150 ani­ver­sa­rio de «El capi­tal». El rei­no feti­chi­za­do de la mer­can­cía

«Cada capi­ta­lis­ta […] recu­rre a todos los medios para inci­tar­los a con­su­mir [a los obre­ros], para pres­tar a sus mer­can­cías nue­vos atrac­ti­vos, para hacer­les creer que tie­nen nue­vas nece­si­da­des, etc. Pre­ci­sa­men­te a este aspec­to de la rela­ción entre capi­tal y tra­ba­jo cons­ti­tu­ye un ele­men­to fun­da­men­tal de la civi­li­za­ción; sobre él se basa la jus­ti­fi­ca­ción his­tó­ri­ca, pero tam­bién el poder actual del capi­tal.»

Marx, 1971b: 230

«Marx hizo famo­so el tér­mino «fan­tas­ma­go­ría», uti­li­zán­do­lo para des­cri­bir el mun­do de las mer­can­cías que, en su mera pre­sen­cia visi­ble, ocul­ta todo ras­tro de tra­ba­jo que las pro­du­jo. Echan un velo sobre el pro­ce­so pro­duc­ti­vo y, al igual que las pin­tu­ras de esta­dos de áni­mo, alien­tan a sus espec­ta­do­res a iden­ti­fi­car­las con sue­ños y fan­ta­sías sub­je­ti­vas.»

Buck-Morss, 2005: 201

«La rique­za de las socie­da­des en las que domi­na el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta se pre­sen­ta como un «enor­me cúmu­lo de mer­can­cías», y la mer­can­cía indi­vi­dual como la for­ma ele­men­tal de esa rique­za. Nues­tra inves­ti­ga­ción, por con­si­guien­te, se ini­cia con el aná­li­sis de la mer­can­cía» (Marx, 1988: 43). Con estas pala­bras se abre el pri­mer capí­tu­lo de El capi­tal, publi­ca­do en 1867. Sal­vo para los habi­tan­tes de Ingla­te­rra, esa afir­ma­ción era enig­má­ti­ca y has­ta exa­ge­ra­da, pues­to que el capi­ta­lis­mo pro­pia­men­te hablan­do –es decir, que se hubie­ra apo­de­ra­do de la pro­duc­ción– solo exis­tía en ese país, pero en nin­gún otro lugar había alcan­za­do ese nivel de desa­rro­llo, en unos cuan­tos paí­ses se esta­ban ges­tan­do y peor aún en muchos luga­res del mun­do ni siquie­ra había sur­gi­do. En este sen­ti­do, los lec­to­res con­tem­po­rá­neos de Marx podían pen­sar que su pun­to de par­ti­da, el aná­li­sis de la mer­can­cía, no era muy con­vin­cen­te y dudo­so que la mer­can­cía se hubie­ra gene­ra­li­za­do.

Hoy, un siglo y medio des­pués, las pala­bras de Marx son de una impre­sio­nan­te actua­li­dad, casi una tri­via­li­dad, pues­to que la for­ma mer­can­cía rei­na a lo lar­go y ancho del pla­ne­ta. En efec­to, la expan­sión mun­dial del capi­ta­lis­mo lle­va apa­re­ja­da la uni­ver­sa­li­za­ción de las mer­can­cías, lo cual debe ser enten­di­do en un doble sen­ti­do. De un lado, en el ámbi­to geo­grá­fi­co, el domi­nio del capi­ta­lis­mo en los cin­co con­ti­nen­tes supo­ne, de mane­ra auto­má­ti­ca, la gene­ra­li­za­ción del rei­no mer­can­til. Y de otro lado, la for­ma mer­can­cía ha colo­ni­za­do todas las esfe­ras de la socie­dad, la vida y la natu­ra­le­za, inclu­so en nive­les que se supo­nían impen­sa­bles hace unas cuan­tas déca­das, como suce­de con los óvu­los y los esper­ma­to­zoi­des. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria huma­na todo ha sido con­ver­ti­do en mer­can­cías, des­de ele­men­tos micros­có­pi­cos (como los genes) has­ta gigan­tes­cas estruc­tu­ras (como los saté­li­tes arti­fi­cia­les). El mun­do ha sido trans­for­ma­do en un inmen­so bazar pla­ne­ta­rio don­de se com­pran y se ven­den las cosas más inve­ro­sí­mi­les: órga­nos del cuer­po humano, genes, bebes, fut­bo­lis­tas, mode­los y vedet­tes de la farán­du­la, jun­to con los sen­ti­mien­tos más abs­trac­tos y subli­mes (empe­zan­do por el amor). Cual­qu «libre mer­ca­do», como acon­te­ce con los ali­men­tos, la salud, la edu­ca­ción, la recrea­ción y la cul­tu­ra.

La mer­can­cía y las nece­si­da­des

En prin­ci­pio, pue­de pen­sar­se, como lo hacen los capi­ta­lis­tas y sus ideó­lo­gos, que pro­du­cir mer­can­cías es indis­pen­sa­ble para satis­fa­cer nece­si­da­des huma­nas y, en con­se­cuen­cia, está más que jus­ti­fi­ca­da su pro­duc­ción pues­to que la mis­ma bene­fi­cia a los seres huma­nos y ello haría no solo inevi­ta­ble la pro­duc­ción de mer­can­cías sino que con­ver­ti­ría en bene­fac­to­res a los capi­ta­lis­tas.

Este supues­to debe dis­cu­tir­se, y Marx lo hace, a par­tir no solo de la dife­ren­cia­ción entre valor de uso y valor de cam­bio, el doble carác­ter de la mer­can­cía, en el que pre­do­mi­na el segun­do aspec­to, sino con­si­de­ran­do las nece­si­da­des huma­nas. Al res­pec­to, pue­de dife­ren­ciar­se entre nece­si­da­des bási­cas, vita­les, y nece­si­da­des super­fluas o ins­tru­men­ta­les. Las pri­me­ras hacen refe­ren­cia a la satis­fac­ción de los reque­ri­mien­tos bio­ló­gi­cos y ani­ma­les que tene­mos los seres huma­nos (tales como comer, ves­tir­nos, tener un techo que nos cobi­je, man­te­ner rela­cio­nes sexua­les y repro­duc­ti­vas), como a algu­nas nece­si­da­des his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les, que se van cons­tru­yen­do en el pro­ce­so de evo­lu­ción social. En ese sen­ti­do, Marx indi­ca que se pue­de hablar de «medios de con­su­mo nece­sa­rios», «sien­do indi­fe­ren­te que tal o cual pro­duc­to, como por ejem­plo el taba­co, sea o no un medio de con­su­mo nece­sa­rio des­de el pun­to de vis­ta fisio­ló­gi­co; bas­ta­rá con que lo sea por la fuer­za de la cos­tum­bre» (Marx, 1984: 493).

Pero Marx ano­ta en otra de sus escri­tos que exis­te una rela­ción direc­ta entre la pro­duc­ción y el con­su­mo, ya que «la pro­duc­ción es media­do­ra del con­su­mo, cuyos mate­ria­les crea y sin los cua­les a este le fal­ta­ría el obje­to». Pero

[…] el con­su­mo es tam­bién media­dor de la pro­duc­ción, en cuan­to crea para los pro­duc­tos el suje­to para el cual ellos son pro­duc­tos. El pro­duc­to alcan­za su final solo en el con­su­mo. […] Sin pro­duc­ción no hay con­su­mo pero sin con­su­mo tam­po­co hay pro­duc­ción ya que en ese caso la pro­duc­ción no ten­dría obje­to. El con­su­mo pro­du­ce la pro­duc­ción de dos mane­ras: 1). En cuan­to el pro­duc­to se hace pro­duc­to solo en el con­su­mo […]; 2) en cuan­to el con­su­mo crea la nece­si­dad de una nue­va pro­duc­ción, y por lo tan­to el móvil ideal de la pro­duc­ción, su impul­so interno, que es su supues­to. El con­su­mo crea el impul­so de la pro­duc­ción y crea igual­men­te el obje­to que actúa en la pro­duc­ción como deter­mi­nan­te de la fina­li­dad de ésta. Si resul­ta cla­ro que la pro­duc­ción ofre­ce el obje­to del con­su­mo en su aspec­to mani­fies­to, no es menos cier­to que el con­su­mo pone ideal­men­te el obje­to de la pro­duc­ción, como ima­gen inte­rior, como nece­si­dad, como impul­so y como fina­li­dad. Ella crea los obje­tos de la pro­duc­ción bajo una for­ma que es toda­vía sub­je­ti­va. Sin nece­si­da­des no hay pro­duc­ción. Pero el con­su­mo repro­du­ce las nece­si­da­des (Marx, 1971b: 11 y s.).

Dicho en for­ma resu­mi­da: sal­vo las nece­si­da­des bio­ló­gi­cas, las demás son his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les y, algo acen­tua­do en el capi­ta­lis­mo, la pro­duc­ción gene­ra el obje­to del con­su­mo, el modo de con­su­mo, el impul­so del con­su­mo y, por supues­to, al pro­pio con­su­mi­dor. En ese aná­li­sis ya se insi­núa lo que hoy es domi­nan­te a nivel mun­dial, que el con­su­mo «repro­du­ce las nece­si­da­des», lo que con­du­ce a plan­tear el con­su­mo de lujo o con­su­mo sun­tua­rio. En prin­ci­pio, duran­te las pri­me­ras fases del capi­ta­lis­mo en un terri­to­rio deter­mi­na­do, ese con­su­mo sun­tua­rio se limi­ta­ba a las cla­ses domi­nan­tes, pero lue­go a medi­da que se aba­ra­ta­ba la pro­duc­ción de mer­can­cías y aumen­ta­ba el poder adqui­si­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res ese con­su­mo sun­tua­rio ten­dió a incre­men­tar­se. Marx eso lo vio aso­cia­do a los momen­tos de pros­pe­ri­dad en el ciclo capi­ta­lis­ta, cuan­do flo­re­ce la espe­cu­la­ción, ins­tan­te en el que

no solo aumen­ta el con­su­mo de medios de sub­sis­ten­cia nece­sa­rios; la cla­se obre­ra (a la que aho­ra se incor­po­ra, de mane­ra acti­va, su ejér­ci­to de reser­va en pleno) par­ti­ci­pa momen­tá­nea­men­te tam­bién en el con­su­mo de artícu­los sun­tua­rios, que en otras cir­cuns­tan­cias le son inac­ce­si­bles, y ade­más, asi­mis­mo, en la cla­se de artícu­los de con­su­mo nece­sa­rios que en la mayor par­te son, de ordi­na­rio, medios de con­su­mo «nece­sa­rios» sólo para la cla­se de los capi­ta­lis­ta, lo cual pro­vo­ca a su vez un aumen­to de los pre­cios (Marx, 1984: 501 y s.).

Des­pués del fin de la Segun­da Gue­rra Mun­dial se pro­du­ce una «explo­sión del con­su­mo» –lo que lle­vo a que algu­nos auto­res acu­ña­ran la vapo­ro­sa deno­mi­na­ción de «socie­dad de con­su­mo»– que está aso­cia­da a los incre­men­tos en la pro­duc­ción de mer­can­cías, que a su vez son el resul­ta­do, des­de el pun­to de vis­ta mate­rial, de la exis­ten­cia de fuen­tes abun­dan­tes de ener­gías fósi­les, prin­ci­pal­men­te petró­leo, y de los nota­bles desa­rro­llos de la tec­no­cien­cia apli­ca­da a la indus­tria y a la agri­cul­tu­ra. Y des­de el pun­to de vis­ta social, eso solo es posi­ble con la explo­ta­ción de impor­tan­tes con­tin­gen­tes de fuer­za de tra­ba­jo en el mun­do. Con petró­leo y mate­ria­les se pro­du­ce una gran can­ti­dad de mer­can­cías, muchas de las cua­les en la épo­ca de Marx podían con­si­de­rar­se como pro­pias de un con­su­mo sun­tua­rio (como los medios de trans­por­te pri­va­dos, v.g. el auto­mó­vil) o que inclu­so no exis­tían (como los elec­tro­do­més­ti­cos), pero que en algu­nos luga­res, como en Euro­pa cen­tral y nór­di­ca, así como en los Esta­dos Uni­dos se extien­den al con­su­mo coti­diano de impor­tan­tes sec­to­res de la pobla­ción, inclu­yen­do a los tra­ba­ja­do­res. Ese pro­ce­so se ha exten­di­do en las últi­mas déca­das a otros paí­ses, Chi­na por ejem­plo, don­de se impo­ne el mis­mo mode­lo de pro­duc­ción-con­su­mo derro­cha­dor de ener­gía y mate­ria­les, y se ori­gi­na en la explo­ta­ción inten­si­va del tra­ba­jo humano.

Así las cosas, ¿qué que­da de lo nece­sa­rio e indis­pen­sa­ble y a don­de lle­ga lo super­fluo o inne­ce­sa­rio? Por nece­sa­rio debe­ría­mos defi­nir a aque­llo que es indis­pen­sa­ble para man­te­ner el orga­nis­mo humano y desa­rro­llar una vida social­men­te acep­ta­ble. Nece­sa­rio es el con­su­mo dia­rio de 3000 calo­rías que requie­re el orga­nis­mo humano para repo­ner las ener­gías gas­ta­das, más allá de ese pun­to pue­de con­si­de­rar­se el con­su­mo de calo­rías como inne­ce­sa­rio, lujo­so e inclu­so per­ju­di­cial, lo que se evi­den­cia, para seña­lar un caso, en el con­su­mo de calo­rías, en for­ma de ali­men­tos, de un esta­dou­ni­den­se pro­me­dio, con res­pec­to a un hai­tiano. Mien­tras el pri­me­ro con­su­me 3.620 kilo­ca­rías, el segun­do con­su­me 1.830. Es decir, que uno está sobre­ali­men­ta­do y el otro se encuen­tra sub­ali­men­ta­do y des­nu­tri­do. Pero si tene­mos en cuen­ta el con­su­mo de ener­gía per cápi­ta (en la que se inclu­ye el uso de cual­quier fuen­te ener­gé­ti­ca y su con­ver­sión final en elec­tri­ci­dad) las dife­ren­cias son más apa­bu­llan­tes: en el 2003, un hai­tiano tenía un con­su­mo de 270 kilo­ca­lo­rías, mien­tras que un esta­dou­ni­den­se con­su­mía 7.7951. Nece­sa­rio que una per­so­na cuen­te con un techo ade­cua­do y con la ropa indis­pen­sa­ble para pre­ser­var su salud y su auto­es­ti­ma, super­fluo que como, David Beckham, estre­ne cal­zon­ci­llos todos los días y al otro día los bote a la basu­ra (es decir, bota al año 365 cal­zon­ci­llos) o como el caso de Imel­da Mar­cos de Fili­pi­nas, la espo­sa de un dic­ta­dor de ese país, que tenía una colec­ción de 3000 pares de zapa­tos.

Para aumen­tar la pro­duc­ción de cosas inne­ce­sa­rias se fomen­ta el con­su­mo y se crean nece­si­da­des arti­fi­cia­les, sin las cua­les se pue­de vivir y de las cua­les se pue­de pres­cin­dir, pero que en muchos casos apa­re­cen como sig­nos de esta­tus, de supe­rio­ri­dad de cla­se, de géne­ro o de raza. José Sara­ma­go en su crí­ti­ca al cen­tro comer­cial alu­de en for­ma sar­cás­ti­ca a la pro­pa­gan­da mer­can­til enca­mi­na­da a crear nece­si­da­des arti­fi­cia­les: «En la facha­da del Cen­tro, sobre sus cabe­zas, un nue­vo y gigan­tes­co car­tel pro­cla­ma­ba, VENDERÍAMOS TODO CUANTO USTED NECESITARA SI NO PREFIRIÉSEMOS QUE USTED NECESITASE LO QUE TENEMOS PARA VENDERLE» (Sara­ma­go, 2001: 365). Algu­nos voce­ros capi­ta­lis­tas, como un direc­ti­vo de la Gene­ral Motors, reco­no­ció en una oca­sión que «la cla­ve para la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca con­sis­te en la crea­ción orga­ni­za­da de un sen­ti­mien­to de insa­tis­fac­ción» (Char­les Ket­te­ring, cita­do en Sem­pe­re, 2009: 57), lo cual con­fir­ma lo dicho por Sara­ma­go.

De la mis­ma for­ma, se redu­ce el tiem­po de dura­ción de las mer­can­cías (la obso­les­cen­cia pro­gra­ma­da) para que el con­su­mi­dor se vea obli­ga­do a com­prar nue­vos pro­duc­tos que sus­ti­tu­yan a los que han fene­ci­do en for­ma rápi­da. El col­mo de ese pro­ce­so es el de los pro­duc­tos dese­cha­bles, que des­apa­re­cen en el acto mis­mo del con­su­mo, como suce­de con arte­fac­tos plás­ti­cos (pla­tos, vasos, cubier­tos…)

Así, la vida media de los arte­fac­tos micro­elec­tró­ni­cos cada vez es más bre­ve, lle­gan­do a ser en el mejor de los casos de unos 18 meses. Para indu­cir al con­su­mo, y por tan­to pro­du­cir más mer­can­cías, un ins­tru­men­to indis­pen­sa­ble es la publi­ci­dad y la pro­pa­ga­da, a tra­vés de lo cual se ofre­ce lo divino y lo humano a tra­vés de la induc­ción de nece­si­da­des fic­ti­cias y arti­fi­cia­les, que aplau­den lo efí­me­ro y dese­cha­ble, como pre­ten­di­da carac­te­rís­ti­ca inhe­ren­te a la natu­ra­le­za huma­na. Esto tie­ne que ver con el «efec­to rebo­te», que supo­ne sim­ple­men­te que a medi­da que mejo­ra la efi­cien­cia de una mer­can­cía o dis­mi­nu­ye su cos­to aumen­ta su con­su­mo, como lo demues­tra hoy la adic­ción a apa­ra­tos micro­elec­tró­ni­cos, empe­zan­do por el celu­lar, que hace que una per­so­na, aun­que solo ten­ga dos oídos, y pue­da sola­men­te escu­char por uno solo de ellos, use dos o tres celu­la­res, con lo que ade­más se pro­du­ce una gran can­ti­dad de cha­ta­rra elec­tró­ni­ca, ade­más que se des­pil­fa­rra ener­gía a gra­nel.

Podría hablar­se en esta direc­ción de lo que Ist­ván Més­zá­ros deno­mi­na como la tasa de uti­li­za­ción decre­cien­te en el capi­ta­lis­mo, lo que quie­re decir que se impo­ne un aumen­to de la pro­duc­ción de mer­can­cías y un menos uso de las mis­mas y en menos tiem­po del que se podrían emplear, o sea que son dese­cha­das en for­ma pre­ma­tu­ra2. Un ejem­plo al res­pec­to es el del auto­mó­vil pri­va­do, que por lo gene­ral solo lle­va un pasa­je­ro, su con­duc­tor, cuan­do está hecho para cua­tro o cin­co per­so­nas, y a veces sue­le uti­li­zar­se solo una par­te de su vida útil o tam­bién que aun­que un coche toda­vía fun­cio­ne nor­mal­men­te sea cam­bia­do, por impe­ra­ti­vos de la moda, cada uno o dos años y ter­mi­nen en los «cemen­te­rios de autos».

La mer­can­cía, el tra­ba­jo y las ganan­cias

Decir que en el capi­ta­lis­mo la for­ma mer­can­cía se gene­ra­li­za resul­ta una afir­ma­ción incom­ple­ta, si a ella no se agre­ga que se está hablan­do de una pro­duc­ción de mer­can­cías capi­ta­lis­ta, cuya fina­li­dad es obte­ner ganan­cias, y que la fuen­te de las mis­mas solo pue­de ser la explo­ta­ción de fuer­za de tra­ba­jo, tam­bién con­ver­ti­da en una mer­can­cía. De mane­ra explí­ci­ta, Marx sos­tie­ne en el lla­ma­do capí­tu­lo VI de El capi­tal, iné­di­to, tres pre­mi­sas indi­so­cia­bles:

  1. La pro­duc­ción capi­ta­lis­ta por pri­me­ra vez con­vier­te a la mer­can­cía en for­ma gene­ral de todos los pro­duc­tos.

  2. La pro­duc­ción de mer­can­cías lle­va nece­sa­ria­men­te a la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, tan pron­to como el obre­ro ha cesa­do de ser par­te de las con­di­cio­nes de pro­duc­ción (escla­vi­tud, ser­vi­dum­bre) o la comu­na pri­mi­ti­va (India) ha deja­do de ser la base. Des­de el momen­to en que la fuer­za mis­ma de tra­ba­jo se ha con­ver­ti­do de mane­ra gene­ral en mer­can­cía.

  3. La pro­duc­ción capi­ta­lis­ta supri­me la base de la pro­duc­ción mer­can­til, la pro­duc­ción dis­per­sa e inde­pen­dien­te y el inter­cam­bio de los posee­do­res de mer­can­cías o el inter­cam­bio de equi­va­len­tes. El inter­cam­bio entre el capi­tal y la fuer­za de tra­ba­jo se vuel­ve for­mal.

Más enfá­ti­ca­men­te, y en for­ma resu­mi­da, Marx ase­gu­ra: «Como la plus­va­lía es el pro­duc­to espe­cí­fi­co del pro­ce­so de pro­duc­ción, su pro­duc­to no solo es mer­can­cía, sino capi­tal […] es un pro­ce­so en el que no sólo se pro­du­ce mer­can­cía, sino plus­va­lía y en con­se­cuen­cia capi­tal» (Marx, 1971a: 112 – 113 y 50 – 53).

Sin embar­go, cuan­do las mer­can­cías se encuen­tran en los esca­pa­ra­tes en que se ofre­cen y se ven­den da la impre­sión que no poseen ni un solo áto­mo de tra­ba­jo, es como si hubie­ran sido pro­du­ci­das de la nada y sin haber emplea­do a nin­gún tra­ba­ja­dor. Este es el ver­da­de­ro carác­ter fan­tas­ma­gó­ri­co de la mer­can­cía, cuya mera pre­sen­cia ocul­ta el tra­ba­jo que las ha pro­du­ci­do; los obje­tos mer­can­ti­les son como velos que ocul­tan los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos e invi­tan al con­su­mi­dor a iden­ti­fi­car­las con sue­ños y fan­ta­sías sub­je­ti­vas. Como lo dijo Theo­dor Adorno: «En el obje­to de con­su­mo debe hacer­se olvi­dar la hue­lla de su pro­duc­ción. Debe tener una apa­rien­cia como si no hubie­ra sido hecho en abso­lu­to, no vaya a ser que dela­te que el que lo inter­cam­bia no es el que lo ha hecho, sino que se apro­pia el tra­ba­jo con­te­ni­do en él» (Adorno, cit. en Zamo­ra, 2017).

En tér­mi­nos prác­ti­cos, esto quie­re decir dos cosas: pri­me­ro, que la pro­duc­ción de cual­quier tipo de mer­can­cías, de las cua­les está lite­ral­men­te inun­da­do el pla­ne­ta, solo son posi­bles por la explo­ta­ción inten­si­fi­ca­da de los tra­ba­ja­do­res en los cin­co con­ti­nen­tes; y segun­do, que las extra­or­di­na­rias ganan­cias que obtie­nen unos cuan­tos super­mi­llo­na­rios en el mun­do, que hacen de la épo­ca actual la épo­ca más injus­ta y des­igual en la his­to­ria de la huma­ni­dad, solo pue­den expli­car­se por esa explo­ta­ción.

Chi­na, el taller del mun­do de nues­tro tiem­po, pro­du­ce mer­can­cías a gra­nel, con las que está reple­to el glo­bo terrá­queo, y eso es resul­ta­do de la explo­ta­ción de millo­nes de hom­bres y muje­res, que han sido con­ver­ti­dos en el nue­vo pro­le­ta­ria­do indus­trial, que se arre­mo­li­na en fábri­cas de la muer­te. Las ganan­cias de esa pro­duc­ción, y de la ven­ta de mer­can­cías allí pro­du­ci­das, bene­fi­cia en for­ma direc­ta a las gran­des mul­ti­na­cio­na­les y a sus due­ños capi­ta­lis­tas.

Ya Marx había dicho que «de nin­gún modo corres­pon­de al cur­so del desa­rro­llo social que por­que un indi­vi­duo haya satis­fe­cho su nece­si­dad, cree aho­ra su exce­den­te; sino por­que se obli­ga a un indi­vi­duo o cla­se de indi­vi­duos a tra­ba­jar más allá de lo pre­ci­so para la satis­fac­ción de su nece­si­dad, por­que se pone el plus­tra­ba­jo de un lado, se ponen el no-tra­ba­jo y la plus­ri­que­za del otro lado» (Marx, 1971b: 352 y s.). Esto es lo que per­mi­te que una par­te de la socie­dad, mino­ri­ta­ria, se ale­je del tra­ba­jo mate­rial duro y ago­bian­te, mien­tras que otra par­te, mayo­ri­ta­ria, se vea obli­ga­da a tra­ba­jar para otros en las peo­res con­di­cio­nes, que en muchos casos son pro­pias del escla­vis­mo, como acon­te­ce en Ban­gla­desh y en otras paí­ses.

Cuan­do se habla de una explo­ta­ción inten­si­fi­ca­da del tra­ba­jo, lo que se está cons­ta­tan­do es que la vida labo­ral de la cla­se que vive del tra­ba­jo es más difí­cil, pre­ca­ria y pro­du­ce sufri­mien­to, si tene­mos en cuen­ta que la mer­can­cía que más se ha aba­ra­ta­do y envi­le­ci­do es la fuer­za de tra­ba­jo. Eso pue­de cons­ta­tar­se en cual­quier lugar del mun­do: en Chi­na, en la fron­te­ra nor­te de Méxi­co, en las zonas de maqui­la, en las fábri­cas de la muer­te, en las «ofi­ci­nas inte­li­gen­tes», en los call-cen­ters, en Sili­con Valley y don­de se nos ocu­rra ima­gi­nar. Al res­pec­to, Marx había indi­ca­do que «la bara­tu­ra del sudor y la san­gre huma­nas, trans­for­ma­dos en mer­can­cías, […] expan­dió cons­tan­te­men­te y expan­de día a día el mer­ca­do don­de se colo­can los pro­duc­tos» (Marx, 1988: 574).

Tam­bién Marx había seña­la­do las con­se­cuen­cias sobre la vida de los tra­ba­ja­do­res del aumen­to de la pro­duc­ción y de la extrac­ción de plus­va­lía en el siglo XIX, una des­crip­ción que es de una impre­sio­nan­te actua­li­dad:

Todos los órga­nos de los sen­ti­dos son uni­for­me­men­te agre­di­dos por la ele­va­ción arti­fi­cial de la tem­pe­ra­tu­ra, la atmos­fe­ra car­ga­da de des­per­di­cios de la mate­ria pri­ma, el rui­do ensor­de­ce­dor, etc., para no hablar del peli­gro moral que se corre entre la api­ña­da maqui­na­ria, la cual pro­du­ce sus par­tes indus­tria­les de bata­lla con la mis­ma regu­la­ri­dad que se suce­den las esta­cio­nes (ibíd.: 519 y s.).

Esto tras­la­da­do al mun­do de hoy quie­re decir, entre algu­nos ejem­plos, femi­ni­ci­dio labo­ral en las maqui­las de Méxi­co y Amé­ri­ca Cen­tral; muer­te de miles tra­ba­ja­do­res en las fábri­cas de con­fec­cio­nes de Ban­gla­desh y otros «nue­vos paí­ses indus­tria­li­za­dos»; sui­ci­dios en Tele­com Fran­ce y en las fábri­cas de elec­tro­do­més­ti­cos de Chi­na; millo­nes de acci­den­tes que dejan a miles de tra­ba­ja­do­res lisia­dos de por vida, por no tener ele­men­ta­les ins­tru­men­tos de segu­ri­dad labo­ral, y un inter­mi­na­ble etcé­te­ra. Nada de este dolor se ve, ni se apre­cia en las mer­can­cías que se exhi­ben en los esca­pa­ra­tes del bazar pla­ne­ta­rio.

El feti­chis­mo de la mer­can­cía

La mer­can­cía es un pro­duc­to que tie­ne como fina­li­dad ven­der­se en el mer­ca­do, sin que cuen­te la uti­li­dad del pro­duc­to (valor de uso) sino el hecho que se ven­da (valor de cam­bio) por dine­ro y este lue­go se con­vier­ta en otra mer­can­cía. Para acce­der al valor de uso que tie­ne cual­quier mer­can­cía, es nece­sa­rio com­prar­la con dine­ro, pues­to que el true­que direc­to entre mer­can­cías ha des­apa­re­ci­do. Las mer­can­cías que se ofre­cen en el mer­ca­do son pro­duc­to del tra­ba­jo, pero cuan­do nos enfren­ta­mos a cual­quier mer­can­cía en ella no encon­tra­mos de mane­ra evi­den­te ni piz­ca de acti­vi­dad huma­na, dan­do la impre­sión de que son un resul­ta­do casi mági­co de fuer­zas imper­so­na­les que nos con­tro­lan a todos. La mer­can­cía se con­vier­te en un suje­to autó­no­mo, apa­ren­te­men­te dota­do de vida pro­pia, que se rea­li­za en el mer­ca­do, de tal for­ma que «los pro­ce­sos vita­les de los hom­bres que­dan aban­do­na­dos a la ges­tión tota­li­ta­ria e inape­la­ble de un meca­nis­mo cie­go que ellos ali­men­tan pero no con­tro­lan» (Jap­pe, 2017).

En el mun­do mer­can­til capi­ta­lis­ta, el valor de uso se con­vier­te en un mero por­ta­dor del valor de cam­bio, lo que lo dife­ren­cia de todas las otras for­mas de socie­dad en don­de pri­ma­ba el valor de uso, es decir, la satis­fac­ción de las nece­si­da­des huma­nas. El valor de cam­bio no pue­de, sin embar­go, pres­cin­dir del valor de uso, lo cual se cons­ti­tu­ye en la con­tra­dic­ción supre­ma de la mer­can­cía, lo que impli­ca que el capi­ta­lis­mo tie­ne un lími­te con­tra el que se estre­lla su ten­den­cia a incre­men­tar el valor de cam­bio y el dine­ro de mane­ra inde­fi­ni­da.

La mer­can­cía es una for­ma espe­cí­fi­ca e his­tó­ri­ca de la acción huma­na, una for­ma social que no siem­pre ha exis­ti­do (aun hoy sobre­vi­ven algu­nas socie­da­des indí­ge­nas en el Ama­zo­nas y en otros luga­res de la tie­rra que no cono­cen las mer­can­cías) y sólo se ha gene­ra­li­za­do en la últi­ma par­te del siglo XX. A pesar de esa bre­ve frac­ción de tiem­po, los por­ta­vo­ces del capi­ta­lis­mo (enca­be­za­dos por los eco­no­mis­tas) nos dicen que la mer­can­cía siem­pre ha exis­ti­do, que es con­sus­tan­cial a la natu­ra­le­za huma­na y, en con­se­cuen­cia, es impo­si­ble con­ce­bir un mun­do sin mer­can­cías y, sin la prin­ci­pal de ellas, el dine­ro.

Para ado­rar las mer­can­cías han apa­re­ci­do los sacer­do­tes del cul­to, eco­no­mis­tas, teó­ri­cos de la comu­ni­ca­ción, mer­ca­chi­fles y comer­cian­tes. Ellos se han encar­ga­do de difun­dir por el mun­do la bue­na nue­va de que la exis­ten­cia de mer­can­cías es sinó­ni­mo de pro­gre­so y su con­su­mo garan­ti­za el con­fort y la liber­tad. No es de extra­ñar que hayan cobra­do fuer­za las teo­rías que exal­tan la sobe­ra­nía del con­su­mi­dor como máxi­ma expre­sión de la liber­tad huma­na y algu­nas de sus ver­sio­nes más «refi­na­das» lle­guen a afir­mar sin nin­gún des­par­pa­jo que las «mer­can­cías ayu­dan a pen­sar» y «los ciu­da­da­nos somos tam­bién con­su­mi­do­res» y «el mer­ca­do de opi­nio­nes ciu­da­da­nas inclu­ye tan­ta varie­dad y diso­nan­cia como el mer­ca­do de la ropa y los entre­te­ni­mien­tos»4.

El carác­ter des­truc­ti­vo de la for­ma-mer­can­cía

Si la for­ma mer­can­cía, uni­ver­sa­li­za­da en nues­tro tiem­po, que se basa en el prin­ci­pio de la lógi­ca capi­ta­lis­ta de una pro­duc­ción ili­mi­ta­da, para obte­ner cada vez más ganan­cias e incre­men­tar la acu­mu­la­ción de capi­tal, se pro­du­je­ra en un pla­ne­ta que tuvie­ra recur­sos inago­ta­bles (mate­ria­les y ener­gía) no enfren­ta­ría nin­gún lími­te natu­ral. Pero eso mun­do no exis­te, sal­vo en la men­te ence­gue­ci­da por el afán de lucro del capi­ta­lis­mo. En ese sen­ti­do, algu­nas indi­ca­cio­nes de Marx son per­ti­nen­tes para enten­der lo que suce­de hoy con la des­truc­ción ambien­tal y de los seres huma­nos, sobre todo con los pobres y tra­ba­ja­do­res. Ya Marx había anun­cia­do que «la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta […] no desa­rro­lla la téc­ni­ca y la com­bi­na­ción del pro­ce­so social de pro­duc­ción sino soca­van­do, al mis­mo tiem­po, los dos manan­tia­les de toda rique­za: la tie­rra y el tra­ba­ja­dor» (Marx, 1988: 613).

Si eso fue anun­cia­do hace 150 años, que no decir hoy cuan­do esa des­truc­ción ha lle­ga­do a extre­mos antes impen­sa­dos. Y ese carác­ter des­truc­ti­vo se encuen­tra en la bom­ba de tiem­po que es la pro­duc­ción mer­can­til, algo que se dedu­ce de la lógi­ca indi­vi­dual, apar­te­men­te racio­nal, de cada capi­ta­lis­ta que en su rela­ción con el mun­do natu­ral se basa en el supues­to «Des­pués de mí, el dilu­vio». Esa mis­ma lógi­ca depre­da­do­ra fue expre­sa­da en varias oca­sio­nes por Marx, tan­to en El capi­tal como en otras de sus obras, con la figu­ra del vam­pi­ro. En efec­to, el capi­tal efec­túa una rela­ción vam­pi­re­sa con la natu­ra­le­za, algo así como una espe­cie de muer­to vivien­te que solo se man­tie­ne por­que chu­pa la san­gre del mun­do. «El capi­tal es tra­ba­jo muer­to que sólo se reani­ma, a la mane­ra de un vam­pi­ro, al chu­par tra­ba­jo vivo, y que vive tan­to más cuan­to más tra­ba­jo vivo chu­pa» (ibíd.: 2179 y s.). Lo que final­men­te absor­be el vam­pi­ro capi­ta­lis­ta (la san­gre) es fuer­za de tra­ba­jo de los seres huma­nos y natu­ra­le­za, y a ambos des­tru­ye y ani­qui­la. Dicho con el len­gua­je pro­pio de Marx, el capi­ta­lis­mo tie­ne una sed de plus­va­lía que nun­ca podrá ser sacia­da, siem­pre quie­re arran­car más y más tra­ba­jo exce­den­te, para aumen­tar su acu­mu­la­ción de capi­tal y de rique­za. Y, como ya se ha dicho antes, esa plus­va­lía se plas­ma en mer­can­cías, las cua­les se pro­du­cen, mate­rial­men­te hablan­do, con mate­ria­les y ener­gía, inclu­so las lla­ma­das «mer­can­cías inma­te­ria­les». Algu­nos ejem­plos ilus­tran ese carác­ter des­truc­ti­vo con res­pec­to a la natu­ra­le­za. Un con­cep­to de la eco­lo­gía nos ayu­da a enten­der lo que esta­mos dicien­do, el de mochi­la eco­ló­gi­ca, que invo­lu­cra «la suma de todos los mate­ria­les que han sido nece­sa­rios para la ela­bo­ra­ción de un deter­mi­na­do pro­duc­to, duran­te todo su ciclo de vida (extrac­ción de mate­rias pri­mas, trans­por­te, pro­duc­ción y ver­ti­do)». Algu­nos ejem­plos son ilus­tra­ti­vos de ese carác­ter des­truc­ti­vo de la pro­duc­ción mer­can­til capi­ta­lis­ta: para fabri­car un cepi­llo de dien­tes se nece­si­tan 1,5 kilos de mate­ria­les, 75 kilos para un telé­fono móvil, 1,5 tone­la­das para un compu­tador, 14 tone­la­das para un auto­mó­vil, y un chip elec­tró­ni­co «que pesa 0,09 gra­mos tan solo, requie­re 20 kilo­gra­mos, ¡más de 220.000 veces su peso!»; fabri­car un compu­tador, con una pan­ta­lla pla­na de 17 pul­ga­das, nece­si­ta de 240 kilo­gra­mos de com­bus­ti­bles, 2,2 kilo­gra­mos de pro­duc­tos quí­mi­cos y 1.500 kilo­gra­mos de agua; cuan­do un auto­mó­vil cir­cu­la expul­sa a la atmos­fe­ra más de mil sus­tan­cias dife­ren­tes, sin que ten­ga­mos ni idea de sus efec­tos sobre la salud huma­na y ani­mal5.

La mer­can­ti­li­za­ción de la vida, de la natu­ra­le­za, de la cul­tu­ra, del medio ambien­te tie­ne lími­tes eco­nó­mi­cos, eco­ló­gi­cos y polí­ti­cos que no son otra cosa que la expre­sión a bas­ta esca­la de las con­tra­dic­cio­nes de la mer­can­cía y del capi­ta­lis­mo que la ha uni­ver­sa­li­za­do, que en el fon­do con­sis­te en el inten­to impo­si­ble de hacer que las mer­can­cías se libe­ren del valor de uso y el valor de cam­bio pue­da cre­cer de mane­ra ili­mi­ta­da.

Como la mer­can­cía es la célu­la eco­nó­mi­ca y social del capi­ta­lis­mo, su aná­li­sis y com­pren­sión es esen­cial para enten­der fenó­me­nos tan diver­sos como las gue­rras con­tem­po­rá­neas (tras las cua­les aso­ma el con­trol del petró­leo, un pro­duc­to natu­ral con­ver­ti­do en mer­can­cía), las cri­sis eco­nó­mi­cas (con la sobre­pro­duc­ción y no rea­li­za­ción de las mer­can­cías), los desas­tres hidro­geo­ló­gi­cos de nues­tros días (por la mer­can­ti­li­za­ción, entre otras, de las sel­vas, bos­ques, ríos y sis­te­mas eco­ló­gi­cos del mun­do), la cri­sis de los Esta­dos nacio­na­les (obli­ga­dos a ple­gar­se al «libre comer­cio», un eufe­mis­mo para dejar entrar y salir mer­can­cías), el ham­bre en el mun­do (ya que los ali­men­tos se han trans­for­ma­do en bie­nes mer­can­ti­les, y quien no tie­ne como com­prar­los no es un «ciu­da­dano sol­ven­te» que la mejor con­tri­bu­ción que pue­de hacer­le a la «civi­li­za­ción capi­ta­lis­ta» es morir­se de ham­bre) y así suce­si­va­men­te. Como lo dice Cipriano Algor, el alfa­re­ro que pro­ta­go­ni­za La Caver­na: «Oja­lá estas figu­ri­llas de aho­ra no ten­gan la mis­ma suer­te, La ten­drán más tar­de o más pron­to, como todo en la vida, lo que ha deja­do de tener uso se tira, Inclu­yen­do a las per­so­nas, Exac­ta­men­te, inclu­yen­do a las per­so­nas, a mí tam­bién me tira­rán cuan­do ya no sir­va» (Sara­ma­go, 2001: 170).

Renán Vega Can­tor

17 de agos­to de 2017

[Artícu­lo envia­do espe­cial­men­te por el autor para su publi­ca­ción el núme­ro 60 de la revis­ta Herra­mien­ta.]

Fuen­te: http://​www​.herra​mien​ta​.com​.ar/​r​e​v​i​s​t​a​-​h​e​r​r​a​m​i​e​n​t​a​-​n​-​6​0​/​1​5​0​-​a​n​i​v​e​r​s​a​r​i​o​-​d​e​-​e​l​-​c​a​p​i​t​a​l​-​e​l​-​r​e​i​n​o​-​f​e​t​i​c​h​i​z​a​d​o​-​d​e​-​l​a​-​m​e​r​c​a​n​cia

  1. Datos de 1998 pro­por­cio­na­dos por la FAO: El nue­vo mapa de nutri­ción de la FAO reve­la un fuer­te des­equi­li­brio en la dis­po­ni­bi­li­dad de ali­men­tos entre paí­ses ricos y pobres (http://www.waternunc.com/esp/fao3sp.htm¸https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Pa%C3%ADses_por_consumo_de_energ%C3%ADa_per_c%C3%A1pita)
  2. Més­zá­ros, 2001: 635 y s.
  3. La des­afor­tu­na­da expre­sión es de Nés­tor Gar­cía Can­cli­ni en su libro Con­su­mi­do­res y ciu­da­da­nos, Con­flic­tos mul­ti­cul­tu­ra­les de la glo­ba­li­za­ción (1995), un libro que pue­de con­si­de­rar­se como una apo­lo­gía del feti­chis­mo de la mercancía.[/note.

    Los cen­tros comer­cia­les y los super­mer­ca­dos han sido eri­gi­dos como los tem­plos en los que se ado­ran de día y de noche las mer­can­cías y ante ellas, bri­llan­tes y lus­tro­sas, se incli­nan millo­nes de seres huma­nos. Las mer­can­cías son ado­ra­das como cual­quier feti­che: auto­mó­vi­les, telé­fo­nos celu­la­res, compu­tado­res, tele­vi­so­res, per­fu­mes, ves­ti­dos… apa­re­cen dota­dos de vida pro­pia, como si no fue­ran pro­duc­tos socia­les –resul­ta­do del tra­ba­jo humano– sino cosas mis­te­rio­sos que han resul­ta­do de la nada o que siem­pre han exis­ti­do por­que son pro­duc­tos natu­ra­les, sin tiem­po y sin his­to­ria, cosas embro­lla­dí­si­mas, lle­nas de «suti­le­za meta­fí­si­ca y capri­chos teo­ló­gi­cos», como decía Car­los Marx al comen­zar El capi­tal.

    En el capi­ta­lis­mo actual el cul­to a la mer­can­cía se ha con­ver­ti­do en todo un espec­tácu­lo, por ello Guy Debord seña­la­ba a fines de la déca­da de 1960 que «el espec­tácu­lo es el momen­to en que la mer­can­cía ha con­se­gui­do la ocu­pa­ción total de la vida social», y en esa socie­dad «la mer­can­cía se con­tem­pla a sí mis­ma en un mun­do por ella crea­do», en don­de «el espec­tácu­lo no can­ta a los hom­bres y sus armas, sino a las mer­can­cías y sus pasio­nes» (Debord, cit. en Jap­pe, 2017).

    El feti­chis­mo de las mer­can­cías como cual­quier otro feti­chis­mo (que dota de vida pro­pia a cual­quier obje­to inani­ma­do) le da un háli­to mis­te­rio­so a las mer­can­cías, atri­bu­yén­do­les las carac­te­rís­ti­cas del mun­do social a esos valo­res de cam­bio. Los seres huma­nos pare­ce­mos ser con­tro­la­dos por las mer­can­cías, las cua­les se han hecho inde­pen­dien­tes tan­to de sus pro­duc­to­res en los pro­ce­sos de pro­duc­ción como de quie­nes las con­su­mi­mos. Des­de este pun­to de vis­ta, el cul­to feti­chis­ta de las mer­can­cías es una mani­fes­ta­ción más alie­nan­te que el cul­to que cier­tas socie­da­des le pro­fe­sa­ban a sus tótems y dio­ses, pues­to que se ha gene­ra­li­za­do a las dife­ren­tes acti­vi­da­des de la vida coti­dia­na como resul­ta­do de la uni­ver­sa­li­za­ción del mer­ca­do capi­ta­lis­ta. De esta for­ma, nues­tras nece­si­da­des, sue­ños y deseos se expre­san en el con­su­mo de mer­can­cías, las cua­les han pasa­do a ser ado­ra­das como feti­ches pode­ro­sos. La mer­can­cía ha embru­ja­do a toda la vida social por­que «todo lo que la socie­dad hace o pue­de hacer se ha pro­yec­ta­do en las mer­can­cías» (Jap­pe, 2017).Por eso, el feti­chis­mo de la mer­can­cía es el secre­to fun­da­men­tal de la socie­dad capi­ta­lis­ta y uno de los luga­res emble­má­ti­cos don­de se le rin­de cul­to es el cen­tro comer­cial, como lo indi­có crí­ti­ca­men­te el escri­tor José Sara­ma­go en su obra La Caver­na, nom­bre ale­gó­ri­co del mer­ca­do capi­ta­lis­ta.

    Muchas déca­das antes, el pen­sa­dor ale­mán Wal­ter Ben­ja­min al estu­diar las expo­si­cio­nes uni­ver­sa­les del siglo XIX y comien­zos del siglo XX, como anti­ci­pos de los cen­tros comer­cia­les había anun­cia­do que «Las expo­si­cio­nes uni­ver­sa­les glo­ri­fi­can el valor de cam­bio de las mer­can­cías. Crean un mar­co don­de su valor de uso pasa a segun­do plano. Abren una fan­tas­ma­go­ría don­de el hom­bre ingre­sa para dis­traer­se. Y la indus­tria del entre­te­ni­mien­to le ali­via este pasa­je al ele­var­lo a la altu­ra de la mer­can­cía» (Ben­ja­min, 2012: 52).

    Recor­de­mos que fan­tas­ma­go­ría sig­ni­fi­ca repre­sen­ta­cio­nes fan­tas­ma­les. En el caso de la mer­can­cía lo había dicho el mis­mo Wal­ter Ben­ja­min:

    La mer­can­cía se ha vuel­to una abs­trac­ción. Una vez que huyó de las manos del pro­duc­tor vacián­do­se de espe­ci­fi­ci­dad real, ha cesa­do de ser pro­duc­to y de que­dar bajo el domi­nio de los hom­bres. Ha alcan­za­do una «obje­tua­li­dad fan­tas­mal» y lle­va una vida pro­pia […]. Se ins­cri­be, des­li­ga­da de la volun­tad de los hom­bres, en un orden jerár­qui­co mis­te­rio­so, desa­rro­lla o inhi­be su capa­ci­dad de inter­cam­bio, actúa según sus leyes pro­pias, como un actor sobre un esce­na­rio espec­tral. En los infor­mes de la Bol­sa, el algo­dón «sube», el cobre se «pre­ci­pi­ta», el maíz «revi­ve», el lig­ni­to se «estan­ca», el tri­go «atrae», y el petró­leo «tien­de al alza o a la baja». Las cosas se han enten­di­do a sí mis­mas, adop­tan­do ade­ma­nes huma­nos. La mer­can­cía se ha trans­for­ma­do en un ído­lo que, aun pro­duc­to de la mano del hom­bre, man­da sobre los hom­bres (Ben­ja­min, 2007: 201).

    En últi­mas, los seres huma­nos con­ver­ti­dos en con­su­mi­do­res com­pul­si­vos de mer­can­cías hemos sido trans­for­ma­dos en zom­bis, muer­tos vivien­tes, que deam­bu­la­mos por el cen­tro comer­cial y los super­mer­ca­dos, vam­pi­ri­za­dos por el capi­tal en su afán de chu­par has­ta la últi­ma gota de san­gre, expre­sa­da en dine­ro, que se aba­lan­za sobre el con­su­mi­dor como el vam­pi­ro Drá­cu­la lo hace sobre sus inde­fen­sas víc­ti­mas. Solo de esta for­ma, es posi­ble trans­for­mar la «san­gre capi­ta­li­za­da» (y el tér­mino es de Marx) de hom­bres, muje­res y niños que se encuen­tra inmer­sa en la mer­can­cía, aun­que no se vea por nin­gu­na par­te, en la ganan­cia del capi­ta­lis­ta. Si se duda de esta afir­ma­ción, no más obsér­ve­se cual­quier telé­fono celu­lar, a ver si vemos la san­gre de los millo­nes de con­go­le­ses que han muer­to en los últi­mos años extra­yen­do el col­tan, una mate­ria pri­ma sin las cua­les esos feti­chi­za­dos apa­ra­te­jos no fun­cio­na­rían3 San­gre en los telé­fo­nos móvi­les (http://​www​.con​tra​in​fo​.com/​1​5​7​5​3​/​s​a​n​g​r​e​-​e​n​-​l​o​s​-​t​e​l​e​f​o​n​o​s​-​m​o​v​i​l​es/); Noso­tras mori­mos para que uste­des pue­dan tener sus smartpho­nes (http://​www​.con​tra​in​fo​.com/​1​5​6​5​2​/​n​o​s​o​t​r​a​s​-​m​o​r​i​m​o​s​-​p​a​r​a​-​q​u​e​-​u​s​t​e​d​e​s​-​p​u​e​d​a​n​-​t​e​n​e​r​-​s​u​s​-​s​m​a​r​t​p​h​o​n​es/); ¿Cuán­ta muer­te y san­gre infan­til tie­nen nues­tros celu­la­res? (http://​www​.con​tra​in​fo​.com/​1​8​4​0​6​/​c​u​a​n​t​a​-​m​u​e​r​t​e​-​y​-​s​a​n​g​r​e​-​i​n​f​a​n​t​i​l​-​t​i​e​n​e​n​-​n​u​e​s​t​r​o​s​-​c​e​l​u​l​a​r​es/).

  4. Yayo Herre­ro, 2011: 72, 119 y 164.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *