RAÚL REYES, In Memo­riam – farc​-ep​.net

El pri­me­ro de mar­zo de 2008, cayó en un bom­bar­deo de la fuer­za aérea de Colom­bia, en terri­to­rio ecua­to­riano, el coman­dan­te Raúl Reyes. Con él murie­ron 15 de sus com­pa­ñe­ros y un peque­ño gru­po de estu­dian­tes mexi­ca­nos que visi­ta­ban el cam­pa­men­to, lue­go de un con­gre­so de la Coor­di­na­do­ra Con­ti­nen­tal Boli­va­ria­na cele­bra­do en Qui­to. A 12 años de este acon­te­ci­mien­to luc­tuo­so, los com­ba­tien­tes de las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, ren­di­mos tri­bu­to de admi­ra­ción a estos már­ti­res de la lucha por la paz y por el can­je huma­ni­ta­rio de pri­sio­ne­ros de gue­rra.

Raúl, un hui­len­se, oriun­do del muni­ci­pio de La Pla­ta, se había vin­cu­la­do a las FARC-EP en el año 1981 y se desem­pe­ña­ba como uno de los 7 inte­gran­tes del Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral. Duran­te mucho tiem­po fue jefe de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les de la orga­ni­za­ción insur­gen­te, y en fun­ción de esta tarea, de la solu­ción diplo­má­ti­ca del con­flic­to, reco­rrió la geo­gra­fía de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, Euro­pa y Áfri­ca, reunién­do­se con líde­res como Mua­mar el Gada­fi y Hugo Chá­vez de Vene­zue­la, fun­cio­na­rios de gobier­nos, y una cons­te­la­ción de orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas del mun­do.

Sin con­sul­tar a Caron­de­let, sin auto­ri­za­ción del pre­si­den­te del Ecua­dor, Rafael Correa, el enton­ces pre­si­den­te de Colom­bia, Álva­ro Uri­be Vélez, uti­li­zan­do tec­no­lo­gía mili­tar de pun­ta pro­veí­da por Esta­dos Uni­dos e Israel, bom­bar­deó el cam­pa­men­to tran­si­to­rio de Raúl Reyes en la sel­va de Sucum­bíos, muy cer­ca a la fron­te­ra de los dos paí­ses. La poli­cía y el ejér­ci­to de Colom­bia con­vir­tie­ron el terri­to­rio de la nación ecua­to­ria­na en tea­tro de sus ope­ra­cio­nes mili­ta­res.

Fue jus­ti­fi­ca­da la acti­tud del coman­dan­te Chá­vez, pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, de ofre­cer su soli­da­ri­dad al pue­blo ecua­to­riano y colo­car en aler­ta a sus tro­pas a lo lar­go de los 2.200 kiló­me­tros de fron­te­ra, movi­li­zan­do 10 bata­llo­nes con la orden de repe­ler cual­quier ten­ta­ti­va de un gobierno, que como el de Colom­bia aspi­ra­ba a jugar el mis­mo rol agre­sor de Israel, en Amé­ri­ca Lati­na.

De Uri­be, decía el coman­dan­te Chá­vez: «Él es un cri­mi­nal. No sólo es un men­ti­ro­so, un mafio­so, un para­mi­li­tar que diri­ge un nar­co­go­bierno, un gobierno laca­yo de Esta­dos Uni­dos (…). diri­ge una ban­da de cri­mi­na­les des­de su pala­cio».

Algo pare­ci­do hace hoy quien gobier­na en cuer­po ajeno en nom­bre de ese tur­bio per­so­na­je. Duque es de la mis­ma cala­ña, y nin­guno de sus veci­nos pue­de con­fiar en él. Un hom­bre que ha hecho tri­zas con sus simu­la­cio­nes y sofis­mas ver­ba­les el Acuer­do de Paz fir­ma­do ante paí­ses garan­tes, acom­pa­ñan­tes, la Unión Euro­pea y Nacio­nes Uni­das, no mere­ce la cre­di­bi­li­dad del mun­do.

El men­ti­ro­so Uri­be ase­gu­ra­ba que la masa­cre de Sucum­bíos había sido el resul­ta­do de una per­se­cu­ción en calien­te, pero Raúl Reyes y sus acom­pa­ñan­tes «fue­ron bom­bar­dea­dos y masa­cra­dos mien­tras dor­mían, uti­li­zan­do tec­no­lo­gía pun­ta, que les loca­li­zó de noche, en la sel­va, segu­ra­men­te con la cola­bo­ra­ción de poten­cias extran­je­ras», como denun­ció el jefe del Esta­do ecua­to­riano, Rafael Correa.

Este home­na­je de las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, es para recor­dar no solo a Raúl, sino a todos nues­tros com­pa­ñe­ros caí­dos en com­ba­te. En su memo­ria segui­re­mos for­ta­le­cién­do­nos para ser mas efi­ca­ces en la lucha de Colom­bia ente­ra por un nue­vo orden social jus­to y el futu­ro de la patria. LA LUCHA CONTINÚA. VENCEREMOS.

FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia

Mar­zo de 2020

Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: