La terri­ble des­truc­ción que se pla­nea ‎para la «Cuen­ca del Cari­be»

En una serie de artícu­los ante­rio­res pre­sen­ta­mos en este mis­mo sitio web el plan del South­Com (que los ‎lati­no­ame­ri­ca­nos desig­nan como el «Coman­do Sur» esta­dou­ni­den­se) des­ti­na­do a pro­vo­car una ‎gue­rra entre nacio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas para des­truir los Esta­dos en todos los paí­ses de la ‎lla­ma­da «Cuen­ca del Cari­be».‎

La pre­pa­ra­ción de una gue­rra de esa enver­ga­du­ra, suce­so­ra de la serie de con­flic­tos pro­vo­ca­dos ‎en el «Medio Orien­te amplia­do» (o «Gran Medio Orien­te»), es un pro­ce­so que exi­ge alre­de­dor ‎de 10 años.‎

Des­pués de la fase de des­es­ta­bi­li­za­ción eco­nó­mi­ca y del ‎sub­si­guien­te perio­do de pre­pa­ra­ción mili­tar, la ope­ra­ción pro­pia­men­te dicha debe­ría comen­zar en ‎los pró­xi­mos años con una agre­sión mili­tar con­tra Vene­zue­la. En esa agre­sión par­ti­ci­pa­rían Bra­sil ‎‎(con apo­yo de Israel), Colom­bia (alia­da de Esta­dos Uni­dos) y Guya­na (o sea, el Rei­no Uni­do).

Ven­drían des­pués agre­sio­nes mili­ta­res con­tra Cuba y Nica­ra­gua, los dos paí­ses que com­ple­tan la ‎‎«troi­ka de la tira­nía», según el con­se­je­ro esta­dou­ni­den­se de segu­ri­dad nacio­nal John Bol­ton.‎ Pero el plan ini­cial pudie­ra ver­se modi­fi­ca­do, prin­ci­pal­men­te por las nue­vas ambi­cio­nes ‎impe­ria­les del Rei­no Uni­do, que ‎podría ejer­cer cier­ta influen­cia sobre el Pen­tá­gono.

Vea­mos el pano­ra­ma actual.

‎ ‎

La evo­lu­ción de Vene­zue­la

El pre­si­den­te boli­va­riano Hugo Chá­vez había desa­rro­lla­do rela­cio­nes con el «Gran ‎Medio Orien­te» sobre una base ideo­ló­gi­ca. Chá­vez se acer­có prin­ci­pal­men­te al enton­ces ‎pre­si­den­te de Irán, Mah­mud Ahma­di­ne­yad, y al pre­si­den­te sirio Bachar al-Assad. Jun­tos, estos ‎tres pre­si­den­tes habían con­ce­bi­do la posi­bi­li­dad de fun­dar una nue­va orga­ni­za­ción ‎inter­gu­ber­na­men­tal –el «Movi­mien­to de Alia­dos Libres» – , siguien­do un mode­lo simi­lar al del ‎Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos, actual­men­te para­li­za­do este últi­mo por el ali­nea­mien­to de ‎cier­tos miem­bros tras las polí­ti­cas de Esta­dos Uni­dos.‎

El actual pre­si­den­te de Vene­zue­la, Nico­lás Madu­ro, man­tie­ne el dis­cur­so de Hugo Chá­vez pero ha ‎opta­do por una polí­ti­ca exte­rior dife­ren­te.

Madu­ro sigue ade­lan­te con la polí­ti­ca de acer­ca­mien­to a Rusia, reci­bien­do en Vene­zue­la la visi­ta ‎de bom­bar­de­ros estra­té­gi­cos rusos y fir­man­do con Mos­cú un con­tra­to para la impor­ta­ción de ‎‎600 000 tone­la­das de tri­go, que per­mi­ti­rá enfren­tar la esca­sez en Vene­zue­la. Más impor­tan­te ‎aún, Rusia inver­ti­rá en Vene­zue­la 6.000 millo­nes de dóla­res, de los cua­les 5.000 millo­nes irán al ‎sec­tor petro­le­ro. Inge­nie­ros rusos reem­pla­za­rán en ese sec­tor a los espe­cia­lis­tas vene­zo­la­nos que ‎aban­do­na­ron su país atraí­dos por los can­tos de sire­na de las com­pa­ñías extran­je­ras.

