MARIO MONTOYA Y LOS «FALSOS POSITIVOS» – farc​-ep​.net

MARIO MONTOYA

y los “fal­sos posi­ti­vos”

El exco­man­dan­te del ejér­ci­to de los años tris­tes del gobierno Uri­be, gene­ral Mario Mon­to­ya, lle­gó a la JEP a ofre­cer ver­dad sobre “fal­sos posi­ti­vos” repen­ti­na­men­te enmu­de­ci­do y con su boca cerra­da. Esa boca que orde­nó ase­si­nar sin pie­dad a más de 5 mil mucha­chos y cam­pe­si­nos ino­cen­tes, por orden del pre­si­den­te más san­gui­na­rio de la his­to­ria de Colom­bia, pare­cía clau­su­ra­da defi­ni­ti­va­men­te con cin­ta de enmas­ca­rar.

¡Cómo tiem­blan ante la ver­dad las almas cobar­des de los deter­mi­na­do­res de cri­me­nes de lesa huma­ni­dad des­de la cúpu­la del Esta­do!

Siguien­do el guión de la más estú­pi­da estra­te­gia de defen­sa, el gene­ral guar­dó silen­cio mudo y pro­cla­mó con su ges­to que, con tal de cubrir a Uri­be está dis­pues­to a hacer­se el hara­qui­ri con el puñal de la res­pon­sa­bi­li­dad. ¡No hay más trá­gi­ca leal­tad y com­pli­ci­dad con el cri­men!

El dere­cho a guar­dar silen­cio es con­tra­rio al com­pro­mi­so de apor­tar ver­dad. Ir a un jui­cio adver­sa­rial ‑como pare­ce desear el gene­ral- con tan­tas e inob­je­ta­bles evi­den­cias de su par­ti­ci­pa­ción en gra­ves hechos de vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos y sen­si­bles infrac­cio­nes al Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio, lo con­du­cen direc­ta­men­te a 20 años de cár­cel y encie­rro.

Al señor Mon­to­ya le hubie­se resul­ta­do más fácil hablar de mane­ra ple­na, deta­lla­da y exhaus­ti­va, de la Direc­ti­va 029 del minis­te­rio de defen­sa. Ese hilo con­du­ce al minis­tro fir­man­te de la Direc­ti­va, Cami­lo Ospi­na, y de éste, al pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de enton­ces, Álva­ro Uri­be Vélez, quien exi­gía litros de san­gre para mos­trar la efi­ca­cia de su Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca. ¿Para qué negar­le ese bál­sa­mo de la ver­dad a las madres de Soa­cha y de Bogo­tá, y de todas las víc­ti­mas humil­des rega­das en la geo­gra­fía nacio­nal?

Pero lo más sor­pren­den­te es que cuan­do inten­tó bal­bu­cear algo, lo hizo con zahi­rien­te cruel­dad: “Los sol­da­dos que pres­ta­ban el ser­vi­cio mili­tar eran de estra­to 1 y 2, y ni siquie­ran sabían cómo coger cubier­tos, ni cómo ir al baño. No tenían valo­res, ni enten­dían la dife­ren­cia entre resul­ta­dos y bajas, y por eso come­tie­ron esos hechos”. “Resul­ta­dos” y “bajas”… esos eufe­mis­mos son parien­tes de “neu­tra­li­zar”, otra expre­sión enga­ño­sa de la estra­te­gia comu­ni­ca­cio­nal del ejér­ci­to, que sig­ni­fi­ca sin decir­lo, muer­te o ase­si­na­to. ¡Cómo uti­li­zan estos mal­di­tos a nues­tros pobres sol­da­dos!

Oja­lá recuer­de el exge­ne­ral Mon­to­ya Mario, que en el dise­ño de la Ope­ra­ción Orión, des­ple­ga­da el 16 de octu­bre de 2002 en la Comu­na 13 de Mede­llín (don­de hay homi­ci­dios y des­apa­ri­cio­nes for­za­das) par­ti­ci­pó una exmi­nis­tra de defen­sa, que hoy sien­do vice­pre­si­den­ta del gobierno Duque, se está hacien­do la morron­ga.

Eso han sido nues­tros últi­mos gober­nan­tes: crue­les y san­gui­na­rios, mien­tras se pavo­nean y se mues­tran al mun­do con su aureo­la de San­tos.

Vivi­mos en Colom­bia el tiem­po del des­per­tar de las con­cien­cias. No más; no más de lo mis­mo. En nues­tras manos está fun­dar un nue­vo gobierno, resul­ta­do de un gran acuer­do polí­ti­co nacio­nal con par­ti­ci­pa­ción del movi­mien­to social y polí­ti­co, y con el man­da­to de garan­ti­zar la paz de ver­dad, la paz com­ple­ta, con jus­ti­cia social, demo­cra­cia ver­da­de­ra y sobe­ra­nía.

Mien­tras haya volun­tad de lucha, habrá espe­ran­za de ven­cer

FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia

Febre­ro 21, día de movi­li­za­ción y pro­tes­ta en Colom­bia con­tra el mal gobierno.

Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *