, en su últi­mo pro­nun­cia­mien­to, el mar­tes (31), el pre­si­den­te ade­más ter­gi­ver­só el dis­cur­so del pre­si­den­te de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, Tedros Adha­nom. El inten­to de Bol­so­na­ro era mos­trar que el pro­nun­cia­mien­to del líder de la OMS esta­ba de acuer­do con sus ideas de no rea­li­zar dis­tan­cia­mien­to social.

«Las per­so­nas salen a las calles, ven todo nor­mal, ini­cial­men­te no sien­ten los sín­to­mas. De ahí ven al pre­si­den­te dicién­do­les que tie­nen que vol­ver al tra­ba­jo, que nece­si­ta­mos ganar, que sólo hay que hacer el ais­la­mien­to ver­ti­cal en lugar de hacer que los recur­sos de las per­so­nas lle­guen, que me pare­ce la mejor solu­ción esa que fue apro­ba­da en el Con­gre­so, y atra­sar la imple­men­ta­ción de esa solu­ción como una mane­ra de que sal­gan de casa, por­que las per­so­nas sal­gan de casa. Es pura des­in­for­ma­ción”, ana­li­za Tessler.

Edi­ción: Rodri­go Chagas

Tra­duc­ción: Pilar Troya 

Bra­sil de Fato*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.