>Nico­lás Madu­ro ha reor­ga­ni­za­do las alian­zas de su país sobre bases nue­vas, esta­ble­cien­do ‎estre­chos víncu­los con Tur­quía, un país miem­bro de la OTAN y cuyas tro­pas ocu­pan actual­men­te ‎amplios terri­to­rios en el nor­te de Siria. En el mar­co de esas rela­cio­nes, Madu­ro ha via­ja­do ‎‎cua­tro veces a Estam­bul y el pre­si­den­te tur­co Recep Tay­yip Erdo­gan visi­tó Cara­cas recien­te­men­te.

Sui­za fue un país alia­do de Hugo Chá­vez, lle­gan­do inclu­so a impar­tir­le con­se­jos para la redac­ción ‎de la actual Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na. Actual­men­te, por temor a no poder seguir ‎tra­tan­do en Sui­za el oro vene­zo­lano, Nico­lás Madu­ro lo envía a Tur­quía para con­ver­tir ‎el mine­ral bru­to en lin­go­tes. En el pasa­do, ese oro que­da­ba depo­si­ta­do en ban­cos sui­zos como ‎garan­tía del cum­pli­mien­to de los con­tra­tos de expor­ta­ción de petró­leo. Aho­ra, los fon­dos ‎pro­ve­nien­tes de las ven­tas de petró­leo se trans­fie­ren a Tur­quía mien­tras que el oro ya con­ver­ti­do ‎en lin­go­tes regre­sa a Vene­zue­la. Esta orien­ta­ción pue­de inter­pre­tar­se como basa­da ya no en ‎una ideo­lo­gía sino en intere­ses, que­dan­do por defi­nir qué tipo de intere­ses.

Al mis­mo tiem­po, Vene­zue­la está sien­do blan­co de una cam­pa­ña de des­es­ta­bi­li­za­ción que ‎comen­zó con mani­fes­ta­cio­nes anti­gu­ber­na­men­ta­les extre­ma­da­men­te vio­len­tas (las lla­ma­das ‎‎«gua­rim­bas»), antes de pasar al inten­to de gol­pe de Esta­do de febre­ro de 2015 (la «Ope­ra­ción ‎Jeri­có») y a ata­ques con­tra la mone­da vene­zo­la­na y la orques­ta­ción de una ola migra­to­ria. En ese ‎con­tex­to, Tur­quía pro­por­cio­nó a Vene­zue­la la posi­bi­li­dad de sor­tear las san­cio­nes ‎esta­dou­ni­den­ses. Los inter­cam­bios entre ambos paí­ses se mul­ti­pli­ca­ron por 15 duran­te el ‎pasa­do año 2018.

Sea cual sea la evo­lu­ción del «régi­men» de Vene­zue­la, nada jus­ti­fi­ca lo que hoy se pre­pa­ra ‎en con­tra de la pobla­ción de ese país.

Coor­di­na­ción de los medios logís­ti­cos

Des­de el 31 de julio y has­ta el 12 de agos­to de 2017, el «Coman­do Sur» (South­Com) orga­ni­zó un ‎gran ejer­ci­cio mili­tar con la par­ti­ci­pa­ción de más de 3 000 efec­ti­vos pro­ve­nien­tes de 25 paí­ses alia­dos –‎entre ellos Fran­cia y Rei­no Uni­do. El obje­ti­vo era la pre­pa­ra­ción de un des­em­bar­co relám­pa­go de ‎tro­pas en Vene­zue­la.

Colom­bia

Colom­bia es un Esta­do, pero no lle­ga a ser una nación. La pobla­ción colom­bia­na vive divi­di­da en ‎cla­ses socia­les geo­grá­fi­ca­men­te sepa­ra­das. Casi nin­gún colom­biano se aven­tu­ra en un barrio ‎per­te­ne­cien­te a una cla­se social que no sea la suya. Esta estric­ta sepa­ra­ción geo­grá­fi­ca ‎en fun­ción de las cla­ses o cate­go­rías socia­les ha hecho posi­ble la mul­ti­pli­ca­ción de fuer­zas para­mi­li­ta­res y, ‎por con­si­guien­te, los con­flic­tos arma­dos inter­nos que han deja­do en Colom­bia más de 220 000 muer­tos en ‎unos 30 años.

Des­de su lle­ga­da al poder, en agos­to de 2018, el pre­si­den­te colom­biano Iván Duque ha hecho ‎tam­ba­lear­se la frá­gil paz que su pre­de­ce­sor, Juan Manuel San­tos, ya había con­clui­do con las ‎FARC (Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia) y que esta­ba por con­cre­tar­se con el ELN ‎‎(Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal). Duque no ha exclui­do la opción de una inter­ven­ción mili­tar ‎con­tra Vene­zue­la. Según reve­la­cio­nes del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, Esta­dos Uni­dos entre­na ‎actual­men­te 734 mer­ce­na­rios en un cam­pa­men­to de la región colom­bia­na de Tona, para ‎uti­li­zar­los en una ope­ra­ción de «ban­de­ra fal­sa»1 des­ti­na­da a ‎des­atar la gue­rra con­tra Vene­zue­la. Debi­do a la par­ti­cu­la­ri­dad socio­ló­gi­ca de Colom­bia, no es ‎posi­ble decir con cer­te­za si ese cam­po de entre­na­mien­to está o no bajo con­trol del gobierno de ‎Bogo­tá. ‎‎

Guya­na

En el siglo 19, las poten­cias colo­nia­les se pusie­ron de acuer­do sobre el tra­za­do de la fron­te­ra ‎entre la Gua­ya­na bri­tá­ni­ca (la actual Repú­bli­ca Coope­ra­ti­va de Guya­na) y la Gua­ya­na holan­de­sa ‎‎(hoy Repú­bli­ca de Suri­nam). Pero nin­gún tex­to fijó la fron­te­ra entre la zona bri­tá­ni­ca y la zona ‎espa­ño­la (la actual Vene­zue­la). Hoy en día, Guya­na admi­nis­tra de fac­to 160 000 kiló­me­tros ‎cua­dra­dos de jun­gla aún suje­tos a liti­gio con Vene­zue­la. En vir­tud del acuer­do de Gine­bra del 17 ‎de febre­ro de 1966, ambos paí­ses recu­rrie­ron al enton­ces secre­ta­rio gene­ral de la ONU –el ‎bir­mano U Thant. Pero la solu­ción sigue pen­dien­te. Guya­na pro­po­ne poner el pro­ble­ma en manos ‎de la Cor­te de Arbi­tra­je de la ONU mien­tras que Vene­zue­la pre­fie­re la nego­cia­ción direc­ta entre ‎los dos paí­ses.

Este dife­ren­do terri­to­rial no pare­cía urgen­te ya que la zona en dispu­ta es una jun­gla des­po­bla­da ‎que apa­ren­te­men­te care­cía de valor, pero se tra­ta de un inmen­so espa­cio que repre­sen­ta ‎dos ter­ce­ras par­tes de Guya­na. El acuer­do de Gine­bra ha sido vio­la­do 15 veces por Guya­na, ‎por ejem­plo auto­ri­zan­do la explo­ta­ción de una mina de oro en ese terri­to­rio. Pero lo más ‎impor­tan­te apa­re­ció en 2015 cuan­do Exxon­Mo­bil des­cu­brió petró­leo en el Atlán­ti­co, ‎pre­ci­sa­men­te en las aguas terri­to­ria­les de la zona en dispu­ta.

La pobla­ción de Guya­na se com­po­ne en un 40% de des­cen­dien­tes de indios2, un 30% de des­cen­dien­tes de afri­ca­nos, un 20% de ‎mes­ti­zos y un 10% de pobla­cio­nes autóc­to­nas ame­rin­dias. Los indios están muy pre­sen­tes en los ‎orga­nis­mos públi­cos de Guya­na y los des­cen­dien­tes de afri­ca­nos son mayo­ría en el ejér­ci­to.

El 21 de diciem­bre de 2018, una moción de cen­su­ra fue pre­sen­ta­da en el par­la­men­to guya­nés ‎con­tra el gobierno del pre­si­den­te David Gran­ger, un gene­ral pro­bri­tá­ni­co y anti­ve­ne­zo­lano, que ‎lle­gó al poder en 2015. Para sor­pre­sa de todos, un dipu­tado –Cha­rran­das Per­saud– votó con­tra su ‎pro­pio par­ti­do pro­vo­can­do así la caí­da del gobierno, cuya mayo­ría se limi­ta­ba a un solo voto. ‎Guya­na vive des­de enton­ces una situa­ción de gra­ve ines­ta­bi­li­dad. Se igno­ra si el pre­si­den­te ‎Gran­ger, actual­men­te bajo qui­mio­te­ra­pia, será capaz de con­ti­nuar ejer­cien­do sus fun­cio­nes ‎mien­tras que el dipu­tado Cha­rran­das Per­saud tuvo que aban­do­nar la sede del par­la­men­to ‎uti­li­zan­do una sali­da de esca­pe y huyó a Cana­dá.

El 22 de diciem­bre de 2018, en medio de la cri­sis guber­na­men­tal guya­ne­sa, dos bar­cos ‎con­tra­ta­dos por la trans­na­cio­nal esta­dou­ni­den­se Exxon­Mo­bil –el Ram­form Thethys, con ban­de­ra ‎de Baha­mas, y el Del­ta Monarch, de Tri­ni­dad y Toba­go– ini­cia­ron tra­ba­jos de pros­pec­ción en la ‎zona en dispu­ta con Vene­zue­la3‎. Con­si­de­ran­do que se tra­ta­ba de una vio­la­ción del acuer­do ‎de Gine­bra, la mari­na de Vene­zue­la expul­só los dos bar­cos de la zona en dispu­ta. El minis­te­rio de ‎Exte­rio­res de Guya­na denun­ció el hecho como un acto hos­til.‎

El 30 de diciem­bre, el minis­tro de Defen­sa del Rei­no Uni­do, Gavin William­son, decla­ró al ‎‎Sun­day Times que la Coro­na pone fin a la doc­tri­na de des­co­lo­ni­za­ción que Whi­tehall venía ‎siguien­do des­de el fias­co fran­co-bri­tá­ni­co de Suez, en 1956. Por con­si­guien­te, Lon­dres, que hoy cuen­ta con bases mili­ta­res en Gibral­tar, ‎Chi­pre, en la isla de Die­go Gar­cia y en las islas Mal­vi­nas, se pre­pa­ra aho­ra para abrir una nue­va ‎base mili­tar en el Cari­be, qui­zás en la isla de Mon­se­rrat pero más pro­ba­ble­men­te en Guya­na. Esa ‎nue­va base mili­tar bri­tá­ni­ca debe­ría ser ope­ra­cio­nal en 2022.‎

El otro vecino de Guya­na es Suri­nam (la Gua­ya­na holan­de­sa). El pre­si­den­te de Suri­nam, Desi ‎Bou­ter­se, está acu­sa­do en Euro­pa de trá­fi­co de dro­gas en un caso ante­rior a su elec­ción. Pero ‎su hijo, Dino Bou­ter­se, fue arres­ta­do en Pana­má, en 2013, a pesar de que había entra­do a ese ‎país con un pasa­por­te diplo­má­ti­co. De Pana­má, Dino Bou­ter­se fue extra­di­ta­do a Esta­dos Uni­dos, ‎don­de fue con­de­na­do a 16 años de cár­cel por trá­fi­co de dro­gas, pero en reali­dad fue por­que ‎esta­ba ins­ta­lan­do el Hez­bo­llah liba­nés en Suri­nam.

Bra­sil

En mayo de 2016, Hen­ri­que Mei­re­lles, minis­tro de Finan­zas del gobierno de tran­si­ción del líbano-‎brasileño Michel Temer, desig­nó como direc­tor del Ban­co Cen­tral de Bra­sil al israe­lo-bra­si­le­ño Ilan ‎Gold­fajn. Mei­re­lles, quien pre­si­día ade­más el Comi­té Pre­pa­ra­to­rio de los Jue­gos Olím­pi­cos, ‎recu­rrió tam­bién al ejér­ci­to israe­lí (Tsahal) para coor­di­nar el tra­ba­jo del ejér­ci­to y de la poli­cía ‎bra­si­le­ños en cuan­to a garan­ti­zar la segu­ri­dad de la cita olím­pi­ca. Al con­tro­lar simul­tá­nea­men­te ‎el Ban­co Cen­tral, el ejér­ci­to y la poli­cía, Israel no encon­tró la menor difi­cul­tad para incen­ti­var las ‎pro­tes­tas con­tra la corrup­ción entre los diri­gen­tes del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res.

Cre­yen­do que la enton­ces pre­si­den­te de Bra­sil, Dil­ma Rous­seff, había mani­pu­la­do las cuen­tas ‎públi­cas en el mar­co del escán­da­lo de Petro­bras –la empre­sa mayo­ri­ta­ria­men­te esta­tal que ‎comer­cia­li­za el petró­leo bra­si­le­ño– el par­la­men­to des­ti­tu­yó a la man­da­ta­ria en agos­to de 2016, ‎a pesar de que no había hechos com­pro­ba­dos que per­mi­tie­sen incri­mi­nar­la.

En medio de la cam­pa­ña elec­to­ral de 2018, el can­di­da­to a la pre­si­den­cia de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, ‎se fue a Israel, a bau­ti­zar­se en las aguas del río Jor­dán, garan­ti­zan­do así el voto masi­vo a su favor ‎de los elec­to­res vin­cu­la­dos a las igle­sias evan­gé­li­cas.

Jair Bol­so­na­ro ganó la elec­ción tenien­do como can­di­da­to a la vice­pre­si­den­cia al gene­ral Hamil­ton ‎Mou­rao. Duran­te la eta­pa de tran­si­ción, el gene­ral Hamil­ton Mou­rao decla­ró públi­ca­men­te que ‎Bra­sil tenía que pre­pa­rar­se para enviar un con­tin­gen­te mili­tar a Vene­zue­la como «fuer­za de ‎paz»… des­pués del derro­ca­mien­to del pre­si­den­te Nico­las Madu­ro. Esas pala­bras cons­ti­tu­yen una ‎ame­na­za casi des­ca­ra­da, a la que Bol­so­na­ro tra­tó de res­tar impor­tan­cia.

El 3 de enero de 2019, en entre­vis­ta con­ce­di­da al canal de tele­vi­sión SBT, el ya pre­si­den­te ‎Bol­so­na­ro men­cio­nó nego­cia­cio­nes con el Pen­tá­gono con vis­tas a la aper­tu­ra de una base mili­tar ‎esta­dou­ni­den­se en Bra­sil. Esta decla­ra­ción ha encon­tra­do fuer­te opo­si­ción en el seno de las fuer­zas ‎arma­das bra­si­le­ñas, don­de se esti­ma que Bra­sil es total­men­te capaz de defen­der­se solo.

En oca­sión de su inves­ti­du­ra, el 2 de enero de 2019, el fla­man­te pre­si­den­te Bol­so­na­ro se reu­nió ‎con el pri­mer minis­tro de Israel, Ben­ya­min Netan­yahu. Era la pri­me­ra vez que una per­so­na­li­dad ‎israe­lí de tan alto nivel via­ja­ba a Bra­sil. El pre­si­den­te Bol­so­na­ro apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad para ‎anun­ciar que la emba­ja­da bra­si­le­ña en Tel Aviv va a ser tras­la­da­da a Jeru­sa­lén.‎

El secre­ta­rio de Esta­do esta­dou­ni­den­se, Mike Pom­peo, quien tam­bién asis­tió a la inves­ti­du­ra de ‎Bol­so­na­ro, se reu­nió en Bra­sil con el minis­tro de Exte­rio­res de Perú, Nés­tor Popo­li­zio, y anun­ció ‎jun­to al nue­vo pre­si­den­te bra­si­le­ño su inten­ción de luchar a su lado con­tra los «regí­me­nes ‎auto­ri­ta­rios» de Vene­zue­la y Cuba. En su via­je de regre­so a Esta­dos Uni­dos, Pom­peo hizo esca­la ‎en Bogo­tá para reu­nir­se con el pre­si­den­te colom­biano, Iván Duque. Ambos se con­cer­ta­ron para ‎tra­ba­jar jun­tos con vis­ta a ais­lar a Vene­zue­la en el plano diplo­má­ti­co.

El 4 de enero de 2019, los 14 paí­ses miem­bros del lla­ma­do «Gru­po de Lima» (entre los que ‎se encuen­tran Bra­sil, Colom­bia y Guya­na) se reu­nie­ron para emi­tir un comu­ni­ca­do don­de ‎decla­ran «ile­gí­ti­mo» el nue­vo man­da­to del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, que comien­za el 10 de ‎enero. Méxi­co se negó a fir­mar ese comu­ni­ca­do. ‎

Por otro lado, 6 paí­ses del gru­po acu­di­rán al Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal para acu­sar al ‎pre­si­den­te Madu­ro de «crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad».

Es evi­den­te que está en mar­cha el pro­ce­so que debe lle­var a la gue­rra. Están en jue­go fuer­zas ‎enor­mes y pocas cosas pue­den aún lle­gar a dete­ner­las.

Es en este con­tex­to que Rusia está estu­dian­do la posi­bi­li­dad de abrir una base aero­na­val ‎per­ma­nen­te en Vene­zue­la. La Orchi­la –la isla don­de estu­vo rete­ni­do el pre­si­den­te Hugo Chá­vez ‎duran­te la inten­to­na gol­pis­ta de abril de 2002– ofre­ce las con­di­cio­nes nece­sa­rias para el ‎esta­cio­na­mien­to de bom­bar­de­ros estra­té­gi­cos. Esto sería para Esta­dos Uni­dos unaa­me­na­za ‎mucho mayor que los misi­les sovié­ti­cos des­ple­ga­dos en Cuba, en octu­bre de 1962.

Thierry Meys­san

8 de enero de 2019

  1. Una «ope­ra­ción de ban­de­ra fal­sa», fal­se flag, es ‎una pro­vo­ca­ción per­pe­tra­da de mane­ra que pue­da atri­buir­se a la par­te adver­sa, pro­por­cio­nan­do ‎así el pre­tex­to que jus­ti­fi­ca­rá una acción de «res­pues­ta». Nota de la Red Vol­tai­re.
  2. No se tra­ta de ‎ame­rin­dios –pobla­do­res autóc­to­nos de la región– sino de des­cen­dien­tes de fami­lias pro­ve­nien­tes ‎de la India. Nota de la Red Vol­tai­re.
  3. El 9 de enero de 2019, o sea al día siguien­te de la publi­ca­ción de este artícu­lo, el pre­si­den­te ‎Nico­lás Madu­ro pre­sen­tó en con­fe­ren­cia de pren­sa las prue­bas (gra­ba­cio­nes de video y de audio) ‎que demues­tran sin lugar a dudas que los bar­cos de pros­pec­ción que par­ti­ci­pa­ron en el inci­den­te marí­ti­mo se halla­ban en aguas terri­to­ria­les de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. Nota de la ‎‎Red Vol­tai­re.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *