Anda­lu­cía: Cues­tión nacio­nal y la nece­si­dad de nues­tra sobe­ra­nía

Tex­to ela­bo­ra­do para la char­la impar­ti­da en la Jor­na­da de For­ma­ción Nacio­nal de Jaleo!!!

Nadie mejor que la per­so­na o el pue­blo que sufre una dis­cri­mi­na­ción tie­ne con­cien­cia de su situa­ción. Y esa con­cien­cia aumen­ta su nivel cuan­do se reco­no­cen a los res­pon­sa­bles y se sien­te la nece­si­dad de luchar con­tra ellos. En suma, se sien­te la nece­si­dad de libe­rar­se de la opre­sión. Sin embar­go, las cau­sas y los res­pon­sa­bles sue­len enmas­ca­rar­se con sim­pli­fi­ca­cio­nes y fal­ta de rigor teó­ri­co y prác­ti­co, pero tam­bién con into­xi­ca­cio­nes infor­ma­ti­vas de todo tipo. La gue­rra mediá­ti­ca des­ata­da con­tra Vene­zue­la es una mues­tra cla­ra de cómo los gran­des medios de comu­ni­ca­ción se aúnan con el obje­ti­vo de mani­pu­lar e influir en las men­tes de las per­so­nas, en lo que se ha veni­do en lla­mar gue­rra psi­co­ló­gi­ca. Deci­mos esto por­que una labor esen­cial para aumen­tar la con­cien­cia es la infor­ma­ción y la for­ma­ción, empe­zan­do por noso­tras mis­mas. Se tra­ta de con­tra­rres­tar, a tra­vés de todos los medios posi­bles, la des­in­for­ma­ción y la into­xi­ca­ción infor­ma­ti­va. De poten­ciar nues­tra capa­ci­dad de ahon­dar y pro­fun­di­zar en los acon­te­ci­mien­tos polí­ti­cos, de reco­no­cer a los res­pon­sa­bles de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y socia­les que sufri­mos como pue­blo, y que sufren otros pue­blos del mun­do.

Por otro lado, en los ámbi­tos de encuen­tro de orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos que luchan en Anda­lu­cía, sur­ge el gran deba­te de cuál es el mar­co terri­to­rial de nues­tra lucha. Nos gus­ta­ría empe­zar esta char­la abor­dan­do por qué plan­tea­mos que la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo espa­ñol inser­to en la Unión Euro­pea, y el impe­rio de Esta­dos Uni­dos, debe desa­rro­llar­se en cla­ve anda­lu­za, en el mar­co de Anda­lu­cía. Y por ello empe­za­re­mos argu­men­tan­do por qué con­si­de­ra­mos que Anda­lu­cía es una nación, que la hace dife­ren­te de otros pue­blos del Esta­do espa­ñol y por qué tie­ne nece­si­da­des pro­pias y, por tan­to, requie­re luchas pro­pias por su sobe­ra­nía, por su libe­ra­ción nacio­nal.

Es habi­tual escu­char entre la gen­te crí­ti­cas al nacio­na­lis­mo, como un con­cep­to reac­cio­na­rio y egoís­ta, como un con­cep­to que bus­ca la con­fron­ta­ción entre los pue­blos. O es habi­tual escu­char en Anda­lu­cía cri­ti­car a los nacio­na­lis­mos como bur­gue­ses y reac­cio­na­rios en cla­ra alu­sión a la lucha del pue­blo cata­lán. La masi­va migra­ción anda­lu­za den­tro y fue­ra del Esta­do espa­ñol, con los inevi­ta­bles cho­ques cul­tu­ra­les y la des­igual­dad eco­nó­mi­ca y social del pue­blo anda­luz, ha sido tra­di­cio­nal­men­te uti­li­za­da por el poder y los gran­des medios para tra­tar de enfren­tar a los pue­blos. Igual que fue en los ini­cios del capi­ta­lis­mo que la opre­sión de las muje­res se uti­li­zó para la repro­duc­ción de mano de obra y para enfren­tar y divi­dir a los sexos de la cla­se obre­ra1. El «bom­bar­deo mediá­ti­co» con­tra la lucha legí­ti­ma del pue­blo cata­lán a deci­dir, mos­trán­do­los como gol­pis­tas, sepa­ra­tis­tas y rompe­dores de Espa­ña; al igual que están hacien­do con el gobierno boli­va­riano de Vene­zue­la, un gobierno legí­ti­mo por elec­ción popu­lar, pero que es tacha­do de «régi­men» y dic­ta­du­ra, cuan­do no es nom­bra­da por diri­gen­tes polí­ti­cos de for­ma racis­ta como «repú­bli­cas bana­ne­ras». En el caso de las luchas de las nacio­nes opri­mi­das, estas ideas fal­sas y mani­pu­la­das que se repi­ten macha­co­na­men­te no hace más que ali­near­se con la cla­se en el poder del nacio­na­lis­mo espa­ñol (es curio­so que cuan­do se habla de nacio­na­lis­mos de for­ma des­pec­ti­va no se refie­ren, ¡cla­ro está! al nacio­na­lis­mo del Esta­do opre­sor, pero sí de los pue­blos opri­mi­dos).

Otra crí­ti­ca que se le hace al nacio­na­lis­mo es que des­vía o frag­men­ta la uni­dad de cla­ses, y que, ade­más, se con­tra­po­ne al inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio de la tra­di­ción comu­nis­ta. Sin embar­go, la his­to­ria está lle­na de ejem­plos que mues­tran que las luchas de libe­ra­ción nacio­nal han sido inter­na­cio­na­lis­tas. Son los com­po­nen­tes más popu­la­res de estos movi­mien­tos nacio­na­les, ya que efec­ti­va­men­te pue­de haber sec­to­res bur­gue­ses y peque­ños bur­gue­ses, los que más cla­ra­men­te han mos­tra­do esa soli­da­ri­dad que se teje entre los pue­blos opri­mi­dos, espe­cial­men­te si son ata­ca­dos por el impe­ria­lis­mo. El pue­blo saha­raui, el rife­ño, el pales­tino, el sirio y yeme­ní o el de Vene­zue­la. Car­lo Fra­bet­ti decía: «El orgu­llo nacio­nal solo es com­pren­si­ble y líci­to cuan­do alguien lo nie­ga, atro­pe­lla o des­pre­cia tu iden­ti­dad y tu cul­tu­ra, es decir, cuan­do es un orgu­llo defen­si­vo y no ofen­si­vo (por eso hay un orgu­llo gay y no un orgu­llo hete­ro»2 En este sen­ti­do el nacio­na­lis­mo espa­ñol (o fran­cés) es cla­ra­men­te ofen­si­vo por­que en las con­di­cio­nes actua­les sir­ve a la oli­gar­quía y todo su apa­ra­to polí­ti­co mili­tar que cons­ti­tu­yen el Esta­do espa­ñol (o fran­cés), que apo­ya a las éli­tes euro­peas y al impe­ria­lis­mo de Esta­dos Uni­dos, lo cual no qui­ta, obvia­men­te, que encon­tre­mos oli­gar­cas y ban­que­ros anda­lu­ces, cata­la­nes, vas­cos o bre­to­nes. La recien­te his­to­ria euro­pea, nos mues­tra como sec­to­res de izquier­da, corrien­tes refor­mis­tas y, por supues­to, social­de­mó­cra­tas, de las nacio­nes opre­so­ras sus­ten­tan esta domi­na­ción sobre otros pue­blos den­tro o fue­ra de sus Esta­dos. Tan­to Marx y Engels, como Lenin y otros diri­gen­tes mar­xis­tas (Mao, Ho-Chi-Min o Fidel Cas­tro) han apo­ya­do las luchas de libe­ra­ción nacio­nal y han sido pro­ta­go­nis­tas de esas luchas y sus vic­to­rias. Des­de un aná­li­sis mar­xis­ta –y dia­léc­ti­co– las luchas en el seno de las nacio­nes opri­mi­das sin Esta­do, no solo debi­li­ta a la nación opre­so­ra sino que se vin­cu­la con el res­to de luchas a nivel inter­na­cio­nal. Esto es, nacio­na­lis­mo e inter­na­cio­na­lis­mo son dos caras de la mis­ma mone­da.

Vol­vien­do a Anda­lu­cía, ¿por qué la con­si­de­ra­mos una nación? Más allá de las dis­tin­tas defi­ni­cio­nes de nación y tra­tan­do de resal­tar algu­nos ele­men­tos que apa­re­cen en muchas de ellas, vamos empe­zar por plan­tear que Anda­lu­cía es un terri­to­rio cons­ti­tui­do his­tó­ri­ca­men­te, un aspec­to impor­tan­te, el de nues­tra his­to­ria, que ha sido amplia­men­te desa­rro­lla­do en otras char­las y tex­tos. Podría­mos seña­lar tres momen­tos deci­si­vos que mar­ca­ron, y mar­can, nues­tra situa­ción actual: 1) La con­quis­ta cas­te­lla­na. 2) La implan­ta­ción del capi­ta­lis­mo y 3) El actual capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta mun­dial en cla­ro retro­ce­so.

Estos hechos his­tó­ri­cos con­di­cio­na­ron, y con­di­cio­nan, nues­tra situa­ción eco­nó­mi­ca, en el que Anda­lu­cía se cons­ti­tu­ye como un terri­to­rio de gran­des lati­fun­dis­mos (espe­cial­men­te en la par­te occi­den­tal)3, y basa­do en el mono­cul­ti­vo (cerea­les, vino y acei­te); más recien­te­men­te fru­tas y hor­ta­li­zas median­te una agri­cul­tu­ra inten­si­va en el lito­ral para la expor­ta­ción al mer­ca­do euro­peo, insos­te­ni­ble des­de el pun­to de vis­ta eco­ló­gi­co y social. En el últi­mo ter­cio del siglo XIX se impi­dió cons­cien­te­men­te el desa­rro­llo de una bur­gue­sía indus­trial por­que cho­ca­ba con los intere­ses de la gran bur­gue­sía terra­te­nien­te anda­lu­za que for­ma­ba par­te del gran capi­tal del Esta­do, lo cual ha teni­do unas con­se­cuen­cias de retra­so eco­nó­mi­co que lle­ga has­ta nues­tros días.

En la actua­li­dad, por tan­to, Anda­lu­cía se cons­ti­tu­ye en una tie­rra bási­ca­men­te extrac­ti­vis­ta (agri­cul­tu­ra y mine­ría), con un desa­rro­llo indus­trial del sec­tor agro­ali­men­ta­rio y mine­ro. El sec­tor mine­ro ha sido tra­di­cio­nal­men­te de pro­pie­dad extran­je­ra (capi­tal bri­tá­ni­co), pero otras indus­trias desa­rro­lla­das en Anda­lu­cía (Cruz­cam­po, alma­za­ras del acei­te), aca­ban ter­mi­nan­do «en manos» de mul­ti­na­cio­na­les extran­je­ras debi­do a la com­pe­ten­cia de los pre­cios del capi­tal inter­na­cio­nal y al apo­yo de los polí­ti­cos de turno. Exis­ten, tam­bién, dos polos indus­tria­les alta­men­te con­ta­mi­nan­tes en Huel­va y bahía de Alge­ci­ras, cuyo capi­tal y cen­tros de poder son esta­ta­les o supra­es­ta­ta­les. De esta for­ma, des­de los años de la cri­sis de 2008, el ya débil sec­tor indus­trial anda­luz ha ter­mi­na­do con­tro­la­do por empre­sas extra­je­ras y trans­na­cio­na­les, lo cual no qui­ta que aún ten­ga­mos algu­nas empre­sas anda­lu­zas, espe­cial­men­te de inge­nie­ría indus­trial y reno­va­bles, basa­dos en inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo (I+D+i) que dan empleo de cali­dad y valor aña­di­do. A los sec­to­res eco­nó­mi­cos ante­rio­res se aña­de el sec­tor turis­mo, con la mis­ma fun­ción de extrac­ción de rique­za a otros luga­res a tra­vés de los turo­pe­ra­do­res, gran­des cade­nas hote­le­ras y agen­cias de via­jes trans­na­cio­na­les. Muy rela­cio­na­do con el turis­mo, exis­ten los gran­des nego­cios inmo­bi­lia­rios, ambos sec­to­res con un alto cos­te medioam­bien­tal y cul­tu­ral. Una con­fi­gu­ra­ción eco­nó­mi­ca y de la pro­pie­dad que pro­vo­ca –jun­to a la meca­ni­za­ción y con­cen­tra­ción de la pro­duc­ción agrí­co­la– el des­em­pleo estruc­tu­ral que sufre Anda­lu­cía.

Alre­de­dor de estos prin­ci­pa­les núcleos eco­nó­mi­cos, se ha desa­rro­lla­do todo un entra­ma­do del sec­tor ser­vi­cios, que es el pre­do­mi­nan­te des­de hace déca­das. Así, según datos ofi­cia­les (Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca), en el últi­mo tri­mes­tre del año 2018, en este sec­tor tra­ba­ja­ba el 75,2% de la pobla­ción ocu­pa­da en Anda­lu­cía (fren­te a la agri­cul­tu­ra, 8,6%; la indus­tria, 9,5% y la cons­truc­ción, 6,7%). Den­tro del sec­tor ser­vi­cios des­ta­can los siguien­tes sub­sec­to­res: comer­cio y repa­ra­cio­nes, que ocu­pa al 35% de dicha pobla­ción ocu­pa­da; trans­por­te y comu­ni­ca­cio­nes, el 8,8%; ser­vi­cios a empre­sas (los tam­bién lla­ma­dos ser­vi­cios auxi­lia­res), el 15,8% y ser­vi­cios públi­cos (sani­dad, edu­ca­ción, depen­den­cia, etc.), el 31% del total de la pobla­ción ocu­pa­da. Sobre un alto nivel de des­em­pleo, y ayu­da­do por leyes como la ley de refor­ma labo­ral, las con­di­cio­nes labo­ra­les se vuel­ven mucho más pre­ca­rias, des­cien­den los sala­rios y aumen­ta la tem­po­ra­li­dad en todos los sub­sec­to­res, inclui­dos los ser­vi­cios públi­cos. Jun­to a esta exten­sa cla­se tra­ba­ja­do­ra ocu­pa­da en el sec­tor ser­vi­cios se encuen­tra el per­so­nal autó­no­mo (peque­ñas tien­das y loca­les) que tie­ne que com­pe­tir con los pre­cios que mar­can las gran­des cade­nas del sec­tor.

A esta reali­dad se une la eco­no­mía sumer­gi­da, espe­cial­men­te alta en el tra­ba­jo se cui­da­dos, hos­te­le­ría o el tra­ba­jo tem­po­ral en el cam­po. Para el tra­ba­jo de tem­po­ra­da en el cam­po, son los pro­pios empre­sa­rios que pre­fie­ren uti­li­zar pobla­ción migran­te para endu­re­cer aún más su explo­ta­ción; o se rea­li­zan con­tra­tos en ori­gen (caso de las muje­res marro­quíes que tra­ba­jan en los fru­tos rojos), con la mis­ma fina­li­dad. Por otro lado, hay que recal­car que la situa­ción de des­em­pleo y pre­ca­rie­dad, jun­to a las tareas de cui­da­dos no reco­no­ci­dos, afec­ta más a las muje­res. En el últi­mo tri­mes­tre de 2018, la lla­ma­da tasa de «acti­vi­dad» en las muje­res en Anda­lu­cía no lle­gó al 50% (49,5%), fren­te al 64% de los hom­bres. La tasa de acti­vi­dad nos dice el por­cen­ta­je de las muje­res y hom­bres que ni siquie­ra bus­can empleo e, indi­rec­ta­men­te, el rea­li­za­do en la eco­no­mía sumer­gi­da. A par­tir de estas cifras tan bajas, el des­em­pleo alcan­zó al 25,4% de las muje­res (fren­te al 17,9% de los hom­bres). Este pano­ra­ma de pre­ca­rie­dad y eco­no­mía sumer­gi­da han pro­vo­ca­do, tras los años de la cri­sis, un retorno de par­te de la pobla­ción migran­te que lle­gó a Anda­lu­cía y una alta emi­gra­ción de la pobla­ción joven anda­lu­za más cua­li­fi­ca­da, que son uti­li­za­das para el enri­que­ci­mien­to de las zonas más ricas de Euro­pa y el Esta­do espa­ñol, lo que cie­rra el círcu­lo, ya his­tó­ri­co, de san­gría de nues­tra tie­rra.

Esta situa­ción de depen­den­cia eco­nó­mi­ca, social y polí­ti­ca de Anda­lu­cía, pro­duc­to de un desa­rro­llo his­tó­ri­co y eco­nó­mi­co pro­pio y dife­ren­te del res­to de pue­blos del Esta­do, se pro­du­ce en un terri­to­rio cla­ra­men­te deli­mi­ta­do des­de el pun­to de vis­ta geo­grá­fi­co: Sie­rra More­na (Des­pe­ña­pe­rros) al nor­te, el océano Atlán­ti­co y el mar Medi­te­rrá­neo, al sur. Tam­bién a nivel geo­ló­gi­co ha teni­do un ori­gen muy sin­gu­lar, en pala­bras de Gabriel Cano Gar­cía: «[…] nues­tro ámbi­to se ha for­ma­do entre dos pla­cas tec­tó­ni­cas (la afri­ca­na y la euro­pea), que han que­da­do invo­lu­cra­das en las ban­das sur y nor­te (Peni­bé­ti­ca y Sie­rra More­na) con una zona cen­tral pos­te­rior (el Valle del Gua­dal­qui­vir prin­ci­pal­men­te) deri­va­da de la ero­sión de ambas. Así, des­de hace millo­nes de años, se pro­du­ce en esta par­te del mun­do algo nue­vo entre dos con­ti­nen­tes que dejan a la vez su pro­pia hue­lla»4. Un terri­to­rio que es asien­to de una colo­nia bri­tá­ni­ca y peli­gro­sas bases mili­ta­res de la OTAN (Gibral­tar, Rota y Morón). Anda­lu­cía es puen­te entre dos con­ti­nen­tes y dos mares, de gran impor­tan­cia geo­es­tra­té­gi­ca, mili­tar y comer­cial para el impe­ria­lis­mo mun­dial. Un espa­cio natu­ral que a lo lar­go de mile­nios ha con­te­ni­do pue­blos con una iden­ti­dad dife­ren­cia­da. Un terri­to­rio con iden­ti­dad por­que se per­ci­be como tal por sus carac­te­rís­ti­cas geo­grá­fi­cas, pero, sobre todo, por sus carac­te­rís­ti­cas cul­tu­ra­les. Y por­que se ha man­te­ni­do como tal en lo fun­da­men­tal, aun­que los lími­tes no hayan sido siem­pre exac­ta­men­te los mis­mos. Así, en la épo­ca del Al-Ánda­lus, se exten­día des­de el Algar­ve por­tu­gués y la Extre­ma­du­ra al sur del Gua­dia­na5.

Otro ele­men­to que ha sido seña­la­do para defi­nir un terri­to­rio como nación es el idio­ma. Más allá del deba­te de si tene­mos o no un idio­ma pro­pio o un dia­lec­to del cas­te­llano, al que toda­vía se nos atri­bu­ye como un cas­te­llano «mal habla­do», este ele­men­to supues­ta­men­te defi­ni­to­rio de nación, no se cum­ple en múl­ti­ples nacio­nes que hablan un mis­mo idio­ma (cas­te­llano en muchos paí­ses de las Amé­ri­cas, fran­cés en muchos paí­ses afri­ca­nos, por­tu­gués, inglés, etc.). Lo que sí es un hecho, es nues­tra idio­sin­cra­sia en la for­ma de hablar, de expre­sar­nos, de sen­tir hablan­do (y can­tan­do) que con­for­ma una cul­tu­ra de fuer­te y sin­gu­lar per­so­na­li­dad. Es qui­zás por ello que el nacio­na­lis­mo espa­ñol ha inten­ta­do con­ti­nua­men­te arre­ba­tar­nos esa per­so­na­li­dad cul­tu­ral como sím­bo­los espa­ño­les, que se que­dan en tópi­cos super­fi­cia­les que nada tie­nen que ver con la cul­tu­ra anda­lu­za.

La cul­tu­ra com­pren­de los com­por­ta­mien­tos, las for­mas de cono­cer, per­ci­bir, valo­rar, rela­cio­nar­nos y expre­sar­nos con uno mis­mo y con los demás, con la socie­dad y la natu­ra­le­za, resul­ta­do de una expe­rien­cia his­tó­ri­ca pro­pia. Por tan­to, inclu­ye una gran can­ti­dad de ámbi­tos que tie­nen en común el modo de vivir, de enfren­tar­nos al sen­ti­do de la vida (y de la muer­te) lo que inclu­ye no solo nues­tros com­por­ta­mien­tos, sino tam­bién nues­tras emo­cio­nes y afec­tos. Por­que per­ci­bi­mos, sen­ti­mos y valo­ra­mos de una for­ma pecu­liar el mun­do que nos rodea, tam­bién nos expre­sa­mos y com­por­ta­mos de for­ma pecu­liar. Y esta idio­sin­cra­sia es pro­duc­to de un pro­ce­so his­tó­ri­co, social y medioam­bien­tal. La iden­ti­dad cul­tu­ral de un pue­blo se encuen­tra imbri­ca­da con la iden­ti­dad de géne­ro y cla­se social.

Si algo es cla­ra­men­te reco­no­ci­do en Anda­lu­cía, es su iden­ti­dad cul­tu­ral, su etni­ci­dad, que se inter­re­la­cio­na con la iden­ti­dad de géne­ro y cla­se social. De esta for­ma, la iden­ti­dad étni­ca está impreg­na­da del géne­ro y de la cla­se social; la iden­ti­dad de géne­ro está atra­ve­sa­da por la etni­ci­dad y por la cla­se social; y la cla­se social por el géne­ro y la etni­ci­dad6. Anda­lu­cía, por tan­to, tie­ne estas tres iden­ti­da­des con sus corres­pon­dien­tes con­te­ni­dos cul­tu­ra­les, a lo que se aña­de la impor­tan­te con­tri­bu­ción de otros colec­ti­vos: La pobla­ción gita­na, la pobla­ción migran­te, el colec­ti­vo LGT­Bi o la eta­rie­dad (mayo­res y meno­res). Esta reali­dad exis­te más allá de que haya per­so­nas que se reco­noz­can e iden­ti­fi­quen con ellas.

Otro aspec­to de nues­tra iden­ti­dad anda­lu­za es su rica cul­tu­ra artís­ti­ca, espe­cial­men­te la popu­lar, sien­do qui­zás el expo­nen­te más visi­ble y uni­ver­sal, el fla­men­co, expre­sión pro­fun­da del dolor, pero tam­bién la ale­gría, de nues­tro pue­blo. Por otro lado, de todas es reco­no­ci­da la fuer­te per­so­na­li­dad del pue­blo anda­luz y su acen­tua­da socia­bi­li­dad en diver­sos ámbi­tos (peñas, aso­cia­cio­nes, bares, clubs depor­ti­vos, polí­ti­cos, etc.). Una socia­bi­li­dad muchas veces con­fun­di­da por­que esa per­so­na­li­dad abier­ta hacia el exte­rior no se man­tie­ne acti­va si no hay una con­fian­za sufi­cien­te y mien­tras no se toque su dig­ni­dad. Una dig­ni­dad, un sen­ti­mien­to de igual­dad, que va más allá de las des­igual­da­des eco­nó­mi­cas o de poder.

Esta indis­cu­ti­ble iden­ti­dad cul­tu­ral anda­lu­za, no obs­tan­te, se ha inten­ta­do des­vir­tuar. Así, algu­nos mar­ca­do­res cul­tu­ra­les anda­lu­ces han sido uti­li­za­dos, sub­su­mi­dos, por el nacio­na­lis­mo espa­ñol como si fue­ran espa­ño­les. Tam­bién se han ocul­ta­do sus pecu­lia­ri­da­des his­tó­ri­cas, para que esa cul­tu­ra que aún con­ser­va­mos sea olvi­da­da y des­con­tex­tua­li­za­da de nues­tro pro­ce­so his­tó­ri­co, que es tam­bién eco­nó­mi­co y social. Por otra par­te, la ausen­cia de una bur­gue­sía indus­trial que hubie­se poten­cia­do una iden­ti­dad polí­ti­co nacio­nal anda­lu­za, son fac­to­res que han supues­to un freno, un vacia­do de con­te­ni­do polí­ti­co. De esta for­ma, el alto sen­ti­mien­to de ser anda­luz no se corres­pon­de con la con­cien­cia de ser nación.

Como hemos ido vien­do a lo lar­go del tex­to, el hecho es que todos los ele­men­tos cons­ti­tu­ti­vos de nación, que en la reali­dad están conec­ta­dos, mues­tran el carác­ter nacio­nal de Anda­lu­cía, que está más allá de la con­cien­cia (iden­ti­fi­ca­ción o pen­sa­mien­tos) de esa reali­dad entre su pobla­ción. Sin embar­go, este aspec­to sub­je­ti­vo ter­mi­na sien­do obje­ti­vo, y vice­ver­sa. Lo cual nos plan­tea las prio­ri­da­des de acción, tenien­do en cuen­ta nues­tras for­ta­le­zas y debi­li­da­des. Ser cons­cien­tes de nues­tra etni­ci­dad, de nues­tro carác­ter de pue­blo, es tan impres­cin­di­ble como ser cons­cien­te de nues­tra opre­sión como muje­res o como cla­se tra­ba­ja­do­ra. Por eso, poten­ciar esas con­cien­cias es esen­cial para seguir en la bata­lla de nues­tra libe­ra­ción como pue­blo.

Somos cons­cien­tes de la difi­cul­tad que encie­rra nues­tro obje­ti­vo, las éli­tes de den­tro y fue­ra de Anda­lu­cía, no nos rega­la­rán sus pri­vi­le­gios obte­ni­dos a cos­ta de la pobre­za de nues­tro pue­blo. Tam­po­co olvi­da­mos que depen­de­mos del Esta­do espa­ñol, la Unión Euro­pea y el impe­ria­lis­mo de Esta­dos Uni­dos, que han situa­do tres bases de la OTAN en nues­tro terri­to­rio y una fron­te­ra mili­ta­ri­za­da en alian­za con el Rei­no de Marrue­cos. Sabe­mos de nues­tra espe­cial situa­ción geo­es­tra­té­gi­ca, que supu­so y supo­ne un freno a nues­tras posi­bi­li­da­des de libe­ra­ción, lo cual no pue­de ser un impe­di­men­to para luchar por la jus­ta cau­sa de alcan­zar sobe­ra­nía nacio­nal que nos per­mi­ta deci­dir sobre nues­tros asun­tos. Un paso pre­vio para ir trans­for­man­do esta socie­dad capi­ta­lis­ta por otra radi­cal­men­te dife­ren­te: un socia­lis­mo libre de opre­sión patriar­cal, de gran­des pro­pie­ta­rios, lati­fun­dis­mos y mul­ti­na­cio­na­les extran­je­ras que esquil­man y con­ta­mi­nan nues­tra tie­rra, empo­bre­cien­do a nues­tros hom­bres y muje­res.

Con­cep­ción Cruz Rojo

Anda­lu­cía, 16 de abril de 2019

  1. El libro de Sil­via Fede­ri­ci: El Cali­bán y la bru­ja. Muje­res, cuer­po y acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria, ana­li­za y argu­men­ta como la caza con­tra las muje­res, la caza de bru­jas, las des­te­rró al reduc­to del hogar y al tra­ba­jo de cui­da­dos, bajo la tute­la del mari­do.
  2. Car­lo Fra­bet­ti: Nacio­na­lis­mo Pelo­te­ro», 16 de julio de 2006 (https://​ama​roz​-tolo​sa​.mfo​ros​.com/​3​8​4​5​5​2​/​5​4​5​7​1​8​5​-​n​a​c​i​o​n​a​l​i​s​m​o​-​p​e​l​o​t​e​r​o​-​c​a​r​l​o​-​f​r​a​b​e​t​t​i​-​r​e​b​e​l​i​on/).
  3. En las ricas tie­rras de las cam­pi­ñas del Gua­dal­qui­vir en el siglo XVI ya exis­tían una alta con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad de la tie­rra que pro­du­cían para el mer­ca­do ame­ri­cano y euro­peo. La tie­rra era capi­tal para rein­ver­tir en nue­vas tie­rras, aumen­tan­do aún más la con­cen­tra­ción de las tie­rras, cons­ti­tu­yén­do­se el lati­fun­dis­mo como sis­te­ma eco­nó­mi­co-social pre­do­mi­nan­te en gran par­te de la Anda­lu­cía occi­den­tal.
  4. FACTORES ESTRUCTURALES DE LA IDENTIDAD ANDALUZA (Geo­grá­fi­cos, his­tó­ri­cos y eco­nó­mi­cos). El Terri­to­rio anda­luz (Gabriel Cano Gar­cía) (http://​pen​sa​mien​to​an​da​luz​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​o​t​r​o​s​-​a​u​t​o​r​e​s​/​1​3​3​-​f​a​c​t​o​r​e​s​-​e​s​t​r​u​c​t​u​r​a​l​e​s​-​d​e​-​l​a​-​i​d​e​n​t​i​d​a​d​-​a​n​d​a​l​u​z​a​-​g​e​o​g​r​a​f​i​c​o​s​-​h​i​s​t​o​r​i​c​o​s​-​y​-​e​c​o​n​o​m​i​c​o​s​.​h​tml).
  5. I. Moreno, M. Del­ga­do Cabe­za: Anda­lu­cía: Una cul­tu­ra y una eco­no­mía para la vida, Atra­pa­sue­ños, 2013, p. 18
  6. Íbi­dem, p. 39.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *