Entre­vis­ta a GKS (Coor­di­na­do­ra Juve­nil Socia­lis­ta): «Somos una orga­ni­za­ción de cla­se que tene­mos como obje­ti­vo inter­ve­nir en la pro­ble­má­ti­ca juve­nil»

Este es el resul­ta­do de un cues­tio­na­rio entre­ga­do por Resu­men Lati­no­ame­ri­cano a los jóve­nes de GKS (Gaz­te Koor­di­na­do­ra Sozia­lis­ta), con la idea de saber el por­qué de su for­ma­ción como nue­vo nucle­mien­to de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria vas­ca y sus obje­ti­vos. Su naci­mien­to es recien­te pero sin duda muchos y muchas de sus mili­tan­tes pro­vie­nen del duro tra­ji­nar del enfren­ta­mien­to juve­nil con dos Esta­dos opre­so­res, Espa­ña y Fran­cia.

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano: ¿Cómo, cuán­do y por qué sur­ge la Coor­di­na­do­ra Juve­nil Socia­lis­ta? ¿Par­te de vues­tra mili­tan­cia pro­vie­ne de las ante­rio­res for­ma­cio­nes juve­ni­les de la Izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca (Izquier­da Abetza­le) o es un encua­dra­mien­to ori­gi­nal?

GKS: GKS (Coor­di­na­do­ra Juve­nil Socia­lis­ta) se pre­sen­tó a media­dos de febre­ro. Su naci­mien­to se inser­ta en el pro­ce­so his­tó­ri­co de rei­vin­di­ca­ción y recons­ti­tu­ción de la inde­pen­den­cia polí­ti­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. En Eus­kal Herria, ese pro­ce­so se ubi­ca en el pun­to de cru­ce entre la cri­sis capi­ta­lis­ta y el cam­bio de rum­bo de la izquier­da aber­tza­le. Es decir, en un pro­ce­so en el que la cri­sis capi­ta­lis­ta ha abo­na­do el terreno para la pro­le­ta­ri­za­ción y don­de la izquier­da aber­tza­le se ha cons­ti­tui­do como par­ti­do esta­tal que defien­de prio­ri­ta­ria­men­te los intere­ses de una par­te de la cla­se media, situán­do­se como pun­to de apo­yo del PNV y del orden ins­ti­tu­cio­nal. La pro­le­ta­ri­za­ción ha con­tri­bui­do en la emer­gen­cia de la con­cien­cia de cla­se en cier­tos sec­to­res de la socie­dad vas­ca, espe­cial­men­te en los hijos e hijas del pro­le­ta­ria­do y de la aris­to­cra­cia obre­ra del ante­rior ciclo polí­ti­co, y ha vuel­to a reavi­var el inte­rés polí­ti­co sobre la estra­te­gia socia­lis­ta del pro­le­ta­ria­do. Este plan­tea­mien­to no tie­ne enca­je alguno den­tro del nue­vo para­dig­ma polí­ti­co de la izquier­da aber­tza­le, por lo que, el movi­mien­to socia­lis­ta ha teni­do que hacer el camino por su cuen­ta.

En Eus­kal Herria, el movi­mien­to socia­lis­ta en cons­truc­ción es la mate­ria­li­za­ción de la rup­tu­ra con la estra­te­gia e ins­ti­tu­cio­nes de la cla­se media. GKS, por tan­to, no es sino una mani­fes­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal de esa inde­pen­den­cia polí­ti­ca de cla­se.

La razón de ser de GKS es la exis­ten­cia de lo que lla­ma­mos «pro­ble­má­ti­ca juve­nil», que para noso­tros no es sino la estruc­tu­ra de fun­cio­nes que cum­ple la juven­tud tra­ba­ja­do­ra para el poder bur­gués. Por tan­to, lo que GKS pre­ten­de es inter­ve­nir en dicha pro­ble­má­ti­ca para blo­quear las fun­cio­nes median­te las cua­les se for­ta­le­ce la bur­gue­sía y apor­tar en el pro­ce­so socia­lis­ta de cons­truc­ción del poder pro­le­ta­rio.

¿Cuál es vues­tra defi­ni­ción ideo­ló­gi­ca? Está cla­ro que se defi­nen como socia­lis­tas, pero tam­bién en algu­nos de sus docu­men­tos se habla de comu­nis­mo. ¿Rei­vin­di­can tam­bién al nacio­na­lis­mo anti­co­lo­nial? ¿Pien­san que Eus­kal Herria es una colo­nia de Espa­ña y Fran­cia?

Está cla­ro que Eus­kal Herria no es una colo­nia de Espa­ña y Fran­cia; bas­ta con mirar a su estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y teji­do empre­sa­rial para dar­se cuen­ta de que en Eus­kal Herria no solo rige el movi­mien­to capi­ta­lis­ta, sino que el capi­tal es tan fuer­te que com­pi­te a nivel inter­na­cio­nal. A Eus­kal Herria, como nación, no se le saquea o roba como en las colo­nias. El robo gene­ra­li­za­do que se lle­va a cabo en este terri­to­rio es lo que está deter­mi­na­da por la diná­mi­ca del plus­va­lor; es decir, lo que se ocul­ta bajo las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas bur­gue­sas.

El hecho de que Eus­kal Herria no haya podi­do crear un Esta­do vas­co no le con­vier­te en colo­nia; es más, la for­ma polí­ti­ca pro­pia de la bur­gue­sía vas­ca es tan­to el Esta­do espa­ñol como el fran­cés. La bur­gue­sía vas­ca no está opri­mi­da, por­que la for­ma bur­gue­sa de la nación vas­ca la cons­ti­tu­yen los Esta­dos bur­gue­ses espa­ñol y fran­cés.

Esto no sig­ni­fi­ca que no poda­mos hablar de opre­sión nacio­nal. En efec­to, si habla­mos de opre­sión es por­que exis­te una rela­ción de domi­na­ción por par­te de la bur­gue­sía. Por ejem­plo, cuan­do el PNV ape­la a una volun­tad nacio­nal vas­ca para defen­der su polí­ti­ca bur­gue­sa y ele­var las cuo­tas de poder de una par­te de la bur­gue­sía es una de las for­mas en las que se mani­fies­ta la opre­sión nacio­nal. Otro ejem­plo: la cues­tión de los jóve­nes de Altsa­su. Median­te un jui­cio que iden­ti­fi­ca lo suce­di­do en ese pue­blo con lo que el Esta­do espa­ñol lla­ma «terro­ris­mo» vas­co, el apa­ra­to jurí­di­co espa­ñol con­si­gue afian­zar­se e inter­ve­nir con mayor des­pro­por­cio­na­li­dad, en tan­to que ha exis­ti­do un con­flic­to poli­ti­co con carác­ter rup­tu­ris­ta hacia el Esta­do. La exis­ten­cia de la opre­sión nacio­nal, por tan­to, per­mi­te a frac­cio­nes de la bur­gue­sía ‑tam­bién vas­ca- con­so­li­dar e inclu­so agran­dar sus cuo­tas de poder. Al con­tra­rio, el pro­yec­to socia­lis­ta de cons­ti­tuir una for­ma de vida en con­jun­to en este terri­to­rio y bajo for­mas de rela­ción social no dis­cri­mi­na­do­ras como las capi­ta­lis­tas es la que, en todo momen­to, está opri­mi­da: el pro­yec­to poli­ti­co del pro­le­ta­ria­do en Eus­kal Herria es, pues, quien está opri­mi­do.

Por tan­to, para noso­tros no se tra­ta de lle­var a cabo una estra­te­gia anti­co­lo­nial, por­que esta no res­pon­de a la situa­cion obje­ti­va de Eus­kal Herria. Para noso­tros de lo que se tra­ta es de con­se­guir el con­trol sobre el terri­to­rio por medio de ins­ti­tu­cio­nes pro­le­ta­rias y cons­ti­tuir nación bajo la for­ma socia­lis­ta; lo que noso­tros sin­te­ti­za­mos bajo el tér­mino «Esta­do Socia­lis­ta Vas­co».

¿Se pue­de decir que vues­tros plan­teos poli­ti­cos se ins­cri­ben den­tro del cam­po de izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca? Cuá­les son sus dife­ren­cias con la Izquier­da Aber­tza­le ofi­cial?. ¿Qué pien­san del Movi­mien­to por la Amnis­tía u otras orga­ni­za­cio­nes simi­la­res (Herri­tar Bata­su­na, Jar­ki, etc.)?

Si el tér­mino izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca deno­ta­ra algo homo­gé­neo esta­ría­mos en con­di­cio­nes de hablar sobre ello, pero no es el caso. Cuan­do cada uno da una con­no­ta­ción pro­pia o par­ti­cu­lar a un tér­mino sig­ni­fi­ca que el tér­mino se vuel­ve pro­ble­má­ti­co, cuan­do no erró­neo; más aun cuan­do defen­der los intere­ses de cier­tas capas de la bur­gue­sía e inclu­so de cier­tas capas de la aris­to­cra­cia obre­ra es hoy en dia sinó­ni­mo de ser de izquier­das.

En pri­mer lugar, que­re­mos resal­tar que tene­mos una afi­ni­dad poli­ti­ca total con ITAIA e Ikas­le Aber­tza­leak, en tan­to que com­par­ti­mos el pun­to de vis­ta estra­te­gi­co. Cada orga­ni­za­ción tie­ne sus pro­pios cri­te­rios y cam­po de actua­cion, pero la defen­sa de la linea socia­lis­ta nos lle­va a tra­ba­jar con­jun­ta­men­te y de for­ma per­ma­nen­te.

En segun­do lugar, y en cuan­to a otras orga­ni­za­cio­nes de Eus­kal Herria men­cio­na­das, que­re­mos decir que cada cual tie­ne sus pun­tos de vis­ta e ideas polí­ti­cas y una total inde­pen­den­cia orga­ni­za­ti­va y que por nues­tra par­te exis­te un res­pe­to polí­ti­co para con ellos. Noso­tros valo­ra­mos posi­ti­va­men­te toda volun­tad e ini­cia­ti­va de hacer una defen­sa estra­te­gi­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en Eus­kal Herria y, en ese sen­ti­do, enten­de­mos que es impor­tan­te un tra­ba­jo en común para el desa­rro­llo del socia­lis­mo, siem­pre des­de el res­pe­to total hacia la inde­pen­den­cia estra­té­gi­ca de cada uno. Así pues, tene­mos que tra­ba­jar con­jun­ta­men­te, en la medi­da de lo posi­ble, en torno a cier­tas rei­vin­di­ca­cio­nes como por ejem­plo la rei­vin­di­ca­cion de la amnis­tia de los pre­sos, de la defen­sa de las con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo del pro­le­ta­ria­do, de otras cier­tas dina­mi­cas con­cre­tas, etc.

Des­de el pun­to de vis­ta actual hay que decir que el tra­ba­jo con­jun­to con ITAIA e Ikas­le Aber­tza­leak está dan­do muy bue­nos fru­tos, como el Topa­gu­ne (encuen­tro juve­nil) que hici­mos en junio, y espe­ra­mos seguir desa­rro­llan­do nues­tra capa­ci­dad de acción con­jun­ta con los gru­pos men­cio­na­dos y otras orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos.

¿En que ámbi­tos van a desa­rro­llar prio­ri­ta­ria­men­te su accio­nar? Son estu­dian­tes o agru­pan tam­bien a trabajadores/​as y a mili­tan­tes barria­les o de cada pue­blo?

Como hemos dicho ante­rior­men­te, somos una orga­ni­za­ción de cla­se que tene­mos como obje­ti­vo inter­ve­nir en la pro­ble­má­ti­ca juve­nil, por lo que nues­tro accio­nar se va a desa­rro­llar en dicho cam­po: des­de el ámbi­to labo­ral has­ta el ámbi­to cul­tu­ral, y nues­tra orga­ni­za­ción está for­ma­da por un amplio con­jun­to de jóve­nes que estu­dian y tra­ba­jan en dis­tin­tos sec­to­res, e inclu­so mili­tan en dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes o gru­pos loca­les.

Tene­mos que tener en cuen­ta que nos situa­mos en un con­tex­to glo­bal de cri­sis que está pro­pi­cian­do cam­bios en muchos ámbi­tos de la vida. La juven­tud tra­ba­ja­do­ra, no solo ella, está sufrien­do las con­se­cuen­cias de cier­tas refor­mas socie­co­nó­mi­cas y hay que estar aten­to, entre otras cosas, a los modos y pro­ce­sos de dis­ci­pli­na­ri­za­ción que pue­dan desa­rro­llar­se en este con­tex­to de cri­sis. El pro­ble­ma labo­ral es evi­den­te: la des­ocu­pa­ción labo­ral, con­tra­tos de extre­ma pre­ca­rie­dad y nue­vas for­mas de tra­ba­jo inse­gu­ros, la des­va­lo­ri­za­ción del sala­rio… Todo ello influ­ye de mane­ra direc­ta en la for­ma de vida de la juven­tud, crean­do incer­ti­dum­bre, depen­den­cia, etc. Aun­que se quie­ra escon­der ‑median­te ideo­lo­gías post­mo­der­nas, fal­sas con­cien­cias, crea­ción de cul­tu­ra des­po­li­ti­ca y demás- la deter­mi­na­ción de cla­se que sub­ya­ce a todo este con­tex­to de refor­mas, noso­tros sub­ra­ya­mos siem­pre el carác­ter de cla­se, el con­tex­to y la fun­ción que pue­de cum­plir para cier­ta par­te de la bur­gue­sía. Esa es nues­tra ópti­ca polí­ti­ca de cla­se, que tie­ne como obje­ti­vo visua­li­zar la pro­ble­má­ti­ca juve­nil pro­le­ta­ria y pro­pi­ciar la orga­ni­za­ción y uni­dad prac­ti­ca para com­ba­tir­la.

¿Cuál es vues­tra opi­nión sobre cómo cul­mi­nó esa recien­te eta­pa del con­flic­to polí­ti­co y arma­do vas­co, que inclu­yó la diso­lu­ción de ETA y del MLNV?

Hacer un jui­cio sobre la cul­mi­na­ción de un pro­ce­so de con­flic­to exi­ge tener un jui­cio sobre el carác­ter del pro­ce­so mis­mo. Es decir, enten­de­mos que las cau­sas del modo en que fina­li­zó el con­flic­to hay que encon­trar­las den­tro del plan­tea­mien­to polí­ti­co del movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal vas­co. El medio y el fin no son aje­nos y, por tan­to, hay que pen­sar en tér­mi­nos de nece­sa­rie­dad y no de con­tin­gen­cia.

Se tra­ta de una cues­tión com­ple­ja que requie­re valo­rar muchas cosas y eso hay que hacer­lo con las herra­mien­tas ade­cua­das y poco a poco.

A noso­tros, más bien, la cues­tión se nos pre­sen­ta de la siguien­te for­ma: ¿la cul­mi­na­ción de esa recien­te eta­pa en qué con­di­cio­nes ha deja­do al movi­mien­to socia­lis­ta? ?¿Exis­ten aho­ra mejo­res con­di­cio­nes para la arti­cu­la­ción de una fuer­za pro­le­ta­ria bajo la estra­te­gia socia­lis­ta? Lo que esta­mos vien­do es que la estruc­tu­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal de la izquier­da aber­tza­le en Sor­tu-EHBil­du ha gene­ra­do un blo­queo polí­ti­co, pues­to que ella y todo el uni­ver­so que le rodea pre­sio­na y reac­cio­na sobre la volun­tad socia­lis­ta de cons­truir un movi­mien­to polí­ti­co inde­pen­dien­te de cla­se, mien­tras que el pro­ce­so de pro­le­ta­ri­za­cion sigue hacien­do mella en el con­jun­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

¿Es prio­ri­ta­rio en vues­tra agen­da el tema de la soli­da­ri­dad y la defen­sa de los pre­sos y pre­sas?

La ofen­si­va por par­te de los Esta­dos en este tema es cons­tan­te: en cuan­to al dis­cur­so, al rela­to, al afian­za­mien­to de las cate­go­rías juri­di­cas cla­sis­tas y la con­se­cu­ción de más capa­ci­dad de inter­ven­ción jurí­di­ca, a la vul­ne­ra­ción de los dere­chos de los pre­sos, a la nega­ción de su carác­ter de no-poli­ti­cos… La ofen­si­va exis­te por­que la poli­ti­ca no con­sis­te en idea­les, sino en poder; es decir, los Esta­dos no están intere­sa­dos en dar una ver­da­de­ra solu­ción a la cues­tión de los pre­sos, pues­to que cons­tan­te­men­te se nutren de ella. Todo el dis­cur­so dis­tor­sio­na­do que ela­bo­ran, la impo­si­ción de su rela­to, la vul­ne­ra­ción de los dere­chos bási­cos, etc., per­mi­te afian­zar la estruc­tu­ra de poder esta­tal y des­gas­tar toda posi­ble volun­tad y arti­cu­la­ción social con­tra el Esta­do bur­gués.

Es así como fun­cio­na el Esta­do de dere­cho, de mane­ra total­men­te des­pro­por­cio­na­da, auto­ri­ta­ria y con total impu­ni­dad. Por tan­to la cues­tión de los pre­sos no es cosa del pasa­do y hay que dar­le la actua­li­dad que real­men­te tie­ne. Enten­de­mos que no se le podrá dar solu­ción a este asun­to de pri­mer orden si no se logra supri­mir la raíz, es decir, la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía y su régi­men de poder. Aun así, tene­mos que reco­no­cer el tra­ba­jo que muchas per­so­nas han hecho y hacen día a día para defen­der los dere­chos y dig­ni­dad de los pre­sos, espe­cial­men­te por medio de la rei­vin­di­ca­ción de la amnis­tía para los pre­sos.

¿Y el femi­nis­mo? ¿Y el inter­na­cio­na­lis­mo?

El femi­nis­mo y el inter­na­cio­na­lis­mo tam­bién for­man par­te de nues­tra posi­ción polí­ti­ca, cla­ro que enten­di­das des­de el pun­to de vis­ta de cla­se.

El femi­nis­mo de cla­se, en cuan­to cri­te­rio y orga­ni­za­ción polí­ti­ca, es uno de los pun­tos fun­da­men­ta­les del movi­mien­to socia­lis­ta. Es más, la lucha en torno al femi­nis­mo se ha pues­to en la cen­tra­li­dad de la actual con­fi­gu­ra­ción de la lucha de cla­ses. Aun­que la pro­ble­má­ti­ca de géne­ro no la haya crea­do el poder bur­gués, aque­lla ha aca­ba­do sien­do fun­cio­nal y ope­ra­ti­vo para dicho poder de cla­se, y las ideo­lo­gías bur­gue­sas pre­ten­den oscu­re­cer dicha diná­mi­ca y lle­var a cabo todo tipo de plan­tea­mien­tos fun­cio­na­les a las diver­sas nece­si­da­des del capi­tal. El femi­nis­mo de cla­se, al con­tra­rio, tie­ne la nece­si­dad de des­en­mas­ca­rar al poder de cla­se, com­ba­tir­lo en cada una de sus expre­sio­nes y crear la sub­je­ti­vi­dad polí­ti­ca ade­cua­da para el for­ta­le­ci­mien­to del movi­mien­to inte­gral del pro­le­ta­ria­do. Sobra decir que es tarea de todos los mili­tan­tes tra­ba­jar en esa direc­ción.

En cuan­to al inter­na­cio­na­lis­mo, pode­mos decir que es la con­ti­nua­ción lógi­ca del movi­mien­to socia­lis­ta. El poder del capi­tal se con­cen­tra en blo­ques inter­na­cio­na­les por lo que la estra­te­gia socia­lis­ta debe lle­gar a con­tra­po­ner su poder a la mis­ma esca­la. El inter­na­cio­na­lis­mo, como dimen­sión orga­ni­za­ti­va del movi­mien­to socia­lis­ta y de la soli­da­ri­dad de cla­se, por tan­to, per­te­ne­ce a la línea polí­ti­ca que noso­tros defen­de­mos. Dicho de otro modo, lo par­ti­cu­lar no tie­ne via­bi­li­dad sin lo gene­ral.

¿Quié­nes son las figu­ras ejem­pla­res o lucha­do­res y lucha­do­ras en los que voso­tros os ins­pi­ráis? Lenin? Arga­la? Fidel y el Che?

Para noso­tros, en pri­mer lugar, cada lucha­dor y lucha­do­ra hay que tra­tar­los como lo que son: mili­tan­tes poli­ti­cos y, por tan­to, como per­so­nas que obe­de­cen a un plan­tea­mien­to gene­ral y no per­so­nal. Al mis­mo tiem­po, dicho plan­tea­mien­to o estra­te­gia se ins­cri­be den­tro de un con­tex­to obje­ti­vo con­cre­to. Así pues, enten­de­mos que la ejem­pla­ri­dad no es tan­to un ras­go sin­gu­lar o indi­vi­dual, sino gene­ral o colec­ti­vo. Es decir, la ejem­pla­ri­dad en rela­ción a cada expe­rien­cia his­tó­ri­ca del movi­mien­to socia­lis­ta que son la con­di­ción de posi­bi­li­dad de que cier­tas figu­ras hayan podi­do resal­tar.

Por tan­to, nos ins­pi­ra­mos más en lo que dio de sí cada expe­rien­cia his­tó­ri­ca: en la tec­no­lo­gía orga­ni­za­ti­va, en la capa­ci­dad teó­ri­ca de iden­ti­fi­car el enemi­go, en las cau­sas de las vic­to­rias y derro­tas, etc. Hay que apren­der de ahí, sacar con­se­cuen­cias gene­ra­les para la lucha y saber­las apli­car a nues­tro con­tex­to con­cre­to. Tene­mos mucho que apren­der de cada expe­rien­cia his­tó­ri­ca.

Como decía­mos, cree­mos que lo ejem­plar no es una cua­li­dad sin­gu­lar, sino una acti­tud gene­ra­li­za­da de las per­so­nas que com­po­nen el movi­mien­to polí­ti­co. Es decir, es la tota­li­dad quien tie­ne que dar ejem­plo y cada mili­tan­te no es sino la expre­sión del movi­mien­to gene­ral. La van­guar­dia no la com­po­ne un gru­po redu­ci­do de inte­lec­tua­les, sino la orga­ni­za­ción polí­ti­ca en su con­jun­to, por­que es ella la que lle­va a cabo el pro­ce­so de tras­for­ma­ción de la socie­dad.

¿Vues­tro plan­teo de lucha bus­ca en un mediano pla­zo sumar­se como jóve­nes a un amplio Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal y Social? Pien­san estra­té­gi­ca­men­te en la toma del poder para avan­zar hacia el socia­lis­mo?

Nues­tro plan­teo es seguir for­ta­le­cien­do y desa­rro­llan­do lo que vie­ne deno­mi­nán­do­se el movi­mien­to socia­lis­ta. De lo que se tra­ta es de crear un poder de cla­se bajo la estra­te­gia socia­lis­ta, que sea capaz de hacer fren­te al poder bur­gués en todos sus fren­tes y desa­rro­llar un nue­vo prin­ci­pio que fun­cio­ne como fun­da­men­to del con­trol del terri­to­rio y de la diná­mi­ca de vida que se cua­je den­tro de él. La for­ma del desa­rro­llo de la orga­ni­za­ción de cla­se son, para noso­tros, el par­ti­do inte­gral y el Esta­do socia­lis­ta. El tér­mino de «movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal y social» pue­de lle­var­nos a equí­vo­cos, por­que no solo se tra­ta de pala­bras, sino de las prác­ti­cas que ellas han veni­do arti­cu­lan­do duran­te la his­to­ria del movi­mien­to obre­ro. Por eso, noso­tros pre­fe­ri­mos hablar de movi­mien­to socia­lis­ta, en con­tra­po­si­ción al movi­mien­to demó­cra­ta actual, cuyo obje­ti­vo prio­ri­ta­rio es con­se­guir com­pe­ten­cias para la cla­se media-alta.

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

26 de octu­bre de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *