Ren­ta Bási­ca Ciu­da­da­na y pro­gra­ma socia­lis­ta

Des­kar­gak /​Des­car­gas (670 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Ren­ta Bási­ca Ciu­da­da­na y pro­gra­ma socia­lis­taDes­car­gar 
[PDF] [A5] Ren­ta Bási­ca Ciu­da­da­na y pro­gra­ma socia­lis­taDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Ren­ta Bási­ca Ciu­da­da­na y pro­gra­ma socia­lis­taDes­car­gar 
[EPUB] Ren­ta Bási­ca Ciu­da­da­na y pro­gra­ma socia­lis­taDes­car­gar 
[mobi] Ren­ta Bási­ca Ciu­da­da­na y pro­gra­ma socia­lis­taDes­car­gar 

Intro­duc­ción

La deman­da de que se esta­blez­ca una «Ren­ta Bási­ca Ciu­da­da­na» goza de una exten­di­da acep­ta­ción, no solo entre la izquier­da refor­mis­ta, sino tam­bién en algu­nos gru­pos mar­xis­tas, que la han incor­po­ra­do a sus pro­gra­mas. Es que para el sen­ti­do común la RBC sue­na «socia­lis­ta». Sin embar­go, en la tra­di­ción del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio no se plan­tea­ba esa deman­da, sino el dere­cho y la obli­ga­ción de tra­ba­jar para todas las per­so­nas en capa­ci­dad y edad de hacer­lo. Lo cual venía a sig­ni­fi­car que en una socie­dad socia­lis­ta nadie debe­ría vivir a cos­ti­llas del tra­ba­jo de otros.

Dedi­co enton­ces esta entra­da a dis­cu­tir estas cues­tio­nes. Lo que sigue es una amplia­ción de lo expre­sa­do en el capí­tu­lo «Refor­mis­mo y mar­xis­mo», con el que con­tri­buí al libro Qué ense­ña la eco­no­mía mar­xis­ta. 200 años de Marx, Die­go Gue­rre­ro y Maxi Nie­to (eds.), Bar­ce­lo­na, Vie­jo Topo, 2018.

La pro­pues­ta de la RBC, dere­cho al tra­ba­jo y obli­ga­ción de tra­ba­jar

La pro­pues­ta de la RBC con­sis­te en esta­ble­cer un ingre­so paga­do por el Esta­do a toda per­so­na mayor de 18 años, tra­ba­je o no de mane­ra remu­ne­ra­da. Se pro­po­ne que el mis­mo esté jus­to por enci­ma del nivel de pobre­za, y que se finan­cie con un impues­to. El obje­ti­vo decla­ra­do es pro­por­cio­nar a toda per­so­na mayor de edad un umbral míni­mo de bien­es­tar, sin impor­tar su con­tri­bu­ción al pro­duc­to social. Se sos­tie­ne que la RBC for­ta­le­ce­ría el con­su­mo y la pro­duc­ción, en detri­men­to del capi­tal finan­cie­ro; refor­za­ría las liber­ta­des de los indi­vi­duos y la uni­dad de la cla­se obre­ra; y supon­dría una caja de resis­ten­cia para huel­gas y luchas de los tra­ba­ja­do­res (véa­se AA.VV., 2013).

Dejo aho­ra de lado si es posi­ble que el Esta­do capi­ta­lis­ta soco­rra a las cajas de resis­ten­cia y huel­gas obre­ras con­tra los capi­ta­lis­tas, para cen­trar­me en la cues­tión de si la RBC debe ser una deman­da pro­gra­má­ti­ca a cum­plir por un futu­ro gobierno socia­lis­ta revo­lu­cio­na­rio. Con otras pala­bras, la pre­gun­ta es si la RBC pue­de orien­tar la polí­ti­ca, pro­pa­gan­da y crí­ti­ca de los socia­lis­tas bajo el régi­men capi­ta­lis­ta.

En ese res­pec­to, el pri­mer y más gra­ve pro­ble­ma que pre­sen­ta la RBC es el que Marx seña­la­ba en los pro­gra­mas de los socia­lis­tas ricar­dia­nos, o de Proudhon, a saber, que no cues­tio­na la rela­ción de explo­ta­ción sub­ya­cen­te al repar­to pro­pues­to. Es que la rique­za que se pre­ten­de dis­tri­buir es «rique­za de la bur­gue­sía», y por eso mis­mo supo­ne la explo­ta­ción del tra­ba­jo (véa­se Marx, 1981, p. 81). Sin embar­go, la RBC que­da al nivel de las rela­cio­nes de dis­tri­bu­ción, sin afec­tar a la rela­ción de pro­duc­ción fun­da­men­tal. Algo per­fec­ta­men­te asi­mi­la­ble (la cues­tión es la dosis) por el sis­te­ma bur­gués. Des­pués de todo, los Esta­dos capi­ta­lis­tas con fre­cuen­cia dan algún ali­men­to a sus pobres (véa­se el siguien­te párra­fo), sin que por ello se vea afec­ta­da, en algún sen­ti­do sus­tan­cial, la explo­ta­ción del tra­ba­jo.

Lo ante­rior expli­ca por qué Marx cri­ti­có «el dere­cho a la asis­ten­cia» que pro­cla­mó la Cons­ti­tu­ción fran­ce­sa de 1848, en lugar del «dere­cho al tra­ba­jo», que figu­ra­ba en su pri­mer pro­yec­to (redac­ta­do antes de las jor­na­das de junio). Es que la deman­da del «dere­cho al tra­ba­jo», expli­ca­ba Marx, resu­mía, aun­que de for­ma tor­pe, «las rei­vin­di­ca­cio­nes revo­lu­cio­na­rias del pro­le­ta­ria­do». Sin embar­go, en la segun­da redac­ción de la Cons­ti­tu­ción «el dere­cho al tra­ba­jo» se con­ver­tía «en el dere­cho a la asis­ten­cia públi­ca, y ¿qué Esta­do moderno no ali­men­ta, en una u otra for­ma, a sus pobres? El dere­cho al tra­ba­jo es, en el sen­ti­do bur­gués, un con­tra­sen­ti­do, un mez­quino deseo pia­do­so, pero detrás del dere­cho al tra­ba­jo está el poder sobre el capi­tal, y detrás del poder sobre el capi­tal la apro­pia­ción de los medios de pro­duc­ción, su sumi­sión a la cla­se obre­ra aso­cia­da, y, por con­si­guien­te, la abo­li­ción tan­to del tra­ba­jo asa­la­ria­do como del capi­tal y de sus rela­cio­nes mutuas. Detrás del dere­cho al tra­ba­jo esta­ba la revo­lu­ción de Junio. La Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, que de hecho había colo­ca­do al pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio fue­ra de la ley, tenía, por prin­ci­pio, que excluir esta fór­mu­la de la Cons­ti­tu­ción, ley de las leyes; tenía que poner su ana­te­ma sobre el dere­cho al tra­ba­jo» (Marx, 2015, p. 81; énfa­sis agre­ga­do). En lugar de asis­ten­cia­lis­mo bur­gués, que per­pe­túa la suje­ción de los des­po­seí­dos a la cla­se capi­ta­lis­ta y su Esta­do, Marx rei­vin­di­ca aquí una con­sig­na –el dere­cho al tra­ba­jo– que, en su con­te­ni­do apun­ta a la abo­li­ción del sis­te­ma de tra­ba­jo asa­la­ria­do.

Una con­se­cuen­cia del enfo­que mar­xis­ta enton­ces es que antes de «repar­tir la tor­ta», hay que pre­gun­tar­se quié­nes y cómo pro­du­je­ron esa «tor­ta». Y no es posi­ble elu­dir este inte­rro­gan­te sin infrin­gir los pro­cla­ma­dos idea­les de «jus­ti­cia». Por ejem­plo, si se apli­ca­ra la RBC, ¿con qué argu­men­to se jus­ti­fi­ca que el señor A, que vive de ren­tas (por caso, por­que tie­ne en alqui­ler inmue­bles de su pro­pie­dad) reci­ba la RBC que tie­ne como ori­gen la explo­ta­ción del tra­ba­ja­dor B? ¿Qué con­te­ni­do pro­gre­sis­ta tie­ne un pro­gra­ma de este tipo?

Ejem­plos toma­dos de la tra­di­ción socia­lis­ta

Uno de los obje­ti­vos que per­si­go con el blog es res­ca­tar tra­di­cio­nes del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio que hoy están sofo­ca­das por tone­la­das de socia­lis­mo bur­gués refor­mis­ta. Es lo que ocu­rre con la obli­ga­ción de tra­ba­jar, una deman­da que ya figu­ra­ba en el Mani­fies­to Comu­nis­ta: el pun­to 8 del pro­gra­ma que debe­ría apli­car la cla­se obre­ra des­de el poder, dice: «Tra­ba­jo obli­ga­to­rio para todos, orga­ni­za­ción de ejér­ci­tos indus­tria­les, par­ti­cu­lar­men­te para la agri­cul­tu­ra».

En el mis­mo sen­ti­do, en su Crí­ti­ca del Pro­gra­ma de Gotha, lue­go de cri­ti­car la afir­ma­ción de que el tra­ba­jo es la fuen­te de toda rique­za, Marx sos­tie­ne que, en cual­quier caso, la con­clu­sión que debe­ría figu­rar en el pro­gra­ma era que, «como el tra­ba­jo es la fuen­te de toda rique­za, nadie en la socie­dad pue­de adqui­rir rique­za que no sea pro­duc­to del tra­ba­jo. Si, por lo tan­to, no tra­ba­ja él mis­mo, es que vive del tra­ba­jo ajeno y adquie­re tam­bién su cul­tu­ra a cos­ta del tra­ba­jo de otros» (énfa­sis aña­di­do).

Más ade­lan­te cita la par­te del pro­gra­ma que afir­ma que «el fru­to ínte­gro del tra­ba­jo per­te­ne­ce por igual a todos los miem­bros de la socie­dad» y pre­gun­ta: «¿Todos los miem­bros de la socie­dad?» ¿Tam­bién los que no tra­ba­jan?» Por supues­to, Marx con­tem­pla­ba que la socie­dad debe­ría sos­te­ner a los inca­pa­ci­ta­dos para tra­ba­jar. Pero el cri­te­rio gene­ral era que todas las per­so­nas con capa­ci­dad de tra­ba­jar debían hacer­lo. Lo cual es con­sus­tan­cial a un modo de pro­duc­ción en que cada pro­duc­tor entre­ga a la socie­dad su cuo­ta indi­vi­dual de tra­ba­jo. Escri­be Marx: «[…] el tiem­po indi­vi­dual de tra­ba­jo de cada pro­duc­tor por sepa­ra­do es la par­te de la jor­na­da social de tra­ba­jo que él apor­ta, su par­ti­ci­pa­ción en ella. La socie­dad le entre­ga un bono con­sig­nan­do que ha ren­di­do tal o cual can­ti­dad de tra­ba­jo (des­pués de des­con­tar lo que ha tra­ba­ja­do para el fon­do común), y con este bono saca de los depó­si­tos socia­les de medios de con­su­mo la par­te equi­va­len­te a la can­ti­dad de tra­ba­jo que rin­dió. La mis­ma can­ti­dad de tra­ba­jo que ha dado a la socie­dad bajo una for­ma, la reci­be de esta bajo otra dis­tin­ta». O sea, no hay con­su­mo gra­tis. El tra­ba­ja­dor reci­be «la mis­ma can­ti­dad de tra­ba­jo que ha dado a la socie­dad» (rea­li­za­das las deduc­cio­nes corres­pon­dien­tes).

De la mis­ma mane­ra, en La gue­rra civil en Fran­cia plan­tea que la domi­na­ción polí­ti­ca de los obre­ros «es incom­pa­ti­ble con la per­pe­tua­ción de su escla­vi­tud social», y agre­ga: «Eman­ci­pa­do el tra­ba­jo, todo hom­bre se con­vier­te en tra­ba­ja­dor, y el tra­ba­jo pro­duc­ti­vo deja de ser un atri­bu­to de cla­se» (p. 236, énfa­sis aña­di­do). Remar­co: si el tra­ba­jo pro­duc­ti­vo «deja de ser un atri­bu­to de cla­se» –y la obli­ga­ción de tra­ba­jar para esto es esen­cial– se derrum­ba el sis­te­ma de explo­ta­ción basa­do en el tra­ba­jo asa­la­ria­do.

Por otra par­te, la idea de que todos, en una futu­ra socie­dad socia­lis­ta, ten­drán no solo dere­chos, sino tam­bién obli­ga­cio­nes, es afir­ma­da por Engels en sus «Obser­va­cio­nes al pro­gra­ma de Erfurt», de la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na. Lue­go de seña­lar que la rei­vin­di­ca­ción fun­da­men­tal de los mar­xis­tas es la supre­sión de las cla­ses socia­les, pro­po­ne que en lugar de la for­mu­la­ción «por el dere­cho igual para todos», figu­ra­ra «por los dere­chos igua­les y los debe­res igua­les para todos». Agre­ga­ba: «Los debe­res igua­les son para noso­tros un com­ple­men­to impor­tan­te de los dere­chos igua­les demo­crá­ti­co-bur­gue­ses, que los pri­va de su sen­ti­do espe­cí­fi­ca­men­te bur­gués» (Engels, 1891; énfa­sis aña­di­do).

El mis­mo cri­te­rio encon­tra­mos en Teo­rías de la plus­va­lía, cuan­do Marx comen­ta un folle­to anó­ni­mo, «The Sour­ce and Remedy of the Natio­nal Difi­cul­ties» (publi­ca­do en 1821). En este se afir­ma­ba que «una nación es en ver­dad rica cuan­do solo se tra­ba­jan seis horas y no doce… La rique­za… es tiem­po dis­po­ni­ble y nada más» (Marx, 1975, p. 210, t. 3). Escri­be Marx: «Esto pue­de sig­ni­fi­car aho­ra: Si todos tie­nen que tra­ba­jar, si des­apa­re­ce la con­tra­dic­ción entre los que deben tra­ba­jar dema­sia­do y quie­nes son ocio­sos ‑y esto, de cual­quier modo, sería el resul­ta­do de que el capi­tal deja­se de exis­tir, de que el pro­duc­to deja­ra de pro­por­cio­nar un títu­lo de dere­cho al sobre­tra­ba­jo ajeno- y si ade­más, se tie­ne en cuen­ta el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas engen­dra­das por el capi­ta­lis­mo, la socie­dad pro­du­ci­rá la nece­sa­ria abun­dan­cia en seis horas, [pro­du­ci­rá] más de lo que aho­ra hace en doce, y por aña­di­du­ra todos ten­drán seis horas de «tiem­po dis­po­ni­ble», es decir, ver­da­de­ra rique­za…» (ibid., p. 211). Y unas líneas más ade­lan­tes: «Si el capi­tal deja de exis­tir, los obre­ros tra­ba­ja­rán seis horas sola­men­te y los ocio­sos ten­drán que tra­ba­jar la mis­ma can­ti­dad de tiem­po» (ibid., énfa­sis aña­di­do).

De nue­vo, enfa­ti­zo: si todos tie­nen que tra­ba­jar, des­apa­re­ce la con­tra­dic­ción entre los que tie­nen que tra­ba­jar dema­sia­do y los ocio­sos, y esto solo pue­de ocu­rrir si la rela­ción capi­ta­lis­ta deja de exis­tir. Lo cual, a su vez, posi­bi­li­ta­rá modi­fi­car radi­cal­men­te el carác­ter alie­nan­te y embru­te­ce­dor del tra­ba­jo bajo rela­ción asa­la­ria­da, y abrir una pers­pec­ti­va de rea­li­za­ción huma­na libre y ple­na (en una pró­xi­ma nota tra­ta­ré sobre la cone­xión entre el ocio y la modi­fi­ca­ción de la rela­ción labo­ral escla­vi­zan­te).

La obli­ga­ción de tra­ba­jar, por lo tan­to, con­fi­gu­ra una deman­da impo­si­ble de con­cre­tar­se en el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Por eso es una con­sig­na de tran­si­ción, esto es, una deman­da que para impo­ner­se de mane­ra pro­gre­sis­ta exi­ge ir acom­pa­ña­da de otras medi­das, todas a ser ins­tru­men­ta­das por la cla­se obre­ra en el poder. Es el enfo­que que tam­bién encon­tra­mos en Lenin, cuan­do redac­ta una suer­te de pro­gra­ma de tran­si­ción para Rusia, en 1917. En «La catás­tro­fe que nos ame­na­za y cómo com­ba­tir­la» lee­mos: «Una polí­ti­ca demo­crá­ti­ca revo­lu­cio­na­ria no se limi­ta­ría, en estos momen­tos de cala­mi­da­des insó­li­tas que atra­vie­san el país, a racio­nar el pan… En segun­do lugar, impon­dría a los ricos el tra­ba­jo obli­ga­to­rio […]» (p. 187; énfa­sis agre­ga­do)

En defi­ni­ti­va, no veo razón (¿o la razón es adap­tar­se al cri­te­rio peque­ño­bur­gués refor­mis­ta?) para haber rem­pla­za­do en los pro­gra­mas socia­lis­tas la obli­ga­ción de tra­ba­jar por un ingre­so o ren­ta ase­gu­ra­da. Por supues­to, los mar­xis­tas defen­de­mos los segu­ros de des­em­pleo como palia­ti­vos, den­tro del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, de los sufri­mien­tos y nece­si­da­des extre­mas a que son some­ti­dos los tra­ba­ja­do­res, en espe­cial duran­te las cri­sis y depre­sio­nes eco­nó­mi­cas. Pero esto no debe lle­var a mez­clar las ban­de­ras con el refor­mis­mo bur­gués o peque­ño bur­gués. El pro­gra­ma del socia­lis­mo no es la RBC, sino la abo­li­ción del sis­te­ma de tra­ba­jo asa­la­ria­do; lo cual sig­ni­fi­ca, lo deci­mos una vez más, que nadie viva a cos­ti­lla del tra­ba­jo de otro.

Rolan­do Asta­ri­ta

7 de mar­zo de 2020

Tex­tos cita­dos

AA.VV. (2013): Ren­ta Bási­ca Ciu­da­da­na, Sin Per­mi­so.

Engels, F. (1891): «Con­tri­bu­ción a la crí­ti­ca del pro­yec­to de pro­gra­ma social­de­mó­cra­ta de 1891» (https://www.marxists.org/espanol/m‑e/1890s/1891criti.htm).

Lenin. V. I. (1985): «La catás­tro­fe que nos ame­na­za y cómo com­ba­tir­la», OC vol. 34, Mos­cú, Pro­gre­so.

Marx, K. (1975): Teo­rías de la plus­va­lía, Bue­nos Aires, Car­ta­go.

Marx, K. (1981): Mise­ria de la filo­so­fía, Mos­cú, Pro­gre­so.

Marx, K. (2000): Crí­ti­ca del pro­gra­ma de Gotha, ela­leph (http://​www​.ela​leph​.com/).

Marx, K. (2002): La gue­rra civil en Fran­cia, Obras esco­gi­das, tomo II, Marx y Engels, Biblio­te­ca de auto­res socia­lis­tas.

Marx, K. (2015): La lucha de cla­ses en Fran­cia de 1848 a 1850, Madrid, Fun­da­ción Fede­ri­co Engels.

Marx, K. y F. Engels (2011): Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta, Méxi­co, Cen­tro de Estu­dios Socia­lis­tas Car­los Marx.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *