Seguir luchando para liberar Andalucía del españolismo

Des­de Nación Anda­lu­za agra­de­ce­mos a las 4988 anda­lu­zas que han opta­do por apo­yar nues­tras can­di­da­tu­ras, las úni­cas que apos­ta­ban por una Anda­lu­cía inde­pen­dien­te, socia­lis­ta y femi­nis­ta.

Valo­ra­mos posi­ti­va­men­te los resul­ta­dos con­se­gui­dos que supe­ran los resul­ta­dos de 2004 (enton­ces en una coa­li­ción jun­to con otras orga­ni­za­cio­nes). Más aún cuan­do dichos votos refle­jan el esta­do de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta anda­lu­za en 7 de las 8 pro­vin­cias. Enten­de­mos que los 4988 votos (según resul­ta­dos pro­vi­sio­na­les) reci­bi­dos a nues­tras can­di­da­tu­ras son una base más que sufi­cien­te a par­tir de la cual hay que con­ti­nuar cons­tru­yen­do y amplian­do la base mili­tan­te de Nación Anda­lu­za y de las orga­ni­za­cio­nes socia­les sobe­ra­nis­tas y revo­lu­cio­na­rias que lle­ven la lucha por la libe­ra­ción de Anda­lu­cía has­ta sus últi­mas con­se­cuen­cias.

A nivel gene­ral los resul­ta­dos mani­fies­tan una evi­den­te dere­chi­za­ción social que nos pare­ce alar­man­te. Los recor­tes socia­les con­ti­nuos, la ges­tión catas­tró­fi­ca con­ti­nua­da de los ser­vi­cios públi­cos por par­te de los dis­tin­tos gobier­nos del PSOE(y sus acom­pa­ñan­tes oca­sio­na­les), la ausen­cia de una pers­pec­ti­va de cam­bio para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz des­de el refor­mis­mo (que ya anun­ció en ple­na cam­pa­ña un posi­ble pac­to con el PSOE), la des­mo­vi­li­za­ción así como el gran cho­vi­nis­mo espa­ño­lis­ta com­par­ti­do por los cua­tros gran­des par­ti­dos en dis­tin­tas for­mas y gra­dos, ha pues­to las con­di­cio­nes para la irrup­ción de la ultra­de­re­cha en el Par­la­men­to anda­luz con 12 esca­ños.

Hemos de ano­tar que el regio­na­lis­mo encar­na­do en Anda­lu­cía por Sí se vuel­ve a hun­dir­se con un resul­ta­do que alcan­za solo un ter­cio del con­se­gui­do por su ante­rior mar­ca ‑el Par­ti­do Anda­lu­cis­ta- en 2015 que­dán­do­se en 22000 votos. Sin pro­yec­to nacio­nal pro­pio ni pro­yec­to social eman­ci­pa­dor, con­ti­núa así en una vía muer­ta que lo lle­va­rá a una diso­lu­ción orgá­ni­ca cer­ca­na o leja­na.

En cuan­to a Vox, es un pro­duc­to del tra­ba­jo que el PSOE ‑con sus dis­tin­tos socios de gobierno- lle­va hacien­do en Anda­lu­cía duran­te 40 años. De la invo­lu­ción polí­ti­ca que han pro­mo­vi­do entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra anda­lu­za, su fas­cis­ti­za­ción cre­cien­te y la legi­ti­ma­ción de su sobre­ex­plo­ta­ción bajo pará­me­tros abier­ta­men­te xenó­fo­bos (como el caso de El Eji­do muni­ci­pio anda­luz en el que Vox es pri­me­ra fuer­za). Una mani­fes­ta­ción agre­si­va del espa­ño­lis­mo del que Susa­na Díaz ‑pero tam­bién los pre­si­den­tes ante­rio­res como Gri­ñan o Cha­ves- ha hecho gala en los últi­mos 4 años. Pero tam­bién lo es de la impo­ten­cia del refor­mis­mo y el regio­na­lis­mo para ofre­cer pers­pec­ti­vas de cam­bio al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, emplea­dos en aca­pa­rar espa­cios ins­ti­tu­cio­na­les y ali­men­tar a su abun­dan­te cohor­te de libe­ra­das antes que en mejo­rar la vida del Pue­blo Anda­luz. Es fru­to de la renun­cia por par­te de la “izquier­da” espa­ño­la y de sus sucur­sa­les en Anda­lu­cía de enfren­tar al capi­ta­lis­mo, des­mo­vi­li­zan­do a la pobla­ción ante las pro­me­sas de cam­bio a tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes, el asu­mir las posi­cio­nes del espa­ño­lis­mo en Cata­lun­ya, negán­do­se a enfren­tar al fas­cis­mo ins­tru­men­ta­li­za­do por el capi­tal en las calles de Cata­lun­ya por prio­ri­zar la uni­dad de Espa­ña y su mar­co jurí­di­co, han alla­na­do el camino para que el capi­tal reor­ga­ni­ce sus peo­nes y nos mues­tre sus inten­cio­nes de nue­vos recor­tes en dere­chos y liber­ta­des ante el repun­te de la cri­sis eco­nó­mi­ca que está por lle­gar. Y por supues­to, es el ala dere­cha de un Par­ti­do Popu­lar en el que se ha desa­rro­lla­do y cre­ci­do has­ta des­ga­jar­se ante la des­com­po­si­ción del bipar­ti­dis­mo espa­ñol.

A par­tir de maña­na 3 de diciem­bre la lucha con­tra el fas­cis­mo va a ser una prio­ri­dad para Nación Anda­lu­za como lo ha sido siem­pre. Sin ir más lejos den­tro de un mes ‑el pró­xi­mo 2 de enero- esta­re­mos de nue­vo en las calles de Gra­na­da recha­zan­do la cele­bra­ción de la con­quis­ta de nues­tra últi­ma ciu­dad anda­lu­sí, por ejem­plo. Pero la lucha con­tra el fas­cis­mo no va a ser excu­sa para tran­si­gir con el refor­mis­mo ni con el cho­vi­nis­mo espa­ñol “mode­ra­do” que pue­de repre­sen­tar el PSOE y sus adlá­te­res. La uni­dad ha de ser una uni­dad revo­lu­cio­na­ria, des­de la base, en las calles y para echar al fas­cis­mo y al espa­ño­lis­mo de Anda­lu­cía. El pro­ble­ma no es Vox sino los que duran­te tan­tos años han tra­ba­ja­do para que Vox sea una reali­dad. Los que han tra­ba­ja­do para man­te­ner el some­ti­mien­to y la depen­den­cia de una Anda­lu­cía alie­na­da, para espa­ño­li­zar Anda­lu­cía. Esa alie­na­ción se ha mani­fes­ta­do hoy en toda su exten­sión. Por eso se hace nece­sa­rio seguir luchan­do con más fuer­za y deter­mi­na­ción con­tra ella en cual­quie­ra de sus for­mas.

¡Por una Anda­lu­cía libre del espa­ño­lis­mo y el fas­cis­mo !

¡Por la Repú­bli­ca Anda­lu­za de Tra­ba­ja­do­ras !

Per­ma­nen­te de la C.N. de Nación Anda­lu­za.

Anda­lu­cía, 2 de diciem­bre de 2018.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: