MARIO MONTOYA Y LOS «FALSOS POSITIVOS» – farc​-ep​.net

MARIO MONTOYA

y los “fal­sos posi­ti­vos”

El exco­man­dan­te del ejér­ci­to de los años tris­tes del gobierno Uri­be, gene­ral Mario Mon­to­ya, lle­gó a la JEP a ofre­cer ver­dad sobre “fal­sos posi­ti­vos” repen­ti­na­men­te enmu­de­ci­do y con su boca cerra­da. Esa boca que orde­nó ase­si­nar sin pie­dad a más de 5 mil mucha­chos y cam­pe­si­nos inocen­tes, por orden del pre­si­den­te más san­gui­na­rio de la his­to­ria de Colom­bia, pare­cía clau­su­ra­da defi­ni­ti­va­men­te con cin­ta de enmas­ca­rar.

¡Cómo tiem­blan ante la ver­dad las almas cobar­des de los deter­mi­na­do­res de cri­me­nes de lesa huma­ni­dad des­de la cúpu­la del Esta­do!

Siguien­do el guión de la más estú­pi­da estra­te­gia de defen­sa, el gene­ral guar­dó silen­cio mudo y pro­cla­mó con su ges­to que, con tal de cubrir a Uri­be está dis­pues­to a hacer­se el hara­qui­ri con el puñal de la res­pon­sa­bi­li­dad. ¡No hay más trá­gi­ca leal­tad y com­pli­ci­dad con el cri­men!

El dere­cho a guar­dar silen­cio es con­tra­rio al com­pro­mi­so de apor­tar ver­dad. Ir a un jui­cio adver­sa­rial ‑como pare­ce desear el gene­ral- con tan­tas e inob­je­ta­bles evi­den­cias de su par­ti­ci­pa­ción en gra­ves hechos de vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos y sen­si­bles infrac­cio­nes al Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio, lo con­du­cen direc­ta­men­te a 20 años de cár­cel y encie­rro.

Al señor Mon­to­ya le hubie­se resul­ta­do más fácil hablar de mane­ra ple­na, deta­lla­da y exhaus­ti­va, de la Direc­ti­va 029 del minis­te­rio de defen­sa. Ese hilo con­du­ce al minis­tro fir­man­te de la Direc­ti­va, Cami­lo Ospi­na, y de éste, al pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de enton­ces, Álva­ro Uri­be Vélez, quien exi­gía litros de san­gre para mos­trar la efi­ca­cia de su Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca. ¿Para qué negar­le ese bál­sa­mo de la ver­dad a las madres de Soa­cha y de Bogo­tá, y de todas las víc­ti­mas humil­des rega­das en la geo­gra­fía nacio­nal?

Pero lo más sor­pren­den­te es que cuan­do inten­tó bal­bu­cear algo, lo hizo con zahi­rien­te cruel­dad: “Los sol­da­dos que pres­ta­ban el ser­vi­cio mili­tar eran de estra­to 1 y 2, y ni siquie­ran sabían cómo coger cubier­tos, ni cómo ir al baño. No tenían valo­res, ni enten­dían la dife­ren­cia entre resul­ta­dos y bajas, y por eso come­tie­ron esos hechos”. “Resul­ta­dos” y “bajas”… esos eufe­mis­mos son parien­tes de “neu­tra­li­zar”, otra expre­sión enga­ño­sa de la estra­te­gia comu­ni­ca­cio­nal del ejér­ci­to, que sig­ni­fi­ca sin decir­lo, muer­te o ase­si­na­to. ¡Cómo uti­li­zan estos mal­di­tos a nues­tros pobres sol­da­dos!

Oja­lá recuer­de el exge­ne­ral Mon­to­ya Mario, que en el dise­ño de la Ope­ra­ción Orión, des­ple­ga­da el 16 de octu­bre de 2002 en la Comu­na 13 de Mede­llín (don­de hay homi­ci­dios y des­apa­ri­cio­nes for­za­das) par­ti­ci­pó una exmi­nis­tra de defen­sa, que hoy sien­do vice­pre­si­den­ta del gobierno Duque, se está hacien­do la morron­ga.

Eso han sido nues­tros últi­mos gober­nan­tes: crue­les y san­gui­na­rios, mien­tras se pavo­nean y se mues­tran al mun­do con su aureo­la de San­tos.

Vivi­mos en Colom­bia el tiem­po del des­per­tar de las con­cien­cias. No más; no más de lo mis­mo. En nues­tras manos está fun­dar un nue­vo gobierno, resul­ta­do de un gran acuer­do polí­ti­co nacio­nal con par­ti­ci­pa­ción del movi­mien­to social y polí­ti­co, y con el man­da­to de garan­ti­zar la paz de ver­dad, la paz com­ple­ta, con jus­ti­cia social, demo­cra­cia ver­da­de­ra y sobe­ra­nía.

Mien­tras haya volun­tad de lucha, habrá espe­ran­za de ven­cer

FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia

Febre­ro 21, día de movi­li­za­ción y pro­tes­ta en Colom­bia con­tra el mal gobierno.

Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: