Perú. La geo­po­lí­ti­ca de la tri­ple fron­te­ra ama­zó­ni­ca y el FREPAP

Por: Róger Rum­rrill /​Resu­men Latinoamericano/​25 de febre­ro de 2020

La lla­ma­da Tri­ple Fron­te­ra que el Perú com­par­te con Colom­bia y Bra­sil, ade­más de la fron­te­ra con el Putu­ma­yo, ha sido des­de el siglo XIX la “fron­te­ra calien­te” de nues­tro país en la Ama­zo­nía, inclu­so más “calien­te” que la fron­te­ra con Bra­sil en Madre de Dios y con Ecua­dor en la Cor­di­lle­ra del Cón­dor, en la Región Ama­zo­nas.

En esta Tri­ple Fron­te­ra la ciu­dad bra­si­le­ña más impor­tan­te es Taba­tin­ga. Colom­bia tie­ne a Leti­cia (fun­da­da por perua­nos en el terri­to­rio per­di­do) como un ver­da­de­ro con­tra­pe­so eco­nó­mi­co, polí­ti­co y geo­po­lí­ti­co).

La isla pobre y mar­gi­nal de San­ta Rosa en las ori­llas del Ama­zo­nas peruano es el sím­bo­lo y la repre­sen­ta­ción no solo del aban­dono fron­te­ri­zo por par­te del Perú, sino la mues­tra de la pési­ma nego­cia­ción de la diplo­ma­cia perua­na del Tra­ta­do Salo­món-Lozano que per­mi­tió que las tie­rras altas no inun­da­bles fue­ran cedi­das a Colom­bia y el Perú, por su lado, reci­bió las tie­rras bajas que cada año se aho­gan con la dilu­via­les cre­cien­tes del pode­ro­so Ama­zo­nas y don­de, como es de supo­ner, exis­ten seve­ras limi­ta­cio­nes natu­ra­les para la for­ma­ción de asen­ta­mien­tos huma­nos y desa­rro­llo eco­nó­mi­co. La pre­ca­rie­dad de San­ta Rosa, que flo­ta con la inun­da­ción anual, es el ejem­plo más paté­ti­co de esta his­to­ria.

En la Tri­ple Fron­te­ra está el lla­ma­do Tra­pe­cio Ama­zó­ni­co, un espa­cio terri­to­rial de 100 mil kiló­me­tros que el Perú per­dió a favor de Colom­bia con el Tra­ta­do Salo­món-Lozano fir­ma­do entre el Perú y Colom­bia el 24 de mar­zo de 1922, rati­fi­ca­do por el Con­gre­so de la Repú­bli­ca el 20 de diciem­bre de 1927. Gra­cias a este acuer­do diplo­má­ti­co Colom­bia ganó sali­da al Ama­zo­nas.

El Tra­ta­do Salo­món-Lozano, sus­cri­to duran­te la dic­ta­du­ra de Augus­to B. Leguía, fue el resul­ta­do de la extra­or­di­na­ria habi­li­dad del diplo­má­ti­co colom­biano Tadeo Lozano que per­sua­dió y con­ven­ció a Leguía de su rol pro­vi­den­cia­lis­ta y de gran esta­dis­ta para resol­ver los con­flic­tos que enfren­ta­ban nues­tros paí­ses a fines del siglo XIX y prin­ci­pios del siglo XX. 

Tadeo Lozano, el hábil diplo­má­ti­co colom­biano, le ven­dió la ilu­sión a Leguía de que pasa­ría a la his­to­ria como el artí­fi­ce de la paz y la con­cor­dia en Amé­ri­ca Lati­na.

Pero el Tra­ta­do Salo­món-Lozano tam­bién fue obra de la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se, de los emba­ja­do­res en el Perú, William E. Gon­zá­les y Miles Poin­dex­ter, que siguien­do las órde­nes de Washing­ton, ejer­cie­ron una enor­me e irre­sis­ti­ble pre­sión sobre el gobierno peruano. La cesión de terri­to­rio peruano a Colom­bia era la for­ma de cómo EE.UU resar­cía a Colom­bia el terri­to­rio de Pana­má arre­ba­ta­do en 1903.

La Tri­ple Fron­te­ra sigue calien­te

Pese a los tra­ta­dos y pro­yec­tos de desa­rro­llo bina­cio­nal, la Tri­ple Fron­te­ra sigue “calien­te”. La pre­sen­cia de los disi­den­tes de las FARC, en el Putu­ma­yo y aho­ra de una nue­va gue­rri­lla que se ha levan­ta­do en armas con­tra el gobierno colom­biano de Iván Duque en el Putu­ma­yo y el res­to del terri­to­rio ama­zó­ni­co de ese país, per­mi­ten avi­zo­rar pró­xi­mos con­flic­tos arma­dos.

Pero no solo con­flic­tos arma­dos ame­na­zan a la Tri­ple Fron­te­ra, don­de el esta­do más débil y caren­te de una visión geo­po­lí­ti­ca es el peruano, sino sobre todo el rei­no de la ile­ga­li­dad. Por­que en esa Tri­ple Fron­te­ra, mayor­men­te en el lado peruano, exis­ten todos los trá­fi­cos: dro­gas, ali­men­tos, com­bus­ti­bles y trá­fi­co humano.

Des­de los años noven­ta, por efec­to de la pre­sión mili­tar y poli­cial en las zonas de pro­duc­ción de dro­gas en los Valles del Río Apu­rí­mac-Ene-Man­ta­ro (VRAEM), los cár­te­les del nar­co­trá­fi­co se des­pla­za­ron hacia el llano ama­zó­ni­co, a la zona perua­na de la Tri­ple Fron­te­ra y expan­die­ron los sem­bríos de la coca Epa­dú, con menos con­te­ni­do de alca­loi­de que la coca del Alto Hua­lla­ga.

En la pri­me­ra déca­da del siglo XXI, se esti­mó que solo en la pro­vin­cia de Ramón Cas­ti­lla, cuya capi­tal es Caba­llo­co­cha, había más de 10 mil hec­tá­reas de sem­bríos de coca Epa­dú. Fren­te a la expan­sión del cul­ti­vo y el incre­men­to de la pro­duc­ción de PBC y cocaí­na, el gobierno decre­tó en el año 2014 un esta­do de emer­gen­cia en la pro­vin­cia. Pero sus efec­tos fue­ron, como siem­pre ha ocu­rri­do con la polí­ti­ca de dro­gas, mayor exten­sión y cre­ci­mien­to con el “efec­to glo­bo”, se pre­sio­na en un lado, y se infla y se expan­de en otro.
Actual­men­te el mapa de la dro­ga está cam­bian­do. El epi­cen­tro del nar­co­trá­fi­co se está des­pla­za­do des­de Aya­cu­cho y el VRAEM hacia la cuen­ca del Uca­ya­li, tenien­do como capi­tal de la dro­ga en el Perú a la ciu­dad de Pucall­pa. Este nue­vo mapa dina­mi­za­rá el nar­co­trá­fi­co en la Tri­ple Fron­te­ra don­de los amos del nar­co­trá­fi­co son los jefes de los cár­te­les colom­bia­nos.

El FREPAP y los Israe­li­tas del Nue­vo. Pac­to en la Tri­ple Fron­te­ra

De acuer­do al Cen­so Pobla­cio­nal del año 2017, la Pro­vin­cia lore­ta­na de Ramón Cas­ti­lla, con Caba­llo Cocha como capi­tal, tenía en el año del cen­so 49,072 habi­tan­tes. De ese total de pobla­ción, apro­xi­ma­da­men­te 30 mil habi­tan­tes son miem­bros de Fren­te Popu­lar Agrí­co­la del Perú (FREPAP) y de la Aso­cia­ción Evan­gé­li­ca de la Misión Israe­li­ta del Nue­vo Pac­to Uni­ver­sal (AEMINPU), con­cen­tra­dos en la capi­tal, Caba­llo­co­cha, y en las colo­nias y dis­tri­tos del Yava­rí, de Pebas, San Pablo y otras colo­nias. El res­to de la pobla­ción, inclu­yen­do los indí­ge­nas Ticu­na, está dis­per­sos y des­or­ga­ni­za­do, sin nin­gu­na fuer­za social ni polí­ti­ca.

En la actua­li­dad, de acuer­do a un infor­me de Telé­ma­co Gavi­ria, perio­dis­ta y estu­dio­so de la reali­dad fron­te­ri­za, la mayo­ría de los dis­tri­tos y la capi­tal pro­vin­cial están bajo el con­trol de los israe­li­tas. El actual alcal­de de la Pro­vin­cia de Ramón Cas­ti­lla es Rodol­fo Díaz Soto (2019−2022).

Pocas veces a lo lar­go de su his­to­ria reli­gio­sa y polí­ti­ca, los dis­cí­pu­los de Eze­quiel Atau­cu­si Gamo­nal, han teni­do tan­to poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co en sus manos como aho­ra en la Tri­ple Fron­te­ra. Hay que sumar a la nue­va par­la­men­ta­ria por Lore­to, la israe­li­ta Luz Mila­gros Cay­gua­ray y al Con­se­je­ro del Gobierno Regio­nal de Lore­to, el tam­bién acó­li­to de Eze­quiel Atau­cu­si Gamo­nal, Jesús Jan­go Tira­do. 

Poder polí­ti­co por­que es la mayor orga­ni­za­ción social y reli­gio­sa sin nin­gún con­tra­pe­so, ni del pro­pio Esta­do, en la fron­te­ra geo­po­lí­ti­ca más calien­te de la Ama­zo­nía. La fron­te­ra de todos los trá­fi­cos. 

Poder eco­nó­mi­co, por­que son due­ños y seño­res de lati­fun­dios auto­ges­tio­na­rios agrí­co­las y gana­de­ros y tam­bién por estar vin­cu­la­dos a las acti­vi­da­des ile­ga­les de la coca y el nar­co­trá­fi­co, según múl­ti­ples denun­cias y tes­ti­mo­nios del pro­pio ex direc­tor de DEVIDA, Alber­to Otá­ro­la.

Para muchos, la pre­sen­cia de los mili­tan­tes del FREPAP y cre­yen­tes de AEMINPU, en una de las fron­te­ras más calien­tes de la Ama­zo­nía con una eco­no­mía nar­co­ti­za­da, es como poner a cui­dar a un zorro ham­brien­to un galli­ne­ro reple­to de galli­nas gor­das.

Para otros, menos pesi­mis­tas, el mesia­nis­mo andino de AEMINPU podría, bajo la pre­sión de la reali­dad polí­ti­ca y social del Perú del Bicen­te­na­rio, anu­dar­se al mile­na­ris­mo y mesia­nis­mo de los pue­blos indí­ge­nas ama­zó­ni­cos y comen­zar un nue­vo Ipá­ma­mu, un nue­vo Pacha­cuty, en bus­ca de la Tie­rra Sin Mal, de la Tie­rra Pro­me­ti­da ama­zó­ni­ca.

Todo pue­de ocu­rrir en el Perú.

Fuen­te: Otra Mira­da

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *